Page 1

S U D E S TA D A

Sumario Editorial • A paso de vencedores (por Héctor Fernández) . . . . . . . . . .2

Año III - N° 6 JUNIO 2002 Director Hector Fernández Subdirector Juan Cruz Cabral

Política nacional • No disparen contra el Estado (por J.C. Cabral, Sánchez Muñoz, Castiello) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4 • ¿Qué pasa en el PJ. El deber de la hora . . . . . . . . . . . . . . .8 • La Voluntad de ser una Nación (por Mariano Cabral) . . . .10 • Globalización: la crisis de la burbuja (por Vicente Calvano) 14

Consejo Editorial Mariano Cabral Juan Sánchez Muñoz Rosendo «Cacho» Castiello Roberto Buján Eduardo Giovannini Maximilino Funes Juan Manual Navarro Colaboraron en este número Vicente Calvano Carlos Urdapilleta Ignacio Cloppet

Internacionales • En Venezuela… los yankis fueron para atrás . . . . . . . . . .18

Economía • Noticias económicas (I) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9 • Noticias económicas (II) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17 • EE.UU. y su curiosa idea de “libertad comercial” . . . . . . . .20

Históricas Producción editorial Pm Desarrollos editoriales

• Nace...¡la Resistencia! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .22 • El golpe del 16 de junio de 1955: “Matar a Perón” . . . . .24 • Cómo hacerse peronista: una anécdota de Scalabrini Ortiz 25 • El único cementerio es la MEMORIA (por Rosendo “Cacho” Castiello) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .26

SUDESTADA ISSN 1514-6693 es una publicación mensual. Registro Nacional de la Propiedad Intelectual en trámite. Propietario: Héctor Fernández. correo electrónico: revistasudestada@hotmail.com

Datos de Distribuidor DISTRI. CAP. LOBERTO VIRREY CEVALLOS 646 - TEL. 4383-3730.

Reflexiones • Liberación nacional: un ideal a reconquistar (por Juan Manuel Navarro) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .29 • El insulto que te cabe: ¡Cipayo! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .30

Bibliográficas Hemos leído . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .31

SUDESTADA 1


Editorial

A paso de vencedores L

a Argentina vive su hora más dolorosa. La crisis parece no tener fin. Atónitos, los militantes del campo nacional y popular vemos cómo los poderes enemigos de la Patria siguen golpeando a los argentinos. Aunque parezca ocioso, para entendernos, pasaremos a enumerar dichos “poderes enemigos”: Las petroleras, todas en manos extranjeras, han encarado una feroz campaña de aumentos que llevó al gas-oil de 42 centavos a superar la barrera del peso. La maniobra desestabilizante se hace clara cuando se recuerda que el gas-oil es el combustible de la producción y el trabajo. Las empresas lácteas, cuyas concentradoras han aumentado sus precios en más de un 100%, mientras los tamberos obtienen apenas 20 centavos por litro que producen. Las aceiteras también han llevado los precios a más de un 150%. Las cerealeras han provocado incrementos de precios por encima de la variación del valor del dólar y aun de los precios internacionales, que han bajado. Esto mientras los EE.UU. otorgan un subsidio gigantesco a su sector agrícola, lo cual dificultará la colocación de nuestros productos en el mercado extranjero, además de abaratar también los precios internacionales. Está claro que ninguno de dichos aumentos tiene justificativo real, pues estos bienes se producen íntegramente en nuestro país y, por ende, su costo no está atado al valor del dólar. Es más, en el caso de la harina, la maniobra es injustificable desde todo punto de vista, incluso desde la teoría liberal de “oferta y demanda”. La explicación, en todos los ca-

2 SUDESTADA

por Héctor Fernández

sos, es la intención de desestabilizar al Gobierno asfixiando a la población argentina y llevándola a un descontento creciente. Dígamoslo claramente, el triunfo de estos factores de poder significaría nuestra propia derrota. No es casual, que desde el Fondo Monetario Internacional se exija la libre flotación del dólar, es decir, el control del valor de nuestra moneda en manos del “mercado”, en vez de responder al interés nacional. Si se deprecia la moneda mientras se deprime la capacidad adquisitiva del mercado interno, se genera paralelamen-te, por un lado la imposibilidad de transacciones internas, y por el otro, una extrema baratura para los “inversores” externos. El resultado: una extranjerización aún mayor de los activos nacionales. Lo que se busca es la neutralización de los efectos positivos de la devaluación mediante una dolarización encubierta –que se produce al acercar los precios internos a los externos– y un deterioro permanente del salario real. El gobierno de Duhalde está soportando el costo político de una devaluación que era inevitable para proteger a la producción nacional y que nadie, ni Menem ni De la Rúa, ni Rodríguez Saá, se atrevió a hacer. La Argentina ha hecho ahora lo que todos los países del mundo han venido haciendo en los últimos años, es decir, buscar competitividad en el mercado externo mediante devaluaciones. Y esto va para aquellos que intentan negar a la política monetaria como instrumento económico, mostrándose partidarios de una “moneda fuerte” que serviría –como ha servido– únicamente para convertirnos en consumidores de productos de manufactura extranjera.


E D I T O R I A L

Nos permitimos sugerir que para contrarrestar este embate contra nuestra moneda, habría que –ahora que el peso tiene un valor similar al real brasileño– comenzar a andar el camino de la moneda común del Mercosur, para lo cual podría empezarse estableciendo paridad cambiaria con una canasta de monedas en la que tenga fuerte influencia el real. Agreguemos ahora otros factores de poder que nos son adversos: La banca, advertida de la inminencia de la devaluación, logró del entonces ministro, Domingo Cavallo, una protección inestimable: el llamado “corralito”, o sea, bandera verde para no cumplir con el pequeño ahorrista. Previamente, se había aconsejado a los grandes capitales que fugaran sus cuentas a otros lares. Las empresas privatizadas de servicios, principales privilegiadas del modelo menemista de paridad cambiaria uno a uno, que fugaron miles de millones de dólares al exterior, hoy insisten en presionar al Gobierno para mantener sus ganancias extraordinarias. En tiempos de convertibilidad, Cavallo les garantizó un mecanismo de aumentos basado en el índice inflacionario yanqui, con la excusa de la supuesta imprevisibilidad económica argentina. Pues bien, que se respeten los contratos, que ése sea aún hoy el índice a atender para los posibles aumentos de tarifas. Y si no les alcanza, paciencia, nosotros la he mos te ni do du ran te diez años. ¿No les gus ta? Pues ¡váyanse! Los medios masivos de comunicación, concentrados en manos de una pequeña cantidad de grupos económicos, mayoritariamente extranjeros en su composición accionaria, expresan a través de sus voceros (los Hadad, Longobardi, Grondona, Gelblung, Lla mas de Ma da ria ga, Mó ni ca y Cé sar, Mauro Viale, etc.) los intentos multiplicados por poner de rodillas al Estado Nacional. Así, por ejemplo, pontifican la libertad de mercado, la flotación cambiaria y otras yerbas, todas en la dirección de mantener el status quo semicolonial y profundizarlo llevándonos, vía dolarización, a ser un “Estado ¿Libre? Asociado” al estilo de Puerto Rico. Estos señores in-

tentan obviar la memoria histórica del Pueblo argentino, que conoció una Argentina distinta, con pleno empleo y justicia social, justamente en aquellas etapas en que la Nación no se sometió a los dictados de los poderes internacionales. Rompamos el corralito ideológico, el marco conceptual general que nos proponen estos voceros cipayos y digamos que existe otra economía posible, otro país posible. Un país donde los derechos humanos no consistan en el reparto del hambre y la miseria. Es hora de denunciar con nombre y apellido quiénes son los beneficiarios de este sistema. Organicemos el campo nacional y popular tras un proyecto estratégico de Nación y acumulemos fuerzas para la autodefensa frente a los ataques que hemos señalado anteriormente. Un proyecto que incluya el fortalecimiento de la alianza con Brasil para ampliarla al conjunto de los países sudamericanos, en el camino de la unidad iberoamericana. Un proyecto que resista la penetración paulatina, pero cada vez más desembozada, de los Estados Unidos y sus gurkhas, las multinacionales nucleadas en los organismos multilaterales de crédito. Un proyecto que recoja las experiencias de lucha antiimperialista y revolucionaria que nuestra Patria ha librado heroicamente a lo largo de doscientos años de historia, desde los gauchos que enfrentaron al invasor inglés hasta los obreros que asumieron como propio el proyecto de nación justa, libre y soberana que encarnó, como síntesis del Movimiento Nacional, el general Juan Domingo Perón. No temamos. Irán con nosotros a la batalla, desde el fondo de la historia, San Martín, Güemes, Dorrego, Rosas, Quiroga, Peñaloza, Felipe Varela, Yrigoyen, Evita, Perón, los desaparecidos y todos los caídos en la lucha por la liberación nacional... ¡Producción y Trabajo - FMI al carajo!!

«Es hora de decir la verdad, cueste lo que cueste y caiga quien caiga. Existen en el mundo naciones explotadoras y naciones explotadas» Eva Perón SUDESTADA 3


Nota de tapa

Disparen contra el

Estado

La actual crisis ha dejado de ser una mera coyuntura para transformarse en la peor crisis nacional de los últimos 100 años. En ese marco, la posibilidad de un proyecto nacional se ve obstaculizado por los factores dominantes que nos han llevado a la situación agónica que vivimos.

N

adie ignora que el Gobierno de Eduardo Duhalde es foco de múl ti ples pre sio nes. In cluso, vastos sectores políticos que ad vier ten las agre sio nes di rec tas del gobierno de los Estados Unidos y del FMI cuando estos declaran contra el “populismo” y la “corrupción”, se niegan a prestar el más mínimo apoyo al Gobierno Nacional. Al coincidir las fuentes de presión, externa e interna, se licúa aún más el poder político del Gobierno frente a los organismos internacionales y las naciones del centro del poder mundial Hagamos un pantallazo y veremos que hay de todo, como en botica: Los liberales y algunos gobernadores exigen lisa y llanamente la acep ta ción de las exi gen cias del Fondo. Entre los gobernadores, algunos se alinean con la embajada 4 SUDESTADA

estadounidense, que les dictó casi palabra por palabra, los “14 Puntos”. Entre las fuerzas políticas minoritarias, Zamora –el “izquierdista”– aparece aliado a los acreedores pri va dos (vie jos usu re ros de barrio) y a los ahorristas que “pusieron dólares y quieren dólares”, es de cir, a los que apues tan a la moneda extranjera, atacando el valor de la pro pia. “Luisito” no apuesta ni a los piqueteros ni a los sindicatos. Todas las “izquierdas” desarrollan un discurso antiimperialista de barricada que aporta a la con fu sión, me tien do to do en la misma bolsa y “acusando” a Duhalde de ser algo así como el jefe de los que quieren entregar el país al Fondo, mediante un acuerdo “a toda costa” cuando en realidad es el gobierno quien, a pesar de las di-

ficultades, se niega a cumplir con los puntos más ajustadores exigidos por el Fondo. Por otro lado, Elisa Carrió sostiene que el problema está en los republicanos, pero no en los yanquis (¿será que hay un imperialismo malo y uno bueno? ¿qué pensarán de es to los viet na mi tas, los cubanos, los iraquíes, que vivieron en carne propia las “bondades” del imperialismo demócrata?), y en la corrupción e ineficiencia de la dirigencia, pero no en el modelo neoliberal. Ella misma ha dicho, que la falta de acuerdo con el Fondo, vació de poder al gobierno de Duhalde. Las grandes empresas exportadoras provocan desabastecimiento e inflación para “equiparar los precios con el mercado externo”. En realidad, quieren anular de esa for-


POLITICA NACIONAL

El desmesurado aumento de la harina demuestra la poca solidaridad de ciertos sectores en la crítica situación actual. (El gráfico muestra los porcentajes de incrementos entre la primera quincena y la segunda quincena de febrero 2002). Téngase en cuenta que la bolsa de harina costaba $ 12.- en diciembre 2001 comparado con el precio de mayo que es de $ 50 (el precio internacional es de u$s 85 la tonelada).

