Issuu on Google+


EQUIPO EDITORIAL Encargado de la Revista Grupo Tekton Parroquia Ntra. Sra. del Refugio AREA EDITORIAL Asesor: Pbro. Luis Aguilar Diseño:

EDITORIAL Queridos hermanos Lectores de la revista “TEKTON” antes que otra cosa queremos agradecer a Dios Por permitirnos otro mes poder compartir con ustedes este gran proyecto.

Pedro A. Pérez Leal Redacción: Miguel Ángel González

Esta revista católica digital esperamos sea de mucha bendición para

Imagen:

todos ustedes al igual queremos agradecer a todos los que nos apoyan y

Bertha Linares

colaboran de esta revista, así como los que escriben sus artículos esperamos que esta tercera revista sea de su agrado y bendición.

COLABORACIÓN EDITORIAL POR SECCIONES:

Sean todos Bienvenidos a esta tu revista “TEKTON” hecha especialmente para ti Dios los Bendiga.

SEDIPAJ: Pbro. Nabor Hernández Área Territorial Misioneros de Cristo Resucitado (MCR)

Recuerda que este también es un espacio para que expreses tu opinión acerca de los diferentes temas que se van a estar tratando en cada una de las secciones, por eso es importante que mandes tu opinión.

FACEDIGITAL.99: Editor: C.T. Pedro A. Pérez Leal

Anita Rodríguez

Coordinador Revista Tekton

Pedro Pérez Adrian Beltrán Enrique Barajas David Barajas JÓVENES: Pedro A. Pérez Leal Teresita de Jesús Gómez Miguel Ángel González

CONTACTO: Facebook

Revista Católica TEKTON

Ha! Y un favor Comparte esta revista Dale Like a la Fanpage de Tekton revista católica

Bertha Linares José Juan Mendoza Guadalupe Jiménez Alexis de la Cerda Maria Del Rosario COLABORACIÓN ESPECIAL: Grupo Juvenil Parroquia la Santa Cruz Redentora

https://www.facebook.com/pages/Tekton-revistacat%C3%B3lica/1414354072110946?fref=ts


Este 1ero de noviembre celebramos en nuestra Iglesia Católica, la fiesta de todos los santos. Y al decir “todos”, se refiere tanto a aquellos que ya gozan de la presencia de Dios, como a los que seguimos aquí, en este –aún- hermoso mundo. Todos los bautizados tenemos dos vocaciones, o llamados: a la vida y a la santidad. Y nuestra madre, la Santa Iglesia, nos hace la constante, cotidiana invitación a eso, a ser santos. (Algunos medio bobos y otros que se pasan de vivos, ¿verdad?). Bueno… ¿Que cómo? Pues siendo cada quien como Jesús, siendo “otros Cristos”. iFácil! Ey… ¨La Santidad equivale a imprimir a Cristo en nosotros mismos¨ (Cfr, propio de la misa nov.) Es decir, tener las actitudes y sentimientos de Cristo. El que es santo o aspira a serlo, por principio, AMA. Ama y haz lo que quieras, dice San Agustín. O como nos dice el mismo Cristo cuando le preguntan: ¨Maestro, cuál es el mandamiento mayor de la Ley? Él le dijo: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los profetas¨. (Mt 22, 36-40) La invitación es pues a recordar, celebrar a todos los santos. Los ¨oficiales¨ que son los principales -canonizados, pues- y que ya interceden por nosotros ante el Padre Celestial. Y yo diría también a los santos del ¨día a día¨: la madre que limpia, lava, baña a los hijos; el padre que sale temprano a ¨corretear la chuleta¨ y a veces ambos, padre y madre que hacen esto, y más; el adolescente, el joven que se prepara con constancia, disciplina, perseverancia en el estudio y en ocasiones también trabajando. A fin de cuentas, decía un padre en una homilía que los santos no lo son porque no hubieran pecado, sino porque, si caían, se volvían a Dios, y asidos a Cristo, dejaban que Él los levantara, y seguir en su camino hacia el Padre. Así, pues, la invitación a recordar a los santos y, a ser posible, aprender de ellos: su obediencia y docilidad al Padre, para que tú, él, yo, nosotros, también lo seamos: santos. ¨Esta solemnidad nos representa visualmente a toda la multitud de los redimidos, para descubrirnos el destino que nos espera también a nosotros, peregrinos¨. (Misal Romano, p. 571).

