Issuu on Google+

 

convierte  nuestra  vida  en  un  Caos.      Como  dice   en   Génesis   1,   2:   “La   tierra   era   soledad   y   caos,   y   las   tinieblas   cubrían   el   abismo”   y     todo   comienza  por:  .  .  .  no  huir  de  las  tentaciones.    

Puntos  de  interés:  ¿Qué  es  la  tentación?  •  ¿Por   qué   caemos   en   tentación?   •   ¿Cómo   resistir   la   tentación?  •  ¿Cómo  opera  Satanás?  •  Reconoce   lo  que  te  tienta  y  prepárate.  

¿Qué es la tentación?

  “Nadie  diga  en  la  tentación  que  es  tentado  por   Dios.  Porque  Dios  ni  puede  ser  tentado  al  mal  ni   tienta   a   nadie,   sino   que   cada   uno   es   tentado   por   su   propio   deseo,   que   lo   atrae   y   lo   seduce.   Después   su   propio   deseo,   una   vez   consentido,   engendra   pecado;   y   el   pecado   una   vez   cometido   produce   la   muerte.   No   se   engañen   mis  queridos  hermanos”.  Santiago  1,  13-­‐16   Uno   de   los   mayores   obstáculos   y   trabas   para   nuestro   crecer   espiritual   es   la   tentación.   Queremos   hacer   el   bien   y   terminamos   haciendo   el   mal.   Así   describía   Pablo   nuestra   humanidad.  Queremos  agradar  a  Dios  y  cuando   menos   pensamos,   ¡caemos!.   Permanecemos   durante   un   tiempo   caiga   y   pida   perdón.   Y   se  

  Una   diferencia   de   contenido   entre   prueba   y   tentación   no   se   puede   fundamentar   bíblicamente.   Para   ello   existe   en   griego   una   sola  palabra.   Del   latín   temptatìo.   La   tentación   es   la   instigación  que  induce  el  deseo  de  algo.  Puede   tratarse   de   una   persona,   cosa,   una   circunstancia   u   otro   tipo   de   estímulo.   La   tentación   está   asociada   a   la   seducción   y   a   la   provocación.   En   el   ámbito   religioso   la   tentación   es   la   incitación  a  pecar  por  parte  del  diablo  (también   conocido  como  Satanás  o  el  demonio).  El  diablo   1  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  

 


puede  provocar  al  ser  humano  para  que  haga  o   deje   de   hacer   algo,   aprovechando   la   debilidad   intrínseca  del  hombre  para  alejarlo  de  Dios.   Espiritualmente   el   ser   humano   vive   una   constante   lucha   contra   las   tentaciones   que   intentan   llevarlo   por   el   camino   más   fácil   pero   alejado   de   los   mandatos   divinos.   Un   ejemplo   está  en  la  tentación  que  el  demonio  coloca  en   el  camino  a  Jesús    y  Judas;  mientras  que  Jesús   no    accede  a  la  tentación  y  obedece  a  su  Padre,   Judas   por   ambición   termina   traicionando   a   su   propio  maestro.   La   tentación   suele   estar   vinculada   a   la   sexualidad   y   a   la   infidelidad,   o   a   las   substancias   adictivas  como  el    cigarrillo,  el  licor,  las  drogas,   o  el  juego.  En  cualquier  caso,  el  concepto  sigue   relacionado  a  lo  pecaminoso,  aún  por  fuera  de   la   concepción   religiosa.   Cuando   una   persona   que   está   haciendo   dieta   dice   que   ciertas   comidas   son   una   “tentación”,   esta   calificando   a   dichas   comidas   como   algo   malo   que   debe   evitarse.   Por   ejemplo:   para   un   alcohólico   que   está   en   proceso  de  recuperación  asistir  a  una  fiesta  es   un   problema,   ya   que   allí   es   más   difícil   no   caer   en  tentación.  

 

 

¿Por qué caemos en tentación?  

