Issuu on Google+

Vol. I Nº2 – Febrero 2014


Unica Via Est Nisi Una Veritas

Club de pipa fumadores Hijos del Dante


Vintage Tobacco, Vol. I, No. 2, 1-9, 2014 Club de pipa fumadores — “Hijos del Dante”

Vintage Tobacco Hijos del Dante1* Abstract ´ En nuestro segundo numero nos adentraremos en un topico vital para todo buen pipa fumador, la limpieza y mantenimiento ´ ´ iniciaremos el estudio de los tabacos principales para las mezclas, este mes nos centraremos en de la pipa; a continuacion el tabaco Virginia y Burley. Finalmente detallamos nuestras apreciaciones sobre una fabulosa mezcla de Cornell Diehl, “Pirate Kake”, y entraremos en el historia con Carl Jung y el simbolismo de los cuatro evangelios. In this second edition we will tell you about an important issue for all pipe smokers which is the cleaning and maintenance of the pipe. We will also start the study of different tobaccos for different blends, in this issue we will tell you about Virginias and Burleys. We will give you our opinion about an excellent blend form Cornell Diehl, “Pirate Kake” and finally we will take you into history with Carl Jung and the symbolism of the four gospels. Palabras claves Limpieza pipa (Pipe cleaning) – Virginia – Burley – Cornell & Diehl – Jung – Evangelios (Gospels) 1 Club social y literario de pipa fumadores ´ *Correo electronico: hijosdeldante@gmail.com

Contenidos Introduction

1

1

2

Mantenimiento de la pipa por Rick Newcombe

2 Tipos principales de tabaco de pipa 4 2.1 Tabaco Virginia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Factores sensoriales • Mezclas recomendadas

2.2 Tabaco Burley . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Factores sensoriales • Mezclas recomendadas

3 Cata del mes 6 3.1 Pirate Kake de Cornell & Diehl . . . . . . . . . . . . . . . 7 ´ personal Apariencia en frasco • Fumada • Opinion

´ 4 Nota historica 8 4.1 Carl Gustav Jung y su pipa . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 5

El simbolismo de los cuatro evangelios

Equipo editorial

9 9

´ Introduccion El acto de fumar remonta siglos atr´as, como un acto ritual´ıstico, los primeros hallazgos datan 5000 a˜nos A.C., esto quiere decir que llevamos m´as de 7000 a˜nos fumando. Sin lugar a dudas no hemos perdido ese contacto con el primer descubrimiento humano, al cual glorificamos a´un, al cual a´un nos lleva primitivamente a ese estado meditativo, introspectivo, sea en comunidad o en la soledad; el fuego. Con los a˜nos hemos evolucionado, gracias a la tecnolog´ıa, adaptando ese elemento; reinvent´andolo, replante´andolo, evolucion´andolo, compact´andolo, transform´andolo. Esa fogata se transform´o, desde una vela, una l´ampara hasta una pantalla, incluso la que vemos ahora frente a nosotros, conectada su

computadora. Un elemento de comuni´on, m´as sofisticado, que nos conecta y re´une a nivel mundial por medio de las redes. Pero hay algo que no cambia, el humano siempre vuelve a su estado m´as b´asico, ¿ser´a que no podemos competir con esa esencia m´ıstica encerrada en este puro elemento? A lo que va este p´arrafo es sensibilizar el poder de la comuni´on, entre tierra y fuego, aire y el l´ıquido. Tenemos saliva, tabaco, humo y combusti´on, en perfecto equilibrio, todo coordinado y sostenido en un punto; el hornillo de nuestras pipas, como manifestaci´on perfecta a nivel ingenieril, art´ıstico, arquitect´onico, funcional, formal. Un invento sin lugar a dudas perfecto, como la silla, el tenedor, el plato, pero que a diferencia, no es para satisfacer nuestras necesidades f´ısicas, sino una necesidad mental. El catar en comuni´on con el pensar. Una especie de bast´on o elemento de apoyo para nuestras ideas. Con los a˜nos hemos refinado adem´as nuestro gusto experimentando y buscando nuevas sensaciones gustativas y sensoriales a trav´es de nuevos m´etodos, accidentes, y experimentos que han convertido la producci´on del tabaco en un arte. Tenemos distintos tipos de trabajos, distintos emplazamientos donde se cultivan y nacen nuevas cepas, distintos tipos de cortes que aportan a la textura, el sabor, el calor y la atm´osfera. Querido lector, prep´arese para un viaje alrededor del mundo en estas pocas p´aginas, porque lo conducir´e desde las Am´ericas, Turqu´ıa, Europa, Asia, hasta los lugares m´as incre´ıbles, veremos una galer´ıa fascinante de colores, sabores y texturas donde renaceremos en la curiosidad, y volveremos como cavernarios a disfrutar de esta fogata intelectual, el arte de la Pipa, pero espec´ıficamente su contenido, el Tabaco.


