Page 2

El ve; ella admira. Él es proyecto; ella es realidad. El siempre teme por su poder; ella confía porque resulta imprescindible. Él es la enfermedad de este mundo; ella la mejor medicina hasta el momento conocida. El ama. A él le importa; ella importa. El interrumpe; ella es continuidad. El aleja; ella acerca. El persigue la oportunidad; ella es oportuna. El explora; ella es el lugar. El milita; ella sencillamente es generosa, El llueve; ella capicúa, es la nube y el mar. Él es mano; ella, caricia. El piensa; ella es la memoria. Él es nombre, es decir prosa; ella es verbo, es decir, poesía.

El persigue la oportunidad; ella es Oportuna. El explora; ella es el lugar. El

Milita; ella sencillamente,

Es más, ella, artesana, da forma a un máximo de 500 óvulos en toda su vida, es decir, que apuesta por la calidad. Y él, industrial, produce varios miles de millones de espermatozoides. El, y creo que esto es de huerto ajeno, ve pasar la vida mientras que la vida pasa por ella. En fin nada debería ser sin ambivalencia: hay que desterrar los absolutos, pero a menudo los creamos, residiendo ahora, y ya hace mucho tiempo, en la polaridad de los machos. Y, por tanto, nos empobrece una torpe forma de dominación. El pensamiento ecológico apunta en la otra dirección. Pero enseguida pretende vivir en el punto medio, en la franja de las conexiones, en territorio mestizo Es ser culturalmente hermafrodita y, claro, que los extremos se unan lo más posible, en busca del sosiego que regala la fusión de lo que somos con lo que también somos. .

Es generosa

Trabajos del Aula de Informatica  
Trabajos del Aula de Informatica  

Texto sobre el sentido de gÞenero en la naturaleza