ma, los efectos favorables del nuevo tipo de cambio, para las exportaciones de productos nacionales. Algunos medios de comunicación agi tan la fi gu ra de Me nem, otros el “fantasma” de la hiperinflación, pero todos despotricaron ante la posible implementación de las le yes de de sa bas te ci mien to y con trol de pre cios (¡has ta Ver bitsky!) y castigan al Gobierno incluso cuando logró, en medio del fe ria do ban ca rio de una se ma na, que los jubilados cobrasen sus haberes donde sea, pero que los cobrasen. Mientras tanto, se muestran sensibles ante las consecuencias del modelo (hambre, desocupación, desguace industrial), pero ocultan o minimizan los subsidios a los más carenciados; llegan, incluso, a ridiculizarlos por exiguos como si prefirieran que se muera de hambre media Argentina hasta que se solucione esta “crisis”. Atacan el déficit fiscal, reclamando la política de “déficit cero” de Domingo Cavallo, pero ocultan que Estados Unidos (su madre patria) prevé un déficit fiscal de alrededor de 100.000 millones de dólares y subsidia (Hadad de esto no habla) al campo con 180.000 mi-

llones. También fogonean permanentemente las candidaturas de Carrió y Zamora o de López Murphy y Patricia Bullrich, tal como lo hicie ron con Fer nán dez Mei ji de, Chacho y De la Rúa en los viejos tiempos. También puede verse cómo se suceden operaciones políticas desestabilizadoras y mientras el Gobierno negociaba con ahorristas y bancos una salida del “corralito” con bonos garantizados por activos ban ca rios, ellos cues tio nan cual quier tipo de salida, como si este gobierno fuera el generador de la actual situación . Desde distintos sectores, se decla ra la ne ce si dad de achi car el “gas to po lí ti co”, al go así co mo “achicar el Estado es agrandar la Nación” (¿le suena?). En el discurso de “austeridad” no se hace distinción entre gasto social y gasto político. Estemos atentos a los discursos, por parte de los liberales, del tipo de: “esto no se arregla des de la eco no mía” o “es to re quiere una fuerte reforma política”. Cuan do es cu che mos eso no cai ga mos en la tram pa de creer que hablan de lo mis mo que no so -

tros, del predominio de la Política sobre la Economía. ¡Al contrario! Ellos hablarán de que la Economía (la liberal pro yanqui, claro) doblegue finalmente a la Política imponiendo el criterio contable de que menos Estado igual más ahorro, sobre el político de que más Estado igual más representatividad La mano visible de la Embajada yanqui se advierte en cada una de es tas ma nio bras y cam pa ñas de opinión. Cada una de estas actitudes redunda en la citada licuación del poder político nacional, con lo cual casi todas estas expresiones políticas terminan trabajando acaloradamente para el golpe liberal, pues nadie que actúe hoy en la política nacional puede ignorar ni obviar que en la Argentina, hoy, hay sectores militares que se pre pa ran “pa ra

El presidente de la Nación, Eduardo Duhalde

SUDESTADA 5


POLITICA NACIONAL

Ministro de Economía, Roberto Lavagna, un no ortodoxo que preocupa a los fundamentalistas del mercado.

garantizar la paz interior” y amenazan con un golpe de estado que es impracticable por ahora, solamente por ahora, y que sólo ha sido detenido gracias al fracaso de la CIA en Ve ne zue la; tam po co na die en sus cabales puede creer que Duhalde caería en manos del Pueblo antiimperialista sediento de justicia social, porque es muchísimo más pro ba ble que una even tual caí da del Gobierno sea generada y capitalizada a través de un golpe de palacio orquestado por los liberales y con la anuencia de algún senador que se pres te a dar le fa cha da de “continuidad institucional-constitucional”, al estilo del golpe de Guido contra Frondizi. El resultado: algo así como López Murphy jefe de Gabinete; decreto nº1, se disuelve el Congreso; decreto nº2, intervención de las provincias; nº3, regio na li za ción; nº4, des pi do de 500.000 empleados públicos; Una vez más, la izquierda cipaya, bajo la apariencia del purismo re vo lu cio na rio, des plie ga un cur so de ac ción fun cio nal a los enemigos del Pueblo y la Patria. Para ellos, Yrigoyen y la “rosca” oligárquica eran lo mismo y formaban lo que Juan B. Justo llamó la “política criolla”; el Peronismo era nazi-fascismo y sus adeptos “lumpen proletariat”, y se alinearon en la Unión Democrática, tras Bra-

den y la tam bién “de mo crá ti ca” embajada de los EE.UU.; en 1956, desde la Junta Consultiva, Ghioldi anunció que se había acabado “la leche de la clemencia” cuando se fusilaba a peronistas por orden del cri mi nal Isaac Ro jas; en 1976 el PC proclamó que Videla era un general democrático y que de ningún modo se lo debía comparar con Pinochet... Y siempre igual. En definitiva, todos fingen no ver cuáles son los puntos de discu sión en tre el Go bier no y el FMI. Fingen no advertir que en estos cinco meses el Gobierno ha resistido a sus exigencias. ¿Saben todos los argentinos cuáles son las presiones inconfesables del F.M.I. y de los Estados Unidos Criminales de América?: Despidos masivos en la Administración Pública, regionalización (un paso más en la destrucción del Estado ar gen ti no), aran ce la mien to de las uni ver si da des nacionales, pri va ti za ción de la sa lud pú bli ca y de los ban cos es ta ta les más importantes y li bre flo ta ción del dó lar, p a r a

¿Estará acaso pensando cómo provocar un nuevo golpe de Estado?

6 SUDESTADA

provocar una devaluación espectacular del patrimonio nacional. Pero resulta que el gobierno de Eduardo Duhalde se niega a tomar semejantes medidas, y, por el contrario, encara los subsidios de jefes y jefas de hogar desocupados, para palear la hambruna que dejó el gobierno de la Alianza Por otra parte, ha sido Duhalde, justamente, el primer jefe de estado del mundo que condenó el “golpe de estado” en Venezuela, arrastrando al Grupo Río a una definición en favor de Chávez antes de que EE.UU. reac cio na ra, al mismo tiempo que Aznar, el Banco Mundial y el FMI ya habían reconocido al gobierno de Carmona y ¡le habían habilitado una línea de crédito!, mientras el nuevo gobierno vene zo la no ba ja ba rá pi da men te el precio del petróleo. No puede dejarse de lado todo esto. ¿Dónde está la vocación duhaldista de acordar con el Fondo “a toda costa”? Sinceramente, ningu na de es tas ju ga das políticas parece facilitar di cho acuer do. Más bien son un inten-


El presidente de México, Vicente Fox y el presidente norteamericano George Bush (h).

to de política independiente. El Gobierno ha definido que busca el acuerdo con los organismos internacionales, pero no hay un acatamiento automático a las medidas propuestas por el FMI. Se cede en algunos aspectos esperando que el Fondo ceda en otros. Queda claro que aquí hay una negociación, no una sumisión a los dictados de nadie Cabe preguntarse a esta altura: ¿Hay que acordar con el FMI o hay que endurecer la posición nacional? Pero, ¿con qué poder político se en fren ta la Ar gen ti na du ra men te con los EE.UU.?: ¿con el Peronismo?, ¿con el Movimiento Obrero?, ¿con la burguesía nacional?... Tal vez la respuesta esté en la estratégica alianza latinoamericana. Y aquí debemos observar que no solamente Lago y Fox le piden que acuerde, sino que también Cardoso le dice: “Arreglá con el Fondo, que, si no, te van a voltear” (y la conversación es real)... No hay poder real para imponer hoy, integralmente, la política independiente que la Nación necesita. Citemos como ejemplo la breve presidencia de Rodríguez Saá, demostración de las enormes dificultades que tiene el campo nacional hoy, para imponer su política. No es este un planteo posibilista, sino una descripción de la situación política altamente raquítica en que está la Argentina. Tenemos la

obligación de analizar las circunstancias desde el punto de vista de la realidad política nacional, por más in sa tis fac to rias y do lo ro sas que nos resulten. Tampoco se trata aquí de una po lí ti ca de apo yo al “mal menor”, puesto que no estamos en una alternativa electoral, sino en una coyuntura atípica, en la cual la decisión gira en torno de cómo se enfrentan mejor las presiones del poder extranjero, que intenta dar un paso significativo en la dominación efectiva, formal y definitiva de nuestro País. “Lilita” Carrió (una especie de Chacho Alvarez más comprometida con los demócratas “yanquis” ya dijo que el problema no es el modelo neoliberal sino la corrupción y la incompetencia; Zamora sigue “apelando” a que los “vecinos” se junten en asambleas pero ni insinúa la formación de una estructura que pueda intentar gobernar el País, ni siquiera la Capital Federal. Por último, las pequeñas o medianas organizaciones revolucionarias del campo nacional y popular, que son muchísimas, no tie nen de sa rro llo ni uni dad su fi cien tes. To do es to ha ce su po ner que no habrá un gran cambio políti co-di ri gen cial más allá de las gran des es truc tu ras po lí ti cas ac tuales, porque no existe hoy fuerza alguna capaz de poner ya mismo 40.000 cuadros políticos con criterio relativamente homogéneo

en la ad mi nis tra ción pú bli ca na cional, puesto que esa es la cantidad de gente que se necesita. De todas maneras, se acerca la hora. El cipayaje consciente lo sabe y, por eso, no dejará nada por hacer para evitar una salida de esta cri sis que su pon ga la ne ce sa ria vuelta a los postulados peronistas, tanto políticos como económicos. En es tas con di cio nes se ha ce cada vez más imperiosa la unificación de todos los sectores del Movimiento Nacional y Popular para lle var ade lan te la úni ca me di da verdaderamente revolucionaria, la condición sine qua non de la liberación nacional: la necesaria unidad de la América Criolla. Hay que dar pasos claros en esta dirección, para encausarnos en la unidad efectiva de la región. Hay algo que debe ría mos ha cer lo an tes po si ble: unificar la moneda con Brasil y el Mercosur para establecer definitivamente la prioridad de los intereses económicos comunes de nuestros países sobre cualquier otro, en términos estratégicos de mediano y largo plazo; y para, en el corto plazo, resistir el intento extranjero de depreciar nuestro patrimonio para al zar se con él sin de ma sia do es fuerzo. Juan Cruz Cabral Rosendo “Cacho” Castiello Juan Sánchez Muñoz SUDESTADA 7


POLITICA NACIONAL

¿QUÉ PASA EN EL PJ? El deber de la hora En la crítica situación nacional, la actuación de algunos dirigentes justicialistas está muy alejada de la defensa sin reparos de los intereses nacionales que nos enseñara el Gral. Perón, tanto como de las aspiraciones del pueblo, al que pretenden representar, y de la prédica de los miles de compañeros peronistas caídos en la lucha por la Liberación Nacional. Vemos a gobernadores muy preocupados por acordar con la embajada norteamericana, algunos jactándose de haberle consultado uno a uno los 14 puntos, sin preocuparles qué piensa la gente, ni en los costos de ese acuerdo para la Nación Argentina.

a ayudar a la Argentina hasta que no toque fondo”. Así como durante la Resistencia hubo dirigentes que abogaron por un Peronismo sin Pe-

El “comprensivo” Mr. O’Neill bajo la atenta mirada de Greenspan.

Movilización de militantes peronistas en apoyo del presidente Duhalde

Vemos también a algunos intendentes preocupados por expresar la modernidad, más que la doctrina peronista, por cuyos votos llegaron a sus cargos, y manejando sus distritos como feudos familiares, confundiendo el clientelismo con apoyo popular y retaceando apoyo al proyecto nacional que en sus campañas juraron defender. De todos estos personajes, ninguno denuncia las políticas criminales y oligopólicas de esos grupos económicos, seguramente no por desconocimiento sino por sumisión y complicidad, o por una patética cobardía. Deben saber todos ellos lo que dijo Paul O´Neill, en la última semana de abril, “No vamos

8 SUDESTADA

rón, hoy observamos indignados a cierta dirigen cia in ten tan do un “pe ro nis mo” sin Peronismo. Estos dirigentes que juegan ideológicamente, por acción u omisión, a desidentificar a las masas con el Peronismo, sus banderas y sus luchas históricas, deben saber que así como los ejércitos se repliegan hacia territorios conocidos, los pueblos, en política, buscan reparo en los símbolos de identidad de su memoria colectiva, hoy velada y vedada, y avanzarán inexorablemente por la senda del Peronismo, porque el Peronismo les dio organización, poder y sentido a sus luchas. Recuperando en su inexorable camino todas las banderas de la identidad política a la que consideran propia; para cumplir con la Revolución inconclusa, que ha de ser de naturaleza nacional, con carácter popular y tendrá un signo inequívocamente peronista.

Nosotros debemos emprender la tarea de la hora. Ocupar todas las expresiones movimientistas y partidarias que se identifican con la Herradura de los Siete Clavos. Esto es, el Movimiento Nacionalista, Popular, Revolucionario, Antiimperialista, Antioligárquico, Humanista y Cristiano.