Vintage Tobacco — 2/9

1. Mantenimiento de la pipa por Rick Newcombe Este es un articulo ‘como hacerlo’, que escrib´ı para Pipas y tabacos en 1997. A´un creo que una pipa limpia hace toda la diferencia. Un punto menor que necesito clarificar, y que muchos lectores frecuentemente me piden aclarar, es mi postura en que es mejor no separar la boquilla del bolo y del ca˜no en forma muy seguida. Esos lectores fuman pipas con un sistema a presi´on en que la u´ nica manera de poder hacer pasar un limpia pipa a trav´es de ellas, es separando ambas partes. Esto prueba la antigua m´axima en que para toda regla siempre hay al menos una excepci´on. Bing Crosby dijo una vez que el secreto para limpiar una pipa es fumar lentamente. Eso es verdad. He probadolimpiado pipas que he fumado justamente de la forma en que fueron dise˜nadas: soplando lenta y r´ıtmicamente. He limpiado otras que he fumado en forma continua: soplando y soplando, por ejemplo, mirando un partido de basketball de cerca. Las pipas que he fumado lentamente casi no necesitan ser limpiadas, mientras que las otras estaban totalmente inmundas por dentro. Una pipa limpia hace toda la diferencia del mundo. Estoy hablando del interior de la pipa – no del exterior. Incluso si pasa mucho tiempo con su vendedor de tabaco examinando diferentes pipas antes de cuidadosamente elegir una, o si usted prueba diferentes tabacos para elegir el que m´as le guste – todos sus esfuerzos estar´an mermados si usted permite que su pipa se ensucie. Por otro lado, ellas se ver´an inmensamente mejoradas si mantiene su pipa limpia. Un n´umero sorprendente de experimentados fumadores de pipa no saben como mantener sus pipas limpias. El problema es que no saben lo que se est´an perdiendo. Yo hablo desde la experiencia. Hab´ıa fumado pipas por casi 20 a˜nos antes de aprender como limpiarlas profundamente. Una vez que me di cuenta de la diferencia, un completo mundo de sabor y placer se abri´o ante m´ı. Antes de eso, sin embargo, lo que yo pensaba que era limpiar una pipa y estaba seguro de aquello pues usaba muchos limpiadores de pipa, contribu´ıa realmente a crear un c´umulo de culote que afectaba la fumada, pero no sab´ıa la diferencia porque pensaba que la limpieza que le aplicaba era suficiente y la verdad era que no notaba que a´un no hab´ıa aprendido a limpiarlas. Mi profesor fue Jim Benjam´ın, quien se ha especializado en limpiar y restaurar pipas viejas por m´as de medio siglo. Cuando compro una pipa “estado” (eufemismo para “usada”), se la env´ıo a Jim para que la limpie profundamente por dentro y fuera. No considerar´ıa hacerlo yo mismo. Siempre me sorprendo ante el n´umero de coleccionistas de pipas que piensan que saben como limpiar sus pipas, cuando en realidad no lo saben. Para mi, lo que Jim Benjam´ın u otros profesionales similares hacen es tan t´ecnico y sofisticado como hacer una nueva boquilla u otra forma de reparaci´on de pipas. Incluso los coleccionistas que no sabr´ıan donde comenzar a hacer una nueva boquilla no dudar´ıan en decir que ellos saben como limpiar y restaurar sus viejas pipas.

