Issuu on Google+

La prรกctica de Valores y los paradigmas educativos

Por: Piedad Velรกsquez de Gonzรกlez 06/03/2014


LA PRÁCTICA DE VALORES Y LOS PARADIGMAS EDUCATIVOS En este artículo se habla de la enseñanza y práctica de valores, para ello nos fundamentamos en principios bíblicos y en Paradigmas educativos, para entender el proceso de enseñanza aprendizaje que se lleva a cabo en esta labor. Aquí se plantea un listado de valores y su aplicación bíblica, el papel de la familia y el rol del educador en facilitar las estrategias y los escenarios para promover la práctica de dichos valores. También se sugiere una serie de actividades para enseñar a niños y jóvenes una cultura de valores. Se plantea fundamentalmente el Paradigma Conductista, entendiendo que los valores son conductas que las personas practican en su vida, debido al enfoque que este paradigma da al aprendizaje: el cambio de conductas. Para introducirnos en el tema La práctica de valores y los Paradigmas Educativos, quiero comentar que la práctica de valores es algo que me llama mucho la atención y me parece muy interesante para abordar, ya que se habla mucho a cerca de la Educación en Valores, y ante la situación moral que prevalece en la actualidad en nuestra sociedad por la forma de vida es conveniente tratar algo al respecto. Y uno de los escenarios más importantes para abordarlo desde que el niño es pequeño es en el hogar, a través de los patrones de crianza que se practican y trasladan de generación en generación. Definitivamente no puedo dejar de mencionar la Biblia ya que nos da parámetros para fundamentarnos en la enseñanza de principios y valores. También vemos que una tarea importante es la instrucción del niño al inicio de su camino para que cuando sea viejo no se aparte de él, que puedan quedar las enseñanzas en su corazón para que las practique en el recorrido de su camino por la vida. Entonces es necesario que cada familia se afirme en la práctica de valores para servir de modelo a los hijos e impregnen así un sello personal trasladando los fundamentos básicos precisamente en la etapa de la niñez que es trascendental para la formación de la personalidad. Nuestro centro de educación en este artículo son los niños y jóvenes, nuestro propósito es orientarlos en su desarrollo personal, basándonos en el triángulo de las necesidades de Maslow, que enfoca el Paradigma Humanista.


Para lograr que las experiencias de niños y jóvenes en el proceso de enseñanza aprendizaje sean significativas, como facilitadores debemos de permitir que ellos se apropien de un código de valores, y que a partir de los conocimientos y experiencias previas en la práctica de valores ellos lo interioricen, le den valor y sentido de tal manera que construyan su propio aprendizaje. De esta manera no estaremos trasladando una serie de códigos o patrones de conducta sin sentido sino creando una experiencia enriquecedora para ellos y por supuesto también para nosotros, entonces podemos hacer la diferencia, podemos ser entes de cambio logrando no solo un resultado o producto en el aprendizaje sino transformando los procesos que nos llevarán al resultado final, que será formar y preparar generaciones íntegras capaces de desenvolverse, independientemente del contexto social en el que les tocó vivir, de una manera completa en todo el sentido de la palabra. Para ello consideraremos algunos paradigmas de la educación. Un Paradigma es un modelo, un ejemplo, es el resultado de los usos y costumbres, de creencias establecidas, aquí enfocaremos distintas perspectivas para la práctica de valores. Definitivamente estamos viviendo tiempos distintos, pareciera que los valores solo son parte de la historia, que fueron parte del tesoro que disfrutaron nuestros antepasados, o que ya pasaron de moda, pero debemos de considerar que estamos educando y preparando a una generación diferente. Para ello si bien es cierto que como educadores nos corresponde ser los facilitadores para que ese código o modelo de valores sea perpetuado en nuestra sociedad, también es necesario que nosotros mismos nos afirmemos en una práctica constante de dichos valores. Porque no podemos dar lo que no tenemos. En la Biblia se nos exhorta a detenernos en las sendas antiguas, a evaluar y considerar para caminar en ellas, pero no es para que nos quedemos estancados y no salgamos de lo tradicional. Sino esto significa que no debemos olvidar los fundamentos, aquí quiero hacer referencia también a uno de los paradigmas del aprendizaje que es el Conductista, en el cual se concibe el aprendizaje como un cambio de conducta estable y observable en el individuo. Para el Conductismo la repetición o el entrenamiento en una tarea facilita el que se pueda realizar con menos esfuerzo. Aquí cabe mencionar un texto bíblico que está en el libro de Proverbios, en donde se exhorta a los hijos a no traspasar los límites o linderos que pusieron sus padres.


