Page 1

         www.periodicoyosoy.com    

El   mundo   en   el   que   vivimos   no   es   un   mundo   real,   está   lleno   de   ilusiones   y   espejismos.   Dependemos   del   tiempo,   de   la   imagen,   de   la   moda,   del   que   dirán,   de   la   tecnología,   de   los   artículos   de   lujo,   de   lo   “in”,   del   grupo   de   amigos,  de  lo  social,  de  la  religión;  todo  para  el   ser   externo,   nada   para   el   ser   interno.   No   hay   tiempo,  lugar  ni  espacio  para  él,  pensando  en  el   “yo”  me  olvide  de  mí.    Nos  olvidamos  de  lo  más   Importante:  vivir.  Nada  de  esto  es  el  mundo  de   Dios.   En   el   mundo   de   Dios   no   cabe   la   dependencia,   la   crítica,   ni   el   temor,   ni   los   juicios,   ni   el   análisis.   Estamos   aquí   en   la   tierra   para   amar,   servir   y   perdonar.   Eso   fue   lo   que   nos   enseñó   Jesús.   Pero   cuando   hablamos   de   él,   nos   imaginamos   una   cruz.   Hablamos   de   salvación   e   inmediatamente   lo   relacionamos   con   la   cruz.   En   la   Semana   Santa   recordamos  la  pasión,  muerte  y  resurrección  de   “Jesús”   o   “Cristo”.   La   teología   nos   muestra   a   una   víctima   de   nuestros   pecados,   el   cordero   que   se   lleva   nuestras   iniquidades,   y   es   crucificado   cruelmente   por   nosotros.   Nos   presentan   a   un   crucificado   que   no   tuvo   más   misión  que  aplacar  la  ira  de  Dios.    Esto  hace  ver   la   vida   y   la   misión   de   Jesús   como   alguien   que   no   tuvo   más   que   morir.   Se   pierde   su   labor   de   misionero;  el  que  cura,  escucha,  consuela,    que   nos   enseña   a   vivir   felices,   el   que   demostró   realmente  como  se  vive  a  la  manera  de  Dios.    

“Porque tuve   hambre   y   me   dieron   de   comer,   tuve  sed  y  me  dieron  de  beber,  fui  emigrante  y   me  acogieron,  estuve  desnudo  y  me  vistieron,   enfermo  y  me  visitaron,  preso  y  fueron  a  estar   conmigo.   Entonces   los   justos   le   responderán:   Señor,   ¿cuándo   te   vimos   hambriento   y   te   alimentamos,   sediento   y   te   dimos   de   beber?   ¿Y  cuándo  te  vimos  emigrante  y  te  acogimos,  o   desnudo   y   te   vestimos?   ¿Cuándo   te   vimos   enfermo   o   en   la   cárcel   y   fuimos   a   verte?   Y   el   rey   les   dirá:   Les   aseguro   que   cuando   lo   hicieron   con   uno   de   estos   mis   hermanos   más   pequeños,   conmigo   lo   hicieron.   Luego   dirá   a   los  de  la  izquierda:  Apártense  de  mí  malditos,   id   al   fuego   eterno   preparado   por   el   diablo   y   sus   ángeles.   Porque   tuve   hambre   y   no   me   dieron   de   comer,   (…)   Y   éstos   irán   al   castigo   eterno,  pero  los  justos  a  la  vida  eterna”.  Mteo   25,  31-­‐46  

Puntos  de  Interés:  ¿Qué  hace  el  estilo  de  vida   de  una  persona?  •  Características  elementales   del  desarrollo  humano  •  Una  mirada  al  “estilo   de  vida  de  Jesús”  •  ¿A  qué  nos  invita  Jesús?

1 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

¿Qué hace el estilo de vida de una persona?

Concepto El estilo   de   vida   es   el   conjunto   de   actitudes   y   comportamientos   que   adoptan   y   desarrollan   las   personas   de   forma   individual   o   colectiva   para   satisfacer   sus   necesidades   como   seres   humanos   y   alcanzar  su  desarrollo  personal.   La   Organización   Mundial   de   la   Salud   (OMS)   definió   en   1986   el   estilo   de   vida   como   “una   forma   general   de   vida   basada   en   la   interacción   entre   las   condiciones   de   vida   en   un   sentido   amplio   y   los   patrones   individuales   de   conducta   determinados   por   factores   socioculturales   y   características  personales”.    