Ellos no saben. Y lo digo porque he estudiado un n´umero de estas llamadas pipas “limpias” y me he asombrado con lo inmundas que estaban por dentro. Tambi´en lo se porque he comprado algunas de estas pipas que se ven bonitas por fuera y pr´acticamente te atragantas cuando intentas fumarlas. Pero despu´es de enviarlas donde Benjam´ın, han vuelto totalmente limpias y con un sabor fresco. Las pipas que me devuelve Jim, parec´ıan ser de hueso seco, madera cruda – pero madera que hab´ıa sido quebrada por haber sido fumada repetidamente antes de que yo la comprara. Cuando recibo una pipa como esas, realmente puedo saborear el tabaco. Lo que presento aqu´ı, es, un sistema para mantener limpia su pipa nueva como el primer d´ıa que la compr´o y un sistema que funcionar´a para las pipas viejas, pero s´olo despu´es de haber sido limpiadas profesionalmente por alguien con el conocimiento y habilidad de Jim Benjam´ın. Necesita varios utensilios y los puede encontrar casi todos en su tienda de tabacos m´as cercana. Comencemos con los limpia pipas. Yo uso tres tipos: de cerdas – mi preferencia son los de Long; delgados y suaves como los del paquete amarillo de Dill; y los extra mullidos. Si quiere usar los limpiadores c´onicos como una forma de combinar los delgados y los extra mullidos, est´a bien. Otros materiales que necesitar´a incluyen varillas de algod´on, un licor o endulzante de pipa, toallas de papel y los peque˜nos cepillos que su vendedor tiene a $1.0 cada uno. Tambi´en necesita una herramienta para pipa con un atascador, una cuchara y un punz´on, que tambi´en cuesta como $1.0. Esos son los u´ nicos materiales que necesitar´a para mantener sus pipas limpias y siempre con un sabor fresco. El fabricante de pipas americano Mike Butera dice que e´ l usa alrededor de ocho limpiadores de pipa con cada bolo que fuma. Eso suena a mucho, pero no es inusual y es probable porque el agujero del aire es muy estrecho. Despu´es que el tabaco se ha vuelto gris o la ceniza blanca, cuando he terminado, uso una vieja t´ecnica que Tim West, otro fabricante de pipas americano, una vez me ense˜no´ . Uso el atascador o la pieza derecha de metal de la herramienta para asegurarme que la ceniza al fondo del bolo est´a suelta y no hay nada pegado al fondo. Luego tomo una toalla de papel, o la palma de mi mano y la pongo sobre el borde del bolo y suavemente lo agito para dejar que la ceniza se acumule en los lados del bolo. Luego saco la ceniza remanente. Despu´es de eso, paso otro limpiador de pipas a trav´es de la pipa y luego soplo suavemente a trav´es de la boquilla. Trato de no separar la boquilla de la pipa tanto como sea posible – entre cinco y diez bolos. Jim Cooke, un experto reparador y fabricante de pipas, advierte fuertemente de no separar la boquilla de la pipa y estoy seguro que Jim dir´ıa que cada cinco o diez bolos es a´un muy seguido para estar separ´andolas. Pero la cr´ıtica de Jim est´a principalmente dirigida a esos fumadores que separan la boquilla del ca˜no despu´es de cada fumada. Estoy de acuerdo con Jim Cooke en que sacar constantemente la boquilla finalmente da˜nar´a su pipa. Esto genera presi´on en la madera del ca˜no y en la mecha. Pero al mismo tiempo, estoy de acuerdo con Jim Benjam´ın en que necesi-


Vintage Tobacco — 3/9

tas separarlos para ocasionalmente limpiar lo que e´ l llama el “cambio de aceite” que se acumula en la balseta o mortaja de la pipa. “Si las pipas no fueran dise˜nadas para separase, entonces ¿por qu´e Alfred Dunhill puso un punto blanco en la boquilla?”, pregunta Benjam´ın ret´oricamente. “Lo hizo para que los fumadores de pipas supieran cual es el lado de arriba cuando pusieran la boquilla nuevamente una vez que la hubiesen desmontado de la pipa”. Entonces, digamos que usted ha fumado su nueva pipa unas diez veces. En el d´ecimo bolo comienza a notar un leve cambio en el sabor del tabaco. Sabe m´as fuerte o algo m´as amargo. Para m´ı, sabe al caf´e negro que ha quedado en la taza todo el d´ıa. Una vez que el tabaco en su pipa sabe igual, y eso ocurre generalmente entre el quinto y d´ecimo bolo, entonces es tiempo de una limpieza en serio. Yo paso alrededor de media hora a la semana limpiando seis pipas, a un promedio de cinco minutos cada una. Me siento en una mesa con los siguientes materiales a mi lado: seis trozos de toalla de papel apilados uno encima del otro; una jarra de boca ancha con alg´un tipo de licor como ron, vodka o whiskey – o un endulzante, si contiene un alto grado de alcohol; varillas del algod´on; limpia pipas; un herramienta para pipas, y uno de esos cepillos para limpiar pipas que puede encontrar en cualquier tienda especializada. Comienzo separando la boquilla del ca˜no. Empapo la espiga en licor y uso la toalla de papel para secarla. Luego empapo completamente un limpia pipas de cerdas en el licor y lo paso a trav´es de la boquilla, comenzando desde el borde de la espiga. El siguiente paso es usar el cepillo para limpiar el interior de la boquilla. Moje el cepillo en el alcohol y p´aselo a trav´es de la boquilla comenzando por el agujero de la espiga. Despu´es de frotar hacia arriba y hacia abajo, cinco o seis veces, saque el cepillo y seque las cerdas, que estar´an caf´e o negras, con la toalla de papel. Vuelva a mojar el cepillo en el licor y p´aselo nuevamente por la boquilla. Haga esto tantas veces como se necesario – hasta que el cepillo salga tan limpio como estaba cuando entr´o. Luego use un limpia pipas mullido para secar el interior de la boquilla. Sople a trav´es del pisadiente para sacar cualquier residuo del limpia pipas. Ahora est´a listo para limpiar la pipa. Yo comienzo con el a´ rea de la mortaja, usando una varilla de algod´on para eliminar el alquitr´an u otra mugre acumulada. Puede mojar la varilla en licor antes de limpiar la mortaja. Jess Chonowitsch advierte que mucho alcohol se filtra a la madera, y evita que los aceites naturales salgan a la superficie. Esta no ha sido mi experiencia, pero este es uno m´as de los ejemplos del hecho que hay algunas reglas en relaci´on a disfrutar una pipa, y usted debe experimentar para encontrar la que mas le satisfaga. Despu´es de usar las varillas de algod´on. La mortaja o balseta estar´a notablemente mas limpia, lo que usted debe poder ver a simple vista bajo la luz. Siguiente, est´a listo para limpiar el ca˜no. Barry Levin una vez me dijo que la clave para tener una pipa limpia es tener un ca˜no limpio. Estoy de acuerdo. Empape el cepillo en licor y comience a frotar el interior del ca˜no, igual como

