Page 1

“FOUCAULT A EXAMEN” Señala FOUCAULT, el examen se extiende por todas las ciencias humanas, "desde la psiquiatría hasta la pedagogía; desde el diagnóstico de las enfermedades hasta la contratación del trabajo", funcionando como "un permanente intercambiador de saber" desde el poderoso (maestro, médico, empresario) al impotente (alumno, paciente, trabajador), pero también en sentido inverso, cuando los sujetos han de darse a conocer respondiendo a las preguntas planteadas en el examen (FOUCAULT, 1977). Se exigió a estos estudiantes que aprendieran (y, por tanto, aprendieran a aprender) Tenían que participar activamente en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes, siendo después examinados por sus resultados, en contraste con el régimen pedagógico tradicional, en el que era raro que se exigiera una participación activa de este tipo, basándose en cambio, en la lección magistral y la demostración del profesor o maestro. (FOUCAULT, 1973, pág. 64): "La educación recibió un valor positivo en cuanto ilustración" y pone de manifiesto el sentido del cambio histórico en el modo de aprender a aprender: "La forma de enseñar y decir se convirtió en una forma de aprender y ver". En este texto Foucault nos invita a que efectuemos una mirada al examen como espacio que invierte las relaciones de saber y las trasfoca en relaciones de poder. Se trata de un abordaje de carácter histórico, al estilo del autor, que pretende mostrar los usos de “normalización” con los que se conformó el examen en los siglos XVII y XVIII, este poder que aparece como insignificante pero que tiende a estructurar un conjunto de relaciones de sumisión, objetivación y normalización a partir de la escuela.

“VIGILAR Y CASTIGAR” MICHEL FOUCAULT Este autor redacta el libro vigilar y castigar donde nos va describiendo distintos panoramas de las diferentes sanciones o castigos que han estado vigentes a través del paso del tiempo en la cultura humana. Estas sanciones o castigos que se les hacían a los responsables de cometer diversos delitos, que también han ido evolucionando conforme lo ha hecho la sociedad y como una expresión de represión y una forma de suplico hacia los condenados y por otra parte una manifestación de poder por parte del estado y como un sistema de control hacia los individuos menciona los diferentes mecanismos que tienen por objeto controlar, normalizar y castigar a los individuos mediante una constante vigilancia, siendo esta una manera de mantener el orden social y jurídico. Según Michel Foucault, desde la edad media el suplico era un riguroso modelo de demostración penal, cuyo objetivo era el de manifestar la verdad que se había obtenido gracias al resto del proceso penal, y que hacía del culpable el pregonero de sus propias condenas al llevar al castigo físicamente sobre un propio cuerpo. Foucault denomino a estas técnicas “disciplinas” Vigilancia jerárquica: la vigilancia debe ser una mirada que vea sin ser vista. Por ejemplo, empezaran a construirse edificios que no estén hechos para ser vistos ni para ver el exterior (fortalezas) sino para permitir un control interior. Castigo disciplinario: en todos los sistemas disciplinarios funciona algún tipo de mecanismo penal sus propias leyes, sus castigos especificados, sus normas de sanción. Lo que la disciplina castiga realmente son las desviaciones. Los castigos disciplinarios están para hacer respuesta un orden artificial (un reglamento), pero también un orden “natural”. En conclusión, se afirma que este abordaje tiene estrecha vinculación con lo que pasa en la didáctica, pues esta disciplina también aborda problemas que estamos acostumbrados a mirar, pero que se convierten en visibles: que subyacen en la relación del maestro con sus alumnos, como se trabaja el contenido, que otros aspectos son transmitidos junto con el contenido y, evidentemente, que son y cómo se forman las practicas del examen.

Cuadro comparativo  
Cuadro comparativo  
Advertisement