  “Sino   que     cada   uno   es   tentado   por   su   propio   deseo,   que   lo   atrae   y   lo   seduce.   Después   su   propio   deseo,   una   vez   consentido,   engendra   el   pecado;  y  el  pecado  una  vez  cometido,  produce   la  muerte”.  Santiago  1,  14-­‐15   Cada   uno   es   tentado   por     su   propia   debilidad   carnal.   Y     no   todos   tenemos   las   mismas   debilidades,   ni   caemos  en  los  mismos  pecados.   Por   ejemplo:   tenemos   dos   personas;   a   una   le   gusta  el  trago  y  a  otra  la  glotonería  (Pecado  de   gula).     Si  los  dos  van  a  una  fiesta  ¿qué  es  lo  que  va  a   buscar   el   primero   y   que   busca     el   segundo?   El   primero  buscará  el  trago,  pues  su  interés  no  es   la  comida,  lo  mismo  hará  el  segundo,  buscará  la   cocina   o   la   mesa   de   servicio   de   comidas   ya   que   el   trago   no   le   interesa.   Y     tanto   el   primero   sabe   que  si  toma  se  embriaga  y  termina  haciendo  el   ridículo   o   escándalos,   como   el   segundo   puede   haber   comido   en   casa   antes   de   salir   y   estar   2  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  

 


como  un  barril,  y  ser  su  figura  desagradable,  y   por  esta  causa  no  tener  amigos,  muchas  veces   ni  pareja,  pero  su  propio  deseo,  sino  lo  controla   lo  llevará  a  su  propio  caos.     Por   eso   uno   de   los   frutos   del   Espíritu   Santo   y   muy  importante  es  el  “Dominio  Propio”,  ya  que   todas   nuestras   debilidades   o   pecados   nos   conducen   a   rupturas   en   nuestras   relaciones   personales,  familiares,  de  trabajo,  etc.       Al   que   le   gusta   el   trago,   la   familia   no   querrá   llevarlo   a   ninguna   reunión   y   se   cuidarán   mucho   de   celebraciones   en   su   propia   casa,   ya   que   evitaran   cualquier   situación   desagradable   y   violenta.   Y   en   el   trabajo   será   parecido   ya   que   llegará   con   su   resaca   o   guayabo,   mal   aliento   y   su  rendimiento  bajará  un  90%.    

“Cada   uno   es   tentado   por   su   propio   deseo   que   lo  atrae  y  lo  seduce”.   Satanás   conoce   muy   bien   nuestras   debilidades   y   por   donde   entrar   el   pecado   a   nuestro   corazón.    ¿Por dónde?  Por  los  sentidos  y  dependiendo   del   pecado.   El   glotón   será   seducido   por   el   olfato,    El  lujurioso  por  la  vista.  El  bebedor  por   el  gusto,  El  parrandero  por  el  oído,    El  avaro  por   el  tacto.   Esto   es   hablando   de   un   solo   pecado,   ya   que   podemos   tener   muchas   debilidades;     y   una   llevará   a   la   otra.   El   que   bebe   y   se   embriaga   puede   jugar,   bailar   el   perreo   y   terminar   en   la   cama   con   alguien   a   quien   esa   noche   conoció.   Pero  nos  enfocaremos  en  una  debilidad.   Cuando   la   tentación   entra   por   los   sentidos,   llega   a   la   mente.   Hay   tenemos   dos   opciones:   1-­‐ lo  desechamos  o  2-­‐consentimos  el  deseo.    

 

¿Cómo caemos en tentación?

1) Si  lo  desechamos,  dejamos  de  pensar  en   esto   y   oramos   al   Señor   para   resistir   al   diablo.   ”Someteos,   por   tanto,   a   Dios;   resistid   al   diablo   y   huirá   de   vosotros”;   Santiago  4,  7  y  ocupamos  nuestra  mente   en   alguna   actividad.   Hasta   ahí   llegó   la   tentación.   2) “Una   vez   consentido   engendra   el   pecado”;   Pero   si   la   consentimos,   y   le   damos   mente   y   pensamiento   y   rondamos   nuestra   cabeza   con   ese   mismo  deseo,  estamos  engendrando  un   pecado.  

  3   Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  

 


3) “después   que   ha   concebido,   da   a   luz   el   pecado;   y   el   pecado,   siendo   consumado,   da   a   luz   la   muerte”.   Al   concebirlo   le   damos   cuerpo   y   terminamos   dando   a   luz   el   pecado.   Produciendo   así   nuestra   muerte.   Y   la   muerte   es   la   ruptura   de   nuestra   comunión   con   Dios.   Pues   estamos   bajo   sus  leyes.  Y  su  ley  no  permite  el  pecado.   Y  recordamos  que  Dios  es  luz,    el  pecado   oscuridad.  

