Issuu on Google+

DOLORES Tataranieta de Lola y revista chica de poesía contemporánea

1 He aquí el nacimiento de la pequeña Dolores. Hereda su nombre de la vieja Lola, quien solía ser amiga y suplemento de Carmen. Ambas nacidas a manos de otros jóvenes inquietos. Lejos de pretensiones petulantes no queremos más que ser escuchados y si no heredamos el talento de aquellos de hace un siglo esperemos, al menos, heredar sus ganas de hacer. De la misma manera que los de antaño, aprovechando ideas de unos y de otros, quedaron trazadas las líneas esenciales del proyecto quedando aquí reunidos unos cuantos amigos de la poesía, unidos por lazos de mutuo trato y de idealidad espiritual en este nuevo principio de siglo.

Lafedelosquenocreen

DOLORES nace para sacar la poesía a la calle. DOLORES nace para rescatar a los poetas de la red. DOLORES somos dos pero queremos ser muchos más. DOLORES tenemos todos, y a algunos les da por rimar. DOLORES quiere sacar, a la poesía sin correa, a la calle a pasear.

Conunpiealborde


IRAK EEUU retira las tropas de Irak. Objetivo cumplido: No queda nada por democratizar, dicen. Parece un chiste de mal gusto. No queda nada, qué cojones, habéis arrasado con todo. Se trataba de arrancarle las entrañas al país. Se trataba de decir de una vez quien manda aquí. No es por los civiles. Ni por el petróleo. Es una demostración de fuerza. Es como aplastar una mosca con el dedo. Su vida no importa. Se trata de que se ahogue en sus propias vísceras. Y ha quedado claro. Hoy sólo somos marionetas de EE.UU. No importa raza ni religión. La imponente superpotencia pasea su orgullo patrio a base de crueldad. Aquí, quién tiene menos escrúpulos, es militar. Y quien no tiene pan, también. Objetivo cumplido: la violación de derechos humanos está globalizada. Menos hijab y más minifaldas!. Menos tela y más sumisión. OCCIDENTALIZACIÓN. Limpieza étnica es un eufemismo. Meike / Conunpiealborde exasperanza.blogspot.com conunpiealborde.blogspot.com

Gore 912. Disculpa, si me parto el cuello y te mancho de sangre. Disculpa si te rozo, entre tanto beso, con el corazón. No quiero mancharlo todo con mi sangre. Pero yo no sé funcionar como tú, a medio gas.

Memoria fotográfica Recuerdo involuntariamente cada segundo. No es una exageración. Es una tara mental.


Odio cuando no llevas el corazón encima qué bien hueles (qué mentira). Odio cuando no te puedo oler cuando no te dejas ver. Odio que no aflojes ni un segundo y odio saber que no vamos a entendernos ni en tres vidas. Porque lo nuestro no es un problema de idiomas, coño. es que yo tengo el amor grande y tú el corazón pequeño.

Mediocre Odio a la gente segura de sí misma. Odio a los músicos. Odio a los intelectuales. No sé escribir. No sé tocar(te). Si saco de mi cartera una tarjeta con todas las cosas que no sabes no sabrás si abrazarme o correr. Abrázame y corre. A la vez. No me sueltes, córrete y engáñame otra vez. Con un gancho en la camiseta. Cuélgame del techo y déjame correr. Sella las ventanas. Abre los grifos. Desabróchame los pantalones. Vas a ahogarte en mi mediocridad.

Pasión Entiendo lo de tu juego y todo lo que me quieras contar sobre aviones y fuego. Entiendo lo de su mirada, y todo lo que dices que te escuece en el alma. Pero entiende tú que huya de este glaciar, que por mucho que me quemen tus piernas, sin un poquito de pasión, ni me muero por tocarte, ni te muerdo el corazón. Conunpiealborde conunpiealborde.blogspot.com


Ya estoy aquí. Estoy de vuelta. ¿No me reconoces? Las mismas musas y las mismas perdiciones encarando distintas gestos. Anhelando, como siempre, otros que ya no están. Estás al borde del precipicio con el estomago asomando por el esófago, con el móvil sin sonido (por si alguna melodía te hace recordar y vuelves hacía atrás). Estas decidida. Vas a saltar. Ya no hay más que aire entre el abismo y tus instintos suicidas. Has saltado y estas volando. No importa si el destino de tus sesos es decorar el agujero negro del futuro que te habías imaginado. Estás volando y lo disfrutas más que nunca. No hay otra manera más apropiada de empezar a ser libre. Todo irá bien.

