Issuu on Google+

Autobi Mi nombre es Aguilar nací el

ografía

Perla

Verónica

Serrano

6 de septiembre de 1994 en

el municipio de

Juan Aldama Zacatecas. Mis

padres

Reyna

son

Aguilar

Serrano

y

Francisco Serrano Alba, tengo dos hermanos, el mayor Francisco Antonio Serrano Aguilar, Jorge Alberto Serrano Aguilar y mi hermana Blanca Estela Serrano Aguilar, yo soy la menor. Mi formación inicio en mi hogar, ya que desde pequeña mis padres me inculcaron valores y mi educación inicial básica. Mi bautizo fue a los a los 6 meses de edad. No me gustaba que me tomaran fotos y siempre salía enojada o llorando. Por tal motivo casi no tengo fotos de mi infancia. A la edad de 4 años entre a preescolar “Vicente Guerrero” ahí adquirí conocimientos iniciales sobre los números, letras, vocales, colores, etc. Aunque en mi casa ya había adquirido conocimientos previos sobre esto. Me gustó mucho esta etapa, una de las mejores se podría decir, me agradaba la forma en que nos daba clases mi maestra de segundo grado, esta etapa marco mi vida y fue una de las razones por las que elegí esta carrera. A los 6 años de edad entre a la primaria “Miguel Hidalgo”, ahí se ampliaron más mis conocimientos y me gustaba la forma en que los maestros impartían sus clases. Ahí le empecé a tomar cariño a mi maestra, ya que ella nos dio tres años seguidos y la forma en que


impartía sus clases era con mucha dedicación y paciencia, ya que se cercioraba que todos entendiéramos el tema que nos explicaba. Cuando estaba en quinto año nos fuimos a Estados Unidos porque mis padres querían que aprendiera otro idioma y además como todos mis hermanos están allá querían estar todos juntos, pero al final a mi mamá no le gusto allá, a mi si me gustaba aunque al principio no comprendía por el idioma, luego me acostumbre. Y después de 6 meses volvía a entrar a la primaria en Juan Aldama. Me gradué en el año 2006. Tengo una tía que es maestra y ella me ayudaba con mis trabajos escolares, yo decía que me gustaría ser como ella cuando fuera grande. Y como nos menciona María de la Luz Jiménez y Felipe de Jesús Perales. Tal vez elegí la profesión por experiencias con modelos significativos desde mi niñez. Cuando tenía 12 años entre a la secundaria “Juan Aldama”, no quería entrar porque tenía miedo ya que me habían dicho que a esa edad todo cambiaba y que dejaría de ser una niña para convertirme en adolescente. A esa edad empecé a conocer el valor de la amistad, y era muy feliz con mis amigos, nos divertíamos mucho. Aunque en la secundaria todo cambio, ya que no era un maestro el que nos impartía las clases, sino varios, pero igual me gustaban las clases. Ahí tomé el taller de corte y confección, aunque no me agrado mucho y me cambie a computación ya que era lo que en verdad me gustaba. Luego entre al Centro de Bachillerato Tecnológico industrial y de servicios no. 141 (CBTis) y fue una de mis etapas favoritas ya que ahí conocí a nuevos amigos, ahí todo era más difícil al principio, ya que


impartían las clases de diferente forma y estaban un poco más complicadas que las clases que había tenido anteriormente en secundaria, pero siempre me gusto ir, solo fue cuestión de acostumbrarme, ya que ahí conocí a personas importantes que son muy especiales, a esa edad como servicio social yo y mis amigas elegimos enseñar a los niños computación ya que estaba en informática y elegimos un preescolar y durante todo el servicio conviví con los niños me gustaba sus inquietudes y que les gustaba mucho ir a esa clase, esa fue una de las razones que me llevaron a elegir esta carrera, ya que veía como les daban clases las maestras y en ocasiones nos tocó a nosotros darles algunas clases y sentí que eso es a lo que me quería dedicar. En quinto semestre teníamos que elegir un bachillerato que fuera orientado a la carrera que íbamos a estudiar, pero yo aún no estaba segura de cual elegir, hasta que pensé bien, no quería ser abogada, ni ingeniera, sino que en realidad me gustaba la carrera de educación ya que me llamaba la atención lo que tenía que ver con enseñar a educarlos y compartir mis conocimientos con niños más pequeños. Al final elegí el bachillerato de económico-administrativo ya que era lo más enfocado a la carrera que quería. Al final me gradué como “Técnica en informática” con bachillerato de económico-administrativo y químico-biológico (ya que teníamos que elegir dos).

Investigue que universidad tenía la carrera de educación y me di cuenta que la mejor era la “Escuela Normal Manuel Ávila Camacho” y aunque me dieron que era difícil entrar yo seguí firme con mi decisión.


Yo pienso que mi vocación es natural, como lo dice Emilio Tenti, ya que surgió simplemente por el deseo de ser docente, de querer ayudar a niños pequeños construir su conocimiento, sobre todo tener paciencia para enseñar. Ya que el buen maestro es una combinación históricamente

de

vocación,

cualidades

morales,

conocimiento

pedagógico. Un maestro me dijo esta frase que me gustó mucho y me parece muy interesante y verídico “Un maestro no da conocimientos, solo es un mediador, orienta para que el alumno tenga el interés de investigar y aprender por sí mismo, ayuda que los conocimientos sean entendidos”. Debe existir una relación entre el docente y el alumno, para ayudarle al alumno a encontrar sus propios conocimientos. Como lo dice Delors. Aunque algunas personas me decían que no estudiara para maestra porque era un mal trabajo, mal pagado, poco valorado y siempre andan en manifestaciones, pero no hice caso a malos comentarios, ya que en realidad era la carrera que me gustaba y lo que deseaba ejercer en un futuro. Agradezco a mis padres por apoyarme en mi decisión. Y al final aquí estoy estudiando la carrera que amo, formándome como educadora, adquiriendo conocimientos para en un futuro ponerlos en práctica. No quiero ser una maestra tradicionalista quiero innovar y dar lo mejor para que los niños tengan un amplio conocimiento y así poder formar personas de bien.


Bibliografía: Aprendices de Maestros. La construcción de si. María de la Luz Jiménez Lozano. Felipe de Jesús Perales. El oficio de ser maestro. Eduardo Mercado Cruz. El arte del buen maestro. Emilio Tenti El personal docente en busca de nuevas perspectivas. Delors Nuevos tiempos y nuevos docentes. Juan Carlos Tedesco y Emilio Tenti.


Autobiografía perla serrano aguilar