Y debido a que en el Conductismo el aprendizaje es concebido como evidencia donde el alumno adquiere o reproduce un repertorio conductual. Creo que es importante trasladar principios básicos para poder guiar a los niños y jóvenes en el camino de la vida.

Los Paradigmas Educativos o Teorías del aprendizaje Las teorías del aprendizaje, son explicaciones sobre las maneras en las que el ser humano Aprende. También para poder conocer de una mejor manera lo que nuestros alumnos son capaces de hacer y cómo lo hacen, se debe tomar en cuenta que influyen muchos factores en dicho proceso. De esto se encargan las diferentes teorías del aprendizaje. Un Paradigma es un modelo, un ejemplo, es el resultado de los usos y costumbres, de creencias establecidas, aquí enfocaremos distintas perspectivas para la práctica de valores. Existen varios paradigmas, entre ellos podemos mencionar el Humanista, el Conductista, el Sociocultural, el Cognitivo y el Constructivista. El Humanista: que enfoca su atención en las personas como centro de la educación. El Conductista: define el aprendizaje como la adquisición de nuevas conductas o comportamientos y lo relevante en este proceso es el cambio de conducta observable. Designa al “condicionamiento” como un proceso universal de aprendizaje. Fue desarrollado por Ivan Pavlov. En dicha teoría se manejan dos variantes, el condicionamiento clásico, que se enfoca en el aprendizaje de respuestas automáticas de estímulos y el condicionamiento instrumental que tiene que ver con el aprendizaje de nuevas conductas a través de los estímulos y refuerzos predeterminados para obtener dicha respuesta. El propósito principal es crear una nueva conducta. Simplificó todo a la fórmula “estimulo-respuesta”. El Cognitivista: asume que el aprendizaje se produce a partir de la experiencia, como una representación de la realidad. Se pone el énfasis, por tanto, en el modo en que se adquieren tales representaciones del mundo, se almacenan y se recuperan de la memoria o estructura cognitiva. El Sociocultural: sostiene que los procesos desarrollo y aprendizaje, interactúan entre sí considera el aprendizaje como un factor del desarrollo. Y la adquisición de aprendizajes se explica como formas de socialización. Concibe al hombre como una construcción más social que biológica.


El Constructivismo se funda en que, como producto de nuestras experiencias, construimos una propia comprensión del mundo en que vivimos. Cada uno de nosotros genera sus propias reglas y modelos mentales que usamos para hacer sentido de nuestras experiencias. El aprendizaje, por lo tanto, es simplemente el proceso de ajustar nuestros modelos mentales para acomodarnos hacia nuevas experiencias. El aprendizaje Significativo según Ausubel, relaciona los contenidos con lo que el alumno ya sabe, las ideas se relacionan con algún aspecto existente específicamente de la estructura cognoscitiva del alumno, como una imagen, un símbolo ya significativo, un concepto o una proposición. En los Paradigmas anteriores haremos énfasis en el desarrollo del tema.

¿Cuál es el papel de la Familia en la enseñanza y la práctica de valores? Creo que la familia tiene un papel fundamental. En el libro de Deuteronomio en el capítulo 6 dice que hay que enseñar diligentemente a los hijos los estatutos y principios de que Dios da. Haciendo referencia que se deben enseñar constante y repetidamente. Al leer esto veo que definitivamente para poder enseñar algo, debemos fundamentarnos en las teorías del aprendizaje, en las distintas formas de enseñanza. Aquí es necesario hacer uso del Paradigma Conductista, para poder enseñar constantemente, estar proveyendo las situaciones o estímulos para obtener de los hijos la respuesta esperada. Y aquí se refiere a principios y valores que en casa se deben enseñar con el ejemplo, porque dice hablarás cuando andes por el camino. Según la teoría del Aprendizaje Significativo la transmisión verbal es el vehículo normal y ordinario del proceso de enseñanza aprendizaje, y esto se refiere a que los hijos van a ver como se conducen los padres, y qué ejemplo les dan. Y esto va a hacer que las conductas, los principios, los valores se trasladen de generación en generación. Vigotsky en su Modelo de aprendizaje Sociocultural, considera el aprendizaje como un factor del desarrollo y la adquisición de aprendizajes como formas de socialización. Y es en el contexto familiar en donde el niño adquiere los valores y al practicarlos alcanza su desarrollo sociocultural. Se sugiere que la práctica de valores sea un proceso; en el que primero se enseñe qué es un valor, centrando nuestra atención a los principios mostrados en la Biblia, con los cuales estamos seguros que niños y jóvenes serán instruidos y corregidos a la luz de la Palabra de Dios. Pero también fundamentándonos y haciendo uso de los Paradigmas educativos.


