Page 1

Memorias del silencio Footprints of the Borderland

Vol. 11


BorderSenses © 2017 First Printing November 2017 Memorias del silencio: Footprints of the Borderland Volume 11 Publisher: Amit Ghosh Project Director: Daniel Ríos-Lopera Editor: Daniel Ríos-Lopera Contibuiting Editor: Yasmin Ramirez Translations: Paula Cucurella Project Assistant: Joanna Gamez Website/Technical Assistance: BST El Paso bstelpaso.com Cover Image and photographs: Carlos Gutierrez Cover Design/Layout Design: Daniel Ríos-Lopera

BorderSenses El Paso, Texas 915-485-7981 www.bordersenses.com memorias.bordersenses.com info@bordersenses.com


memorias.bordersenses.com


Ă?ndice / Content


6

Memorias del silencio vol. XI


Memorias del silencio vol. XI 7


8

Memorias del silencio vol.XI


Agradecimientos / Acknowledments Andrés Muro

Director Community Education Program (CEP)

Laura Jaurrieta

Instructional Coordinator, Community Education Program (CEP)

Leticia Domínguez Lead Facilitator (CEP)

Shila Simons

Lead Facilitator (CEP)

Leticia Villalobos Instructor (CEP)

Minerva Laveaga BorderSenses Director

Museums and Cultural Affairs Department (City of El Paso)

BorderSenses Board: Amit K. Ghosh, Benjamin Alire Sáenz, Kathleen Bombach, Steve Yellen, Laura Cesarco & Erika Mein Museums and Cultural Affairs Department (City of El Paso)

Memorias del silencio vol. XI 9


10

Memorias del silencio vol. XI


Carlos Gutierrez Memorias del silencio vol. XI 11


Cuando ĂŠramos niĂąos

12

Memorias del silencio vol. XI


When we were kids

Memorias del silencio vol. XI 13


Delia Serna

Superman Con Mala Suerte De niña me gustaba jugar con Superman, un muñequito de plástico duro que no tenía movimiento en sus extremidades pero que para mí era mi juguete favorito. En ese entonces yo vivía en un poblado pequeño, sin pavimento en las calles ni mucho tráfico, pero cierto día, estando de visita donde mi amigo Pedrito, nos pusimos a jugar con unos carros y caballos que él tenía y a mi muñequito lo dejé por otro lado. Cuando tuve que regresar a casa, fui a buscar a mi Superman y para mi sorpresa no estaba donde lo había dejado. Pedrito y yo comenzamos a buscarlo por la casa pero no lo encontrábamos y ya se me hacía tarde para irme a la casa. Muy triste y enojada me fui dejándole a Pedrito la tarea que lo buscara por un rato más en su casa. Pero de pronto se me ocurrió salir al patio y cual sería mi sorpresa cuando en una esquina vi el perrito de Pedrito bastante entretenido con algo. Me acerqué y entonces lo vi: mi Superman todo mordido y destruido en el hocico del perro. Puedo jurar que éste estaba sonriendo, pero Superman no tanto.

14

Memorias del silencio vol. XI


Delia Serna Translated by: Paula Cucurella

Superman´s Bad Luck

When I was a girl, I used to like playing with Superman, a hard plastic toy that didn’t bend its legs or arms, but it was my favorite toy. I was living in a small town back then. Its streets were not paved and there wasn’t a lot of traffic, but one day when I was visiting my friend Peter, we were playing with his toys––cars and horses–– when I realized that I had left Superman at his house. We searched my toy but it was nowhere to be found, and it was getting late for me, I needed to go home. I left feeling very sad and upset, and told Pedro to search for my toy. I left the house and in the garden I saw Pedro’s dog having fun with something. I swear the dog was smiling, but Superman didn’t thought that was funny.

Memorias del silencio vol. XI 15


Josefina Ruiz

El Día Más Feliz De Mi Vida El día más feliz de mi infancia fue cuando conocí a mi abuelo paterno. Yo en ese entonces tenía como 10 años de edad cuando lo vi por primera vez, ya que él se vino a vivir a los Estados Unidos y eran pocas las veces que nos visitaba. Esos días eran grandiosos ya que él nos llevaba a pasear al bosque los domingos con un clima perfecto y un olor a pino que inundaba todo el ambiente. Llevábamos comida y fruta para comer, también aguas y sodas para beber. Jugábamos y corríamos con mis hermanos y yo siempre al lado de mi abuelo, escuchando sus historias, aprendiendo de su sabiduría. Después de 20 años lo volví a ver y esa fue la última vez que lo pude abrazar ya que no pudo regresar porque se enfermó y luego murió. Sin embargo ese recuerdo y esos buenos tiempos que compartimos siempre los tendré en mi mente y en mi corazón.

16

Memorias del silencio vol. XI


Josefina Ruiz Translated by: Paula Cucurella

The Happiest Day Of My Life

The happiest day of my life was when I met my paternal grandfather. When I first saw him, I was around 10 years old. He came to live in the States, and he had visited us very few tim es. Those days were incredible. On Sundays, he would take us for walks in the forest, and we always had the most perfect weather. The smell of pine overflowed the atmosphere. We would take fruit and food to eat, water and sodas to drink. We would play and run with my brothers and I was always by my grandfather’s side, listening to his stories, learning from his wisdom. Tweinty years after that I saw him again and I could hug him for the last time. He couldn’t come back. He got sick and died afterwards. However, I will always keep his memory in my heart and mind, and the good times that we shared together.

Memorias del silencio vol. XI 17


Consuelo Sáenz

El Día Más Feliz De Mi Infancia Recuerdo que mi abuelo vivía en un rancho grande en donde tenía muchas huertas y árboles de frutas como duraznos y peras. Como era un hombre de campo, a él le gustaba cazar venados. A mí eso se me hacía muy interesante y siempre le decía que me llevara con él. Una vez aceptó y me enseñó cómo disparar con el rifle, siempre con mucho cuidado y con todas las precauciones. Recuerdo que el primer día pude cazar un conejo y eso nos hizo muy felices a mí y a mi abuelo. Pero no es el único recuerdo que tengo de él. Cada vez que estábamos juntos, mi abuelo me daba consejos de cómo llevar mi vida y cómo ser feliz. Me decía: Nunca pierdas el respeto a los demás y no olvides tus valores, si lo haces ya verás cómo todo es más fácil. Estas son enseñanzas que nunca he olvidado y que todavía pongo en práctica. Los consejos de los abuelos son unos tesoros grandísimos pues están llenos de sabiduría. Quienes tuvimos la fortuna de tener este tipo de personas en nuestras vidas nos podemos considerar afortunados. Así, afortunada, inmensamente afortunada, soy yo.

18

Memorias del silencio vol. XI


Consuelo Sáenz Translated by: Paula Cucurella

El Día Más Feliz De Mi Infancia I remember that my grandfather lived in a big farm where he had an orchard and fruit trees, such as peach and pear trees. Since he was a country man, he liked deer hunting. I always thought that hunting was interesting, and asked him to take me along with him. One time he agreed, and, very carefully and with all the precautions, taught me to fire a rifle. I remember that on the first day I hunted a rabbit, and that made my grandfather and I very happy. That’s not the only memory I keep of him. Every time we were together, he would give me advice regarding how to conduct my life and be happy. He would tell me: don’t ever loose respect for people, and don’t forget your values, if you follow this advice you will see how everything will be easier in your life. These are things that I have never forgotten and I apply them to my life to this day. Grandfathers’s advice are incredible treasures, since they are full of wisdom. Those who were lucky to have this type of people in their lives can consider themselves fortunate. This, fortune, this immense fortune I had.

Memorias del silencio vol. XI 19


María Leonor de la Rosa

La Felicidad El mío no fue un día en el que fui feliz, fue más bien una época, cuando tenía 6 años de edad. Uno de los recuerdos que siempre llevo en mi mente es cuando mi mamá me levantaba a las 6 am y me llevaba a moler el maíz y me enseñaba a hacer las tortillas para comenzar el día. Luego íbamos a la tienda a comprar lo que necesitábamos para el almuerzo y la cena. Me gustaba mucho ir con ella a la tienda porque me compraba galletas de animalitos y yo me las iba comiendo de regreso a la casa. Una vez llegábamos, mi papá ya había ordeñado las vacas y me tenía listo un vaso de leche. Fresquito y espumoso. Luego nos poníamos a jugar o a correr por el campo y los días se convertían en una alegría eterna y maravillosa. Mi niñez en el pueblo fue muy feliz y placentera, hasta que mi papá tomó la decisión de irnos a vivir a una casa que teníamos en Aguascalientes para que pudiéramos estudiar en la ciudad. Para mí fue un cambio drástico, sin embargo me dio otra perspectiva y pude ver las cosas de manera distinta. Aunque la decisión de mi papá fue para beneficio de nosotros, nunca podré olvidar la tranquilidad y felicidad con la que vivíamos en el campo. Siempre estaré agradecida por haber tenido la oportunidad de haber vivido esos años en aquel pueblo y por siempre atesoraré aquellos recuerdos. .

20

Memorias del silencio vol. XI


María Leonor de la Rosa

Happiness My “happy day” was not just a day, was a whole period of my life, when I was six years old. One of the memories I always re-visit is when my mother used to wake me up at 6 a.m., took me to grind corn, and taught me how to make the tortillas with which we will start the day. We would go to the store afterwards and buy what we needed to prepare lunch and dinner. I loved going to the store because she would buy me animal cookies, and I would eat them all on the way back home. One day we arrived when my father was milking the cows, and he had a fresh and frosty glass of milk ready for me. After that we would play or run in the field, and days were unending wonderful happiness. My childhood in the town we lived was very happy and pleasant, until my dad decided we would move to a house in Aguascalientes, so we could go to school in the city. It was a radical change for me, nevertheless it gave me another perspective and I was able to see things differently. Although my father’s decision was made in our benefit, I will never forget the peace and happiness we had in the country. I will be always thankful for having had the opportunity of living those years in that town, and I will always keep those memories with me. .

