Page 1

#Feb


Melanie Benyahya Dirección, maquetación, poesía

Kate Shogun Dirección, relato

Andrea Toribio Corrección y estilo, poesía, relato

Pablo Álvarez Poesía

Sofía B. Manzano Fotografía

Clàrice Eté Fotografía

Klari Moreno Viñetas

Lisa Palper

Ilustración, collage

Adrián Pons Relato

Clara Harguindey

Juan Pons

Rodrigo Mendoza

Miguel Sáez Martín

Fotografía, poersía

Fotografía

Relato

Relato

Portada y contraportada: Clara Harguindey


DESNUDO Febrero 2016


Deconstrucción Nota preliminar: «Desnudo» (ausencia de ropa/ de vida más allá de la vida, más allá…) como única lectura de un cuerpo, un tipo, una esencia.

[1] Hablar sobre una experiencia de tiempo: (x/1ª persona plural). [2] Hablar a solas, (hablar, hablar)1. [3] Personajes: una persona, otra persona, un cuarto, un secreto, el amor (sujeto a variaciones). Título del texto: «Sobre la reciprocidad que alcanzan los amores de toda la vida».

1

Entro evitando la señal luminosa, las indicaciones y sorteando a la gente y el rumor: «no-por-venir-va-a-quererte». Y sí, por supuesto. También que sea un mal hotel, que lo hayas escogido tú, y que no quieras quererme como quieren los que quieren desde el querer más querido queriendo quererse. Una vez dentro del cuarto, mis ojos sólo pueden mirar tus ojos y me abalanzo sobre tu cuerpo que me recibe cálido, alegre. Pierdo la noción del tiempo y el significado del concepto «tiempo» cuando tu boca me explica lo que alguien similar a ti (para todos), pero que no eres tú (para mí) ha hecho en el día de hoy. Cada palabra deshace el entramado de los tejidos que son mi ropa. Me veo frente a ti de pronto, (en las arrugas de tu cara, en lo desgatado de tus dientes, en las formas que el ambiente convierte tu pelo) sin armas, en piel. Mi fuego son todos los fuegos2. Circunstancias del momento: nuestra ropa, este lugar, todo lo que es tu vida, tu género, tu identidad: tu «tú» más yo etc.

2

tu voz era un torrente, una cascada, el ritmo de mi sangre.

Relato: Andrea Toribio

La conversación se extendió hasta altas horas de la madrugada:


Nota final:

«Este amor» es la interpretación de la lectura de «Tu cuerpo». Todas las marcas impresas que recorren el mío por debajo de la ropa. Es tu escritura sobre mí.

Ilustración: Lisa Palper

Conclusión de autor: sólo os quería contar que creo que el desnudo es una de las múltiples escrituras del cuerpo, un estado del alma. Y dedicar este texto a los amantes, por ser quienes manifiestan amor o se refieren a él. (DRAE, 23ª ed.)


Vi単eta: Klari Moreno


Poesía: Juan Pons


Collage: Lisa Palper


WE’RE NEVER SATISIFIED Cabeza A lo mejor no quiero pertenecer a esta física de química(s) ajena(s). Busto La estética de los materiales. Los cuerpos, tres (no) cuerpos, la unidad o la verdad. Brazos Todos quieren saber sobre el poema, PERO «toda forma es una cárcel». Vientre Se desgarran palabras abatibles dentro de mí. Una herida, un lugar: un da-gue-rro-ti-po. Piernas Me parece que no sé dónde están mis cosas, las cosas a las que puedo llamar mis cosas. Pies A lo mejor no quiero pertenecer a este mundo con sus duchas de agua fría.

Poesía: Andrea Toribio

NEVER.


Relato: Juan Pons

Deja al oso ártico que patee tranquilo las nieves, no eres necesario en su silencioso territorio. Admira –si sabes– la estampa del cerezo solitario que crece embelleciendo la estepa desértica. Y explora tu piel hacia dentro para comprobar si eres Vida. Descuelga el antifaz de noche y observa tu obra: ¡cuánto dolor salvaje innecesario! ¡Qué atormentada espiral de horrores! Escapa entonces, cazador, antes de que tu cuerpo flote desmadejado entre bloques-plataforma de ensangrentado y helado lecho. Desnudez cerebral la que despoja a la fiera su majestuoso manto y le lanza a un calvario de hielos. Luego se reconforta enfundado en el abrigo de pieles. ¡Ojalá esas mentes vagasen desnudas las épocas! Para siempre desnutridos de intelecto… Para lo que lo utilizan…


Collage: Lisa Palper


FotografĂ­a: Clara Harguindey


Fotografía: Sofía B. Manzano


Venus está frente al espejo, tapando su cuerpo, acomplejada. No quiere que la pinten más, no quiere mostrar sus imperfecciones como diosa. Dice que sus defectos no deben ser conocidos por sus enemigos. Tampoco por sus queridos, por si dejasen de serlo. Insiste en que la belleza del mar está generada por el reflejo del cielo, no por el trasluz del fondo. Está convencida de que fue la euforia del momento –pincelada suelta en el contorno– lo que la convenció para dejarse retratar por Tiziano. Mostrarse al natural a la eternidad del Arte no es propio de quien, simbolizando la belleza, se avergüenza de sí.

