Page 43

No hay mejor sensación en el mundo que la sensación que uno experimenta después de correr. Se siente poderoso, fuerte, en la cumbre del mundo, gracias a las endorfinas que están corriendo por las venas. Actualmente, obtengo mi dosis de correr cada dos días. Sin embargo, hace cuatro meses, yo estaba todavía desconcertada cuando los corredores ensalzaban la euforia que acompaña a esta actividad física. Yo solía odiar correr. Era fatigoso, doloroso y aburrido; pero no estoy diciendo que no era atlética. Durante la escuela secundaria, jugaba a varios deportes y era musculosa y en forma. Nunca corría porque nunca me gustaba correr y consideraba esta actividad una pérdida de mi tiempo precioso. Dicho esto, cuando comencé la universidad no tuve la oportunidad, ni el tiempo para jugar a los deportes. Sentía perezosa, de mala salud y frustrada. Traté de hacer ejercicios en el gimnasio, pero siempre estaba demasiado lleno de gente, olía mal y no era divertido en lo más mínimo. Finalmente, después de un año miserable, decidí tomar una medida drástica. Necesitaba una meta, algo alcanzable, pero bastante exigente porque a mí me gusta un desafío. Después de mucha deliberación y

vacilación, me inscribí en una media maratón. No había corrido más de un kilómetro en dos años, pero estaba confiada y segura de que esta tarea sería simple para una chica atlética como yo. No tenía ninguna idea de lo que me estaba metiendo. Antes de comenzar mi entrenamiento, tuve que pasar por "The Running Room" para comprar unos zapatos, tal vez un nuevo par de CORRIENTES que son muy populares hoy en día. Entré en la tienda y el vendedor me saludó. Era delgado, llevaba ropa de entrenamiento y parecía que irradiaba energía. "¡Hola! ¿En qué puedo ayudarla?" me preguntó en un tono demasiado entusiasta. Respondí tímidamente, "Hola, verdaderamente, no sé. Necesito un nuevo par de zapatos porque acabo de apuntarme a mi primera media maratón y realmente no estoy muy preparada... "¡Oh eso es maravilloso! ¿Qué tipo de programa de entrenamiento usa? Personalmente prefiero correr diez u once millas dos veces por semana, cinco o seis millas con intervalos de esprintes los jueves, los lunes hago cyclefit en el gimnasio y trato de hacer pesas dos veces por semana por lo menos. ¿Y ha oído de la nueva dieta que todas las atletas famosas utilizan

ahora? ¡Ellos no comen los carbohidratos! Dicen que la proteína es mucho más importante cuando uno está entrenando. Yo sé, parece extraño, pero ¡funciona muy bien! Pero basta de hablar, ¡usted necesita zapatos! Sígueme, acabamos de recibir un nuevo cargamento de zapatillas de Nike la semana pasada. Son fenomenales." Después de una charla de diez minutos sobre el valor de un buen par de cordones, finalmente compré unos zapatos. Huelga decir que la experiencia fue un poco abrumadora. No sentía muy entusiasmada cuando dejaba la tienda y me ponía frenética y me dije a mí misma, “Nunca seré tan energética como ese hombre. Nunca seré capaz de hacer esto. Éste es un gran error. Debo renunciar antes de que sea demasiado tarde." Subí a mi coche y cerré la puerta. El sentimiento de pánico se calmó. Mientras conducía hacia mi casa, repetía en mi mente lo que mi padre siempre me dice cuando me pongo inquieta. "Todo estará bien." Con esta idea en cuenta, decidí correr por la primera vez esa tarde. Me puse mis zapatos nuevos, y con optimismo, grité a mi madre, “¡Volvería en una hora mama! Estoy comenzando mi entrenamiento hoy, ¡hasta luego!” “¡Buena suerte mi amor, ten cuidado!” ella llamó de la cocina.

Perspectivas Mayo  
Perspectivas Mayo  

Karina, Emily, Alyssa, Maureen, Alice, Juan, Eva, Nina