lo hizo con la boquilla. Use toallas de papel para secar el cepillo, m´ojelo nuevamente en alcohol y p´aselo hacia arriba y abajo en el ca˜no. Yo hago esto unas cinco o seis veces. Debido a que fumo mezclas pesadas de latakia, mi cepillo se ve negro despu´es de la primera pasada. Vuelvo a mojar el cepillo y froto el interior del ca˜no otra vez, luego seco el cepillo. Despu´es de cinco o seis de estas mojadas y secadas, el cepillo comienza a salir notablemente mas limpio que cuando comenc´e. En seguida uso un limpia pipa extra mullido para secar el interior del ca˜no, y luego lo soplo una o dos veces. Para el bolo hago muy poco. Me gusta una peque˜na cantidad de culote – algo as´ı entre el grosor de una hoja de papel y una moneda de diez centavos. Si noto que las cenizas comienzan a acumularse en una patr´on desigual, doblo un limpia pipas y lo froto dentro del bolo para igualar el culote. Este es un proceso suave. Rara vez uso un escariador (o reamer) o un raspador como el ‘British Buttner’. Si una pipa necesita seriamente rasparse, la env´ıo a una profesional. Este es otro ejemplo de que muchos fumadores de pipa piensan que no hay ning´un problema en raspar una pipa, pero en realidad esto explica por que muchas pipas antiguas tienen un culote desigual, lo que puede causar f´acilmente que la madera de brezo se quiebre. Dej´e la boquilla separada del ca˜no por alrededor de cinco minutos para asegurarme que el alcohol en el a´ rea de la mortaja se haya secado. Luego ensamblo nuevamente la pipa. Si la espiga cruje aunque sea sutilmente, le froto un poco de cera de abeja o jab´on y suavemente conecto la boquilla con el ca˜no. Luego dejo que la pipa descanse y se seque totalmente -– al menos por 24 horas y a veces por dos o tres d´ıas. La pr´oxima vez que la fume, podr´e saborear el tabaco como si estuviera fumando una pipa nueva de arcilla -– lo que es precisamente lo que la mayor´ıa de los expertos mezcladores usan para probar las nuevas mezclas de tabaco. Entonces, pruebe este sistema y cu´enteme lo que piensa. Pero recuerde, este programa s´olo se aplica a las pipas nuevas y a las pipas viejas limpiadas profesionalmente. No es para limpiar pipas usadas en primer lugar. Necesita un profesional porque es mucho mas complicado. De hecho, incluso usando mi sistema, yo recomiendo limpiarlas profesionalmente despu´es de unos poco a˜nos. Hay varias razones para esto. Una es que las varillas de algod´on nunca sacan el culote que se forma en la mortaja. Otra es que, a pesar de que los cepillos son buenos para limpiar el ca˜no, no evitan que la pel´ıcula natural de culote se forme y tenga el efecto de ir cerrando el agujero del humo. La limpieza profesional ser´a capaz de remover el alquitr´an acumulado en el ca˜no. Mi sistema de limpieza solo demora alrededor de cinco minutos despu´es de cinco o diez bolos de tabaco, lo que es bastante. Entonces, la inversi´on de cinco minutos le dar´a cientos de horas de puro placer, en los que disfrutar´a cada bolo de pipa porque ser´a capaz de experimentar el verdadero sabor del tabaco como se supone que deber´ıa ser saboreado.