El estilo   de   vida   que   adoptamos   tiene   repercusión   en   la   salud   tanto   física   como   psíquica.  (Y  yo  agregaría  espiritualmente).     Un   estilo   de   vida   saludable   repercute   de   forma   positiva   en   la   salud.   Comprende   hábitos   como   la   práctica   habitual   de   ejercicio,   una   alimentación   adecuada   y   saludable,   el   disfrute   del   tiempo   libre,   actividades   de   socialización,   mantener   la   autoestima  alta,  etc.     El   estilo   de   una   persona   lo   hacen   varios   elementos:  La  manera  de  hablar,  la  forma   de   vestirse,   la   educación,   los   amigos,   los   pensamientos,   el   hogar,   los   sentimientos,   la   Fe,   la   cultura,   la   religión,   la   situación   política   y   social   del   lugar   donde   vive,   la   comunidad,   la   salud,   las   necesidades,   los   sufrimientos,  los  deseos.    

El individuo se desarrolla dentro de 4 características fundamentales   “...Y  el  mismo  Dios  de  paz  os  santifique  por   completo;   y   todo   vuestro   ser,   espíritu,   alma  y  cuerpo,  sea  guardado  irreprensible   para   la   venida   de   nuestro   Señor   Jesucristo.”  1  Tesalonicenses  5:23.   1-­‐ Ser.   2-­‐ Hacer.   3-­‐ Tener.   4-­‐ Experimentar  y  descubrir.  

2 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

El ser El concepto   más   común   de   ser   humano   es   el   de   animal   racional.   Pertenece   al   grupo   de  las  cosas  creadas,  y  dentro  de  ellas  a  los   seres   vivos,   animales,   vertebrados,   mamíferos   y   vivíparos.   Comparte   con   el   reino   animal   todas   sus   necesidades   fisiológicas,   necesitando   comer   consiguiendo   su   alimento   (heterótrofo)   ya   que   no   lo   elabora   por   sí   solo,   como   las   plantas,   que   son   organismos   autótrofos.   Otras   necesidades   fisiológicas   son   la   evacuación   de   sus   desechos   orgánicos,   sus   deseos   sexuales,   y   el   descanso. También   llamado   Homo   Sapiens   (hombre   que   piensa)   o   sea,   machos   y   hembras   de   la   especie,   tiene   características   particulares   que  lo  distinguen  del  resto  de  los  animales,   y  que  ha  hecho  que  sea  considerado  por  sí   mismo   como   una   especie   de   rey   de   la   creación.   Esa   característica   distintiva   es   su   capacidad   de   razonar   o   pensar,   que   lo   ha   conducido   a   modificar   la   naturaleza   en   su   propio  beneficio.   Vive   y   se   desempeña   como   ser   individual   pero   a   la   vez   necesita   de   otros   para   su   desarrollo   personal   y   social.   Por   lo   tanto   necesita   ser   guiado  como  cualquier  manada   o  especie.  Esta  guía  va  más  allá  de  las  reglas   y   normas   de   convivencia   naturales   de   los   animales.   Se   tienen   reglas   como   los   derechos  humanos,  las  normas  de  tránsito,   las   reglas   del   colegio   o   del   trabajo,   etc.     Pero   el   ser   humano   a   diferencia   de   los   animales   necesita   ser   guiado   por   ese   misterio   innato   que   no   ve,   pero   que   sabe  