¿Qué son los valores y cuáles se proponen para enseñar a los niños y jóvenes? Un Valor es un bien o conducta que las personas eligen y practican libremente en su vida. La palabra conducta, se deriva del verbo que significa “conducir” es la forma en que tú te vas a conducir o comportar en la vida. Aquí definitivamente vemos la fundamentación del Paradigma Conductista, en la adquisición de nuevas conductas o comportamientos. Y también vemos la fundamentación bíblica cuando dice…Así sabrás cómo debemos comportarnos los que pertenecemos a la iglesia, que es la familia del Dios vivo. La iglesia sostiene y defiende la verdad. 1 Timoteo 3:15 (Biblia del Lenguaje Sencillo). Existen muchos valores que podemos poner en práctica y que pueden determinar nuestra forma de vivir. A continuación haremos referencia a algunos de ellos, con el propósito de interiorizarlos y se vuelvan parte de nuestro conocimiento. Aquí quiero hacer referencia a la Teoría del Aprendizaje Significativo propuesta por David Ausubel que consiste en relacionar los conocimientos previos con la nueva información, ya que sabemos que el fundamento de los valores es enseñado y trasladado en los hogares. Veamos algunos valores. La Obediencia Es la acción de escuchar una orden y luego realizarla sin examinar las razones de quien manda, esta es una forma de honrar a nuestras autoridades porque estamos cumpliendo la voluntad de quien nos manda o de lo que ordena una norma o una ley. Jesús fue ejemplo de obediencia al Padre porque dice en Hebreos 5:8,9 que por lo que padeció aprendió la obediencia. Vemos que Jesús siendo Dios tuvo que padecer para aprender a obedecer. Aquí cabe mencionar el uso del condicionamiento instrumental del Paradigma Conductista, que se refiere al aprendizaje de nuevas conductas a través de los estímulos y refuerzos predeterminados para obtener la respuesta deseada. Dicho de otra manera, la utilización de premios y castigos para lograr que se fije el valor de la obediencia, pero no solo este valor sino todos los valores que impliquen ser aprendidos mecánicamente. La Responsabilidad: Este valor permite admitir las consecuencias de nuestros actos. Jehová dijo a Aarón: Que cada uno cumpla sus propias responsabilidades. Gálatas 6:5 Vemos aquí también reflejado el Conductismo.


El Respeto: El respeto es una forma de reconocimiento, de aprecio y de valoración de las cualidades de los demás, ya sea por su conocimiento, experiencia o valor como personas. Tengan verdadero cariño y respétense mutuamente. Romanos 12.10 En el libro 2Samuel vemos que Mefiboseth mostró respeto al rey David. La Honestidad: Es una cualidad que consiste en el respeto a la verdad, en relación con uno mismo y con las demás personas. Es una forma de vivir congruente entre lo que se piensa y la conducta que se observa hacia el prójimo, que junto a la justicia, exige en dar a cada quien lo que le es debido. Pero sean honestos y vivan en paz. Zacarías 8:19. La Solidaridad: Es una característica de la sociabilidad que inclina al hombre a sentirse unido a sus semejantes y a la cooperación con ellos. Mantengan entre ustedes lazos de paz y permanezcan unidos en el mismo espíritu. Efesios 4:3 Un ejemplo en la Biblia es cuando un niño dio lo que tenía para alimentar a 5,000 personas. Este valor se adquiere como forma de socialización, según la teoría de Vigotsky. La Tolerancia: Es el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias. La adquisición de este valor permite desarrollarse socioculturalmente. Se trata de un término que proviene de la palabra en latín “tolerare”, que se traduce al español como “soportar”. Un ejemplo en la Biblia es Jesús, ya que soportó muchas humillaciones y crueldades siendo inocente y aun así pidió al Padre que perdonara a todos los que le hacían daño. Lucas 23:34. La Perseverancia: Es un esfuerzo continuado. Es ser constante en la manera de ser o de actuar. Vemos aplicación del Paradigma conductista. En el libro de Job encontramos un buen ejemplo de perseverancia porque Job perseveró durante todo el tiempo de su prueba y no se apartó del Señor, hasta que todo lo que había perdido le fue devuelto. La perseverancia es importante en la vida para que alcancemos nuestras metas.


