Page 1

 

todas las   cosas;   la   iglesia   es   su   cuerpo,   plenitud   de  todo  lo  que  existe”.    Efesios  1,  17-­‐22.   Cuando   niña,   mi   mamá   acostumbraba   a   despertarnos  a  las  8:00  a.m.  los  domingos  para   “ir   a   la   Iglesia”   y   yo   volaba   de   la   rabia   y     pensaba   para   mí:   “¿por   qué   no   nos   dejan   dormir  hasta  tarde  el  único  día  que  se  puede?”     Tener  que  ir  a  pararnos  en  ese  templo  a  oír  al   cura  hablar  eternidades  y  a  aguantar  frío;  pues   en   ese   entonces   vivíamos   en   la   Calera,   (Cundinamarca),   es   más,   vivíamos   más   allá,   en   un  lugar  llamado  la  Siberia,  y  sí,  parecíamos  en   Rusia,   por   que   hablábamos   y   salía   vapor   del   frío,   antes   que   salieran   nuestras   palabras;   nuestra   nariz   permanecía   roja   e   intocable,   y   los   cachetes  colorados  y  tostados  por  el  viento.    

“Para  que  el  Dios  de  nuestro  Señor  Jesucristo,  el   Padre   de   la   gloria,   les   conceda   espíritu   de   sabiduría   que   les   revele   un   conocimiento   profundo   de   él;       que   ilumine   los   ojos   de   su   corazón,   para   que   conozcan   cual   es   la   esperanza   de   su   llamada,   cuál   la   riqueza   de   la   gloria   de   su   herencia   otorgada   a   su   pueblo   y   cuál  la  excelsa  grandeza  de  su  poder    para  con   nosotros,   los   creyentes,   según   la   fuerza   de   su   poderosa   virtud,   la   que   ejerció   en   Cristo   resucitándolo  de  entre  los  muertos,  sentándolo   a   su   derecha   en   los   cielos   por   encima   de   todo   principado,   potestad,   autoridad,   señorío   y   de   todo  lo  que  hay  en  este  mundo  y  en  el  venidero;   todo   lo   sometió   bajo   sus   pies   y   a   él   lo   constituyó     cabeza   de   la   Iglesia   por   encima   de  

Y qué  decir  del  tormento  de  estarnos  una  hora   quietos  en  un  mismo  lugar.  ¡Ay!  de  nosotros  si   nos   movíamos;   mi   madre   era   una   experta   en   esos   pellizcos   a   los   que   en   ese   tiempo   se   llamaban  “de  monja”,  que  nos  dejaba  ver  toda   la   película   de   nuestra   vida,   mientras   nuestra   piel  de  los  brazos  o  del  lugar  donde  las  manos   de   mi   enojada   madre   alcanzara,   daba   cien   vueltas  en  cuestión  de  segundos.     Puntos   de   interés:   ¿Para   qué   la   Iglesia?   •   La   Iglesia   cuerpo   de   Cristo   •   La   Iglesia   edificada   sobre  un  humano,  Pedro  •    Nuestras  diferencias   punto  de  encuentro  •    Es  más  fácil  criticar  que   comprometerse.  

1 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Un día   decidí   volver   a   cantar   en   la   Iglesia   y   comencé    a  vincularme  más  a  sus  actividades.     Descubrí   que   me   encontraba   con   todo   tipo   de   temperamentos,  gustos,  egos  y  lo  peor  que  yo   ya   no   era   la   misma.   Estaba   llena   de   rencores,   envidias,   y   una   serie   de   defectos   que   jamás   había   notado.   Ya   no   era   ni   alegre,   ni   sociable   como   antes,   deseaba   que   me   estuvieran   aplaudiendo   por   todo   lo   que   hacía,   pretendía   que     todo   se   hiciera   como   yo   pensaba   y   querìa,   pero  no.  Me  estrelle.  Resulta  que  todos  los  que   colaboramos   en   la   Iglesia   son   como   yo…   Humanos.  

