Page 1

       

  “Los   que   lo   acompañaban   se   quedaron   atónitos  oyendo  la  voz,  pero  sin  ver  a  nadie.   Saulo   se   levantó   del   suelo,   y,   aunque   tenía   los   ojos   abiertos   no   veía   nada;   Lo   llevaron   de   la   mano   a   damasco,   donde   estuvo   tres   días   sin  ver  y  sin  comer  ni  beber”.  Hechos  9,7-­‐9.   ¿Está   pensando   que   la   imagen   esta   corrida   o   mal   tomada?   No,   realmente   la   coloque   así,   a   propósito.   ¿Por   qué?   Deseo   vislumbrar   lo   que   puede   suceder   cuando   nos   volvemos   muy   religiosos,   hasta   fanáticos,   creyendo   que   vamos   por   buen   camino   porque   nos   mantenemos  en  la  iglesia,  o  participamos  en   todas   las   actividades   que   allí   se   programan,   o,   porque   nos   pasamos   rezando   rosarios,   haciendo   cuanta   novena   nos   regalan   o   aconsejan,  y  entrando  a  todas  las  eucaristías   o   cultos,   vigilias,   charlas,   talleres   que   nos   ofrecen   y   a   los   que   podemos   asistir.   Pero   nuestro   corazón   está   muy   lejos   de   la   real   conversión   que   necesitamos   para   disfrutar   del  premio  eterno,  que  pagó  Jesús  en  la  cruz.     Sin  vida  nueva  no  hay  salvación.  Y  vida  nueva   exige   un   cambio  interior   que   se   reflejará  en  

el exterior.   Trataremos   el   tema   de   la   conversión  y  lo  que  esto  realmente  es.   Durante   su   vida   pública,   Jesús   predicó   el   Reino   de   Dios   como   una   nueva   y   definitiva   intervención   de   Dios   en   la   historia   de   la   humanidad.   A   este   anuncio   el   Señor   lo   definió   como:   Evangelio   o   Buena   Nueva.   ¿Qué   significa?   Que   Dios   debe   ser   el   centro   que  da  nuevo  sentido  a  nuestra  vida  natural   y   mediante   la   purificación   y   elevación   de   esta  vida  natural  comenzamos  a  disfrutar  de   una  vida  sobrenatural.     Puntos   de   interés:   ¿Qué   es   convertirse?   Elementos   de   la   conversión   •   Acción   santificadora   del   Espíritu   Santo   •   Cambio   interior   •   La   conversión   debe   ser   permanente,   ascendente…   •   Pablo   conversión  radical.    

Cuando  nacemos  estamos  rodeados  por  una   cáscara   protectora   que   esta   compuesta   por   todo  lo  que  heredamos  de  papá  y  mamá  y  a   su  vez  lo  que  traemos  en  nuestra  cadena  de   A.D.N.  Desde  Adán  y  Eva  nos  fue  transferida   una   carga   generacional,   que     contine   elementos   buenos   y   elementos   negativos     ocacionados   por     los   errores   cometidos   de   la   humanidad   y   los   míos   (de   cada   uno)   que   obran   en   nuestro   cuerpo   físico,   mental,   sexual,   emocional   y   espiritual,   afectando   1  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


