Issuu on Google+

         

 

 

“Pienso:  ¿Qué  es  el  hombre?  ¿Qué  es  el  ser   humano?   ¿Por   qué   lo   recuerdas   y   te   preocupas   por   él?   Pues   lo   hiciste   casi   como   un   dios,   lo   rodeaste   de   honor   y   dignidad,   le   diste   autoridad   sobre   tus   obras,   lo   pusiste   por  encima  de  todo”  Salmo  8,  5-­‐7.     Estuve   buscando   casa   por   varios   días   y   como   mi  presupuesto  para  pagar  un  arriendo  no  es   alto   y   si   a   eso   le   sumamos   que   no   tengo   fiadores,  la  tarea  es  mucho  más  complicada.   Lo   quería   en   un   buen   lugar   y   muy   económico,   además   de   bonito   y   cómodo.   Tarea   difícil.   Siento   tristeza   por   las   condiciones   en   las   que   muchas   personas   viven   y   a   que   costo.   Los   cánones   de   arrendamiento   muy   altos   para   el   sitio,   y   las   características   de   las   viviendas   deplorables:   Sin  ventilación,  oscuras,  casas  donde  se  tiene   que   tener   la   luz   encendida     en   pleno     día,   sin   piso,    otras  en  obra  negra,  con  los  cables  de   la  luz  por  fuera  de  las  paredes,  se  notan  los   remiendos   de   cada   arreglo   que   han   hecho.   Para   economizar   no   colocan   los   sifones   con   codo   para   mantener   agua   y   evitar   que   se   devuelvan  los  malos  olores,  y  si  se  encuentra   un   toma   sirviendo   en   toda   la   casa   es   un   milagro   de   Dios.   El   baño   es   el   lugar   más   pequeño   y   estrecho   de   la   mayoría   de   estas   casas,     sin   lavamanos   y   si   se   ducha   no   se   puede   levantar   los   brazos   para   lavar   las   axilas  por  que  se  encuentra  con  la  pared  de   las  escaleras  que  van  al  segundo  piso.    

    Muchas   viviendas   parecen   casas   de   una   película   de   terror.   He   habitado   lugares   donde  como  en  la  propaganda  cuando  llovía   había   que   poner   una   olla   para   recoger   el   agua   evitando   así   que   se   mojara   la   cama   y   para   poder   dormir   sin   el   ruido   del   goteo   poníamos   una   media.   O   teníamos   que   levantarnos  a  la  una  de  la  mañana  a  sacar  el   agua   porque   se   inundaba   la   casa   cuando   llovía,  entrando  el  agua  por  el  techo  y  por  el   suelo.  Continúa…   Puntos   de   interés:   ¿Qué   es   la   dignidad?   ¿Para  qué  nos  sirve?  ¿Qué  dice  el  Catecismo   de   la   I.   Católica?   ¿Qué   importancia   tiene   ante   Dios?   La   dignidad   centro   de   ataques.   ¿Qué  hacer  para  exaltar  la  dignidad?.     1  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


“Porque   ¿Qué   aprovechará   el   hombre   si   ganare   todo   el   mundo,   y   pierde   su   alma?”   Marcos  8,36   En   fin   la   idea   es   que   realmente   no   nos   importa   pisotear   a   los   demás   para   beneficiarnos  y  sacar  provecho.  Y  no  solo  lo   vemos   en   los   alquileres   de   casas,   lo   encontramos  en  el  servicio  de  salud.  Hay  que   esperar   un   mes   para   una   cita   general   y   rogarle   a   Dios   que   el   médico   considere   necesario   que   vayamos   a   un   especialista   al   que  sabemos  hace  meses  que  necesitamos.   ¿Ahora   qué   decir   de   los   horarios   de   trabajo   de   algunas   empresas,   en   especial   restaurantes,   panaderías,   supermercados   y   heladerías?   Son   excesivamente   esclavizantes.     Pero   si   desea   conservar   el   trabajo;     ¡quédese   callado!   Las   personas   deben   soportar   horarios   hasta   de   14   y   15   horas.   ¿Cuál   cree   que   sea   el   rendimiento   laboral   de   una   persona   después   de   8   hasta   o   de   9   horas   de   servicio?   Cualquier   ser  