Si la  ida  a  la  Iglesia  era  por  la  noche,  peor.  Nos   sacaban   en   lo   mejor   del   programa   “el   Súper   agente   86”,   y   el   comienzo   de   Yo   y   Tú.   Por   donde  lo  miráramos  era  malo.  Así  que  para  mí   de  niña  nunca  fue  agradable  ir  a  la  iglesia.   Formé   parte   del   coro   navideño   y   terminé   cantando   con   un   grupo   las   Eucaristías.   Me   entusiasmaba   compartir,   ensayar,   y   ser   la   protagonista  en  aquellos  momentos.  Y  no  tuve   problemas  de  ninguna  índole.     Ya  de  joven  me  olvidé  de  todo;  otros  eran  mis   intereses,  y  tenía  tiempo  para  todo  menos  para   el   Señor.   Por   muchos   años,   ni   siquiera   me   acordé  de  él  y  menos  de  ir  a  la  Iglesia  a  nada,  ni   por  equivocación.     Luego  mi  vida  dió  un  vuelco  total,  ya  no  era  el   reir  por  todo  y  todo  alegría  y  despreocupación.   Era  víctima  de  todos  mis  errores.  Y  los  errores   se  pagan.  Pero  Dios  a  la  ovejita  que  ama  no  le   quita  el  ojo.  En  el  fondo  de  mi  corazón  no  tenía   paz,   sentía   desasociego,   ansiedad   y   nostalgia   de   algo,   pero   no   sabía   de   que.   Pensé:   si   ya   lo   hice   a   mi   manera   y   no   funcionó,   lo   haré   a   la   manera  de  Dios.    

  Hace  poco  tuve  que  investigar  sobre  el  tema  de   la   “Iglesia”   y   encontré   hermosas   respuestas   que   quiero   compartir.   Estoy   segura   que   será       un  aporte  importante  a  su  vida  cristiana.  

2 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Cristo cabeza de la Iglesia

“Y   a   él   lo   constituyó     cabeza   de   la   Iglesia   por   encima  de  todas  las  cosas”  Efesios  1,  17-­‐22.   ¿Por qué Cristo es la cabeza de la Iglesia?     Porque   fue   el   único   ser   humano   que   superó   todas   las   tentaciones,   y   supo   vivir   como   Dios   quiere   que   vivamos   en   la   tierra.   Convirtiéndose   en   el   ejemplo   de   vida.   Y   además   de   eso   se   sometió  a  la  muerte  de  la  cruz,  siendo  inocente   y  sin  tener  pecado  alguno,  aceptando  su  dolor   en   obediencia   a   su   Padre   y   por   amor   a   nosotros.   Haciéndonos   partícipes   de   su   gloria;   siempre  y  cuando  lo  imitemos  en  todo.     Eso   quiere   decir   que   si   llegamos   a   alcanzar   algún   grado   de   santidad,   (recordemos   que   santidad  es  hacer  la  voluntad  de  Dios),  también   Dios  nos  premiará  eternamente.  

¿Para qué la Iglesia?

“A fin  de  perfeccionar  a  los  santos  para  a  obra   del  ministerio,  para  la  edificación  del  cuerpo  de   Cristo,   hasta   que   todos   lleguemos   a   la   unidad   de   la   fe   y   del   conocimiento   del   Hijo   de   Dios,   a   un   varón   perfecto,   a   la   medida   de   la   estatura   de  la  plenitud  de  Cristo”.  Efesios  4,  12-­‐13.   Cuando   Jesús   ascendió   de   regreso   a   su   Padre,   le   encomendó   a   sus   apóstoles   la   tarea   de   ir   a   evangelizar.  Sus  labores  no  consistían  en  hacer   todo   el   trabajo   ellos   mismos,   sino   en   preparar   al  pueblo  de  Dios  para  hacerlo.  Delegaron  otras   funciones   como   profetas,   pastores   y   maestros   a   su   cuerpo;   los   que   ahora   llamamos   ministerios.   Cada   ministerio   debía   tener   la   misma  meta:     • Preparar   el   pueblo   de   Dios   para   las   obras  del  servicio.     • Edificar  el  cuerpo  de  Cristo.     • Traer  el  cuerpo  a  la  unidad  de  la  fe.   • Enseñar   el   conocimiento   del   Hijo   de   Dios.   • Llevar  a  los  creyentes  a  la  madurez.   • Llevar  a  la  plenitud  de  Cristo.    