nuestro diario   vivir   y   nuestras   relaciones   con   nuestro  entorno  y  con  nuestro  ser  interior.   De   esto   no   tenemos   conciencia   hasta   que         abrimos  los  ojos  y  descubrimos  que  estamos   en   el   lugar   equivocado.   Y   todo   esto   nos   lo   revela   la   cantidad   de   problemas   en   los   que   nos   vemos   envueltos,   la   amargura   de   nuestro   corazón   generada   por   tantas   heridas,   decepciones   y   errores   y   la   falta   de   paz   en   nuestro   corazón   que   es   tan   fuerte   que  cuando  menos  pensamos    dependemos   de   pastas   para   la   ansiedad,   el   estrés,   la   depresión.   Se   sufre   de   bipolaridad,   de   paranoia,   y   parálisis   emocional,   que,   nos   convierte   en   seres   incapaces   de   conducir   nuestra   propia   vida   y   terminamos   dopados,     siendo   una   carga   tediosa,   mortificante   y   la   mayoría  de  las  veces  muy,  muy,  pesada.   Llegamos   a   ser   aquellas   personas   que   nadie   quiere   tener   como   amig@,   por   su   carácter   agresivo,  soberbio,  orgulloso,  y  manipulador,   o   de   víctimas   inspirando   lástima.   Personas   de   las   que   huímos   cuando  nos   buscan   por   su   ligero  y  dañino  modo  hablar,  las  que  siempre   evitamos  para  no  tener  conflictos,  las  que  no   tenemos   en   cuenta   para   ningún   evento   o   invitación.   Y   entre   más   años,   más   difíciles   de   tratar   (más   mañas).   Como   no   podemos   cambiar  de  piel,  Si  podemos  mudarnos  a  un   plano   espiritual   que   es   configurar   nuestra   vida   con   la   de   Jesús.     Dios   conoce   lo   que   nos   ocurre   y   nos   brinda   oportunidades   para   volver  a  comenzar.  Es  naciendo  de  nuevo.  Y   nacer   de   nuevo   es   darle   un   vuelco   total   a   nuestro  estilo  de  vida  y  permitirle  a  Dios  que   nos   guíe   y   obre   en   nosotros.   ¿De   qué   manera?  Por  medio  de  la  conversión.  

¿Qué es la conversión?

Conversión es   un   término   con   origen   en   el   latín  conversĭo  que   hace   referencia   a   la   acción   y   efecto   de   convertir   o   convertirse  (hacer   que   una  persona  o   una   cosa  se  transforme  en  algo  distinto  de  lo  que   era).   Si   dividimos   la   palabra   con-­‐ver-­‐   vertir   y/o   con-­‐versión   tenemos   que:   Con:   indica   que   va   acompañado   de   algo   o   alguien   más.   Ver:   Percibir   por   los   ojos   los   objetos   mediante   la   acción   de   la   luz;   Verter:   Derramar   o   vaciar   líquidos,     Inclinar  una  vasija  o  volverla  boca  abajo  para   vaciar   su   contenido,   Versión:   del   latín  versum,   es   el  modo   que   tiene   cada   sujeto   de   hacer   algo   o   de   referir   un   mismo   suceso.    Si  le  colocamos  lógica,  nos  dice  que   “con”   alguien   más   “vemos”   a   la   luz,   (…),   “derramamos”   o   vaciamos   “nuestra   propia   versión   o   historia”.   La   palabra   conversión   alude  a  un  cambio  de  dirección  o  de  rumbo.   El  rumbo  nuevo  brota  de  una  luz  nueva,  una   luz  que  muestra  lo  que  yo  no  veía  antes.   2  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


cayó Por   lo   general   las   conversiones   se   dan   después  de  muchas  caídas  y  frecuentemente   cuando   la   caída   es   profunda,   que   se   toca   fondo.    

“En   el   camino,   cerca   ya   de   damasco,   de   repente  le  envolvió  un  resplandor  del  cielo;   cayó   a   tierra   y   oyó   una   voz   que   le   decía:   Saulo,   Saulo,   ¿por   qué   me   persigues?   El   preguntó:   ¿Quién   eres   Señor?   Y   él:   Yo   soy   Jesús   a   quien   tú   persigues...   Levántate   y   entra  en  la  ciudad;  allí  te  dirán  lo  que  debes   hacer  Hechos  9,  1-­‐6.   Saulo  (después  Pablo)  fue  un  fiel  servidor  de   su   iglesia   y   costumbres   judías.   Estaba   plenamente   convencido   que   actuaba   bien   y   que  lo  que  hacía  era  correcto;  porque  así  se   lo   enseñaron.   Perseguía   a   los   seguidores   de   Cristo.  Porque  decían  ser  el  hijo  de  Dios.   La   conversión   de   Pablo   es   un   testimonio   de   vida   y   “los   seres   humanos   escuchan   más   a   gusto  a  los  que  dan  testimonio  que  a  los  que   enseñan,   o   escuchan   a   los   que   enseñan   porque   dan   testimonio   (Pablo   VI   en   el   Concilio  de  laicos  1974)”.   En   la   “versión”   de   Pablo,   que   aparece   en   el   texto   enunciado,   tenemos   varios   elementos   que   nos   serán   comunes   en   cualquier   historia   de  vida  de  una  persona  que  vuelve  sus  ojos  a   Dios.  