que está   en   alguna   parte   y   que   precisamente   es   esa   búsqueda   la   que   lo   lleva   muchas   veces   por   los   caminos   menos   indicados.   Daremos   una   mirada   a   cada   parte  de  nuestra  unidad  para  que  podamos   identificar   en   nuestra   integralidad   nuestras   zonas  erróneas  y  trabajar  en  ellas.     El  Cuerpo:   “Habéis   sido   comprados   a   gran   precio;   glorificad,  pues,  a  Dios  en  vuestro  cuerpo”.    1  Corintios  6,20   El   hombre   es   un   ser   biológico  ya  que  posee   un   cuerpo   físico,   que   le   permite   desplazarse,   dotado   de   órganos   sensibles   que  le  posibilitan  el  contacto  con  el  mundo   exterior   (vista,   oído,   olfato   y   tacto)   y   cumplir   las   mencionadas   funciones   vitales.   Por   lo   tanto   maneja   impulsos,   atracciones,   placeres.   Es,   además   un   ser   social,   ya   que   desde  su  nacimiento   necesita  la  protección   y  cuidado   de  otros  miembros  de   su  especie,   sin   cuya   atención   moriría..   Es   considerado   el   templo   del   Espíritu   Santo,   por   lo   que   debemos   darle   los   máximos   cuidados   que   esto   implica.   Cuando   dejamos   que   sea   el   cuerpo   el   que   maneja   nuestra   vida   nos   convertimos   en   animales.   Por   eso   encontramos   personas   que   viven   para   comer,   saciar   sus   instintos   sexuales   y   dormir.      El  Alma:   “El  Señor  Dios  formó  al  hombre  del  polvo  de   la   tierra,   le   insufló   aliento   de   vida   y   así   el   hombre  llegó  a  ser  un  ser  viviente”.  Génesis   2,7   El   concepto   de   alma   proviene   del   latín   “anima”  que  significa  aire,  aliento  de  vida  y    

3 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

  refiere   a   un   principio   espiritual   que   se   conecta   con     el   cuerpo   humano   y   con   él   constituye   la   esencia   humana.   Está   compuesta   por   la   parte   moral   y   emocional   del  hombre,    la  interacción  entre  la  mente  y   la   personalidad   activa   de   un   individuo.   El   alma   será   la   esencia   de   las   personas,   aquello   que   forja   su   identidad.   Se   trata   de   un   regalo   de   Dios   que   hace   único   a   cada   individuo.   La   Iglesia   señala   que   el   alma   es   inmortal,   a   diferencia   del   cuerpo.   Después   de   la   muerte,   el   hombre   llega   a   Dios   gracias   a   su   alma,   que   no   tiene   existencia   pre-­‐ corporal,   ni   origen   material.   El   alma   es   el   baúl   de   los   sentimientos   y   de   las   emociones,   donde   los   sentidos   juegan   con   los   deseos.   Por   lo   tanto   el   hombre   es   un   individuo  emocional  por  naturaleza.  Cuando   permitimos   que   sean   nuestras   emociones   las   que   manejan   nuestra   vida   nos   exponemos   a   ser   sometidos   como   esclavos   a   nuestras   propias   emociones   como   si   permitiéramos   un   yugo   permanente   sobre   nuestro  ser.  Por  eso  Dios  nos  dio  una  escala   de  valores  que  nos  permite  el  control  sobre   nosotros  mismos  y  así  obrar  correctamente   y  vivir  en  libertad.  

El Espíritu:   “Se  siembra  un  cuerpo  animal  y  resucita  un   cuerpo   espiritual.   Si   hay   cuerpo   animal,   lo   hay  también  espiritual”.  1  Corintios  15,44.   “Según   San   Agustín,   el   alma   no   conocería   las   ideas   desde   una   vida   anterior,   sino   que   es   Dios   quien   la   alumbra   en   nuestro   espíritu,   dándonos   así   una   visión   superior,   divina,   de   todo   cuanto   nos   rodea   y   se   ofrece   a   nuestros   sentidos.   El   entendimiento   nos   aparece   así   como   un   algo   divino,   y   la   contemplación   intelectual   como   la   obra   del   Dios   iluminada   con   su   venida   a   todos   los   hombres.   Sería   algo   así   como   que   el   alma   fue   creada   por   Dios,   y   habita   encarcelada   en   nuestro   cuerpo   para   lo  cual  fue  creada,  y  ahí  espera  llegar  a  Dios.   Es  Dios  quien  la  ilumina  a  través  del  espíritu   y   le   permite   ver   las   ideas,   dándole   la   facultad   para   encontrarlas   por   sí   misma,   pues   no   pueden   ser   entregadas   por   un   ser   externo,   sino   que   necesitan   ser   obtenidas   por   el   alma,   y   tampoco   pueden   ser   obtenidas   por   los   sentidos”.   Por   lo   tanto   Dios   nos   ilumina   el   alma   a   través   del   espíritu  para  comprender  cuanto  nos  rodea,     procesar   la   información   separando   lo   positivo  de  lo  negativo.  En  otras  palabras  el   espíritu   es   donde   se   encuentra   la   inteligencia,   la   razón   y   la   voluntad;   facultades   superiores   que   nos   dio   Dios   por   medio   de   la   libertad   para   decidir   y   actuar.   Sentir   no   es   consentir.   Es   la   conexión   del   hombre   con   el   Espíritu   de   Dios,   que   produce   acciones     correctas,   verdaderas   y   justas,   para   bien   de   él   y   de   los   que   lo   rodean.    