3 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


La iglesia el cuerpo de Cristo

“Ahora  bien,  ustedes  son  el  cuerpo  de  Cristo,  y   cada   uno   por   su   parte   es   miembro   de   esa   Iglesia”.  1corintios    12,27   Los   que   decidimos   aceptar   y   recibir   a   Dios   en   nuestro   corazón,   y   hacerlo   vida   en   nosotros,   entramos  a  formar  parte  de  la  familia  de  Dios:   hijos   de   Dios,   Hermanos   y   coherederos   de   Cristo.   Y   cada   uno   de   los   que   formamos   parte   de  la  familia  de  Dios  conformamos  la  Iglesia.     “La  Iglesia  es  su  cuerpo,  plenitud  de  todo  lo  que   existe”.  Efesios  1,  23   ¿Por   qué   plenitud   de   todo   lo   que   existe?   Porque   Dios   nos   dio   testimonio   de   vida   con   Jesús,   nos   alimenta   con   su   palabra,   que   nos   demuestra   que   si   se   puede   vivir   en   completa   comunión  con  el  Padre.  Autor  de  la  vida.  

La iglesia edificada sobre un humano: Pedro.

  Recordemos   lo   que   Jesús   dijo   a   Pedro:   “Yo   te   digo   que   tú   eres   Pedro   y   sobre   esta   piedra     edificaré  mi  Iglesia,  y  las  puertas  del  infierno  no   prevalecerán   contra   ella.   Te   daré   las   llaves   del   reino  de  Dios    (…)”  Mateo  16,  18-­‐19.     ¿Y  qué  hizo  Pedro  cuando  Jesús  fue  detenido?   Lo  dejo  sólo,  se  escondió.  Y  lo  negó  tres  veces,   con   maldiciones   y   malas   palabras.   Y   cuando   Jesús  resucitó  no  vino  a  decirle  a  Pedro  que  le   devolviera   las   llaves   del   reino.   No.   Lo   aceptó   con   sus   debilidades,   con   sus   fracasos,   con   su   deslealtad  y  sobre  él  edificó  Su  Iglesia.  Sobre  un   humano.  Como  tú  o  como  yo.     Porque  Dios  quiere  que  la  Iglesia  sea  el  kínder,   la  primaria,  la  secundaria  y  la  universidad,  con   postgrados   incluidos,   de   nuestra   existencia.   Aquí   es   donde   somos   instruidos   sobre   lo   que   le   gusta  y  no  le  gusta  a  Dios.     Aquí   adquirimos   conocimiento   y   aprendemos   que  nuestra  salvación  es  individual,  pero  sólo  si   pasamos   el   examen   de   nuestra   vida   en   comunidad.     4  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Aquí es   donde   aprendemos   que   sólo   con   la   fuerza   de   Dios   nos   podemos   levantar   y   sobre   nuestros   errores   podemos   construir   cosas   buenas.     Aquí   es   donde   descubrimos   que   Dios   es   un     Dios  que  restituye  lo  que  hemos  perdido  y  que   restaura   lo   que   hemos   destruido.   Jesús   le   preguntó     a   Pedro   3   veces:   ¿Pedro   me   amas?,   para  devolverle  la  confianza  en  sí  mismo  y  que   sintiera   que   Jesús   también   creía   en   él   a   pesar   de  su  abandono.       Dios   quiere   demostrarnos   que   él   cree   en   nosotros,  que  a  pesar  de  lo  que  hemos  sido  y  lo   que   somos,   él   tiene   su   confianza   puesta   en   nosotros  cada  vez  que  le  decimos  comencemos   de  nuevo.       Dios   quiere   que   le   creamos   que   él   confía   en   nosotros.   Por   eso   la   Iglesia   se   fundó   sobre   un   ser  humano,  como  tú  y  como  yo.  Y  así  como  los   aspirantes   a   médicos   hacen   un   año   rural,   nosotros   lo   hacemos   con   la   diferencia   que   no     es   un   año   sino   toda   la   vida,   de   nuestro   rendimiento   depende   que:   nos   devuelvan   de   grado,  perdamos  el  año  o    pasemos  al  siguiente   nivel.    

¿Qué tenemos en común con los otros miembros de la Iglesia?

