Page 1


Direutores de la coleición: Ángela Sánchez Vallina Ester Sánchez

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura y Turismu del Gobiernu del Principáu d’Asturies Primer edición: marzu de 2011

© de los testos: María Josefa Canellada

© de les ilustraciones: Sandra de la Prada

© d’esta edición: Pintar-Pintar Editorial Proyeutu: Pintar-Pintar Editorial www.pintar-pintar.com Testu orixinal en castellán: María Josefa Canellada Torna al asturianu: Mar Martín Ilustración: Sandra de la Prada Diseñu: Pintar-Pintar Comunicación Imprime: G.Rigel, S.A. - Asturies D.L.: ISBN: 978-84-92964-24-6 IMPRESO NA UE Nun se permite la reproducción total nin parcial d’esti llibru, nin el so tratamientu informáticu, nin la tresmisión en nenguna forma nin por nengún mediu, ensin el permisu de los titulares. Consulte con CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear dalgún fragmentu d’esti llibru (www.conlicencia. com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47). Impreso en papel Gardapat 13 Kiara. Papel que procede de viesques que cumplen principios de xestión económica, social y ambiental sostenibles.


María Josefa Canellada nació’l 12 de payares de 1912. Foi a la escuela de Torazu (Cabranes) y dende bien ceo entamó a sentir curiosidá poles pallabres, ye por ello que coló pa Madrid a estudiar el Bachilleratu y llueu los estudios de Filoloxía. Na facultá conoció a Alonso Zamora Vicente col que casó y tuvo dos fíos: Alonso y Juan. La Guerra Civil foi una dómina difícil. Los estudios na universidá fueron interrumpíos y María Josefa formóse na disciplina de la enfermería porque quería ayudar a la xente nos hospitales. Cuando termina’l conflictu torna a la facultá y en 1943 presenta la primera tesis escrita n’asturianu: ‘El Bable de Cabranes’. Llueu vendríen munchos trabayos d’investigación sobre’l llinguax y munches clases como docente peles universidaes d’España, Arxentina, Portugal, México… Ella ye tamién l’autora del primer llibru infantil escrito en Llingua Asturiana: ‘Montesín’. ‘El Tíu Tanón, la Tía Tana y la historia de Tanín’ ye’l primer cuentu ‘El llibru la viesca’, un proyectu de colección de llibros infantiles escritos en castellán que la desapaecida editorial madrileña Orión entamó nel añu 1944. Siguiría-y ‘Suca y l’Osu’. Sin embargu’l primer cuentu daba anuncia de la publicación d’otros títulos que nin la familia de Canellada nin esta editorial pudimos recuperar y que desconocemos si a la fin salieron a la lluz o quedaron perdíos na solombra d’aquellos años.


El Tíu Tanón y la Tía Tana nun teníen vecinos.

La so casa taba dafechu aislada’l mundu, y la viesca yera como l’Universu pa ellos. Namás una vez al añu salíen hasta’l pueblu más próximu, cuando se celebraba la feria, allá pel mes d’agostu.

Daquella la Tía Tana llevaba un par de pites

o coneyos, o una bona cesta de maíz esgranao, y cambiábalo por unes vares de percal, un poco de pana o unes zapatielles d’aquelles que-y gustaben tanto, con oriella de pelusa.


Davezu, anque había trabayu abondo,

la vida na Casa la Viesca facíase-yos un poco aburrida; pero un bon día los llabores multiplicáronse-y a la Tía Tana. Yá nun había aburrimientu posible, porque nació un Tanín llorón, regordetu y coloráu como él solu.


Tanín medró, dando tanta guerra que la

probe Tía Tana yá nun tuvo un momentu de descansu. Tanín crióse fuerte y traviesu. Aína deprendió a esgatilar pelos árboles y facer escursiones, adientrándose cada vez más na viesca. Nada-y daba mieu. Nin siquiera l’osu, el gran osu, l’amu terrible de tola viesca. Claro que Tanín tovía nun lu atopara.


Caciplando ente los trastos vieyos de la so casa,

el neñu alcontró un día un violín, que sabe Dios d’ónde saliere. Él solu, a fuercia de tanteos, llogró arrinca-y les primeres notes, llueu foi too custión de paciencia. Ensiguida sabía tocar nél melodíes que nun deprendiera enxamás de naide, pero nun dexaben por ello de ser bien guapes.


Lo únicu que Tanín nun sabía facer yera lleer y escribir. Pero había que ver cómo deprendía toles demás coses. Pescanciaba perfeutamente’l llinguax de los animales. La so cabera conquista fuere la llingua los sapos. Yera perdifícil, porque los sapos tienen delles pallabres que siempre paecen la mesma. Tampoco conocía la llingua les xaronques, qu’entá yera más difícil: yera una llingua d’eses que llamen aglutinantes. A los sapos consiguiera entendelos. En cuantes tapecía, yá entamaben a gritase dende les sos cueves en solombra, unos a otros. Tanín entendía yá’l so cantar:


–An... tón... –¿Tu... cenasti?... –Yo... sí... ¿Tu?... –Yo... non..

Esto yera’l riquirraque que los señores sapos

dicíen de la mesma manera dende qu’escurecía hasta la media nueche, pelo menos. Nun piensen más qu’en comer, y d’esti mou la barriga hínchase en comparanza coles demás partes del cuerpu, que-yos queden pequeñes.