4 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

El hacer

“   (…),trabajad   por   vuestra   salvación   con   profundo  acatamiento,  pues  es  Dios  el  que   obra   en   vosotros   el   querer   y   el   obrar,   según   su   voluntad.   Hacedlo   todo   sin   críticas   ni   discusiones,   a   fin   de   que   seáis   irreprochables   y   sin   malicia,   hijos   de   Dios   irreprensibles   en   medio   de   esta   generación   perversa  y  descarriada,  en  medio  de  la  cual   brilláis   como   astros   del   universo”.   Filipenses  2,12-­‐15.     Hacer,   es   una   acción,   originar,   crear,   dar   producir;   implica   movimiento   del   pensamiento   y   del   cuerpo.   El   hombre   por   naturaleza   es   activo   y   productivo,   pero   a   ese   movimiento   hay   que   añadirle   dos   elementos   importantes:   La   voluntad   y   la   libertad. La  voluntad  (del  latín  voluntas)  es   la  facultad  de  la  personalidad  de  ordenar  y   dirigir   la   propia   conducta.   La   voluntad  

implica generalmente   una   recompensa   futura,   ya   que   se   realiza   un   cierto   esfuerzo   para   revertir   una   tendencia   inmediata   en   pos  de  una  ganancia  posterior.         La   Libertad   es   la   capacidad   que   posee   el   ser   humano   de   poder   obrar   según   su   propia   voluntad,  a  lo  largo  de  su  vida.  Es  la  opción   de   escoger   entre   varias   propuestas;   por   lo   que   es   responsable   de   sus   actos.   Estas   propuestas   pueden   ser   buenas   o   malas,     dañinas   o   saludables,   buenas   pero   no   convenientes   o   no   tan   buenas   pero   convenientes.   Esto   va   según   el   criterio,   la   necesidad,   la   formación   del   carácter   y   la   personalidad   del   individuo     ante   sus   propósitos.     No  podemos  esperar  a  que  nos  nazca  hacer   las   cosas   a   la   manera   de   Dios,   porque   de   pronto  nunca  ocurrirá.    A  un  niño  no  le  nace   lavarse  los  dientes  después  de  cada  comida,     sin   embargo;   la   madre   se   lo   recuerda   y   hasta  lo  obliga  a  lavárselos  porque  sabe  que   es   para   su   salud   dental;   una   vez   que   adquiere   el   hábito     su   propia   naturaleza   se   lo   pedirá.   Así   se   trabaja   en   el   mundo   espiritual;   al   comienzo   nos   da   pereza,   pensar,   sentir   y   actuar   al   estilo   de   Jesús,   pero   si   le   pedimos   a   Dios   que   nos   dé   el   querer   y   el   obrar,   sin   duda   alguna   nos   dotará   de   actitudes   para   hacerlo   poco   a   poco,   en   la   medida   en   que   se   lo   permitamos   y   nos   volvamos   hacedores   de   su  palabra.  Somos  colaboradores  de  Dios.  