La práctica de Valores Si bien es cierto que debemos conocer acerca de los Valores, también es necesario que los apliquemos a nuestra vida y los pongamos en práctica. Quiero en este punto hacer referencia al Cognitivismo, según el triángulo de la taxonomía de Bloom, la versión dos mil debemos escalar en el proceso de adquisición del conocimiento, porque no solo es tener el conocimiento, sino aplicarlo y crearlo, para que el aprendizaje sea significativo. La parte principal del aprendizaje significativo, es el conocimiento previo, el cual debe ser activado constantemente, se le debe dar al conocimiento nuevo una razón de ser, es decir el alumno debe ser capaz de aplicarlo en su entorno y en su vida cotidiana, y no solo debe quedar en la mente como una serie de datos aprendidos de memoria. Anteriormente se describen los valores con el propósito de darles un significado y se vuelvan parte de una forma de vivir. Para la lograr una práctica efectiva de los valores, también es necesario profundizar un poco en el Conductismo, que refiere que la repetición o el entrenamiento de una tarea ayuda a que se pueda realizar con menos esfuerzo. Y mientras más se practiquen cada uno de los valores mejor resultado veremos, porque se evidenciarán conductas que podamos observar en los niños y jóvenes, y por qué no en nosotros como adultos. Sabemos que es difícil practicar valores en medio de una sociedad, en un contexto en donde se han perdido los valores, pero es necesario tomar la determinación de hacerlo, así como lo hizo Daniel quien menciona la Biblia que practicó sus creencias a pesar que se había dado una orden de que la persona que no se postrara ante la estatua iba ser castigado. Él decidió no contaminarse con la comida del rey, lo cual podemos aplicar a este tiempo, no participando ni enseñando antivalores, no haciendo nuestras las prácticas que el resto de personas considera como normales. Recordemos que lo normal o sea lo que se hace según la norma de la mayoría no necesariamente es bueno o correcto.


¿Cuál es nuestro papel como educadores? Para abordar este tema de una manera intencionada y sistematizada es necesario que en los centros educativos, en donde se continúa con la formación de valores en niños y jóvenes brindemos una educación integral. De esta manera les estaremos proporcionando las herramientas necesarias para convivir en armonía en el medio donde se desenvuelven. Creo que como educadores es indispensable que seamos los mediadores y facilitadores para transmitir un código moral y asegurar así la práctica de valores en las futuras generaciones. De hecho el sistema educativo está fundado en valores y podemos verlo en los contenidos curriculares, y es necesario que como docentes nos capacitemos al respecto. También es cierto que los estudiantes se están apropiando de valores o formas de comportamiento que proceden de otras fuentes, una de ellas son los medios de comunicación. La tecnología ha avanzado increíblemente por lo que también es necesario que nosotros estemos actualizados y aprovechemos la tecnología para aplicarla a la educación. También es necesario capacitarnos en estrategias para trasladar el conocimiento y que éste sea efectivo. Las teorías Cognitivistas son esenciales cuando se enseñan principios y valores, ya que es necesario llevarlos a la práctica para que a partir de la experiencia se dé el procesamiento de la información y haya transformación del conocimiento cuando éste se vuelve un modo de vida. ¿Qué actividades se sugieren para la práctica de estos valores? En la Palabra de Dios encontramos muchas historias de hombres y mujeres de Dios que mencionamos anteriormente que practicaron estos valores y que son un ejemplo a imitar siendo Jesucristo el ejemplo absoluto ya que en su vida mostró todos los valores, y que en nuestros días se han perdido por lo que es importante enseñarlos y trasladarlos no solo en el hogar, sino en la escuela y en la sociedad. Uno de los propósitos de sugerir actividades es que tanto niños como jóvenes construyan su propio conocimiento y el proceso de enseñanza aprendizaje sea significativo para ellos, aquí hago referencia al Constructivismo que refiere que es la unión e interiorización del conocimiento externo que adquiere el individuo, con las capacidades que él mismo ha desarrollado o adquirido. Y esto es lo que le da un sentido completo a lo que va aprendiendo. Y creo que aquí podemos eliminar la evaluación tradicional al final y que ésta se convierta en parte del proceso de la realización de las actividades en las que se tomarán parámetros del desempeño en el progreso de la práctica de valores de los estudiantes. Veamos entonces algunas actividades que podemos realizar para promover la práctica de valores.