Todos llamados a ser santos


Cristo es el Rey del universo y de cada uno de nosotros.

Es una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico, porque celebramos que Cristo es el Rey del universo. Su Reino es el Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y la paz. Un poco de historia. La fiesta de Cristo Rey fue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de Marzo de 1925. El Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey. Posteriormente se movió la fecha de la celebración dándole un nuevo sentido. Al cerrar el año litúrgico con esta fiesta se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal. Es el alfa y el omega, el principio y el fin. Cristo reina en las personas con su mensaje de amor, justicia y servicio. El Reino de Cristo es eterno y universal, es decir, para siempre y para todos los hombres. Con la fiesta de Cristo Rey se concluye el año litúrgico. Esta fiesta tiene un sentido escatológico pues celebramos a Cristo como Rey de todo el universo. Sabemos que el Reino de Cristo ya ha comenzado, pues se hizo presente en la tierra a partir de su venida al mundo hace casi dos mil años, pero Cristo no reinará definitivamente sobre todos los hombres hasta que vuelva al mundo con toda su gloria al final de los tiempos, en la Parusía. Si quieres conocer lo que Jesús nos anticipó de ese gran día, puedes leer el Evangelio de Mateo 25,31-46. En la fiesta de Cristo Rey celebramos que Cristo puede empezar a reinar en nuestros corazones en el momento en que nosotros se lo permitamos, y así el Reino de Dios puede hacerse presente en nuestra vida. De esta forma vamos instaurando desde ahora el Reino de Cristo en nosotros mismos y en nuestros hogares, empresas y ambiente. Jesús nos habla de las características de su Reino a través de varias parábolas en el capítulo 13 de Mateo: “es semejante a un grano de mostaza que uno toma y arroja en su huerto y crece y se convierte en un árbol, y las aves del cielo anidan en sus ramas”; “es semejante al fermento que una mujer toma y echa en tres medidas de harina hasta que fermenta toda”; “es semejante a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta, y lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo”; “es semejante a un mercader que busca perlas preciosas, y hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra”.


En ellas, Jesús nos hace ver claramente que vale la pena buscarlo y encontrarlo, que vivir el Reino de Dios vale más que todos los tesoros de la tierra y que su crecimiento será discreto, sin que nadie sepa cómo ni cuándo, pero eficaz. La Iglesia tiene el encargo de predicar y extender el reinado de Jesucristo entre los hombres. Su predicación y extensión debe ser el centro de nuestro afán vida como miembros de la Iglesia. Se trata de lograr que Jesucristo reine en el corazón de los hombres, en el seno de los hogares, en las sociedades y en los pueblos. Con esto conseguiremos alcanzar un mundo nuevo en el que reine el amor, la paz y la justicia y la salvación eterna de todos los hombres. Para lograr que Jesús reine en nuestra vida, en primer lugar debemos conocer a Cristo. La lectura y reflexión del Evangelio, la oración personal y los sacramentos son medios para conocerlo y de los que se reciben gracias que van abriendo nuestros corazones a su amor. Se trata de conocer a Cristo de una manera experiencial y no sólo teológica. Acerquémonos a la Eucaristía, Dios mismo, para recibir de su abundancia. Oremos con profundidad escuchando a Cristo que nos habla. Al conocer a Cristo empezaremos a amarlo de manera espontánea, por que Él es toda bondad. Y cuando uno está enamorado se le nota. El imitar a Jesucristo. El amor nos llevará casi sin darnos cuenta a pensar como Cristo, querer como Cristo y a sentir como Cristo, viviendo una vida de verdadera caridad y autenticidad cristiana. Cuando imitamos a Cristo conociéndolo y amándolo, entonces podemos experimentar que el Reino de Cristo ha comenzado para nosotros. Por último, vendrá el compromiso apostólico que consiste en llevar nuestro amor a la acción de extender el Reino de Cristo a todas las almas mediante obras concretas de apostolado. No nos podremos detener. Nuestro amor comenzará a desbordarse. Dedicar nuestra vida a la extensión del Reino de Cristo en la tierra es lo mejor que podemos hacer, pues Cristo nos premiará con una alegría y una paz profundas e imperturbables en todas las circunstancias de la vida. A lo largo de la historia hay innumerables testimonios de cristianos que han dado la vida por Cristo como el Rey de sus vidas. Un ejemplo son los mártires de la guerra cristera en México en los años 20’s, quienes por defender su fe, fueron perseguidos y todos ellos murieron gritando “¡Viva Cristo Rey!”. La fiesta de Cristo Rey, al finalizar el año litúrgico es una oportunidad de imitar a estos mártires promulgando públicamente que Cristo es el Rey de nuestras vidas, el Rey de reyes, el Principio y el Fin de todo el Universo.


