Issuu on Google+

         

“Que   el   amor   sea   el   árbitro   de   sus   vidas,   porque   entonces   la   Iglesia   permanecerá   unida  en  perfecta  armonía”.  Colosenses  3:14   En   septiembre   celebramos   en   Colombia   con   detalles,   chocolates   y   regalos,   el   día   del   amor   y   la   amistad.   Pero   pasa   la   fecha   y   el   amor   por   nuestros   amigos,     compañeros   y   por   nuestro   círculo   familiar   se   esfuma.   Seguimos  hablando    mal  de  ellos,  disociando,   sintiendo   esas   emociones   negativas   que   dejamos   que   invadan   nuestro   corazón.   Callamos   lo   que   nos   lastima   o   adoptamos   una   posición   agresiva,   que,   va   ocasionando   en  nuestras  relaciones  un    profundo  abismo,   llevándonos   a   la   soledad   obligatoria,     aislándonos   de   todos   y   no   deseamos   compartir   con   persona     alguna.     Eso   es   porque  nadie  nos  enseñó    a  amar.     El   verdadero   sentido   de   amar   lo   encontramos   en   la   relación   que   tenemos   todos  los  días  con  las  personas,  y,    Dios    nos   lo   enseña   a   través   de   la   Biblia,   en   cada   una   de   sus   páginas;   la   dificultad   está   en   practicarla,   porque   realmente   amar   como   Dios   nos   pide   que   amemos   es   dificilísimo,   por   no   decir   casi   imposible   y   eso   porque   Jesús   nos   demostró   que   sí   se   puede   vivir   para  los  demás.   Al   inicio   del   año   me   propuse   tres   metas:   1-­‐   Sacar  la  página  web  de  este  periódico,  la  cual   apareció  a  los  5  meses,  el  11  de  junio  de  este   mismo   año   (2011).   2-­‐   Mirar   solo   las   cosas   buenas  de  todas  las  personas  con  las  que  yo   me  relaciono  y  3-­‐  promover  y  asistir  a  retiros   para  crecimiento  espiritual.  Hasta  hoy  15  de   Septiembre   del   mismo   año   he   asistido   a   5   retiros   espirituales   y   tengo   programados     tres  más  en  lo  que  queda  del  año.  

 

Pero  la  segunda  meta  se  me  volteó.    Era  ver   solo   las   cosas   buenas   de   los   demás   y   he   hecho   todo   lo   contrario.   Es   como   si   me   hubiese     propuesto   a   encontrar   las   cosas   feas,   desagradables,     y   mortificantes   de   las   personas   que   me   rodean.   Aquí   encontrarás   unos   “tips”   que   serán   bálsamo   para   tu   corazón,     intenta     practicarlos;   sentirás   las   manos  de  Dios  sanándote.           Puntos   de   Interés:   Vivir   es   compartir   •   La   verdadera  comunión  •  Pasos  para  tener  una   buena   comunión   •   Tengamos   cuidado   con…   Restaura  tus  relaciones.       1  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  

 


He   llegado   a   pensar   que   somos   monstruos   detrás   de   una   piel.   Creo   que   he   rajado   más   de   la   cuenta   y   lo   peor,   de   personas   que   me   han   extendido   la   mano.   Tengo   mis   metas   escritas   en   una   cartulina   al   lado   del   espejo,   y,   todos   los   días   las   veo,   recuerdo   las   logradas   y   me   atormenta   la   que   es   más   importante   para   mi   relación   con   el   Señor:   ver  sólo  las  cosas  buenas  de  todo  aquel  que   venga  a  mí.  Llegué  a  pensar:  ¡no  lo  logre!   En   el   grupo   de   misioneros   tuve   que   hacer   una  charla  sobre  la  comunión  de  los  santos,     y  les  confieso  que  me  dio  “Jartera”.    Siempre   creí   que   eso   era   para   los   perfectos   y   que   santos   ya   no   hay.   Mientras   realizaba   un   juego   para   trabajar   el   tema   entendí   que   el   Señor   estaba   ahí,   de     nuevo   tendiéndome   su   mano   en   ese   propósito   que   aún   no   alcanzaba  y  que  al  contrario  de  lo  que  quería   estaba   como   los   cangrejos;   echando   para   atrás.   Dios   me   enseñaba   cual   es   el   camino   para   tener   buenas   relaciones   con   las   personas,   que   tan   importante   debe   ser     para   mí   el   tenerlas   y   que   tan   importante   es   para   Dios  el  que  las  tengamos.    

