Issuu on Google+


CIUDADES INTANGIBLES ESPACIOS Y LUGARES

ESTHER MADRAZO SÁNCHEZ


“Así la ciudad repite su vida siempre igual, desplazándose para arriba y para abajo en su tablero de ajedrez vacío. Los habitantes vuelven a recitar las mismas escenas con actores cambiados; repiten las mismas réplicas con acentos diversamente combinados; abren bocas alternadas en bostezos iguales. Sola entre todas las ciudades del imperio, Eutropia permanece idéntica a sí misma. Mercurio, dios de los volubles, patrón de la ciudad, cumplió este ambiguo milagro.” Las ciudades invisibles, Italo Calvino.


Bandas blancas de la sabana me indican por donde pisar. Pequeños hombrecillos rojos me cortan el paso. Grandes ventanales me ofrecen el paraíso a cambio de toda mi fortuna. Dragones de hierro devoran mi prisa, me atrapan en su estómago y me regurgitan. Mis amigos electrónicos me sacan del embotellamiento, deshacen mi cuerpo y me traen un poquito de cumbia de la otra punta del planeta, de la otra punta de la vida. Turbulencias. El dragón abre sus fauces a punto de vomitar. Regreso al sol y los cuchicheos, los roces inesperados, las maravillas de luces calientes y sombras frías. Estoy en mi lugar. La ciudad me acuna violenta y seria. Es hora de sacar la cámara.


introducci贸n


INTRODUCCIÓN En medio de las grandes urbes, abrumados ante su energía arrolladora los ciudadanos creamos barreras que nos aíslen y resguarden de un entorno hostil, nos desvinculamos emocionalmente de nuestro hábitat natural. La ciudad se constituye en un ámbito de encuentro, de relación y de conflicto entre los cuerpos. En los lugares de tránsito y especialmente en los espacios del transporte público encontraremos el mayor nivel de confrontación. Son los espacios donde nos encontramos con el “otro”. Nos enfrentamos a todo un sistema construido en torno a la movilidad urbana, que guía nuestros pasos y nuestros ritmos. Este sistema nos obliga a estar alerta pues en este entorno nos hallamos desprotegidos. Los cuerpos disciplinados combaten su vulnerabilidad sustituyendo la empatía por indiferencia y distanciamiento.


Pero existen otras posibles relaciones, otras posibles movilidades. Michel de Certeau en su obra La invención de lo cotidiano habla de las “artes de hacer” entre las cuales incluye la de andar, interpretada esta como acto de habla, comunicación con el entorno. Por otra parte Guy Debord desde el situacionismo habla de la deriva, del caminar errante sin rumbo por la ciudad, dejarse llevar por el instinto. Unirse al movimiento es una opción. Convertirse en parte de la marea multitudinaria que camina errante, tomar conciencia del territorio del tablero de ajedrez vacío por el que se desplazan las piezas con las que nos cruzamos a penas un instante y luego nunca más. Construir con el movimiento de nuestro cuerpo. Detenerse. Parar la marcha. Olvidar por un momento la presencia del propio cuerpo en el espacio. Observar las otras presencias, el bullicio de idas y venidas, de encuentros y desencuentros que transitan ante nuestros ojos transformando las naturalezas muertas en lugar de emociones y de recuerdos. Construir con la mirada, tomar conciencia de los ritmos de intercambio.


Nuevos espacios se abren ante nosotros, espacios intangibles que nosotros mismos creamos. Presentes en nuestro entorno accedemos a ellos a través de dispositivos de los que somos cada vez más y más dependientes en nuestro día a día. A través de internet perdemos la corporalidad, las relaciones cuerpo a cuerpo propias de los núcleos urbanos son sustituidas por las relaciones ojo a ojo, la mirada se convierte en una forma de tacto a distancia. Los desplazamientos no son a través del cuerpo sino a través de las imágenes. Una cantidad de imágenes tan abrumadora que llega a construir una corporalidad propia muy superior al mundo de imágenes del que son reflejo. Pero por separado, estas imágenes son líquidas, intangibles, se vuelven tremendamente frágiles, incapaces de obtener por sí mismas la vigencia de un cuerpo urbano, condenadas a ser su mero reflejo. Internet supone una nueva forma de relacionarse, un espacio de relaciones y experiencias en el que los encuentros fortuitos y absurdos son más frecuentes que en ningún otro lugar del entorno urbano. Mucho más que en el paso de cebra o el metro de cualquier ciudad del mundo.