y oyó   una   voz   que   le   decía:   “Saulo,   Saulo,   El   Señor  continuamente  nos  habla,  a  través  de   un  texto  bíblico,  a  través  de  las  personas,  o  a   través   de   una   emisora   o   un   canal   de   t.v.   o   internet.     De   algún   mensaje   en   un   afiche,   una   carta   o   una   simple   y   pequeña   tarjeta.   Pero   está   presente   llamándonos.   A   veces   necesita   una   calamidad   para   que   escuchemos  su  voz.  Sólo  que  no  escuchamos   sino  hasta  que  estamos  en  el  suelo.     Esta   es   una   figura   para   decir   que   algún@s   necesitamos  estar  “llevad@s”  para  escuchar   la  voz  de  Dios.   El   preguntó:   ¿Quién   eres   Señor?   No   falta   algún   momento   en   nuestra   vida   en   que   nos   preguntemos  sobre  Jesús  o  sobre  Dios.   Levántate:   Jesús   usa   esta   palabra   repetidamente.   Siempre   nos   invita   a   pararnos,  a  no  quedarnos  tirados  en  el  suelo,   a   recobrar   el   sentido   de   nuestra   vida   y   nuestra   dignidad.     A   comenzar   de   nuevo   a   fijarnos  nuevas  metas,  a  progresar  a  crecer.   Entra:   Nos   indica   el   lugar   donde   debemos   estar,  qué  camino  tomar,  a  meternos  dentro   del  cuento.  A  entrar  en  su  mundo.   Allí  te  dirán  lo  que  debes  hacer:  Jesús  se  nos   presenta   como   alguien   que   guía,   quien   coloca   personas   que   nos   conducen   y   nos   dice  lo  que  debemos  hacer.  Claro  que  no  hay   elección;  hay  que  obedecer  lo  que  él  a  través   de   sus   autoridades,   y   su   palabra   quiere   que   hagamos.  

3 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


El arrepentimiento inicio de conversión

Elementos para la conversión

“…Arrepentíos y   creed   en   el   evangelio"   Marcos  1,15   La  primera  palabra  de  Cristo  en  el  Evangelio,   cuando   inicia   su   ministerio   de   predicación,   es  un  llamado  a  la  conversión:  "El  tiempo  se   ha   cumplido   y   el   reino   de   Dios   se   ha   acercado;   arrepentíos   y   creed   en   el   evangelio"  (Marcos  1,15;  véase  Mateo  4,17).   El   arrepentimiento   es   el   conocimiento   de   uno   mismo,  llegar   a   arrepentirse   entraña   muchas   cosas:   no   equivale   simplemente   a   sentir   vergüenza,   incomodidad   o   culpa.   El   genuino   arrepentimiento   va   siempre   de   la   mano  del  conocimiento  de  sí.  La  Biblia  suele   describir   este   proceso   en   términos   de   una   luz   que   lleva   a   la   persona   a   descubrir   algo   que   no   veía.   Lo   descubierto   tiene   que   ver   con   los   actos   pasados   y   la   condición   presente;  tiene  que  ver  con  lo  que  uno  es  y   con  quién  es  Dios.  