 

Vivir es compartir

    ¡Cuán   bueno   y   cuán   agradable   es   que   los   hermanos  vivan  en  armonía!  Salmo  133,1   El   significado   de   la   vida   es   compartir.   La   intención  de  Dios  es  que  experimentemos  la   vida  juntos.  Y  esta  experiencia  se  conoce  en   la  Biblia  como    vivir  en  “comunión”.     En   la   actualidad,   la   palabra   ha   perdido   mucho   de   su   significado   bíblico.   “Tener   comunión”   se   usa   para   referirse   a   la   conversación   espontánea,   la   socialización,     las  comidas  y  la  diversión.     La   verdadera   comunión   es   mucho   más   que   asistir   a   una   eucaristía   o   un   servicio   dominical,   compartir   un   refrigerio   en   la   iglesia,  o  compartir  un  almuerzo  en  familia.  

  2   Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


La verdadera comunión

 

  La   verdadera   comunión   es   experimentar   la   vida   juntos,   consiste   en   amar   desinteresadamente,   compartir   con   un   corazón   sincero,   servir   en   la   práctica,   hacer   sacrificios,   consolar   y   solidarizarse   con   los   que  sufren  y  todos  los  demás  mandamientos   que   el   “Nuevo   Testamento”   nos   manda   a   hacer  “unos  a  otros”.   Con   todo   aquello   relacionado   con   la   comunión,   el   tamaño   importa:   cuanto   más   pequeño,  mejor.  Con  una  multitud  se  puede   adorar,  pero  no  se  puede  tener  comunión.   Cuando   los   grupos   son   superiores   a   10   personas,   algunas   dejaran   de   participar,  -­‐por  

lo   general   las   más   calladas-­‐   y   otras   ejercerán   dominio.   Jesús   ministró   en   el   contexto   de     pequeños   grupos   de   discípulos.   Pudo   haber   elegido   a   más,   pero   sabía   que   12   es   prácticamente   el   tamaño   máximo   posible   para   permitir   la   participación  de  todos.     El   cuerpo   de   Cristo,   como   el   tuyo,   es   en   realidad   una   colección   de   varias   células   pequeñas.   La   vida   del   cuerpo   de   Cristo,   como   el   tuyo   esta   en   las   células,   o   pequeños   grupos.   Debido   a   esto,   todos   los   cristianos   necesitan   estar   comprometidos   con   un   pequeño   grupo   dentro   de   la   iglesia,   ya   sea     de   oración   y   reflexión   en   los   hogares,   un   grupo  de  estudio    bíblico,  un  ministerio,  o  un   grupo   de   formación   espiritual.   La   verdadera   comunidad   se   gesta   en   esos   lugares,   no   en   las   reuniones   masivas.   Piensa   en   la   iglesia   como  en  un  barco,  los  pequeños  grupos  son   los  botes  salvavidas.    

  3  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Pasos para tener verdadera comunión

    “Por   tanto,   si   sienten   algún   estímulo   en   su   unión  con  Cristo,  algún  consuelo  en  su  amor,   algún   compañerismo   en   el   espíritu,   algún   efecto   entrañable,   llénenme   de   alegría   teniendo     un   mismo   parecer,   un   mismo   amor,  unidos  en  alma  y  pensamiento”.       1- Autenticidad:   La   comunión   auténtica   no   es   superficial.   Consiste   en   una   expresión   genuina,   de   corazón   a   corazón,   desde   lo   más   íntimo   de   nuestro   ser.   El   verdadero   compañerismo   ocurre   cuando   la   gente   es   honesta   con   lo   que   sucede   en   su   vida:   comparte   sus   penas,   revela   sus   sufrimientos,   confiesa   sus   fracasos,   manifiesta   sus   dudas,   reconoce   sus   temores,   admite   sus   debilidades  y  pide    la  ayuda  y  oración  de  los   demás.   Si   afirmamos   que   no   tenemos   pecado,  nos  engañamos  a  nosotros  mismos  y   no  tenemos  la  verdad”  

 

