Page 1

Periódico

VAS

Periódico VAS 128 - Octubre 2019

Si no sabes adónde vas, vuelve para saber de dónde vienes

Buenos Aires

periódico cultural comunitario año XVI Nº 128 - octubre 2019 info@periodicovas.com www.periodicovas.com distribución gratuita 5000 ejemplares ISSN: 2250-8759 RNPI: 68422692 Tel 4372 8830

Balance pos ENM Crónicas VAStardas Ladrón de bicicletas En defensa de la identidad La Otra Historia de Buenos Aires


Periรณdico VAS 128 - Octubre 2019

2


La Otra Historia de Buenos Aires Periódico VAS 128 - Octubre 2019

Libro Primero Parte I

21

de mayo de 1534. Toledo, España. Un cortejo alegre vistiendo capas, calzas y sombreros emplumados, sale del Hospital de la Cruz rodeando y porteando una silla de manos; baja las escalinatas, toma la calle -que hoy se llama Cervantes- y recorriendo más escaleras cruza el Arco de Sangre, una antigua puerta árabe de la Ciudad; llega entonces a la plaza Zocodover, donde hay tenderos, malabares, pájaros y monos africanos, y donde eventualmente se hacen las corridas de toros. El cortejo deambula entre los toldos de colores, los malabares, las mercancías, los amontonamientos, la furia impregnada de los toros, el público y los feriantes; cruza la Plaza, sube por la cuesta del Alcázar, siempre porteando la silla, y entra al palacio imperial de las cuatro torres cuadradas -el sitio más alto de Toledo- por la fachada norte. Allí hay más escaleras, soldados de guardia, galerías y columnas que rodean un gran patio. El cortejo avanza por una galería alta con piso en damero y arcos de medio punto,

por Gabriel Luna

y no aminora su marcha ni las risas, hasta que lo detienen los guardias. Recién entonces desciende de la silla el caballero andaluz Pedro de Mendoza, quien es reconocido por los guardias y le franquean el paso. Mendoza entra a la antesala imperial con parte de su cortejo: Diego Mendoza, su hermano; sus sobrinos, Gonzalo Mendoza y Pedro Benavidez; su amigo entrañable, don Francisco Ruiz Galán; y los jóvenes capitanes Juan Salazar y Juan Osorio, conocidos por Mendoza en la campaña de Italia de 1527. Está por recibirlos el emperador y rey Carlos I, una leyenda viva del poder, hijo por Castilla de Juana “La loca” y por Austria de Felipe “El hermoso”. Carlos I de España, también conocido como Carlos V de Alemania, es, sin duda, la persona más poderosa de Occidente: emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, rey de España, rey de Italia, duque de Borgoña, soberano de los Países Bajos, archiduque de Austria, y rey de Indias o del Nuevo Mundo. Carlos I y Mendoza firmarán en ese acto las capitulaciones, es decir, un tratado donde el soberano, según el cumplimiento de varias condiciones, nombrará a Mendoza adelantado y le adjudicará

la gobernación y cuatro quintos del usufructo en una enorme franja de 400 leguas en las Indias, que abarcará hacia el sur, a la altura del Río de la Plata o Río de Solís -como se llamaba entonces en honor a su descubridor-, desde el océano Atlántico hasta el Pacífico. Esta franja denominada primero Nueva Andalucía -en honor a Mendoza-, y después Gobernación del Río de la Plata, abarcaba los territorios actuales del norte de Chile, el norte argentino, Paraguay, el sur de Brasil, Uruguay, el litoral argentino y el Río de la Plata. Carlos I recibe a Mendoza en el mismo despacho donde en 1529 nombró adelantado a Francisco Pizarro y le adjudicó otra franja de tierra, en los actuales territorios de Perú, Brasil y Bolivia, que denominó Nueva Toledo. Y en ese mismo despacho fue donde en febrero de 1534 -hace apenas tres meses- recibió a Hernando Pizarro, el hermano de Francisco Pizarro; quien trajo, según lo acordado en las capitulaciones firmadas en 1529, el quinto real -la parte correspondiente al rey- del tesoro Inca, que tomó Pizarro por el rescate de Atahualpa. En esta sala o despacho real, de paredes