5 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

El tener Poseer, ser   el   dueño   de   algo,   sostener,   úsese   para   expresar   una   sensación:   “tengo   frío”,   “tengo   miedo”.   En   el   tener   las   emociones   y   sentimientos   y   el   querer   juegan   un   papel   importante.   Los   deseos   están   presentes   en   cada   momento   de   la   vida  de  cualquier  ser  humano  y  manipulan  e   influyen   constantemente   en   la   toma   y   ejecución  de  nuestras  decisiones.     De   ahí   nace   la   importancia   de   conocer   la   palabra   de   Dios   y   conocer   su   voluntad   ya   que     sólo   sometiendo   nuestra   voluntad   errónea   y   superficial   a   la   guía   sabia   y   perfecta   de   Dios   podemos   obtener   resultados   positivos   que   nos   permiten   crecer,  así  nosotros  no  lo  entendamos  y  no   encaje  en  nuestra  línea  de  pensamientos.    

Experimentar y descubrir

“Para que   el   Dios   de   nuestro   Señor   Jesucristo,  el  Padre  de  la  gloria,  os  conceda   espíritu   de   sabiduría   que   os   revele   un   conocimiento   profundo   de   él;   que   ilumine   los   ojos   de   vuestro   corazón,   para   que   conozcáis   cuál   es   la   esperanza   de   su   llamada,   cual   la   riqueza   de   la   gloria   de   su   herencia   y   cuál   la   excelsa   grandeza   de   su   poder   para   con   nosotros   los   creyentes   según   la   fuerza   de   su   poderosa   virtud”.     Efesios  1,17-­‐20   Un   descubrimiento   es:   Encontrar,   hallar   algo  desconocido.   Venir  a  saber  algo  que  se   ignoraba.  Esto  nos  lleva  al  conocimiento    

hechos,   o   datos   de   información   adquiridos   a   través   de   la   experiencia,   el   ejemplo   de   nuestros   padres,   en   la   vida       familiar   y   sociocultural,   la   comprensión   teórica   y   práctica,   y   nos   deja   lecciones   de   vida   de   las   que   aprendemos   en   una   sola   ocasión  o  en  muchas  y  a  veces  dolorosas,  a   través   de   nuestro   proceso   de   crecimiento.   Cada   vez   que   aprendemos   y   cambiamos   positivamente   nos   acercamos   a   Cristo.   Nos   perfeccionamos,  eso  es  adquirir  santidad.     Cuando   el   Señor   nos   creó   a   imagen   y   semejanza   suya   nos   dotó   de   una   buena   dosis   de   amor,   paz,   armonía,   servicio,   justicia,   verdad,   gozo,   bienestar,   etc.   Heredadas   de   él   y   de   todo   lo   bueno   que   tiene   para   nosotros.   Y   esto   ya   marca   un   estilo  de  vida  en  el  ser  humano.  Pero  como   no   hay   paraíso   sin   serpiente,   el   espíritu   humano   se   reveló   contra   el   Espíritu   de   su   creador   y   como   consecuencia   desvió   el   propósito   de   Dios   para   cada   uno   de   nosotros.  Al  separarse  el  cuerpo  del  espíritu   el   alma   quedo   a   merced   de   los   dos.   Del   cuerpo   que   tiende   a   saciar   sus   instintos   y   deseos   y   del   espíritu   que   obra   según   el   que son

6 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

alimento que   recibe;   pero   que   tiene   unas   improntas  divinas  procedentes  del  creador.   Por  eso  es  tan  importante  nutrir  el  espíritu   y  dejarnos  guiar  por  la  experiencia  de  Dios.   Eso   es   abrir   los   ojos   espirituales   para   leer   las  señales.                          

El estilo de Jesús Vamos   a   considerar   los   distintos   valores   y   elementos  que  Jesús  nos  propone.      

1. Solidaridad

“El  Señor,  al  verla  se  compadeció  de  ella  y  le   dijo:  “No  llores”.    Lucas  7,  11-­‐15.   Solidaridad   es   la   capacidad   de   ayudar   y   compartir   con   los   demás,   especialmente   con   los   pobres.   No   sólo   en   cuanto   a   lo   material,   sino   también   escucharlos   con   atención,   mostrar   interés   por   sus   preocupaciones   o   tristezas,   proponer   soluciones,   aconsejarlos,     acompañarlos   en   los   momentos   de   dolor,   soledad,   dificultades,   enfermedad,   sufrimiento   y   en   los  momentos  alegres.   Quien   se   acercaba   a   Jesús   no   se   iba   decepcionado,   siempre   encontraba   algo   en   él.  Y  aún  sigue  siendo  así.  El  que  deja  entrar   a  Jesús  en  su  vida  experimenta  cambios  en   ella.   Recordemos   a   la   mujer   adúltera   a   quien   salvo   de   ser   apedreada,   sin   juzgarla,   sin   señalarla,   solo   le   dijo:   ¿“Mujer  donde  están   los  que  te  acusan?  Tampoco  yo  te  condeno,   Vete  y  no  peques  más”.  Juan  8,  10-­‐11.  