El 11 de octubre de 2012 inicio el Año de la Fe proclamado por el Papa Benedicto XVI, en el 50 aniversario de la inauguración del Concilio Vaticano II con el documento en forma de motu proprio de «La puerta de la fe» (cf. Hch 14, 27) que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida. Éste empieza con el bautismo (cf. Rm 6, 4), con el que podemos llamar a Dios con el nombre de Padre, y se concluye con el paso de la muerte a la vida eterna, fruto de la resurrección del Señor Jesús que, con el don del Espíritu Santo, ha querido unir en su misma gloria a cuantos creen en él (cf. Jn 17, 22). Profesar la fe en la Trinidad –Padre, Hijo y Espíritu Santo–equivale a creer en un solo Dios que es Amor (cf. 1 Jn 4, 8): el Padre, que en la plenitud de los tiempos envió a su Hijo para nuestra salvación; Jesucristo, que en el misterio de su muerte y resurrección redimió al mundo; el Espíritu Santo, que guía a la Iglesia a través de los siglos en la espera del retorno glorioso del Señor. Y en este fin del Año de la Fe que termina en la Solemnidad de Cristo Rey del Universo el 24 de noviembre de 2013 queremos invitarlos a vivir la frase del Papa Benedicto XVI “lo que el mundo necesita son testigos de la Fe” y que a pesar de que el año de la Fe este por terminar siga encendida la luz de la fe en Xto. en cada uno de los corazones de las Personas, y a si seamos reflejo de la luz de Xto. en cada uno de nuestros pasos en cada una de nuestras acciones por caridad y sobre todo con Humildad.

