Page 70

Yo y mi mama en 2001 Sean volvió a buscar a mi madre y la vio en el agua poco antes de que ella casi pierde la vida. Corrió al agua y se zambulló en las olas para encontrarla y traerla de vuelta a la vida. Después de lo que parecía ser una eternidad de búsqueda, él la agarró de la mano y la llevó de regreso a la orilla. Ella estaba sin vida. Había sangre por todas partes. No podía encontrar un pulso u oír su aliento. Después de unos minutos tensos de RCP, ella empezó de respirar de nuevo. De inmediato se puso a llorar. Le doy gracias a Dios todos los días que él estuviera allí para salvarla.

70

turquesa pegan a los lados del barco, provocando pequeñas salpicaduras en mi piel caliente. Mientras navegábamos a paso de tortuga hacia la orilla, miré a la derecha, y vi una hermosa playa de arena blanca que parecía seguir por millas y millas. Podía oír la risa de los niños pequeños jugando, y pude ver que estaban creando obras maestras de castillos de arena, como yo lo había hecho una vez cuando era niña. Los hermosos árboles verdes de palma se movían con el viento suave y en un instante, pusieron una sonrisa en mi cara. Yo estaba en el Paraíso. Miraba al frente y veía el paseo marítimo, con restaurantes, tiendas y barcos de pesca atracados. Un poco Dieciséis años después en más arriba estaban unas colinas febrero de 2004, todo empezó a tener exuberantes y verdes, que se parecían sentido. Mi padre me llevó en un a las montañas, llenas de arbustos, crucero a México con mi madrastra, lo palmeras y muchas plantas exóticas que provocó acaloradas discusiones que no puedo nombrar. Había varias entre mi madre y yo antes de mi casas o villas, que parecían más como partida. Hemos intercambiado las mansiones, y cada una de ellas estaban palabras furiosas, y luego me fui sin pintadas de colores tropicales. Había disculparme. Nuestra primera parada una que era pintada de un color azul fue en Cabo San Lucas. Cuando al fin celeste, una de amarillo vibrante, y otra el barco quedó anclado en medio del de un color como de la puesta del sol, océano, no pude creer lo que estaba naranja y rojo pálido. Eran hermosas, delante de mis ojos. Uno de los lugares yo sólo podía imaginar lo que la vista más hermosos que había visto en mi sería cuando uno mira por unas de esas vida. Debido a las aguas poco ventanas. A mi izquierda había una profundas, tuvimos que tomar botes roca gigante cubierta de focas pequeños para llegar a nuestro tomando el sol. destino. Las aguas saladas de color

Perspectivas Mayo  
Perspectivas Mayo  

Karina, Emily, Alyssa, Maureen, Alice, Juan, Eva, Nina