Page 1

AÑO 4

INÉS EFR0N MAMASUTRA ENTREVISTA

ENTREVISTA

6EMEIA VERÓNICA ROMANENGHI

EL SUR QUANTUM


REVISTA VIRTUAL INDEPENDIENTE HECHA CON MUCHO AMOR

! PARTE1 primera parte

Hazte Fan aquí

>


Verónica Romanenghi ARTISTA INVITADA

Signos Límites LARA GENINI

El Sur

BANDULLIS

Quantum

BANDULLIS

He Hilvanado Textos AGOSTINA HIDALGO

Inés Efron

ENTREVISTA por Mariano Hernández

Gripe

TANIA WEDELTOFT

Papeles

FELIPE OJALVO


Papeles

por Felipe Ojalvo


/Hola, ¿Te puedo ayudar en algo? ¿Viniste a buscar los papeles? ¿Trajiste el certificado? ¿Trajiste la constancia? Buenísimo, andá al final de la fila y esperá tu turno./ Naciste un día, te parieron, o llegaste por cesárea. Tus viejos firmaron unos papeles. Esos papeles legitimaban que naciste sano, que tus vacunas fueron bien colocadas, que tenías ojos azules, y que pesabas cuatro kilos y medio. Un día caminaste. Al otro día empezaste a formar frases con mucho sentido. En tu familia te creían prodigio, y eso te gustaba. La pasabas bien en casa jugando solo, pero un día ya estabas apto para entrar en un jardín. Tus viejos firmaron otros papeles. Esos papeles aseguraban que eras sano, que tus vacunas fueron bien colocadas, que seguías teniendo ojos azules, y que pasaste a pesar veinte kilos. La plastilina y los juegos, todo el día, no te aburrían, pero cumpliste seis años, y la primaria te estaba esperando, a vos y a tus papeles. Tus viejos firmaron otros papeles. Esos papeles afirmaban que habías ido al jardín, que eras sano, que tus vacunas seguían actualizándose, que tus ojos seguían siendo azules, y que tu peso no pasaba los treinta y tres kilos. Disfrutabas la escuela a pleno.

Tus sueños oscilaban entre ser astronauta, jugador de fútbol o médico como papá. Cumpliste catorce años, ya no jugabas más, ya no llorabas tanto, te gustaban las chicas, con los chicos hablabas de cómo te gustaban las chicas. Te masturbabas seguido. Mejorabas tus gambetas, querías dedicarte al fútbol. Pero no, empezaste la secundaria. Tus viejos firmaron otros papeles. Esos papeles certificaban que habías terminado el jardín y la primaria. Que seguías siendo sano, que tus vacunas estaban al día, que tus ojos seguían siendo azules, y que estabas pesando unos cuarenta y nueve kilos. En la secundaria te bardeaban porque tenías cara graciosa, y nulas herramientas de defensa. Pero no te importaba. Vos contabas los días para que se termine la secundaria. Cumpliste dieciocho años, e intentaste ingresar a la facultad. Lo lograste, pero antes… Fuiste a buscar todos los papeles, y firmaste muchos otros papeles. Esos papeles se encargaban de asegurar, que habías terminado el jardín, la primaria y la secundaria. Que no tenías caries, que no tenías enfermedades venéreas, que eras soltero, que vivías con tus viejos, que eras de clase media, que seguías siendo sano, que seguías vacunándote al día, que seguías teniendo ojos azules,


y que pesabas sesenta y cuatro kilos. En la facultad tenías que llevar y traer papeles, muchos papeles, papeles que aseguraban que sacaste todas las materias de primer año, papeles que aseguraban que merecías la beca, papeles que aseguraban que la fotocopia de tu documento no era trucha, y esos papeles, todos esos papeles, estaban firmados por los directores de tu carrera, por el decano, y por los de alumnado. Te recibiste de licenciado, y recibiste un papel firmado. Ese papel era importante, ese papel certificaba que vos eras licenciado, ese papel cercioraba que legítimamente sabías de una rama del conocimiento. Una tarde de mayo, conociste a la mujer de tus sueños. Se pusieron de novios. A los tres años, se casaron. Y firmaron unos papeles que convertían ese amor, en un amor legal. Consiguieron una casa, y firmaron otros papeles que legitimaban su residencia en ella. Tuvieron un hijo, nació por cesárea. Vos y tu mujer firmaron otros papeles. Esos papeles aseguraban que el pibe nació sano, que las vacunas fueron bien colocadas, que sacó los ojos marrones de tu mujer, y que pesaba unos cuatro kilos. Un día caíste en la cuenta de que los profesores sin posgrado no son tan respetados. Entonces hiciste el posgrado, firmaste más papeles aún.

