Adiestra a tu perro. Teoría y práctica

Page 1

Las relaciones están construidas por todas y cada una de las interacciones que realizamos y compartimos. Y es así también como deberíamos ver el adiestramiento del perro.

El autor nos propone que se lea de modo activo generando ejemplos propios y se analicen conductas del día a día en los términos científicos apropiados. Como si fuera un libro de texto que se necesita para aprobar una asignatura. Una vez realizado el esfuerzo el conocimiento y la destreza ganados serán beneficiosos no solo en la convivencia con los perros sino con los demás humanos, incluido uno mismo.

?

Manejo, educación y etología canina

Adiestra a tu perro. Teoría y práctica

Nos enseña destrezas útiles para prevenir y resolver conductas problemáticas, así como a idear e implementar planes para adiestrar cualquier conducta.

James O´Heare

A diferencia de la mayoría de los libros de adiestramiento, este libro nos llevará a realizar un viaje intelectual, tal vez uno que por momentos suponga un reto. James O´Heare explora primero los principios básicos de la conducta y las estrategias para modificarla. Luego, expande nuestro conocimiento para acompañar estrategias más amplias, generales, así como tácticas y prácticas más específicas. Además, proporciona instrucciones paso a paso, a modo de ejemplos, para adiestrar conductas habituales.

perro

Adiestra a tu

Estamos siempre adiestrando con todas y cada una de las interacciones que realizamos con nuestros perros.

Teoría y práctica

James O´Heare



Adiestra a tu perro Teoría y práctica

James O’Heare



Adiestra a tu perro Teoría y práctica

James O’Heare Traducción: Benigno Paz Ramos


Historia de la publicación: Título original: Training Dogs Publicado en versión inglesa por: BehaveTech Publishing, Ottawa, Canadá www.BehaveTech.com

© 2017 James O’Heare, edición en inglés © 2018 edición en castellano: Kns ediciones SC Pedrouso 42 15883 Cacheiras-Teo A Coruña Telf./Fax: 981 519 281 www.knsediciones.com Traducción: Benigno Paz Ramos Corrección de pruebas: Mensi Cortizas Bouza Diseño de cubierta: Alberto Mosquera Maquetación: Ana Loureiro Iglesias ISBN 978-84-946610-3-7 Depósito legal: C-1536-2018 Impreso en España

Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este libro en cualquier forma o medio sea electrónico o mecánico, incluidas las fotocopias, grabación o cualquier sistema de almacenamiento, sin permiso escrito de la editorial. (Diríjase al Centro Español de Derechos Reprográficos, www. cedro.org, si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra)

El autor declina toda responsabilidad en caso de pérdidas, incidencias o daños relacionados o resultantes de implementar las técnicas, instrucciones o sugerencias que contiene este libro. Este libro ofrece información de carácter general. Trabajar con perros ES potencialmente peligroso.


Índice

Prefacio .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Capítulo 1. Principios básicos de la conducta . . . . . . . . . . . . . . . . 15 Capítulo 2. Conducta proactiva. Estrategias de moldeado . 27 Capítulo 3. Conducta reactiva. Estrategias de moldeado .. . 41 Capítulo 4. Tácticas de adiestramiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Capítulo 5. Prácticas de bienestar conductual . . . . . . . . . . . . . . . 65 Capítulo 6. Proyectos de adiestramiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Capítulo 7. Retos del adiestramiento y casos especiales . . . 137 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147

–7–



Prefacio

E

n este libro presento algunos principios fundamentales de la conducta y algunas de las poderosas estrategias y tácticas para el manejo de la conducta canina de modo que resulten prácticas para la mayoría de los propietarios. Los principios, estrategias y tácticas que presento aquí se derivan directamente de la ciencia natural de la conducta —conductología. No son mis invenciones personales ni modas pasajeras o trucos. La información que ofrezco en este libro representa los conocimientos más actualizados de la ciencia de la conducta mejorada a lo largo de muchos años de estudios científicos y despojada de pseudociencia. Se podrían escribir miles de páginas desarrollando los principios y estrategias que se encuentran en este libro, así que lo que aquí presento es tan solo la punta del iceberg de las técnicas y estrategias del adiestramiento. Aunque se proporcionan instrucciones sobre proyectos específicos de adiestramiento, deben ser tratados como ejemplos, y simplemente se pueden adaptar los principios, estrategias y tácticas a cualquier aspecto del manejo de la conducta del perro o para enseñarle conductas que no se describen directamente. Se pueden utilizar estas mismas herramientas para interaccionar con nuestra pareja, amistades, niños y niñas, loros, gatos, caballos e incluso para modificar nuestra propia conducta. Utilizaremos estos principios, estrategias y tácticas en cualquier situación en la que se desee cambiar la probabilidad de presentación de una conducta. En este libro se introducen y utilizan algunos términos muy técnicos. Es importante utilizarlos correctamente, dado que tie–9–