Estaciones de metro, calles abarrotadas de escaparates, plataformas de internet abiertas en la pantalla-ventana de un ordenador, ventanas con vistas a una calle concurrida, son todos lugares de encuentros, de conexiones humanas, nodos interconectados de la gran red rizomĂĄtica que nos une. Una red que fluye entre espacios vivos, la ciudad de piedra y las arquitecturas invisibles que hibridan nuestro entorno, paseamos con naturalidad entre lo virtual y lo fĂ­sico, el cuerpo y la mirada, de forma continua sin fisuras, sin divisiones definidas.


OBJETIVOS


OBJETIVOS El objetivo principal del proyecto es el realizar un recorrido a través de la ciudad contemporánea, en lo tangible y lo intangible, que recuerde los vínculos emocionales con el espacio urbano. Este recorrido parte del mundo tangible de las ciudades, de la propia experiencia vivir en la ciudad, usando la mirada como un diálogo con el entorno urbano. Un recorrido observando la deriva, los movimientos y los ritmos líquidos de sus habitantes. Un “baño de multitudes” al estilo de Baudelaire en el cuerpo a cuerpo de la ciudad. Y del mundo urbano intangible, de las conexiones entre los usuarios, las experiencias propias y extrañas que transforman los espacios ajenos en lugares propios. Un recorrido por el ciberespacio urbano a través de internet, en un “baño de multitudes” ocular por la ciudad virtual.


Otro punto de partida es la búsqueda del propio cuerpo dentro de la ciudad, su lugar dentro de ella, la relación con el entorno. Su desplazamiento entre la desmaterialización y la presencia en él. El devenir continuo que lo hace y lo deshace en relación con las otras presencias, a partir de las conexiones entre ellas. El conjunto será un mapa de emociones urbanas cotidianas, compuesto de objetos imágenes y audiovisuales fruto de todos estos recorridos. Una construcción visual de los espacios y lugares urbanos de la ciudad contemporánea que parte de la experiencia propia y de la experiencia compartida.


Ă­deas previas


IDEAS PREVIAS Sp Partiendo de la recolecci贸n de im谩genes depositadas en el gran basurero de internet, trabajo con ellas creando collages digitales que posteriormente transformo en objeto.


MICROBIOLOGÍA Y ESPACIO URBANO Dirigiendo una mirada al mundo microscópico de las bacterias, al origen de la vida y los procesos evolutivos basados en la cooperación, “Microbiología y espacio urbano” propone una alternativa de ciudad. Una ciudad que se adapta al constante cambio de nuestras vidas, dando como resultado una “urbe de imágenes” que a su vez coopere con la gran imagosfera de internet. En este caso la imágene no solo parten de recolecciones sino que también se mezclan con imágenes propias. Cabe destacar también la importancia del uso del papel como metáfora de los medios físicos de los que parten las imágenes.

http://madrazosanchez.wix.com/ciudades


Collages digitales a partir de imรกgenes propias e imรกgenes de archivo de internet.


Mapa m贸vil de la ciudad paraecio

Mapa m贸vil de la ciudad paraecio


HABITAT NATURAL Instalación de imágenes tomadas en Buenos Aires acompañadas de un audio captado en una deriva sonora por la misma ciudad. La importancia de el lugar se va haciendo cada vez más latente. La ciudad va dejando de ser un espacio abstracto e inerte, pasando a convertirse en lugar de la experiencia personal y compartida.

http://madrazosanchez.wix.com/ciudades#!urbanismo-estatico/c10fk


PAPEL AZUL Secuencia de imรกgenes de un papel a la deriva en medio del mar.