Vintage Tobacco — 4/9

2. Tipos principales de tabaco de pipa Dentro del fascinante mundo del tabaco, comenzaremos por abordar abstractamente los tipos de tabaco, m´as all´a de las mezclas, cada uno de los tipos; el porqu´e y c´omo se hacen, y sobre todo su procedencia e historia. 2.1 Tabaco Virginia Realmente y´endonos a t´erminos concretos, deber´ıa llam´arsele tabaco de hoja clara. Como su nombre sugiere, sus or´ıgenes remontan de Norteam´erica, durante el siglo XIX, antes de la guerra civil, donde solo abundaba el tabaco curado en fuego de hoja oscura. Luego de la guerra, en el a˜no 1812, empezaron demandas por tabacos m´as suaves, menos robustos, y m´as arom´aticos. Los estados de Ohio, Pensilvania, y Maryland innovaron con variedades nuevas, que se acercaban a estos requerimientos, con nuevos e innovadores procesos de curado; pero no fue hasta 1834 que el verdadero paso adelante dio a luz la variedad que todos conocemos.

Figura 2. Tabaco tipo Virginia en su estado natural Slade comparti´o el procedimiento con granjeros locales, donde la producci´on era pobre debido a las cualidad de las tierras, aumentando la producci´on de la zona 20 a 35 veces m´as. Aqu´ı nace la mejor forma de curado sin la necesidad de ahumado. 2.1.1 Factores sensoriales

Sabor

:

Nicotina

:

Color/Apariencia

:

Curado

:

Textura

:

Figura 1. Zona de producci´on principal del tabaco Virginia Realmente y´endonos a t´erminos concretos, deber´ıa llam´arsele tabaco de hoja clara. Como su nombre sugiere, sus or´ıgenes remontan de Norteam´erica, durante el siglo XIX, antes de la guerra civil, donde solo abundaba el tabaco curado en fuego de hoja oscura. Luego de la guerra, en el a˜no 1812, empezaron demandas por tabacos m´as suaves, menos robustos, y m´as arom´aticos. Los estados de Ohio, Pensilvania, y Maryland innovaron con variedades nuevas, que se acercaban a estos requerimientos, con nuevos e innovadores procesos de curado; pero no fue hasta 1834 que el verdadero paso adelante dio a luz la variedad que todos conocemos. Los cultivadores comenzaron a darse cuenta de las propiedades del tabaco cultivado en tierras arenozas, tierras altas; produc´ıan plantas m´as esbeltas y d´ebiles. En las tierras del condado de Caswell, en Carolina del Norte, cuyas tierras de car´acter infertil, plantaron las nuevas hojas doradas. Alrededor de 1839, Stephen, esclavo del Capit´an Abisha Slade (due˜no de un cultivo en la zona y primer productor de las hojas), accidentalmente produjo el primer verdadero tabaco de hoja clara. Uso carb´on para reencender una fogata de curado. La oleada de temperatura torn´o las hojas de color amarillo.

Tiene alta proporci´on de az´ucares (en comparaci´on de otras variedades) de entre un 10% a 20% que le da un sabor fuertemente dulce. Siempre deja un recuerdo a mermeladas. En contenido nicotinico es bajo/medio, oscila entre 1% y 2.5%. Es un tabaco con colores que van del amarillo fuerte hasta el color caoba, tonos dorados. El tabaco Virginia requiere de un proceso de curado con estufa que se realiza en la finca. Var´ıa seg´un calidad y tipo de curado pero sin lugar a dudas, tiene un aspecto a trigo, h´umedo o seco sus hebras doradas como espigas al tacto se deslizan con una sutil aspereza.


Vintage Tobacco — 5/9

2.1.2 Mezclas recomendadas

• Samuel Gawith – Full Virginia Flake • Orlik – Golden Sliced • Dunhill – Flake • Solani – 660: Silver Flake • Mac Baren – Virginia No 1

con un curado particular. Para el a˜no 1883 el principal mercado era Cincinnati, pero cultivada y cosechada en Kentucky y Tennessee. En el a˜no 1880, Kentucky produc´ıa el treinta y seis por ciento de la producci´on total de Estados Unidos, el m´as vendido siendo segundo el tabaco Virginia. Tennessee, como estado es hogar de grandes whiskeys, los cuales dominan los bourbons, de cuyo paladar dulz´on es responsable su aditivo de ma´ız. Es posible que este amor a lo dulce de estas regiones sean responsables de la b´usqueda de sabores lo cuales engendran este tabaco.