Noticias Económicas (I) Pecom

Chevron Pan Shell American

Esso Vintage Tecpetrol Cereales Oil

¿Dónde están los dólares? Es sabido que hay empresas que han acaparado dólares en estos últimos meses en espera de que la suba de la divisa norteamericana les generara extraordinarias ganancias. El listado está liderado por YPF-Repsol (vendió al exterior 388 millones de dólares durante diciembre y enero) . También se destacan las multinacionales de cereales (Cargill, Dreyfus, Bunge y Nidera). Y, además, hay que sumar a esto los grupos económicos locales: Pérez Companc, Techint y Aluar. Las petroleras encabezan este listado: Pecom Energía S.A. embolsó en el exterior 74 millones de u$s (di ciem breene ro). Le si guen Chev ron (48 mi llo nes), Pan Ame ri can Energy (41 mi llo nes), Shell (35 mi llo nes), Es so (29 mi llo nes), Vin ta ge Oil (26 millones) y Tecpetrol (22 millones). Las comercializado48 empresas (65%) ras de ce rea les 5198 empresas (35%) acumularon entre diciembre y enero más de 550 millones de u$s. Para tener una idea del poder de estas empresas, entre diciembre y enero, las 48 empresas involucradas en un listado que maneja el gobierno concentraron, con 2300 millones de dólares, el 65% del total de exportaciones argentinas del período. En cambio, el 35% restante (1200 millones) fue realizado por

Ranking de los intereses empresarios más grandes según su monto de exportaciones, endeudamiento interno y externo* Grupo o empresa

En millones de u$s Exportaciones Deuda interna

Repsol 2.127 Techint 1.652 Pérez Companc 1.024 Fate 435 Ford 423 Arcor 217 Pescarmona 188 Renault 155 Garovaglio 142 Acindar 114 Bridas 102 Soldati 6 Yoma Telefónica de Argentina Telecom Argentina Roggio Roemmers Macri Loma Negra La Nación Eurnekián Cartellone Bakchellián Agea/Clarín

324 228 373

140 100

97 23 214 102 394 143 50 397 217 85 38 281 77 113

Obligaciones negociables 2.411 360 2.062 150

285 50 300 444 899 1.545 1.947 163 155 100

164 620

*En todos los casos se consolidaron las cuentas de las empresas que integrando el panel de las 80 más grandes pertenecen a un mismo grupo económico o conglomerado extranjero. La consolidación se realizó en función del porcentaje de su participación accionaria en cada firma.

Estas empresas, ¿querrán ahora un seguro de cambio para licuar sus deudas contraídas en el exterior?

«Perón impidió que nuestro patrimonio fuese como un río que atravesase fugazmente nuestro territorio para irse a sumir en el océano de la riqueza imperialista»

John William Cooke

SUDESTADA 9


La voluntad de ser una

Nación

D espués de largos años de pensamiento único, hiperglobalización y neoliberalismo aplicado, hoy la Argentina vuelve a discutir sobre su futuro. Volvemos a tener la oportunidad histórica de definir un proyecto de nación para nosotros y para las próximas generaciones. sto es posible porque los argentinos, a pesar de nuestros 200 años de vida independiente, no hemos consolidado aún un proyecto de nación que nos resulte adecuado. El peronismo histórico representa el mayor nivel de conciencia de la nación independiente, dueña de sus fuerzas y de sus de ci sio nes fren te a las éli tes que representan la fuerza del poder he ge mó ni co do mi nan te a ni vel mundial; pero este movimiento fue duramente derrotado, y esa derrota implicó la imposibilidad de imponer un programa que nos permitiera llegar al actual momento histórico con mayor capacidad propia y mayores “espaldas” para aguantar los duros embates del imperialismo ensoberbecido, unificado y prepotente que nos toca padecer en este inicio del siglo XXI. Ningún pueblo del mundo nace siendo un estado consolidado. Si lo

E

10 SUDESTADA

quie re ser, ten drá que com ba tir contra las poderosísimas fuerzas de aquellos estados que ya están consolidados y que harán todo lo posible pa ra evi tar que les naz ca un nuevo competidor. De esa debilidad necesaria de un pueblo cuando nace, surgen dos fuerzas que antagonizan, buscando im po ner ca da una un mo de lo de país distinto. Una de esas fuerzas, generadora de la voluntad de ser de ese pueblo, es la que le permite nacer a la vida independiente y tiene por delante una tarea enorme, porque para lograr su objetivo de ser, deberá enfrentarse con la fuerza consolida da de aque llos es ta dos que ya son. Pero los estados consolidados evitarán por todos los medios presentar una batalla frontal, lo cual sería más conveniente para el recién nacido. Van a utilizar en esta

lucha al otro sector interno y antagónico que siempre existe en toda nueva nación y que está formado, en principio, por aquellos sujetos que por su po si ción so cial o su ocupación económica, ya tienen el poder dentro de esa sociedad naciente (que siempre nace a partir de una construcción preexistente), y cu yos in te re ses, por lo tan to, coinciden con los intereses de los estados poderosos que pretenden la perpetuación de las condiciones de dependencia. Esta “coincidencia” (no confundir con casualidad) lleva a dicho sector a jugar, en definitiva, siempre a favor de los intereses imperiales y por eso los llamamos “cipayos”. En todas las naciones que hoy en día vemos poderosas, y que hasta podemos admirar por su fuerza in con tras ta ble, se ha da do en un momento histórico esta lucha. Y en todas ellas ha triunfado el sector


POLITICA NACIONAL

17 de octubre de 1945

que facilita el ser, y ha sido derrotado el sector del “no ser”, o del “ser un apén di ce de los que ya son”. Intentemos ahora ver cómo se ve ri fi ca es ta con fron ta ción en nuestra Patria. Para ello no necesitamos irnos a 1810, ya que en cada corte fundamental de nuestra historia se encuentran estos dos sectores y su actua ción nos apa re ce rá ní ti da siempre. Hoy la Argentina está nuevamente en este trance de nacer, y para ver que trae esta nueva criatura al mundo debemos ver el segmento que va desde su último nacimien to has ta su re cien te muer te (como si padeciéramos una suerte de karma hindú). El período que debemos observar entonces es el del Peronismo. Esto es, el que va desde 1945 hasta hoy. Observar cómo era nuestro país en el ’45 es muy útil, ya que, aunque parezca absolutamente inverosímil, se parecía mucho al país que tenemos hoy en día. En 1945, la Argentina era un país fuertemente endeudado al exterior, y los servicios de su deuda

externa le consumían cada año el grueso del trabajo de sus hombres y mujeres. Lo que daba cómo resul ta do la ca si im po si bi li dad de que el presupuesto del Estado sirviera para algo más que para mantener a una caterva de vagos, estafadores y ladrones profesionales. La porción que se destinaba a la “famosa” obra pública de la Década Infame (en su gran mayoría rutas para el transporte automotor) se iba a los países de origen de las empresas constructoras dejándonos a nosotros la cinta de asfalto que nos colocaba definitivamente en el ámbito de dependencia de los Estados Unidos, que controlaban, antes como ahora, el mercado internacional de pe tró leo, y com pi tien do, además, con los ferrocarriles ingleses que representaban, a pesar de todo, una capacidad operativa ya instalada y habían sido totalmente financiados y pagados por el Estado, a pesar de ser “británicos”, tal como lo demuestra Raúl Scalabrini Ortiz en su obra “Historia de los ferrocarriles argentinos”. El mito del país rico es una farsa, porque mien tras apor tá ba mos re li gio sa men te nues tros in te re ses a los

acreedores, ni podíamos soñar en cobrar nuestros créditos contra las po ten cias en gue rra, por que eso hubiera significado pasar a ser considerados un país aliado al fascismo y, por supuesto, enemigo de la “democracia”. Los créditos estaban bien guardados en el exterior y poco después de la guerra fueron “licuados” por la eliminación de la convertibilidad de la libra inglesa. En rea li dad, en ese mo men to, la verdadera riqueza argentina residía en su gran ca pi tal de tra ba jo; al cual Perón dignificó y le brindó organización. Pero no debemos irnos del tema. Todavía hay que agregar algunas cosas sobre cuál era el estado de cosas en la década de 1930. Todos los servicios públicos estaban en manos de compañías extranjeras que giraban permanentemente gigantescas cantidades de divisas al exterior, a sus casas matrices, que al igual que ahora eran “matrices” para recibir las remesas de enormes ganancias, pero no lo eran para girar dinero que respaldara a sus filiales, que periódicamente quebraban y eran sustituidas (previo intento de rescate por el Estado, en SUDESTADA 11


POLITICA NACIONAL

Afiche alusivo a la nacionalización de los ferrocarriles durante el primer gobierno peronista.

el cual se iban varios millones de pesos más) por “nuevas” empresas, con otra com po si ción ac cio na ria, pero con ¡oh, casualidad!, la misma casa matriz. Los grandes bancos extranjeros operaban en nuestro país viviendo del ahorro interno, prestando a un elevadísimo precio a nuestros connacionales y remitiendo al exterior (también a sus casas centrales) todo el capital resultante... ¿esto nos recuerda algo? Por último, la industria nacional era estratégicamente desprotegida (“para que aprenda a competir”, según la famosa receta de nuestros liberales), y la producción agropecuaria era exportada sin obtener de ella ningún subproducto y luego reimportada en su casi totalidad en forma de productos manufacturados. De esto se desprende, sin necesidad de que uno se “rompa el coco”, que nuestro país se parecía (igual que ahora) más a una colonia que a una nación soberana; en realidad era lo que se llamaba (y se deberá seguir lla man do) una se mi co lo nia. ¡Pero!!.. es en ese momento que la 12 SUDESTADA

reacción de una clase social nueva en la Argentina, la de los obreros, que se había ido formando en los últimos 30 o 35 años, y que había sufrido profundas transformaciones a partir de la enorme crisis de los años ’30 y del impulso que luego le dio la Se gun da Ma sa cre Im pe ria lis ta (1939-1945), expresa la voluntad de ser de la “nación moderna”. Esa clase nueva estaba formada en su gran mayoría por los nietos y bisnietos de aquellos soldados que venían peleando por este país desde su fundación, des de aque llos vie jos crio llos que acompañaron al mítico Facundo hasta los últimos ejércitos de Peñaloza, López Jordán, Varela, y por los descendientes de los inmigrantes que no habían tenido mayor fortuna y no se dedicaron al comercio o a las profesiones liberales. El gran mo vi mien to de ma sas que irrumpe definitivamente con el

Otro de los afiches referidos al proceso de nacionalización del primer gobierno peronista. En este caso son los teléfonos.

17 de oc tu bre de 1945 y con la alianza entre el pueblo y Perón, debió enfrentarse desde su nacimiento con los grandes intereses internacionales y con sus gerenciadores y guar dia nes lo ca les. Fue una gran victoria del pueblo, una revolución, y se tradujo en protección y desarrollo de la industria nacional, trabajo, cancelación de la deuda externa (la Argentina pasó de deudora a acreedora en su balanza exterior), protección por parte del Estado del trabajo, la niñez y la vejez, posesión en manos del Estado o de capitales argentinos de los servicios públicos y las empresas o producciones estratégicas (ferrocarriles, telecomunicaciones, correos, flota mercante, ener gía eléc tri ca y de sa rro llo nu clear, etc.). El peronismo resultaba la expresión de una Argentina pujante, que se había fijado su horizonte en una alianza fraternal con el resto de los países de Sudamérica, pa ra in gre sar así a la era de las grandes federaciones continentales en las mejores condiciones posibles. Su “filosofía” y su pensamiento tuvie ron lue go in fluen cia a ni vel mundial; mucho más de lo que le gustaría a tantos gorilas, ya que el peronismo está entre los primeros de los grandes movimientos nacionales de la segunda mitad del siglo XX, que fueron repitiéndose en las naciones semicoloniales que se libe ra ban pau la ti na men te del yu go del imperialismo en todo el “Tercer Mundo”. La obra del general Juan Perón y del GRAN PUEBLO ARGENTINO fue destruida, abatida implacablemente, víctima del odio sin límites de los “liberales”, la ambición desmedida de los capitales internacionales, y el apoyo inescrupuloso de tres generaciones de dirigentes políticos podridos y vendepatrias. Ellos llevaron al país a la situación


El dirigismo de los liberales Lo que ha sido derrotado es la idea misma de la libertad económica. La realidad argentina demostró que un país económicamente débil no puede tener “libertad económica”, libertad de mercado. A tal punto, que en el paroxismo del descontrol de la economía por parte del Estado, finalmente, se impuso en la Argentina una medida absolutamente dirigista, pero, es cierto, de un dirigismo más bien de origen privado, porque lo que hizo el Estado fue impedir que asociaciones privadas quebraran, luego de permitir que sus directivos las llevaran a la situación de descapitalización en que se encuentran hoy, en virtud del giro de remesas conocido como “fuga de capitales”, accionar absolutamente legal, porque en eso ha consistido, justamente la “libertad económica” que supimos conseguir. Ha sido libertad para llevarse de aquí la cantidad de plata que se desee, sin restricciones de ninguna naturaleza. No olvidemos que la falta de control estatal es el control por parte de los grandes monopolios y grupos económicos. En un país como la Argentina, esos grupos económicos son extranjeros. Por lo tanto, libertad es dirigismo organizado por el empresariado extranjero, o sea, extranjerización de los resortes más importantes de la economía argentina.