Adiestra a tu Perro. teoría y práctica

nen un significado concreto, evitando así la confusión y la mala utilización de la que está plagado el lenguaje coloquial. Por ejemplo, la palabra «recompensa» nunca es apropiada para su uso en el contexto del trabajo con perros. No significa lo mismo que «refuerzo», que tiene un significado específico sin posible confusión, tal y como se describe en este libro. Es más, la mayoría de los términos coloquiales sugieren o implican una gran variedad de asunciones no científicas, que los científicos de la naturaleza deberían ser reticentes a apoyar. A pesar de que este libro está dirigido a los propietarios de perros y no a los científicos, la utilización de los términos apropiados es importante por esas razones. Para lograr que los contenidos sean accesibles para la mayoría de los lectores, se han introducido y definido el mínimo número de términos técnicos posible. Muchos de estos términos son utilizados comúnmente, como «refuerzo» y «castigo». Animo al lector a utilizar el vocabulario técnico, dado que ayudará a reforzar el contenido de este libro y la apropiada repetición de los términos refuerza el uso adecuado en general. Agradezco a Kamri MacKnight su trabajo de corrección del texto, a Debra Millikan por la revisión del texto inicial y por sus comentarios, incluida su recomendación de introducir los cuatro parámetros D. Gracias también a Stephen Ledoux por su continuado apoyo como mentor y colega, que queda de manifiesto en todos los aspectos de mi escritura, y por recordarme que debo hacerla sencilla. Como siempre, cualquier posible error que contenga este libro es única y exclusivamente mío.

– 10 –


Introducción

E

ste libro es ligeramente distinto al resto de libros disponibles en el mercado sobre adiestramiento canino. En lugar de centrarse simplemente en las instrucciones paso a paso para entrenar conductas como sienta o échate, este libro pone el énfasis en el hecho de que el adiestramiento ocurre en todo momento. El adiestramiento ocurre en cualquier momento en el que interaccionamos con (o incluso ignoramos a) nuestros perros y no solamente durante un programa planificado de la sesión de adiestramiento. En este libro se detallan los principios básicos, estrategias, y tácticas que constituyen la base de la ciencia natural de la conducta. También se proporcionan las instrucciones paso a paso, pero los principios básicos, las estrategias y tácticas son mucho más importantes, ya que son las herramientas necesarias para desarrollar el conocimiento generalizado y las destrezas para el adiestramiento eficiente y efectivo de cualquier conducta deseada. También pueden ayudarnos a comprender cómo puede llegar a ser adiestrada una conducta no deseada. La ciencia natural de la conducta, conductología, busca explicar la conducta identificando la relación funcional entre conductas observables y medibles y los eventos naturales que las controlan. Como ciencia natural, la conductología, no especula sobre fuerzas internas no naturales, y no se preocupa por intervenir en los procesos «cognitivos». La ciencia natural solo estudia lo que puede ser observado y medido. La ciencia natural no estudia, por ejemplo, la denominada «mente». En su lugar, estudia la conducta en sí misma (en contraposición al estudio de la conducta exclusivamente como una ventana a la denominada – 11 –


Adiestra a tu Perro. teoría y práctica

«mente» o «alma»). La conducta se explica en su totalidad por los eventos que la desencadenan y que luego funcionan como una consecuencia de esa conducta. La ciencia natural de la conducta ha identificado muchos principios, leyes, de la conducta, que se han comprobado y confirmado de forma continuada. De estos principios básicos de la conducta, los conductologistas (y los analistas de la conducta) han desarrollado poderosas estrategias y tácticas para modificar la conducta. Prácticas altamente efectivas y protocolos de adiestramiento que se han ido puliendo a lo largo de los años. Al aprovechar los productos de la ciencia natural de la conducta, estamos armándonos con las herramientas necesarias para prosperar en una relación no coercitiva y de mutuo apoyo, y tengo la esperanza de que se acepte el reto de aplicar estas «herramientas» para promover la armonía, no solo con el perro, sino también con todos los seres con los que se interactúa. La conducta está siempre ocurriendo, al igual que el condicionamiento (algo que coloquialmente llamamos «aprendizaje»). El adiestramiento no debería ser considerado solamente aquello que planificamos durante sesiones de cinco minutos para lograr que un perro se siente cuando le damos la señal. Si bien podemos hacer esto, sería bueno que reconociésemos y sacásemos provecho de las oportunidades de adiestramiento en el día a día. Esto es, estamos siempre adiestrando con todas y cada una de las interacciones que realizamos con nuestros perros, ya sea que queramos hacerlo de forma intencionada o no, y esto pone de manifiesto que podemos adiestrar de forma más activa e intencionada. Las relaciones no se construyen tan solo de pequeños fragmentos de tiempo que establecemos a lo largo del día para «trabajar sobre ellas». Están construidas por todas y cada una de las interacciones que realizamos y compartimos y es así también como deberíamos ver el adiestramiento del perro. – 12 –