humano  que  tenga  tres  dedos  de  frente  sabe   que   no   será   diligente   ya   que   el   cansancio   tanto   físico   como   de   la   mente   comienza   a   tomar   posesión   del   cuerpo.   Y   si   es   servicio   al   cliente;   cree   que   una   persona   estará   en   condiciones   óptimas   después   de   10,   11,   12   horas   de   trabajo   para   tener   una   sonrisa   de   oreja   a   oreja   y   una   actitud   agradable   ante   personas  caprichosas    e  indecisas  para  hacer   sus  pedidos?  ¿Y  la  vida  personal,  familiar,  sus   estudios,   su   vida   social   en   que   quedan;   si   deben  salir  de  casa  hora  y  cuarto  antes  para   tomar  el  autobús  y  llegan  a  la  media  noche?   Y   deben   pagar   taxi   porque   ya   no   hay   otro   medio  de  transporte  económico  por  la  hora.   ¡Ojo!   para   el   que   no   sabe,   esas   son   formas   de   esclavitud   y   se   darán   cuenta   de   lo   grave   que  es  ante  los  ojos  del  Señor.   Sabía   usted   que   a   los   empacadores   de   los   supermercados   no   les   pagan   salario,   y   mucho   menos   salud   y   si   deben   cumplir   los   excesivos   y   abusivos   horarios   que   les   imponen   y   aparte   deben   hacer   lo   que   el   supervisor   les   asigne:   Evacuar   las   canastas   con   los   productos   que   dejan   los   clientes   en   las   cajas,   barrer,   limpiar   y   hasta   llevar   los   mercados   de   los   clientes   hasta   el   automóvil   o   las   viviendas,   y   muchas   veces   sin   recibir   una   moneda   de   $100.   Aparte   de   esto   son   objeto   de   presión   de   los   celadores,   los   cajeros   y   cuanto   personal   pase   por   esa   caja   en  la  que  tiene  que  empacar.  Por  eso  Señor   (@)   lector(@),   cuando   le   empaquen   sus   productos  en  el  supermercado  colabore  con   ese   joven   o   niña   que   espera   una   moneda,   pues   ese   es   su   sustento   y   a   veces   el   de   su   familia.   2  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


personas,    se  compran  zapatos  o  prendas  de   vestir  con  lo  que  se  le  daría  almuerzo  a  200   niños   de   escasos   recursos;   y   para   no   ir   más   lejos   hay   restaurantes   de   lujo   que   prefieren   botar  la  comida  antes  que  regalarla,  porque   según   ellos   “sino   es   apto   para   el   cliente   mucho   menos   para   el   empleado”   y  ni  pensar   en  dársela  a  los  habitantes  de  la  calle.     ¿Contra  qué  se  atenta  en  cada  una  de  estas   y   otras   situaciones   similares,   donde   se   atropella  el  esfuerzo,  las  capacidades,    el  ser,   y   el   derecho   humano?   Nada   más   y   nada   menos  que  contra  el  valor  más  preciado  con   el  que  Dios  coronó  al  hombre:  la  Dignidad.  Y   si   notamos,   ese   ha   sido   el   gran   triunfo   de   satanás,   pues   ha   encontrado   en   cada   uno   de   nosotros   el   mejor   aliado   y   unos   expertos   para   ejercer   esa   profesión   de   opresores   y   aniquiladores  de  ese  valor.  