Espacio efímero “La vida líquida, como la sociedad moderna líquida,no pueden mantener su forma ni su rumbo durante mucho tiempo.” Zygmunt Bauman

Lugar en el que se genera un espacio virtual donde los elementos de la ciudad se confunden y se funden. Los encuentros y desencuentro de las imágenes en los reflejos de los escaparates como una metáfora de las relaciones de los transeúntes entre sí y los transeúntes con el espacio, espacio con el que guardamos una relación basada en nuestros hábitos de consumo y que solo nos sirve como zona de paso. Los maniquíes y las imágenes congeladas de las personas en movimiento como una metáfora de el “otro” ajeno, un ente extraño y “sin vida” con el que mantenemos una relación distante y superficial. El acto de buscar mi propia imagen en medio de ese espacio inestable, fluyendo con él, habitándolo, crea un acercamiento emocional con ese lugar y esas personas de los que comúnmente nos sentimos profundamente desarraigados.


Fragmentos:


TRANSITAR LA CIUDAD LÍQUIDA

Proyecto en colaboración con María Rojas. Nuestro objetivo fue el de utilizar la ciudad como soporte para la construcción de nuevas formas de habitarla. Mediante la acción entrar en contacto con el espacio urbano y sus componentes de una forma alternativa creando vínculos emocionales con los elementos inherentes cotidianos que pasamos por alto en la vida diaria. En la videoacción usamos la calle de una forma no convencional mientras que en la obra radiofónica invadimos el espacio privado con sonidos de derivas urbanas mientras es recitado un fragmento de “ Vida líquida” de Zygmunt Bauman.


http://grecasconquenses.wix.com/transito-liquido


DESARROLLO


A PIE DE CALLE Si bien en principio pretendía abarcar algo así como todas las ciudades físicas y mentales en las que alguna vez hubiera estado, tras ponerme manos a la obra los espacios de trabajo se fueron acotando. Parecía importante trabajar en lugares concretos, espacios en los que pudiera personarme física o virtualmente durante en proceso de recolección de imágenes. Así pues salgo a la calle cámara en mano. Ando como siempre sin rumbo, mirando las cosas que me llaman la atención. Me paro en un rincón porque una sombra anda moviéndose y le saco una foto. Luego le saco mil. Me sigo fijando en las luces que parpadean alrededor. Baño de multitud inesperado. Sigo mi camino. Y ¿a dónde voy? Continuo sin rumbo, pero entonces un recuerdo, un lugar en medio de ese espacio caótico y casi informe. Estoy cerca de Naos, creo q voy a ir a mirar libros. de camino me invaden los recuerdos, Madrid vuelve a ser mi casa, como antes cuando la pisaba a diario. Y así funcionaría desde entonces la elección de cada espacio.


BOCETOS


En un principio la idea era llenar el espacio de la sala con todas la imágenes recopiladas, crear un recorrido en la misma sala de exposiciones a través de todos los recorridos realizados. Al ver la cantidad de imágenes y el espacio reducido en el que expondría, finalmente decido recopilar los “recorridos” seleccionado en pequeños libros para la presentación en sala. En las portadas coloco un código qr que traslada directamente al lugar (en google street view) donde se tomaron las fotos. Se conectan de esta forma los distintos espacios urbanos. En el montaje cada librillo está protegido con unas portadas algo más rígidas y penden de unos hilos bajo un collage de las fotos tomadas en todos estos espacios, que es un inténto de recrear ese recorrido visual que pretendía.


Libros visitables en internet:

issuu.com/picotas/docs/espacio_ma issuu.com/picotas/docs/blanco issuu.com/picotas/docs/espacio_plantas issuu.com/picotas/docs/rojo issuu.com/picotas/docs/espacio_naos issuu.com/picotas/docs/espacio_arg__elles


DESDE MI VENTANA Mirando desde la ventana del salón de mi casa en Cuenca empecé a desarrollar síntomas de vigilancia. Cada día me acercaba a mirar. Todo lo que pasaba desde esa altura parecía importante y memorable. Las mareas de gente pasando cada día frente a mí. Forman una masa informe que viene y va siguiendo unos ciclos marcados por las horas del día y dirigidos por las órdenes de unos hombrecillos rojos y verdes. Vigilando estas rutinas a diario, la marea se va descomponiendo. De entre la corriente de seres observo pequeños gestos, fugaces relaciones, acontecimientos instantáneos que genera un acercamiento con el espacio, que lo transforma en un lugar de emociones y de recuerdos. Desde la distancia de mi ventana permanezco ajena a los transeúntes, solo de vez en cuando una mirada me recuerda mi presencia en el entorno.