Memorias del silencio vol. XI 21


Orlando Ramírez

Las Pequeñas Llantitas En el pueblo que yo crecí todos los días eran muy bellos, siempre estaba soleado, y con un clima perfecto para pasear en bicicleta. En esos tiempos yo todavía era muy pequeño para poder usar mi bicicleta sin llantas de entrenamiento, pero yo me sentía listo. Yo venía esas llantas como cadenas que me mantenían atrapado en un solo lugar. No podía soportar ese sentimiento de lentitud, yo siempre quería ser veloz, tan veloz como mis amigos. Al siguiente día estaba decidido en deshacerme de estas llantas para siempre. Me dirigí con mi bici hacia mi tío diciéndole que ya estaba cansado de estas llantas, y en menos de diez minutos estaba listo para volar. Me subí, preparado para avanzar, y en cuanto avancé en menos de cinco segundos ya estaba en el suelo. Me dio un dolor inmenso, pero eso no me iba a detener. Durante todo el día sufrí muchas caídas, tantas raspadas y cortadas, pero sería intentándolo. El dolor se hacía cada vez más, y más insoportable. Decidí probar una última vez para llegar a mi casa. Agotado, monté mi bicicleta y avancé sin poner mucha atención. Seguí avanzando, seguí pedaleando y, sin darme cuenta, de repente llegué a mi casa. Bajé de mi bicicleta, miré la calle y recordé que ya no tenía esas llantas. Me sentía tan feliz poder haberlo logrado. Entonces se me olvidó el dolor, volví a subir y me mantuve el resto del día por todo el pueblo sonriendo en mi bicicleta.

22

Memorias del silencio vol. XI


Daniel Stoy

La Lluvia ¿Qué es la vida? Siempre me lo pregunto. Después de tanto pensarla he descubierto que la vida es una melodía. Mi vida es como el sonido de la lluvia, como si fuera una gota cayendo desde las nubes. Todos tenemos el poder de decidir qué hacer con nuestro tiempo que nos queda antes de que caigamos al suelo y dejemos de existir. Eso es lo que hace la vida hermosa, no sabes cuando vas a dejar de existir. Por eso siempre que oigo la lluvia, oigo cómo caen las gotas al suelo y me pregunto; “¿Qué voy hacer antes de que mi gota se disuelva?” Es por eso que vivo cada momento como si fuera el último. Esperando con ansias a que llegue mi tiempo de morir para ser una gota más que haya impactado el suelo.

Memorias del silencio vol. XI 23


24

Memorias del silencio vol. XI


Carlos Gutierrez Memorias del silencio vol. XI 25


PoesĂ­a

26

Memorias del silencio vol. XI


Poetry

Memorias del silencio vol. XI 27


Laura Jaurrieta

Amor Filial “Busca a tu hermana y no te separes de ella” Fue la recomendación que, en su lecho de muerte, su madre le pidió a mi Amada Abuelita. Con mi tía Luz Maria de la mano y mi madre en su vientre, mi abuelita se dirigió a buscar a la hermana que a muy temprana edad había abandonado la casa paterna para buscar su destino. Fue un frio día de noviembre de 1925 cuando ella bajaba del tren a la Ciudad Juárez; la nieve, según mi abuelita, le llegaba a la mitad de su pierna. Era entonces Ciudad Juárez una ciudad desolada, llena de sombras; para ella, sería una ciudad llena de sorpresas y muy diferente a su querido León, Guanajuato. Después de mucho buscar, mi abuelita encontró la dirección que algún día su hermana había enviado a su madrecita. Fue grande la sorpresa cuando hacía días, su hermana, se había cambiado de dirección. Me platicaba mi Amada Abuelita lo mucho que sufrió con esa noticia. Preguntó y preguntó con una desesperanza que embargaba su joven alma al darse cuenta que nadie sabía a donde se había encaminado su querida hermana. Se hospedó en el único hotel que entonces había en la ciudad. 28

Memorias del silencio vol. XI


Pasaron los días y seguía sin saber nada de su hermana. Llena de pena y desanimada, había decidido regresar a su amada Ciudad pero se acercaba la navidad y decidió ir a la ciudad de El Paso, Texas a comprar algún juguete para su niña. Entró y salió de algunos negocios sin encontrar el juguete que en su mente traía. Mejor seria, pensó, comprarlo a su regreso a la ciudad de León. Con esta decisión en su mente, emprendió el regreso en el trayecto y todavía en El Paso, su niñita neció para que le comprara un caramelo. Al abrir la puerta de la tienda de dulces, Fue grande su sorpresa y alegría Ahí Estaba trabajando la hermana amada. Fue ese acontecimiento lo que marcó el principio de nuestro asiento en Cd. Juárez. Mi Abuelita Amada nunca, solo de visita, regresó a vivir a León. Afortunadamente, ese amor filial que llevó a mi Amada Abuelita a buscar a su hermana, nos lo heredó porque en mi familia todos, en las diferentes generaciones, hemos seguido el ejemplo de ese amor filial.

Memorias del silencio vol. XI 29


Laura Jaurrieta

Siblings Love “look out for your sister and don’t let her off your sight” was the advice, as lying in her death bed her mother gave to my beloved grandmother. With my aunt Luz María by the hand, and my mother in her belly, my grandmother went searching for her sister that had left her parents’s house early in life searching for her destiny. It was a cold november day of 1925 when she was getting out of Juarez’s train; the snow reaching her knees Ciudad Juárez was a desolated city back then full of shadows and full of surprises very different Leon, Guanajuato. After much searching, my grandmother found an address her sister Had sent to her mother it was a big surprise to realize that days before her sister had moved my granny told me how much she sufered with the news she ask and ask around, her young soul hopeless nobody knew where her sister had gone she stayed at the only hotel in the city days passed and she continue without knowing much full of sadness decided to go back but christmass was approaching 30

Memorias del silencio vol. XI


and went on to buy a toy for her daughter she came in and out of stores couldn’t find the toy she had in mind. So, she thought to buy it back in Leon having decided she started her way back her daughter bugging for a candy when they opened the door of the candy shop big was her surprise and happiness when the beloved sister was working there. This event was what marked the beginning of our settling in Juarez. My beloved grandmother never went back to live in Leon. Fortunately, the filial love that took my beloved granny to search for her sister was inherited to us; generation after generation, we have all followed the example of that filial love.

Memorias del silencio vol. XI 31


Berta Navarro

¿Yel padre que vive en los sueños vuelve a morir cuando despiertas? Yo quiero vivir dormida; porque dormida Te siento, siento que en mi sueño vives Vives y estás contento. Yo quiero seguir dormida; porque dormida Te pienso, pienso que estás conmigo sintiendo Lo que yo siento. Yo quiero morir dormida; porque dormida Te encuentro, encuentro todo el amor Que despierta ya no tengo. Yo no quiero despertar; porque despierta Recuerdo, recuerdo que ya no estás, que Mueres cuando despierto. Y si me vuelvo a dormir; tú vives y yo Te siento, pero vuelves a morir, mueres Cuando despierto.

32

Memorias del silencio vol. XI


Berta Navarro

And the father that lives in dreams, does he dies when you wake up? I want to live sleeping; I feel you when I sleep you are happy and alive I want to continue sleeping sleeping I think about you, and you are with me feeling what I feel I want to die sleeping sleeping I find love when I wake that’s all gone I don’t want to wake up awake I remember that you are no longer there you die when I wake up and if I go back to sleep I feel you, but you keep on dying when I wake up

Memorias del silencio vol. XI 33


EL DIA QUE ME QUIERAS

34

Memorias del silencio vol. XI


Los siguientes poemas son el resultado de un ejercicio de escritura creativa en la que los estudiantes crearon sus propios textos usando las lĂ­neas del famoso tango de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera The following poems are the result of a creative writing exercise in which students created their own texts using the lines of the famous tango by Carlos Gardel and Alfredo Le Pera

Memorias del silencio vol. XI 35


Verónica Calvo

El Día Que Me Quieras Desde el cielo Las estrellas cantarán Con su mejor color Las rosas, las campanas Y las fontanas Cantarán su amor Tu murmullo acaricia Mi suspirar, y tu risa Engalana mi vida La noche, las luciérnagas Tus ojos negros, tu pelo Verán que ya eres mía.

36

Memorias del silencio vol. XI


Verรณnica Calvo

The Day You Love Me From the sky Stars will sing With its best color Roses, bells and fountains Will sing their love Your murmur touches My sighs, and your laughter Dresses up my life The night, fireflies Your black eyes, your hair They will all see you are mine

Memorias del silencio vol. XI 37


Ana Raygoza

El Día Que Me Quieras Él me acaricia en un sueño con el suave murmullo de su suspirar Cómo se alegra la vida con sus ojos negros Y su sonrisa leve es como un cantar Ella aquieta mi herida Y todo, todo, se puede olvidar.

38

Memorias del silencio vol. XI


Ana Raygoza

The Day You Love Me Carressing me in dreams With the soft murmur of his sighs Life is happier with his black eyes His soft smile is like a song She quiets my wounds And everything, everything, can be left behind

Memorias del silencio vol. XI 39


Johana Ayala

El Día Que Me Quieras La noche que me quieras Desde el azul del cielo Las luciérnagas curiosas verán Que ya eres mía Y las estrellas celosas Nos mirarán pasar Tu suave murmullo Es como un cantar Y en tus ojos negros Yo me quiero mirar

40

Memorias del silencio vol. XI


Johana Ayala

The Day You Love Me The night you love me From the blue sky Curious, fireflies will see That you are mine And the jelous stars will watch us pass your soft murmur is like a song I want to watch myself Reflected in your black eyes

Memorias del silencio vol. XI 41


Nora Maldonado

El Día Que Me Quieras El día que me quieras Las estrellas celosas nos mirarán Pasar, el azul del cielo, las luciérnagas Curiosas, verán que ya eres mía Tu suave respirar, tu risa leve Son un cantar y tus ojos negros me quieren Mirar La noche que me quieras un rayo misterioso Hará nido en tu pelo las campanas al viento Dirán que ya eres mi consuelo.