altas tapizadas de cuadros, techos labrados con pasajes bíblicos, ventanales abiertos y un hogar sin leños, hay un gran escritorio cuajado de planos y documentos, plumas y tinteros, un libro con su atril, y el trono al lado, un sillón sencillo de respaldo alto y cuero repujado grabado con el sello real. Carlos I no está en el trono cuando es anunciado Mendoza sino junto a un ventanal, de donde se domina la cuesta del Alcázar y la Ciudad de Toledo. El rey tiene ojos azules, barba grana y una sonrisa. Ha rememorado las anteriores capitulaciones y piensa que estas actuales van por el camino de mejorar las cosas. Porque si bien aprecia los servicios inmediatos de Pizarro, no deja de reconocer la avaricia, la rapacidad y la rudeza del personaje. Francisco Pizarro es bastardo (hijo de noble con una criada), había sido porquerizo (criador de cerdos) y es todavía analfabeto, aunque dibuje harto prolijo su firma que parece un arabesco entre dos faroles. Tampoco se le escapa al rey que Pizarro, pese a recibir el rescate más fabuloso de la historia, ordenó la muerte del inca Atahualpa. Lo hizo bautizar y luego estrangular. También quemó ciudades y asesinó a millares. ¡No es lo 3


Periódico VAS 128 - Octubre 2019

mismo Alejandro el magno que Atila el bárbaro! ¿De qué vale la conquista sobre la tierra arrasada? Hay ahora la oportunidad de confiar la conquista a gentes más ilustradas, menos mezquinas pero más ambiciosas. Confío en vuestra conquista y el celo católico que pondréis en el buen trato y el adoctrinamiento de los indios, le dice Carlos I al caballero andaluz. Mendoza es noble, culto y de gran fortuna, lleva el apellido más importante de Granada, es primo del arzobispo de Toledo, nieto del marqués de Santillana, y tiene 34 años. La misma edad que el rey Carlos I. De hecho se han formado juntos y han recibido los dos la amplia educación humanista y renacentista. Mendoza conoce a Carlos I desde los 17 años, cuando éste llegó de Flandes a Castilla por primera vez para tomar la Corona española que heredó de sus abuelos, los reyes católicos. Mendoza ayudó al monarca con las costumbres y el idioma español, que Carlos no dominaba. Mendoza fue cortesano. A los 22 años acompañó al rey en calidad de paje durante un viaje a Inglaterra. Ambos eran lectores y admiradores de Erasmo de Róterdam, quien proponía un cristianismo más humanizado, sin indulgencias, bulas, ni excesos papales. A los 27 años Mendoza formó en las tropas del rey en la guerra contra Francia y los Estados Pontificios, donde participó en el saqueo de Roma y acrecentó su fortuna. Fue en esa ocasión (tal vez siguiendo las enseñanzas de Erasmo) cuando se encerró en el castillo de Sant’Angelo al papa Médici, Clemente VII, que para liberarse pagó un rescate de 300.000 ducados. Mendoza medró y fue dichoso en Roma, pero también obtuvo su peor desgracia. 4

ciendo a cambio tierras e indios. Podría reservarse para sí un feudo de diez mil indígenas. Podría llevar en la expedición hasta doscientos esclavos negros, recogidos en Guinea, Cabo Verde o Brasil, para hacer los trabajos inferiores. Y respecto a la riqueza que se “encontrara” en Nueva Andalucía (estaba muy presente el aporte de Pizarro), se dividiría en cuatro quintos para la expedición y un quinto para el rey. Y de los cuatro quintos para la expedición, el adelantado obtendría la mitad. Por contrapartida, Mendoza debía financiar toda la expedición, que se estimaba de mil quinientos hombres y sería la más numerosa enviada al Nuevo Mundo. Debía llevar a los curas -señalados por el rey- para la doctrina de los indios; y llevar alcaldes, regidores y contadores -también indicados por el rey- para administrar justicia, y percibir y custodiar el quinto real. ¿Eran equilibrados estos acuerdos? ¿Salía una de las partes mejor librada? Sí. Las ventajas de las capitulaciones eran para la Corona: porque no debía costear la expedición, porque ejercía el control, y porque las tierras e indígenas que distribuía alegremente no le pertenecían y ni siquiera conocía.