Tu firma era hermosa, pero más hermosos eran esos papeles que no parabas de firmar. Terminaste el posgrado, recibiste más papeles que seguían siendo testigos de tu total conocimiento. Aunque todavía no eras doctor… ¡Qué lástima no ser doctor en un campo de la ciencia donde te movés tan bien! Entonces hiciste el doctorado, seguiste firmando papeles, y seguiste recibiendo más papeles y más papeles, tantos papeles que no sabías donde guardarlos. Pero eran solo ellos los que decían quién eras vos, cómo eras vos y por qué eras vos lo que eras vos. Tener cincuenta y nueve años y no tener un posdoctorado te daba vergüenza. Te entiendo. Así que te pusiste a estudiar una vez más y tratar de conseguirlo. ¡Lo conseguiste!, Tenías el bachiller completo, una licenciatura, un posgrado, un doctorado, un posdoctorado, una esposa, un hijo, una casa, un auto. ¡Tenías el mundo en tus manos! Y también un papel por cada uno de esos logros, y otros papeles que legalizaban esos papeles. Y otros papeles que legitimaban la legalidad de estos papeles sobre los otros papeles. Muchos papeles. Demasiados papeles. Te ahogaste en papeles,


nadabas en papeles. Vos no eras vos, vos eras lo que los papeles decían que eras vos. Eras un papel de carne y hueso. Estabas empapelado. Tus papeles decían cuánto pesabas. Tus papeles decían cómo te llamabas. Tus papeles decían cuál era tu nacionalidad. Estabas empapelado, no lo soportaste, no aguantabas más. ¡Pero qué contento te pusiste cuando te dieron ese papel, que afirmaba que tenían que operarte del corazón con solo un veinte por ciento a tu favor! Es lógico, querías morir, querías despapelarte para siempre.

Y cuando creíste que el final había llegado, que la guerra de los papeles había caducado, escuchaste una voz superior a la de tu mente, una voz prepotente, estereofónica y totalizadora… que dijo: “/Hola, ¿Te puedo ayudar en algo? ¿Viniste a buscar los papeles? ¿Trajiste el certificado? ¿Trajiste la constancia? Buenísimo, andá al final de la fila y esperá tu turno. /”

{

Antes de la operación se acercó a vos un médico, para pedirte que firmaras otro papel más: tu testamento. Aunque no aguantabas más, estabas tranquilo, era el último papel de la vida, era la última firma, la última legitimidad impresa.

Moriste. Te convertiste en nada. Te zambulliste en una pecera oscura, e infinita. No tenías cuerpo, ni brazos, y eso te alegraba, porque no ibas a tener que firmar más papeles, ni un papel más. Eras solo una energía que subyacía en tus pensamientos.