42

Memorias del silencio vol. XI


Nora Maldonado

The Day You Love Me The day you love me Jelous stars Will watch us pass, The blue sky, fireflies Curious will see you are mine Your soft breath, your soft smile Are a song And your black eyes To me alone They want to watch The night you love me A misterious lightning Will nest in your hair Bells in the wind Will say you are my solace

Memorias del silencio vol. XI 43


el libro de las preguntas

44

Memorias del silencio vol. XI


Los siguientes poemas son el resultado de un ejercicio de escritura creativa en la que los estudiantes crearon sus propios textos usando como base El Libro de las Preguntas, obra pรณstuma del poeta chileno Pablo Neruda The following poems are the result of a creative writing exercise in which the students created their own texts using as basis El Libro de las Preguntas,, posthumous work of the Chilean poet Pablo Neruda

Memorias del silencio vol. XI 45


Cecilia Ivonne Torres

Donde vive la muerte ¿No crees que vive la muerte / Dentro del sol de una cereza?/ No puede matarte también/ Un beso de la primavera/ ¿Sufre más el que espera siempre/ Que aquel que nunca esperó a nadie?/ ¿Dónde van las cosas del sueño?/ ¿Se van a los sueños de los otros?/ ¿Y el padre que vive en los sueños/ Vuelve a morir cuando despiertas?/ ¿Dónde termina el arcoíris,/ En tu alma o en el horizonte?/ ¿Dónde está el niño que fui?/ Sigue dentro de mí o se fue?/ Tal vez una estrella invisible/ Será el cielo de los suicidas./

46

Memorias del silencio vol. XI


Cecilia Ivonne Torres

Donde vive la muerte Don’t you thing death lives inside the cherry’s sun? a Spring kiss cannot kill you who suffers more, the one that always waits? or the one that never awaited for anybody? Where do stuff from dreams go? Do they escape to other people’s dreams? And the father that lives in dreams Does he die again when you wake up? Where does the rainbow ends? In your soul or in the horizon? Where is the kid I was? Is s/he inside or did s/he leave? Maybe an invisible star Will be the heaven of suicide

Memorias del silencio vol. XI 47


Lourdes de la Cruz

¿Por qué lloran tanto las nubes? ¿Por qué lloran tanto las nubes Y cada vez son más alegres? Las nubes lloran de alegría Porque ha llegado la primavera Llenando de flores A toda esta hermosa tierra. Lloran, lloran nubes alegres Que hay muchos desiertos Secos y tristes/ anhelando/ Un poco de tu alegría./

48

Memorias del silencio vol. XI


Lourdes de la Cruz

Why do clouds cry Why do clouds cry And seem happier each time? They cry of happiness Because Spring arrived populating with flowers this beautiful land Cry, cry, happy clouds there are many deserts Dry and sad craving a bit of your happiness

Memorias del silencio vol. XI 49


Bertha Navarro (maestra)

¿Y a los claveles qué les digo agradeciendo su fragancia?

¿Y a los claveles qué les digo Agradeciendo su fragancia Ya que esta me acompaña Sin importar la distancia? ¿Cómo agradezco a la vida Despertar entre sus brazos Que todo el día me arrulle Y de noche me reciba Suavemente en su regazo? ¿Cómo le digo a la luna Que agradezco que su brillo Aclare mis pensamientos, Para poder libremente Demostrar mis sentimientos? ¿Cómo agradecer al viento Que con su suave suspiro Cure los males que siento? ¿A aquella alma amorosa Que me mira desde el cielo Cómo le agradezco todo Lo que soy y lo que tengo? ¿Cómo agradecerle al tiempo Que me ha dado la enseñanza Que al amor y a la confianza No los mata la distancia? Y a los claveles qué les digo Agradeciendo su fragancia? 50

Memorias del silencio vol. XI


Bertha Navarro (maestra)

And what do I say to carnations to thank them for their aroma?

What do I say to carnations? To thank them for their aroma since it follows me from afar How do I thank life for waking up in her arms? to be lull all day And welcomed at night Softly in her lap How do I tell the moon I apreciate her shining in my thoughts? freely showing my feelings How do I thank the wind its tender sigh that heals the evils I feel the tender soul that watches me from above how do I thank it all that I am and I own? How do we thank time? that has taught me love and trust surviving the distance What do I say to carnations To thank them for their aroma? Memorias del silencio vol. XI 51


Mayela y Paola

Vivamos el día como si fuera el último

¿Cuántas abejas tiene el día? ¿Hay algo más triste en el mundo que Un tren inmóvil en la lluvia? ¿Conversa el humo con las nubes? ¿Es verdad que las esperanzas deben regarse con rocío? Dime ¿La rosa está desnuda o sólo tiene ese vestido? ¿Cuál es el pájaro amarillo que llena el nido de limones? ¿Es ese el mismo sol de ayer o es otro fuego su fuego? ¿Por qué en las épocas oscuras se escribe con tinta invisible? ¿Cuántos años tiene noviembre? ¿Qué dirán de mi poesía los que tocaron mi sangre? ¿Qué sigue pagando el otoño con tanto dinero amarillo? ¿Por qué otra vez la primavera ofrece sus vestidos verdes? ¿Es verdad que el ámbar contiene las lágrimas de las sirenas? ¿Y quién canta en el fondo del agua de la laguna abandonada?

52

Memorias del silencio vol. XI


Mayela y Paola

Let’s live the day as if it were the last one How many bees does the day has? Is there anything sadder than a train, still, in the rain? Does the smoke talks to the clouds? Is it true that hopes need the water of dew? Tell me, does the rose is naked or only has one dress? Which is the yellow bird that fills with lemons the nest? Is that yesterday’s sun or its fire is from another kind? Why darks times are written with invisible ink? How many years does November has? What will say of my poetry those who touched my blood? What is autumm paying with so much yellow money? Why does spring offers its green dresses again? Is it true that ambar has mermaid’s tears? And who sings at the botton of the abandoned lagoon?

Memorias del silencio vol. XI 53


Josefina Ruiz, Laura Sierra, Norma Márquez

La primavera y el otoño ¿Por qué otra vez la primavera ofrece sus vestidos verdes? ¿Y quién pidió a la primavera su monarquía transparente? ¿Tiene más hojas un peral que En Busca Del Tiempo Perdido? ¿Por qué no dar una medalla la primera hoja de oro? ¿De dónde saca tantas hojas la primavera de Francia? ¿Por qué se suicidan las hojas cuando se sienten amarillas? ¿Qué sigue pagando el otoño con tanto dinero amarillo? ¿Te has dado cuenta que el otoño es como una vaca amarilla? ¿Y cómo la bestia otoñal es luego un oscuro esqueleto? ¿Sabes qué meditaciones rumia la tierra en otoño? ¿Si se termina el amarillo con qué vamos a pintar el pan?

54

Memorias del silencio vol. XI


Josefina Ruiz, Laura Sierra, Norma MĂĄrquez

Spring and autum Why does Spring offers her green dresses again? And who asked Spring for its transparent monarchy? Does a pear tree has more leaves that In Search of lost time? Why not to give a medal to the first golden leaf? From where does France’s Spring gets so many leaves? Why do leafs commit suicide when they feel yellow? What is autumm paying with so much yellow money? Have you realized that autumn is like a yellow cow? And how the autumnal beast becomes a dark skeleton? What meditations does autumn ruminate? If we run out of yellow what do we use to paint the bread?

Memorias del silencio vol. XI 55


DICCIO ÂżDefinimos las cosas para entender el mundo? En el siguiente diccionario nuestros estudiantes No hay mejor manera de entender la desde donde

56

Memorias del silencio vol. XI


NARIO ¿O definimos el mundo para entender sus cosas? dejan plasmada su visión del mundo. perspectiva del otro, mas que mirando éste está parado.

Memorias del silencio vol. XI 57


A A

brazo: Es un cariño con un silencio profundo [To embrace an other a deep-rooted silence] – Lourdes de la Cruz mor: Cuando me late el corazón por aquel muchacho. [Love: When my heart pounds for that young man] – Blanca Cordero mor: Es mirarse al espejo y decirse hermosa. [Love: To look in the mirrow and say ‘beatiful’ to yourself] – Norma Hernández

A A

A

rte: Lo que le da elegancia a la vida [Art: Is life’s affaire] – Norma Hernández

B

B

eso: Es como probar tu nieve favorita. [A kiss, like essaying your favorite ice-cream] – Cecilia Guerrero

58

Memorias del silencio vol. XI


C

C

ielo: Es un bombo de azúcar gigante. [Sky: a giant sugar cone] – Lourdes de la Cruz

C

ielo: La casa de Dios. [Heaven: God’s house] – Blanca Cordero

C

orazón Siempre palpita cuando te tengo cerca. [Heart: always beats when you are close to me] – Norma Hernández

Corazón Es la vida latiendo palpita .

[Heart: Is life’s beating] – Susana Ramírez

Corazón Frasquito donde se guarda el amor. [Heart: little jar where love is putted away] – Alejandra Rodríguez

D D

ios: Es Aire fresco que penetra todo ser. [God: the fresh breeze that penetrates being] – Alejandra Rodríguez Memorias del silencio vol. XI 59


D

iploma: Trabajo, esfuerzo y satisfacción. [Diploma: Work, Effort, Satisfaction] – Mercedes Aguilar

D

iploma: Es la representación de tus esfuerzo y tus sacrificios. [Diploma: A token of your efforsts and sacrifices] – Blanca Cordero

D

ulzura: La llamada diaria de mis hijos. [Tenderness: My children’s daily call] – Estela Valdez

Domingo: El sabor de los tamales y el champurrado después de misa. [Sunday: mass, the flavor tamales and after champurreado’s after-taste] – Cecilia Guerrero

E

E

strella: La belleza de la noche. [Night’s pulchritude] – Berta Monreal

Estrellas: Una sábana de luces.

[Stars: a sheet of lights] – Mercedes Aguilar

60

Memorias del silencio vol. XI


Estudio: Es lo más importante de la vida de una

persona pues es lo que te va a dar de comer. [Studying: The most important thing that puts food on your table] – Marta Pino

Estados Unidos: Tierra de ilusiones y esperanza.

[USA: Land of hope and illusions] – Marta Pino

E

U

stados nidos: Mosaico de culturas. [USA: a cultural mosaic] – Estela Valdez

F

Felicidad: Tener paz en tu corazón.