“¿Qué   recompensa   dará   el   hombre   por   su   alma?”  Marcos  8,  37   Entonces   ¿qué   pasa   con   aquellas   personas   que  no  tienen  posibilidades  de  estudiar    o  de   una   mejor   formación?   ¿En   qué   y   en   qué   condiciones   deben   trabajar   y   que   tienen   que   soportar   y   hacer   para   tener   ingresos?   Y   eso   sin   preguntar   si   son   bien   remunerados,   que   estoy  segura  no.     Nos   encontramos   con   que   hay   hoteles   para   mascotas   donde   la   noche   sobre   pasa   el   salario   mínimo   mensual   de   un   trabajador     con   el   que   sostiene   a   una   familia   de   4   a   5  

Cuando   se   violan   derechos,   se   oprime,   se   golpea,   se   atropella   con   palabras   hirientes,   con   indiferencia   ante   los   hechos,   cuando   se   ignoran  los  problemas  a  pesar  del  daño  que   se   está   causando,   cuando   se   cometen   abusos   de   autoridad,   tráfico   de   influencias.   Cuando   se   juega   con   la   vida,   con   la   inocencia,     con   el   cuerpo,   con   los   sentimientos,   con   el   tiempo,   con   la   necesidad   de   las   personas,   se   está   agrediendo   la   dignidad   del   ser   humano.   Cuando   se   somete   a   un   pueblo   a   pasar   hambre  y  se  apropian  de  sus  bienes    y  de  sus   oportunidades,     de   un   mejor   estilo   de   vida,   se  atropella  la  dignidad  de  todo  un  pueblo.  

3   Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Encontramos   a   diario   diferentes     escenarios   donde  la  dignidad  es  la  protagonista  y  donde   el   elenco   de   esta   obra   de   terror   son   por   lo   general   las   personas   más   cercanas   a   nosotros,   muchas   veces   las   que   amamos   y   dicen  amarnos,  nuestra  familia  y  a  quienes  le   servimos.  Se  convierte  nuestro  diario  vivir  en   un   campo   de   batalla   donde   tenemos   que   estar   esquivando   todos   esos   dardos   de   agresiones  donde  su  objetivo  es:  acabar  con     la  dignidad  del  ser  humano.   Les   tengo   buenas   noticias:   la   dignidad   es   indestructible.J  

Concepto de dignidad La   expresión   dignidad   humana   hace   referencia   al   valor   esencial   e   intransferible   de   todo   ser   humano,   independientemente   de  su  condición...   La  dignidad,   o   «cualidad   de   digno»,   deriva   del   adjetivo   latino   'digno   y   se   traduce   por   «valioso».  Hace  referencia  al  valor  inherente   al   ser   humano   en   cuanto   ser   racional,   dotado  de  libertad  y  poder  creador,  pues  las   personas   pueden   modelar   y   mejorar   sus   vidas   mediante   la   toma   de   decisiones   y   el   ejercicio  de  su  libertad.   “La   dignidad   de   los   hombres   es   fuente   última  de  la  justicia,  que  «se  fundamenta  en   la  intocable  dignidad  de  la  persona  humana,   creada   a   imagen   y   semejanza   de   Dios   y   destinada  a  una  felicidad  eterna”.      

 

¿Para qué nos sirve la dignidad?

La  dignidad  se  basa  en  el  reconocimiento  de  la   persona   de   ser   merecedora   de:   respeto,     consideración,     atención   y     cariño.   Es   decir   que  todos  merecemos  esto  sin  importar  cómo   seamos.  Al  reconocer  y  tolerar  las  diferencias   de   cada   persona,   se   afirma   la   virtud  propia   de   dignidad   del   individuo,   fundamentado   en   el   respeto   a   cualquier   otro   ser.   La   misma   dignidad   que   nos   pone   por   encima   de   la   naturaleza,   nos   concede   el   derecho   de   ser   transformadores   de   hombres   que   aprecien,   amen  y  sientan  a  sus  congéneres  como  parte   suya,  de  su  propia  condición.     La  dignidad  refuerza  la  personalidad,  fomenta   la   sensación   de   plenitud   y   satisfacción.   Para   justificar   la   esclavitud   se   decía   que el   esclavo   no   era   persona   humana,   sino   un   objeto,   al   igual   que   judíos,   gitanos   y   homosexuales   durante  el  nazismo.  Es  constante  en  la  historia   de   la   humanidad   negar   la   dignidad   humana   para   justificar   y   justificarse   en   los   atentados   contra   ella.   “Ella   no   puede   renunciar   a   ser   reconocida  como  tal,  se  resiste  a  ser  nivelada   a   toda   otra   realidad   y   excede   la   mera   4  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