Elcoitodelamente.blogspot.com.ar


6EMEIA

ARTISTAS INVITADOS

Retratos sobre espejos AGUSTÍN CAMPOS

El Amor en los Tiempos de Internet FLORENCIA WASJMAN

Crónica de Oro

LUCILA FRANCICA

Predicciones

TANIA WEDELTOFT

Mamasutra

ENTREVISTA por Mariano Hernández

Daniel Johnston | Kate Nash The Vaccines | Cat Power TEFF PIXIE


> STAFF MARIANOHERNÁNDEZ SOLANGEPEZZI FLORENCIACORBALÁN

! PARTE2

AGOSTINAHIDALGO AGUSTÍNCAMPOS FLORENCIACATALANO MARCOS ECHAGÜE LARAGENINI

segunda parte

JUANIGNACIOSAPIA FRANKIEVANJERSEY FLORENCIAWASJMAN TANIAWEDELTOFT GABRIELQUIROGA


RETRATOS sobre espejos


¿Qué es eso que nos convierte a todos en algo, y a su vez, inextricablemente, en nada (y nadie)? No hay un inicio que no haya conocido anteriormente un fin, por más tremebundo o filosófico que suene entre las dicciones monótonas que conviven actualmente entre las calles de ésta, mi ciudad (aunque daría lo mismo Buenos Aires o Bombay, o que yo fuese Agustín o Sigmund, o Mohammed). Hay, irremediablemente, en el cielo porteño, cierto rumor de río que habla, que canta, que recuerda. Ese río que nos llevará a todos hasta un fondo abismal de quietud, de insoslayable apertura cavernosa (si se me permite el oxímoron inquietante), es tan profundo como lo es quizás el agujero místico e infinito de los ojos, o la profundidad de las páginas de un libro en donde todas confluyen hacia un mismo centro, hacia un Aleph sagrado. Y este rumor que golpea firmemente mi ventana con indeterminable lenguaje, es el mismo que sacudió las tiendas de Morón de la Frontera allá por 1536, el mismo insondable golpeteo vernáculo que clamaba tras las paredes del Cabildo, ese mismo resonar de vientos e historias pasadas que sonará en la hora de mi fallecimiento y luego de que se haya extinguido toda luz en esta ciudad de calles de remembranzas y mitos. No puedo parar de pensar (o intentarlo) en ese Aleph, en ese centro, en ese cielo que refleja a la tierra, en su sequedad y en su abundancia; y en esa gota que se desliza por sobre la hoja de una palma y que grita una ópera de Brahms con un trasfondo de superficie lunar; ese confluir eterno de luces que dan pie a las sombras (como toda luz, tiene su contracara), ese expandir acalorado de los hierros calientes que en su crepitar trémulo invaden las pupilas con un estallido lumínico; mi mente no para de babear ideas por sobre mis dedos, no para de pensar en las vías de ese tren abandonado por Tucumán, y en las arrugas de esa señora que amasa sutilmente un trozo de masa sin levadura en Haifa. Es esa idea que abastece todo lo

que sale de mí, esa idea que abastece todas las fuentes del mundo, todas las lámparas y candiles, ese pensamiento de irrevocable solidez que expectora su cantar por sobre todo; nunca morirá el Aleph, nuestro Aleph. Nada puede destruirlo ni derrumbarlo, aunque se quemen todas las bibliotecas desde Boston hasta la India, y desde Belfast hasta Tierra del Fuego. Es tan grande el cosmos que soy un blasfemo en nombrarlo, en siquiera inferir que conozco algo de él (aun cuando yo también soy el Cosmos). Pero aunque me condenen las hogueras derruidas o las hachas oxidadas de la Inquisición no existe en mí otra cosa que hablar del Universo, y de mí, y de esta pared, y ese cable que pende lastimosamente de ella, o de este libro de Mujica Lainez, me pierdo en la enumeración, porque me pierdo en mí, me pierdo en la gente, me pierdo porque mi nombre es el nombre del Todo, y el Todo lleva mi nombre marcado con fuego eterno en sus límites. Es tanta la confusión que aturde mi sien, que reposo en esta mesa tajeada para decantar las ideas en mis ojos y así verlas, cabizbajas y enmarañadas en mis pupilas dilatadas por la oscuridad de mi habitación. Caigo como un costal de café de Brasil encima de la cama mullida, tan solo para entender y figurarme que caigo en las praderas de Mongolia, o de Chiapas, o de algún páramo desierto en el medio de los Montes Urales; ya da igual si me encuentro sentado o atomizado en miles de formas: en nubes, álamos, estrellas, libros, narvales, tigres sagrados, televisores, almas, ojos, mares, montañas, Mohammeds o muros, o en una inacabable sucesión de Alephs imaginarios (o quizás no) que me reflejan y en ese reflejo pueril y banal veo también tu cara y expresión un tanto atiborrada; ya realmente no importa del todo saber si soy yo, o si soy otra cosa que conoce lo que lo rodea (que intenta hacerlo) por designio divino y tan solo escapa de la realidad por azares oníricos. No lo sé, la verdad me enceguece.