Los acuerdos o capitulaciones designaban a Mendoza como gobernador y capitán general de la Nueva Andalucía por todos los días de su vida (esto le daba la

suma del poder político y militar en la región). Podría construir tres fortalezas en los sitios que creyera conveniente. Podría reclutar gente en Sevilla ofre-

Sin embargo, Carlos I tiene reservas en nombrar adelantado a Pedro Mendoza. Le han dicho que está enfermo. Y lo nombra ante su insistencia, porque lo aprecia, y cubriendo su responsabilidad por los riesgos que correrá. Lo nombra aunque él mismo lo ha visto desde el ventanal subir al Alcázar en una silla.


Periรณdico VAS 128 - Octubre 2019


VAStardas

crónicas

Periódico VAS 128 - Octubre 2019

Mochi

N

o era amigo de Mochi, era de otro curso. En realidad se llamaba Alejandro Villegas pero no creo que nadie lo recuerde así. Solo Mochi. Era su marca. No me caía muy bien. Era amigo de mi amigo, David. Había repetido una o dos veces, me parece. Tenía, pues, más o menos nuestra edad. Petiso, retacón. Era desenvuelto, medio fulero pero entrador. Tenía una voz nasal y una colita en el pelo que le quedaba como el orto pero en esa época era un imán para las chicas. A la salida de la escuela paraba con nosotros en una de las plazas de Pontevedra. La de adentro. La que está frente a la iglesia. Por ahí es mejor decir que nosotros parabamos con él, porque él paraba con muchos. Era un tipo popular; y si uno quería tomarse unas licencias con excesos incluidos, Mochi estaba en el selecto grupo de los sujetos indicados. Vaqueano de la muy conurbana noche de Merlo era una especie de Virgilio con look rock-chabón años antes del rock-chabón. Prome-

6

por Gustavo Zanella


diaban los noventa. También promediaban en el cóctel el vino berreta en tetra, el pucho, el porro, y allende la frontera, la merca. Mochi fumába muchísimo a los 16 y hacía años que lo hacía. Una vez se lo dije, a riesgo de repetir el papel de tarado culto al pedo que siempre interpretaba con él y su gente. Me contestó que había pocas cosas más lindas que la imagen de la luz del pucho en la oscuridad, tirado en la cama, escuchando música; que le gustaba el ruido del tabaco al quemarse. No era un tipo leído y no tenía, que yo supiera, más intereses estéticos que tocar de vez en cuando y mal, una guitarra criolla. Pero me impactó la imagen que describía. Me pareció bella, a lo Bukowski, a lo Thomson, a lo Sabina, si se quiere. Era un gran conversador. Siempre andaba con el Negro. Otro igual a él. Vivían en Barrio Rivadavia. Eran como hermanos. Uno de esos vínculos forjados en la juventud y el hambre compartida. Hasta que se pelearon. Nunca se supo por qué. Ninguno de los dos lo contó jamás. El negro se casó con su novia de secundaria y tuvo dos pibes. No lo vi nunca más. Mochi venía de fábrica medio jugado. Tenía algo parecido a la epilepsia y alguna cosa neuronal. También asma. Es decir, se rifaba una muerte y el pibe tenía todos los números. Una vez estaba con David y el negro chamuyándose a unas pibas en la plaza y le agarró un ataque de epilepsia, o algo así. Las pibas salieron corriendo y los pibes,

cagados en las patas, lo llevaron hasta la salita. No recuerdo si fue esa u otra vez parecida en la que le inyectaron algo y estuvo una hora expectorando una baba parecida al alquitrán del asfalto. Cuando su curso hacía fiestas para el viaje de egresados, todos queríamos que lo pusieran en la barra porque nos regalaba unos tragos asquerosos pero pegadores. Me decía “un especial para vos, amiguito” y me regalaba una mezcla de licores de cuarta cuya receta se inventaba en el momento. Una vez me dio uno al que bautizó “el rock”. Vomité 4 horas y no recuerdo nada de ese día. Como pasa siempre al terminar el secundario y decirnos que no se corte, se cortó. Y sabía de él lo que me contaba David, que lo veía seguido. Algunos pocos años después me llama una amiga en común y me lo zampa. Mochi estaba muerto. Se había duchado y, con el pelo húmedo y en remera, salió a pistear con la moto durante un par de horas. Siempre con el pucho en la boca. Volvió. Se sentó en la mesa de la cocina. Le dijo a su mamá “vieja, no me siento bien. Vamos al hospital. Llamá a un remís”. Llegó muerto. Era domingo a la mañana. Hacía frío. Era julio. Lloviznaba. Al principio, tengo que decirlo, me chupó un huevo. Cuando uno le toca el culo a la muerte lo más probable es que se lo tome a mal. Pero durante el día esa muerte se me afincó, se me pegó. Por la noche bastó el llamado de otro pibe, Claudio, también de su grupo. Me preguntó “¿Vas a venir, no?”. No