en la que se encuentra ahora, que si apenas se diferencia de la de 1945 (a pesar de nuestras computadoras y de nuestro mundo hipercomunicado), es porque no se contentaron con destruir lo que había, sino que rediseñaron un nuevo país, a base de maldades y estupideces, que fue la ruina de todos los argentinos. Dirigentes cobardes y traidores entregaron nuestro país a una banda de asaltantes que igual que en el lejano oeste se mete en los bancos para robar, pero al revés que aquellos va que ros, es tos se pa ran del otro lado del mostrador, lo cual les proporciona la evidente ventaja de no tener que salir corriendo después de consumado el delito. Una generación de intelectuales cagones y mediocres, compró el discurso del pensamiento único, según el cual no se puede hacer nada distinto a lo que se nos di ga des de el

centro mundial del poder, porque el mundo camina hacia una definitiva unificación en la que nuestro papel viene a ser el de acompañante eficiente de los poderosos de turno, y nuestro debate interno es un hecho molesto que no debiera in te rrum pir el nor mal fun cio na miento del negocio de esquila que se practica con nuestro país desde hace tantos años. Y los “amos de turno” dejaron claras sus instrucciones: no debemos conservar las herramientas de control nacional sobre nuestra econo mía, pro hi bi do po ner le al gu na barrera a la hemorragia de capitales que se generan aquí y que se disfrutan en el exterior, si algunos miles de personas quedan desplazados en el pro ce so no im por ta ya que deben ser considerados marginales al sistema, toda protección a los trabajadores debe considerarse

nociva y será tildada de “populista”, que nadie pretenda federalizar el desarrollo económico, las provincias son simplemente “gasto político”, todo aquél que pueda emigrar de be rá ha cer lo y vol car en otro lu gar del glo bo los co no ci mientos y habilidades que adquirió en la Argentina, prohibido disentir con la política exterior de los EE. UU. y Europa, es obligatorio tolerar el proteccionismo ajeno pero no puede contestarse con el propio, y los etcéteras parecen infinitos. Este es el estado de cosas en la Argentina. ¿Hasta cuándo la dirigencia política será cómplice de este crimen?... no lo sabemos. Pero sí sabemos que ya no contará con la indiferencia del Pueblo.

Mariano Cabral SUDESTADA 13


GLOBALIZACION: La crisis de la burbuja Una oportunidad para las fuerzas del campo nacional y popular os fran ce ses usan la pa la bra “co jon tu re” pa ra in di car un mo men to de unión en tre un pasado que cambia y un presente que transita como inflexión hacia lo futuro. Es ésta la concepción con la que caracterizaremos el momento político de la Argentina. Prever el devenir es tarea de vidente o adivinos, no la nuestra. La función del cuadro político es la de interpretar lo más fielmente la realidad objetiva que se le presenta, y expresarla traducida como acción transformadora en su espacio de actuación y en el marco de su base interpretativa, que es la ideología políti ca que sus ten ta. Tra ta re mos de desentrañar la madeja confusa con que la realidad se nos presenta.

L

Lo primero que aparece delante del campo de visualización política es la noción incontrastable de estar frente a un proceso, no casual sino dirigido, de imposición hegemónica externa con fuerte sinergia interna. El viejo modelo de dominación por la vía de los “idiotas útiles”, personeros colonizados. 14 SUDESTADA

Esta situación que prevemos como inevitable y explosiva, tiene origen causal, no casual. Los países de la región periférica sur occidental carecen de condiciones reales para expresar un bloque po lí ti co ideo ló gi co que modifique favorablemente las condiciones de postración y deterioro político y económico, consecuencia de la derrota infligida en el ámbito planetario, de los movimientos de liberación durante la década del setenta. Es en este momento histórico en el que se pierde el rumbo y la dirección de los movimientos transformadores y revolucionarios. ¿Qué es lo que ocurrió? Dos factores de gran envergadura his tó ri ca irrum pie ron en la es ce na mundial. En primer lugar se reformula el pensamiento dominante, con la adscripción, a rajatabla, a un liberalismo neoconservador o neoliberal de claro signo retardatario. Este viraje ideológico se sustenta en la pérdida de vitalidad y en la desaceleración del creci mien to de las eco no mías in dus-

triales de los países centrales (crisis del petróleo). En definitiva, producto de una crisis fuertemente contracti-va del capitalismo central y crisis política de la estructura de la división bipolar y tercermundista. Frente a estos acontecimientos y compelidos por la urgencia que les impone su propia crisis, los estados del centro recurren a una vieja creación teórica elaborada en la pos guerra por quienes Perry Anderson llama “franco-masonería neoliberal”, sustentada en el pensamiento expresado en el texto fundante de Friedich Hayek, “Camino de Servidumbre”. Este núcleo fundacional se declara definitivamente enemigo del New Deal norteamericano y de las teorías intervensionis-tas anticíclicas keynesianas. Preanuncian, ya en 1944, un


PERSPECTIVAS

cataclismo económico, en un futuro cercano, del capitalismo occidental. La profunda crisis estructural de 1973, que inau gu ra la fa se crí ti ca profundamente contractiva y el ciclo de de sa ce le ra ción del cre ci mien to económico, ofrece la oportunidad para promover la imposición modélica. Dos argumentos centrales sientan las bases para su expansión a todo el orbe: la globalización y la libertad irrestricta de mercado como centro y motor del progreso humano. Para introducir esta concepción era necesario acabar con el igualitarismo que proponía el modelo del Estado benefactor. La presencia de sindicatos, según aseguraban los popes del neoliberalismo, actuaba como diques de contención para la acumulación privada de capital, por la exigencia reivindicativa sobre los salarios y por su presión sobre el aumento del gasto social. El neo li be ra lis mo sa bía lo que quería y, peor para nosotros, sabía cómo lograrlo. Cumplió con sus objetivos, logró imponer el modelo conceptualmente, es decir ideológicamente, mientras que en paralelo configuraba una batería de recetas económicas a las que nadie podía desoír so pena de quedar definitivamente fuera del sistema y padecer las consecuencias (cantinela del escarnio inmisericorde que nos repiten hoy con intolerable insistencia vía FMI). El mercado libre de toda interferen cia de los Es ta dos no po día ser impuesto si previamente no se aceptaba su culpabilidad en la crisis. Los medios de comunicación centraron su potencia de fuego en generar aceptación pública para su desguace, en un proceso pedagógico de inculcación social que permitió reconfigurarlo a imagen y semejanza de los nuevos paradigmas ideológicos. Era el fin del Estado armonizador de los equilibrios económicos y so-

ciales. Ahora se requería de él un aumento de la tasa de interés con contracción de la emisión y promoción de la estabilidad monetaria. Debía reducir significativamente los impuestos sobre las ganancias y la renta de los sectores con mayor capacidad de acumulación. Mientras que, por la vía de la reducción del gasto social y del desempleo, se provoca la formación de un ejército industrial de reserva, con el inocultable resultado de una desocupación masiva de carácter estructural. Un modelo de de so cu pa ción con su componente, no menos importante, de

¿Le queda poco tiempo al modelo de dominación globalizante? Solo el tiempo y la acción coordinada de una militancia nacional y popular lo dirá.

precarización, para los que aún mantenían sus trabajos. La precarización laboral funcionaría concurrentemente como ariete contra la organización sindical, sesgando las bases político-sindicales y beneficiando, a su vez, la capacidad de acumulación a través de la baja de costos del factor salarios. La necesidad de debilitar a los Estados alcanzó su punto cúlmine con las privatizaciones en el sector público, cuya consecuencia inmediata no sólo fue tasas de desempleo más elevadas sino pérdida de soberanía y de control sobre las industrias estratégicas, quebrando la capacidad de toma

de decisiones de los Estados, es decir de autonomía e independencia. Todos los componentes que sustentan la imposición hegemónica del pensamiento neoliberal quedaron resignificados como de segundo orden por debajo del factor más importante. Nos referimos a la liberación de los controles sobre los flujos financieros que venían de la mano de la crisis petrolera y del desarrollo tecnológico. La capacidad del Centro de mane jar in gen tes ma sas de re cur sos –con altísima aptitud para trasladarse al instante de un punto al otro del planeta, según convenía a la búsqueda de una hiper-rentabilidad nunca vista– y la eficiencia en la rentabilidad de los ca pi ta les fi nan cie ros, reem pla za ron a la in ca pa ci dad de producir renta a través del capital fijo productivo industrial. El modelo logró consolidar una política universal de dominio imperialista sobre la base, ya no de ejércitos o de guerras interestatales capitalistas, sino de las deu das con el sis te ma fi nan cie ro mundial de los neo nominados eufemísticamente como “países emergentes”. Estos países tomaron préstamos so bre prés ta mos pa ra fi nan ciar su modernización La mo der ni za ción com ple tó el paradigma falso que se les proponía, acicateando reformas estructurales que luego devinieron en ajuste, bajo promesa solemne de alcanzar el paraíso del primer mundo. Sesgan ideológicamente toda posi bi li dad de al ter na ti va al mo de lo, desde la discursividad mundializada del fin de la historia, repetida hasta el hartazgo por los corifeos de los medios de comunicación, por la universidad y la promoción de sus intelectua les (or gá ni cos a la ma ne ra gramsciana). Cambia el modo y su contenido, pero no el bloque histórico, por los sectores internos de las naciones vinculados a los intereses SUDESTADA 15


PERSPECTIVAS

Manifestantes antiglobalización chocan con la policía en Nueva York.

financieros o aquellos que reconvierten sus carteras para treparse vergonzosamente al carro triunfal de la virtualidad financiera. En de fi ni ti va, la es tra te gia se centra en provocar un proceso de desindustrialización acelerado que –sumado a la debilidad estructural del Estado por la pérdida de los núcleos estratégicos del petróleo, energía y los servicios públicos, que pasan a manos de los capitales que circulan por el mundo– configura un esquema de do mi na ción-ex plo ta ción ja más conocido. Sólo les resta encender el motor de succión que instalaron en los países periféricos para remesar ganancias gigantescas a los centros financieros mundiales. Esta breve e incompleta descripción de la metodología de imposición dominante intenta servir a la toma de conciencia de los compañeros militantes y no militantes que aún creen que es posible construir una Nación y un mundo pleno de dignidad, equidad y justicia social. La instauración modélica hizo tabla rasa con toda la base de sustentación ideológica que se había constituido durante el proceso histórico en el que las luchas populares jalonaron e impusieron su impronta transformadora. Se quebraron los paradigmas de comunidad nacional, de solida ri dad so cial, de equi li brios 16 SUDESTADA

capital-trabajo, causales a su vez de la de bi li dad ideo ló gi ca del Es ta do como amortiguador de los desequilibrios so cio-e co nó mi cos in ter nos a través del cual, la política –fuente de la construcción de representatividad– se desintegra como medio instrumental y pierde toda su valoración social. Esta cuña que el sistema introduce crea una brecha abismal que aísla la política de sus bases de representación, vaciándola de contenido y de praxis, volviéndola autista e inútil. Este proceso, decididamente elaborado, es usado por los opresores como un salvoconducto para mantener en el tiempo la política de exacción y depredación de las riquezas nacionales, tanto de las ya existentes como de las potenciales. Evitando, por el mecanismo descrito, que pueda expresarse una fuerza que en función de su posición ideológica y su capacidad de cohesión interna imprima una renovada dinámica de cambio transformador. En es te pun to de in fle xión es donde las fuerzas del campo popular, más allá de sus me to do lo gías de cons truc ción, tie nen la obli ga ción político-moral de construir un bloque ideológico-político, salvando sus diferencias secundarias, que rompa la relación de subalternidad representativa y recupere la esperanza en el futuro. Desde esta perspectiva, el movimiento peronista –que ha perdido

la brújula por quiebre ideológico de su dirigencia, cercana a la traición– tendrá, en su carácter de máxima expresión histórica de la conciencia nacional, la indelegable misión de reestructurar el campo popular, reelaborando el discurso político y configurando una nueva orgánica que materialice los objetivos de incorporación en el paradigma nacional del triunfo del pueblo sobre sus enemigos internos y externos. La tarea que se tiene por delante, lleva el signo de un largo proceso de reelaboración y reinserción del sustento ideológico-político en los dirigentes que surjan y de la reimplantación y sedimentación de los valores y postulados, de fuerte corte doctrinario no dogmático, en la cultura política de la Nación. Nuevamente, para el movimiento peronista, su organización tiene una vital significación. Con ella podrá recuperar a los sectores de la inteligencia, a las capas medias, a los trabajadores organizados y a los desplazados fuera de las fronteras del sistema, para que, conformando una fuerza multisectorial, arrase conceptual y estructuralmente al modelo antinacional y antipopular de dominación impuesto. Vicente Calvano


SUPERAVIT COMERCIAL La Argentina exportará por más de 27.000 mi-

Noticias Económicas (II) SUPERAVIT IMPOSITIVO

llones de dólares y las importaciones llegarán solo a unos 15.000 millones de la misma moneda, lo que provoca un saldo positivo en la balanza comercial superior a los 12.000 millones co mo pro duc to de la de va lua ción, que permite a la producción nacional tener precios competitivos en el mercado internacional y la sustitución de importaciones por el encarecimiento de las divisas extranjeras. Este camino de paulatina pero imparable reactivación industrial permitirá en el corto y me dia no pla zo la crea ción de im por tan tes fuentes de empleo. Ejemplos al pie: La antigua planta de SIAM de Avellaneda, relanza la producción de artículos electrodomésticos, generando por añadidura puestos de trabajo no solo para su propio plantel, organizado en una cooperativa, sino para empresas conexas a este rubro de la producción, todas montadas hace años pero paralizadas por la innoble competencia extranjera de los últimos años. Se ha reabierto la planta de Materfer, en Córdoba, que ha pasado a manos de capitales nacionales y vuelve a producir vagones ferroviarios. En Tucumán, se abrió nuevamente la fábrica de Alpargatas, reincorporando a más de 800 trabajadores. Han reaparecido la mayoría de los frigoríficos, cerrados durante el gobierno de De la Rúa, por el mal manejo del problema de la fiebre aftosa y las dificultades ya conocidas ocasionadas por la paridad cambiaria. La prensa llorona se niega a dar a estos hechos, aún insuficientes pero incontrastables, la repercusión que merecen.