[Happiness: to have peace in your heart] –Mercedes Aguilar

M M

úsica: Es como la risa del universo. [The universe laughing] – Berta Monreal 6 éxico: País donde puedo ser yo. [Mexico: the country where I can be myself] – Alejandra Rodríguez.

M

Memorias del silencio vol. XI 61


N

N

ostalgia: La tristeza del corazón. [Nostalgia: Heart’s sadness] – Susana Ramírez

P

asión: Es algo que te saca el aire. [Nostalgia: Heart’s sadness] – Lourdes de la Cruz

P P

asión: El condimento que no puede faltar en nuestra vida. [Passion: the gravy that cannot lack in your life] – Adela Loubet

Poema: Palabras que hablan por el corazón.

[Poem: Words you learn by heart] – Alejandra Rodríguez

Paz: Lo que el mundo siempre ha necesitado.

[Peace is what the world always needs] – Marta Pino

62

Memorias del silencio vol. XI


R

Risa: Una terapia que necesitamos a diario.

S

[Laugh: a much needed daily therapy] – Adela Loubet

Sueño: Es la tranquilidad del alma. [Soul’s ataraxia] – Berta Monreal

Superación: Es el impulso que tenemos para

triunfar. [self-improvement: the inspiration that makes as successful] – Marta Pino

V

Vida: Lo que me dio Dios para lograr las metas.

[Life: The credit God gave me to fulfill my dreams] – Adela Loubet Memorias del silencio vol. XI 63


dossier

64

Memorias del silencio vol. XI


Los siguientes son escritos por parte de los maestros, maestras, facilitadoras, coordinadores, directores y personas que durante estos aĂąos han hjecho este proyecto posible. AquĂ­ sus historias, experiencias. lecciones y enseĂąanzas. The following are texts written by the teachers, facilitators, coordinators, directors, and people who during these years have made this project possible. Here your stories, experiences, and lessons.

Memorias del silencio vol. XI 65


Laura Jaurrieta

La Historia de Nuestro Programa Eran los inicios de los años noventa cuando el Programa de Alfabetización veía sus últimos albores en cuanto a sus funciones. En ese entonces, el propósito del programa consistía en ofrecer clases de inglés básico para que el estudiante adulto pudiera acceder al colegio. Dado a lo elemental de las clases de inglés que se ofrecían y el limitado respaldo académico que el estudiante traía consigo, pocos eran los que lograban alcanzar la meta. Una de las tareas de los tutores, además de las clases, era llevar a los estudiantes a transitar por el campus del colegio para que se familiarizaran con los diferentes departamentos. Se les ofrecía talleres, se les guiaba durante el proceso de registro y demás. Desafortunadamente, era mínima la cantidad de estudiantes que contaban con la competencia necesaria para sobrevivir en el colegio. Por ese entonces, se sucedieron varios cambios en el ámbito administrativo de ese programa y fue en uno de esos cambios en que se le abrieron las puertas de la dirección del programa al ahora Dr. Andrés Muro. Andrés vino al programa con toda su juventud y con el deseo de hacer de este un programa que realmente ayudara y entendiera la forma de asistir y guiar a la comunidad hispana en el área de la educación. Su primer objetivo fue cambiar el nombre del programa a Programa de Educación para la Comunidad y su primer proyecto consistió en que “el estudiante no tiene que venir a las clases; las clases irán al estudiante”. Esa frase la puso en práctica y fue cuando las clases de inglés se extendieron por toda la ciudad y sus alrededores. Hasta el día de hoy, se ofrecen clases en escuelas, iglesias, centros comunitarios, en campus del colegio, etc. Aun cuando se seguía ofreciendo clases de inglés, el ir a servir a la comunidad dentro de su comunidad marcaba ya gran diferen66

Memorias del silencio vol. XI


cia. Otra de las ideas innovadoras que Andrés estableció fue que, durante las clases, se pasara información a los estudiantes en el área de la salud, violencia familiar y nutrición. Estos talleres son obligatorios y se ofrecen en todas las clases; siendo el taller sobre violencia familiar el más obligatorio. A principios del año 2000, entró Andrés a la oficina con una alegría que jamás he vuelto a ver en su rostro. ¡Le habían aprobado una propuesta de parte del Departamento de Educación de Estados Unidos! Este fideicomiso pasaría a ser la espina dorsal del Programa de Educación para la Comunidad y en el cual se especificaba ofrecer clases de GED a la comunidad migrante de esta ciudad. Con la alegría de tan importante logro, nos dispusimos a organizar lo propuesto por el Dr. Muro. Para llevar esta misión a cabo, era necesario “romper piedra” pues se contaba con escaso material de instrucción en el idioma español. Además, conformar la estructuración del proyecto en cuanto a personal, ideas y estrategias en el área de instrucción. Se empleó a personal con respaldo profesional de México y haciendo un esfuerzo en común pudimos encontrar la manera de llevar una instrucción de calidad a las estudiantes. Fueron días de intenso trabajo donde todos los empleados, como si fuésemos uno, nos encaminamos a llevar a la comunidad migrante la motivación y servicios que le servirían para su superación personal y, si ellos así lo deseaban, superación en el área profesional. En este programa también se han beneficiado personas que traen limitaciones académicas de su país natal. Por medio del Consulado General de México, el cual sirve de enlace con el Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA) y con el Instituto Mexicano para los mexicanos en el Exterior (IME), hemos podido establecer un camino para las personas que, a falta de este servicio, creían que era imposible obtener un certificado de primaria y secundaria de su país natal. El IME nos confiere una beca anual para ayudar a los mexicanos en este Memorias del silencio vol. XI 67


este país y el INEA nos permite preparar a los adultos con certificados en el área de primaria y secundaria. Los exámenes que requiere el INEA han servido para dar una idea al maestro del respaldo académico del estudiante que cruza las puertas de este profesional, humano y motivador programa. Por iniciativa del Dr. Muro, se ofrecen clases de literatura en las clases de GED. El maestro Daniel Rios-Lopera dedica un semestre a presentar talleres de literatura donde los estudiantes, por medio de la escritura, relatan sus vivencias. Algunos estudiantes se atreven a describir momentos difíciles que han pasado para venir a este país, las alegrías que les dan sus esfuerzos y muchísimas más historias. Estos textos se recopilan y se publican anualmente en un libro llamado Memorias del Silencio del cual se han publicado ya 11 ediciones. Este logro del Dr. Muro ha sido también todo un éxito. Otro triunfo por parte del Dr. Muro, ha sido la aprobación de otra propuesta al Departamento de Educación de Estados Unidos. Esta propuesta servirá para apoyar a los estudiantes migrantes en su primer año de ingreso al Colegio de la Comunidad en la ciudad de El Paso, TX y/o a la Universidad de Texas en El Paso. Con la ayuda de este incentivo, se cerraría el círculo de estudios para cualquier persona que desee emprender el camino en el área de superación profesional, sin importar cuál sea su edad o respaldo académico. Ahora, y después de casi veintisiete años, puedo ver hacia atrás y testificar que este ha sido, bajo la dirección del Dr. Andrés Muro y de un personal altamente calificado, uno de los programas más exitosos y reconocidos a nivel local, nacional e internacional.

68

Memorias del silencio vol. XI


Santi Alcántara Asistente de Programa Angie Jiménez, Secretaria Patricia Arnal Profesora de Salud Martha Carrillo Inglés

Kathie Terrel Inglés Patricia Castillo Secretaria Facilitadoras de Instrucción: Leticia Domínguez Guadalupe Rodríguez Rosa Tafoya Hercilia Simons

Laura M. Jaurrieta Coordinadora de Instrucción Community Education Program

Memorias del silencio vol. XI 69


Caras - AndrĂŠs Muro 70

Memorias del silencio vol. XI


Guitar - AndrĂŠs Muro Memorias del silencio vol. XI 71


Yolanda Ambrosio Barrientos

Discurso de Graduación Mi nombre es Yolanda Ambrosio Barrientos y me he graduado del programa Wake Tech HEP* en Raleigh, Carolina del Norte. Es un honor para mí estar hoy aquí, representando a los estudiantes que, con gran esfuerzo, han obtenido un diploma a través del mismo programa. Me gustaría compartir con ustedes mi historia, cómo llegué a donde estoy hoy y cómo el programa HEP ha cambiado mi vida. Para mí, este fue un camino largo y difícil. Llegué a los Estados Unidos, la tierra de las oportunidades, donde sabía que podía hacer realidad el sueño americano, con verdaderos sueños y esperanzas. Un día me casé y tuve tres hijos maravillosos. Mi matrimonio no fue fácil, sin embargo, después de nueve años y cansada de su abuso físico, verbal y emocional, finalmente un día dejé a mi marido. Recuerdo como si fuese ayer el momento en que me di cuenta de que algo necesitaba cambiar en mi vida. Mi marido me golpeó y me hirió tanto que tuve que llamar a la policía. Sin embargo, como no hablaba inglés, no pude explicarles lo que me había pasado. Mi marido, que sí hablaba inglés, se aprovechó de la situación e inventó una historia que terminó con los policías llevándome a la cárcel. Puede sonar extraño, pero nunca nadie me preguntó si estaba herida. Yo no hablaba inglés y nadie me ofreció un traductor. Eventualmente, me dejaron salir de la cárcel, y ahí me di cuenta que estaba sola yo con mis hijos. No tenía familia, dinero, trabajo, automóvil o un lugar a donde vivir. Sólo teníamos la ropa que llevábamos puesta. Terminamos en un refugio para personas sin hogar. 72