El   mundo   cree   que   la   intimidad   necesita   oscuridad,   pero   Dios   dice   que   esta   ocurre   en   la   luz.   La   oscuridad   sirve   para   esconder   nuestros  dolores,  culpas,  temores,  fracasos  y   fallas.  Pero  al  sacarlas  a  la  luz,  las  ponemos  a   la   vista   y   admitimos   quienes   somos   en   realidad.   La   autenticidad   exige   valor   y   humildad.   Implica   enfrentar   nuestro   temor   a   la   exposición,   al   rechazo   y   a   ser   heridos   nuevamente.   Pero   hay   que   correr   el   riesgo   ya   que   es   la   única   manera   de   crecer   espiritualmente   y   conservar   nuestra   salud   emocional.   Por   eso   la   escritura   dice:   “que   nos   confesemos   unos   a   otros   nuestros   pecados  y  oremos  unos  por  otros  para  poder   vivir  juntos  y    ser  sanados.       2- Reciprocidad:       La   reciprocidad   es   el   arte   de   dar   y   recibir   y   depende   únicamente   de  cada  uno  de  nosotros.  La  reciprocidad  es   el   corazón   de   la   comunión:   la   construcción     de   relaciones     recíprocas,   de   compartir   responsabilidades   y   de   ayudarse   unos   a   otros.   Somos   más   sólidos   en   nuestra   fe   cuando   caminamos   junto   a   otros   que   nos   animan.  El  señor  nos  pide  examinarnos  unos   a   otros,   animarnos,   servirnos   y   honrarnos   mutuamente.   Más   de   cincuenta   veces   en   el   nuevo   testamento   nos   manda   a   hacer   distintas   tareas   “unos   a   otros”   y   “unos   con   otros”   y   agrega:   “esforcémonos   por   promover  todo  lo  que  conduzca  a  la  paz  y  a   la   mutua   edificación”.   No   eres   responsable     de   cada   persona   del   cuerpo   de   Cristo,   pero   tienes   una   responsabilidad   con   ellos   y   Dios   espera   que   hagas   lo   que   este   a   tu   alcance   para  ayudarlos.   4  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


3- Compasión:  La  compasión  no  se  limita   a   dar   consejos   o   una   ayuda   rápida;   la   compasión   es   comprender   y   compartir   el   dolor   de   los   demás.   El   Señor   nos   dice   que,   escogidos   de   Dios,   santos   y   amados,   debemos   vivir   con   verdadera   compasión,   bondad,   humildad,   mansedumbre   y   paciencia.   La   compasión   satisface   dos   necesidades   humanas   esenciales:   ser   entendidos   y   apreciados   con   nuestros   sentimientos.   Cada   vez   que   entiendes   y   aprecias   los   sentimientos   de   alguien,   estableces   comunión.       4- Misericordia:   la   comunión   es   un   lugar   de   gracia,   donde   en   vez   de   enfatizar   los   errores,   éstos   se   revelan.   La   comunión   se   genera   cuando   la   misericordia   triunfa   sobre   la   justicia.   Todos   necesitamos   misericordia   porque   todos   tropezamos   y   caemos   y   necesitamos   que   alguien   nos   ayude   a   ponernos   en   pie   y   en   camino.   Necesitamos  

 

brindarnos   misericordia   unos   a   otros     y   estar   dispuestos   a   recibirla.   Dios   declara   que   cuando   alguien   peca,   debemos   “perdonarlo   y  consolarlo”  para  que  no  sea  consumido  por   la  excesiva  tristeza.   La  misericordia  de  Dios    es  el  motor  que  nos   motiva  a  mostrar  compasión  por  los  demás.   Nunca   se   nos   pedirá   perdonar   más   de   lo   que   Dios  nos  perdonó  a  nosotros.     5- Perdón:   No   es   posible   tener   comunión   sin  perdón.  Si  guardamos  rencor  la  amargura   y   el   resentimiento   destruyen   la   comunión.   Como   somos   pecadores   e   imperfectos   lamentablemente   nos   lastimamos.   En   ocasiones     intencionalmente   y   otras   veces   sin   mala   intención,   pero   de   una   u   otra   manera,   requiere   cantidades   enormes   de   misericordia   y   gracia   crear   y   sostener   la   comunión.   Perdonar  es  soltar  las  riendas  del  pasado.  El   perdón   debe   ser   inmediato,   lo   pida   o   no   quién   ofendió.   Dios   no   espera   que   confiemos   en   quien   nos   lastima   repetidas   veces,   pero   si   nos   manda   a   perdonar   al   instante.  