“Pedid y  se  os  dará;  buscad  y  encontrareís;   llamad   y   se   os   abrirá.   Porque   todo   el   que   pide   recibe,   y   el   que   busca   encuentra   y   al   que   llama   se   le   abre”   ¿o   quién   de   vosotros   si   su   hijo   le   pide   un   pan   le   dará   una  piedra?   O  si  le  pide  un  pez,  ¿le  dará  una  serpiente?   Pues  si  vosotros,  que  sois  malos,  sabéis  dar   a  vuestros  hijos  cosas  buenas,  ¿Cuánto  más   vuestro  Padre  celestial  dará  cosas  buenas  a   quien  se  las  pida?”  Mateo  7,1  

1-­‐ Buscar ayuda  en  Dios. 2-­‐   Escuchar   su   palabra.   En   Romanos   10,17   dice  que  la  fe  viene  por  el  oír  el  mensaje  de   Cristo.  La  palabra  permanece  siempre  actual,   sobre   todo   cuando   va   acompañada   del   poder  de  Dios.  Es  decir,  es  la  palabra  oída  la   que  invita  a  creer  y  va  purificando.   3-­‐   Creer   en   Dios   y   creerle   a   Dios.   Creer   en   sus   promesas,   en   la   alianza   que   hizo   con   nosotros  a  través  de  Jesús.  Creer  en  el  amor   de   Dios   para   con   nosotros   y   en   el   amor   de   nosotros  para  Dios.   4-­‐  Entrar  en  un  tiempo  y  espacio  a  solas  con   el   Señor.   Sólo   cuando   disponemos   de   espacios  a  solas  con  nuestro  Dios  podremos   conocer   lo   que   él   quiere   realizar   en   nuestra   vida.  Si  no  le  damos  tiempo  y  espacio  no  hay   comunicación  con  él.  

4 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


5-­‐ Obedecer.   Al   creer   estamos   diciendo   sí   a   una  relación  con  él,  por  lo  tanto  decimos  sí  a   lo   que   él   nos   propone   entonces   debemos   obedecer.   Y   obedecer   es   configurar   mi   vida   con  la  de  Dios.     Cuando   aceptamos   a   Jesús   en   nuestro   corazón   pasamos   a   ser   miembros   de   su   familia.   Por   lo   tanto   nos   sometemos   a   las   reglas  y  estatutos  del  gobierno  de  Dios.     No   puedo   aceptar   a   Dios   y   seguir   en   mi   rebeldía.  Tengo  que  morir  a  mí,  (mis  deseos,   caprichos,   sentimientos   emociones,   egos,   etc)  dando  paso  a  lo  que  quiere  Dios  en  mí.   Sólo   si   le   permitimos   a   Dios   actuar   en   nosotros,  el  Espíritu  de  Dios  actúa  dentro  de   nosotros.   El   no   actúa   contra   nuestra   voluntad.   Tenemos   que   responder   a   sus   propuestas.        

Acción santificadora del Espíritu Santo

“Cuando   venga   él,   el   espíritu   de   la   verdad,   os  guiará  a  la  verdad  completa”.  Juan  16,13   Sólo   el   Espíritu   Santo   nos   da   conciencia   de   pecado,   debemos   estar   atentos   a   él.   Sólo   él   puede   hacer   que   reconozcamos   nuestra   situación   real   actual   y   lo   que   necesitamos   cambiar   y   sólo   él   nos   indica   hacia   donde   debemos  dirigirnos.   Nos   muestra   lo   que   debemos   corregir.   Nos   sana.   Nos   fortalece.   Y   nos   capacita   para   responder.   Es   indispensable   estar   atentos   a   El.  Escucharlo:  por  medio  de  la  lectura  de  la   palabra,  por  medio  de  la  oración,  en  nuestra   intimidad   con   él,   a   través   de   las   personas   que   pone   en   mi   camino,   de   un   canto.   Entender   y   aceptar   lo   que   nos   está   señalando,   o   nos   está   pidiendo   a   través   de   los  pasajes  bíblicos  o  de  nuestros  consejeros   espirituales   o   personas   convertidas,   con   autoridad  moral.     5  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


