Page 1


Completa tu colección de cuatro fascículos con los próximos números: Mucha chicha, De pez en pez y Verde por fuerza.

2

5

6

8

El pan nuestro de cada día

Panificario

Sin gluten

¿Pan con qué?

10 12 14 16 Pan y circo

Contigo pan y cebolla

Pan manía

Panes y letras


EL PAN NUESTRO DE C

2


E CADA DÍA

Según sea el pan, será el cuchillo

“ 3


EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA

Si existe un alimento olvidado en casi todos los tratados de cocina y en todos los recetarios es el humilde pan, actualmente denostado y al que tanto le debe la civilización occidental. Las primeras noticias que se tienen sobre este manjar se remontan a Babilonia y al antiguo Egipto, de hecho se conocen por lo menos hasta quince palabras para designar distintas variedades de panes y de pastelería en Egipto según las variedades de harina, el grado de cocción o los productos que se le añadían, miel, huevos, leche, manteca, fruta, etc. Se sabe que en Mesopotamia se consumía una masa preparada con cerales machacados y molidos y que se vendía no por piezas sino valiéndose de medidas de capacidad.

4

Los asirios, más tarde, comían unas galletas cocidas al rescoldo del fuego y que los pobres la acompañaban con cebolla. Los griegos fueron esmerados y exquisitos panaderos. La diosa Demeter era la protectora de la nutrición, tenía una rubia cabellera de espigas de trigo maduro, en Roma el equivalente era la diosa Ceres.


PANIFICARIO

adero

ecillo

PAN era

(em)ada

5


SIN GLUTEN

La enfermedad celíaca es muy singular. No tiene cura aunque sí un tratamiento tan sencillo como incómodo de cumplir: eliminar del menú los productos con gluten (una proteína presente en el trigo, centeno, cebada y la avena). Posee, además, la facultad de emboscarse detrás de un gran abanico de manifestaciones clínicas que complica extraordinariamente su diagnóstico. Por ello hay tantos pacientes no diagnosticados. Y por eso son tan relevantes los movimientos que se están dando en la comunidad científica, en plena ebullición, para sentar las bases de patrones comunes de diagnóstico.

Se estima que la incidencia de la intolerancia al gluten afecta a un 1% de la población con una relación de dos mujeres por cada varón. De cada diez casos “hay entre cinco y siete sin diagnosticar. En los niños los síntomas son más homogéneos (diarreas, barriga hinchada, retraso de crecimiento) y suele ser más fácil de detectar. Desde que la enfermedad se definió, en 1970, y se comenzó a diagnosticar en España, se ha avanzado mucho. La mejora de los criterios diagnósticos permitirá afinar mejor en la detección de los enfermos, uno de los grandes retos que aún plantea esta patología tan compleja.

6


¡La primera cerveza 0,0% de alcohol sin GLUTEN!

Ambar completa la gama de cervezas apta para celíacos con el lanzamiento mundial de la primera cerveza 0,0% de alcohol sin gluten que garantiza un contenido inferior a 6 partes por millón. Ambar Green 0,0 Apta para Celíacos se convierte en la única alternativa sin alcohol para los celíacos que no quieren renunciar a tomar una cerveza en determinadas ocasiones. Se culmina así el proceso de investigación iniciado en 2005 en colaboración con la Asociación de Celíacos de Aragón (ACA) que dio lugar ya en 2008 al lanzamiento de Ambar Especial Apta para Celiacos.

El formato elegido para el lanzamiento ha sido la botella de 33 cl. Y en relación al precio de venta, Enrique Torguet, Director de Marketing y Comunicación de Grupo La Zaragozana ha manifestado que “mantendrá el mismo precio que Ambar Green 0,0”. Este ejercicio de responsabilidad ya se dio en el año 2008 cuando la cervecera lanzó al mercado su cerveza Ambar apta para celíacos. Tanto en el collarín como en la contra se puede apreciar la identificación con el símbolo “apto para celíacos”. Además, cada producción etiquetada será analizada por el Centro Nacional de Tecnología Alimentaria para detectar las trazas de gluten, garantizando que todas ellas presentan menos de 6 ppm de gluten activo.

7


8


PAN CON CHORIZO

PAN

de hamburguesa o de molde, siempre que se solicite mediante hipotecas

CHORIZOS

500 kg de políticos 2 toneladas de bancos

LECHUGA

1/00000,1 Gr. de euros, en temporada alta

Modo de empleo: Adquirir el mayor pan aunque no tengas suficiente lechuga para llenarlo, no te preocupes, hay chorizos de sobra. Una vez montado como se muestra en la sugerencia de presentación, has de comértelo tú solo.