O   a   la   samaritana   a   quien   mientras   conversaba   reveló   su   verdad   diciendo:   “Bien   has   dicho   que   no   tienes   marido,   porque   has   tenido   cinco   maridos   y   el   que   ahora   tienes   no   es   marido   tuyo;   en   eso   has   dicho   la   verdad”   Juan   4,   18.   Más   no   le   reprocho  ni  la  rechazó.   Lloró  con  María  cuando  lázaro  murió:  Jesús,   al   verla   llorar   y   que   los   judíos   que   la   acompañaban   también   lloraban,   se   estremeció   y   profundamente   emocionado,   dijo:   “¿Dónde   lo   habéis   puesto?”   Le   contestaron:  “Ven  a  verlo,  Señor”.  Jesús  se   echó  a  llorar  (…).  Juan  11,  33-­‐35       Se   solidarizó   con   la   hija   de   Jairo,   el   criado   del   centurión,   Bartimeo,   otros   ciegos,   los   leprosos,   la   mujer   que   sufría   flujos   de   sangre,   los   paralíticos,   el   endemoniado   del   cementerio,  y  todos  aquellos  a  los  que  a  él   acudían,   sanó.   Y   hay   muchos   pasajes   bíblicos   donde   nos   encontramos   con   la   solidaridad   de   Jesús.   Aún   después   de   muerto   con   los   discípulos   de   Emaús.   Lucas   24,13-­‐34.     Siempre   con   una   actitud   positiva,   con   palabras:   De   aliento:   “Levántate”,   Anda,   vete,   tranquilizaos.   De  exhortación:  “Vete  y  no  peques  más”.     De   apoyo:   “No   tengas   miedo;   tu   ten   fe,   y   basta”.   De   admiración:   “¡Oh   mujer,   que   grande   es   tu  fe!”   De  alerta:  “Mirad  que  nadie  os  engañe”.   De   perdón:   “Hijo   tus   pecados   son   perdonados”.  “Padre  perdónalos  porque  no   saben  lo  que  hacen”.   7  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

De indicación:  “Dejad  que  los  niños  vengan   a  mí  y  no  se  lo  impidan,  porque  de  los  que   son  como  ellos  es  el  reino  de  Dios”   De  justicia:  “Al  cesar  lo  que  es  de  césar  y  a   Dios  lo  que  es  de  Dios”.  Lucas  20,25.   Siempre   interesado   en   el   deseo   de   las   personas   que   se   acercaban   a   él:   “Jesús   le   dijo:   ¿Qué   quieres   que   te   haga?   “El   ciego   respondió:  “Señor  que  vuelva  a  ver”.   Pendiente   de   todos   y   cada   uno:   “Zaqueo   baja   enseguida   porque   hoy   voy   a   hospedarme  en  tu  casa”.   Palabras  de  salvación:  Jesús  le  dijo:  “Hoy  ha   entrado  la  salvación  en  esta  casa”,  (…)  Lucas   19,9.   Jesús   le   dijo:   “¡Ve!   Tu   fe   te   ha   salvado”,  Lucas  18,42,  “Te  aseguro  que  hoy   mismo  estarás  conmigo  en  el  paraíso”.   Palabras  de  enseñanza:  Jesús  le  respondió:   “Te   aseguro   que   el   que   no   nace   de   nuevo   no  puede  ver  el  reino  de  Dios”.  Juan  3,3.   Y  también  les  reprendía:  “Hombres  de  poca   fe   ¿Por   qué   has   dudado?”   “¿Aún   no   entienden?”   Y   el   que   más   me   gusta:   “¡Que   torpes   sois   y   que   lentos   para   creer   lo   que   dijeron  los  profetas!”.  