¿Cómo opera Satanás? “Sed   sobrios,   y   velad;   porque   el   adversario,     el     diablo,   como   león   rugiente,   anda   alrededor   buscando  a  quien  devorar”    1  Pedro  5,8     En   el   primer   paso   Satanás   identifica   un   deseo   dentro   de   ti.   Puede   ser   pecaminoso   como   el   de   venganza   o   de   odio,   o   puede   ser   uno   normal   como   el   de   ser   amado   y   valorado   o   de   sentir   placer.   La   tentación   comienza   cuando   Satanás   te   sugiere   con   el   pensamiento   que   cedas   a   un   deseo   malo   o   al   normal   pero   de   manera   equivocada   o   en   el   momento   equivocado.   Utiliza  palabras  como:  -­‐  ¡Te  lo  mereces!    ¡Debes   tenerlo   ahora!   ¡Será   emocionante!   ¡A   papaya   puesta,   papaya   partida!   Etc.   La   tentación   empieza   dentro   de   nosotros.   Si   no   tuvieras   algún   deseo   interno,   no   podría   atraerte.   Jesús   dijo:   “Porque   de   dentro   del   corazón   humano,   salen   los   malos   pensamientos,   la   inmoralidad   sexual,  los  robos  los  homicidios,  los  adulterios,   la   avaricia,   la   maldad,   el   engaño,   el   libertinaje,   la   envidia,   la   calumnia,   la   arrogancia  y  la  necedad”.  

El   segundo   paso   es   la   duda.   Satanás   trata   de   conseguir   que   dudes   de   lo   que   Dios   ha   dicho   sobre   el   pecado:   ¿Es   realmente   malo?   ¿Es   verdad   que   Dios   dijo   que   no   lo   hiciera?   ¿No   será   que   Dios   dio   esta   prohibición   para   otra   época?  ¿Acaso  Dios  no  quiere  que  yo  sea  feliz?   ¡Tengan   cuidado!   No   permitan   que   los   malos   pensamientos   o   las   dudas   hagan   que   alguno   de   ustedes  se  aparte    del  Dios  vivo”  .El  tercer  paso   es   el   engaño:   Satanás   es   incapaz   de   decir   la   verdad;   por   eso   se   llama   “el   Padre   de   las   mentiras”.   Satanás   ofrece   una   mentira   para   reemplazar  lo  que  Dios  ha  dicho  en  su  palabra.   Satanás   dice:   “No   morirás”,   “nadie   te   está   mirando”,   “Nadie   lo   sabrá,   “Serás   tan   sabio   como   Dios”   “resolverá   tus   problemas”,   “Todos   lo  hacen”,  “solo  es  un  pecado  pequeño”,  “este   y  no  más”.     El   cuarto   paso   es   la   desobediencia.   Al   final   te   comportarás   de   acuerdo   con   lo   que   estuviste   maquinando   en   tu   mente.   Lo   que   comenzó   como   una   idea,   al   final   sale   a   la   luz   en   la   conducta.  

Como vencer la tentación

    “Huye  de  las  pasiones  propias  de  la  juventud,   practica   la   justicia,   la   fe,   el   amor,   la   paz,   con   4  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  

 


quienes  invocan  al  Señor  con  corazón  puro”.  2   Timoteo  2,22   La  batalla  contra  el  pecado  se  gana  o  se  pierde   en   la   mente.   Lo   que   atrape   tu   atención   te   atrapará  a  ti.   Nuestra   vida   cristiana   es   una   continua   batalla   espiritual   contra   las   fuerzas   malignas.   Por   eso   Pablo   se   refiere   a   nosotros   como   soldados   de   Cristo.   “Que   la   salvación   sea   el   casco   que   proteja  su  cabeza,  y  que  la  palabra  de  Dios  sea   la  espada  que  les  da  el  Espíritu  Santo”.    

este   camino   emprendido.   Tenemos   luchar   para   mantenernos   firmes.   Y   mucha  oración.  

Reconoce lo que te tienta y prepárate.

1) Aceptar   la   salvación   de   Dios.   No   podrás   decirle  no  al  diablo  sino  le  has  dicho  sí  a   Dios.  Sin  Dios  estamos  indefensos  contra   el  diablo.   2)  Cambiar   el   estilo   de   vida.   Cuando   le   decimos   sí   a   Dios   nos   estamos   sometiendo  a  sus  reglas  y  decretos,  por   lo   tanto   debemos   cambiar   todo   aquello   que   nos   aleja   o   rompe   mi   relación   con   él.  Ese  es  el  viejo  hombre  al  que  Pablo  se   refiere.   Cambia   de   amigos,   de   lugares   que   frecuentas,   de   programas   de   tv,   o   internet.   Cambia   tus   pensamientos   y   tu   manera  de  ver  la  vida.  No  olvides  que  lo   que  piensas  se  hace  realidad  a  través  de   tus   palabras.   “El   verbo   se   hizo   carne   y   habito  en  nosotros”   3) Usar   la   palabra   de   Dios   como   tu   arma   contra   Satanás.   Por   eso   para   los   seguimos  a  Cristo,  la  lectura  de  la  Biblia   es   indispensable.   Pues   en   ella   encontramos   como   quiere   Dios   que   vivamos,   que   permite   que   hagamos   y   que   necesitamos   para   fortalecernos   en  

