Issuu on Google+

#Jun


Melanie Benyahya

Dirección, maquetación, ilustración, collage

Kate Shogun Dirección, relato

Andrea Toribio

Jefa de redacción, poesía, relato

Pablo Álvarez

Belén Paco

Freiya Bernardez

Lisa Palper

Poesía

Cadáver exquisito

Poesía

Collage

Andrea Frye

Germán Peñaranda

Oreana Díaz

Adrián Pons

Poemas rotos Poesía

Priscila Hernández

Fotografía

Alba Hoyos Ilustración

Fotografía Relato

Juan Pons Relato

Miguel Sáez Martín Collage, fotografía

JLR

Eric Sanabria

Neocórtex

María Turreira

Ilustración Relato

Hohu Orinsake Ilustración

Poesía

Fotografía

Sofía Yanes Fotografía

Portada y contraportada: María Turreira


DUALIDAD Junio 2016


Ilustraciรณn: Melanie Benyahya


Nota editorial Decía Ortega y Gasset que «el hombre» es el único animal que, en lugar de «instintos» para asegurar su supervivencia, tiene «historia». Desde que la humanidad posee esta conciencia, todo aquello que nos rodea se ha clasificado y categorizado con el fin de ahondar en su misma idiosincrasia: hemos reducido el universo para poder aprehenderlo. El ser humano se ha empeñado en trocear las contingencias de la realidad, produciendo siempre diferenciaciones dicotómicas. Sin embargo, aunque nos empeñemos en moldear el mundo a nuestro antojo, civilizando lo salvaje, hay límites que no están claros y, a menudo, dos conceptos –en teoría opuestos– se mezclan; los extremos terminan por tocarse y se pone de manifiesto la fragilidad de nuestras estructuras. A lo largo de estas páginas, notarás cómo palpita y se expande el concepto «dualidad», entendido como el diálogo entre las ideas y la conjunción de diferentes interpretaciones de las mismas: la suma del caos como abstracción, el equilibrio y la atracción de contrarios. Como resultado, este breve relato a veinte voces; voces unísonas, generaciones coetáneas de jóvenes y viejos que son dualidad, que la viven, que la crean a diario dándole cuerpo, forma. Por ello, y haciendo honor a la inestabilidad inherente de los órdenes humanos, te invitamos a abordar la lectura desde las perspectivas diferentes que aquí se recogen: la aceptación incondicional de la rigidez original, pequeñas huidas, búsqueda de un equilibrio, un alto el fuego en el conflicto del dimorfismo… La lectura puede empezar por donde tú quieras. Cada obra conforma una unidad completa en sí misma, diferenciada del resto. No obstante, no encontrarás un orden preestablecido entre ellas. Lee con el alma libre de prejuicios; saca tus propias conclusiones. La dualidad existe, pese a creerse, en ocasiones, inefable.


Relato: Adrián Pons

El único equilibrio que conozco es el del funambulista. No existen las verdades a medias, ni los días parcialmente nublados, ni el amor intermitente. No existe una libertad vigilada, ni el chocolate light, ni una cercanía virtual. No existen las enfermedades benignas, ni la paz firmada, ni la sociedad individualista. No existe el crecimiento negativo, ni un posado espontáneo, ni un ser humano con futuro. El equilibrio no nace por sí mismo, únicamente surge por la oposición existente entre dos elementos capaces de dar vida al contraste. No es más es que pura invención. Tan solo para hacernos creer que no estamos tan cerca del extremo como realmente lo estamos. Siempre creemos que hay un nivel superior, alguien más loco que nosotros. Solo por el hecho de sentir que no estamos tan locos. La existencia de una tonalidad más oscura hace de nuestro tono un punto más lejano frente al extremo, pero no le resta oscuridad. No existe la pureza capaz de desarrollar una relación tan perfecta que evite el desequilibrio de la balanza en cualquiera de sus platos.