  “Hay   un   solo   cuerpo   y   un   solo   Espíritu,   como   una   esperanza   a   la   que   hemos   sido   llamados.   Hay   un   solo   Señor,   una   sola   fe,   un   solo   bautismo   y   un   solo   Dios,   padre   de   todos,   que   está  sobre  todos,  por  todos  y  en  todos”     Efesios  4,  4-­‐6.     • Un  solo  señor:  Dios.   • Un  solo  cuerpo:  la  Iglesia.   • Un   solo   propósito:   crecimiento   espiritual.   • Una   esperanza:   de   que   algún   día   terminará  el  dolor,  el  engaño,  la  tristeza   y   que   lo   que   hemos   soportado,   tendrá   valor  ante  los  ojos  de  Dios.   • Un  solo  Espíritu:  mantener  la  unidad  de   la  Iglesia  para  ser  uno  solo  con  el  Padre  y   el  Hijo.   • Una  misma  Salvación:  Cristo.   • Una   misma   vida:   la   que   tenemos   actualmente.   • Y   el   mismo   futuro   eterno:   Eternamente   con   Dios   en   su   gloria,   O   eternamente   sin   él,    ¡tú  eliges!     5  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


¿Por qué somos tan diferentes los que conformamos la iglesia?

Todos somos importantes para la Iglesia de Dios

“Dios   nos     ama   y   nos   ha   elegido   para   que   seamos     miembros   de   su   pueblo.   Por   lo   tanto   seamos   compasivos,   bondadosos,   humildes,   pacientes   y   comprensivos.   Soportémonos   unos   a   otros   y   perdonémonos   si   alguno   tiene   queja   contra  otro”.  Colosenes3,  12-­‐13.     Dios   nos   creó   diferentes:   de   pensamientos,   de   gustos,   de   razas,   de   culturas,   en   fin,   una   variedad  personalidades.     Todos  tenemos  muchos  defectos  pero  también   muchas   cualidades   para   que   aprendamos   a   valorar  y  disfrutar  las  diferencias.     Dios   quiere   unidad,   no   uniformidad.   Y   por   la   unidad  no  debemos  permitir  que  las  diferencias   nos  dividan.    Los   que   formamos   parte   de   la   Iglesia   a   pesar   de   nuestras   diferencias   debemos   permanecer   concentrados  en  lo  que  Dios  nos  asignó  a  cada   uno:   •   Amarlo   a   Él   •   Ser   parte   de   su   familia   •   Ser   igual   a   él     •   Servirle   a   él   •   Y   contarle   a   todos   acerca  de  él.    

  “Del  mismo  modo  que  el  cuerpo  es  uno,  aunque   tiene   muchos   miembros,   y   todos   los   miembros   del  cuerpo,  con  ser  muchos,  forman  un  cuerpo,   así   también   Cristo.   Porque   todos   nosotros,   judíos   y   griegos,   esclavos   o   libres,   fuimos   bautizados   en   un   sólo   Espíritu,   para   formar   un   solo   cuerpo.   Y   todos   hemos   bebido   del   mismo   Espíritu.   Porque   el   cuerpo   no   es   un   miembro,   sino  muchos.  Aunque  el  pie  diga:  “Como  no  soy   mano,   no   soy   del   cuerpo”,   no   por   eso   deja   de   ser  del  cuerpo.  (…)  ¿Si  todo  el  cuerpo  fuese  ojo,   dónde   estaría   el   oído?   (…)   Pero   Dios   ha   dispuesto   cada   uno   de   los   miembros   del   cuerpo   como  ha  querido”.  1  Corintios  12,  12-­‐26.     Es  fácil  desanimarnos  por  la  diferencia  entre  lo   ideal   y   la   realidad   de   la   Iglesia.   Sin   embargo   debemos   amar   a   la   Iglesia   con   pasión   a   pesar   de  sus  imperfecciones.     Anhelar   lo   ideal   mientras   criticamos   lo   real   es   señal   de   INMADUREZ.   (Por   aquí   pasamos   todos).    Debemos  trabajar  por  el  ideal  de  Dios.   6  