Te dejamos el Documento del Año de la fe para que lo medites


Había una mujer que había sido diagnosticada con una enfermedad incurable y a la que le habían dado solo tres meses de vida. así que empezó a poner sus cosas "en orden", contacto a su sacerdote y lo cito en su casa para discutir algunos aspectos de su ultima voluntad. Le dijo que canciones quería que se cantaran en su misa de cuerpo presente, que lecturas hacer y conque traje deseaba ser enterrada. La mujer también solicito ser enterrada con su biblia favorita. Todo estaba en orden y el sacerdote se estaba preparando para irse cuando la mujer recordó algo muy importante para ella. Hay algo mas, dijo ella exaltada. ¿Qué es? -respondió el sacerdote- . Esto es muy importante, continúo la mujer. "quiero ser enterrada con un tenedor en mi mano derecha." El sacerdote se queda impávido mirando a la mujer, sin saber exactamente que decir. "¿eso lo sorprende, o no?" preguntó la mujer. "bueno, para ser honesto, estoy intrigado con la solicitud," dijo el sacerdote. La mujer explicó "en todos los años que he asistido a eventos sociales y cenas de compromiso, siempre recuerdo que cuando se retiraban los platos del platillo principal, alguien inevitablemente se agachaba y decía, 'quédate con tu tenedor'. era mi parte favorita porque sabía que algo mejor estaba por venir... como pastel de chocolate o pay de manzana. ¡algo maravilloso y sustancioso! así que quiero que la gente me vea dentro de mi ataud con un tenedor en mi mano y quiero que se pregunten '¿qué onda con el tenedor?'. después quiero que usted les diga: "se quedó con su tenedor porque lo mejor esta por venir". Los ojos del sacerdote se llenaron de lágrimas de alegría mientras abrazaba a la mujer despidiéndose. el sabía que esta sería una de las últimas veces que la vería antes de su muerte. pero también sabía que la mujer tenía un mejor concepto del cielo que él. ella sabía que algo mejor estaba por venir. En el funeral la gente pasaba por el ataúd de la mujer y veían el precioso vestido que llevaba, su biblia favorita y el tenedor puesto en su mano derecha. Una y otra vez el sacerdote escucho la pregunta "¿qué onda con el tenedor?" y una y otra vez sonrieron. durante su mensaje el sacerdote le platicó a las personas la conversación que había tenido con la mujer poco tiempo antes de que muriera. También les habló acerca del tenedor y que era lo que simbolizaba para ella. el sacerdote les dijo a las personas como él no podía dejar de pensar en el tenedor y también que probablemente ellos tampoco podrían dejar de pensar en él. estaba en lo correcto. así que la próxima vez que tomes en tus manos un tenedor, déjalo recordarte que lo mejor esta aún por venir...


http://playtono99.wix.com/facedigital-99 FaceDigital.99 es una estación católica con programas y música atractiva para todas las edades en donde podrás interactuar con los locutores además de poder anunciar tus eventos parroquiales y si es posible transmitir tu evento

Designios de Amor Un Programa donde reflexionamos todos los temas que nos ayuden a ser mejores personas, a enamorarnos más del dueño y dador de la vida. Pero sobre todo con nuestra vida (ejemplo y obras) decirle a todo el mundo empezando por los que nos rodean recordándoles que hay alguien que los ama así como son como somos. Y cada vez nos sintamos más orgullosos de ser hijos de Dios y miembros de la Iglesia Gracias Por estar con nosotros FaceDigital.99 D Dios los Bendiga


1 de noviembre

El primero de noviembre se celebra el día de los muertos chiquitos, simultáneamente con la fiesta de todos los santos cristiana; el altar de los niños se viste con flores y velas blancas, simbolizando su pureza. Este altar contiene varios caramelos y juguetitos para los pequeños, pintados de colores vivos, igual que el papel picado, para que los niñitos puedan jugar. Uno de los elementos principales del altar infantil es el perrito Ixcuintla, quien ayuda al niño a cruzar el río Chiconauhuapan, que es el último escalón antes de llegar al paraíso de los pequeños. Las ofrendas infantiles deben ser más pequeñas y únicas para ellos, sin incluir ofrendas para adultos, porque los pequeños se pueden enojar y no comer lo que se les ofrece. Los niñitos muertos llegan desde la noche del 31 de octubre, y a las 8 de la mañana del primero de noviembre se les ofrece el desayuno; al medio día, con el repique de las campanas de la iglesia, los muertos niños se despiden, y las flores blancas se pueden ya reemplazar por las amarillas de cempasúchil, para montar los altares de los adultos. A la “hora del campanero”, las siete de la tarde cuando suenen las campanas de la iglesia, se reúnen grupos de niños y adultos armados con sus propias campanas, quienes visitan los altares en memoria de sus vecinos y amigos cantando rimas a las ánimas benditas y pidiendo alguna ofrenda de caramelos, frutas o dinero para comprar veladoras y encenderlas en la iglesia en honor a las almas olvidadas, a las que no se les construyó un altar.


