Issuu on Google+

Noche cuando oscila el péndulo del amor entre siempre y nunca, tu palabra empuja contra las lunas del corazón y tu tempestuoso ojo azul alcanza al cielo con la tierra. De lejos, desde el bosque ennegrecido de sueño el viento nos sopló en lo exhalado, y lo omitido da un rodeo, grande como los fantasmas del futuro. Lo que ahora se hunde y se alza, rige para lo enterrado en lo más hondo: ciego como la mirada, la que cambiamos, le besa al tiempo en la boca.

NOCTURNOS

*Paul Celan, Antología de poetas suicidas, Árdora Solos, los melancólicos. Opacos, tenebrosos. Su pecado es mortal. Nunca se calentarán al sol. Ella, la melancolía, es la sombra que es. El espacio de luto. Ellos perseveran en el luto, se han entregado a sí mismos, son como animales. “Fuimos tristes en el aire dulce que al sol se alegra, llevábamos dentro los turbios vapores, y ahora nos entristecemos en este charco negro”. (Dante, Canto VII.) Bilis negra, llega con el otoño, cuando la tierra se enfría y se seca, cuando la piel se pone como una carcaza y se pudre para siempre, sola, al borde de sí misma. No es miedo lo que sienten. Es desprecio. La raza de los que están solos no busca ya. Van errantes, pero no es para buscar, huyen, huyen de todos, van a sí mismos, a nadie. Y en el camino asestan su encono a la primera hierba que viste humedecerse con la mañana, la dulce, la reina que viste humedecerse con la mañana, la dulce, la reina de la esperanza, la que viene a cultivar una tarde, una noche. Cuídate de ellos. De ti, cuídate. Háblate más despacio, aunque no digas nunca demasiado, aunque parezca que dices demasiado, habla porque tienes miedo, habla porque no es desprecio, habla porque buscas, habla, di. * Ana Becciu, Ronda de noche, Plaza y Janés, 1999

PRÓXIMO PICAVERSOS: JAM SESSION: 8 de maio Tres cores: Azul, Branco, Vermello. Participa!!! Máis información: http://picaversos.wordpress.com/

La casa que abrigó tu corazón será una ruina. Furtivos en la noche la habéis abandonado. Oscura en el jardín la tierra removida. Quise decir traición y dije llanto. *Ada Salas

NOITE anoada! *Uxío Novoneyra, Tempo de elexía, Alvarellos editora

Edición C 24/4/2012

XXIV Buscas bajo tierra una grieta de luz que te permite respirar. Y en lo que callan estos versos adivinas su oscuro resplandor. *Baldo Ramos, Diario de una despedida, Amarú Ediciones


Aviso Esta noche Tecún Umán no duerme en casa Esta noche Tecún Umán no duerme en parte alguna Esta noche sencillamente Tecún Umán no duerme El gran jefe maya-quiché pasará la noche en vela inspeccionando recuerdos cenizas y cadáveres aceitando las armas puliendo los escudos remando el tapiz de la tenencia de la tierra inyectando vigor y agilidad al movimiento Que por favor nadie lo moleste ni lo busque en su palacio de sueños de ópalos y luna. *Otto-Raúl González, Pájaro relojero. Poetas centroamericanos, Galaxia Gutenberg

A noite abre meus olhos Caminhei sempre para ti sobre o mar escrespado na constelação onde os tremoceiros estedem rodas de aço e charcos no seu extremo azulado Ferrugens cintilam no mundo, atravessei a corrente unicamente ás escuras construí minha casa na duraçao de obscuras línguas de fogo, de lianas, de líquenes A aurora para a qual todos se voltam leva o meu barco da porta entreaberta o amor é unha noite a que se chega só *José Tolentino Mendoça, A noite abre meus olhos. Poesía reunida, Assírio & Alvim

NOITES CORUÑESAS

Transgredir a perfección da luz, o voo da ave lóstrego, a friaxe total do po. Desafiar o medo e a negrura. Ser os ollos da noite, a testa mesma, canle, lomba e misterio. Apaxear as precisas regañas da súa pel como pedras dun río infranqueábel. *Medos Romero, A seitura dos tristes

Labradas como un eco vibrante na sombra azul do mar, as noite coruñesas arrecenden a hora sensual, maré salina de estrelas, silencio de enigma portuario, f lor de palpitación líquida no ceo. Noites que se adentran como as naves invisíbeis na cidade e tocan o corazón das rúas, o perfil iluminado do pensamento, a lámpada secreta das casas. Un milagre de láminas de vento acéndese na lonxanía das praias e na frescura entra na pel como un asombro. As noites coruñesas suspenden un labio de seda e lentitude sobre os astros do clima e un alento mariño transmigrado nos espellos do outono debuxa a forma íntima das lembranzas. Noites que brillan no Orzán entre cifras de néboa e luces de neon cando treme a brisa o alcohol escuro da nostalxia. E o mar, sempre o mar e a súa voz que contén todas as palabras do desexo. Nas longas noites que atravesan o tempo, aí estamos, cos ollos abertos, cultivando unha brasa de beleza no pensamento; sentíndonos vivos como un salto de luz, aínda máis pura, contra a paisaxe diúrna da morte. *Miguel Anxo Fernán-Vello, Antoloxía consultada da poesía galega 1976 – 2000, TrisTram


Folla volandeira NOCTURNOS