  5  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


6- Compromiso:   Sólo   el   Espíritu   Santo   puede  crear  la  comunión  verdadera  entre  los   creyentes,   pero   la   cultiva   con   las   elecciones   que   hagamos   y   los   compromisos   que   asumamos.   “esfuércense   por   mantener   la   unidad  del  Espíritu  mediante  el  vínculo  de  la   paz”   Para   producir   una   comunidad   cristiana   donde  perdure  el  amor,  se  necesita  tanto  el   poder  de  Dios  como  nuestro  esfuerzo.       7Sinceridad:   Debes   estar   lo   suficientemente   interesado   para   decir   la   verdad   fraternalmente,   incluso   cuando   prefieras   pasar   por   alto   un   problema   o   un   asunto  espinoso.  La  mayoría  de  las  personas   no   tienen   a   nadie   que   las   ame   lo   suficiente   como  para  decirles  la  verdad  (aunque  duela),   por   lo   cual   persisten   en   sus   conductas   autodestructivas.   Por   lo   general   sabemos   lo   que  es  necesario  decirle  a  esa  persona,  pero   nuestros  temores  nos  impiden  abrir  la  boca.   La   comunión   verdadera   depende   de   la  

 

franqueza,   ya   se   trate   de   un   matrimonio,   una  amistad  o  tu  iglesia.       8- Humildad:   La   humildad   construye   puentes.  La  humildad  es  como  el  aceite  que   suaviza  las  relaciones  y  lima  las  asperezas.  La   vestimenta   apropiada   para   la   comunión   es   una  actitud  de  humildad.     9-   Amabilidad:   La   cortesía   o   amabilidad   consiste   en   respetar   nuestras   diferencias,   tener  consideración    por  los  sentimientos  de   otras   personas   y   ser   tolerantes   con   las   que   nos   molestan.   En   todas   las   iglesias   y   en   cualquier  grupo  pequeño,  habrá  siempre  por   lo   menos   una   persona   “difícil”,   a   veces   más   de   una.   Estás   pueden   tener   necesidades   emocionales   especiales,   profundas   inseguridades,   costumbres   irritantes   o   hábitos   sociales   no   desarrollados.   Podríamos   llamarlas   personas   NGE:   que   “necesitan   gracia   extra”.   Dios   pone   están   personas   tanto   para   nuestro   beneficio   como   para   el   de   ellas.   Son   una   oportunidad   para   el   crecimiento   y   poner   a   prueba   la   comunión.   Los   miembros   de   una   familia   no   se   aceptan   porque   sean   inteligentes,   hermosos   o   talentosos.  Se  aceptan  porque  pertenecen  a   la   misma   familia.   Lo   cierto   es   que   todos   tenemos   nuestras   manías   y   nuestros   caprichos.   Una   de   las   claves   para   ser   amables   es   conocer   la   historia   de   cada   persona.   Cuando   sepas   lo   que   esa   persona   ha   atravesado,   serás   más   comprensivo.   En   lugar   de   pensar   en   todo   lo   que   tiene   que   aprender,   pensarás   en   todo   lo   que   ha   progresado,   a   pesar   de   todo.   La   comunidad   verdadera   se   produce   cuando   la   gente   se   6  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


siente   suficientemente   segura   para   poder   expresar  sus  dudas  y  temores  con  la  certeza   de  que  no  la  juzgarán.     10- Confidencialidad:   Para   que   las   personas   sean   sinceras   y   expresen   sus   más   profundas   penas,   necesidades   y   errores,   se   requiere   una   condición:   una   atmósfera   segura   que   las   haga   sentirse   cálidamente   aceptadas  y  donde  puedan  desahogarse  con   confianza.   La   confidencialidad     no   implica   permanecer   en   silencio   si   nuestro   hermano   o   hermana   peca.  Significa  que  lo  que  se  expresa  dentro   del  grupo  no  sale  afuera  de  él,  que  el  grupo   tratará   el   asunto   internamente   y   nadie   saldrá  a  contar  chismes.     11- Contacto frecuente:   Debes   tener   contacto   frecuente   y   regular   con   tu   grupo,   para  construir  una  comunidad  genuina.  Para   cultivar   una   relación   se   requiere   tiempo.   Debemos  desarrollar  el  hábito  de  reunirnos.   Un   hábito   es   algo   que   hacemos   con   frecuencia  y  regularidad,  no  ocasionalmente.   Debemos   pasar   tiempo   juntos,   (mucho   tiempo)  para  construir  relaciones  sólidas.     La   comunidad   no   se   construye   sobre   la   convivencia,   (nos   reuniremos   cuando   nos   parezca),     sino   que   se   apoya   en   la   convicción   de   que   la   comunidad   es   necesaria   para   la   salud   espiritual.   Si   deseas   una   comunión   verdadera,   eso   implicará   reunirte   incluso   cuando   no   tengas   ganas,   porque   estás   convencido  de  que  es  importante.  Para  tener   comunión  debes  invertir  tiempo.    