Cambio interior y luego cambio exterior: De   modo   que   si   alguna   persona   está   en   Cristo,   nueva   criatura   es;   las   cosas   viejas   pasaron:  he  aquí  todas  son  hechas  nuevas.   2  Corintios  5:7     ∗ Actitud   de   cambio:   la   pasividad   nos   estanca.   Podemos   correr   el   riesgo   de   volver   atrás.   Somos   seres   en   movimiento;  por  lo  tanto  nuestra  vida   física,   mental,   emocional   y   espiritual   debe   estar   respondiendo   a   movimientos   y   a   cambios   positivos.   Que   nos   ayuden   a   crecer.   (No   olvidemos   que   las   personas   tibias   el   Señor  dice  que  le  producen  vómito)   ∗ Palabras   positivas:   Que   edifiquen   a   quien   nos   escucha   y   borren   lo   negativo   que   tenemos   guardado   en   nuestro  disco  duro.   ∗ Renovar   nuestra   mente:   nuestros   pensamientos,   con   pensamientos   correctos,   de   paz   de   justicia,   de   verdad,   de   bien,   de   bondad.   Reforzarlos   repitiendo   textos   bíblicos   cortos.   ∗ Huir   del   pasado:   No   aferrarnos   a   nuestros   dolores   y   heridas   que   lo   único   que   conseguimos   es   ser   prisioneros  de  nosotros  mismos.   ∗ Obediencia  a  la  voluntad  de  Dios.     ∗ Dejar  malas  costumbres  y/o  hábitos.    

Cómo alcanzar nuevos niveles La conversión  no  es  sólo  salir  del  pozo:  Es  un   proceso   de   cambio   en   todas   las   áreas   de   nuestra   vida.   Debe   ser   un   cambio   interior,   que   se   manifieste   coherentemente   en   nuestro   exterior:   con   nuestros   actos,   nuestras  actitudes,  nuestras  palabras.     En   nuestros   planes,   en   nuestra   familia,   en   nuestra   misión,   en   nuestro   servicio   a   la   comunidad.  En  nuestra  relación  con  Dios.  La   conversión   debe   ser   vivida   como   una   actitud:   constante,  permanente,  progresiva,   ascendente.   CONVERSION,  es  el  creer,  tener  fe  y  certeza   que  Dios  está  en  mí  y  que  EL  es  quien  dirige   mi   vida,   mi   discurso,   mi   presencia   en   todo   sentido.   Esa   Conversión   es   el   volverse   a   la   fe,  a  una  nueva  conciencia  de  vida.   El   testimonio   de   vida   auténticamente   cristiana,   consiste   en   una   constante   conversión   y   comunión,   una   entrega   libre   a   Dios   Padre   misericordioso   y   en   una   acogida   fraternal   y   servicio   a   nuestros   hermanos   especialmente  a  los  más  pobres.  

6   Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


Enfoque

“Precisamente   por   eso   nosotros,   envueltos   como   estamos   en   una   gran   nube   de   testigos,   debemos   liberarnos   de   todo   aquello  que  es  un  peso  para  nosotros  y  del   pecado,  que  fácilmente  nos  sucede,  y  correr   con   perseverancia   en   la   prueba   que   se   nos   propone,  fijando  nuestra  mirada  en  Jesús  el   autor   y   consumador   de   la   fe,   quien   para   obtener   la   gloria   que   se   le   proponía,   soportó  la  cruz,  aceptando  valientemente  la   ignominia,   y   está   sentado   a   la   diestra   del   trono  de  Dios”  Hebreos  12,1-­‐2  .   Es   necesario   Avanzar:   Debemos   pasar   obstáculos   creados   por   nosotros   mismos.   Miedos,   apegos,   fortalezas   mal   encaminadas.   Constante   morir   a:   nuestros   deseos,  emociones,  egos.   Pasar   de   la   esclavitud   a   la   libertad.   Liberarnos   de   todo   lo   que   nos   somete,   nos   quita  la  paz.  Debemos  ser  firmes,  dispuestos   a   disciplinar   nuestra   voluntad,   (Dominio   propio),  Templanza.  Mantener  el  rumbo,  con   los   ojos   fijos   puestos   en   Dios,   proyectándonos  hacia  nuestra  vida  eterna.  

