Issuu on Google+

chacales


Un chacal puede desempeñar ambos roles (pasivo o activo). El chacal puede o no ser moreno, puede provenir de cualquier estrato social. Sin embargo es en la actitud donde radica el espíritu chacal. Lo chacal es un modo de ser, una manera de andar en el camino fastuoso de la vida. El más famoso de todos los chacales mexicanos es el personaje ficticio Adonis García, majuestuosamente desarrollado en “El vampiro de la colonia Roma”. En donde encontramos elementos populares propiamente extraídos de una vida desenfrenada de vicios y desmadre. Dentro de su contexto también aparece el Mayate, que si bien no es idéntico a éste, tiene elementos comunes con el chacal. El chacal manipula con su sensualidad masculina a flor de piel, cautiva con su mirada y erotiza con sus sexualidad. Todos saben que es macho, pero reconocen que es tan hombre que puede llevarse a otro tipo a la cama sin recaer en su masculinidad. El compañero por el “favor” prestado le dará a cambio algo: dinero, favores, incluso amor. El Mayate es similar, sin embargo éste no se admitirá nunca como homosexual, tendrá una vida con mujeres y podrá echarse una cana al aire con otro hombre. Ahí radicará su virilidad.

chacales

Definir a un chacal es caer en conflictos y largos debates no fundamentados. Monsivais menciona: “El chacal es el joven proletario de aspecto indígena o recién mestizo, ya descrito históricamente como Raza de Bronce (osea morenazo). El chacal es la sensualidad proletaria, el cuerpo que proviene del gimnasio de la vida, del trabajo duro. Es la friega cotidiana y no el afán estético que decide esbeltez. El chacal tiene por hábito sentirse ampliado, deseado así nadie lo contemple. El chacal no mira para no regalar su mirada, pero se deja mirar para ascender en su autoestima. Las camisetas entalladas, los jeans ajustados y convenientemente rotos, las gorras de béisbol, el perfeccionameinto de la mirada hostil o indiferente que sin embargo invita, de ningún modo el prostituido, en modo alguno el inaccesible…”



Pete Chacal