iba a ir, pero fui, después del trabajo. De Ezeiza a Merlo a las 12 de la noche de un domingo-lunes atravesando Catán, Morón, Castelar, Ituzaingó y San Antonio de Padua. Llegué a las 3 de la madrugada, de casualidad. Estaba todo el piberío de años atrás. Otros ya se habían ido. Fue la primera vez que nos volvimos a ver, y también una de las últimas. En un velorio. Mochi estaba en un cajón marrón con una remera de Los Ramones que no se sacaba nunca. Creo que lo enterraron de jean y zapatillas Topper de lona. Tenía una palidez sorprendente para quienes no habíamos visto muchos muertos en vivo y en directo. El tanatólogo o quién carajo haga ese laburo le había pegado los labios con la gotita de una manera grotesca. Se le veía la rebarba del pegamento en la línea de los labios morados. No supe si reír o indignarme. Junto al cajón estaban la mamá de Mochi y su novia. David estaba devastado. La noche anterior habían estado juntos en su casa. Cuando nos fuimos, unos cuantos esperamos el mismo bondi y tomamos de una petaca que alguien acercó y nos reímos mucho, con ganas, en memoria de Mochi y de nosotros, pero sobre todo de Mochi. Digo de nosotros porque los cambios estaban a la vista. Pelos cortos, ojeras, pancita de abandono, todo eso que impone la disciplina laboral de trabajos medio pelo donde nos boludeaban por ser adolescentes, cuando teníamos la gracia de tenerlo. Gobernaba el grupo sushi y no abundaba.

Periódico VAS 128 - Octubre 2019

No recuerdo si Mochi trabajaba. Seguro que sí. Seguro que pivoteaba entre alguna fábrica de algo que lo contratara en negro o entrar a la policía, como les pasó a muchos. Mochi estaba muerto. Mochi ahí, en el cajón, en formato fiambre para el tiempo. Alguien tiró aquello de que murió en su ley. Alguien dijo que podíamos juntarnos a comer después del entierro. A ese no fui. No sé si se juntaron luego. Se dijo que fueron muchos, que algunas de nuestras ex compañeras fueron con sus hijos recién nacidos, que cantaron canciones de los Redondos y Hermética en su honor cuando desandaban el camino de piedras del cementerio de Santa Rosa, pero me parece que eso es mentira y parte del halo místico que sedimenta en la memoria la muerte en plena vida. Ayer en la galería Bond Street me crucé con un pibe igual. 17 o 18 años. Su doble perfecto, su doppelgänger como le dicen los que saben. Como si se hubiese levantado del cajón de mi recuerdo, el pibe tenía remera de Los Ramones y topper de lona. Colita. Fulero. Pucho. Cuando tropezamos, a pesar de la diferencia de edad, que se nota y mucho, el pibe me dice “sory, amiguito” y sigue en la suya. Hubiese jurado que alguien en el cielo o el infierno le había dado a Mochi una oportunidad de vivir todo lo que le quedó pendiente. Pero luego de unos instantes supe que no era él. Mochi jamás hubiese usado la palabra “sory“.