condición   del   individuo   de   una   especie,   a   la   vez   que   verdaderamente   «cada   hombre   lleva   en  sí  la  forma  entera  de  la  humana  condición”   (Montaigne).   Tener   presente   la   dignidad   de   las   personas   nos   sirve   para   mantener   buenas   y   sanas   relaciones   con   ellas.   Por   lo   tanto   nuestra   relación   con   Dios   se   refleja   en   nuestra   relación   con   los   demás;   con   nuestra   familia,   con  nuestra  pareja,  con  nuestros  compañeros   de  trabajo,  con  nuestros  grupos  en  la  iglesia  y   donde   nos   desarrollemos   individual   y   socialmente   incluyendo   la   naturaleza.   El   reciclar   la   basura,   cuidar   el   agua,   no   desperdiciar   los   alimentos,   no   botar   basuras   en   la   calle,   no   sacar   la   mascota   a   hacer   sus   necesidades   en   el   parque   o   en   antejardín   de   las  casas  vecinas,  etc.     No   podemos   decir   que   tenemos   una   buena   relación   con   el   Señor,   si   nuestras   relaciones   con   los   demás   son   desastrosas,     autoritarias,   y   dominantes.   La   soberbia   y   la   altives   son   características   evidentes   de   un   comportamiento   egoísta   y   orgulloso   que   pretende   someter   a   las   personas   a   una   manera   de   pensar   y   actuar   personal,   convirtiéndose  en  un  arma  contra  la  dignidad   de  otros.   El  hecho  de  que  sometamos  a  las  personas  a   nuestro   comportamiento   agresivo   y   ellas   respondan   sin   quejarse,   no   quiere   decir   que     estamos   actuando   bien   o   tenemos   buenas   relaciones  con  ellas.  Ojo  con  esto!!!  

 

“A imagen de Dios” 356.   De   todas   las   criaturas   visibles   sólo   el   hombre   es   “capaz   de   conocer   y   amar   a   su   Creador”  (GS  12,3);  es  la  “única  criatura  en  la   tierra  a  la  que  Dios  ha  amado  por  sí  misma”   (GS   24,3);   sólo   él   está   llamado   a   participar,   por  el  conocimiento  y  el  amor,  en  la  vida  de   Dios.  Para  este  fin  ha  sido  creado  y  ésta  es  la   razón  fundamental  de  su  dignidad.   364  El   cuerpo  del   hombre   participa   de   la   dignidad   de   la   “imagen   de   Dios”:   es   cuerpo   humano  precisamente  porque  está  animado   por   el   alma   espiritual,   y   es   toda   la   persona   humana   la   que   está   destinada   a   ser,   en   el   Cuerpo  de  Cristo,  el  Templo  del  Espíritu  (cf.  1   Co  6,19-­‐20;  15,44-­‐45):     397.   En   esta   época,   suele   suceder   que   defendemos   demasiado   nuestros   espacios   de   privacidad   y   disfrute,   y   nos   dejamos   contagiar   fácilmente   por   el   consumismo   individualista.   «El   hombre   ha   sido   creado   a   imagen   de   Dios,   en   el   sentido   de   que   es   capaz   de   conocer   y   amar   libremente   a   su   propio  Creador.  Es  la  única  criatura  sobre  la   tierra  a  la  que  Dios  ama  por  sí  misma,  y  a  la   que   llama   a   compartir   su   vida   divina,   en   el   conocimiento   y   en   el   amor.   El   hombre,   en   cuanto   creado   a   imagen   de   Dios,   tiene   la   dignidad   de   persona:   no   es   solamente   algo,   sino   alguien   capaz   de   conocerse,   de   darse   libremente   y   de   entrar   en   comunión   con   Dios  y  las  otras  personas.»        