Introducción

A diferencia de la mayoría de los libros de adiestramiento, este libro nos llevará a realizar un viaje intelectual, tal vez uno que por momentos suponga un reto. Explorará primero los principios básicos de la conducta y las estrategias para modificarla. Luego, expandirá nuestro conocimiento para acompañar estrategias más amplias, generales, así como tácticas y prácticas más específicas. Además, encontraremos algunas instrucciones paso a paso para adiestrar conductas habituales. Familiarizarse con la ciencia natural de la conducta proporcionará las destrezas necesarias para (a) analizar por qué ocurren las conductas, y (b) cambiar la conducta. Estas destrezas son de utilidad para prevenir y resolver conductas problemáticas, así como para adiestrar nuevas conductas. Existen disponibles muchos libros excelentes que solo proporcionan instrucciones paso a paso para enseñar conductas específicas. Resulta algo más complicado comprender los principios y estrategias abstractas, pero vale la pena el esfuerzo por la flexibilidad y adaptabilidad que proporcionan. La comprensión de la ciencia natural que respaldan las instrucciones paso a paso, que se presenta en el capítulo 6, proporcionará las habilidades para responder con mayor flexibilidad a los retos del adiestramiento y para desarrollar instrucciones propias paso a paso para cualquier nueva conducta que se quiera adiestrar. El capítulo 6 también ofrece un conjunto de pasos básicos para utilizar en el trabajo del adiestramiento de cualquier conducta. Resultará beneficioso a la hora de planificar el adiestramiento de una conducta para la que no se dispone de instrucciones específicas. El dominio de los principios y estrategias permite hacer lo que hacen los profesionales: idear e implementar planes para adiestrar cualquier conducta. Una vez que se ha practicado la aplicación de los principios y estrategias de las conductas proporcionadas aquí, estaremos bien preparados para adiestrar nuevas conductas. – 13 –


Este es el primer libro dentro de la serie La conducta del perro. Los siguientes libros de esta serie proporcionarán contenidos relacionados con convivir eficientemente con los perros. El segundo libro tratará sobre cómo resolver las conductas en perros problemáticos. Una última nota. Este libro no es necesariamente de fácil lectura. La información de este libro es extremadamente poderosa y vale la pena el esfuerzo. Léalo activamente, reléalo según considere necesario, reformule los conceptos para usted, generando sus propios ejemplos y analizando las conductas de cada día en términos científicos apropiados. Trátelo como trataría un libro de texto que necesita para aprobar una asignatura. Si se atasca, trate de resolverlo, pero si no puede, continúe y vuelva a esa parte una vez finalizado el capítulo, y tal vez tenga más sentido en ese contexto. Si puede realizar el esfuerzo, el conocimiento y la destreza que ganará le beneficiarán (y a todos los de su entorno) para el resto de su vida, no solo en su convivencia con los perros, sino para cambiar el comportamiento de otros, incluido el de uno mismo. Obtendrá lo que invierta. ¡Confío en que disfrute del viaje!


básicos de la conducta

Capítulo 1

Principios básicos de la conducta

L

a ciencia natural de la conducta, conductología, busca explicar la conducta identificando la relación funcional entre las conductas observables y los eventos que las controlan. Como ciencia natural, la conductología no especula sobre fuerzas internas no naturales y no se preocupa por los procesos «cognitivos» que intervienen. En su lugar se estudia la conducta en sí misma. La conducta se explica en su totalidad por los eventos que marcan la ocasión y los que luego funcionan como consecuencias para esa conducta. La ciencia natural de la conducta ha identificado muchos principios, leyes, de la conducta, que están siendo comprobadas y confirmadas continuamente. Con estos principios básicos de la conducta, los conductologistas (y los analistas de la conducta) han desarrollado potentes estrategias y tácticas para modificar la conducta. Prácticas altamente efectivas y protocolos de adiestramiento han sido moldeados a lo largo de los años. Los cuatro principios que se presentan a continuación, de interés para el adiestramiento de los perros, explican la mayoría de los procesos de cambio de conducta. Un principio de la conducta es una declaración que describe la relación entre una conducta y las variables («cosas») que la controlan. Es de estos principios básicos de donde derivan las estrategias y tácticas para modificar la conducta.