7


Periódico VAS 128 - Octubre 2019

E

l título es de una noticia policial difundida por el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires a cargo de Diego Santilli, vice jefe -además- del Gobierno porteño encabezado por Rodríguez Larreta. Larreta y Santilli se proponen continuar en el poder tras las próximas elecciones. Y consideran que La Seguridad es un área sensible, de donde “sacar y mostrar resultados”, para ganar el favor electoral de los vecinos. Por eso las 53 comisarías de la Ciudad envían informes diarios al Ministerio de Santilli. Y allí son seleccionados, procesados, reelaborados y convertidos en “convenientes” noticias electorales -una propaganda que dice: vótenos por su seguridad y porque estamos haciendo las cosas bien-. Las “noticias” son tituladas, para llamar la atención del público clase-media, y enviadas a todos los medios de comunicación gráfica, radial, redial y televisiva.1 Periódico VAS recibe de 5 a 8 de esas “noticias” por día. Es un trabajo continuo de las comisarias y de la agencia instalada en el Ministerio, que obviamente pagamos todos los vecinos de la Ciudad. La “noticia” que nos llamó la atención hoy se titula Ladrón de bicicletas y nos remite a la famosísima película Ladrón de bicicletas (Ladri di biciclette) dirigida por Vittorio de Sica y ambientada en la Roma de 1948. Y llama precisamente la atención por contrastes 8

y similitudes, por la humanidad que trasciende en la película, por la brutalidad en la “noticia”, y por las analogías y relaciones entre Roma de 1948 y Buenos Aires de 2019. A continuación, la “noticia”. Que tiene correcciones ortográficas y sintácticas para hacerla más legible y algunas observaciones entre paréntesis de este periodista. La Policía de la Ciudad detuvo a un ladrón de bicicletas en Recoleta. El personal policial logró la captura del delincuente al observarlo infraganti mientras intentaba cortar la cadena de seguridad de un rodado con una pinza. Los agentes de la Comisaría Vecinal 2 B capturaron al ladrón en la esquina de Billinghurst y Charcas cuando intentaba robar la bicicleta de una mujer. Los oficiales se encontraban en tareas de despliegue territorial (léase, dar unas vueltas por dos o tres manzanas) en el barrio de Recoleta, cuando observaron al delincuente (todavía no sabían de quién era la bicicleta) intentando cortar la cadena de seguridad del rodado con una pinza. Al detenerlo se le secuestraron dos pinzas que (probablemente) utilizaba para la sustracción de los rodados (tampoco podían saber si se dedicaba a robar bicicletas, si era éste su primer robo, o si había perdido la llave del candado). Al consultar los agentes con la Fiscalía Criminal y Correccional N° 43 a cargo del Dr. Carlos Arturo Velarde, se dispuso la

Ladrón de b


bicicletas

Periódico VAS 128 - Octubre 2019

por Gabriel Luna

detención del ladrón, ciudadano argentino, por “tentativa de robo en flagrancia”. La “noticia” enviada por el Ministerio a Periódico VAS incluye la foto del detenido frente a un agente. Que no parece conveniente exhibir. Lo primero que se observa en la “noticia” es la excesiva ponderación de la policía ante un presunto robo menor, intentando limpiarle el nombre, y de generar seguridad en los vecinos. Difícil intento, cuando se sabe que la policía de la CABA sirve principalmente para reprimir la protesta social, y que además tiene gatillo fácil. Lo segundo que llama la atención es la pobreza, donde abunda y es noticia el robo de bicicletas. Esto también ocurría en la Roma de 1948. La pobreza de entonces hacía de la bicicleta una herramienta muy útil para conseguir trabajo. Lo mismo ocurre ahora en la Ciudad de Buenos Aires, la bicicleta es muy útil para conseguir trabajo. Aunque un trabajo esclavo en las plataformas-empresas “Glovo”, “Rappi” y “Pedidos Ya”. Un trabajo de riesgo, sin aporte social, ni seguro médico, ni indemnización, sólo concebible bajo condiciones de pobreza continua.2 3 ¿Cómo salir de la indigencia? El protagonista de la película romana decide, ante la desesperación, robar una bicicleta