Figura 3. Tabaco Virginia curado

2.2 Tabaco Burley El tabaco de clase Burley, producida mayoritariamente en el estado de Kentucky, Estados Unidos, y con una menos producci´on en los estados de Tennessee, Indiana, Carolina del Norte, Missouri, Ohio, Virginia, Maryland y el oeste de Virginia. Tambi´en se produce en otros pa´ıses como Brasil, Malawi y Argentina. Es una “cepa” la cual se focaliza principalmente en la producci´on de cigarrillos.

Figura 4. Zona de producci´on principal del tabaco Burley Sus or´ıgenes remontan por el a˜no 1864; dos visionarios, George Webb y Joseph Fore lo cautivaban en el estado de Ohio cerca de Higginsport, usando semillas provenientes de Kentucky, dando a luz hojas de distinta ´ındole; tonalidades claras con tintes que progresan desde amarillo hacia el blanco

Figura 5. Tabaco tipo Burley en su estado natural En los Estados Unidos, las plantas de Burley son germinadas a partir de semillas granuladas, puestas en tiestos de poliestireno, flotando sobre camas de agua con elementos fertilizante a partir del mes de marzo o abril. La trasplantaci´on comienza en mayo progresando hasta junio terminando en julio. Cada planta es atravesada en un palo rematado por una lanza de metal, que se coloca sobre el palo. Cada barra contiene cinco o seis tallos. El tabaco se deja curando al aire, por ocho o m´as semanas, torn´andose de verde claro a amarillo, y luego a caf´e, adem´as de bajar el contenido de humedad de un 80% a un 20% asegurando el valor de preservaci´on Cuando es curado de manera apresurada, retiene pigmentos amarillos y qu´ımicos que normalmente se eliminan con curados con m´as tiempo. Al terminar el proceso, se retiran las estacas removiendo las hojas, pala luego ser embaladas por grado y ser distribuidas. Al ser las hojas de muy bajos niveles de az´ucar, se utilizan medios endulzantes con humectantes, az´ucares y saborizantes. Es el tabaco m´as utilizado en las mezclas arom´aticas porque retiene los aromas en una forma bastante m´as eficiente que otros tipos del mismo.


Vintage Tobacco — 6/9

Figura 6. Cosecha de Tabaco Burley, 1940 2.2.1 Factores sensoriales

Sabor

:

Nicotina

:

Color/Apariencia

:

Curado

:

Textura

:

Cacao, terroso, ligero sabor a nuez, sin acidez. Si es de buena calidad y se ha tratado correctamente, producir´a un sabor lleno y completo como harina de avena. Su sabor no es dulce, contiene una cantidad baja de az´ucares naturales que van del 1.6% al 4.8%. Su aroma natural es muy parecido al chocolate. El Burley es m´as fuerte que el virginia, su contenido de nicotina var´ıa del 1.5% al 4.5%. Color marr´on que va del claro al oscuro. Sus hojas son de igual tama˜no aproximadamente a de las de Virginia. Su curado se realiza al aire por uno a dos meses aproximadamente. Suaves hebras marrones de textura h´umeda, sin entrar a ser resinosa.

2.2.2 Mezclas recomendadas

• 4noggins – Down by The River • Solani – 656: Aged Burley Flake

• Mac Baren — Burley London Blend • Lane Limited – BLWB

Figura 7. Tabaco Burley curado

3. Cata del mes Dentro de los objetivos que nos hemos planteado con cofrad´ıa es compartir con nuestros lectores las reflexiones y las experiencia que hemos adquirido en este arte de fumar en pipa. Es por ello que n´umero a n´umero compartiremos una cata realizada por parte del equipo del Club de fumadores de pipa: “Hijos del Dante”


Vintage Tobacco — 7/9

3.1 Pirate Kake de Cornell & Diehl Una suave, robusta mezcla de abundante Latakia, acompa˜nada por tabacos Turcos, Burley de corte Cavendish. Esta es la mezcla para el amante del Latakia.

Figura 8. Pirate Kake de Cornell & Diehl

3.1.1 Apariencia en frasco

Tabaco fresco y vigoroso, se sostiene r´usticamente como un bizcocho o un peque˜no brownie el cual al sujetarlo se mantiene firme dejando caer migas al interior de su recipiente. Humedad equilibrada, tacto resinoso t´ıpico del Cavendish.