por Agustín Campos


por Lucila Francica

Con frecuencia me sorprende la perfección con la que mi mente proyecta las imágenes de los momentos que no pasaron. Veo el espectro de los colores, los matices en el iris tus ojos y tu sonrisa torcida mientras nos pasa la tarde bajo el sol, leyendo lo que el otro pensó que no nos podíamos perder. Por poco escucho el sonido de tus dedos cuando marcan la página en donde decidiste salir a la superficie para tomarte un descanso de tus mundos preferidos y comentarlos conmigo. Sin importar cuánto lo intente, nunca distingo los hechos de mis imágenes. Quizás habitás una de esas realidades alternativas que no sé si nunca acontecieron o me arrancaron de las manos. Solamente me queda el holograma de lo que pudo ser. Éramos felices.

• 1-2-5-1.blogspot.com.ar


M S


CLARITA RODRÍGUEZ

Bajo CAROLA ZELASCHI

Batería & coros LUCÍA RODRÍGUEZ

Guitarra & voz

MAMA SUTRA L

a

L

i

b

e

r

t

é

d

'

L

á

C

o

n

c

h

é

ROCÍO CHIARA

Trombón PEPE CÁCERES

Saxo tenor & magia RIKY LAVÍA

Teclados ANA BALBI

Saxo alto, flauta traversa & coros


!

Mamasutra.bandcamp.com Soundcloud.com/mamasutra


Entrevista MAMASUTRA


Creadoras de la corriente La Liberté d' Lá Conché, esta banda de funk-rock oriunda de Capital Federal, recientemente sacó a la luz su primer disco. Entrevistamos a su vocalista, Luchi Rodríguez, sobre la gestación del mismo y de como hoy ya no son una banda solo de chicas como eran en sus inicios.

¿Cómo se formó Mamasutra? Todo empezó a mediados del 2011. La había “descubierto” a Carola (batería) tocando en vivo, habíamos intercambiado mails, pero no nos dimos bola hasta unos meses después. Ella agitó para juntarnos, nos faltaba un bajo e instantáneamente pensé en Clarita, quien al principio se negó. Le daba vergüenza o qué se yo qué le dio, pero aceptó y nos juntamos. Fue un lunes de mayo, creo. Hicimos tres covers (The Ocean de Zeppelin, Helter Skelter de los Beatles y Gimme Shelter de los Rolling). No teníamos idea que queríamos hacer y automáticamente nos aburrimos. Propuse hacer un par de temas que tenía de cuando era solista y salieron como piña. “Noises in the woods” fue uno de los primeros temas que tocamos juntas. Más adelante, se sumó Delfi en la trompeta y verdulera, quien más adelante nos presentaría a Pepe. Al poco tiempo “descubrimos” a Anita (saxo alto y flauta traversa) en el mismo bar donde la había visto a Carola. Nos enamoramos de su ser en muchos aspectos y pegamos mucha onda. Desde el primer ensayo hubo química y se sentía en el aire la felicidad por –sabíamos que era– lo que estaba pasando. Luego Pepe, que se calificaba estrictamente como “invitado”, empezó a venir a todos los ensayos, con más convicción que cualquiera. Finalmente la sumamos a Rosa (trombón), que era conocida de Delfi y mía. Ella estaba buscando una banda y nosotras queríamos incorporar “una variedad” de viento más.

Hoy en día diría que tenemos un integrante más, que es Riky Lavía (teclados). Personalmente me gusta como toca y me parece que suma mucho a la banda, y me atrevo a decir que la historia de Pepe se está repitiendo…

¿Cómo surgió el nombre? Carola tuvo un sueño lúcido donde una luz en lo alto le decía que teníamos que ser madres de todos nuestros hijos, desmitificar todo prejuicio sobre la mujer y liberar al mundo de la represión física que originó el pecado original, bajo el nombre de Mamasutra.