– 15 –


Adiestra a tu Perro. teoría y práctica

n Principio de la conducta 1: La conducta es moldeada por sus consecuencias

También denominada «Ley del efecto» e implica una variedad de principios específicos. La conducta es simplemente (y de forma compleja) la reacción del cuerpo al entorno. Para cambiar la conducta realizamos cambios en el entorno al que el cuerpo reacciona. Algunos cambios que ocurren inmediatamente después de una conducta hacen que sea más probable, y otros que sea menos probable, que esa conducta ocurra de nuevo en el futuro. A los estímulos que incrementan la probabilidad de una conducta los llamamos «refuerzos», y a los que la disminuyen, «castigos». El refuerzo impulsa la conducta, por lo que generalmente es donde concentramos nuestros esfuerzos para cambiarla –ya sea para fortalecer la conducta deseada o para suprimir la conducta problemática. En este último caso, evitamos reforzar la conducta no deseada, y en su lugar, reforzamos alguna otra, más deseable, conducta alternativa. Pero trataremos más en profundidad esa estrategia más adelante. De momento, hemos de saber que las suposiciones no determinan lo que refuerza o castiga una conducta. Si algo es un refuerzo o un castigo (o ni una cosa ni la otra) viene determinado por los cambios propiamente dichos, si alguno se produce, que ocurren en la frecuencia de esa conducta después de que se apliquen las consecuencias. Normalmente podemos anticipar cuál será el refuerzo o el castigo, pero en ocasiones nos equivocaremos. Si una conducta está ocurriendo, significa que hay un historial para esa conducta, que al menos en alguna ocasión hay algo que la está reforzando. Intentaremos crear el hábito de observar siempre lo que ocurre después de realizada la conducta y si ello incrementa la frecuencia o la probabilidad de esa conducta – 16 –


Capítulo 1. Principios básicos de la conducta

o si la disminuye. Si somos capaces de crear este hábito de analizar lo que denominamos las «contingencias» (esto es, una conducta  secuencia de consecuencias), comprenderemos por qué ocurren las conductas específicas y tendremos además una buena idea de cómo modificar la conducta. Después de todo, si alguna consecuencia específica está guiando una conducta que nos resulta problemática, entonces podemos simplemente asegurarnos de que la consecuencia en cuestión no se produzca después de esa conducta. De hecho, hay otras estrategias que pueden ayudarnos a conseguir las conductas que deseamos sin tener que «extinguir» las conductas problemáticas de este modo, ya que tenemos que tener presente que el no reforzar una conducta resulta frustrante para el perro que estamos adiestrando. De modo más específico, podemos decir que la conducta es un producto de sus consecuencias inmediatas. Un estímulo introducido un par de segundos después de una conducta no afectará a la misma. Si vamos a reforzar una conducta, necesitamos hacerlo al instante, de forma ideal tan pronto como se finaliza la conducta. Esto puede implicar simplemente premiar al perro, darle una golosina o una interacción de juego rápida tan pronto como la conducta finaliza, o puede suponer los refuerzos cotidianos como dejar el cuenco de comida en el suelo, abrir la puerta para salir al jardín, darle la oportunidad de olisquear un poste, etc. Esto también es de aplicación para el castigo. Deberíamos centrarnos siempre en el refuerzo más que en el castigo, y tener siempre presente que el castigo que se aplica unos segundos después de la conducta no dará resultado –es muy probable que estemos castigando alguna otra conducta que el perro está realizando en ese momento, como puede ser ¡mirarnos o estar a nuestro lado! Al menos el refuerzo que aplicamos tarde no causará daño alguno a nuestro perro ni a nuestra relación. – 17 –