Dos de las celebraciones más importantes de México se realizan en el mes de noviembre. Según el calendario católico, el día primero está dedicado a Todos los Santos y el día dos a los Fieles Difuntos. En estas dos fechas se llevan a cabo los rituales para rendir culto a los antepasados. Es el tiempo en que las almas de los parientes fallecidos regresan a casa para convivir con los familiares vivos y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares domésticos. La celebración del Día de Muertos, como se le conoce popularmente, se practica a todo lo largo de la República Mexicana. En ella participan tanto las comunidades indígenas, como los grupos mestizos, urbanos y campesinos. La celebración de Todos los Santos y Fieles Difuntos, se ha mezclado con la conmemoración del día de muertos que los indígenas festejan desde los tiempos prehispánicos. Los antiguos mexicanos, o mexicas, mixtecas, texcocanos, zapotecas, tlaxcaltecas, totonacas y otros pueblos originarios de nuestro país, trasladaron la veneración de sus muertos al calendario cristiano. Antes de la llegada de los españoles, dicha celebración se realizaba en el mes de agosto y coincidía con el final del ciclo agrícola del maíz, calabaza, garbanzo y frijol. Los productos cosechados de la tierra eran parte de la ofrenda. Los Fieles Difuntos, en la tradición occidental es, y ha sido un acto de luto y oración para que descansen en paz los muertos. Y al ser tocada esta fecha por la tradición indígena se ha convertido en fiesta, en carnaval de olores, gustos y amores en el que los vivos y los muertos conviven, se tocan en la remembranza. El Día de Muertos, como culto popular, es un acto que lo mismo nos lleva al recogimiento que a la oración o a la fiesta; sobre todo esta última en la que la muerte y los muertos deambulan y hacen sentir su presencia cálida entre los vivos. Con nuestros muertos también llega su majestad la Muerte; baja a la tierra y convive con los mexicanos y con las muchas culturas indígenas que hay en nuestra República. Su majestad la Muerte, es tan simple, tan llana y tan etérea que sus huesos y su sonrisa están en nuestro regazo, altar y galería. Hoy también vemos que el país y su gente se visten de muchos colores para venerar la muerte: el amarillo de la flor de cempasúchil, el blanco del alhelí, el rojo de la flor afelpada llamada pata de león... Es el reflejo del sincretismo de dos culturas: la indígena y la hispana, que se impregnan y crean un nuevo lenguaje y una escenografía de la muerte y de los muertos. Hay que decir que nuestras celebraciones tienen arraigo y recorren los caminos del campo y la ciudad. Oaxaca, con sus miles de indígenas, es ejemplo claro del culto, gustos culinarios, frutas y sahumerios; los muertos regresan a casa. En estas fechas se celebra el ritual que reúne a los vivos con sus parientes, los que murieron. Es el tiempo trascendental en que las almas de los muertos tienen permiso para regresar al mundo de los vivos. La ofrenda que se presenta los días primero y dos de noviembre constituye un homenaje a un visitante distinguido, pues el pueblo cree sinceramente que el difunto a quien se dedica habrá de venir de ultratumba a disfrutarla. Se compone, entre otras cosas, del típico pan de muerto, calabaza en tacha y platillos de la culinaria mexicana que en vida fueron de la preferencia del difunto. Para hacerla más grata se emplean también ornatos como las flores, papel picado, velas amarillas, calaveras de azúcar, los sahumadores en los que se quema el copal . Entre los antiguos pueblos nahuas, después de la muerte, el alma viajaba a otros lugares para seguir viviendo. Por ello es que los enterramientos se hacían a veces con las herramientas y vasijas que los difuntos utilizaban en vida, y, según su posición social y política, se les enterraba con sus acompañantes, que podían ser una o varias personas o un perro. El más allá para estas culturas, era trascender la vida para estar en el espacio divinizado, el que habitaban los dioses.