para conseguir trabajo y poder alimentar a su familia. Aquí en Buenos Aires, setenta años después ocurre lo mismo. Se roban bicicletas. La pobreza es la misma. La diferencia es que la pobreza romana venía de la Segunda Guerra. Italia perdió, quedó devastada pero se recuperaba. Aquí no hubo guerra, no hubo enemigos declarados, pero la pobreza la hicieron más aguda y continua nuestros propios gobernantes, Macri, Larreta, Santilli, Vidal… Nuestros enemigos no declarados. Los que aplicaron las políticas neoliberales que produjeron la pobreza. Los que no asumen responsabilidades ni culpas, pese a que el modelo neoliberal está perimido, fracasando y estallando en todo el mundo. Véase el caso de Ecuador y, recientemente, el del modelo neoliberal chileno que se tomaba como gran ejemplo para la región. Sin embargo, no les conviene reconocerlo a nuestros gobernantes. Intentan ocultar evidencias y seguir con el modelo porque a ellos y a sus amigos los beneficia. ¿Se puede seguir así? “Sí, se puede”, dicen en la campaña electoral, y repiten y repiten, negando evidencias incontrastables. Larreta y Santilli dicen en campaña (incluyendo también esta “noticia”) que han aumentado y seguirán aumentando las fuerzas policiales para luchar contra la inseguridad.3 El problema es que ellos

mismos a través de la pobreza generan inseguridad. Y también se crea inseguridad a través de un sector policial hipertrofiado, ocioso y mal remunerado que, por consecuencia, además del gatillo fácil, suele desembocar en el crimen organizado. Delitos mayores, sin duda, que el robo de bicicletas. Colofón. Aunque la peli y la “noticia” tienen el mismo desenlace: la detención. No tienen el mismo final. Se excluye al ladrón como peligro y se lo procesa en la “noticia”. Y se amonesta al ladrón en la peli, pero se lo libera, incluyéndolo en la sociedad. Toda una lección de Vittorio de Sica.

1. Ver la nota Seguridad en la CABA, Primera parte, Periódico VAS Nº 124. https://www.periodicovas.com/seguridad-en-lacaba-el-huevo-de-la-serpiente/ 2. Véase la nota La esclavitud en los tiempos del cambio, Periódico VAS Nº 126. https://www.periodicovas.com/la-esclavituden-los-tiempos-del-cambio/ 3 y 4. Ver la nota Seguridad en la CABA, Tercera entrega. Periódico VAS Nº 124. https://www.periodicovas.com/seguridad-enla-caba-el-huevo-de-la-serpiente-3/

9


El Isauro Arancibia en defensa

Periódico VAS 128 - Octubre 2019

de su identidad

El Centro Educativo Isauro Arancibia funciona hace 22 años en Paseo Colón y Cochabamba, ayuda a personas en situación de calle a construir nuevos futuros. Una pedagogía transformadora que al Gobierno porteño le resulta peligrosa y por eso trata de impedir su continuidad.

A

por Mariano Pagnucco

l ministro de Transporte de la Ciudad le tocaba evangelizar sobre la importancia del Metrobús. El detalle es que debía convencer a toda una comunidad educativa de tirar abajo su escuela para que circularan los colectivos por la zona. Daniel, que desde los 6 años vivía en la calle, miró al ministro y le dijo: “Esta escuela es lo único que tengo y usted me la quiere tirar abajo. El Metrobús no enseña”. El ministro, curtido en el arte de sonreír, insistió: -Daniel, el Metrobús es importante porque cumple una función social para toda la gente que va a trabajar. Yo te prometo que cuando esté funcionando te voy a llevar a dar una vuelta. -Yo acepto -respondió Daniel- si usted acepta pasar una noche en la calle conmigo. La anécdota es ilustrativa en varios sentidos. Por un lado, describe la función social que cumple el Centro Educativo Isauro

10

hace 20 años. Susana Reyes, fundadora y actual directora del Isauro Arancibia, tiene la piel curtida ante la lógica de la política del macri-larretismo: “Llevamos 12 años de permanente hostigamiento”. La lucha, como la experiencia educativa, sigue adelante y se fortalece cada día.

Arancibia desde 1998, abriendo sus puertas a la población en situación de calle de Buenos Aires. Son 7.251 personas, según el Censo Popular de 2019. Pero también habla del hostigamiento permanente de las autoridades porteñas hacia esa experiencia educativa difícil de encasillar para la burocracia ministerial.