“Saulo,   hermano   mío,   vengo   de   parte   de   Jesús   el   Señor,   el   que   se   te   apareció   en   el   camino  en  el  que  venías,  para  que  recobres   la  vista  y  quedes  lleno  del  Espíritu  Santo.   En   el   acto   se   le   cayeron   de   los   ojos   como   escamas,   y   recobró   la   vista.;   se   levantó   y   fue   bautizado,   comió   y   recobró   fuerzas”   Hechos  9,17-­‐19.   Pablo  de  Tarso  fue  un  activo  perseguidor  de   los   cristianos   bajo   la   influencia   de   los  fariseos.   De   hecho   él   fue   de   los   que   participó   y   asintió   en   la   ejecución   de  San   Esteban   (Hechos   7,58)   el   primer  mártir     de   la   iglesia   de   aquel   entonces,   quien   fue   víctima   de   lapidación   como   cumplimiento   de   una   ejecución  judicial,  pues  Saulo  contaba  con  la   venia   de   Roma.   Pero   tras   la   caída   Saulo   se   convierte   y   comienza   una   nueva   vida.   El   Señor  nos  llama  a  que  abramos  los  ojos.  Tres   días   de   ceguera   necesito   Pablo   para   entender  que  estaba  en  el  lugar  errado;  pero   lo   admirable   de   él   es   que   reconoció   inmediatamente   que   estaba   equivocado   y   7  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


seguidamente se   dispuso   a   enmendar   el   error  cometido.  Sólo  hasta  que  abrió  los  ojos   espirituales   comprendió,   fue   necesario   que   perdiera   la   vista   hacia   lo   natural,   para   comenzar   a   ver   con   los   ojos   espirituales.   Recordemos   que   Sansón   necesito   quedar   ciego   para   ver   con   los   ojos   espirituales   y   comprender   así   el   propósito   de   Dios   en   su   vida;   que   no   era   el   que   muriera   allí,   pero   él   no   quiso   obedecer,   escuchar   ni   ver,   hasta   que  cayó  en  la  trampa  de  Dalila.       Pablo   es   considerado   por   muchos   cristianos   como  el  discípulo  más  importante  de  Jesús,  a   pesar   de   que   nunca   llegó   a   conocerlo,   y,   después   de   Jesús,   una   de   las   personas   más   importantes   para   el  cristianismo;   como   también   fueron   Pedro   y   Juan.   Predicó   el    Evangelio  con   ejemplos   y   comparaciones   comunes  de  la  cultura  por  lo  que  su  mensaje   fue  recibido  en  territorio  griego  claramente  y   esta   característica   marca   el   éxito   de   sus   viajes   fundando   comunidades   cristianas. Nació  entre  el  año  5  y  el  año  10  en  Tarso,  en   la   región   de  Cilicia,   en   la   costa   sur   del  Asia   Menor  (la  actual  Turquía).  La  ciudad  de  Tarso   tenía   concedida   la   ciudadanía   romana   por   nacimiento   (Hechos  22:22-­‐29).   Por   lo   que   Pablo  era  ciudadano  romano  pese  a  ser  hijo   de  judíos.    

  Pablo   firma   siempre   sus   cartas   utilizando   el   nombre   de  Paulos,   en  griego  (παυλος),   que   se   traduce   al   español   por   «Pablo»    En   los  Hechos  de  los  Apóstoles,  sin  embargo,  se   le   conoce   también   como   Saulos   hasta   Hechos   13,9,   donde   se   le   denomina  Saulos   (...)   ho   kai   Paulos,   es   decir,   «Saulo,   quien   también  [es  llamado]  Pablo».  A  partir  de  ese   momento,  en  el  resto  del  libro  de  Hechos  se   le   llama   Pablo[29].   Este   cambio   de   nombre   en   el   trascurso   de   su   historia   contada   en  Hechos,   ha   sido   interpretado   en   relación   con  su  cambio  de  fariseo  a  cristiano.  «Saulo»   sería  el  nombre  antiguo  y  «Pablo»  el  nombre   cristiano.   Pablo   se   siente   solidario   con   las   tradiciones   apostólicas;  las  cita  cuando  se  le  presenta  la   ocasión  porque  les  debe  mucho.  No  conoció   a   Cristo   en   vida,   pero   conoce   sus   enseñanzas.  

