Page 92

Subimos las escaleras de madera de caoba y estamos algo inquieto para estar en un ático de una casa vieja… pero cuando abrimos la puerta de nuestro cuarto, lo que vemos no es sombrío, empolvado o gris. Hay una ventana gigantesca que inunda el cuarto de luz – cada color de las pinturas su las paredes blancas está visible. Los muebles contienen arreboles relucientes de amarillo, azul y turquesa. Un ramo de rosas frescas está sentado en la mesa y un olor de flores fragrantes ocupa el cuarto. Después de dejar nuestras cosas en la villa, nos vamos para una cata de vinos programada por este tarde. El viñedo que visitamos es lo más vasto del pueblo - 6.0 kilómetros cuadrados, el final llega hasta el horizonte. El aire fresco tiene una pista de humedad y un olor de naturaleza muy relajante. Y así empieza nuestra cata de vinos. Podemos gustar los frutos negros en el Shiraz, las ciruelas en el Merlot, la pimienta del Cabernet Sauvignon y la textura sedosa de la Barbera. El propietario nos regala una botilla de nuestro vino preferido. Cuando llegamos a la villa, abrimos el vino, nos sentamos en frente de la gran ventana. ¡Es el momento justo! La puesta del sol comienza y nos trae un despliegue de colores hermosos. Nos relajamos hablándonos, tomando

92

el vino y mirando la puesta del sol rosa- circundantes. Una mujer toca un violín da, púrpura y naranja detrás de las coli- cerca de nosotros, una tonada romántinas. ca y en este momento Paquito se arrodilla. Yo estoy un poco confundida por lo que está haciendo. Pero cuando entiendo lo que está pasando mi corazón Lo que nos fascina más en la me da un vuelco. Sus palabras son tan capital de Italia es su mezcla de antilindas, siento una lágrima en mi mejilla. güedad y modernidad. Durante el día Y ciertamente, le digo que por supuesvisitamos todos los sitios históricos más to seré su esposa. famosos. Lo primero de la lista es el coliseo – Paquito siempre soñaba con viendo uno de las siete maravillas del mundo. Ahora puedo ver tanto entuLos últimos días son los más siasmo en sus ojos y en su sonrisa llena preciosos de todo el viaje. Llegamos a de perlas brillantes. ¡Qué estructura Terracina – una ciudad italiana en la enorme! Parecía más pequeña en las costa del mar Tirreno - en la mañana. películas. Cada barrera de metal que Qué ciudad perfecta… Con montañas una vez tenía leones, me da escalofríos. verdes y litorales azules, es un lugar que Este día hace un calor intenso, entonces no queremos dejar. Nuestra vivienda es compramos jugo de limón recién expri- una pequeña casa muy bonita en la plamido y nos sentamos en un banco de ya donde nos relajamos, nos bronceapiedra mirando las personas que vienen mos, miramos el panorama exótico y de cada parte del mundo. El gusto de comemos pescado fresco. Esto es el limón explose en mi boca y me reanilugar que me extrañaré más - en el cenma. Sentándome veo que todas las tro de México no tenemos el sonido ruinas antiguas son como un sueño y rítmico de ondas azules ni el olor de me siento totalmente cautivada por la agua salada. belleza de esta ciudad. Estoy tan agradecida por mi Cae la noche e hacemos un viaje a Italia que cambió mi vida. Estoy paseo en la Plaza de España. Hay preparando para mi boda que será en muchísima vida nocturna alrededor de agosto. Mi única pregunta es… nosotros. Los edificios antiguos ilumina¿después de un viaje como esto, dónde dos por luces se reflejaban en el paviiremos para nuestra luna de miel?■ mento y en las sonrisas de personas

Perspectivas Mayo  

Karina, Emily, Alyssa, Maureen, Alice, Juan, Eva, Nina