9


PAN Y CIRCO

La feria de arte y diseño “El Pan recién salido del horno” creada por Pajarito Nuevo la lleva, un colectivo de jóvenes diseñadores que buscan nuevas oportunidades para diseñadores que empiezan, quienes tienen muchas ideas pero necesitan apoyo.

DISEÑO

DISEÑO

Junto con esto se buscan oportunidades para que la gente pueda aprender de diseño, pueda crear una cultura de diseño y entender que no es un simple “dibujito” si no una metodología, un proceso para llegar a un producto final.

10

DISEÑO

Se buscan más oportunidades, desarrollando la creatividad, mediante workshop concretos. Pajarito nuevo también busca realizar gestión, dentro de los mismos lugares relacionados con el diseño, para poder comercializar sus productos y así darse a conocer en el medio del diseño y generar una retroalimentación en el mismo. Todo esto en un marco democrático y gratuito para que todos puedan aportar ideas y ser parte sin ser marginado por nadie.


PAN Y CIRCO

¿Qué significa el lema “Pan y rosas”?

SOCIEDAD

El 8 de marzo de 1909, más de quince mil trabajadoras marcharon por la calles de Nueva York exigiendo “PAN”, es decir: mejores condiciones de trabajo, jornadas más cortas, mejores salarios y equidad en la paga; y “ROSAS”, que significaba la conquista de una vida plena, llena de belleza y alegría.

SOCIEDAD

SOCIEDAD Fueron violentamente reprimidas por la policía, pero su lucha quedó consagrada a partir de 1910, cuando Clara Zetkin propuso que se estableciera y celebrara el “Día Internacional de las Mujeres”. Desde entonces, el símbolo de una hogaza de pan y la rosa representan la lucha de las mujeres por un mundo mejor.

SOCIEDAD

11


Existen determinados alimentos que suelen estar rodeados de mitos, lo cual dificulta saber realmente cuán buenos o malos son. Esto es algo que sucede con el pan, por eso, hoy vamos a desmentir dos de los mitos más populares con respecto al mismo, ¡esperamos te sea de gran ayuda! Es importante tener en cuenta que el pan es un alimento que nos aporta un tipo de nutriente fundamental para el día a día, se trata de los hidratos de carbono, necesarios para mantener unos buenos niveles de energía en el organismo. A pesar de esto, tiende a eliminarse de la dieta cuando queremos bajar de peso, por eso, rompemos un mitos en relación a esto. El mismo dice que la miga no se debe consumir por aportarnos más calorías. Este es un concepto erróneo, explicamos por que. Uno de los principales ingredientes de este alimento es el agua, la cual se encuentra presente en toda la barra, aunque de diferente manera en las zonas que conforman al pan. En la corteza hay menos cantidad de agua, ya que se evapora con el calor y se concentran más los nutrientes, mientras que en la miga los mismos se encuentran más distribuidos. Es por esta razón que, en realidad, la miga de pan contiene menos calorías que la corteza al incluir mucho más agua.

CONTIGO PAN Y CEBOLLA CONTIGO

PAN Y CEBOLLA 12


Por qué es bueno comer pan: Los hidratos de carbono son necesarios en nuestra dieta, ya que son la principal fuente de energía de nuestro organismo en general, y del cerebro y del sistema nervioso en particular. Además, contribuyen al mantenimiento de la actividad muscular e influyen en la temperatura corporal, en la tensión arterial, y en el buen funcionamiento del intestino. Los especialistas aconsejan tomar entre cinco y seis raciones al día de hidratos de carbono, es decir, una ración en cada comida de: pan, cereales de desayuno, arroz, pasta o patata, de ser posible mejor si son integrales.

El pan es rico en fibra, sobre todo los integrales. Su consumo aporta numerosos beneficios a la salud al haberse demostrado la relación entre el consumo de fibra y una menor prevalencia de enfermedades como la diabetes y la hipocolesterolemia, además de su papel como regulador intestinal. El pan aporta vitaminas, especialmente del grupo B, que nuestro cuerpo solo es capaz de almacenar en pequeñas cantidades. La vitamina B1 o Tiamina es esencial en el metabolismo glucídico de todos los tejidos, especialmente del cerebro y del corazón.