5   Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


La   Declaración   universal   de   los   derechos   humanos,  firmada   el   10   de   diciembre   de   1948,   proclama   en   primer   término:   «todos   los  seres  humanos  nacen  libres  e  iguales  en   dignidad   y   derechos,   y   dotados   como   están   de   razón   y   conciencia,   deben   comportarse   fraternalmente  los  unos  con  los  otros».    

LA DIGNIDAD HUMANA Según el catecismo de la I. Católica. 387.   La   cultura   actual   tiende   a   proponer   estilos   de   ser   y   de   vivir   contrarios   a   la   naturaleza   y   dignidad   del   ser   humano.   El   impacto   dominante   de   los   ídolos   del   poder,   la   riqueza   y   el   placer   efímero   se   han   transformado,   por   encima   del   valor   de   la   persona,   en   la   norma   máxima   de   funcionamiento   y   el   criterio   decisivo   en   la   organización   social.   Ante   esta   realidad,   anunciamos,   una   vez   más,   el   valor   supremo   de  cada  hombre  y  de  cada  mujer.  El  Creador,   en   efecto,   al   poner   todo   lo   creado   al   servicio   del  ser  humano,  manifiesta  la  dignidad  de  la   persona   humana   e   invita   a   respetarla   (Cf.   Gn   1,  26-­‐30).  

 

388.  (…)  Luego,  sólo  el  Señor  es  el  autor  y  el   dueño  de  la  vida,  y  el  ser  humano,  su  imagen   viviente,   es   siempre   sagrado,   desde   su   concepción,   en   todas   las   etapas   de   la   existencia,   hasta   su   muerte   natural   y   después   de   la   muerte.   En   todo   el   universo:   “Dios  nos  ha  mostrado  de  modo  insuperable   cómo   ama   a   cada   hombre,   y   con   ello   le   confiere  una  dignidad  infinita”216.   (…)Todo   lo   que   tenga   que   ver   con   Cristo,   tiene   que   ver   con   los   pobres   y   todo   lo   relacionado   con   los   pobres   reclama   a   Jesucristo.   “Porque   en   Cristo   el   grande   se   hizo  pequeño,  el  fuerte  se  hizo  frágil,  el  rico   se  hizo  pobre.  

¿Y qué quiere decir todo esto? “¿Qué   recompensa   dará   el   hombre   por   su   alma?”  Marcos  8,  37.   Que  Dios  cuando  pensó  en  el  hombre,  pensó   primero   donde   lo   pondría,   así   como   una   mamá  alista  todo  el  ajuar  del  bebé  antes  de   nacer.   La   creación   es:   su   cuna,   su   casa,   su   sustento,   su   deleite,   su   paz,   su   herencia.   La   belleza   de   la   naturaleza,   sus   paisajes,   sus   cascadas,     música   para     sus   oídos   y   deleite   para   sus   ojos.   Los   animales   algunos   compañía,   elementos   de   trabajo,   motivos   de   estudio,   adornos   de   la   naturaleza   y   males   necesarios   para   completar   la   cadena   alimenticia.  El    hombre  no  sólo  disfrutará  de   lo  terrenal,  sino  que  Dios  quiso  compartir  su   hogar   eterno;   por   este   motivo   plantó   eternidad  en  él,  en  su  alma,  para  que  en  este   6  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


plano   terrenal   guiado   por   el   Espíritu   comenzara   a   experimentar   una   vida   sobrenatural.  

hechura  del  omnipresente  y  omnipotente,  y   nos  registra  como  obra  suya,  portadores    de   la  presencia  divina.  

No   contento   con   todo   lo   que   le   regaló   al   hombre,   Dios   le   dio   una   joya   muy   preciada,   un   título   que   lo   hace   único   e   irrepetible,   que   lo   hace   intocable   ante   los   ojos   de   la   creación   y   de   todo   ser   vivo;   le   dio   el   sello   de   garantía:   la  dignidad.  