Relato: Adrián Pons

La perfección de los cánones de belleza se pule en el mármol frío. Las caricias sin surcos en la piel no dan calor.


Quiero carne y menos ropa, arrancarte cada prenda que te sirve de muralla. Desnudarte y dejarte seca, entrar sin permiso en tu mente y llevarme todo. Entender tu mecanismo y convertirme en relojero, saber antes que tú lo que revuelve tu mente. Filtrarme por los poros de tu piel y calar en lo más hondo tu alma. Envenenarte con mi locura y hacer de tu vida un huracán de sentimientos, convertirnos en tormenta y destruir el mundo juntos. Y después de ese Big Bang…

Relato: Andrea Frye

Un nuevo universo.


FotografĂ­a: Rodrigo Mendoza


Fotografía: Germán Peñaranda, Relato: Andrea Frye


Me dej贸 en ropa interior, con el orgullo destrozado y el coraz贸n seco. Aquella puta se llamaba obsesi贸n.


Fotografía: Clàrice Été


Desnudo es cuerpo y mirada.

Poesía: Clara Harguindey

Como no queremos repetir el mundo solo podemos aniñar los ojos y reaprendernos con identidades descatalogadas diáfanas inconsistentes líquidas inconscientes monstruosas fluidas abyectas Y desaparecer lo extraño, lo otro (todos seremos lo otro) Y cuando arribe lo horroroso lo horrendo lo grotesco no será invasión sino simbiosis.


Hay un paisaje que avanza por la ventanilla Un paisaje que avanza deprisa que nunca Consigo atrapar Hay un camino de vuelta imposible Se pierde A la velocidad del olvido bajo la ventanilla asomo la cabeza y el viento fuerza una lágrima

Poesía: Pablo Á´varez

Se desnudan los ojos


Fotografía: Clàrice Été, Poesía: Melanie Benyahya

Acariciarte, Vida. En tu forma concreta eléctrica pura de cuerpo y herida.


Fotografía: Clàrice Été


Epístola del huérfano insomne Puedo dormir de mil y una maneras: cambiando de posición cada pocos segundos, dando vueltas, mirando el techo, hundiendo la cara en la almohada y babeando como un perro. Pero cuando tengo miedo o estoy preocupado, me convierto en algo que fui, en algo que, aún sin tener conciencia de haber sido, recuerdo. Me acechan fantasmas, me ahogan los recuerdos, me inundan los futuros en los que aún no he fracasado, y cada noche de éstas –que nunca son las menos–, fantaseo con volver al útero materno. Me despojo de toda prenda, me arropo hasta el cuello, y me encojo como un feto hasta que las rodillas tocan mi pecho. Después, junto las dos manos bajo la almohada, casi rezándole a aquellos besos que me dabas por las mañanas, una lágrima cae sobre el colchón, arrastrando en minúscula cascada todas las torpezas y los dolores del alma:

ya no soy un pecador; ya no soy débil. Ya no tengo que pedir perdón, porque aún no he podido hacer daño. La tranquilidad me ha ensordecido, y ya no escucho el ruido del mundo. «Ya está todo bien», me digo.

Relato: Kate Shogun

Estoy a salvo: estoy contigo.


SEIS CANCIONES PARA SEIS DESNUDOS La desnudez atrae; la música ilumina. Música, desnudo, luz y atracción quedan extrañamente vinculados, anudados en el juego de palabras. El imán que la luz y su simbolismo ejercen sobre nuestro ser más íntimo permite, reforzando lo compulsivo, por lúdico, rastrear el desnudo entre los ritmos, escudriñar los versos entre las melodías, buscar cuerpos que, como motivo de la composición musical o simplemente como elementos presentes en la misma, regalen su imagen y se pongan al servicio no siempre noble de los acordes musicales. Dado que la atracción es tan compleja como la luz, se destapa una inusitada variedad de desnudos, cuerpos que fortalecen la identidad propia de la canción, adoptando la metáfora y permitiendo ejercitar una razón de atípico y depravado voyeurismo musical. Abran sus partituras: • Primer desnudo: el deseo. Leonard Cohen: “Memories” “I said: Won't you let me see your naked body?" • Segundo desnudo: el Edén. Jefferson Airplane: “Wooden Ships” “Free happy crazy people naked in the universe. We speak, Earth talk.” • Tercer desnudo: la identidad. Hedwig And The Angry Inch: “Angry Inch” “I changed my name and assumed a disguise.” • Cuarto desnudo: la igualdad. Bob Dylan: “It’s Alright Ma’ (I’m Only Bleeding)” “But even the president of the United States sometimes must have to stand naked.”

• Sexto desnudo: la indefensión. Van Morrison: “Naked In The Jungle” “Big fish eat the little fish and the rabbit's on the run. Some folks gettin' too much, other just ain't gettin' none. Naked in the jungle, naked to the world.”

Relato: Miguel Saez Martín

• Quinto desnudo: el complejo. Nina Simone: “Images” “She does not know her beauty, she thinks her brown body has no glory. If she could dance naked under palm trees and see her image in the river, she would know.”


Pineal #8  

DESNUDO Febrero 2016

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you