Llega el mal en el peor de los momentos para no acabar con una larga tradición de intentos fallidos. Llega la ilusión y la desilusión reciproca. Es mal tiempo para colgar los trapos sucios. Mañana se empañaran todos los cristales. Se derramaran lágrimas a deshora para que podamos ver que no es el momento. No quiero esperar más promesas. Perdí el don de la paciencia en algún rincón cuando deje de creer en tu dios. Me mantengo incrédula ante un espejo donde quien se refleja no sabe darme respuestas a sus propias preguntas. Algún día vomitaré.

Despertó de alguna manera en mitad de la habitación. Donde suponía, no podían tocarla las antiguas palabras de aquellas paredes, pupilas de la agonía de su maestra que ahora yace allí, delirante, huyendo del pasado (en aquella soledad) acompañada. El teléfono empezó a sonar y ella recuperó el oído. Las paredes enmudecían y volvía la luz. Para cuando consiguió erguirse el teléfono había dejado de sonar. La inercia le condujo frente a una nevera repleta de debilidades. Volvió al suelo y empezó a engullir.


Conviene que no os acerquéis a mí, soy peligrosa. Soy extremadamente dañina para aquel que intenta rescatarme. Quiero vomitar una y otra vez, sentir esa arcada profunda y dolorosa que me permite seguir viviendo. Adoro el dolor, la oscuridad escurridiza entre las uñas de una arpía. Quiero aprovechar la carne que queda entre los dientes de un cazador, amar la sangre del asesino, ser matrona en aquellos partos en los que los seres nacen muertos. La ironía es mi alimento, el irónico dolor del que quiere ser feliz y no lo intenta. Sacudiré los trapos sucios de todas las buenas familias para respirar aire viciado. No quiero curarme quiero continuar muerta… Coleccionando vicios.

El cariño se compra con compañía pero no el amor.

Se podrían escribir grandes textos reuniendo únicamente grandes títulos como: la voluntad del poder, sobre el sentimiento trágico de la vida, cosas que hacen que la vida valga la pena, fe de ratas, mi vida sin mí, utopía, los renglones torcidos de dios, sin noticias de dios, los amantes del círculo polar, soledades, de todo lo visible y lo invisible, la vida secreta de las palabras… Grandes historias reunidas en pequeñas líneas. Y lo único que quiero contar es que te echo de menos y no hace ni dos segundos que me faltas.

Me fumo un último cigarrillo y acabo con ello. Espera. Un último cigarrillo. Solo una última calada y ya acabo. Una última O de humo y finalizo. Una última inhalación y me ahogaré. Lafedelosquenocreen lafedelosquenocreen.blogspot.com


Inventario Seguro que ni siquiera te has dado cuenta de que soy un tanto kamikaze y que cambio amor, por actos suicidas. Yo, contra tu pecho. Yo, contra tu mundo. Yo, contra la realidad. Y así, a base de hostias, camino.

Rendición Ya lo dijiste un día, la soledad huele a esperma. Y cada vez que das media vuelta, se me clavan en el alma 23cm de mentiras. Últimamente hacemos cosas que no queremos, sólo para rebelarnos. Ya no importa si me ves marchar en ése coche. Me dice "No te va a doler, no te va a doler" y yo prefiero creerle antes que admitir tu rendición.

Astrolabios Desde el día que decidí cruzar el Pacífico, escribo a medias y reinvento tus palabras. He decidido aferrarme al silencio hasta que sea capaz de emprender el vuelo, hasta que mis frases sean algo más que ruido en tus oídos.


Superputa Cualquier día me vendo y dejo que me desarmen hasta las entrañas.

1937 No me importan las explicaciones. Ni si es urgente, correcto o importante. Solo sé que puse música para intentar disimular tu ausencia y acabé por darme cuenta de que te pintaba en todas las canciones.