Por  lo  tanto  cada  vez  que  consumes  algo  que   te   daña,   no   te   estas   dañando   a   ti,   como   “dueño  de  tu  cuerpo  y  de  tu  vida”,    sino  a  la   persona   que   representas   para   su   dueño.   Si   maltratas   a   alguien,   maltratas   no   a   María   en   especial   sino   a   la   persona   que   representa   esa   María  ante  los  ojos   y   el   corazón   de   su   dueño,     Dios.   Por   lo   tanto   la   falta   es   mayor   porque   se   atenta   contra   la   persona   y   contra   su   dueño.   Y   esa   falta   constituye   la   mayor   ofensa   para   su   creador.  Porque  para  Dios  el  hecho  de  existir   ya  tiene  valor.  Mucho  valor.  

La   dignidad   es   intangible   pero   invaluable,   intransferible   y   no   importa   la   condición,   la   formación,   el   sexo,   la   edad,   la   raza,   el   idioma,   si   es   de   un   país   desarrollado   o   subdesarrollado,    si  tiene  dinero  y  si  es  útil  a   la   sociedad   o   no,   si     es   consumidor   o   no,   o   si   es   causa   de   gastos   más   que   de   aportes.   El   hecho  de  existir  ya  lo  hace  acreedor  de  este   título.   Este   sello   representa   autoridad,   ministro   de   la   gracia,   sentido   de   pertenencia,   marca   registrada   y   control   de   calidad.   Con   este   sello   nos   hacemos   acreedores   de   la   esencia   divina,     es   invisible   pero   está   ahí,   siempre,   camina  con  el  ser,  dormido  o  despierto.    La   dignidad   funciona,   consciente   o   inconsciente,   voluntaria   o   involuntariamente,   enfermo   o   alentado,   la   quiera   o   no,   prevalece   por   encima   de   cualquier   argumento.   Es   como   una   cobertura   invisible,   e   invencible,   clara,   perfecta,  compacta.       Puedes   golpear   al   hombre   hasta   matarlo,   pero  su  dignidad  siempre  la  tendrá  hasta    el   último   suspiro,   pues   nos   identifica   como  

El   hombre   y   la   mujer   tienen   la   misma     dignidad  y  son  de  igual  valor,  no  solo  porque   son   imagen   de   Dios,   sino   porque   el   buen   trato   y   la   solidaridad   es   el   fundamento   del   amor  de  Dios.  El  hombre  es  un  ser  social  por   naturaleza,   Adán   se   sintió   solo   a   pesar   de   todo  lo  que  Dios  dispuso  para  él;  la  creación.     Y   Dios   le   concedió   un   ser   como   él   para   ser       compañía,   para   que   se   animen   el   uno   con   el   otro,   se   apoyen   y   formen   un   círculo   social   7  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


productivo,   para   el   bienestar   de   todos,   llamado   familia,   base   fundamental   de   la   sociedad.     Cuando   se   habla   de   la   dignidad   se   alude   a   una   cualidad   propia   del   ser   personal   y   que   supera  a  la  naturaleza.  La  persona  no  es  un   objeto,  ni  algo,  como  tampoco  lo  es  Dios.  Es,   como   él,   lo   incomparable,   lo   inagotable,   lo  sin  fondo,  lo  impredecible,  lo  inesperado.  

 

¿Porque es tan atacada la dignidad de la persona? Satanás   no   acepta   lo   que   hizo   Dios   con   el   hombre,   “nosotros”.   Que   haya   atribuido   de   poder  y  dominio  al  hombre  sobre  la  tierra  y   que   le   concediera   el   honor   de   ser   más   que   los  ángeles   con   derecho   a   una  relación   de   tú   a  tú  con  él.  