Collage: Lisa Palper


Yo nunca supe ignorar tus sonrisas, tú advertiste siempre a qué sabían mis lágrimas. Yo ignoré saberlo, por eso escribía, para que no me leyeras nunca,

Poema roto: Andrea Frye; Ilustración: JLR

con la intención de recordarte siempre.


Debate de Recuerdos y Olvido, de Palabras del alma Tratando de dejar tu nombre perdido Entre las páginas de un libro, Que justifique cada deseo Con el que concluyo Alejarte de mi pensamiento, Que haga sorda a esa voz que escucho Todos los días frita por dentro, Que haga ignorante al corazón Cuando por las noches las palabras Nos hacen humanos, débiles e insensatos, Cuando se nos olvida a cada uno las excusas Y las respuestas quedan inconclusas, Cuando terminamos sumiéndonos A una extraña complacencia Que alimenta al ego más que a las almas, Que aleje de mi mente La idea de seducir tu juicio Porque sé que puedo, Y aun cuando las circunstancias Me hacen callar, Los hechos hablan por sí solos.

Poesía: Oreana Díaz

No hay cuerpo que pueda resistir Cuando el alma habla, Cuando el éxtasis se apodera de tu mente Y se retrotrae a lo más intrínseco de sí. Salvaje instinto animal Que se apodera de nosotros Cada vez que dejamos, Nos olvidamos dominarle Cuando las voces tientan. Porque somos adictos A esa sensación de peligro Cuando la mente se pervierte Y nos adentramos a pecar, Aunque no es pecado hacer Lo que el alma quiere, Y terminamos en medio de algo Que no sé si es un juego O el poder de algo más grande Que seguimos por instinto.


Fotografía: Sofía Yanes; Microrrelato: Adrián Pons

Éramos como la noche y el día, pero el eclipse nos hacía ser.


Fragmento niño Cuáles son las relaciones entre el amor y los movimientos por él producidos, María Gabriela Llansol.

—Apología irremediablemente; pienso en desperfectos como si retener moribunda aquello que dibujo y no, no fue o tuvo —alguna vez—, lugar. —Nudo[s] nociones de cuidado que acarrea, el concepto de las. de Amor. de buen Amor DEL LOCO AMOR y el reencuentro como una brecha repleta: como por casualidad un día tu voz, [des]concierto: y esa. ¿esa luz? ¿tienes otra?, ¿y es tuya? ***

Poesía: a.t.

anestesia. despertar, despertar de toda la incredulidad. ya; nunca más alegría. sueño loco o enfermo de corazón pobre y tan blanco para escribir, poder escribir, escribir sobre el papel: «convencimiento». (venga, firmeza ante todo) «convencimiento», «destruir».


*** Abruma (abruma) aprender. Crear secretos, que es tenerlos no entenderlos y te vacío a ti y a mí del texto, del cuerpo, de identidad; PERO a veces, simplemente, no te marchas nunca. otras, impronunciable, ni siquiera eres impresión o fe del t e m b l o r ni tampoco mi lucha, ¡la lucha esencial es el origen! es un uso de un lenguaje: E X I S T I R son reglas, techo[s] normativa y discurso, servicio. Pero no. Dices y digo: Existir es sentido, son Interpelaciones… Horas. Un análisis certero del acento firmemente asido: una voz. —Río revuelto (solo recuerdo que hablabas como si me estuviese agotando siempre sobre las calles.)