Los dibujos del humo en el cielo recuerdan esbeltas figuras de mosaicos otomanos, relacionando lleno y vac´ıo, humo y aire, contraste, dualidad, batalla y acuerdo. Tabaco fr´ıo en boca caliente en mano. Caracter´ısticas femeninas en su esplendor, dualidad, c´ıclos, contacto con la luna, el nombre “pirata” me viene a la cabeza. Navegantes dialogaban en sus momentos ´ıntimos, con la cadencia de los mares, los astros, y el humo de sus pipas en instantes introspectivos. Delicadeza y rudeza, la figura femenina que figura en los mascarones de sus nav´ıos, dando frente al mar con mirada de esperanza y conexi´on con el sat´elite, esa dualidad entre delicadeza y rusticidad, motricidad y torpeza, todo en una fumada preciosa. ´ Ultima fumada, ese ultimo respiro da un sabor a cascara de naranja, y muere. ´ personal 3.1.3 Opinion

3.1.2 Fumada

Al encenderlo reacciona con la llama expandi´endose, lo aplasto un poco y lo vuelvo a prender. Estimulan el paladar sabores perfumados y dulces que se transforman r´apidamente en ali˜nos fuertes que declaran su omnipresencia, en cada bocanada difumin´andose con sus humos esparci´endose. Bebo la cerveza que se trenza con los sabores. Aparecen tonos a masas: pan, tortilla, adem´as de carnes asadas muy sazonadas que suavizan a la salida. Presiono ligeramente, se apaga y vuelvo a encender. Los tonos dulces me recuerdan caramelos holandeses llamados “Drops”, de apariencia parecida al liquorice, color negro profundo; le llaman el liquorice salado, por su ingrediente principal: cloruro am´onico que le da un particular sabor astringente y salado. Dulces dialogan con carnes, car´acter dual, dos extremos, una lucha entre Cavendish/Burley y Latakia/Turcos, sabores fuertes, ego´ıstas, eg´olatras que roban la atenci´on, seducen e hipnotizan. Dif´ıcil entrar, tonos fuertes, llamativos y abrasivos, caracter fem´enino, como la mujer fatal, ciclicos, marcados. Progresan los sabores a ali˜nos fuertes, acaparan todo, t´ıpico Latakia, tabaco ladr´on de atenci´on, introspectivo, base de Turco agrega la saz´on y Cavendish traza la curva.

Excelente tabaco, exquisito pero no apto para cualquiera, por sus tonos extremos, ideal para disfrutarlo con un vino o una buena cerveza, al ser un tabaco de tanto car´acter es para fumarlo delicadamente pero no abusar de e´ l.


Vintage Tobacco — 8/9

Tabla 1. Clasificaci´on promedio Par´ametro Marca Pa´ıs de origen Contenido

: : :

Descripci´on

:

Fuerza Sabor Aroma Nota habitaci´on Corte

: : : : :

Cornell & Diehl Estados Unidos Burley, Cavendish, Latakia, Orientales/Turcos. Trozo de pastel o ladrillo de puro tabaco, f´acilmente desmenuzado con los dedos. Medio a fuerte. Completo. Tolerable a fuerte Muy fuerte. Krumble Kake

Enfatiz´o en t´erminos tan controversiales como arquetipos, poligamia, sincronismo, alquimia, en fin un conocedor de la psique humana, un pensador, y por lo dem´as un gran escritor de nuestro tiempo. Sabemos tambi´en que fue un a´ vido pipafumador, en numerosas fotograf´ıas y entrevistas de televisi´on se le ve con su inconfundible pipa, al parecer y observando detenidamente estas im´agenes, podemos darnos cuentas que Jung prefer´ıa las pipas met´alicas con bolos de madera recambiables, es decir estilo Falcon o Duncan Delta, de ca˜no y c´anula recta. Las primeras pipas Falcon salieron al mercado all´a por 1936, y fue una genialidad Kenly Bugg, as´ı que este tipo de pipas fueron un placer que Jung disfruto en su madurez. Del tabaco que fumaba, un misterio, quiz´a como buen suizo prefer´ıa las mezclas proveniente de los Pa´ıses Bajos o de la vecina Alemania.

´ 4. Nota historica 4.1 Carl Gustav Jung y su pipa Para hablar de Carl Gustav Jung necesitar´ıamos horas y horas, cap´ıtulos sobre cap´ıtulos, rese˜nemos que fue un psiquiatra y psic´ologo suizo, nacido el a˜no 1865 y fallecido en 1961, este notable medico abri´o un horizonte de posibilidades al descubrir y describir una nueva zona de la psique humana que el llam´o inconsciente colectivo. Sus estudios y ensayos son muchos, en ocasiones pol´emicos, es que Jung puso su ojo y el dedo en aquellos fen´omenos que el hombre llamado “racional” ve pero no se atreve a explicar. Hombre valiente y decidido convencido de sus instuiciones, fue figura clave en la etapa inicial del psicoan´alisis, disc´ıpulo de Freud, luego se distanciar´ıa de e´ ste. Su abordaje te´orico y cl´ınico enfatiz´o la conexi´on funcional entre la estructura de la psique y la de sus productos, es decir, sus manifestaciones culturales.