Lesson number one Me lo tomaré positivamente (Si algún día te marchas y no vuelves y me engañas y no apareces más) ...escribiré hasta desfallecer.

Meike exasperanza.blogspot.com


La esperanza (qué palabra más fea, y qué concepto más manido) es lo último que se pierde. Porque se pierde. Siempre, de una u otra forma. Y si no, es que aún no es el final. Es como quitarse los tacones cuando llegas a casa y apoyar el pie en el suelo. Es ése dolor de lo natural, -debería doler ponérselos, no quitárselos- lo que me demuestra que la esperanza es un hábito adquirido, un mal vicio: un defecto. No debería doler darse cuenta de que nunca ocurrirá lo esperado, sino llegar a creerlo. Elucubrar, hilar hechos poco probables hasta darles consistencia y asumirlos es una tara psicológica en toda regla. Como creer reales las voces que nos hablan, como la fe. La salvación en el último momento es un leitmotiv que, por más que quiera, no puedo sacudirme. Incluso cuando cierro la verja de casa creo (sé) que vas a entrar en mi calle haciendo chirriar las ruedas de tu coche a una velocidad imposible de alcanzar en poblado. Vas a aparecer ahora. Ahora. Ahora. Ahora.

[la vida es maravillosa, pero han de darse tantos factores juntos que sólo pasa en los anuncios de coca-cola]

cuandotienes20.blogspot.com


Pequeño amor Fíjate pequeño amor, que mientras tú y yo jugamos a querernos la primavera ha conquistado la rama del cerezo. Y mientras abrazados estábamos, la cálida luz y el suave aroma de su cuerpo inalcanzable ya danzaba por los riscos y los valles. Salgamos de esta oscura alcoba al sol radiante. Buscaremos con el cuerpo el calor del mediodía y al atardecer los chopos y el agua fresca del río. Salgamos de la cueva del invierno donde pintamos leyendas de amor y hierro. Abandonemos el hogar aún caliente, sin miedo del invierno. Salgamos a buscar un hogar nuevo donde poder encontrarnos: entre la tierra y el cielo. Inmenso como el mundo, pequeño como este amor pequeño.

MANOSERHÚ laceremoniadelte.blogspot.com


Amor disperso Aunque sepa que nada me valdrían trabajos de amor disperso si no existiese el verdadero amor. (Jaime Gil de Biedma) Salimos cada noche con purpurina aún en las manos. Y buscamos besos sin descorchar amantes nuevos risas brillantes. Bailes de un rato con gafas de sol. Si quieres podemos jugar a que adivines el color de mis ojos. Marrón. Y si me dices que son los más bonitos del mundo yo voy, y me lo creo.

Trampas Sólo un juego que inventamos. Y el que pierde, gana.


Todos los otoños El color azul del cielo. A esta hora justa de la tarde. En esta zona de Madrid. Los contraluces, a través de los ventanucos de El Matadero. No sé. Los Beatles en el ipod. Concierto de Marwan esta noche. These kind of things. Una siesta larga para recuperar barra fomentar las noches de insomnio. Comprar un billete para volver a casa tan sólo un mes después. Devolver una peli tarde en la biblioteca y que no me pongan multa. Pensar en escribir cartas, sin tener la necesidad de contarlas una y otra vez como hacia Miriam Herrero (ese tipo de persona que fue tu amiga con 13 años, y a lo mejor podría serlo ahora. O no.) Y volver a tener prisa. Después de pasarme media tarde viendo Modern Family en la cama.

PATRICIA PABLOS MARTÍN lachicadelosbotones.blogspot.com


Rizos, rizos. Bucles de otoño decadente y lleno, moviéndose entre los susurros del invierno. Marrón. Corteza de árboles eternos, fuertes. Rizos, rizos. Naturaleza simple. Así es tu sonrisa. A la vez repleta de la complejidad de los dientes que cantan a las vidas de los que sostienen mirada limpia. De hielo y limón, un conjunto. Conjunto de ti. Rizos. S. Bharal masochismrules.blogspot.com

Si quieres publicar en DOLORES escríbenos a doloresrevistachica@gmail.com

DOLORES is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.


dolores