¿Cómo fue la gestación del disco La Liberté d' Lá Conché? Todo partió de una, yo diría acertadísima, propuesta de nuestro amigo Mario Agustín González -aprobada por Pablo Perrone- para utilizar su sala-estudio “Sala San Cristobal” y hacer cinco temas, que él mismo mezclaría. Por una cuestión de desencuentros y contratiempos, Mario desistió de hacer la mezcla y nos entregó los crudos. Dimos muchas vueltas decidiendo con quién mezclar. Intentamos con un par de personas y la única propuesta que nos daban era grabar todo de nuevo y eso era algo que definitivamente no iba a pasar. Teníamos el reloj corriendo porque estábamos a dos semanas de la fecha de Niceto y queríamos presentarlo sí o sí como regalo con la entrada. Otra vez, mi capa de la buena suerte hizo de la suya. Diego Obohlz, otro gran amigo, me pidió los crudos para ver qué podía hacer al


respecto. En una semana todo estaba acomodado y el disco listo para sacar a la luz. La verdad que el hecho de que exista la Libertè D´La Conchè es pura y exclusivamente gracias a Mario, Diego y Pablo. Quedamos muy felices con el resultado de todo el trabajo realizado y eternamente agradecidas. También quiero hacer una mención especial a Martin Ocretich (Martinart Diseño & otras Artes), quien nos hizo casi todos los flyers, el arte del disco y nos está armando una página web que no puede más de buena.

¿Qué piensan de hacer videoclips y toda la periferia de lo musical? No. Sinceramente no es nuestra idea andar actuando ni haciendo giladas. Si pienso en

hacer un videoclip de Mamasutra definitivamente no estamos en él. Menos Pepe. A él lo meto en todos los videos que pueda. El video que está por salir fue un poco de una sorpresa. Sabrina, una amiga nuestra, nos propuso hacerlo y debo decir que no me convenció de primera la idea de… ya verán de qué se trata. Pero después de ver las primeras tomas de prueba, vimos que estaba quedando muy bueno y eso fue lo que nos entusiasmó y nos dio ganas de agitarla tanto. Ojo, el formato de video en vivo sí es algo que nos gusta mucho. Tenemos un par muy buenos por ahí, hechos por Gonzalo Díaz.

¿Cuánto tiempo les llevó realizar el disco? Mucho tiempo, más de lo que debería haber


tardado. Empezamos a mitad-fines del 2012 y lo entregamos en marzo de 2013. El tema es que todas laburamos y estudiamos. El estudio era un regalo de Pablo y Mario, había que acomodar todo a los horarios que ellos nos dieran. Y luego con la mezcla también se atrasó mucho más. Al principio no coordinábamos con Mario, después nos quedamos en un limbo sin saber con quién hacerlo. Un asunto que nos limitaba mucho era el hecho de no tener un mango y bueno, Diego nos salvó. Somos muy afortunadas de tener los amigos los que tenemos.

¿Trabajaron con algún productor, o solas? Diría que Diego fue una especie de productor. El sonido final del disco se lo dio él básicamente. Hilando fino, si escuchás alguna viola con más reverbe o algún coro con efecto en la voz –como los coros de YKMS, que tienen una onda “cincuentosa”- fue todo idea y obra de Diego.

¿Cómo fue la elección de las canciones que seleccionaron para el disco? Si hoy tuviera que elegir, elegiría otra vez las mismas porque teníamos que mostrar ese material. Tiene canciones que tocamos desde que empezamos –YKMS, Clara es un Cometapero también tiene temas que en esa época eran más nuevos y que tenían la garra que necesitábamos para empezar a mostrar de qué se trata Mamasutra. Puede que se presienta algo medio bardero, mucha queja o puteada voladora en La Libertè..., pero eso era lo que pasaba al momento de hacer esos temas y si se presta un poco de atención a lo que se dice, puede que terminemos todos de acuerdo.

¿Qué disco o banda nacional le recomendarías a un fan de Mamasutra? Vamos a dar un par de nombres, no hay orden


Nuestra entrevistada, Lucía Rodríguez.