Otru animal que nun pensaba namás qu’en comer

yera Zurro, l’osu. Cuando Zurro gruñía, la viesca entera s’estremecía. Yá dende pequeñín la so ilusión yera comer. Hubo que da-y les primeres papielles atinando con dos cuyares, porque nun podía esperar nin un momentu, nin un segundu siquiera, cuando l’estómadu pidía-y de comer.

Cuando foi mayor, el so apetitu desarrolló cada vez más.

Cuenten que la probe osa mama tuvo que colar, desesperada, pa otres tierres, porque la viesca pergrande nun daba pa comer ella y los esbardos, mientres Zurro viviera con ellos.


A Zurro gustáben-y les frutes de toles clases: les mazanes, les nueces, les castañes, les mores y los miruéndanos. Comía los bayucos, tolos granos, les semientes rares, les raíces blandes y sustancioses de les plantes que crecíen a la vera’l ríu. Nun dexaba un caxellu con miel. Zampaba les aves nel ñeru, y los güevos yeren un sabrosu manxar pa él. Tolos animales teníen-y llercia, porque toos valíen-y p’alimentase y nengún podía competir con él nin en fuerza nin en tamañu.


A la vera’l ríu pescaba coles sos grandes

garres salmones y truches, que-y gustaben abondo, y los probes castores, tan pacíficos, tuvieron que llamentar delles baxes polo fartón que yera Zurro.


Tanín tenía munchos amigos na viesca.

Ensin dubia tolos animales yeren yá los sos amigos. La tribu aquella de castores que vivía no cimero’l ríu, yeren los sos amigos. A Tanín prestába-y pola vida falar con ellos, y pasaba tardes enteres entreteníu ayudándolos a pescar.


Tanín avisábalos cuando dalgún cazador

llegaba a la viesca, pa que tuvieren alerta, y enseñó-yos el mou de relevase y facer guardies, pa que l’osu nun los sorprendiera mientres dormíen. D’otra miente, ellos dáben-y de merendar unes truches asaes riquísimes que naide sabía preparar como ellos.


MARÍA JOSEFA CANELLADA Mirái la semeya de la neña. Llámase María Josefa. Creció, estudió y trabayó; trabayó y trabayó. Abondo. Escribió munchos llibros y munchos de los cuentos que-y contaren la xente mayor, como esti que tenéis delantre. Siempre son histories interesantes, o fragmentos d’histories rotes, dacuando misterioses, dacuando mui simples y ensin finales felices; y toes asoceden en paisaxes cenciellos: un árbol grande o una viesca trupa, una cueva, un ríu o un monte. Alcontraréis trasgos y demonios, animales que falen y tíes Tanes que los entienden y-yos contesten. Y siempre son coses qu’asoceden nel pasáu; ye un pasáu ensin feches, escuru y remotu. Contábense al rodiu la cocina, a la vera’l llar, terminada la xera’l día y enantes de dormir. Les persones mayores teníen la necesidá de recordales pa que nun s’escaecieren, pa que dalguna vez los más xóvenes pudieren tresmitiles a los sos descendientes. Y esi ye’l papel que vos tocó agora a vosotros: lleéi pa poder contalo a los vuesos fíos, cuando seyáis mayores; pa que se sepa cómo yeren les histories que contaben los güelos de los vuesos güelos. Aquellos que, yá parte d’aquel mesmu pasáu escuru y remotu, conocieron realmente a los personaxes de los sos cuentos. Semeya: María Josefa Canellada, hacia 1923. Alonso Zamora Canellada (fíu de María Josefa Canellada)

SANDRA DE LA PRADA Nací en Barcelona nel añu 1976. Hasta onde sé, pasaron de mio bisgüelu a mio güela, de mio güela a mio pá y, de mio pá a min, una mata pelo importante y gran pasión pol dibuxu. http://sandradelaprada.blogspot.com


NOVEDAES marzu 2011

ISBN turia

no

as

978-84-92964-24-6

ca

st

no

edición

ella

El Tíu Tanón, la Tía Tana y la historia de Tanín ye’l primer cuentu El llibru la viesca, un proyectu de colección de llibros infantiles escritos en castellán por María Josefa Canellada que la desapaecida editorial madrileña Orión entamó nel añu 1944. Siguiría-y Suca y l’Osu. Sin embargu’l primer cuentu daba anuncia de la publicación d’otros títulos que nin la familia de Canellada nin esta editorial pudimos recuperar y que desconocemos si a la fin salieron a la lluz o quedaron perdíos na solombra d’aquellos años.

Testu: María Josefa Canellada Ilustraciones: Sandra de la Prada Encuadernación: tapa dura. Idioma: asturianu Añu d’edición: 2011 Nº páxines: 56 Formatu: 21x26 cm Preciu: 15,00 €


15,00 € Disponible en www.pintar-pintar.com

+ INFORMACIÓN de esti llibru CATÁLOGU Editorial Pintar-Pintar


El Llibru la Viesca / Pintar-Pintar Editorial  

Testu: María Josefa Canellada Ilustraciones: Sandra de la Prada Formatu: 21x26 Encuadernación: Tapa dura ISBN: 9788492964246 Páxines: 56 id...