Page 1

Le Galerie / Procesos Experienciales

Le´ Galerie


Esta publicación es un primer ejercicio reflexivo y de difusión, sobre los contenidos y directrices del proyecto MORAR Producción de procesos experienciales, en el contexto del programa de residencias artísticas 2012 de Balmaceda Arte Joven - Valparaíso. En esta ocasión presentamos los procesos de dos proyectos en curso junto con un texto de nuestro amigo Domingos Guimaraens.

Le Galerie

Muchas gracias a aquellos que colaboraron con este trabajo:

Una Galería es un espacio propicio para la exhibición de objetos de arte. En ocasiones este concepto es utilizado para lugares que, además de la muestra de obras, se dedican a su comercialización.

- Domingos Guimaraens - Claudio Olmos - Paola Ruz del Canto - Don Carlos - Don Alex

Usualmente las Galerías cumplen con condiciones similares unas de otras, son espacios de color y temperatura neutros, que generan en el público una sensación de pasividad necesaria para olvidar toda información ajena y centrarse en la contemplación.

En alianza con:

Este proyecto expositivo fue realizado gracias a un acuerdo de colaboración con Balmaceda Arte Joven Valparaíso quienes cuentan con el apoyo de las siguientes instituciones:

Una Galería también se refiere a aquellas localidades de la parte alta de un teatro o estadio y al público que las ocupa; un pasaje o edificio que concentra varias tiendas comerciales; un paso subterráneo destinado al tránsito de vehículos; un corredor con vidrieras y diversas ornamentaciones; una pieza larga y cubierta.


Objetos de utilidad limitada – investigación artística y gesto mínimo Las veredas, calles, soleras, plazas, parques, sitios residenciales y comerciales, son todos parte de un plan regulador, una dirección para nuestros recorridos y funciones, el paso de cebra, semáforos, bandejones y paseos. Y así como estos, y muchos otros elementos determinan nuestro habitar de la ciudad, también lo hacen los senderos, los terrenos baldíos, los rincones sucios y las ruinas.

reposo, pero que no son aprobados por el plan regulador formal, es decir ¿qué le ocurre a una banca de madera en una plaza que no le ocurre a una banca tradicional de madera verde y metal negro? ¿y quién interactúa con ella?.

Probablemente tomemos más atención a un semáforo, que puede salvarnos la vida, que a un terreno abandonado que puede o no tener una “linda vista”, el terreno no esta habilitado oficialmente para ser utilizado por ti, el plan no lo contempla así. Esto se vuelve lamentable cuando, lo que un espacio abandonado de nuestra ciudad tiene para ofrecer, es más que una buena vista para año nuevo, cuando representa una época en particular, cuando cuenta una historia o sencillamente brinda una nueva perspectiva o visión del espacio y como funciona o no funciona. Objetos de utilidad limitada es un proyecto que comenzamos hace un par de meses, consiste en la construcción de mobiliario de maderas desechadas y recolectadas con el fin de activar ciertos espacios de la ciudad de Valparaíso. Las mesas, sillas y repisas son una invitación a utilizar el espacio que estaría abandonado, o no destinado formalmente para su uso. Entendiendo este simple gesto, y por simple nos referimos su fácil reproducibilidad y bajo costo, como una reflexión en torno a los sistemas reguladores que gobiernan nuestro habitar y relaciones de consumo – desecho. En una primera fase hemos intervenido tres sitios de circulación muy distintas, para comprender exactamente que ocurre con objetos que sugieren una funcionalidad tan simple como el

La metodología de esta práctica es procesual e investigativa, cada intervención se comprende como un sistema nuevo de información, al mismo tiempo que una instancia de interacción informal en torno a la reflexión de los espacios en nuestra ciudad y como escogemos hacernos cargo de ella. Esta práctica es experimental, a partir de la preparación de las maderas, la construcción de muebles y las instancias que el mobiliario habilite, es un proceso experiencial abierto al diálogo y la colaboración con aquellos interesados en estos temas. Valparaíso, Dic 2012.


El Álamo y el Ciruelo En el patio trasero de Balmaceda Arte joven, Valparaíso, existe un terreno en pendiente que alberga dos grandes árboles; un álamo pero no de los largos y un ciruelo que en estos días tiene poblado de pulpa todo el radier del patio trasero. A ras de suelo se encuentran un montón de pastos verdes, malezas y otras especies rebeldes, este micro espacio silvestre se encuentra muy cerca del lugar-oficina que acoge a Pia Michelle, es por esta vecindad que se ve en este sitio un espacio para poner las manos en la tierra. Un día soleado de octubre en el patio trasero se abren los portones, se disponen mesas, artículos nuevos, usados, reciclados y se inaugura una feria de pulgas, con pizzettas, jugos y queques para los viajeros y compradores, todo esto en la mirada atenta del álamo y del ciruelo. Luego de una tarde de ventas y visitas, gozamos de tener la mitad del presupuesto para comenzar a trabajar en un herbario, sin saber si será un herbario.