 

Tengamos cuidado con:

  “El   perverso   provoca   contiendas   y   el   chismoso  divide  a  los  buenos  amigos”     El   problema   es   que   muchas   veces   tenemos   tanta   prisa   por   arreglar   las   cosas,   que   no   tenemos   tiempo   para   expresar   nuestra   compasión   o   estamos   preocupados   con   nuestros  propios  dolores.  La  autocompasión   agota  la  compasión  por  los  demás.   En   nuestras   relaciones   encontramos   fingimientos,   roles,   politiquería,     cordialidad   superficial,   intereses   dudosos   y   superficialidad   trivial.   Nos   ponemos   máscaras,   estamos   a   la   defensiva   y   nos   conducimos   como   si   nuestra   vida   fuera   un   lecho  de  rosas.     7  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Desafortunadamente   muchas   personas   nos   criamos   en   familias   conflictivas,     con   relaciones   malsanas,   y,   por   lo   tanto   carecemos   de   habilidades   para   relacionarnos,   necesarias   para   una   comunión   verdadera   y   una   interacción   personal  agradable  y  productiva.   Muchas  relaciones  han  sido  perjudicadas  por   el  temor:  nadie  tuvo  el  valor  de  hablar  en  el   grupo   mientras   la   vida   de   un   miembro   se   desmoronaba.   Tememos  al  conflicto.  Siempre  que  surja  un     asunto   que   pueda   provocar     tensión   o   incomodidad,   inmediatamente   lo   pasamos   por  alto  para  preservar  el  falso  sentido  de  la   paz.  Alguien  sugiere  “no  complicar  las  cosas”   y  apaciguar  los  ánimos,  pero  el  asunto  nunca   se   resuelve   y   todos   nos   resignamos.   Todos   sabemos   cuál   es   el   problema   pero   nadie   lo   expresa   francamente.   Esto   produce   un   ambiente   viciado:   hay   secretos   y   se   multiplican  los  chismes.     La   franqueza   no   debe   ser   una   licencia   para   decir  lo  que  a  uno  de  le  antoja,  donde  quiera   y   cuando   quiera.   Eso   es   impertinencia.   Las   palabras   irreflexivas   dejan   cicatrices   profundas.     Nada  destruye  la  comunión  tan  rápido  como   la   arrogancia,   la   autocomplacencia   y   el   orgullo   empedernido.   El   orgullo   levanta   paredes   entre   las   personas.   El   orgullo   bloquea  la  gracia  de    Dios  en  nuestra  vida.  La   humildad   no   es   pensar   menos   de   ti   mismo,   sino  pensar  menos  en  ti  mismo.   Dios  odia  los  chismes,  sobre  todo  cuando  se   los   disfraza   superficialmente   como   “pedidos   de  oración”  por  una  persona.  

 

Restaura el compañerismo

  ”Si   entras   en   tu   lugar   de   adoración   y,   al   presentar   tu   ofrenda,   recuerdas   de   pronto   que  tu  hermano  tiene  algo  contra  ti,  deja  tu   ofrenda,   ve   directamente   donde   se   encuentra   tu   amigo   y   hagan   las   paces,   entonces   y   solo   entonces,   vuelve   y   relaciónate  con  Dios”.       La  vida  se  resume  en  aprender  a  amar.  Dios   quiere   que   valoremos   las   relaciones   y   nos   esforcemos   por   mantenerlas,   en   lugar   de   descartarlas   siempre   que   se   produzca   una   división  o  un  conflicto.   Como   Cristo   quiere   que   su   familia   sea   conocida   por   el   amor   que   siente   unos   por  