2. El amor “Jesús le   respondió:   El   primero   es:   Escucha,   Israel:   El   Señor,   Dios   nuestro   es   el  único  Señor,  y  amarás  al  Señor  tu  Dios   con   todo   tu   corazón,   con   toda   tu   alma,   con   toda   tu   mente   y   con   todas   tus   fuerzas.   El   segundo   es   este:   Amarás   a   tu   prójimo   como   a   ti   mismo.   No   hay   mandamiento   mayor   que   estos”.   Marcos   12,  29,31.     Jesús   nos   muestra   que   sólo   puede   amar   a   Dios,   quien   ama,   respeta,   y   valora   a   las   otras   personas.   ¿Ahora   bien   cuál   es   el   concepto   de   amor?   (del   latín,   amor,   -­‐ōris),   el   amor   es   una   virtud   que   representa   toda   la   bondad,   compasión   y   afecto   del   ser   humano.   También   puede   describirse   como   acciones   dirigidas   hacia   otros   y   basadas   en   la   compasión,   o   bien   como   acciones   dirigidas  hacia  otros  (o  hacia  uno  mismo)  y   basadas   en   el   afecto.   Realmente   un   concepto   claro   sobre   el   amor   no   se   encuentra   pero   si   podemos   conocer   las   características  del  amor  que  pablo  describe   a  la  Iglesia  de  Corinto  en  una  de  sus  cartas:   “El   amor   es   paciente,   es   servicial;   el   amor   no   tiene   envidia,   no   es   presumido   ni   orgulloso;   no   es   grosero   ni   egoísta,   no   se   irrita,   no   toma   en   cuenta   el   mal;   el   amor   no  se  alegra  de  la  injusticia;  se  alegra  de  la   verdad.  Todo  lo  excusa,  todo  lo  cree,  todo   lo  espera  todo  lo  tolera”.  1  corintios  13,4.   No   sé   si   depronto   a   ustedes   les   pase   igual,   pero   cuando   leo   este   texto   bíblico   sólo   puedo   sentir   la   esencia,   la   presencia,   la     ternura  y  la  existencia  de  Dios.    

8 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

3. El perdón

4. El Servicio

”Pedro   se   le   acercó   y   le   dijo:   “Señor,   ¿Cuántas   veces   tengo   que   perdonar   a   mi   hermano  las  ofensas  que  me  haga?  ¿hasta   siete  veces?  Jesús  le  dijo:  “No  te  digo  hasta   siete   veces,   sino   hasta   setenta   veces   siete.(…)   Así   hará   mi   Padre   Celestial   con   vosotros   si   cada   uno   no   perdona   de   corazón  a  su  hermano”  Mateo  18,  21-­‐35   Lo   más   revolucionario   de   la   propuesta   de   Jesús   fue   el   perdón:   entendido   como   la   capacidad   para   experimentar   la   misericordia   de   Dios,   que   extiende   sus   brazos   para   levantarnos   cuando   caemos   y   está   dispuesto   a   sostenernos   de   la   mano   para  seguir  caminando.  De  otro  lado  está  la   opción  de  liberarnos  del  dolor  y  del  veneno   del   rencor,   que,   afecta   nuestro   corazón   y   afecta  nuestro  sentido  de  vida,  a  quien  nos   rodea   y   a   quien   amamos.   Perdonar   es   liberar   a   un   prisionero   de   la   cárcel   y   descubrir   que   ese   prisionero   eras   tú.   El   perdón   es   la   puerta   a   la   reconciliación   en   cualquier   relación   que   necesita   restauración.  

Jesús los   llamó   y   les   dijo:   “Sabéis   que   los   jefes  de  las  naciones  los  tiranizan  y  que  los   grandes  los  oprimen  con  su  poderío.  Entre   vosotros  no  debe  ser  así,  sino  que  si  alguno   de   vosotros   quiera   ser   el   primero   que   sea   el  servidor  de  todos…  de  la  misma  manera   el   hijo   del   hombre   no   ha   venido   a   ser   servido,  sino  a  servir  y  a  dar  su  vida  como   rescate  para  todos”.  Marcos  10,  41-­‐45     Jesús   nos   presenta   todo   el   tiempo   con   sus   actitudes   y   su   mover   el   servicio.   Estuvo   dispuesto   a   atender   a   las   necesidades   de   otros   sin   interés,   sólo   en   función   del   bienestar   del   individuo   y   de   la   comunidad.   Siempre   ocupado   en   las   cosas   de   la   gente,   del   pueblo,   de   la   comunidad,   siempre   pendiente   del   débil,   del   enfermo,   del   necesitado,   del   pecador.   Dando   alimento   tanto  material  como  espiritual.  