Luego de mañanas y tardes de oficina, té, galletas, dibujos, planos y medidas se llega a una solución segura para la pendiente, reutilizar material abandonado y arrumbado en el lugar, tarros de aceite vacios de aproximadamente 200 litros, once tarros rellenos de escombro y tierra, se transformarán en un muro de contención y en maceteros desproporcionados. Las malezas se retiraron, la tierra arenosa se mejoro y mezclo con tierra de hoja y caca de caballo, para dar paso a varias terrazas en distintos niveles, de esta manera el agua escurriría eficientemente, transformándose en un mejor lugar para disponer de hierbas y otras investigaciones vivas. La utilización de este territorio nace por la motivación de explorar prácticas afables con el campo del arte, y con los intereses experimentales e investigativos de Pia Michelle, aprender otro lenguaje, otros ciclos. Se germina la primera idea de tener un territorio útil para plantar, almacenar, observar, estudiar, ver crecer y utilizar hierbas con propiedades medicinales, que sirvan para un tipo de dolencia ciudadana. Hace cuatro semanas se plantaron hierbas como ruda, menta, orégano, romero, toronjil, malva, albahaca, perejil y otras especies, desde entonces pequeñas hierbas miran al álamo y al ciruelo, nos quedan terrazas vacías y hierbas por colectarplantar, es una investigación abierta y en proceso, que se establece en un pequeño pedazo de tierra, disponible y abierto para otros, y otras prácticas afines con la tierra y el arte. Antecedentes previos ver: http://pia-michelle-etapaverde.blogspot.com/

Valparaíso, Dic 2012.


Una invitación a la calle En una gran metrópoli viven seres encerrados en cubos, mirando cubos menores que disparan luces y sonidos anestésicos. En verano, bajo un calor tropical de 43 grados, la energía se agota y la metrópoli se hunde en el caos de la baja tecnología. Los cubos anestésicos, ahora apagados, se convierten en espejos para lo cual miran los seres viendo su propia imagen y la luz que viene del exterior. Como insectos buscando una lámpara en el medio de la noche los seres abren la ventana y miran buscando la luz del sol. Centenas, miles de millones de gentes caminando por las calles, respirando finalmente el mundo, recién salidos de la anestesia. Pero alguien descubrirá el enchufe desenchufado y hará brillar de nuevo los aparatos anestésicos del sistema. Hay que estar atento cuando vuelva la luz para saber que si existe vida fuera de los cubos. Esta pequeña historia de un mundo distante es una invitación a la calle, una invitación a una mirada hacia lo que esta más allá de los espacios encerrados. Todos tenemos tendencias al conformismo, a buscar el más cómodo y pavimentado terreno para seguir la vida, con el arte no es distinto. Los cubos blancos son la máxima experiencia de pavimentación de los senderos del arte. Un espacio anodino, sin gusto, sin olor, sin color, una hoja en blanco donde el artista puede colgar su obra sin ninguna interferencia. No era una mala idea, hasta que se volvió en la única o en la más rentable. Desde este momento el cubo empezó a moldar las obras, todo se limitaba a las posibilidades que el cubo encerraba, de allí hasta el living más cercano, pay in cache taxfree please. Por este camino el arte va de a poco desconectándose del mundo, volviéndose en un lenguaje que habla solamente sobre si misma. Por eso es necesario alguien que desenchufe todo, que se arriesgue en la calle, que burle de las leyes museológicas.

El cubo es el espacio protegido, formateado y programado, la calle es el espacio del cuerpo bajo intemperies, de la desprogramación, del azar, de las sensaciones, del amor, del éros creativo. La salida del arte a la calle no es solamente la salida formal del cubo blanco, es una posición política, un grito al encuentro, al uso del espacio público por todos y para todos de manera libre. En la calle no hay la protección de las instituciones o de los curadores o de los críticos para que tu trabajo sea considerado arte, en la calle la obra debe estar viva, pulsante, en contacto con todos y no solamente con un pequeño grupo. En la calle hay el caos, el flujo de realidad que te derrumba y al mismo tiempo te yergue hacia un infinito de posibilidades impensadas. La calle es el local máximo de las relaciones donde se puede sufrir con la policía, con la imposición de las leyes, pero también donde se encuentra el otro, el impensable otro, todos los otros que somos nosotros mismos bajo distintas formas. Un lugar que por sus dimensiones gigantes puede hacer que el artista piense en el monumental, en el grandioso, pero muchas veces lo más grandioso es hacerse de camaleón. Camuflarse en la piel de la ciudad y hacer su trabajo bajo una especie de integración con la vida cotidiana, un encuentro casi imperceptible entre ideas del mundo del arte con lo más común y ordinario de las esquinas. Un encuentro con el mundo museo vivo, lleno de sus personajes y sorpresas relacionales. Más importante que el arte es la vida y la vida está en el mundo, fuera, adentro, arriba y abajo en la potencia creativa de los encuentros. Vamos a la calle! Domingos Guimaraens Rio de Janeiro, Dic 2012.


http://pia-michelle.blogspot.com/ mail: centroestetico.piamichelle@gmail.com fono de contacto: 77114764 - 98262329.

Equipo editorial: Pablo Saavedra Javiera Mar铆n Soledad Le贸n

Le Galerie / Procesos Experienciales  

Primera impresión tipo fanzine de proyecto PIA Michelle. Valparaíso - Chile

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you