A través de Dramatizaciones de Historias Bíblicas y de obras teatrales: Se narran y se dramatizan historias en las que los personajes se identifiquen con determinado valor, por ejemplo: Jesús con la obediencia, David con la valentía, etc. Involucrando a los niños y jóvenes en la dramatización de la historia, con el objetivo que se identifiquen con uno o con varios personajes para que quieran imitarlos. También utilizando el teatro como medio de expresión para estimular en ellos la creatividad y construyan así su propio aprendizaje lo cual será más significativo. A través de proyectos: Aquí se les puede dar una tabla de valores para trabajar durante la semana, en la que ellos indiquen los valores a practicar cada día. Y al final se realiza un metro de valores, con el cual se hace una autoevaluación que les va indicando su crecimiento, esto con el fin de que ellos mismos tengan un criterio de los valores que practican o los que han dejado de practicar. Con los más pequeños se puede utilizar incluso una Jirafa en la pared como metro de valores, para motivarlos y estimularlos creativamente en la práctica de valores. A través de un Carrusel de valores: En donde los estudiantes hacen varias estaciones y en cada una de ellas se presenta un valor, utilizando una estrategia diferente para estimular o desarrollar también las inteligencias múltiples, las actividades se pueden adaptar tanto para niños como para jóvenes. Se hace grupos de estudiantes y un programa para que todos realicen el recorrido por cada una de las estaciones. A través de una Campaña Publicitaria: a la que podríamos llamar “Valorízate”, en la que los jóvenes se involucren investigando acerca de los valores y de cómo practicarlos. Luego trasladar este conocimiento organizando la actividad para exhortar a otros jóvenes a la práctica de valores. Y Sabemos que una de las formas como más se aprende es haciendo y practicando los conocimientos. Y así creo que hay muchas actividades que podemos propiciar para que los estudiantes reconstruyan todo un sistema de valores que ya poseen y los puedan llevar a la práctica, independientemente del contexto cultural y educativo en el que nos desenvolvamos. No olvidemos que cuando se lleva a la práctica el conocimiento, se aprende mejor y además se disfruta. Se puede concluir diciendo, que como educadores, es necesario que conozcamos las distintas teorías del Aprendizaje que existen porque cada una nos da explicaciones sobre las maneras en las que el ser humano aprende y entendamos que una sola por sí misma no es la mejor, sino que todas en conjunto podrán proponer un panorama más amplio del aprendizaje humano,


Porque cada una ha sido propuesta desde distintos enfoques y abarca diferentes áreas.

Aunque también se utilizaron otros paradigmas para hacer referencia a determinada forma de aprender o diferentes enfoques que se desarrollaron a lo largo del presente artículo. Que los fundamentos bíblicos son necesarios porque nos enseñan la forma de actuar y conducirnos. La Biblia hay muchos valores que debemos de practicar para trasladarlos a nuestras generaciones para formarlas integralmente. Lo vemos en la versión del Lenguaje Sencillo, en donde dice: Así sabrás cómo debemos comportarnos los que pertenecemos a la iglesia, que es la familia del Dios vivo. La iglesia sostiene y defiende la verdad. También la familia tiene vital importancia en la formación de valores y la forma de trasladarlos así como en la verificación de la aplicación de los mismos. Y como educadores debemos hacer énfasis en la enseñanza de los valores siendo facilitadores, proveyendo el escenario, las estrategias y las oportunidades necesarias para promover la práctica de valores. Y se finaliza enfatizando que para enseñar y promover la práctica de valores es necesario trasladar el conocimiento de los mismos de tal manera que los niños y jóvenes los interioricen y que se vuelvan significativos para ellos. Así la práctica de valores será su forma de vida. Espero que este artículo le ayude en su tarea de padre, de educador y también en lo personal, para que pueda ser un ente de cambio y haga la diferencia trasladando esa cultura de valores que tanto necesita esta sociedad.


BIBLIOGRAFÍA 

Tesis para obtener el grado de maestría en Desarrollo Educativo “Promoción y formación de los valores de Solidaridad, Democracia y Tolerancia en los alumnos de 5°grado en Educación Primaria” http://www.cchep.edu.mx/docspdf/cc/075.pdf

   

Formación de valores en la escuela primaria “Taller de valores” Págs. 1, 2, 3, 4. Portal Educarchile:http//www.educarchile.cll La Biblia (En diferentes versiones). Diccionario Larousse.


Práctica de valores y los paradimas educativos