8 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


y que   sentía   profundamente   la   necesidad   y   el  dolor  de  los  demás.  

Físicamente   Pablo   no   era   impresionante   ni   atrayente;   sus   adversarios   le   echaban   en   cara   que  «su   presencia   era   poca   cosa   y   su   palabra   despreciable»  (2   Corintios   10:10);   él   mismo   alude   también   a   su   exigua   estatura   corporal  (2  Corintios  10:12-­‐14).  Su  salud  era   débil;   Pablo   sufría   una   enfermedad   que   él   mismo   califica   de  aguijón   de   su   carne   y   bofetón   de   Satán  (2   Corintios   12:7-­‐9);   es   un   sufrimiento   doloroso,   humillante   y   crónico,   como   lo   confirma   el   propio   Pablo   (Gálatas   4:13-­‐15).   Pablo   poseía   temperamento   de   jefe,   voluntad   de   hierro,   constancia   inquebrantable,   gran   capacidad   de   sufrimiento,   sentido   para   la   iniciativa,   extraordinaria,   capacidad   de   trabajo   y   resistencia,   y   un   carácter   conquistador;   su   carácter   era,   además,   apasionado,   impetuoso   y   dominador,   que   se   entregaba   de   modo   total   al   amor.   Más,   junto   a   su   férrea   voluntad,   Pablo   tenía   también   un   alma   de   fina   sensibilidad   y   condescendencia,   y   un   corazón   lleno   de   ternura   que   se   pegaba   a  los  hombres  y  despertaba  fuerte  simpatía,  

El núcleo   central   de   sus   cartas   son   recomendaciones,   consejos   con   el   deseo   de   que   vivan   una   auténtica   comunidad   ,   en   la   que   reine   el   amor,   la   esperanza,   la   misericordia,   la   paciencia,   la   alegría,   la   fraternidad,   la   acogida,   el   compartir,   la   paz   etc.   Comienza   con   un   saludo   como   suele   hacer  en  todas  las  cartas:  “La  gracia  y  la  paz   esté  con  vosotros,  de  parte  de  Dios  nuestro   Padre,   y   del   Señor   Jesucristo”   (Rom.1,   7).   “Somos  un  solo  cuerpo  en  Cristo,  pero  cada   miembro   está   al   servicio   de   los   otros”   (Romanos  12,5).     “Vivid   alegres   en   la   esperanza,   pacientes   en   la   tribulación,   perseverantes   en   la   oración,   subvenid  a  las  necesidades  de  los  santos,  sed   solícitos  en  la  hospitalidad”  (Rom.  12,  11).     “Os   recomiendo   que   tengáis   los   ojos   abiertos  sobre  los  que  producen  divisiones  y   escándalos   en   contra   de   la   doctrina   que   habéis  aprendido  y  que  os  apartéis  de  ellos”   (Rom.16,  17).   Su   predicación   es,   ante   todo,   el   kerigma   apostólico;   la   proclamación   de   Cristo   crucificado   y   resucitado   conforme   a   las   Escrituras.  Su  mensaje  no  es  cosa  suya;  es  el   mensaje   de   la   fe   común,   sólo   que   con   una   aplicación   especial   a   la   conversión   de   los   gentiles.   Así   era   Saulo   el   judío,   Pablo   el   romano.   Pablo   que   quiere   decir:   “Pequeño   entre   los   más   pequeños”.   Fue   pequeño   en   estatura,   pero   grande   su   cambio,   grande   su   misión,  grande  su  amor  por  Cristo.   9  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  