El Altar de Muertos en México es mas que una festividad es toda una tradición que involucra a grandes y a chicos no importa la clase social ya que esta tradición es para recordar, para honrar a aquellas personas que físicamente no estarán más con nosotros pero que siguen vivas en nuestro corazón. El altar de muertos tiene diferentes partes y todos los elementos que componen un altar de muertos tienen su significado y simbolizan algo. El Arco: Realizado con carrizo de cañas, ramas de limonada o palma, hojas y tronco de plátano, flores de cempasúchil o flor de muerto, flores de papel crepé, banderitas de papel picado y donde cuelgan frutas y figuras de azúcar y cuya representación o significado es que el Señor (Dios) está con ellos. Flor de Cempasúchil Es la flor de muertos de los aztecas, fue lo que el Dios Huitzilopochtli les concedió como una forma de señalar las tumbas de los difuntos, esta flor es amarilla o anaranjada como el sol. Zempoal - Xóchitl significa veinte flores o flores de una sola cuenta y simbolizan la dualidad entre la vida y la muerte. En el altar pueden ir oras flores naturales o artificiales. Sábana o mantel blanco Representa la pureza. El mantel o frontal se adorna con pensamientos o epitafio Veladoras y velas de cera pura encendidas. Es junto con la flor de cempasúchil uno de los elementos principales, representa la religión católica y es el símbolo de la luz que expresa a Cristo caminando al cielo y la tierra, se colocan a los lados del camino de flores para ir guiando a cada una de la almas a su respectivo altar, ya que alumbran el camino de los difuntos a su llegada a las tinieblas. También se cree que la luz aleja todo mal que se interponga en el camino de las almas. Otro significado de las veladoras es que representen un lugar en la mesa para cada difunto, se coloca además una vela extra para él ánima sola, (espíritu) que vaga sola o sea los que no tienen familia. Las velas y veladoras de ser posible deben de ser de colores: las blancas para las vírgenes, las azules para los jóvenes, las verdes para los niños y las negras para los casados y adultos. Fotografía. De la persona a quien se dedica el tributo. Objetos personales. Indica la personalidad del difunto y pueden ser utensilios de trabajo así como ropa nueva ya que los muertos antes de reunirse en la mesa desean vestir sus mejores galas. A los niños se les pone juguetes de madera, palma o barco. Imágenes de santos. A los que fue devoto el finado o a quienes se les encomienda el descanso de su alma, se coloca al centro del altar, son dos imágenes que no pueden faltar: el Cristo de la Trinidad y la Virgen de Guadalupe. Un camino de pétalos de flor de cempasúchil y piedras blancas se coloca desde la puerta de la entrada hasta el altar como guía y aroma para que los muertos se acerquen al altar y recibir las ofrendas que ahí se les ponen.


Servilletas y manteles de papel china picado. Se utiliza blanco para los niños y para los adultos negro, morado o de otro color de preferencia con la imagen de la muerte en situaciones diversas cantando, comiendo, vestida de gala, vestida de novia... pueden ser otras figuras: plátanos, flores,. El color que debe predominar es el morado porque significa luto. Adornos mexicanos diversos. Con el propósito de representar la alegría: banderitas de colores de papel picado, en una naranja, cadenas de papel. Copal o incienso. En sahumerio o cazuelas para purificar el ambiente y como guía para el alma de los difuntos. El copal indica que se recibe un alma ya juzgada y que goza de la gracia de Dios. Agua (Algunos colocan agua bendita) Para la sed, ya que los difuntos llegan sedientos por su largo viaje. Sal Para evitar que lleguen ánimas negras o del mal. Para los sinsabores y altibajos de la vida. Cruz de cal con limón. Representa los cuatro puntos cardinales. Vara de rosa Para liberar al muerto del demonio o para ahuyentar a los malos espíritus. Piñata de olla de barro. Adornada con papel de china de colores. Un moño de color negro. Como símbolo de luto. Calaveritas. Pequeñas estrofas en rima que aluden a la forma de ser del muerto o que cuentan alguna anécdota de su vida. También se componen calaveritas a diversos personajes que están con vida a manera de burla. Canasta de carrizo, ayate o morral. Para que el muerto tenga donde llevar la ofrenda. Huaraches Calaveritas de azúcar. Con el nombre de los amigos y parientes que participen en la puesta del altar. Ofrendas Alimentos, significan las necesidades de los difuntos de fortalecerse para caminar en el más allá, hacia el lugar que habitan los dioses, los alimentos se colocan sobre una mesa en el centro de la casa en trastes o chiquihuites nuevos de preferencia. La comida debe ser la que le gustaba al desaparecido y tiene que ser muy aromática porque los difuntos se alimentan principalmente del aroma. Entre los alimentos que no deben de faltar en un altar podemos mencionar: Frutas diversas (naranja, lima, mandarina, manzana, caña), verduras (chayóte, elote), dulces tradicionales ( calabaza, camote, calabaza en tacha, arroz con leche), platillos diversos (mole, asado, tamales, arroz, frijoles, tortillas, gorditas de maíz, atole, pan de muerto, champurrado, chocolate, café, aguas frescas, puros, cigarros, aguardiente).