Memorias del silencio vol. XI


Yo sé lo que es tener hambre en un país de abundancia y tener que hacer largas filas en medio del invierno, esperando un poco de comida. Debido a mi situación, era muy difícil encontrar un trabajo. ¡Casi me di por vencida! Una noche estaba rezando y recuerdo, hablando con Dios, le dije: “Señor, prometiste no darme más peso del que yo pueda soportar; ya no puedo llevar este peso”. Fue entonces cuando comprendí que necesitaba tomar una decisión: renunciar o continuar. Decidí seguir avanzando. Durante muchos años, éramos solo mis hijos y yo. Sin hablar inglés y sin educación, no tenía muchas opciones para ganar dinero y necesitaba alimentar a mis hijos. Así fue que terminé trabajando en el campo. Trabajaba largas horas bajo el sol caliente, en temperaturas que frecuentemente eran más de 100 grados. Algunas veces trabajaba también bajo la lluvia. En el fondo de mi mente, siempre tuve la esperanza de volver a la escuela y obtener mi diploma del High School. De hecho, lo intenté varias veces pero por una razón u otra, no tuve éxito. El año pasado, un amigo me habló acerca del programa HEP y decidí intentarlo nuevamente. ¡No tenía nada que perder! Tomé la prueba de admisión y me emocioné de saber que lo había aprobado. Sabía que ésta era mi oportunidad y no la iba a dejar pasar. Cinco meses después, luego de muchas largas noches de estudio y preparación para mis exámenes, finalmente lo logré y hoy tengo mi diploma del High School. Hoy estoy viviendo una realidad muy diferente y a veces me cuesta creer lo afortunada que soy por estar expuesta a experiencias tan increíbles. Desde que obtuve mi diploma con HEP en noviembre del año pasado, he tomado cuatro cursos de computación; quería estar bien preparada para las clases universitarias. Ahora acabo de terminar mi primer semestre en Memorias del silencio vol. XI 73


Wake Tech, en donde tomé mis dos primeros cursos universitarios: gramática y composición. También estoy matriculada en cuatro clases más para el otoño. No es fácil para mí ir a la escuela. Manejo tres horas todos los días para ir a clase, tengo un trabajo de tiempo completo y cuido de mis tres hijos. Sin embargo, aun si las cosas se vuelvan muy difíciles, yo no voy a rendirme. Estoy pensando en estudiar para ser trabajadora social, pero también estoy considerando otras opciones. Lo que sea que yo decida hacer, quiero que mis hijos sepan que nunca es demasiado tarde para hacer realidad nuestros sueños. Estoy agradecida por la oportunidad de estar hoy aquí y compartir mi historia. Quiero que cada uno de ustedes sepa cómo me ha cambiado la vida el programa Wake Tech HEP. Antes de convertirme en una estudiante de HEP, no sabía la habilidad que tenía para aprender. De repente, fue como una puerta abierta que me condujo a alcanzar mis metas. HEP ha tenido un tremendo impacto en mi vida y en la vida de tantos otros estudiantes a quienes se les dio la misma oportunidad de obtener el diploma equivalente al High School. Primero, quiero agradecer a Dios por haber abierto tantas puertas que me han permitido estar aquí hoy. Además, me gustaría dar las gracias al programa Wake Tech HEP por apoyarme y por creer en mí. Quiero agradecer a cada uno de ustedes, directores de los programas HEP y CAMP, que trabajan tan fuerte para ayudar a otros trabajadores agrícolas como yo. No estaríamos aquí si no fuera por su compromiso y su dedicación. Por último, quiero agradecer a los miembros del Departamento de Educación, Oficina de Educación Migrante, por 74

Memorias del silencio vol. XI


promover y financiar estos increíbles programas en todo el país. Debido a su apoyo, pueden cumplir su misión: “Servir, educar y capacitar a los trabajadores agrícolas” y su visión: “Mejorar la calidad de vida de los trabajadores agrícolas a través de la Educación” *HEP High School Equivalency Program. Programa de Equivalencia de Secuendaria

Memorias del silencio vol. XI 75


Yolanda Ambrosio Barrientos

Graduation Speech Good morning. My name is Yolanda Ambrosio Barrientos and I am a graduate of the Wake Tech HEP Program in Raleigh, North Carolina. It is an honor for me to be here today, representing the students who, with great effort, have successfully earned a diploma. I would like to share with you the story of my journey, of how I arrived to where I am now, and how the HEP Program changed my life. For me, this was a long and difficult road. I arrived in the United States, the land of opportunities, where I knew I could make the American Dream a reality, with true dreams and hopes. One day I got married and had three wonderful children. My marriage wasn’t easy, however, and after nine years of marriage, and tired of his physical, verbal, and emotional abuse, I finally left my husband. I remember like it was yesterday the moment where I realized that something needed to change in my life. My husband hit me and hurt me so badly that I had to call the police. However, because I did not speak English, I was not able to explain what had happened to me. My husband, who did speak English, took advantage of the situation and made up a story that ended up with me going to jail. It may sound strange, but no one ever asked if I was hurt. I did not speak English and no one offered a translator. Eventually, I was let out of jail, only to found out that I was all alone with my children. I did not have family, money, a job, a car, or a place to live. We only had the clothes that we had on our backs; we ended up at a homeless shelter. I know what it is to be hungry in a country of abundance, and having to stand in long lines in the middle of the 76

Memorias del silencio vol. XI


winter, waiting for a bit of food. Because of my living situation, it was very difficult for me to find a job. I almost gave up! One night, I was praying and I remember talking to God and saying: “Lord, you promised to not give me more weight that I can bear; I cannot carry this weight” and that’s when I understood that I needed to make a decision: I can give up or I keep on going. I decided to keep moving forward. For many years, it was just me and my children. Without speaking English and without an education, I did not have many options to earn money and I needed to feed my children so I ended up working in the fields. I worked long hours under the hot son in temperatures that frequently were of over 100 degrees, sometimes I worked under the rain. But, in the back of my mind, I always had the hope to go back to school and earn my high school diploma. In fact, I tried several times but for one reason or another, I wasn’t successful. Last year, a friend told me about the HEP Program and I decided to give it another try. I had nothing to lose. I took the entrance test and was so excited to hear that I passed that I knew that this was it. Five months later, after many long nights of studying and preparing for my tests, I did it, and today I am a high school graduate! Today, I am living a very different reality and sometimes I find hard to believe how lucky I am for being exposed to such amazing experiences. Since earning my high school equivalency diploma with HEP last November, I have taken four computer courses -- I wanted to be well prepared for college classes. I am now finishing my first semester at Wake Tech, where I am taking my first two college-level classes: Grammar and Composition. I am also already enrolled in four more classes for the fall. It is not easy for me to go school. I drive three hours every day to go to class and I also have a full-time job, and take care Memorias del silencio vol. XI 77


of my three children. However, even if things become very difficult, I am not going to give up. I am thinking about becoming a social worker but I am also considering other options. Whatever I decide to do, I want my children to know that it is never too late to make our dreams come true. I am thankful for the opportunity to be here today to share my story and I want each of you to know how life-changing the Wake Tech HEP Program has been for me. Prior to becoming a HEP student, I did not know my ability to learn. Suddenly, it was like a door was opened for me, one that led me to reach my goals. HEP has had a tremendous impact on my life and on the lives of so many other students who were given the same opportunity to earn a high school equivalency. First, I want to thank God for opening so many doors that made it possible for me to be here today. Also, I would like to thank the Wake Tech HEP Program for supporting me and for believing in me. I want to thank each of you, program directors, who work so hard to help other farm workers like me. We wouldn’t be here if it wasn’t for your commitment and dedication. Finally, I want to thank the members of the Department of Education, Office of Migrant Education, for promoting and funding these amazing programs throughout the country. Because of your support, they can fulfill their mission: “To serve, educate, and empower farm workers” and their vision: “to improve the quality of life for farm workers through education.”

78

Memorias del silencio vol. XI


Eva Cardenas

El Mejor Giro Que Dio Mi Vida En la vida necesitamos hacer cambios que hagan girar nuestro mundo. El cambio que le dio gran giro a mi vida fue cuando empecé a trabajar. Antes de tener trabajo, mi vida no era tan acelerada como la tengo hoy. Pero les puedo decir que me gusta más mi vida trabajando. Antes veía mi vida hermosa, yo no sabía lo que era trabajar y mucho menos tenía en mente hacerlo. Pero hoy, gracias a Dios, he tenido la oportunidad de trabajar en un maravilloso programa ayudando a muchas personas. Cuando me ofreció el trabajo hasta miedo me dio, en mi mente estaba que yo no podría hacerlo porque no estaba preparada para empezar un cambio tan drástico. Pensaba en que no podría cubrir todo, que dejaría a mis hijos y todos mis quehaceres a los que ya estaba acostumbrada. Pero vaya sorpresa que me llevé ya que fue un cambio maravilloso. Pensé y me dije a mi misma: Me voy a dar una oportunidad y lo voy a lograr. Y aquí estoy, cinco años después y sigo aquí. ¡Es tan bonito lo que hago! Mi trabajo consiste en dar clases de computación a los estudiantes de GED en español para el programa HEP. Aparte de dar clases de computación, también ayudo a mis compañeras maestras a poner exámenes de simulacro para preparar a los estudiantes para sus exámenes reales. También ayudo a mi facilitadora en los trabajos de la oficina, como archivar las registraciones, sacar citas para los estudiantes y muchas cosas más. El ayudar a los estudiantes académicamente es algo satisfactorio y me hace sentir muy feliz. Agradezco a Dios por mi trabajo y por las buenas compañeras que tengo. Por ponerme en mi vida un cambio tan grande que nunca imaginé fuera tan hermoso. Igualmente agradezco a todos los colaboradores del programa HEP por su apoyo y confianza. Qué gran satisfacción ciento al contestar cuando me preguntan en que trabajo y poder contestar: Soy Tutora de EPCC para el programa HEP. Memorias del silencio vol. XI 79


Shila Simons

Memorias Que No Se Pueden Olvidar Hay experiencias en la vida que, al conocerlas, dejan huellas inolvidables en la mente. Tal es el caso de los trabajadores migrantes del campo pues ellos llevan vidas fuera de lo común; me refiero a su condición de trabajo, economía y status legal. Me evocaré a uno de los tantos que conozco. Su nombre es Olga Chávez, una pequeña, pero gigante mujer, madre soltera, con dos hijos, residente en la comunidad campesina de Tío Cooper. Esta comunidad, ubicada en la parte Oeste de El Paso, Texas, abriga a 50 familias campesinas que, día tras día, salen a las temporadas de la pizca (cosecha) de cebolla, chile y nueces. Olga es pizcadora con muchos años de experiencia. En los años de su juventud pizcaba uvas, manzanas y naranjas en California. Iba con su dos hijos pequeños y los dejaba al cuidado de mujeres mayores de edad (las abuelitas), al igual que las otras trabajadoras. Desde aquellos tiempos, ella añoraba obtener su residencia legal en los Estados Unidos, justificando su servicio de más de 20 años en los campos de cultivo. Olga Chávez es parte de la primera generación de estudiantes de Community Education Program/HEP para migrantes del campo. Abrimos una de las primeras clases de GED (General Education Development) en la Comunidad de Tío Cooper. Recuerdo ver a Olga los primeros días acercarse a la puerta para observar. Quizás por temor e inseguridad, no se atrevía a entrar a la clase. La maestra Beatriz le invitó a participar como alumna libre, pues contaba con segundo año de primaria. Olga aceptó el desafío, empezó aprendiendo las tablas de mul80