Por   este   motivo   ha   desatado   esa   lucha   en   contra   de   la   dignidad,   vendiendo   y   ofreciendo   en   “pro   de   la   felicidad   del   individuo”,   productos   aparentemente   buenos,   que   prometen   éxito,   abundancia,   dinero,     alegría,   plenitud   del   ser,   realización   de  sus  sueños  y  de  sus  metas,  y  satisfacción   personal   como   si   se   tratara   de   frotar   la   lámpara  de  Aladino  y  de  repente  tu  deseo  es   cumplido.   Y   nosotros   seres   tontos,   e   ignorantes  que  aparte  de  esto  no  queremos   salir   de   nuestro   punto   de   comodidad,   y   queremos   todo   fácil,   sin   ningún   esfuerzo   y   sin  ganarlo  caemos  redondos  ante  la  trampa   estratégicamente  colocada.   De  allí  que  el  hombre  de  rienda  suelta  a  sus   deseos   carnales:   Con   esto   no   nos   referimos   exclusivamente   al   sexo,   sino   a   todo   lo   que   el   mundo   ofrece   en   sus   diferentes   puntos   de   ventas,   convirtiéndonos   en   consumidores   compulsivos   de   lo   que   nuestro   deseo   particular  nos  pide  y  que  nuestro  ego  clama   a   través   de   nuestros   sentimientos   y   nuestras   emociones  pero  con  los  ojos  vendados  por  la   pasión,   para   no   ver   ni   entender   lo   puede   suceder  por  darle  rienda  suelta  al  ego.     Por   esto   es   que   el   Señor   nos   pide   que   tengamos   dominio   propio.   Es   decir   anteponer  a  nuestros  deseos  y  sentimientos,     razón,   libertad,   voluntad   y   palabra   de   Dios   en   nuestro   pensamiento     antes   de   actuar   para   no   dejarnos   confundir   y   tener   la   capacidad   de   decir   no,   si   me   lastima   o   lastimara  a  otros  o,  sí,  así  no  me  guste,  si  me   llevará  a  mi  progreso    y  crecimiento  personal   en   este   proceso   de   aprendizaje   sin   dañar   a   8  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


otros   y   sirviendo   de   ejemplo   para     edificación   de   los   que   me   observan   y   de   mi   comunidad.   Esto   con   el   fin   para   denigrar   al   hombre   ahogándolo   en   sus   propios   deseos,   escogidos   por   él   mismo   y   de   los   cuales   voluntariamente   no   puede   salir.   De   allí   viene   la   decadencia   del   individuo   quien   pierde   la   confianza   en   sí   mismo,   sus   relaciones   familiares,   pierde   su   relación   de   pareja,   su   trabajo   y   su   puesto   en   la   sociedad   como   persona  aceptada.  Buscando  que  llegue  a  ser   un  habitante  de  la  calle  y  seres  a  los  que  no   quisiéramos   tener   cerca   y   de   los   que   nos   olvidamos   porque   están   sometidos   a   cadenas   superiores   a   nuestras   fuerzas,   que   desestabilizan   nuestro   entorno   y   nos   quitan   la     paz   a   las   que   Dios   nos   llama   y   que   necesitamos   para   desenvolvernos   en   nuestros  diferentes  roles.   Por   otro   lado   este   individuo   preso   de   sus   propios   deseos,   encadenado   a   sus   vicios,   comienza  a  alejarse  de  toda  posible  solución,   dando  vía  libre  a  los  otros  demonios  que  su   propia   debilidad   trae.   Convirtiendo   su   vida   en   un   mar   de   agresiones   y   atropellos   así   mismo  y  a  quien  se  le  acerca.  Perdido  en  su     propia  debilidad  y  manejado  por  la  amargura   de   su   corazón   no   le   queda   más   que   apartarse   él   mismo   al   valle   de   la   oscuridad,   donde   sólo   la   tristeza   lo   acompaña,   convencido   de   que   no   hay   solución   que   lo   rescate  de  la  mala  decisión  que  un  día  tomo   voluntariamente   por   dejarse   llevar   de   sus   “antojos”   creyendo   que   en   cualquier   momento  se  podría  deshacer  de  él.      