LA COLOCACIÓN DE LAS OFRENDAS. Con varios días de anticipación las familias se preparan para colocar la ofrenda. La ofrenda origina un intenso comercio de productos. Las ofrendas se colocan en los altares familiares o en mesas de uso cotidiano, las cuales se cubren con fina mantelería , papel de china picado, hojas de plátano o pétalos de hule según la costumbre de cada región. Sobre los manteles se ponen los diversos objetos de la ofrenda: flores diversas con sus respectivos floreros que pueden ser: cempasúchil, moco de pavo, mano de león terciopelo, flor de obispo, flor de todos los santos, nube, gladiola, margarita, o nardo, candelabros de loza negra, para los adultos o de colores para los niños, con sus respectivas ceras, una para cada difunto; sahumerios con copal o incienso, hechos especiales para esta ocasión. Se ofrecen todos los alimentos que hayan sido del gusto de los difuntos, colocados en trastes o en chiquihuiles. La ofrenda se adorna en muchos sitios con arcos de ramas verdes o plantas de plátanos, y esta precedida por las imágenes de los santos que son de la devoción familiar y fotografías de los parientes muertos,. En el caso de los niños muertos se les colocan dulces de " alfeñique", hechos de azúcar, los cuales toman diversas formas: animalitos,, canastitas de flores, zapatos, ánimas y ataúdes. En algunos lugares se les ponen juguetitos de barro pintado con colores brillantes, ya que piensan que los niños muertos también gustan de jugar durante la visita anual a su casa. Al levantar la ofrenda de los adultos, se reparte la comida entre los niños, ya que se cree que las "animas" solo tomaron de los alimentos los aromas y la esencia. En ciertos poblados se convida algo de los alimentos de los difuntos a los músicos que, sin cobrar, van a las diferentes casas para tocar, cantar y rezar a los muertos. Este intercambio ritual de los alimentos trae consigo una fuerte convivencia que da cohesión social. Así se refuerzan los lazos familiares y amistosos de los pueblos y ciudades de nuestro país.


El grupo pastoral juvenil ISAI nace en la parroquia la santa cruz de la reconciliación un día 23 de noviembre del 2012 con una gran misión y objetivo, de que los jóvenes de la comunidad participaran en un apostolado de acorde a su edad. Y para que poco a poco vayan conociendo a DIOS es por ello que el nombre que lleva el grupo “ISAI” tiene un significado importante para nosotros los jóvenes que es DIOS EXSTE para que así con nuestra vida reconocer y testifiquemos el amor de DIOS a través del grupo. Se llevo acabo con la ayudad de Dios y con la ayuda de nuestro sacerdote: ALFREDO ZARATE ESCOTO, qué en el transcurso de los meses nos motivaba para que todo se diera conforme a la voluntad de DIOS y así el grupo creciera tanto de integrantes como en lo espiritual. Pero el tiempo paso y Dios lo llamo a su casa para que gozara de su presencia, para toda la eternidad. Por lo cual el grupo hemos pasado cosas difíciles pero también alegres y seguimos firme en el camino de la “FE”. En momentos nuestro pasamiento como joven es que en el grupo solamente se reza y se escucha temas pero también realizamos varias actividades por años con las cuales valoramos nuestr a vida y crecemos en la fe, creando espacios para que los jóvenes expresen sus sentimientos y haya igualdad entre los miembros. * Nos ayudamos mutuamente como familia. *realizamos el viacrucis. *realizamos la SEJUVE. *participamos en eventos parroquiales. *festejamos los cumpleaños de cada miembro. * Se realizan paseos con objetivos precisos. *alfombras de aserrín. La pastoral cada día se fortalece más con Bendiciones y oraciones de la misma comunidad y de nuestro nuevo párroco NABOR HERNÁNDEZ LÓPEZ, que él nos ha ayudado para que el grupo crezca más y sea conocido para que así nuestros jóvenes estén preparados espiritualmente para la nueva evangelización, lo cual estamos profundamente agradecidos con Dios por habernos mandado a un Gran sacerdote.