Por: Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Habrá creyentes   que   nos   defrauden   y   nos   decepcionen;  pero  no  es  excusa  para  no  tener   comunión  con  ellos.    También  son  de  la  familia   y   no   podemos   abandonarlos.   Dios   dice:   “tengan   paciencia   unos   con   otros,   siendo   indulgentes   con   las   fallas   de   los   demás   por   amor  a  Dios”.   “El   ojo   no   puede   decir   a   la   mano:   <no   te   necesito>;   ni   la   cabeza   a   los   pies:   <no   los   necesito>”   No   podemos   abandonar   la   Iglesia   ante   tropiezos,   o   desear   que   otro   no   esté,   sencillamente   porque   me   molesta   o   es   mejor   que   yo   en   muchos   aspectos.   Nosotros   nos   desilusionamos   con   la   iglesia   por   muchas   razones:   • Conflictos.   • Hipocresía.   • Negligencia.   • Mezquindad.   • Fanatismo.  Etc.       La   lista   puede   ser   mayor.   Pero   en   vez   de   salir   corriendo  debemos  recordar  que  la  Iglesia  está   formada   por   pecadores   como   nosotros   y   Dios   tiene   cosas   que   quiere   enseñarte   y   a   los   demás   también.  

Además  no  puedes  estar  de  Iglesia  en  Iglesia  ya   que   en   todas   encontrarás   debilidades   y   problemas.   Si   la   Iglesia   fuera   perfecta   no   podrías   entrar   en   ella,   porque   tú   no   eres   perfecto.   Entre   más   pronto   dejemos   la   ilusión   de   que   la   Iglesia   debe   ser   perfecta,   más   pronto   podremos   admitir   a   todos   imperfectos   y   variables   como   nosotros.   Además   es   la   única   manera   de   entender   que   necesitamos   de   la   gracia   de   Dios   para   cambiar   y   crecer   espiritualmente.  

OJO: Aquel   que   ama   al   sacerdote,   pastor   o   guía   espiritual  más  que  a  su  Iglesia  se  convierte  en   destructor  de  ella.      

7 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  


Es más fácil criticar que comprometerse

Recomendaciones del señor

“El   trabajo   del   diablo   es   culpar,   quejarse   y   criticar   a   los   miembros   de   la   familia   de   Dios”.   Nos   la   pasamos   disparando   dardos   contra   los   que   trabajan  y  participan   o   contribuyen   con  la   iglesia.   Cuando   criticas   lo   que   otro   creyente   está  haciendo  con  amor  y  fe,  interfieres  en  los   asuntos  del  Señor.     Y   el   Señor   nos   dice:   “¿Qué   derecho   tienes   de   criticar   al   siervo   de   otro?   Sólo   su   Señor   puede   decidir   si   está   haciendo   lo   correcto”.   Pablo   hablaba   de   los   cristianos   caníbales   que   se   devoran  unos  a  otros  y  destruyen  la  comunión.   Cuando  juzgo  a  otro  creyente  pasan  4  cosas  al   instante:     1) Pierdo  mi  comunión  con  Dios.   2) Saco   a   relucir   mi   propio   orgullo   y   mi   inseguridad.   3) Me  coloco  bajo  el  juicio  de  Dios,  (Con  la   vara  que  medís,  serás  medido).   4) Daño  la  comunión  con  la  Iglesia.    

  “Más   aún,   los   miembros   aparentemente   más   débiles   son   los   más   necesarios   y   a   los   que   parecen   menos   indignos,   los   rodeamos   de   mayor  cuidado;  a  los  que  consideramos  menos   presentables  los  tratamos  con  mayor  recato,  lo   cual   no   es   necesario   hacer   con   los   miembros   más  presentables.  Y  es  que  Dios  hizo  el  cuerpo,   dando   mayor   honor   a   lo   menos   noble,   para   evitar  divisiones  en  el  cuerpo  y  para  que  todos   los  miembros  se  preocupen  unos  por  otros.  Así,   si   un   miembro   sufre,   con   él   sufren   todos   los   miembros;   si   un   miembro   recibe   una   atención   especial,  todos  los  miembros  se  alegran”.   1  Corintios  12,  22.     “Señor te damos gracias por la fraternidad que vivimos en la Iglesia en la que nos desenvolvemos. Aún allí donde no hay grandes experiencias, ni riqueza evidente, donde hay mucha debilidad, fe vacilante, y dificultades; pero donde nos formas y nos pules día a día, demostrándonos que solo la reconciliación es el camino a un carácter más fuerte y a una comunión más profunda”. Amén.

8 Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  

La iglesia, el amor de Dios  

Puntos de interés: ¿Para qué la Iglesia? • La Iglesia cuerpo de Cristo • La Iglesia edificada sobre un humano, Pedro • Nuestras diferencias...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you