La recaudación de mayo marcó un quiebre en la tendencia declinante y rondó los 4.800 millones de pesos. Es la segunda mayor recaudación de los últimos cinco años, solo por debajo de los 4.824,3 millones de junio de 2000, cuando el entonces ministro José Luis Machinea cobró impuestos por adelantado. El secretario de Hacienda, Jorge Sarghini, estimó que se logrará cumplir con el superávit de 3.700 millones en el año.

Sarghini adelantó que en junio volverá a registrarse superávit y vaticinó que “si se mantiene la tendencia de la recaudación vamos a poder cumplir con el compromiso de lograr un superávti primario de 1,1% para todo el año”.

PROVINCIAS FAVORECIDAS POR LA DEVALUACION Aunque el gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, haya dicho que la devaluación es el peor camino posible, la depreciación del peso alivió la situación fiscal de su provincia. Santa Cruz, al igual que Neuquén, Chubut, Tierra del Fuego, Mendoza, La Pampa, Río Negro, Formosa, Salta y Jujuy son los estados del interior que perciben regalías. Que se cobran en dólares. La Fundación Capital ha informado que las regalías, en el año 2002, se incrementarán un 121% respecto del año último, tomando como base un tipo de cambio anual de $ 2,4 por dólar.

SUDESTADA 17


Como el 17 de octubre de 1945 y como en Playa Girón, el 13 de abril de 2002 en

VENEZUELA… los yankis fueron para atrás E

l pun to de par ti da de la ideo lo gía de la Ve ne zue la Bolivariana es la que ellos llaman el “árbol de las tres raíces”. La vida y las obras de Simón Bolívar, Simon Rodríguez y Ezequiel Zamora pasan a constituir las fuentes inspiradoras del gobierno de Hugo Chávez. Así Venezuela va consolidando su soberanía política: puso freno al Plan Co lom bia, co mer cia li bre mente con Cuba, fija el precio del petróleo que más le conviene. En el plano interno entrega tierra a los desposeídos, el ejército colabora construyendo carreteras, escuelas y hos pi ta les a tra vés del lla ma do “Plan Bo lí var 200”, da una du ra pelea por la erradicación del latifundio y baja los impuestos a los artículos de primera necesidad. Con una fuer te mo vi li za ción popular que en forma democrática discutió punto por punto los artículos que la in te gran, se dio na ci 18 SUDESTADA

miento a la constitución bolivariana. Pa ra dar cum pli mien to a los principios constitucionales se aprueban 48 leyes, entre ellas la ley de tierras y desarrollo agrario, ley de hidrocarburos y la ley de pesca. Estas leyes junto a la reforma agraria y la reestructuración de la Empresa de Petróleos de Venezuela producen la reacción oligárquica y la inquina imperial. Una vasta maniobra de desinformación, confusión y engaños se puso en marcha, los medios de comunicación no vacilaron en mentir y mentir descaradamente, preparando

el terreno para el golpe de estado. Así el 11 de abril el ci pa ya je conducido por el Departamento de Estado y un grupo de generales traidores encaraman en el poder al empresario Carmona, verdadero títere del imperialismo yanki, quien rápidamente baja por decreto el precio del petróleo y clausura las instituciones democráticas. Mientras los medios de comunicación, voz en cuello, festejaban la caída del “tirano Chávez”, asesores militares norteamericanos impartían órdenes, en el edificio del comando en jefe y en las calles, a contingentes de soldados que realizaban tareas de ras tri lla je y de ten ción de partidarios chavistas. El go bier no de Bush, siem pre tan preocupado por la defensa de la democracia, no dudó en reconocer diplomáticamente al gobierno ilegítimo y en otorgarle líneas de crédito, Wall Street festejaba la caída del gobierno anunciando el gran repunte de la economía venezolana.


INTERNACIONALES

“Yo he venido diciendo que hemos comenzado a transformar la estructura política, pero la estructura socioeconómica está todavía intacta. Eso no se puede transformar si no se tocan a fondo los intereses de los privilegiados de siempre, de la oligarquía. Si no hay transformación en el manejo, en la propiedad y en el uso de los llamados factores de la producción, no habría ninguna Revolución”.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, visita al presidente colombiano, Andrés Pastrana.

Hugo Chávez Pero el glorioso pueblo venezolano junto a sus círculos bolivarianos y los frentes de mujeres, de trabajadores y de campesinos se lanzan a las calles de todo el país. En este escenario la oficialidad joven quiebra la cadena de mandos y se pliega a las mani fes ta cio nes; las que blo quean do carreteras, ocupando pueblos y aldeas aísla a los golpistas. Es de destacar la acción de los paracaidistas que sumándose a la pueblada rescatan a Chávez y lo trasladan al Palacio de Miraflores (sede del Go-

“El capital es otro de los factores esenciales de la producción. Cómo se distribuye el capital, hacia dónde van los recursos, para qué se utilizan. Si para especular, si para explotar al Pueblo como los vampiros o para darle al Pueblo el financiamiento que necesita”.

bierno). De esta forma el glorioso pueblo de Venezuela escribe una página heroica de nuestra América criolla.

Hugo Chávez SUDESTADA 19


EE.UU. y su curiosa

“libertad comercial” idea de

La nueva ley agrícola de los Estados Unidos vuelve a poner en evidencia la dañina ingenuidad de los defensores del libre mercado irrestricto que, en nuestro país, predican incansable y dogmáticamente algo que las principales naciones han dejado de creer hace tiempo. a nue va ley agrí co la de los Estados Unidos no solo constituye un retroceso para la política comercial internacional. Conde na al co mer cio agrí co la a so por tar más sub si dios del país agrícola líder para los años 20022007 y probablemente por 10 años, dada la intención de extender esas prebendas a la ley que sucederá a ésta en el período 2007-2012. Se trata nada menos de un total de 180.000 millones de u$s inyectados a los agricultores norteamericanos que provocarán graves daños en los países competidores como el nuestro. La ley tiene dos categorías de subsidios. Las más dañinas son:

L

• Los pagos directos a los agricultores, que provienen de la ley que ahora termina, pero se renuevan. • Los pagos de deficiencia, que compensan la diferencia entre un 20 SUDESTADA

precio meta y el precio internacional, sistema que ahora se agrega. • Los créditos que otorga el Estado para regular la oferta durante el año. Los productores pueden optar entre pagar el préstamo y vender su producto a un tercero o bien, si eso no les conviene, transformar el crédito en una venta al Estado. Los otros subsidios menos dañinos involucra las entregas para programas de marketing, conservación de tierras, nutrición, desarrollo rural y otros. Lo más esencial es el aumento de los precios garantizados para el trigo, el maíz y otros, bajo regímenes diferentes, para lácteos, azúcar y al maní , que afectan directamente a la comercialización argentina. No para aquí la protección. Los créditos blandos a largos plazos y tasas de interés mínimas han suma-

do 3200 millones de dólares anuales para el período 1995-1998. Señala el vicepresidente de la Cámara de Exportadores de la Republica Argentina, Alberto de las Carreras, que hay una gran asimetría en materia de subsidios y protecciones entre el sector agroindustrial y las manufacturas industriales de origen no agrario. Mientras en el primero las naciones más desarrolladas aplican las políticas comentadas, la protección y los subsidios de los productos industriales son bajos o inexistentes. “Los nego cia do res eu ro peos siem pe nos dicen que en materia agroindustrial no sabemos reconocer al enemigo, en directa alusión a la política norteamericana. Ahora –señala de las Carreras–, a partir de la nueva ley, sabemos otra cosa: en en este campo tenemos dos enemigos” (“chocolate por la noticia” diríamos nosotros).


ECONOMIA

LA ARGENTINA ES EL QUINTO EXPORTADOR MUNDIAL DE ALIMENTOS Se destaca como: • Tercer productor mundial de soja y primer exportador mundial de aceite y pellets de soja. • Primer productor mundial de girasol y primer exportador de aceite y pellets de girasol. • Primer exportador mundial de jugo de limón. • Es tercer productor mundial y primer exportador mundial de miel. • Cuarto productor mundial de vinos. • Séptimo productor mundial de leche en polvo. • Tercer exportador mundial de jugo concentrado de manzana. • Segundo productor mundial de porotos. • Primer exportador mundial de peras y manzanas.

Las exportaciones de nuestro país en el período 91/99 se duplicaron pasando de 11.978 a 23.309 millones de u$s. Del total, el 58% (u$s 13.423 millones) corresponde a productos y manufacturas de origen agropecuario.

La batalla de la soja Hasta 1990 los Estados Unidos acaparaban el 80% del mercado mundial. Ahora la producción está repartida en partes iguales entre ellos y el Mercosur. Pero dada la alta incidencia del consumo interno norteamericano, el mercado mundial ya “es” de la Argentina y Brasil. Con el nuevo récord de cosecha, el país consolida su posición de primer exportador mundial de harina y aceite de soja, con embarques por 5.000 millones de dólares. Ya implican el 20% de todas las exportaciones argentinas. Este liderazgo es una amenaza para los grandes. Los enemigos comerciales han empezado a mirar bien de cerca el desarrollo de esta industria. Empezando por los Estados Unidos, que han perdido en manos de la Argentina y Brasil el liderazgo mundial. Para defenderse acaban de sancionar la nueva ley agrícola (Farm Bill) que tiende a perpetuar los subsidios. Y aunque hubo un recorte al precio sostén de la soja, este quedó en un nivel bien por encima de los costos, lo que estimulará el crecimiento de la producción. Un trabajo elaborado por Ernesto Liboreiro (INAI) y Gerardo Petri (Secretaría de Agricultura) estima que las pérdidas provocadas por estos subsidios oscilan entre 400 y 1500 millones de dólarers anuales.

SUDESTADA 21


Nace… ¡la Resistencia! El siguiente texto forma parte de una recopilación de cartas y relatos realizados por prisioneros políticos, publicada en julio de 1973 por la revista Crisis n°3, y titulada “Hecho en prisión”. “Juan Carlos Brid, militante de las resistencia peronista desde 1955, pasó preso buena parte de estos dieciocho años. Publicamos el comienzo del relato escrito por él en la cárcel.