Siempre bromeo diciendo que dentro de mi cabeza habitan varias personas. Lo cierto es que solamente son dos. Parece fácil, ¿verdad? Solo dos. Cállate. ¿Te pone nervioso que seamos dos? Siempre estás diciendo que somos más. Ya, porque es una broma. Déjame tranquilo, ¿quieres? Estoy escribiendo yo. Ya, yo llevo posponiéndolo meses. Tenía cosas más importantes que hacer. Como fantasear con gente desconocida, ¿no? Menudo gilipollas. Eh, habló el romanticón. Cállate. Por lo menos yo no voy follando por ahí con lo primero que pillo. Porque estás solo. Al revés, estoy solo porque no soy un puto cerdo como tú. Ja ja ja ja, deberías distraerte de vez en cuando; te noto nervioso. No te equivoques, eres tú quien me pone de los putos nervios. ¿A qué hora te has levantado hoy? ¿No te das cuenta de que no has hecho nada de provecho en todo el puñetero día? Bah, ¿para qué? El verano va a llegar de todas formas y, entonces, ni siquiera tú harás nada de provecho. Te equivocas. Tengo mucho que hacer: ordenar la habitación, volver a hacer ejercicio, leer un montón de libros pendientes y salir con mis amigos. ¿O debería decir NUESTROS amigos? Bah, son mis amigos. Tú no les haces ni caso y luego te quejas de que no cuentan contigo para hacer nada. Cállate. Viven a su puta bola y se pasan el día haciendo el capullo con sus parejas, así que no van a contar conmigo ni aunque me preocupe por cómo están. Creo que te equivocas. Son amigos, no cualquier colega. Puedes contar con ellos cuando lo necesites. Pero no, tú te encierras en tu puta burbuja y no cuentas con nadie. Y además, te quejas de que te sientes solo. Yo no me siento solo. Les veo de fiesta y ya; a ver si volvemos a salir pronto, que me estoy muriendo del puto asco. ¿Ves? Siempre piensas en lo mismo. En emborracharte, ponerte hasta el culo de comida y follar. Follar, follar, follar. Parece que no supieras hablar de otra cosa. Que me dejes, hijo de puta. Me encanta follar, ¿y qué? Si no fuera por mí, tú aún seguirías siendo virgen. ¿Virgen? No creo. Sin ti habría follado menos, pero ahora mismo estaría acabando el máster en lugar de ir camino del sexto año de carrera, tarugo de mierda. ¿Tarugo? Mira, vete a la puta mierda. No tienes ni idea. Crees que lo sabes todo; te crees un jodido genio, pero, en el fondo, eres un perdedor. Igual que yo. Y eso es lo que más te jode. Me piro de aquí. A ver cómo te las apañas sin mí, mierdas. Que eres un mierdas.

Relato: Kate Shogun; Fotografía: Priscila Hernández

BE YOURSELF (if you can)


[Silencio] Se ha ido. Perdonad. Es siempre así; me hace la vida imposible. Es un puto caos. Interrumpe todo lo que hago. Nunca consigo terminar nada. No sé cuándo llegó, pero no hay forma de echarle. Es como tener un gemelo maligno. Muchas veces la gente no nos distingue, y acabo pagando los platos rotos cada vez que él la lía. No sé. A veces ni siquiera yo mismo sé si soy yo o él. Me las ha liado tantas veces que he perdido la cuenta. El muy cabrón la caga con todas las chicas que me gustan y, por su culpa, estoy solo. No, peor. No estoy solo. Estoy a solas CON ÉL. Es como si no quisiese que yo estuviese con alguien. Creo que se siente muy solo; teme que le abandone. No le soporto pero, en el fondo, me da mucha pena. Pero no puedo hablar de esto con él, porque se pondría como un loco. Cada vez que le digo que no soporta estar solo, se pone como un energúmeno. Ya lo habéis visto. Cuando se enfada es una mala bestia. Creo que en el fondo es buen chico… No sé qué hacer. Haríamos buen equipo, pero él está trastornado. Yo intento hacer las cosas bien, pero nunca es suficiente. No puedo más, de verdad que no. Llevamos años así, y no sé qué será de mí. O de él. O de nosotros. O de lo que quede de ellos. No lo sé. Igual él tiene razón y solo somos un par de despojos.


Collage: Lisa Palper


Atravesé sus pupilas –yo lo sé–, y llegué a acariciar su corazón. Por eso me dio la vuelta antes de penetrarme,

Poema roto: Andrea Frye

para no mirarme a la cara y seguir blindando sus entrañas.


Ilustraciรณn: JLR



Pineal #11