Memorias del silencio vol. XI


tiplicar, letras mayúsculas y minúsculas, luego a escribir frases y oraciones. Su aprendizaje fue lento pero constante, su perseverancia y deseo de aprender era enorme. Sus libros y cuadernos le acompañaban en los intensos días de pizca de cebolla y chile; en el invierno los llevaba a la pizca y sorteo de nueces. Pasaron los días, semanas, meses y años en que Olga asistía a las clases nocturnas, muchas veces con su rostro colorado, quemado por el sol, sus manos ardían por la fuerza del chile. Sin embargo, Olga iba progresando en su aprendizaje, llegó a dominar las cuatro operaciones básicas de matemáticas, iba progresando en operaciones más complicadas de aritmética, luego algebra, llegando a dominar el Teorema de Pitágoras y sus aplicaciones, la fórmula cuadrática, y las complicadas operaciones de geometría. Habían transcurrido tres años y la meta se cumplía. Olga Chávez obtuvo su certificado en Septiembtre 14 de2005. GED certificado No. 1699571. Olga hablaba mucho de sus hijos, es una madre amorosa y cuidadosa. Recuerdo que mencionaba con orgullo que su Juanito, después de graduarse de High School, ingresó a las filas del ejército de los Estados Unidos. La mayor ilusión de Olga era recibir una carta o una llamada de su hijo, pero su esperanza más grande fue obtener su residencia (Green Card) a través de su hijo. Han pasado los años, y no he vuelto a saber de Olga Chávez. Tengo la esperanza que ella goza al tener en sus manos su residencia legal, para poder caminar por las calles con la seguridad de no ser arrestada. Olga, además de haber trabajado intensamente en los campos de cultivo en California, Hatch, Deming, Habs, La Unión, Las Cruces Nuevo México y en El Paso, Texas, cuenta con su certificado de GED que acredita su esfuerzo y desarrollo académico.

Memorias del silencio vol. XI 81


Evidentemente, Olga Chรกvez, es un ejemplo de lucha constante, de aprendizaje y trabajo tenaz. Su aporte ha sido y es enorme a nuestra sociedad. Olga seguirรก inspirando a muchos.

*La historia mรกs amplia de Olga Chรกvez se encuentra en el primer volumen de Memorias del Silencio.

82

Memorias del silencio vol. XI


Alejandra Acosta Silva

Mi Experiencia En El GED Hace aproximadamente 3 años, que arreglé residencia en Estados Unidos y con mucho esfuerzo he sacado mi GED. Gracias a eso he conseguido un trabajo digno y gratificante. A pesar de no contar con el idioma de este país, gracias a Dios y a la confianza de muchas personas, estoy logrando el tan anhelado sueño Americano. Cuando decidí estudiar para el GED, mi objetivo era prepararme para así ayudar a mis hijos en sus tareas y para poder conseguir un trabajo digno en este país. Así que entré a las clases en el centro comunitario Rio Vista y ahí, en 6 meses, saqué mi diploma de High School Equivalent Program (HEP). Pero al terminar mi educación, no solo me entregaron mi diploma, si no que la facilitadora de ese programa me ofreció trabajo como Tutora de GED. Sin pensarlo acepté y con muchas ganas inicié esta labor que desde hace 3 años con mucho gusto ejerzo. Una de las maneras de agradecer el tener la oportunidad de sacar mi GED, es el poder ayudar a muchas más personas que, como yo, llegan a este país sin escuela, sin idioma y sin experiencia. Personas que todos los días salen desde muy temprano a trabajar en el campo y así, con el sudor de su frente, llevan a su casa el fruto de sus esfuerzos. Personas que tienen como visión el superarse y prepararse para un mejor trabajo. Hoy continúo trabajando con muchas ganas y todos los días trato de dar lo mejor de mí, para poder hacer más amenas Memorias del silencio vol. XI 83


las clases, más atractivas y mucho más fáciles. Mi objetivo es seguir ayudando a más personas a sacar seguirse superando. Algunas veces he pensado en cambiar de trabajo para ganar más dinero, pero las ganancias en este trabajo no son económicas, lo gratificante está en ver la expresión de las personas cuando logran obtener su certificado, la satisfacción que da el ver que todo el esfuerzo valió la pena. Eso no tiene precio, eso no se paga con nada y en pocos trabajos se gana a tal magnitud.

84

Memorias del silencio vol. XI


Mayra Fabián

Mi Experiencia En El GED Mi experiencia como maestra de GED ha sido gratificante me ha enriquecido el alma, no se trata solo de dar una clase, uno entrega herramientas que cambia vidas. Cuando comenzó el semestre yo veía a mis estudiantes con ganas de sobresalir, pero ciertos miedos les habían impedido lograr sus sueños. Yo me identificaba con ellos, de igual manera había llegado yo hace 8 años y sabía lo que era sentir ese impulso que te indica que se hora de lograr tus sueños. Todo el semestre les repetí en diversas ocasiones lo inteligente que eran, y la capacidad que tenían para aprender. Poco a poco fui viendo como su autoestima crecía conforme iban adquiriendo conocimientos. La chica tímida que al principio no quería participar se volvió sociable y la que decía que no era buena para las escuelas se convirtió en la mejor de la clase. La señora que creía que por sus años no podía, se dio cuenta que la edad no importa cuando quieres y tienes la determinación de lograr tus objetivos. Nuestro programa es maravilloso y brinda la oportunidad para crecer a nivel emocional. Nuestros estudiantes no obtienen solo un diploma; ellos obtienen la oportunidad para mejorar su nivel económico, emocional y familiar. Estoy muy orgullosa de saber que pude plantar en mis estudiantes la semilla que las va a llevar a cumplir sus metros y que a su vez ellas van a llenar de orgullo a sus familias y amigas.

Memorias del silencio vol. XI 85


Ileana Carrera

Mi Experiencia En El GED Cada día al despertar uno de mis primeros pensamientos es dirigido a la clase y a los estudiantes de GED. Después de madrugar y cumplir con todas las tareas de la mañana me voy hacia la escuela. Pero este día era especial pues sabía que una de mis estudiantes presentaría uno de sus exámenes finales. Al llegar al salón saqué el material y preparé todo. Aunque no sabía la hora de llegada de ella, presentía que llegaría un poco tarde pues era costumbre en ella. Pasó algo de tiempo y en cuanto llegó la noté diferente, un poco nerviosa, como ausente, sin querer tocar el tema del examen. Al sentarme con ella empezamos a platicar y noté que cada oportunidad que tenía decía “No voy a pasar, no voy a pasar.” En segundos sus ojos se llenaron de lágrimas. Todas las demás estudiantes y yo empezamos a animarla como podíamos. Ella, en la poca madurez de madre soltera de 19 años, solo respondió que en su casa no entienden cómo tenía que ir a la escuela para obtener el GED, si los exámenes eran tan fáciles. Ante esta difícil situación yo comprendí que es demasiada la esperanza que cada estudiante pone en las clases y esto hace mayor la responsabilidad y el compromiso que se tiene como instructor. Ella presentó el examen y lo pasó, justo 145 puntos, pero le bastó para sentirse con confianza y valentía para seguir presentando los que le faltan. Al final del día esta joven me enseño más de lo que yo le podía ensenar. Ella, con todo en contra, siguió con el firme propósito de obtener el GED para así progresar y proveerle lo mejor su hijo. Son este tipo de momentos los que me hacen valorar mi trabajo. 86

Memorias del silencio vol. XI


María Ofelia Patiño

Mi Experiencia En El GED Este ensayo tiene como objetivo describir la práctica docente en las asignaturas del GED, los diferentes problemas a los que se enfrenta y las estrategias que se pueden utilizar para el mejoramiento del aprendizaje. La experiencia que tengo en la práctica docente, prefiero que nada entender que los adultos que quieren aprender están pasando por una etapa muy difícil tienen que hacer frente la mayoría al sostenimiento de ser familia y tener el tiempo necesario para estudiar. La mayoría de ellos tienen el interés y la motivación necesaria para aprender. Para impartir mi clase y que exista un gran interés por parte de ellos, dela hacer una clase amena para que los alumnos facilidad, por esa es bueno planear actividades acordes a las necesidades de la clase. Lo que más me desilusiona es que algunos de ellos anteponen, todo antes de asesten a clases, pero también los entiendo si no trabajan no van a tener manera de subsisten. Precisamente considerando estos aspectos decidí utilizar material impresa para las materias y además emplean un método de equipa y de participación. Los adultos requieren un enfoque más específico para lograr la asimilación de los temas. Para llegar a este objetico tengo que preparar la clase estudiando los temas y estructurando lo más sencilla y objetivo para que ellos puedan entender, al mimo tiempo voy anexando el material de apoyo que prepara para mis alumnos, esta es para optimizar el tiempo que disponemos para la clase.

Memorias del silencio vol. XI 87


Ser maestro no es tan sencillo como parece, no es una simple ocupaciรณn sino una carrera de inda que con llena una responsabilidad que debe ser asumida con profesionalidad, requiere sensibilidad para poder atender las necesidades de cada uno de ellos. Todos tienen deferentes problemรกticas y hay que saber cรณmo entenderlos.