Y

cuando empezó el bombardeo, hubo espanto general. Ahí en la cooperativa todos los empleados salían corriendo abandonando el trabajo. Y yo fui para Plaza de Mayo. No, no sé bien por qué, quizá por deseos de defender, eso es: para defender. Y entonces me voy. Plaza de Mayo parecía cuando al fantasma de la Opera lo corren; la gente despavorida por el medio de la calle, los coches abandonados. Gente lastimada, muertos por todos lados. En la esquina de la Municipalidad había un grupo de gente. Yo no sé qué me pasaba, los increpé, los insulté a ellos. –Manga de cobardes, les dije. Y algunos fuimos para la Plaza, pero el bombardeo seguía y nos tuvimos que volver. Entonces vimos la armería esa que está frente a la Catedral y empezamos a levantar la cortina entre todos. Ahí fue cuando desde el techo de la Catedral nos tiraron unos balazos. Y la mano de Dios, ¿no? Salimos corriendo para guarecernos y justo una bomba cae cerca y perfora la

22 SUDESTADA

persiana y el lugar donde nosotros acabábamos de estar. De ahí empezamos a deambular por el centro, pero nos dábamos cuenta que no había nada que hacer, queríamos hacer algo, armas, todos pedían armas. Así, hasta la tardecita, andábamos entre el humo y los últimos tiros. Después me fui caminando hasta Retiro, para el lado de casa. Pero yo ya estaba cambiado. Bronca, porque noté que esta gente que estaba trabajando para derrocar a Perón, no hacía sólo eso, sino que estaba en contra del pueblo; nos habían tirado desde los aviones, desde la Catedral y nosotros no teníamos armas. Yo ya era otro. Volví al día siguiente, no trabajé, miraba los destrozos y me sentía hervir; había sido una masacre donde murieron muchos, cualquiera. En ese momento me sacude ese bombardeo, y yo empiezo mi actividad política. Yo estaba emocionado y empecé a tratar de conectarme con alguien, pero no era afiliado, no era nada. Andaba con ganas de hacer, pero como bala perdida. Formábamos

algunos grupos, espontáneamente, cuando las manifestaciones, pero uno se veía un momento y después perdía el contacto. Así hasta el 16 de septiembre. Estuve esos días como enloquecido, sin saber qué hacer. Salía de casa a la mañana con el pretexto de ir a trabajar pero me juntaba con la gente que como yo andaba por el centro, formábamos grupos, manifestaciones relámpagos y así hasta el día que bombardearon la Alianza. Ese mismo día, no recuerdo a qué hora, nos habíamos juntado unos cuantos por Avenida de Mayo y nos fuimos hasta el local de la Alianza. Ahí estábamos atrincherados, empezamos a gritar y yo les pedí una bandera. Insistí, insistí hasta que me tiraron desde los balcones una de esas banderas largas que tenían. Con eso iniciamos una manifestación. Yo iba de abanderado. Agarramos San Martín hasta la Avenida de Mayo, gritábamos Perón y la gente se iba sumando. Luego por la Avenida 9 de Julio hasta no recuerdo qué calle y fuimos a parar a la CGT. Me acuerdo, era un día lluvioso.


HISTORICAS

El pueblo avanza protegido por un tanque de las tropas leales al Gral. Perón.

Las puertas de la CGT estaban cerradas. Adentro se veía gente, pero todo cerrado. Así que empezamos a pedir, a gritar. No sé, parece que queríamos otro 17 de Octubre. Pero el señor Di Pietro nos pidió por el parlante que nos retiráramos, que nos dispersáramos en orden. No le hicimos caso, dimos la vuelta, pero ya éramos menos. Los sindicalistas allí encerrados, quietos, descorazonaron a muchos. Quizás si ellos hubieran salido, podríamos haber levantado Buenos Aires. Los que quedamos nos volvimos para el centro. Pero ya la cosa había cambiado. La policía estaba empezando a reprimir todo lo que fuera o tuviera olor a peronista. La columna que había quedado, chica, la componíamos los más decididos, pero éramos pocos. Se nos cruzaron varios furgones cargados de policías, les gritamos Perón, Perón, pero empezaron a tirar. Tiros, claro, nada de gases. Nos espantamos, hay que decirlo, ¿no?, algunos quedaron tirados, no sé si heridos, muertos o

qué; yo perdí la bandera que quedó, me acuerdo, sola en el medio de la calle, estirada y sola. No sé cómo, me vi en un tranvía que tomamos con un grupo de muchachos. Fuimos hasta Constitución y de allí volvimos; la policía ya estaba haciendo desastres. Perón ya estaba en el buque o estaba por ir, no sé. Habíamos perdido y la rabia se nos mezclaba con una tristeza. Bueno, no lo concebía. Yo entendía que Perón tenía que quedarse. No podía ser, si todos les respondíamos, el pueblo entero estaba con él. Con el tiempo, yo me volví un peronista total, lo conocí a Perón y he luchado por él, me he hecho enemigos; pero no entendí nunca por qué se fue. Habrá tenido sus motivos, ya sé, pero yo entiendo, revolucionariamente, pienso que tendría que haberse quedado. Cae Perón. Yo veo cómo la oligarquía se toma la revancha. Quema un montón de lugares, parecía que querían borrar todo en un día. Saqueaban. Yo me hacía

cada vez más peronista. Poco a poco nos vamos conectando gente que pensábamos lo mismo, que había que pelear. Así hasta que me notifican clandestinamente que había un movimiento militar que se preparaba para tomar el poder otra vez. Hubo uno antes, el de Gentiluomo, pero yo no supe nada, recién empezábamos y había mucho desorden. Nosotros teníamos un grupo en el Tigre y gente de la Capital me anoticiaron de lo que se preparaba. Empecé a ver gente. A nuclear. Hicimos algunas reuniones, varias en mi casa, hasta que nos dan como zona de operaciones el Barrio de la Boca. Valle era el jefe, algunos sindicalistas hacían de enlace. Debíamos esperar cerca del puerto, en las cantinas. Cuando se tomara el Arsenal Esteban de Luca nos iban a proveer de armas y materiales y órdenes precisas; en general, debíamos provocar atentados en los buques de la Marina que estaban allí atracados, tapar el canal y esas cosas.

Automóviles estacionados frente al Ministerio de Economía (en Hipólito Yrigoyen y Defensa) alcanzados por el bombardeo.

SUDESTADA 23


Estábamos en varias cantinas, esperando. Fue la noche que peleó Lausse con Selpa, lleno de gente. Había enlaces. Habíamos tomado varios camiones del Correo que teníamos en la zona y con ellos debíamos ir a buscar el armamento hasta el arsenal en cuanto estuviera en manos de peronistas. Nosotros sentimos el tiroteo, nosotros los del Tigre éramos diez, por las caras, debía haber muchos, pero cada grupo tenía su enlace y no nos conocíamos. De a poco nos fuimos enterando del fracaso;

primero que lo del arsenal había fracasado, que estaba la ley marcial. En La Pampa se estaba triunfando, en La Plata se peleaba, pero en síntesis las cosas no habían salido. Pero nos quedábamos tercamente en las mesas, no nos movíamos, esperando, esperando un milagro que no ocurrió. A las cinco de la mañana, de a dos nos fuimos yendo. En casa, mi mujer estaba pegada a la radio. Ella sabía la misión que yo había ido a cumplir. Le di un beso y me acosté. Era medio amarga la cosa.

Amigos, amigos, no. Pero compañeros, conocidos, sí. Entre los que fusilaron estaba Lisazo. Fueron unos cuantos los fusilamientos, del grupo nuestro no mataron a nadie. Así que como eso fracasó, nos pusimos a trabajar más duro. Perdimos los contactos con los militares, pero trabajábamos clandestinamente para que un movimiento militar consolidara lo que nosotros hacíamos. Fuimos formando células, buscando armas y materiales. Todavía en aquel

El golpe del 16 de junio de 1955

“Matar a Perón” Es un día gris, con amenaza de lluvias, el cielo está cargado de pesados nubarrones. Alguna gente se ha acercado a la Plaza de Mayo para participar en un homenaje al Gral. San Martín. Son momentos en que la situación política se ha complicado, sobre todo en Buenos Aires; se viven las alternativas del enfrentamiento entre el peronismo y la Iglesia Católica. La procesión de Corpus ha terminado con graves desordenes callejeros. No obstante, nadie imaginaba que en esa oscura mañana del 16 de junio de 1955, decenas de aviones rivalizarían en crueldad, sembrando de bomba y metralla la histórica Plaza. La consigna «Matar a Perón» fue levantada en octubre del ‘45 desde una mesa del circulo militar por el mayor Desiderio Fernández, y desde entonces la habían tomado como propia quienes querían volver a la Argentina colonial y proimperialista de antes del ‘45. Las Fuerzas de la antipatria creyeron ver en el conflicto Gobierno-Iglesia, y en la oposición del Congreso Nacional a las inversiones extranjeras, sumado esto al marco internacional –fuerzas invasoras armadas por Estados Unidos (la United Fruit, ¡bah…!) y comandadas por Castillo Armas derrocaron a J. Arbenz en Guatemala, en Brasil se suicida Getulio Vargas, un movimiento militar encabezado por Stroessner depone en Paraguay al presidente Federico Chaves– un escenario propicio para reinstalar el modelo oligárquico derrotado por el régimen peronista. Cientos de hombres, mujeres y niños caen en la Plaza de Mayo. Ni siquiera los micros escolares se salvan de la furia asesina de los esbirros del imperialismo yanqui y la pérfida albión. Esta matanza inútil (350 personas asesinadas) que precedió al golpe de septiembre, reinició la alternancia de regímenes golpistas con gobiernos democráticos que culminó en marzo del ‘76 con la sangrienta dictadura y un saldo de 30.000 compañeros desaparecidos como única manera de imponer este régimen neocolonial que lo único que tiene para repartir es hambre, miseria y represión. «El hambre no se tolera, la dignidad no se negocia».

24 SUDESTADA


HISTORICAS

Cómo hacerse peronista Una anécdota de Scalabrini Ortiz.

Raúl Scalabrini Ortiz era agrimensor, así que cuando necesitaba unos mangos laburaba en eso. Tenía un amigo, Héctor Rapela, que explotaba quebracho en el chaco salteño. Corre el año 1945 y Rockefeller se solidariza con la Unión Democrática: “Me solidarizo con el sentimiento democrático del pueblo argentino cuyo triunfo final es inevitable”. Hacía poco el embajador yanqui, Spruille Braden había exigido a Perón que abandonara el proyecto de realizar una flota mercante nacional y una aerolínea comercial de bandera. El comunista Rodolfo Ghioldi saluda “la reorganización del Partido Conservador” que “se apresta al abrazo de la unión nacional”, y agrega: “Es preciso la conservación de la amistad con Gran Bretaña (...), mejorarla con los Estados Unidos partiendo de la línea de la buena vecindad, (...) ratificada con tanto calor por Mr. Braden”. Alfredo Palacios pide que se entregue el gobierno a la Corte. Hortensio Quijano es expulsado del radicalismo por colaborar con el gobierno. Se realiza la “Marcha de la Constitución y la Libertad”, acto en el que radicales, conservadores, comunistas y socialistas escuchan con atención al orador que cierra los discursos: Braden... Mientras tanto, Raúl Scalabrini Ortiz se sumerge en el Chaco y recorre tanto Salta como Formosa y la provincia que lleva hoy el nombre de la región. Observa que “es penosa la forma en que viven los hacheros y sus familias”, que esas “son regiones que permanecen ajenas al descubrimiento de América”. “Una noche, Scalabrini y Rapela están calentándose con unas cañas en un boliche, cuando entran al local varios indios matacos de los alrededores. Vienen de diversos rumbos, a través de pequeñas senditas de la selva, a buscar mercaderías. Serios, duros, hoscos... ‘Yo conocía a esa gente por otros viajes que había hecho a las orillas del Pilcomayo –recuerda Rapela– y manejaba su jerga especial, cargada de gerundios. Por eso, para entrar en conversación, les dije: –Y, muchachos, ¿cómo estando? Uno de ellos me miró hondamente, sin movérsele un músculo de su cara, impasible, pétreo. De pronto, mientras una luz de simpatía se encendía en su mirada, habló fuerte y seco, con voz grave, remarcando cada sílaba: –Estando bien. Estando un coronel Perón... Patrón pagando... Indio cobrando...’” Fuente: Vida de Scalabrini Ortiz; Norberto Galasso; Ediciones del Mar Dulce.

tiempo creíamos en el golpe de estado peronista. El grupo que había participado en el levantamiento del 9, se componía de todos muchachos de la zona, había un ex-concejal y después, muchachos como yo, nuevos. Justamente uno de ellos estaba muy preocupado por las impresiones

digitales que habíamos dejado en las bombas. Eran unas molotov que, ante el fracaso, dejamos abandonadas bajo el puente grande que hay en la Boca. El muchacho éste estaba intranquilo porque había salido en el diario que se encontraron las bombas. –Y ¿qué hacemos? Mirá que está la

Ley Marcial todavía –me dijo. –Y, bueno ya te vas a dar cuenta, si te vienen a buscar es porque aparecieron las impresiones digitales. Nos reímos un rato. Después no pasó nada. SUDESTADA 25


A veinte años del 14 de junio…

El único cementerio es

la MEMORIA “Yo siempre digo que el triunfo o el fracaso no determinan si una política es correcta” Fidel Castro