BOCETOS


PIEZA FINAL Al igual que en la pieza anterior, los resultados de las observaciones terminan reunidos en un libro, como una especie de cuaderno de bitĂĄcora de las dial y venidas, de las miradas compartidas con la meres de personas y personajes. En el montaje en sala, un gran mural de pequeĂąas fotos (algunas incluidas en el libro y otras no) dan cuenta de las grandes olas de gente sin forma que poco a poco, en las pĂĄginas del libro se van desmigando y reconociendo. Libro visitable en internet: http://issuu.com/picotas/docs/iguales_issu


DESDE LA PANTALLA DE MI ORDENADOR Usando como punto de partida algunos vídeos tomados en las zonas de tránsito de la ciudad, lugares de encuentros y conexiones, relaciono estos espacios con el ciberespacio, lugar de conexiones por excelencia. En ambos casos la vulnerabilidad de los usuarios es infinita, todo encuentro es posible, y es así que surgen momentos inesperados, a veces completamente absurdos, conexiones insospechadas. Por otro lado, a partir de algunos de los vídeos encontrados en youtube, creo estas pequeñas piezas de papel que metafóricamente devuelven la corporalidad del momento y el espacio que ocuparon antes de licuarse en el ciberespacio. Todo ellos van acompañados de un código qr que lleva al lugar de internet en donde los encontré. www.youtube.com/watch?v=gtDk714nvWo&feature=youtu.be


Por otro lado, a partir de algunos de los vídeos encontrados en youtube, creo estas pequeñas piezas de papel que metafóricamente devuelven la corporalidad del momento y el espacio que ocuparon antes de licuarse en el ciberespacio. Todo ellos van acompañados de un código qr que lleva al lugar de internet en donde los encontré.


MONTAJE EN SALA


conclusi贸n


CONCLUSIÓN Habitamos en el tablero de ajedrez, los espacios sólidos. Urbanismos proyectados con pretensiones de eternidad en algún lugar lejano en el tiempo. Intentaron predecir nuestros pasos, nuestras miradas, nuestras relaciones. No tuvieron éxito. Nuestro caminar líquido destruye sus planes, descubre sus errores de calculo. Movemos ficha y el espacio se desvanece. Las fichas se conectan entre sí construyendo un espacio especular hecho de encuentros y relaciones, construido de sucesos, diseñado sin gobiernos, un lugar global en el que ocurre la vida. Nuevos arquitectos estudian maneras de edificarlo. Andan cartografiándolo, generando pedazos de terreno por colonizar. Internet, espacio para la interconexión ingobernable, incalculable, frágil, efímera, líquida. Un terreno en vías de solidificación.


Ciudades que se construyen de relaciones, de acontecimientos, de sucesos y experiencias, que fluyen entre espacios hĂ­bridos. Sus habitantes las atraviesan, las recrean y reflejan, inconscientemente las modelan. Camino entre sus sombras, los reflejos fugaces de sus movimientos. Observo, vigilo, navego entre sus rutinas. Construyendo con la mirada nuevas ciudades embebidas de imĂĄgenes, fabricadas de espacios virtuales que edifican lugares llenos de presencia pero inhabitables para los cuerpos. Ciudades para los ojos.


Chu chucuchu chucuchu. Viene mi precioso dragรณn a devorarme. Chititichi titichi tichi. Va marchando al compรกs de la cumbia. La villa se mete en el vagรณn. Guardo la cรกmara en su funda. Tomo asiento. Reposo la cabeza en las paredes de su estรณmago azul y amarillo. Perre pe peten peten. Se calma mi prisa. Vibraciones de azufre me arrullan. Deng deng deng. Mi cuerpo abandona la carne, ciudades intangibles reclaman mi presencia.



CIUDADES INTANGIBLES