13


MAREA & PLATERO Y TÚ - PAN DURO

Arrugas que son surcos con retoños tiernos, livianas como son los fardos de cargar los sueños que tragan ruedas de molino y se les ven todos los huesos, que saben que sus años tienen más de cuatro inviernos, silencio por el techo, por los platos llenos, silencio bañado en sudores de los jornaleros, el sol lo han hecho sus jirones, que saben lo que vale un beso, que no quieren llevar los nombres de sus carceleros, ¿qué saben las tripas de puños cerrados?, saben que las riegan los amargos tragos, saben todo y más de tenerse en pie, de la soledad, saben porqué está siempre duro el pan, monedas de tan sucias tan desdibujadas, odioso tintineo en manos encalladas, y son las patas de sus mulas si el látigo se llama hambre las dueñas de caminos que no son de nadie, cerrojos al antojo de la poca hondura, abiertos para dar paso a las herraduras que dejan huellas que los guían para volver a desquitarse, para no tener que rasgarse más las vestiduras.

14


WOMEN WORKERS (STRIKE 1912) - BREAD & ROSES

Pan y rosas Conforme venimos marchando, marchando en la belleza del día un millón de oscurecidas cocinas un millón de talleres sin encender son tocados por la súbita luminosidad de un sol radiante que estalla cuando la gente nos escucha cantar ¡Pan y rosas!, ¡Pan y rosas! Conforme venimos marchando, marchando luchamos también por los hombres, pues son nuestros hijos y nosotras, nuevamente, sus madres. Nuestras vidas, del nacimiento hasta el fin, no se disolverán en sudor, Los corazones también mueren de inanición, como mueren nuestros cuerpos. ¡Dennos pan, pero también dennos rosas! Conforme venimos marchando, marchando Nuestros cantos reflejan el grito angustiado de un incontable número de mujeres que murieron demandando pan. Sus espíritus apesadumbrados poco supieron del amor, de la belleza, del arte. Es verdad, luchamos por el pan ¡Pero luchamos también por las rosas! Conforme venimos marchando, marchando traemos con nosotras días mejores. Cuando nosotras nos levantamos se levanta la sociedad entera. Ya no más división entre quienes trabajan y quienes tienen derecho al ocio: Diez muriendo de agotamiento para que uno repose. Llegó ya el momento de compartir las glorias de la vida: ¡Pan y rosas!, ¡Pan y rosas! 15


La sociedad secreta del PAN

Salvador Dalí, 1942.

Una noche, durante un concierto, en la residencia de la princesa de Polignac, me rodeé de un grupo de damas elegantes, las más vulnerables a mi clase de lucubraciones. Mi obsesión con el pan habíame conducido a un ensueño que cristalizó en el proyecto de fundar una sociedad secreta del pan, que tendría por objeto la sistemática cretinización de las masas. Aquella noche, entre copas de champaña, expuse el plan general. (...)

Busto femenino retrospectivo, 1933. (Reconstrucción de 1970) Salvador Dalí.

16

Me imploraron que les revelase el secreto del pan. Entonces les confié que el acto principal del pan, lo primero que debía hacerse, era cocer un pan de quince metros de longitud. Nada más hacedero a condición de que se tomase en serio. Primero se construiría un horno harto grande para cocerlo. Este pan no debía ser insólito en ningún aspecto, debía ser exactamente como cualquier otro pan francés, salvo en su tamaño. Una vez fabricado el pan, habría que hallar un lugar donde ponerlo. Yo era partidario de un sitio que no fuese demasiado notorio o frecuentado, de modo que su aparición fuese tanto más inexplicable, pues el carácter insoluble y el propósito cretinizador del acto contaban en las circunstancias. Sugerí los jardines interiores del Palais Royal. Entraría el pan en dos camiones, y lo colocaría en el sitio designado, una brigada de miembros de la sociedad secreta disfrazados de obreros, que fingirían querer instalar una cañería de conducción de aguas. El pan estaría envuelto en hojas de diario atadas con cordeles.


