Issuu on Google+

MINGA POR LA VIDA Y EL TERRITORIO.

Foto: www.manacacias.com.

Las comunidades indígenas del Departamento del Meta, en especial del municipio de Puerto Gaitán han sido disminuidas por múltiples factores. El permanente conflicto con el desarrollismo del “blanco” y su afán desmedido por la explotación de los recursos naturales han configurado sus territorios y las formas de viva e interacción en el mismo, cerrando por completo las vías para su continuidad y supervivencia. Por tal motivo, la comunidad Sikuani ha decidido vincularse a la movilización que desde el 14 de Octubre ha sido convocada por la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), que espera reunir en una sola voz a los 44 pueblos indígenas de todo el país. En Puerto Gaitán, la minga indígena ha realizado marchas por las zonas céntricas de ese municipio y algunos acercamientos con instituciones gubernamentales. Manuel Estrada consejero de la ONIC de la comunidad Sikuani, afirma: “Nosotros hemos estado reclamando desde hace mucho tiempo, respeto hacia nuestras comunidades. Exigimos lo justo, ya que el temor por la desaparición de nuestra gente y nuestras culturas es permanente”. Ante esta situación la ONIC en acuerdos generales han definido una línea base de reclamaciones que esperan discutir con el gobierno nacional; siendo los puntos principales:


1. Ordenamiento estructural y jurídico sobre sus territorios. 2. La consulta previa como un mecanismo inviolable frente a los proyectos mineroenergéticos. 3. El fortalecimiento de la gobernabilidad indígena a través de autonomía organizativa en las comunidades ancestrales. 4. Evidenciar el rotundo desacuerdo con el Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos, ya que afecta la soberanía alimentaria, y el desarrollo de una política agraria para todos los Colombianos. 5. Implementación plena de la Declaración de los derechos humanos de los pueblos indígenas que contiene la desmilitarización de los territorios ancestrales y el control sobre los mismos a cargo de la guardia indígena. Estrada extiende un saludo y una invitación a todos los habitantes del Meta y el país: “Nosotros queremos que nos acompañen en esta movilización, somos un pueblo que está perdiendo su territorio, su comida y las costumbres cada vez menos presentes en nuestros niños. Sabemos que cada día esta lucha, se convierte en un llamado por la vida, la vida de quienes poblamos primeramente estas tierras”. Así, Proyecto Gramalote acompaña la justa movilización de la ONIC y de las poblaciones indígenas del Departamento que aún frente a la problemática diaria de la resistencia frente la explotación petrolera y la producción industrializada desmedida en municipios como Puerto López y Puerto Gaitán, siguen reclamando no ser víctimas del despojo de sus tierras que por cientos de años han sido el resguardo de su cultura y sus sueños.


Minga