  El  demonio  quiere  someter  a  todos  los  seres   humanos   a   esta   condición.   A   que   se   convenzan   que   no   hay   salvación   para   ellos   debido  a  sus  errores  y    debilidades,  y  que  su   destino     es   morir   como   un   perro   tirado   en   una  esquina  de  la  calle  sin  esperanza  alguna.   Por   eso   las   guerras,   la   lucha   de   poderes,   la   competencia,   el   hambre,   la   falta   de   trabajo,   la  falta  de  oportunidades,  tantas  trabas  para   conseguir   un   lugar   en   la   universidad,   el   aborto,  la  prostitución,  la  trata  de  personas,   el  tráfico  de  niños  y  niñas  para  ser  vendidas   al   mejor   postor   para   uso   sexual,   las   drogas,   más   adictos,   más   consumidores   de   todo   lo   que   va   saliendo,   el   desplazamiento,     niños   abandonados   por   sus   padres,   padres   maltratadores,  el  desamor,  familias  rotas,  la   falta   de   tolerancia,   la   sed   de   venganza,     la   necesidad   de   brillar,   la   soledad   y   el   individualismo.  

9   Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


¿Y qué hacer para exaltar la dignidad?   “Y  el  rey  les  dirá:  Cuanto  lo  hicieron  con  uno   de   estos   mis   hermanos   más   pequeños,   conmigo  lo  hicieron”  Mt  25,  40.   Estamos   llamados   a   ser   radicales   para   darnos   a   los   demás.   A   cuidar   de   todos   y   de   todo,   a   cuidar   cada   una   de   nuestras   palabras,   movimientos,   actitudes,   planes,   etc.,   porque   cada   uno   de   los   seres   humanos   que   viven   y   vez,   por   desagradables   que   sean   o   te   parezcan,   son   objeto   del   amor   de       Dios,   por   la   tanto   se   les   debe   tratar  como  tal.   El  trato  debe  ser  con  respeto,  con  atención,   con   consideración  y     con   mucho   cariño,   pues   la  fuerza  de  la  que  provenimos  se  mueve  en   el  amor  y  no  admite  ni  conoce  otra  forma  de   sociabilidad.  Por  eso  es  que  Cristo  entregó  su   vida  por  nosotros  sin  pensarlo  dos  veces.  Por   lo  que  representamos  para  su  Padre,  no  por   merecerlo,  no,  sino    por  la  marca  con  la  que   fuimos   sellados:   dignidad…   Por   eso   mismo  

 

nuestro   Señor   no   dudó   en   entregarnos   a   su   único   y   amado   hijo,   para   rescatarnos   de   las   manos   de   aquel   que   quiere   degradar   su   obra.   No   es   por   orgullo,   ni   vanidad,   es   por   amor,   porque   si   él   nos   dio   carácter   de   invaluables   sin   merecerlo,   ni   ganarlo,   es   porque  así  mismo  es  su  amor  por  nosotros  y   así   mismo   nos   cuida,     protege   y     nos   exige   el   mismo  trato.   Dios   levantó   a   Cristo   en   la   cruz   como   luz   de   esperanza,   símbolo   en   el   horizonte   de   otra   oportunidad,     para   que   cuando   tu   rostro   esté   mordiendo   el   polvo   en   el     suelo,   cuando   creas   que   has   perdido  tu  dignidad  y  que  no   te   queda   nada,   levantes   los   ojos   y   veas   unos   brazos   extendidos   que   te   dicen   siempre:  ven  a  mí,  que  estoy   sediento   de   ti,   quiero   abrazarte,   porque   te   amo   y   eres  muy  importante.  Te  dice   a   través   de   la   cruz   que   no   le   importa   nada   de   lo   que   hayas   hecho,   que   en   Cristo   eres   una   criatura   nueva,   y   que  sólo  tienes  que  levantarte,  seguirlo,  y  no   mirar  atrás.  

Pido  disculpas  a  los  autores  de  los  dibujos   e   imágenes   publicadas   en   esta   edición.   Este   periódico   es   de   formación   para   el   individuo   y   la   comunidad,   sin   ánimo   de   lucro.   10  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Lo indestructible del hombre: Su Dignidad