Fotos por Carla Rabuffetti Fotos por Carla Rabuffetti en el marco de Piara Sessions #1 en La Pajarera Estudio

¿Qué disco o banda nacional le recomendarías a un fan de Mamasutra? Vamos a dar un par de nombres, no hay orden de preferencia: Panchita la Pistolera es una banda de pibes súper virtuosos que hacen tremendos temas. Su estilo no tiene una definición clara, pero pongámosle jazz-grungerock funkeado. Furies: amamos a esta banda desde antes de existir como Mamasutra. Suenan zarpado tanto en disco como en vivo. Rock psicodélico y canciones muy vuela nucas. El Otro Extremo: los definen como grunge, pero yo pienso que es el nuevo grunge-metal. Sus shows tienen bocha de pulenta. Tinom Tanom: todo el rock progresivo contenido en un tremendo power trío. Sus temas son una locura. Cuando los vi en vivo me dejaron boquiabierta. Error 404: otra banda de rock progresivo que se las re trae. Tienen un sonido que me recuerda mucho a La Máquina de Hacer Pájaros. Madda Kali: una banda de –casi todas- chicas. Tocamos con ellas hace poco. Tienen muchisisímo groove y buena onda. Suenan impecables. Las admiramos mucho.

¿Qué cantantes o artistas tenés como favoritos o predilectos? Nunca pensé en eso. Como cantantes podría nombrar a Amy Winehouse, Erykah Badu, Nina Hagen. También me gusta mucho lo que hace Martina Topley Bird. Una cantante de acá que me zarpa su voz es Lucía Boffo. La recomiendo completamente. Sigue >


¿Qué cantantes o artistas tenés como favoritos o predilectos? Nunca pensé en eso. Como cantantes podría nombrar a Amy Winehouse, Erykah Badu, Nina Hagen. También me gusta mucho lo que hace Martina Topley Bird. Una cantante de acá que me zarpa su voz es Lucía Boffo. La recomiendo completamente. Artistas que escuchamos todas: La Máquina de Hacer Pajaros, King Crimson, The Zombies, Medeski Martin&Wood, Stevie Wonder, Seu Jorge, N.E.R.D., Morphine, Ray Barbee, Air, Tyler The Creator, Thundercat, Massive Attack, el último de Miles, Funkadelic, Beastie Boys, Bill Withers, All Green, D´Angelo, Daft Punk, Defórmica, Bowie, Earth Wind And Fire, High Lamas, Zappa, Marcelo D2, y Frusciante.

Y por ultimo, ¿qué se viene en este futuro próximo para Mamasutra? Se viene lo que preparamos con ustedes, el video de YKMS, se vienen temas nuevos y también un par de fechas muy interesantes.

Entrevista por Mariano Hernández

Podés escuchar el disco acá >

Piara Sessions #1 - Coming Soon


DANIEL JOHNSTON

CAT POWER por Teff Pixie

THE VACCINES

LIVE SHOWS

KATE NASH


TRUE LOVE WILL FIND YOU IN THE END


DANIEL JOHNSTON Abril Niceto Club


THE VACCINES Mayo Niceto Club


WHAT DID YOU EXPECT FROM POST BREAK-UP SEX?


DON'T YOU WANT TO SHARE THE GUILT?


Mayo Niceto Club

KATE NASH


Junio Teatro Coliseo

CAT POWER


YOU'LL NEVER BE NEVER BE NEVER BE MANHATTAN



Interesados en participar, escribir aquí > PIARAMAG@GMAIL.COM

En esta edición

> ARTE & EDICIÓN Solange Pezzi | Mariano Hernández & Florencia T. Corbalán

> TEXTOS Florencia Wajsman | Lara Genini Agostina Hidalgo | Lucila Francica Tania Wedeltoft | Agustín Campos & Felipe Ojalvo

> FOTOGRAFÍAS Florencia Torres Corbalán

REVISTAPIARA #35 Año 4


♥ REVISTAPIARA.COM.AR

Revista Piara #35  

El inviernos nos trajo de vuelta ♥! Entrevistas a Inés Efron + Mamasutra | El Sur + Quantum | Artistas invitados 6EMEIA + Vero Romanenghi |...