PANES... Una vez colocado el pan, algunos miembros de la sociedad, que previamente habrían alquilado un departamento desde donde pudiese verse el sitio escogido, irían a ocupar sus puestos para poder dar un primer informe detallado sobre las diversas reacciones que provocara el descubrimiento del pan. Era harto fácil prever el efecto altamente desmoralizador que produciría un acto tal, perpetrado en el corazón de una ciudad como París. La primera cuestión sería la de qué hacer con él. El suceso carecería absolutamente de precedentes, y la enormidad del objeto obligaría a obrar con circunspección. Antes de hacer nada más, se llevaría el pan, intacto, a un lugar donde pudiera ser examinado. ¿Contiene explosivos? ¡No! ¿Está envenenado? ¡No! En otras palabras, ¿es acaso un pan que posea alguna peculiaridad además de su desmesurado tamaño? No, indudablemente no, no es tampoco un anuncio. Luego los periódicos, ávidos de hechos insolubles, tomarían el acto por su cuenta, y el pan se convertiría en alimento para el desenfrenado celo de los polemistas natos. La hipótesis de la locura sería muy probablemente una de las primeras en sugerirse; pero ahí las teorías y diferencias de opinión se multiplicarían hasta lo infinito. Pues un solo loco, o aun un solo cuerdo, no habría bastado para amasar, cocer y colocar el pan donde se le hallara. El hipotético loco habría debido valerse de

la complicidad de varias personas de sentido práctico lo bastante coordinado para llevar a efecto la idea. Así la hipótesis de un loco o grupo de locos no tendría fundamento sólido. Debería concluirse, pues, que se trataba de un acto de la clase de una manifestación probablemente de carácter político, cuyo enigma acaso quedase pronto claro. Pero ¿cómo interpretar, aun simbólicamente, tal manifestación, que, después de costar un insólito esfuerzo, permanecía sin posibilidad de eficacia a causa de la oscuridad de la intención? Su atribución al partido comunista debía descartarse. Era precisamente lo contrario de su espíritu convencional y burocrático. Además ¿qué hubieran querido demostrar por este medio? ¿Que se necesitaba mucho pan para alimentar a todo el mundo? ¿Que el pan era sagrado? No, no, todo esto era estúpido. Podía sospecharse que todo no era más que una broma perpetrada por estudiantes o el grupo surrealista; pero esta suposición, me constaba, no habría convencido completamente a nadie. Los que conocían la desorganización y la incapacidad del grupo surrealista para llevar a cabo nada que requiriese un mínimo de esfuerzo práctico, dirigido no importa a qué fin, sabían ya que los surrealistas eran incapaces de emprender seriamente la construcción del horno de quince metros indispensable para la cocción del pan. En cuanto a los estudiantes, era todavía más pueril sospechar de ellos, pues los medios a su disposición eran aún más limitados. Alguien habría podido

17


...Y LETRAS

18

sospechar de Dalí: ¡de la sociedad secreta de Dalí! Pero esto sería pedir demasiado.

el Savoy-Plaza hasta el final de la manzana en que se halla el hotel St. Moriz.

Todas estas hipótesis formadas al azar en torno a la excitación, en curso de enfriamiento, provocada por el suceso, serían, sin embargo, barridas por el choque de un nuevo acto, dos, tres veces más sensacional que el primero -la aparición en el patio de Versalles de un pan de veinte metros de largo-. La existencia de una sociedad secreta quedaba ya expuesta a todo el mundo, y cuando empezaba a olvidar la más o menos fastidiosa anécdota de la primera aparición del pan el público era de pronto sumergido en la categoría moral de esta segunda aparición. A la hora del desayuno los ávidos ojos de los lectores eran indefectiblemente arrastrados en busca de los titulares y las fotografías anunciadores de la aparición del tercer pan, que no podía tardar en aparecer, de modo que esos panes dalinianos empezaban ya a “comerse” las otras noticias, sobre política, sucesos mundiales y sexuales, haciéndolas insípidas y reduciéndolas a un interés de segunda fila. Pero, en lugar del esperado tercer pan, habría un acontecimiento que excedería todos los límites de lo plausible. El mismo día, a la misma hora, aparecerían panes de treinta metros en lugares públicos de las diversas capitales de Europa. Al día siguiente, un telegrama procedente de América anunciaría la aparición de un nuevo pan de cuarenta y cinco metros, que cubría la acera desde

Si un acto tal podía llevarse a cabo con éxito, con rigurosa atención a todos los importantes detalles indicados, nadie podría discutir la poética eficacia del acto que, por sí solo, sería capaz de crear un estado de confusión, de pánico y de histeria colectiva, sumamente instructivo desde un punto de vista experimental y capaz de convertirse en el punto de partida desde el cual, según los principios de mi monarquía jerárquica imaginativa, se podría subsiguientemente intentar la ruina sistemática de la significación lógica de todos los mecanismos del mundo práctico racional.


La sociedad secreta del PAN

Salvador DalĂ­, 1942.

19


TOMA PAN Y MOJA  

Peter Ramírez Desings

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you