P

ara comprender el porqué de la gue rra de Mal vi nas y la pos te rior des mal vi ni zación es necesario enmarcar este conflicto con el carácter de gesta de reparación nacional en una Nación con un enfrentamiento original inconclu so: Pa tria–An ti pa tria, Pue blo–Antipueblo. La Historia Nacional está signada por una guerra civil a veces en cu bier ta y otras vio len ta men te desembozada. Esta lucha inconclusa reconoce momentos victoriosos para unos y otros. De un lado la oligarquía nativa aliada al imperialismo y por otro una alianza estratégica entre sectores nacionales y populares. Es en es te mar co con cep tual donde se puede reconocer la existencia de dos proyectos excluyentes de Nación y el germen de la derrota militar en Malvinas. 26 SUDESTADA

Las di fe ren tes con cep cio nes cristalizaron en unas fuerzas armadas pre pa ra das pa ra el en fren ta mien to con ene mi gos in ter nos (Gral. Juan Carlos Onganía, 1963). Ideológicamente en las antípodas de este pensamiento, en 1973, el entonces Comandante en Jefe del Ejér ci to, pro nun ció un dis cur so frente a sus pares de los Ejércitos Americanos en Caracas. Las palabras del Gral. Carcagno adquieren actualidad porque definen el rol de las FF.AA. en un proyecto estratégico de Nación independiente y democrática. Demás está decir que el proyecto del Gral. Carcagno sucumbió a las fuer zas que él se dis po nía a combatir. So lo tres años des pués, las FF.AA. encabezaban un golpe contra un gobierno democrático. Estas FF.AA., preparadas para la ocupación de su propio territorio, como

forma de preservar los intereses de las clases dominantes, demostraron su ine fi cien cia tan to en en tre na miento como en armamento durante el conflicto del Beagle (1977/78) así como también su preparación como represores de los sectores populares aplicando la política de tortura y desaparición física que luego exportaron a El Salvador y Nicaragua, apadrinados por su aliado estratégico EE.UU. Con estas Fuerzas Armadas llegamos a 1982, con un pueblo que había perdido el miedo a la brutal dictadura y gana las calles el 30 de marzo de 1982 convocado por la C.G.T. bajo la consigna Paz, Pan y Trabajo, y festeja alborozado el 2 de abril la reconquista de las islas Malvinas Entre tanto, como contrapartida a las hazañas y muestras de heroísmo de la Fuerza Aérea, la Guerra no solo se estaba perdiendo en el


HISTORICAS

Soldados ingleses prisioneros, 2 de abril de 1982

terreno militar. También se estaba evitando por todos los medios cualquier tipo de enfrentamiento en el te rre no eco nó mi co, “Ta lón de Aquiles” del Imperio Inglés. A pesar de los numerosos y masivos pedidos populares de ejecutar medidas contra los bienes ingleses en la Argentina, el entonces Ministro de Economía Roberto Alemann, se limitó a disponer la “indisponibilidad”de los bienes del país agresor. Ja más se adop ta ron me di das con tra las gran des su per fi cies de tie rra pa ta gó ni ca en ma nos de la Co ro na Bri tá ni ca, que sir vie ron como fuente de información de las fuerzas invasoras, ni contra las petroleras angloamericanas que abastecieron de combustible a la flota agresora, ni contra la banca inglesa que presionó las destruidas finanzas nacionales. Escapa al objetivo de este análisis individualizar a estos personeros de la extranjería pero sí hacer hin ca pié en que son los mis mos que hoy son dueños de las empresas privatizadas, de las cadenas televisivas, radiales y medios gráficos (Mul ti me dios) des de don de pontifican la sacrosanta libertad de mer ca do y la alian za es tra té gi ca con EE.UU., omitiendo el rol fundamental que esta jugó en este conflicto. En tre tan to, el 26 de abril el pueblo convocado por la C.G.T y la Mul ti sec to rial po ne el eje don de corresponde respecto de Malvinas,

gri tan do “Pa tria sí, Co lo nia no” “Malvinas sí, Proceso no”, “Levadura, levadura apoyamos las Malvinas pero no la dictadura”, “Galtieri, Gal tie ri, pres tá mu cha aten ción Malvinas Argentinas, la Plaza de Perón”. En te ra do de la ren di ción, el pueblo estalló con una mezcla de llanto y bronca luego de una confusa convocatoria oficial, se congregó nuevamente en la Plaza de Mayo “A saber de qué se trata”. Y otra vez, recibió palos, un bochornoso final con los militares refugiados tras bastones y gases. No podía tener otro fin. De lo que no deben quedar dudas, es que la gesta de Malvinas fue una guerra contra el imperialismo, que el pueblo en su conjunto asumió como una causa Nacional y fue acompañada y respaldada por todos los pueblos de América Latina. Debe ser pues, un ejemplo de heroísmo de los soldados, suboficiales y oficiales que combatieron por la recuperación de una parte del territorio Nacional ocupado por una potencia colonialista, que nos recuerda hoy más que nunca que no existe colonia próspera, que sin nación somos colonia y sin nacionalismo no hay peronismo. A los caídos, les decimos que el único cementerio es la memoria (Rodolfo Walsh). Nosotros, no olvidamos.

EL EJERCITO SEGÚN JUAN DOMINGO PERÓN

“El Ejército no puede mantenerse alejado del pueblo que nutre sus filas”. Esta es una de las verdades axiomáticas del “Manual de Doctrina y Organización Nacional” destinado a todos los integrantes de la fuerza y que fuera editado por el Mi nis te rio de Ejér ci to en el año 1953, agregando que es deber de la Fuerza: “Prever y ejecutar la acción que espe cí fi ca men te le co rres pon de en de fen sa de la Cons ti tu ción de la Na ción Ar gen ti na, ga ran ti zar el mantenimiento de la paz interior y asegurar el normal desenvolvimiento de las instituciones. El mandato que impone tal misión tiene raíces en el propio pueblo; se concreta en la doctrina nacional vertida en nuestra Constitución y se materializa bajo las directivas del Presidente de la Nación, comandante en jefe de todas las Fuerzas Armadas”. Y añade: “El ejército debe merecer la confianza, respeto y cariño del pueblo que lo nutre y a quien sirve. Ello es condición indispensable para cumplir adecuadamente con su misión; y será logrado con su dedicación al servicio, con su solidaridad en los problemas que afectan a la comunidad y con el total acatamiento de sus decisiones soberanas”.

Rosendo “Cacho” Castiello SUDESTADA 27


HISTORICAS

LA PROPUESTA DE JORGE CARCAGNO

EL PROYECTO DE ONGANIA

En 1973, en setiembre, el entonces comandante en jefe del Ejército, pronunció un discurso frente al resto de sus pares de los Ejércitos Americanos; ello ocurrió en la ciudad de Caracas. Las palabras del general Carcagno, adquieren actualidad por cuanto ellas especifican las características doctrinarias de un Ejército Nacional, el que en definitiva se deberá construir si se pretende hacer de la Argentina una Nación independiente y democrática. Estos son algunos de los conceptos del general Jorge Raúl Carcagno. “Cumplirá el Ejército sus funciones específicas participando activamente en la realización del ser nacional, sumando sus esfuerzos a los del pueblo del que forma parte, con el afán de que cristalicen anhelos comunes y se haga realidad la Patria que soñamos, la que tantos argentinos, hombres y mujeres contribuyeron a engrandecer. Seremos verdaderos custodios de nuestra soberanía, misión que no se agota con la presencia armada en la frontera, sino que se integra dentro de una concepción que parte de la premisa de que un pueblo es soberano cuando es dueño de sus destinos y está en capacidad de adoptar las decisiones que mejor convengan a su evolución y al bienestar de sus habitantes”. “...Porque en un Estado moderno, no puede hablarse en términos de Defensa Nacional pensando solamente en su brazo armado. La defensa de la soberanía y del territorio comprende una serie de previsiones muy complejas, en las que interviene la totalidad del potencial de la Nación, debidamente integrado”. Es por eso que un mayor grado de progreso tiene incidencia directa positiva en al defensa Nacional. No me refiero a desarrollo en términos exclusivamente materiales. Lo entiendo como un equilibrio armónico entre aumento del bienestar de nuestros conciudadanos y adecuación espiritual. Lo creo posible cuando el país es enteramente dueño de sus destinos y está, por consiguiente, en capacidad de adoptar las decisiones que mejor convengan a sus propios y exclusivos intereses, con abstracción de todo tipo de presiones e ideologías extranacionales. Y el Ejército debe contribuir para que sea lo que señalo factible. Sobre todo en países de las características del nuestro. Así y no en otra forma debe entenderse el cumplimiento de nuestras misiones específicas”. “El Ejército de mi país se ha presentado aquí animado por los propósitos que de las citas se desprenden..., reconociendo como principios básicos e inalienables, el de la no intervención, el de autodeterminación de los pueblos y el del escrupuloso respeto a las individualidades de cada país, en un contexto en el que carecen de sentido las diferenciaciones ideológicas. Sabemos que toda empresa humana es dinámica en la búsqueda de nobles fines. El hombre tiende siempre a lo mejor y son las sucesivas generaciones las que hacen que los regímenes políticos, las organizaciones sociales y los sistemas de toda índole, alcancen su mayor eficiencia, aportando el producto de su inteligencia y de su esfuerzo. El proyecto de Carcagno sucumbió, abatido por las fuerzas que se disponía a combatir. El resto, es historia demasiado reciente y quien desconozca estas premisas no podrá comprender que pasó antes, durante y después del desembarco en las Malvinas.

En 1963; cuando Juan Carlos Onganía consiguió superar el conflicto entre “azules” y “colorados” creyó necesario estructurar un ejército sobre la base del poder omnímodo del Comandante en Jefe, superando el esquema anterior que otorgaba demasiado poder a los comandan tes de cuer po. Fue así que di se mi nó uni da des mi li ta res a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, como modo de dispersar las aspiraciones personales de los caudillos potenciales, subordinándolos a las decisiones supremas del Comandante en Jefe. Esa reorganización y “puesta al día”se hizo bajo la advocación del PAM (Plan de Ayuda Militar) pergeñado por los Es ta dos Uni dos. Co mo que da apun ta do, la es tra te gia ten día a preparar a las Fuerzas Armadas para el enfrentamiento con enemigos internos. Ello quedó claramente de manifiesto cuando en 1977 y 1978 se agudizó la tensión con Chile por el diferendo del Canal de Beagle. Tanto el en tre na mien to co mo el ar ma men to que ha bían si do pro vis tos no resultaban aptos para una confron ta ción de es ta na tu ra le za. El país de bió, en ton ces, re cu rrir a otros mercados.

28 SUDESTADA


REFLEXIONES

Liberación nacional:

un ideal a reconquistar E

s sabido que toda Revolución está ligada al pensamiento de su época. Siguiendo ese criterio, observamos que la Revolución burguesa de los siglos XVII y XVIII se desenvolvió unida al pensamiento moderno. Necesariamente, la nueva Revolución industrial, generada alrededor de la robótica, la informática, la biotecnología y la cibernética se manifiesta asociada al pensamiento posmoderno. Alberto Guerberof entiende al posmodernismo como “un pensamiento sin sujeto, que repudia la historia y reniega de los grandes proyectos de emancipación nacional y social”. Además sostiene “que exalta el hedonismo, el hiper-individualismo, y sobre todo, el acatamiento al sistema establecido”. El capitalismo tardío (...) necesita de los teóricos imbuidos de este tipo de pensamiento que difuminan desde los centros imperialistas una espesa niebla de conformismo y resignación. En la periferia el mensaje lo recogen los tecnócratas debidamente irrigados por “el financiamiento de organismos y fundaciones internacionales”, según Guerberof. Queda por establecer quiénes se constituyen en estos nuevos actores. El ejemplo más claro de este imperialismo económico, político y cultural es el Fondo Monetario Internacional (FMI). Este organismo se creó en la Conferencia de Bretton Woods (Estados Unidos) en junio de 1944, es decir, en la última etapa de la Segunda Guerra Mundial. Pero no se realizó ninguna reunión sino hasta marzo de 1946. Según el artículo 1 del Convenio Constitutivo, sus funciones consisten en promover la cooperación monetaria internacional, facilitar el comercio, fomentar la estabilidad cambiaria, establecer un sistema multilateral de pagos, y aminorar el desequilibrio de las balanzas de pagos. Ninguna de estas atribuciones, “en teoría”, autoriza al FMI a intervenir en la política económica interna de los miembros. Sobre la base de una relación de fuerzas, la del acreedor frente al deudor insolvente, la comunidad financiera internacional dictó a los países cómo extraer excedentes fiscales y externos para honrar sus

obligaciones. Además deciden cómo deben estructurar sus economías y sus sociedades, algo que nada tiene que ver con la deuda original ni con circunstanciales dificultades de pagos externos. Esto se agrava más todavía cuando en 1990 se acuerda el Consenso de Washington. En términos económicos esto implicó una subordinación del papel del Estado al del mercado, una liberalización de los tipos de cambio y de interés, una falsa disciplina fiscal y la privatización de las empresas públicas. En el ámbito sociopolítico determinó una consideración del progreso social no como una prioridad sino como una consecuencia del crecimiento económico y la afirmación de que sólo existe un modelo de desarrollo. A primera vista, al analizar los conceptos anteriores, podríamos inclinarnos a considerar que el problema aquí es de índole económica. No es un concepto erróneo pero es incompleto. Aquí está el engaño. El imperialismo yanqui pretende convencer que con sus recetas vamos a salir de la grave crisis en que vivimos. ¿Pueden convivir los intereses del FMI con los de la Patria? Decididamente, no. Representan intereses antagónicos. De ello resulta que las divisiones ideológicas de carácter partidista en los países dependientes como el nuestro sirven para desviar la atención al problema. Como consecuencia, en los territorios colonizados por el imperialismo financiero, se deben advertir dos tendencias. La adopción de la prédica del FMI, como instrumento legal, por parte de los países dependientes se basa en propiciar beneficios para el actual establishment, considerados por el revisionismo como cipayos y vendepatrias. Esta tendencia, originaria de los grupos liberales de mediados del siglo XIX (Rivadavia, Mitre y Roca), se contrapone con la línea histórica del pensamiento nacional que tiene sus raíces en las luchas independentistas (San Martín y Rosas). Estos valores tuvieron su manifestación más concreta en el nacimiento del movimiento peronista. “Durante diez años me visitó el Presidente del FMI. Cuando venía a verme… yo hacía así, como en el SUDESTADA 29