9 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  


www.periodicoyosoy.com  

¿A qué nos invita Jesús? Los religiosos   y   los   que   no   conocemos   al   Señor   nos   enfocamos   en   la   teoría   y   el   conocimiento   y   dejamos   a   un   lado   el   experimentar   a   Dios.   Experimentar   es:   Hacer   pruebas   para   determinar   o   evaluar   las   propiedades   de   algo;   tener   la   experiencia   o   ser   cambiado   por   una   impresión  o  emoción.  Hemos  descartado  la   posibilidad  de  conocer  a  Dios  a  través  de  la   experiencia,   negándonos   el   derecho   a   dejarlo   entrar   en   esas   áreas   de   nuestra   vida   en   las   que   sólo   él   puede   entrar.   Experimentar   a   Dios   es   dejarlo   hacer   cambios   en   nuestro   ser.   Permitirle   que   saque  las  piedras,  los  espinos,  el  barro  que   hay   acumulado   en   el   corazón   de   cada   uno   de  nosotros.  Un  encuentro  con  Dios  es  una   experiencia   individual.   Ningún   ser   humano   puede   ser   totalmente   pleno   lejos   de   Dios.   Sólo   la   experiencia   de   Dios   nos   lleva   a   transformaciones   que   nos   acercan   más   a   Cristo   y   suben   nuestros   niveles   de   fe   y   de   santidad.   (Santidad   es   hacer   de   las   cosas   sencillas   algo   sublime,   como   quien   trabaja   para  Dios).  Cristo  está  en  nuestras  pruebas,     en   nuestras   tribulaciones,   está   en   nuestras   necesidades,   nos   acompaña   en   nuestras   soledades,   goza   con   nuestras   alegrías,   comparte   nuestra   mesa   y   vela   nuestro   sueño.  

más íntima.   Él   quiere   que   seas   feliz,   que   descubras   que   tan   alto   puedes   llegar   y   lo   maravilloso   que   eres   a   pesar   de   tus   muchos   defectos.   Quiere   ser   parte   de   tus   pensamientos,   tus   planes,   tus   sueños,   tus   problemas,   tus   dudas.   Él   quiere   ser   uno   contigo,   como   lo   es   con   el   Padre.   No   es   fácil;  implica  morir  a  tus  deseos  y  caprichos,   para   dejar   entrar   la   presencia   santificadora   de   Dios   que   sana,   transforma,   renueva   y   que   te   restituye   todo   lo   que   has   perdido.   Todo   este   proceso   te   prepara   para   que   cuando   llegue   el   día   de   dejar   este   vestido   natural,  tu  alma  entre  vestida  de  lino  fino  y   resplandeciente   a   ese   lugar   eterno   donde   seremos  uno  solo  con  el  padre  y  el  hijo.   “…para   que   cobren   ánimo,   se   mantengan   unidos   en   el   amor   y   alcancen   así   el   conocimiento  pleno  de  todo  y  descubran  el   secreto  de  Dios,  que  es  Cristo,  en  el  que  se   encuentran   ocultos   todos   los   tesoros   de   la   sabiduría  y  de  la  ciencia”.  Colosenses  2,2-­‐3  

Hoy Jesús   te   invita   a   que   seas   su   amigo,   a   que   le   abras   la   puerta   y   lo   dejes   entrar   y   obrar   en   tu   vida.   No   quiere   ser   más   tu   Señor   de   domingos,   él   desea   una   relación   10   Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano  

Jesús... un estilo de vida  

Puntos de Interés: ¿Qué hace el estilo de vida de una persona? • Características elementales del desarrollo humano • Una mirada al “estilo d...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you