Page 1

Pille La Vuelta

pillelavuelta 2008 Š


@

Pille La Vuelta En serio ¿se siente seguro? Siga tranquilo, no haga nada, quéjese y sígase quejando... Al final la sección de farándula lo alimentará espiritualmente...

® Lea en

“Boyork Times”

Y después de Yidis???? La hecatombe!!!

¿Desea dar su firma para apoyar la reelección del presidente Uribe?

H

ace unos años la palabra “reelección” se encontraba muy lejos del imaginario público colombiano. Mucho menos se relacionaba con términos como “democracia”, “seguridad”, “popularidad”, “justicia”, “patria”y todos los que se refieran a legitimar un gobierno que a más no poder le da a esta palabra todos los posibles significados que llenan de esperanza los corazones de quienes se dejan llevar por sentimientos y no por la razón, es decir la mayoría de los colombianos.

T

al es el nivel de alienación que se nos olvida que actual padre de luego de las continuas reformas de este gobierno? Ni siquiera quien la patria “rechazaba”, dada la calidad de inconstitucional, cualquier escribe estas líneas es consciente del contenido de la misma. La mejor insinuación respecto a una prolongación de su gobierno. El mismo que arma que tiene el gobierno es la ignorancia prevalente en el pueblo a capa y espada ha reformado no se ya cuantas veces la carta magna de que dirige. Un pueblo que la historia no ha favorecido y que espera a esta nación. ¿Carta Magna? Se supone que poseemos una, pero: ¿Cuántos un “mesías” que lo acoja en su seno y lo proteja de la cruel realidad. Un hemos leído la Constitución de nuestro país?¿Cuántos la conocemos pueblo que tal vez no sepa que como cristos hay anticristos. 2


A

este nivel convertir el agua en vino o revivir a los muertos es “una lagaña de mico” comparado con los milagros de nuestro presidente. Basta un poco de presión sobre la imagen del mandatario para que el genio de la lámpara se aparezca en forma de computador, de cinematográficos rescates de rehenes o de recibos de teléfono. Y siquiera una pequeña insinuación en contra del caballero o de su séquito para ser nombrado persona no grata o terrorista o nigromante que atenta contra la seguridad de la nación y sus buenas costumbres católico-derechistas. Sería agradable conocer la opinión de Jesucristo respecto al presidente Uribe y los prelados de la iglesia católica que se inmiscuyen en asuntos de gobierno con la excusa de mediación ante el Todopoderoso cuando deberían seguir su ejemplo y compartir su riqueza con aquellos por quienes “velan y rezan todo el día”. (¿Qué es esa vaina de curas millonarios y con escolta?). ¿Qué sucede en este país? ¿Porqué las mayorías están enamoradas del presidente? Sencillo:desinformación, completo desconocimiento de la realidad. El colombiano promedio puede estar a gusto comiendo mierda siempre y cuando transmitan por televisión la final del torneo apertura, la novela de moda, el reinado de belleza o la llegada de Ingrid Betancourt al aeropuerto. Es claro que este gobierno es a primera vista uno de los más corruptos que han existido, es suficiente llegar a esta conclusión con sólo mencionar el caso Yidis, no más con eso se tiene, pero no es sólo eso… Para muchos Yidis Medina es sólo un mofle que apareció empelota en una revista que dirige un oportunista morboso, bueno así lo es para este medio. Para los demás bastará con lo de mofle en bola pero nadie dirá que es la persona que le vendió su voto a la primera reelección de Álvaro Uribe. Así de sencillo se cambia la imagen mental que sobre un hecho pueda tener cualquier ciudadano. El presidente lo sabe muy bien, si se manejan los medios de comunicación masivos se maneja la opinión. Es decir que este es un gobierno de opinión, de opinión moldeada en la mente de las mayorías, de mayorías que viven en el marco de las pulgadas que tengan sus televisores. Tampoco se puede hablar de libertad de cultos. Cada intervención del presidente está acompañada de los “aves marías” de rigor. Está bien que el presidente siga un dogma, pero este se lo puede quedar para él solo. Hablamos pues de un furor fanático encaminado a ganar una guerra en la que perdemos los que no portamos armas. La autoplutocracia profesada por este gobierno es enfermiza. La palabra del presidente debe respetarse en cualquier escenario. Todo lo que no esté enfilado en sus ideas es inmediatamente peligroso. Quien lo denuncia es denunciado y se le van con todo como para poner a pensar dos veces a quien tenga en mente abrir la boca, de nuevo mencionemos a Yidis para dar un ejemplo (aunque ella debe estar feliz: fama, de seguro fortuna y hasta se da el lujo de arruinarle el apetito a más de uno con su desnuda y poco atractiva figura). Pero para qué adentrarse en temas que a la plebe no nos importa, como la extradición de los jefes paramilitares impuesta sobre la pena y ansias de justicia de sus múltiples víctimas (donde se les caya la boca por si quieren ventilar algo o simplemente se les premia exonerándolos de sus actos en contra del pueblo colombiano), o de los ataques del presidente a la corte suprema de justicia y a todo ente que se le atraviese en su marcha, o de las modificaciones a la constitución, o de los nombramientos clientelistas en embajadas o cargos de alto rango, o de etc, etc… Se supone que al presidente lo adoran porque está brindándole seguridad al país, seguridad democrática para ser exactos. Que está derrotando a la guerrilla, que desmontó a sus paramilitares, que se puede ir a pasear