88

Memorias del silencio vol. XI


Douglas

La Adversidad Una Oportunidad Para Crecer Es satisfactorio sentirse realizado en la vida. No sólo cuando se cumple con las etapas de nacer, crecer, reproducirse y finalmente morir; sino cuando a conciencia, y sin temor a las imposibilidades, vas detrás de tus metas. Muchas veces no se cumplen al pie de la letra, pero este margen de error en el cálculo se transforma en una suma de oportunidades que sin lugar a dudas hacen de esta una experiencia enriquecedora. Paso a paso, en este camino, se van encontrando obstáculos y dificultades que ponen a prueba la resistencia personal y tratan de alejarlo a uno del objetivo final. Sin embargo, en mi caso, el resultado ha sido opuesto, y son estas dificultades las que me han dado fuerza para seguir acercándome a mi destino. Un día, recibí una llamada inesperada que cambiaría por completo el rumbo de mi vida. Sí, era una vil amenaza que atentaría contra mi dignidad y contra todo lo que a pulso había construido hasta ese momento. Fue el peor día que alguien jamás pudiera vivir y me había tocado a mí, que había logrado llegar a la cúspide de una carrera exitosa y que con pasión. Quién lo diría que alguien como yo pudiera ser el blanco de una persecución de quienes no permiten el progreso de aquellos que, con desespero, buscan una alternativa que los acerque hacia su libertad; una libertad que muchos damos por sentado pero que muchas personas carecen ya que están cautivas por otros que fomentan y hacen el mal. Memorias del silencio vol. XI 89


Sin poderlo pensar dos veces, me vi obligado a salir de mi país, con el asombro de mi familia y compañeros más cercanos, que se preguntaban cómo era posible que una persona de tal calidad humana y de gran compañerismo, fuera objeto de tal acoso. En un momento de mi vida deseé conocer otros lugares, pero nunca imaginé que este suceso fortuito fuera el arco que impulsara la flecha de mi vida hacia este lugar. Aprendí que nada de lo que sucede con uno mismo y los suyos es mera casualidad. Tenía mi bella hermana y su familia viviendo en la ciudad de El Paso y a la distancia de una llamada se abriría para mí una nueva esperanza para un nuevo comienzo. Hoy, después de casi dos años, puedo decir que no hay que perder la fe, que nuestra vida está en manos de Aquel quien la diseñó y trazó un camino por el cual debemos transitar. Nadie dijo que sería fácil. La constante en la vida es el cambio y debemos estar abiertos y dispuestos a ello. Habrá contrastes y altibajos, pero debemos saber que no estamos solos, que no somos los únicos y que aún en los momentos más difíciles podemos seguir brindando ayuda a otras personas en cualquier lugar que no sea el nuestro. Esto me hace reflexionar que en estos momentos de mi vida se está cumpliendo el principio del cual hablaban nuestros padres: que uno recibe lo que con buen agrado da. Es esperanzador saber que siempre habrá una mano amiga que nos ayudará a continuar nuestro viaje y así seguir estando agradecidos por cada nueva experiencia, por cada nueva oportunidad y por cada persona que hace posible que logremos lo inimaginable pero que de alguna manera ya estaba escrito.

90

Memorias del silencio vol. XI


Antonio Pineda

El Ser Y La Nada

En Semántica:

“Querer, Hacer, Poder” Soy nativo de Chihuahua, Chih, México. La mía es una ciudad pequeña, joven y muy bien trazada; me refiero a Cd. Delicias; Chih. Producción principa en aquellos años era la pizca de algodón. Soy hijo de profesionistas / fármaco Biólogos, egresados de la facultad de medicina en Chihuahua, Chih. Nos trasladamos a la Cd. Juárez porque había fuentes de trabajo para ellos, y así fue. A los pocos años muere mi padre, y mi madre se quedó con 8 hijos. Desde ese entonces nos pusimos a trabajar, a estudiar y llevamos a cabo la cultura de la responsabilidad. Con el paso de los años se fueron de este mundo varios hermanos y mi querida madre, únicamente quedamos 4. Todos logramos terminar una carrera gracias a Dios. Me relacioné sentimentalmente con una mujer norteamericana llamada Angie y “a los 5 años nos casamos y fue así como vine a residir a los Estados Unidos. Una vez llegué a este país, me abrieron las puertas en el Colegio de la Comunidad EPCC (Rio Grande) y trabajé como voluntario. Tiempo después logré mi base como instructor de GED y comisionado en el centro de trabajadores Agrícolas.

Memorias del silencio vol. XI 91


Mi camino en el devenir de la vida no ha sido nada fácil, he tenido miedos e incertidumbres. ¿Por qué? Bueno, puede ser por mi insistencia hacia un progreso de tipo personal; por lograr subir peldaños. Me ha sido difícil acomodarme en un empleo de responsabilidad que me remunere y sobre todo que mejore mi estilo de vida. A veces pienso que todavía estoy en el principio de una búsqueda de lo que significa para mí el “principio de una iniciativa”, el intentar seguir mejorando. Busco una mejor calidad de vida con mis estudios y con mi esfuerzo, y yo sé que lo voy a lograr. Tengo las bases muy firmes y bien definidas hacia mi progreso, me fijo metas que a veces logro y otras veces no. El colegio y la universidad son grandes te invito a estudiar y a ser lo que tú quieras “SER” esto es pensar en grande. Las ayudas económicas están cuando tú te decidas; hay tanto que nos ofrecen ……… ¿y que pasa? ¡Ahí está tu futuro! Recuérdalo: hoy es el esfuerzo, mañana una realidad. Un campesino, un hijo de familia, un adulto cualquier persona puede lograrlo…. Hay que caminar plácidos sobre el ruido y la prisa, seguir adelante. Así se logran las metas a corto, mediano y largo plazo. Desde el cielo hasta el infinito firmamento declaro que el que estudie en esta vida tendrá educación, firmeza y, si no, buen provenir. Por lo menos un orden social y una comodidad más adecuada en el centro de oportunidades más certeras. Esfuérzate por ser feliz en el futuro. Con amor y dedicación a mis estudiantes, a mis directivos, a mis hijos, a mi esposa y a todos los Campesinos que trabajan fuerte en su país y en otros estados de la Unión Americana. 92

Memorias del silencio vol. XI


Araceli Soria

La Desición Hoy, en el segundo aniversario luctuoso de mi padre, me vinieron todos los recuerdos de ese tiempo tan doloroso. Recuerdo con mucha tristeza ese desagradable día cuando un desmayo anunciaba el comienzo de la agonía de mi padre. En mi cabeza no entraba la idea de verlo enfermo y sufriendo, no podía entender que la persona a la que siempre vi fuerte y vigoroso, ahora lo veía tan débil y tan frágil. En su rostro se notaba el miedo al escuchar Síndrome Mielodisplásico, que fue el diagnóstico del doctor. Mi padre ya presentía que esa enfermedad acabaría con su vida, él me lo dijo. Y al hablar con el doctor y escuchar la explicación de lo que venía con esa enfermedad, se me vino el mundo encima y entendí lo que mi padre presentía. Seis meses fue su agonía y no solo él moría, algo en mi moría junto con él. Mi decisión fue que disfrutaría con mi papá cada momento que tenía con él. Hubo momentos que lloré y le reclamé a la vida el porqué nos pasaba esto a nosotros. El tiempo que duró su enfermedad me enseñó a ser fuerte, a amar la vida, y a aceptar la voluntad de Dios con fuerza y entereza. Murió tomado de mi mano, vi la luz de sus ojos apagarse y sentí el resolló de su último suspiro, en ese momento a pesar de mi dolor que era inmenso, pude tomar decisiones. -Decidí que amaría más la vida, con todo lo bueno y lo malo. -Decidí que me daría la oportunidad de crecer espiritualmente, y amar sin remordimientos. Tomé la decisión de SANARME, sanar mi corazón que termino enfermo de tristeza y dolor.

FUE LA MEJOR DECISIÓN! Memorias del silencio vol. XI 93


94

Memorias del silencio vol. XI


Carlos Gutierrez Memorias del silencio vol. XI 95


María Gómez

A Mi Mascota Nada te prepara para afrontar el futuro hasta que este se convierte en realidad. Cada vez que pienso cuando empecé a entender lo que significa perder o sentir el vacío de la añoranza, pienso que nunca nada te prepara. Así mismo, aun cuando estamos preparados para el duelo de nuestros seres queridos, muchas veces la muerte de nuestras mascotas nos da un golpe aún más severo. Después de pensar sobre esto me he dado cuenta que la razón por la cual no estamos listos para perder a una amada mascota es por todo lo que ellos llegan a representar. Antes de empezar, permítanme contarles un poco sobre mi vida. Yo siempre quise tener una mascota, tanto quería una mascota que hasta una mosca podría calificar como una. ¡Yo tenía una vaca! Sí, aunque sea difícil de creer, yo tenía una vaca a la cual me sentía muy apegada. Después, tuve un borrego, el cual tristemente falleció de muy trágica manera al ser atacado por una banda de perros callejeros. Lo que estas dos mascotas me enseñaron fue que no todas las personas se sienten tan apegadas a los animales en sus vidas. Para mí, los animales se convertían en mis amigos. Yo me sentía tan apegada a mis mascotas que siempre me resultaba necesario cuidar y protegerlos. Tristemente, hoy me encuentro aquí en la cúspide de otra perdida. Mi mascota, mi perrhijo de 13 años tristemente pronto me abandonará. Él ha vivido bastantes años y yo entiendo que es en su naturaleza el dejarnos, pero aún me resulta muy difícil admitir que lo debo dejar ir. Al contrario con otras mascotas, mi Blackie fue traído a casa por mi papá. Mi papá llego con él un día y aunque se suponía que tendría que ser de 96

Memorias del silencio vol. XI


mi mamá, yo me encariñe con él. Mi papá falleció ya hace casi nueve años y aunque siento que ya asimilé su muerte. Tengo una fotografía de mi papá cargando a Blackie en brazos después de un largo día de trabajo. Después de pensar en esta memoria, me di cuenta que una de las primeras razones por cual me resulta difícil decirle adiós es porque mi papa amaba a Blackie. La segunda razón por la cual me resulta difícil decir adiós a mi mascota es porque él ha sido como un hijo para mí. Cada vez que él se enferma, yo lo he cuidado. Él es quien recibe mi cariño y quien me da compañía cuando he estado sola. Mi esposo se vio forzado a conseguir trabajo fuera de casa por casi dos años y en esos dos años sola en casa, Blackie siempre estuvo conmigo. Yo entiendo que los animales no son lo mismo que una persona y creo que eso es lo más difícil. Las personas llegan a nuestras vidas siendo ellos mismos y de la misma manera se van. Las mascotas llegan y se convierten en lo que nosotros queremos. Ellos llenan vacíos, nos hacen reír y también nos enseñan a amar incondicionalmente. Alguna vez leí una cita que nos exhortaba a tomar la vida como los animales para ser felices y yo creo que es verdad. Si tuviéramos siempre un corazón abierto, disponibilidad de tiempo, actitud positiva y la capacidad de encontrar la diversión en todo lo que hacemos, nuestra vida sería mejor. Estoy agradecida por Blackie, una más de mis mascotas, porque llego a mi vida para hacerla mejor. Ahora que su tiempo parece estar más cerca, yo sé que lo voy a extrañar, pero aún más voy a extrañar todo lo que representaba en mi vida. Los dejo con el siguiente poema:

Memorias del silencio vol. XI 97


A Mi Mascota Cuando mis ojos dejaban de brillar Y mi vida no tenía el mismo lustre Cuando mi corazón se marchitaba Y mi pensar se aturdía Tú me cuidaste. Cuando tus ojos dejen de brillar Y tu pelo pierda su lustre Cuando tus orejas no me escuchen Y tus pasos se miren tardíos Yo te cuidaré. Perrhijo: Perro criado y amado como un hijo.