Lili Guapa

[

Había una vez una vieja, que no por vieja dejaba de ser bella. Ella me Decía: Así como de noche cuentes las ovejas, No olvides voltear al cielo y ver las estrellas. Pues en este mero momento, Si yo quisiera, te podría llevar hasta donde estan ellas.

Noemí

La calavera salió de su tumba en busca de algo no fueron riquezas, ni fama, tampoco tener un verdugo sólo sentir que su pareja de verdad la amaba.

Era una mujer Flaca y alta, pero segun su capa, tenia buena Casta. Tenia un porte tan elegante, que podría conquistar a cualquier Almirante. Su mirada era oscura como la noche, y su aroma a flores y cera, ahora no me importa el derroche, Yo se que ella me fue sincera... La tuve de frente y me sentí perdida, pero al verla le tome amor a la vida.

] .

Mario HDZ

Los niños intentaban entrar al salón con su voz demoníaca a todos torturó todos asustados empezaron a gritar el pánico estaba a punto de empezar terminando Día de muertos la muerte desapareció y todos celebraron con un gran pachangón

Lukiithaz Bazar Noviembre por fin llego, y la muerte anuncio su reinado, todos corren a esconderse, la flaca ríe y ríe sin cesar porque sabe que nadie va a escapar.; Se esconde Cecy tras sus aretes, corre y suenan asta sus dientes, a Lucí la flaca se llevo porque al kinder no asistió, y Cecy al panteón la correteo, a puro pedradòn, y le dijo a Lucí me la llevo yo, de regreso a mi cantón, y tu flaca fea te quedas refundida aki en el panteón, y Cecy a su casa feliz regreso y con Lucí y Rogelio se quedo

Los jóvenes de la revista Tekton Tan simpáticos estaban trabajando Cuando la calaca tilica y flaca iba llegando Diciendo que venía por la nueva edición Y que si en esta no la ponían bella y elegante A todos se llevaría al panteón

Grupo VCM

CAELY PLL APURADA SIEMPRE ESTABA ATENDIENDO MIL PENDIENTES QUE NO SE DIO NI ENTERADA QUE LE PELABAN LOS DIENTES LA MUERTE YA LE RONDABA Y EN SU DESPISTE SEGUÍA POR ABRAZOS IR PIDIENDO SE TERMINÓ DESPIDIENDO YA LA LLEVAN A ENTERRAR A LA MAESTRA SUSANA Y AQUÍ NOS A DE FALTAR QUIEN COORDINE CADA MAÑANA POR LAS AULAS SE OYEN LLANTOS Y ENCOMIENDAS A LOS SANTOS PERO NADIE LOGRA HALLAR QUIEN LOS VA A CALIFICAR

HOY YA TODOS SE PREGUNTAN Y EN LOS RINCONES SE JUNTAN DONDE PODRÁN ENCONTRAR A QUIEN SU DIAGNÓSTICO DAR EL PROFE PEDRO SE HA IDO YA LO DAMOS POR PERDIDO PUES RESULTA QUE LA FLACA QUISO ANÁLISIS EN CASA DESCANSE EN PAZ PROFE PEDRO CON TODO E INTERPRETACIONES QUE A SU TOCAYO SAN PEDRO SERÁ A QUIEN DE EXPLICACIONES


Tekton revista noviembre