Issuu on Google+

LA CUEVA MISTERIOSA


Un día dos hermanos que se llamaban María y Alejandro siempre jugaban en el jardín ,como eran muy curiosos querían saber que había en la cueva.


Sus padres siempre les repetĂ­an que no fuesen a la cueva, pero un dĂ­a los dos decidieron ir al bosque y entrar a la cueva


Una vez que llagaron a la cueva tenían mucho miedo por que estaba muy oscura pero al final entraron . Al entrar no veían nada. De repente apareció una luz muy brillante


Los dos dijeron a la vez: ÂĄpor fin podemos ver algo! Vieron un riachuelo y la cueva estaba llena de telaraĂąas.


Ellos no se imaginaban con lo que se encontrarían ahí, la sorpresa de ellos fue de que se encontraron a un anciano de 80 años que vivía ahí y se asustaron mucho .Pero ellos no sabían que era su abuelo, sus padres les habían ocultado eso .


El anciano tenía el pelo blanco y tenía una barba muy larga. A su lado tenía un perro de color marrón .


Los niños llegaron a dentro de la cueva y ahí estaba su abuelo. Ellos preguntaron: ¿quién es usted?, el anciano no sabía que eran sus nietos


El anciano les preguntó ¿quién sois? -yo soy María y él es mi hermano Alejandro y usted, ¿cómo se llama? -yo me llamo Jorge.


Los niños empezaron a hacer le preguntas y una de ellos era si tenía hijos y nietos. Él respondió: -sí, tengo un hijo y a mis nietos no los conozco porque como tuve una fuerte discusión.


Los padres, mientras estaban en casa preocupados pensaron: “¿no se habrán atrevido a ir a la cueva?” Dijo la madre: a lo mejor sí. La tarde estaba lluviosa y fueron corriendo a la cueva.


Dijeron: -¡Ahí están! El padre de los niños dijo: -¿Ese no es mi padre? El anciano dijo: ¡hola hijo! Se pasaron toda la noche hablando. El padre de los niños decidió llevarse a su padre a casa


Los ni単os estaban felices de estar con su abuelo.


La cueva misteriosa