La pasión de pablo fue Cristo Su encuentro   con   Jesús   lo   marcó   para   el   resto   de   sus   días,   literalmente  se   pasó   de   ser   el   enemigo  para   ser   el   principal   difusor   del   cristianismo,   arriesgando   su   vida,   sufriendo   encarcelamientos   y,   finalmente,   morir   decapitado   en   Roma.   (Gálatas  1:13;   Filipenses  3:6).   Tuvo   una   educación   natural   mucho   mayor   que   los   humildes   pescadores   que  fueron  los  primeros  apóstoles  de  Cristo.   Decimos   "educación   natural"   porque   los   otros   apóstoles   tuvieron   al   mismo   Jesús   de   maestro  recibiendo  así  una  educación  divina.   Su   pasión   por   el   Señor   se   refleja   en   su   trabajo   y   en   cada   una   de   las   cartas   escritas   por   él   a   las   diferentes   iglesias.   Azotado,   golpeado   con   vara,   apedreado,   enfermo,   mordido  por  una  serpiente,  encarcelado…   “El  Señor  le  dijo  a  Ananías:  Anda,  que  este  es   un  instrumento  que  he  elegido  yo  para  llevar   mi  nombre  a  los  paganos,  a  los  reyes  y  a  los   israelitas.   Yo   le   mostraré   cuanto   debe   padecer  por  mí”.    Hechos  9,15-­‐16.  

en la   ciudad,   en   peligros   en   el   desierto,   en   peligros   en   el   mar,   en   peligros   entre   falsos   hermanos,    en   labor   y   afán,   en   noches   sin   dormir   a   menudo,   en   hambre   y   sed,   en   abstinencia  de  alimento  muchas  veces,  en  frío  y   desnudez.   Y   además,   mi   obsesión   diaria:   mi   preocupación  por  todas  las  iglesias”.  2  Corintios   11:23-­‐27    

A   Pablo,   el   apóstol   de   los   gentiles,   le   cabe   solo   un   adjetivo:   grande   entre   los   grandes.   Pablo  es  el  patrón  de  los  misioneros.  Cambió   de  comportamiento  cuando  se  dio  cuenta  de   que   estaba   equivocado.   Puso   más   empeño   en   servir   a   sus   enemigos,   y   en   orar   por   ellos.    No   alimentó   otro   deseo   que   el   de   agradarle   siempre   y   en   todo   a   Dios.   Este   apóstol   renunció   a   todo   por   seguir   a   Jesucristo   y   dedicarse   exclusivamente   a   amarle   y   servirle   como   él   mismo   declaró   a   través  de  estas  palabras:   "Ni   lo   presente,   ni   lo   futuro,   ni   cuanto   hay   en   las   alturas   y   en   las   profundidades,   ni   criatura   alguna,   ni   nada   ni   nadie   conseguirá   jamás   separarme   del  amor  de  Dios"   Es  tiempo  de  Cambio,  es  tiempo  de  ver  claro  

“¿Son ministros   de   Cristo?   Respondo   como   loco:   más   sobresalientemente   soy   yo   uno;   en   labores,   más   abundantemente;   en   prisiones,   más  abundantemente;  en  golpes,  con  exceso;  a   punto   de   morir,   frecuentemente.    De   los   judíos   cinco   veces   recibí   cuarenta   latigazos   menos   uno,    tres   veces   fui   golpeado   con   varas,   una   vez   fui   apedreado,   tres   veces   experimenté   naufragio,   una   noche   y   un   día  los   he   pasado   en   lo  profundo;    en  viajes  a  menudo,  en  peligros  de   ríos,   en   peligros   por   parte   de   salteadores,   en   peligros   por   parte   de   [mi   propia]   raza,   en   peligros   por   parte   de   las   naciones,   en   peligros  

10  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.  com  

Pablo, conversión radical  

Puntos de interés: ¿Qué es convertirse? • Elementos de la conversión • Acción santificadora del Espíritu Santo • Cambio interior • La conver...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you