REFLEXIONES

cuento del vasco… porque dejar entrar al Fondo Monetario es dejarse robar literalmente”. Citar al autor de esta frase no serviría de nada si esto no implicara una actitud anti-imperialista en términos prácticos y una declaración de principios políticos. El General Perón planteó esta situación cotidiana y acompañó con su conducción esta línea de lucha permanente contra el colonialismo imperialista. Durante su exilio, el líder describió la intromisión del FMI en las políticas internas del gobierno de Onganía. La maniobra consistía en cerrar todo tipo de crédito para luego reabrirlo a cambio de garantías como la de designar a los ministros de economía más afines a sus intereses. Así, ex empleados de compañías norteamericanas como Krieger Vassena, Alemann o Martínez de Hoz se ocuparon de desvalorizar al peso para luego ofrecer al país por unas pocas monedas. “Entonces ¿cómo quieren que el país no esté como está? Mientras no echen a los yanquis de allí el país estará cada día peor porque cada día le sacarán más. ¿Qué cree Ud., que la guerra de Vietnam la pagan los yanquis? La pagamos los boludos que estamos en eso, dejándonos robar” Dicha hace 31 años, esta sentencia de Perón no ha perdido actualidad ni deja de ser una referencia clara. Si el lector pretende actualizarla solo deberá cambiar Vietnam por Afganistán. Muchos de los campeones del libre mercado ofrecen infinitas soluciones para enfrentar la gran crisis social. Esta problemática es típica de los países dependientes, de “las capitales de miseria” de Jean-Paul Sartre: “En todas las capitales de miseria, se escarba. Se escarba el suelo y el subsuelo. La gente se congrega en torno de los cubos de basura, se desliza entre los

escombros: ‘Lo que tiran los otros es mío; lo que no les sirve ya, es suficientemente bueno para mí’. En un terreno baldío (...) se amontonan las basuras. Son los desechos de los pobres: han cribado todo, han rebuscado ya entre sus propios detritus [restos]; solo han dejado de mala gana, lo incomible, lo inutilizable, lo innombrable, lo inmundo”. Mientras tanto ante cada crisis, que ellos definen como económica, nos presentan nuevos planes y nos amenazan con sus pomposas misiones plagadas de tecnócratas que nacieron en esas mismas capitales de miseria. Esto demuestra un inocultable drama social que se vuelve insoluble si no se remedian los males económicos producto del imperialismo financiero impuesto por el FMI. Esta no es la única imposición ya que el objetivo central de la opresión imperialista es desviar la atención de los pueblos del tema central y su solución política: la liberación nacional. Porque necesitamos pensar con cabeza propia, sacudirnos del aturdimiento colonialista. Porque debemos dejar para siempre los dogmas de las grandes metrópolis que llegan para arrinconarnos en la ignorancia, copiando fórmulas y recetas ideológicas, militares, políticas, y económicas pensadas en otras circunstancias. Porque el alma que nos fue arrebatada y envenenada por el colonialismo debe ser recuperada. Y porque no debemos seguir viviendo en un mundo prestado. Es por eso que necesitamos reconquistar la conciencia que nos lleve a la liberación nacional. Juan Manuel Navarro

El insulto que te cabe: ¡Cipayo! En la India Colonial Británica, con la intención de asegurar el control de ese vasto territorio, que no podía ser abarcado en su totalidad por el profesionalísimo ejército británico, los ingleses formaron un regimiento de soldados nativos (es decir, hindúes) que, después de protagonizar una revuelta general contra los amos imperiales, fue castigado con extrema dureza. Aprendida la lección, en poco tiempo los soldados sobrevivientes de este regimiento se mostraron como los más eficaces perros guardianes del imperio, al punto de que su nombre (Regimiento de Cipayos), pasó a ser sinónimo en el mundo entero de aquellas personas que, en un país dominado por una potencia extranjera, ponen su empeño al servicio del dominador, traicionando por completo a su Patria y a sus compatriotas. En la Argentina tenemos innumerables ejemplos de este tipo de personajes, pero nunca imaginamos que íbamos a ser “internacionalmente testeados” por un cipayo de pura cepa, como es el señor Anoop Singh, ya que él es doblemente cipayo: es cipayo porque es un hindú que forma parte de la fuerza de choque de los países poderosos en los países pobres, y también es cipayo porque la India, igual que en 1850, sigue siendo extremadamente pobre, y eso, también está determinado por el orden internacional imperante para el que ese señor trabaja. Pero... pensándolo bien, también te cabe otro insulto: Andáte a la reputísima madre que te remil parió.

30 SUDESTADA


BIBLIOGRAFICAS

Hemos leído “Ensayos Suramericanos”. Pedro Godoy; Ediciones Nuestramérica.

P

edro Godoy, historiador y sociólogo chileno, es un pensador que milita por la unidad de América Latina. En este libro, patrocinado por el Centro de Estudios Chilenos (CEDECH), se adentra en algunos temas centrales de nuestro hoy, nuestra inmanencia y nuestra trascendencia. El primer ensayo, dedicado a la memoria, entre otros, del argentino Jorge Abelardo Ramos, titulado “En torno a nuestra identidad”, recorre distintos elementos que amalgaman la identidad de Nuestramérica. Cuando se pregunta “qué somos” recurre primero a Bolívar como fundador de la idea de no ser ni indígenas ni europeos, sino “un pequeño género humano mixto. Somos sudamericanos.” Correctamente alude a Sarmiento cuando esta conciencia “mixta” bolivariana se transmuta en “hidra de la crisis de identidad”y cita al gran sanjuanudo cuando éste asevera que “¿mixtos? Nadie quiere serlo.” En Sarmiento percibe un “no aceptarse tal cual se es”. Ve en el final del siglo XX la superación de esta duda en los chilenos Joaquín Edwards Bello, Gabriela Mistral, Pablo Neruda y Felipe Herrera y en el argentino Abelardo Ramos. Desde aquí comienza un recorrido que denuncia el “quilombo conceptual” que supone la identidad entre los vocablos “país”, “patria”, “estado” y “nación”. Señala que el mestizaje en América se realiza “entre los españoles y las indias” y habla, con el chileno Enrique Zorrilla, de España como “Padre Patria”; así, se conforma una “urdimbre común: lo hispánico. Más ya no es lo hispánico de Europa, sino lo hispánico de América”, la hispanoamericanidad, que se traduce en una lengua común como “vivencia colectiva” y “archivo de la memoria social”, una fe común que nos hace “culturalmente cristianos” y en la que Godoy ve cierta “religiosidad propia”: “La religiosidad popular y, por lo mismo, nacional es profundamente mariana. (...) Quizás sea ello producto del culto de los pueblos indígenas a la diosa de la fecundidad.”; también remarca el fenómeno por el

cual la religión católica se funde con las supersticiones y ritos de origen africano en el área amazónico-antillana, terminándose por conformar un catolicismo no eurohispano sino simbiótico, “un factor que, al igual que lo étnico y lo lingüístico, da su fisonomía original a nuestra América”. En lo negroide también ve un aporte etnocultural de “alta importancia”, merced al samba, la cueca, la conga, la cumbia, el vigor de los mulatos y la belleza de las mulatas. Al abordar la “crisis de identidad”, denuncia la existencia de un comportamiento proimperialista diseñado, expresión de la dependencia cultural, consistente en un agresivo “chauvinismo de consumo” generalizado que atraviesa todas las capas sociales en virtud de los “mensajes entregados por la escuela y el cuartel, la radio y la prensa”. Así, “algunos no tienen carnet (de identidad), otros lo extraviaron y no son pocos los que lo ocultan”. En esta cuestión finca Godoy las razones del subdesarrollo y la dependencia: “la liberación política y económica de Iberoamérica pasa, previamente, por el rescate de la identidad nacional y lo nacional es lo iberoamericano.” En esta tónica surgen los siguientes ensayos: “Bolívar: ayer y hoy”, “José de San Martín: visiones y revisiones”, “Yungay: fiesta o velorio” (Yungay es la batalla final en la guerra de Chile contra la Confederación Perú-Boliviana, que se celebra en Chile el Día del Roto), “La unidad de América Latina: actitudes chilenas”, “Enfoques erróneos en la historiografía de Chile” y “Malvinas y Pinochet: invitación a meditar”. Recorridos estos escritos no puede más que verse en el profesor Pedro Godoy a un amigo, un hermano y un compatriota.

SUDESTADA 31


BIBLIOGRAFICAS

Hemos leído “Historia y Contrahistoria”

“Para volver a Malvinas:

(Liberales, nacionalistas y marxistas en la historiografía argentina)

Una diplomacia soberana”

Honorio Alberto Díaz; Plexo Libros. Honorio Díaz encara en este libro sintético e ilustrativo lo que podríamos llamar una guía para la lectura de nuestra historia, desde el “primer intento orgánico” del deán Funes, “iniciador –según el autor– de la versión liberal” acerca de la Revolución de Mayo, pasando por los “heterodoxos”, como Saldías, los primeros análisis basados en factores económicos, el Revisionismo rosista, el materialismo, el Revisionismo de la “Izquierda Nacional” y la “Historia Social”, hasta la más reciente historiografía. La virtud de esta obra, entonces, consiste en que da un pantallazo a todas las versiones políticas historiográficas, sin rehuir definiciones ideológicas, y proponiendo a las nuevas generaciones la tarea de continuar la tarea de gestar una cultura autónoma a través de una historización basada en la emancipación nacional y social. “Historia y Contrahistoria...” no debería faltar en la biblioteca de ningún argentino que comience a indagar nuestro pasado. Y para los más avezados resultará una inestimable ayuda en la profundización de sus conocimientos y en la necesaria tarea de reelaborar una historia que dé respuestas a los interrogantes del presente sin eludir la necesaria toma de posiciones frente al pasado nacional.

32 SUDESTADA

Enrique Emiliani; Editorial Dunken. Enrique Emiliani es un amigo de la casa, un luchador de la causa nacional y popular, cuyos artículos han dado lustre y enriquecido enormemente a nuestra revista. Como Sudestada le queda chica, ha publicado este libro que significa un importante aporte a la batalla por una patria políticamente soberana. En las páginas de este didáctico libro, Emiliani demuestra que la relación de nuestro país con el Imperio Británico ha sido siempre de enemistad y de dependencia política y económica y que en cuanto a Malvinas, mientras Argentina ha buscado preponderantemente la solución por vía diplomática y del derecho internacional, Gran Bretaña se ha manejado haciendo valer por su fuerza militar y política de tipo imperialista. Expone, también, el fracaso de la “diplomacia formal, virtual e hipócrita” de las etapas alfonsinista y menemista, que permitió, a pesar de ser los ingleses una fuerza extranjera de ocupación en nuestro territorio, que continúen obteniendo cuantiosas ganancias en nuestro país y que incluso los isleños se beneficiaran económicamente a expensas de las riquezas y recursos naturales argentinos. Emiliani va más allá de la descripción de un cuadro de situación y propone cómo definir y ejecutar una “diplomacia soberana” para solucionar la cuestión Malvinas mediante una serie de medidas progresivas a adoptar para presionar sobre los intereses británicos en nuestro país. No queda más que recomendar esta lectura...


Sudestada 6  

Organo del Peronismo Militante :: Sudestada 6

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you