tranquilo por toda Colombia. Pero, ¿es cierto esto? Acaso estamos más seguros. La seguridad no sólo es la que nos brindan las fuerzas armadas, eso es lo que nos hacen pensar, pero seguridad es algo más integro, no puede ser sólo física, también debe ser espiritual. ¿Acaso todos estamos seguros de lo que vamos a comer mañana? ¿Acaso estamos seguros de que no nos van a despedir del trabajo por pedir un aumento o por exigir que se nos pague puntualmente? ¿Quién tiene completa seguridad de poder ser asistido medicamente en caso de necesitarlo? ¿Acaso no se mueren y se mueren personas porque no se les da la gana a las EPS de atenderlos? ¿Es que a nadie lo atracan en cualquier esquina y a cualquier hora? Pero muchos se ofenden si se critica al presidente, figura única de gobierno en el imaginario público. Si se mira críticamente los que lo aclaman son los que más jodidos están. Aquellos a que el gobierno maneja mediáticamente y acomoda en el extremo que le apetece. Estamos en una sociedad polarizada, muchos factores han actuado pero el mayor detonante de esta situación son los criminales de las FARC y el ELN. Para qué nombrar a los Paramilitares, para qué… Bueno, digamos FARC (porque a los otros solo los recuerdan sus víctimas). Con secuestros, masacres y sus constantes mentiras a la sociedad lograron convertirse, para alegría del presidente, en el enemigo público a vencer muy por encima del hambre, el desempleo, la drogadicción, el analfabetismo y demás flagelos que pasan desapercibidos gracias a las encuestas que promulgan los medios en las que, en resumen, el país está en el mejor momento de su historia. ¡Compra el muñeco del presidente y hazle un altar digno de su magno poder y divina misericordia! Según las encuestas: el que no trabaja es porque no quiere, el que no come es porque no se le da la gana comer, el que no estudia es porque es un vago y el que paga arriendo es porque se le da la gana pagar arriendo. Todo está bien, mejor que nunca, comiendo mierda pero con un presidente del putas. La pregunta que nos debemos hacer es ¿por qué apoyar a un gobierno que no nos apoya? El que esté en el cargo no lo hace inmune ni perfecto, sobretodo en un país cuyos ricos siguen siendo más ricos y los pobres ya casi ni se les permite recurrir a la limosna, por ahí está la propuesta en el congreso, otro golazo de quienes hacen las leyes (cuando el presidente se los permite). Por qué entonces la mayoría se empeña en una reelección que perpetuará la vanidad de uno sólo a costas del sacrificio de muchos. Basta con salir a la calle para darse cuenta el nivel de deterioro social de Colombia. En cualquier barrio se encuentran indigentes escarbando en las bolsas de basura, expendios de droga que llevan años en el mismo lugar pero que nunca se han desmantelado (con seguridad democrática y todo), niños en la calle que trabajan o piden limosna para ayudar a sus familias, aumento de la prostitución, vendedores ambulantes, piratería de todo lo que se pueda imaginar, ladrones y todo tipo de delincuentes… Esta realidad que no afecta sino a los de abajo, a los que no andan en carro último modelo, a los que recorren de palmo a palmo la ciudad para llegar a sus trabajos, a los que les cortan la luz y el agua a cada rato, a los que hacen el “mercado” a diario (porque ni modo de pensar en llenar un carro de supermercado). Los mismos que sólo son tenidos en cuenta cuando el gobierno necesita una firma. Pero todo está mejor que nunca, no importa que haga el presidente siempre saldrá airoso, no importa que obstáculo se le presente siempre tendrá el aval de los medios y los monopolios para limpiar su imagen de cualquier impureza que la justicia intente pegarle. Su voz es como el trueno que acompaña al rayo y sólo se chamusca el que se le enfrente. Mientras las firmas se recogen y la novela continua, la bola va rodando y el tiempo va pasando. 3


Pille La Vuelata_06  

¿Desea dar su firma para apoyar la reelección del presidente Uribe?

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you