  Ciertas  situaciones  te  hacen  más  vulnerables  a   la   tentación   que   otras.   Algunas   circunstancias   te   harán   tropezar   casi   de   inmediato,   mientras   que   otras   no   te   molestarán   mucho.   Estas   situaciones   son   particulares   para   tus   debilidades   y   necesitas   identificarlas   porque   ¡Satanás  las  conoce  con  toda  seguridad!  El  sabe   exactamente   qué   es   lo   que   te   hace   tropezar   y   trabaja   constantemente   para   ponerte   en   esas   circunstancias.   Pídele   al   Señor   que   te   deje   ver   claramente   cuáles   son   tus   debilidades   y     pregúntate   tu   mismo  ¿Cuándo  te  sientes  más  tentado?  ¿Qué   días?   ¿Dónde   sientes   esa   tentación?   En   el   trabajo,  en  casa,  en  la  casa  de  algún  vecino,  en   5  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  

 


un  centro  deportivo,  etc.  Recuerda  esos  lugares   donde  sientes  que  teres  frágil.     Vigila   con   quien   estás   en   el   momento   de   la   tentación,  o  en  qué  momento,  si  cuando  estas   cansado,   aburrido,   solo,   deprimido   o   bajo   estrés.   O   cuando   estas   enojado,   lastimado,     angustiado,   contento,   etc.     Debes   identificar   concretamente   tu   modelo   particular   de   tentación   y   luego   prepararte   para   evitar   esas   situaciones  como  te  sea  posible.  

Dios no tienta a nadie “Nadie  diga  en  la  tentación  que  es  tentado  por   Dios.  Porque  Dios  ni  puede  ser  tentado  al  mal  ni   tienta   a   nadie,   sino   que   cada   uno   es   tentado   por  su  propio  deseo”.  Santiago  1,  13  

Dios   te   dice   “llámame   cuando   estés   angustiado;   yo   te   libraré,   y   tú   me   honrarás”.   Cuando  la  tentación  azota,  no  hay  tiempo  para   mantener   una   conversación   larga   con   Dios;   simplemente   clamamos   a   Dios.   Jesús   se   solidariza   con   nuestras   luchas.   El   enfrentó   las   mismas  tentaciones  que  nosotros.  A  veces  nos   avergonzamos   con   Dios   porque   siempre   seguimos  cediendo  a  la  misma  tentación  una  y   otra   vez.   Pero   Dios   nunca   se   irrita:   “Por   lo   tanto,  tengamos  confianza  y  acerquémonos  al   trono   de   Dios,   donde   hay   gracia.   Allí   recibiremos   misericordia   y   hallaremos   gracia   para   ayudarnos   exactamente   cuándo   lo   necesitamos”.   Pídele   que   te   dé   poder   para   hacer   lo   correcto   y   luego   espera   que   te   lo   proporcione.   Las   tentaciones   nos   mantienen   dependiendo   constantemente   de   Dios.   Así   como   las   raíces     crecen   más   firmes   cuando   el   viento   arrecia   contra   un   árbol,   cada   vez   que   resistes   una   tentación   te   asemejas   más   a   Jesús.   Cuando   tropieces  (y  tropezarás)  no  pienses  que  es  una   fatalidad.   En   lugar   de   ceder   o   rendirte,   mira   a   Dios,   espera   que   él   te   ayude   y   recuerda   la   recompensa  que  te  espera:   “Dichoso   el   hombre   que   resiste   la   tentación;       porque,  si  la  ha  superado,  recibirá  la  corona  de   vida   que   Dios   ha   prometido   a   los   que   le   aman”.   Santiago  1,  12    

 

Pídele ayuda a Dios

 

  6  

Por:  Diana  Fernanda  Vásquez  S.  Tel:  315  309  9114  Escríbenos:  periodicoyosoy@hotmail.com  *Ilustraciones:  Cortesía  de  Fano   Visita  Nuestra  página  web:  www.periodicoyosoy.com  

 


Huye de las tentaciones