Adiestra a tu Perro. teoría y práctica

Es posible que hayamos observado, en algún momento, que un perro ha comenzado a realizar una conducta «no deseada» mientras los propietarios están ausentes, y cuando regresan a casa el perro baja su cabeza, escabulléndose sigilosamente, lo que hace pensar a los propietarios que se siente «culpable». En este caso, es posible que el propietario piense que incluso después de ese largo periodo transcurrido desde que realizó la conducta hasta su llegada, el perro «sabe» que ha hecho algo malo. Bueno, es posible que sepa que va a tener problemas, pero no sabe que ha hecho algo «malo». De hecho, este escenario no es una excepción a nuestra regla sobre las consecuencias inmediatas. En este ejemplo el perro está reaccionando de forma temerosa, no ante algo que podríamos denominar «conocimiento» de los eventos acontecidos y de la «bondad» o «maldad» de los mismos, sino porque el regreso de los propietarios, en el contexto de algún otro estímulo, desencadena inmediatamente el miedo en el perro. Si el castigo hubiese dado resultado en las ocasiones anteriores, entonces la «mala» conducta no habría ocurrido de nuevo. En su lugar, la conducta ocurre, pero la «culpabilidad» es solamente «miedo» y/o «señales de apaciguamiento». Intentar castigar una conducta que ha ocurrido hace más de un par de segundos simplemente no dará resultado. El castigo causará, además, varios problemas, incluyendo un deterioro en la relación con el perro. Es más, es improductivo especular sobre lo que un perro puede «saber» o no. Deberíamos concentrarnos en conductas que podamos observar directamente. En algunas contingencias (por ejemplo, conducta  secuencia de consecuencias), un estímulo puede añadirse inmediatamente después de la conducta o puede sustraerse después de la conducta. Añadir una golosina o un trozo de comida a la situación después de una conducta es muy probable que incremente la frecuencia o probabilidad de esa conducta en el futuro. Añadir – 18 –


Capítulo 1. Principios básicos de la conducta

un coscorrón después de una conducta es probable que disminuya la frecuencia o probabilidad de ese conducta en el futuro (aunque esto nunca es recomendable y hay modos muchísimo mejores de adiestrar, tal y como exploraremos en este libro). También podemos retirar un estímulo. Si un collar le está haciendo daño al perro en el cuello y caminar a nuestro lado disminuye ese apretón y dolor (esto es, lo elimina o disminuye), entonces se incrementará la probabilidad de que camine a nuestro lado en el futuro. De nuevo, este tipo de estimulación desagradable y/o dolorosa, también denominado «estimulación aversiva», genera una serie de efectos colaterales problemáticos que es mejor evitar concentrándonos, en su lugar, en estímulos que desencadenen placer. Para terminar, si estamos jugando con un perro y finalizamos nuestra participación en el juego en el momento en que toca nuestra piel con sus dientes, entonces la frecuencia o probabilidad de que sus dientes toquen nuestra piel en el futuro disminuirá. Esto es, hay cuatro opciones para añadir o sustraer las consecuencias y el resultante incremento o disminución en la frecuencia o probabilidad de que un comportamiento se repita en el futuro. La figura 1, de la siguiente página, puede resultar de ayuda para ilustrar las distinciones descritas anteriormente. Existe una consecuencia adicional que afecta a la frecuencia o probabilidad de una conducta –un quinto principio básico. Si hemos reforzado una conducta y ahora retenemos ese refuerzo o prevenimos que ocurra, eso dará como resultado una disminución en la frecuencia o probabilidad de esa conducta. Esto es lo que denominamos «extinción». Así pues, si ladrar y empujar con el hocico para conseguir comida ha tenido como resultado que alguien le ha dejado caer al perro un trocito de comida por debajo de la mesa, al menos en alguna ocasión, entonces dejar de darle comida en esa situación dará como resultado, eventualmente, la eliminación de esa conducta. – 19 –


Las relaciones están construidas por todas y cada una de las interacciones que realizamos y compartimos. Y es así también como deberíamos ver el adiestramiento del perro.

El autor nos propone que se lea de modo activo generando ejemplos propios y se analicen conductas del día a día en los términos científicos apropiados. Como si fuera un libro de texto que se necesita para aprobar una asignatura. Una vez realizado el esfuerzo el conocimiento y la destreza ganados serán beneficiosos no solo en la convivencia con los perros sino con los demás humanos, incluido uno mismo.

?

Manejo, educación y etología canina

Adiestra a tu perro. Teoría y práctica

Nos enseña destrezas útiles para prevenir y resolver conductas problemáticas, así como a idear e implementar planes para adiestrar cualquier conducta.

James O´Heare

A diferencia de la mayoría de los libros de adiestramiento, este libro nos llevará a realizar un viaje intelectual, tal vez uno que por momentos suponga un reto. James O´Heare explora primero los principios básicos de la conducta y las estrategias para modificarla. Luego, expande nuestro conocimiento para acompañar estrategias más amplias, generales, así como tácticas y prácticas más específicas. Además, proporciona instrucciones paso a paso, a modo de ejemplos, para adiestrar conductas habituales.

perro

Adiestra a tu

Estamos siempre adiestrando con todas y cada una de las interacciones que realizamos con nuestros perros.

Teoría y práctica

James O´Heare


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.