98

Memorias del silencio vol. XI


Amalia García Robles

El Taxista Juró Que Se Vengaría “Niños apúrense que se hace tarde”, son las palabras que el señor Rolando Carrillo diariamente le dice a sus cinco hijos. Él es un padre amoroso y sobre protector, tiene 57 años a cuestas y está felizmente casado. Tiene una profesión algo extraña, Doctorado en Ciencias Atmosféricas, carrera que le costó casi toda una vida en finalizar. No es difícil imaginar que es algo abrumador tratar de posicionarse en el campo laboral de las Ciencias Atmosféricas, La vida lo alcanzó y por azares del destino el señor Rolando Carrillo se encuentra conduciendo un taxi, oficio que le da mucha satisfacción, si no fuera por las críticas y bromas muy pesadas de su muy querido vecino. Así es, este hombre aprovecha cualquier momento para mofarse de tan respetable oficio y burlarse de su profesión. Pero para el señor Rolando ayudar al prójimo es regla de vida y su oficio como taxista le da la oportunidad de hacerlo y eso lo hace feliz. Cierta mañana, en el corre del día a día, el señor Carrillo se disponía a salir a trabajar en su taxi y mientras acomodaba el retrovisor vio que su amable y tan querido vecino estaba parado justo detrás del auto con su sonrisita burlona. Sin más, se acerca a la ventanilla del auto y saludó al Sr. Carrillo. - Bueno días mi taxista favorito. Quiero invitarlo a usted y a su familia a la celebración del 4 de Julio en mi casa. Cocinaremos juntos una carne asada. ¿Qué le parece? Los niños, que estaban en el auto, se entusiasmaron mucho con la idea y animaron a su padre a aceptar la propuesta - Claro, allí estaremos! Gracias por la invitación. - dijo el Sr. Carrillo, con un dejo de incomodidad. Memorias del silencio vol. XI 99


El día esperado por los chicos llegó, las familias se reunieron en el jardín de la casa del vecino que despertaba la envidia de todos los vecinos por su amplia variedad de plantas. Esta situación no le causaba al Sr. Carrillo otra sensación más que la de admiración por tan bello jardín. El festejo corría como miel sobre hojuelas, hasta que los reflectores se posaron sobre el vecino cuando comenzó a contar sus chistes sobre doctores y taxistas. El tono fue el mismo por un buen rato, con sarcasmo y burla. Luego no dudó en destacar lo bien que la vida lo ha tratado y lo acertado que fue al elegir su profesión. El señor Carrillo, bastante molesto e incomodo con la situación, decidió retirarse. Solo había que cruzar la calle para estar en casa, pero el mal rato lo hizo sentir que pasaba por un túnel obscuro y tenebroso. La idea de la venganza ante tal humillación se cruzaba por su mente, disfrazada de accidente inoportuno. Se decía así mismo “¿Y si pierdo inexplicablemente el control de mi taxi y me estrello contra la cerca de su patio y destrozo su precioso jardín o mejor, aunque tal y lo atropello?”. Los días pasaron, el incidente de aquella “amena reunión” iba quedando atrás. Un buen día el vecino hizo nuevamente su aparición, de igual manera, justo en el momento en el que el señor Carrillo estaba por iniciar una jornada más de trabajo. Allí estaba reflejada en el retrovisor la tan agradable visión “El vecino”. En ese instante la idea aún no desvanecida de la dulce venganza se cruzó por la mente diabólica de nuestro amable taxista. “Es el momento, es hoy o nunca, presionaré el acelerador en reversa”, pensó esbozando una risa macabra. Aquel apacible taxista transformó su la mirada, era de fuego, aquel fuego provocado por la ira contenida de aquel día en que su orgullo fue pisoteado. Sin embargo, en el semblante del vecino había algo distinto hoy. - ¿Qué tal vecino? ¿Por qué tan triste?– le preguntó el Sr. Carrillo - Imagínese que he perdido mi empleo. 100

Memorias del silencio vol. XI


El señor carrillo, consternado por la noticia, le preguntó en qué podía ayudarle. Su vecino, con cierta timidez, le preguntó que cómo había hecho él para ser el dueño de su propio su taxi. Sorprendido, pero con el alma de buen samaritano que caracterizaba, el Sr. Carillo se apresuró a darle los por menores de como hizo su negocio e incluso se ofreció a apoyarlo. El vecino, impresionado por la humildad de aquel hombre, le ofreció sus disculpas por los malos ratos pasados y juró que nunca más lo volvería a hacer. Pasado el tiempo el vecino se ocupó también como taxista y ambos se convirtieron en buenos amigos. Aquel taxista que juró vengarse lo logró, atropelló con su personalidad y su buena fe a aquel vecino grosero, el cual aprendió a valorar el trabajo y la amistad del Sr. Rolando Carrillo, de profesión doctor en Ciencias de la Atmosfera y de oficio taxista.

Memorias del silencio vol. XI 101


102

Memorias del silencio vol. XI


Sin embargo, cuando el tiempo de lluvia se tornaba en tiempo de sequía, todo era tristeza. Hasta los árboles se veían tristes y grisáceos. El fruto de los mezquites, árbol característico del desierto, en esta ocasión era seco, chupado y hasta de mal sabor. A diferencia de los años lluviosos, que era dulce, pulposo y jugoso. El ganado flaco y sediento y que apenas podía sostenerse en pie, merodeaba cerca del caserío para ver si alguien les brindaba algo de comer o al menos agua para beber y en no pocas ocasiones morían esperando ese regalo. Era triste ver a mi abuelo y a los otros campesinos del pueblo que veían el cielo soleado y ni siquiera una nube aparecía para poder decir “parece que va a llover”. En esos años de sequía había que echar mano de los ahorros para comprar comida, y lo más tiste era que no había juguetes ni regalos para los nietos. No obstante, a mi corta edad, podía ver los beneficios de la lluvia. No solo para los campesinos traía mucha alegría y felicidad, también los niños y niñas de mi edad lo disfrutábamos ya que podíamos subirnos a los árboles para bajar fruta y para jugar a las escondidillas. Con la lluvia llegaba una felicidad que podíamos seguir disfrutando aún años de sequía.

Memorias del silencio vol. XI 103


Carlos gutierrez fotógrafo invitado I am a multimedia artist in El Paso, Texas working in photography, painting, and conceptual art. I focus my work on subjects in or around Cd. Juarez and El Paso region. My work is inspired by the things I see when I am walking, driving or looking at the activity outside of my apartment window. I see beauty in the “everyday life,” ready made materials become part of my sculptures and installations. I have been taking photographs since the early 90’s focusing mostly in street photography. I explore the streets by walking or driving around in my car looking to capture the beauty of everyday things, and everyday ordinary moments. The street has always been my studio. I am interested in people, places and things. I can walk around the neighborhood or I’ll get in my car and drive around taking photos from the inside of my car through the passengers side window. The perspective of these photographs from my car window are very unsual, not only because they are almost at waist level from the people on the sidewalk, but because the perspective is from the street looking to the sidewalk. I completed a Bachelor of Fine Arts from the University of Texas at El Paso in 2000. He has had solo shows in El Paso, TX and Cd. Juarez, Chih. My works are included in the private collections of El Paso Museum of Art, The University of Texas at El Paso and New Mexico State University. He was the artist in residence at The Border Arts Residency in La Union, NM. in 2000. In 2013 I was awarded the SOMA residence award in the III Bienal Cd. Juarez / El Paso Biennial 2013 which was held in El Paso Museum of Art and Museo de Arte de Cd. Juarez. 104

Memorias del silencio vol. XI


Memorias del silencio: Footprints of the Borderland Vol 11

El volumen IX de la serie Memorias del silencio es el resultado de una colaboración entre BorderSenses y El Programa de Educación para Adultos de El Paso Community College.

BorderSenses (est. Fall 2000) es una organización literaria no lucra-

tiva que promueve proyectos educativos a partir del arte y la literatura y provee espacios en los que escritores y artistas pueden compartir su trabajo.

El Programa de Educación para Adultos de El Paso Commutniy College ofrece educación gratuita y servicios de

apoyo que incluyen GED (equivalente de preparatoria), educación para la salud y alfabetización para residentes de la comunidad de El Paso con desventajas económicas y académicas.

••• Volume IX in the series Memorias del silencio is the outcome of a collaboration between BorderSenses and El Paso Community College´s Community Education Program.

BorderSenses (est. Fall 2000) is a non-profit literary organization

that promotes educational projects using art and literature and provides venues for writers and artists to share their work.

El Paso Community College´s Community Education Program provides free educational and support services, including

ESL, literacy, GED, health literacy, and community literacy instruction to economically and academically disadvantaged residents of El Paso County.

Memorias del silencio vol. XI 105


106

Memorias del silencio vol. XI

Memorias prueba  
Memorias prueba  
Advertisement