Como haya sido, no hay duda que el ejercicio y el placer de fumar en pipa otorga ese m´agico escenario que hace al hombre mirar con sabidur´ıa el paisaje humano y natural.


Vintage Tobacco — 9/9

5. El simbolismo de los cuatro evangelios Una imagen es simb´olica cuando representa algo m´as que su significado inmediato u obvio. Cuando la mente explora estas estructuras psiquicas se ve llevada a ideas que yacen m´as all´a del alcance de la raz´on. Tal es el caso de los cuatro evangelios del nuevo testamento que describen la pasi´on y muerte de Cristo (Mateo, Marcos, Lucas y Juan). Estos libros, de los cuales el de Mateo es el m´as antiguo(65 a 100 DC) y el cual sirvi´o de modelos para los otros tres, est´an asociados a 4 simbolos, reconocidos y anidados en la tradici´on cristiana. Vistos desde un punto de vista psico-anal´ıtico, estos escritos y sobre todo su relaci´on al s´ımbolo correspondiente nos entregan una valiosa informaci´on.

En t´erminos generales, el s´ımbolo es aquel lenguaje cr´ıptico que aparece cuando la raz´on y lo cognitivo llegan a su l´ımite, por lo tanto lo simb´olico se yergue sobre ese mundo que est´a m´as all´a del conocimiento humano. Es por esta raz´on que todas las religiones emplean el lenguaje simb´olico o de im´agenes (iconograf´ıa), todas ellas cargadas con un fuerte contenido inconsciente, ancestral e indeterminado. Los 4 s´ımbolos de los Evangelistas; el hombre en Mateo, el le´on en Marcos, el toro en Lucas y el a´ guila en Juan, son una derivaci´on de las visiones de Exequiel en el Apocalipsis con ellos el profeta identifica a los cuatro vivientes del Apocalipsis 4:7 (Un le´on, un toro, un a´ guila y un hombre). La explicaci´on apolog´etica al respecto es que estas cuatro figuras representan aparentemente los cuatro aspectos de Jes´us; Mateo representado por un hombre, se relaciona con la encarnaci´on de Cristo y su aspecto humano; Marcos y el le´on, s´ımbolo de su dignidad real y su energ´ıa regia; Lucas y el Toro: s´ımbolo de la mansedumbre, tiene que ver con el servicio, el sacerdocio, la expiaci´on y el sacrificio, por u´ ltimo Juan y el a´ guila, su naturaleza divina y el s´ımbolo de la As-

censi´on, esto naturalmente, desde nestro punto de vista, con una gran esfuerzo exeg´etico. Muchas de las formas representativas del cristianismo, se remontan a e´ pocas mucho m´as antiguas que fueron “reinterpretadas”, en este caso tiene relaci´on con el cuatro, n´umero que expresa la orientaci´on en el espacio, la organizaci´on de la vida seg´un las cuatro regiones del mundo y sus cuatro guardianes sobrenaturales. El n´umero cuatro es de gran importancia en el simbolismo cristiano (padre, hijo, esp´ıritu santo y la santa virgen). En astrolog´ıa, la “cruz fija” est´a formada por los llamados signos fijos que son tauro, leo, escorpio (´aguila) y acuario (hombre o a´ ngel) y provienen de la antigua Mesopotamia, donde dicha cruz se relacionaba con los cuatro arcaicos guardianes de los cuatro a´ ngulos del mundo o sostenedores del cielo (Sed, equival´ıa al Toro; Lammas: Leo; Nattig: a´ guila; Ustur: Acuario) y con los cuatro elementos: tierra, fuego, aire y agua. Los cuatro animales que representan a los evangelistas tambi´en se encuentran en los monumentales toros asirios/persas denominados “Kirubis”(mucho antes de la era cristiana) que est´an conformados por cabeza de hombre, cuerpo de le´on, patas de toro y alas de a´ guila.

Como se puede ver, el concepto de “tetramorfo” es bastante m´as anterior que el cristiano. Los dioses astrales de la Mesopotamia antigua eran: Marduk Ninurta Nergal Nabru

: : : :

el toro alado el a´ guila el le´on alado el alumbrador de las fuentes (hombre)

Equipo editorial • Textos: MAP - CSA - JBR. • Traducciones: MAM1 . • Diagramaci´on: CSA. • Revisi´on: MAP - CSA - AGP - JBR. • Im´agenes: MAP - JBR - CSA. 1 Traducci´ on

en: Mantenimiento de la pipa por Rick Newcombe


Vol i nº2 february 2014 version01