8   Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


otros,   el   compañerismo   roto   es   un   mal   testimonio  para  los  incrédulos.   Como   creyentes   Dios   nos   ha   llamado   a   restablecer   nuestras   relaciones   unos   con   otros:  Hay  7  pasos  bíblicos  para  restaurarlas:     1- Habla con Dios antes que con la persona:   Conversa   con   Dios   acerca   del   problema.   Muchos   conflictos   se   originan   en   necesidades  insatisfechas,  y  algunas  de  ellas   sólo   Dios   las   satisface.   Ora   continuamente   acerca   del   conflicto   y   por   las   personas   implicadas,  incluyéndote.     2- Toma la iniciativa siempre:   No   importa  quien  haya  sido  el  ofendido  o  quien   ofendió   a   quién.   Dios   espera   que   des   el   primer   paso.   Restaurar   el   compañerismo   cuando   se   rompa   es   tan   importante   que   Jesús  lo  dijo  en  el  texto  que  esta  al  inicio  del   tema.  Cuando  el  compañerismo  es  tirante  o   se  rompa,  inmediatamente  debemos  actuar.   No   lo   postergues,   no   pongas   excusas,   fija   la   fecha   para   tener   una   reunión   personal.   Actuar   inmediatamente   reduce   el   daño   espiritual   que   puedes   sufrir.   Nuestros   pecados   y   nuestros   conflictos   no   resueltos   impide   que   nuestras   oraciones   sean   contestadas.     3- Se comprensivo:   usa   tus   oídos   más   que   tu   boca.   Antes   de   intentar     resolver   el   desacuerdo,   escucha   atentamente   los   sentimientos  de  la  otra  persona.  Enfócate  en   los   sentimientos,   no   en   los   hechos.   Comienza   con   la   compasión   no   con   las   soluciones.   Al   principio,   no   discutas   con   las   personas  acerca  de  sus  sentimientos.    

 

  Sólo   escucha   y   permite   que   se   desahoguen   emocionalmente   sin   ponerte   a   la   defensiva.   Asienta   con   tu   cabeza   para   demostrar   que   la   entiendes   aunque   no   estés   de   acuerdo.   Los   sentimientos   no   siempre   son   infalibles   o   lógicos.   Por   el   contrario   el   resentimiento   hace   que   cometamos   tonterías.   Para   restaurar  el  compañerismo  debemos  agradar   al   prójimo   para   su   bien,   con   el   fin   de   edificarlo.     4- Confiesa tu parte en el conflicto:  Si   realmente  te  interesa  restaurar  una  relación,   debes   comenzar   admitiendo   tus   errores   o   pecados.  Jesús  dijo:  “Debes  sacar  primero  la   viga   de   tu   propio   ojo,   y   entonces   veras   con   claridad   para   sacar   la   astilla   del   ojo   de   tu   hermano”.   Pídele   a   Dios   que   te   muestre   tu   parte   de   culpa   en   el   problema.   No   te   excuses,   ni   culpes   a   otro;   reconoce   con   sinceridad  la  parte  que  te  corresponde  en  el   conflicto.   9  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Restaura el compañerismo

  Viene  pag  8…     5- Ataca el problema, no a la persona:   No  es  posible  arreglar  el  problema  si  lo  que   te  interesa  es  encontrar  quien  tuvo  la  culpa.   “la   repuesta   amable   calma   el   enojo,   pero   la   agresiva   le   echa   leña   al   fuego”.   Si   estás   enojado   nunca   lograrás   persuadir   a   la   otra   persona;   elige   tus   palabras   con   mucho   cuidado.       6- Coopera tanto como puedas:  Pablo   dijo:   “En   cuanto   dependa   de   ustedes,   vivan   en   paz   con   todos”.   La   Paz   siempre   tiene   un   precio.   Puede   costarnos   nuestro   orgullo;   nuestro   egoísmo.   Por   amor   al   compañerismo,   haz   lo   mejor   que   puedas   para   llegar   a   un   compromiso,   para  

 

adaptarte,   para   optar   por   lo   que   la   otra   persona  prefiere.     “Por   tanto,   si   sienten   algún   estímulo   en   su   unión  con  Cristo,  algún  consuelo  en  su  amor,   algún   compañerismo   en   el   espíritu,   algún   efecto   entrañable,   llénenme   de   alegría   teniendo     un   mismo   parecer,   un   mismo   amor,  unidos  en  alma  y  pensamiento”.      

      Esta  edición  fue  hecha  en  base  a  3  capítulos   del   libro   de   Rick   Warren,   “Una   vida   con   propósito”,   a   quien   pido   disculpas   por   usar   sus   anotaciones   y     por   quien   doy   gracias   al   Señor;   ya   que   su   libro   es   una   motivación   para  llevar  una  vida  agradable  al  corazón  de   Dios.   Los   invito   a   que   lo   lean.   Mil   gracias.   Dispongamos   nuestro   corazón   para   dejar   crecer  el  espíritu.   10  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


El amor también se enferma