El intento de desplazar al Isauro de su sede de Paseo Colón y Cochabamba para habilitar carriles del Metrobús no prosperó, pero los ataques contra la comunidad educativa siguen en pie. En el presente, el Ministerio de Educación que conduce Soledad Acuña intenta imponer allí un interventor, mientras que a partir de marzo próximo cerrará el jardín maternal que funciona desde

Pedagogía de la crueldad El Isauro no es simplemente una escuela, sino más bien un cruce de experiencias educativas que confluyen en el mismo espacio. Todo empezó en 1998, cuando Susana Reyes sembró la idea de ofrecer a la gente de la calle la posibilidad de terminar la Primaria. Ese primer paso -un gesto de pura militancia- se fue expandiendo con los años e incorporando gente (en los pupitres y delante del pizarrón). Hoy en día, en el mismo edificio de Paseo Colón 1366 hay un jardín maternal, Primaria para adultos, dos turnos de Secundaria (Plan Fines y CENS), un Centro de Formación Profesional, el programa Adultos 2000 y un Centro de Actividades Infantiles (CAI). Cada semana, son más de 400 personas las que dan vida al proyecto del


Periódico VAS 128 - Octubre 2019

Madres y nñes defendiendo la guardería

Susana Reyes - fundadora y directora

Isauro Arancibia. El edificio fue remodelado después de una larga lucha en la calle y la Justicia, para que no lo tiraran abajo con la excusa del Metrobús. Sin embargo, la vuelta a clases de este año dejó al desnudo la calidad educativa que impulsan Larreta y Acuña. Susana describe la situación: “En todo el invierno no pudimos prender la calefacción. Es como pasa con todas las escuelas de la Ciudad, que por afuera se ven hermosas y adentro no anda nada. Con la lluvia se inunda y cuando quisimos prender la caldera de calefacción, explotaron los caños en el sector del jardín de infantes. Dos horas después de concluido el horario de clase, las cunas donde duermen los bebés de los papás y las mamás que estudian quedaron tapadas por chorros de agua hirviendo. No hubo una tragedia de milagro”.

Susana le pone palabras a la pedagogía de la crueldad que padecen a diario: “Hacen todo mal, todo es berreta, desamorado”. Los peligros de la educación transformadora En la semana que se celebra el Día Nacional del Derecho a la Identidad (22 de octubre), la comunidad del Isauro organizó una jornada de resistencia bajo la consigna “Escuela pública en peligro”. Hubo un encuentro de docentes, estudiantes, vecinos y organizaciones amigas que compartieron talleres, música, mates y abrazos. Una de las intervenciones artísticas fue rodear al edificio con grandes cintas de “Peligro”. “Estamos perfeccionando la resistencia creativa”, dice Martina Matusevich, quien transita la experiencia del Isauro desde hace 13 años.

Martina es docente del Nivel Secundario y también coordina el taller donde se piensa, diseña y redacta la revista “La realidad sin chamuyo”, una de las armas poderosas que ha construido el Isauro en sus más de dos décadas de existencia. Acostumbrada a los ataques contra el proyecto, Martina dice: “Tiene que tener un poco de magia lo que hacemos, porque es una contrapropuesta a lo que hay”. Hay un Gobierno que desconfía de los proyectos emancipadores de conciencias, pero del otro lado hay también personas convencidas de que hay que transformar lo dado. “Decimos que la escuela está en peligro por todos los mecanismos que tiene esta Gestión para ir disolviendo nuestras construcciones”, reflexiona Martina. ¿El Isauro también representa un peligro para el Gobierno que este año ha destinado siete

veces más presupuesto a Seguridad que a Cultura? “Nuestro trabajo deja expuesta la problemática de las personas en situación de calle. Nosotros les entregamos títulos de terminación de la Primaria a personas que no tienen domicilio. Esas personas, a las que el sistema necesita ignorantes y excluidas, salen transformadas. Para el Gobierno es incómodo”. Susana aporta su mirada sobre lo que significa darle herramientas transformadoras a una población que la gestión de Larreta busca invisibilizar. Las autoridades porteñas señalan que hay 1146 personas durmiendo en la calle, mientras que las cifras del reciente Censo Popular hablan de 7251 personas. “Esta población que viene a la escuela es totalmente vapuleada por la violencia institucional, abandonada, le han arrebatado todos sus derechos y no 11


Periódico VAS 128 - Octubre 2019

se siente parte de nada de esta sociedad. Frente al hostigamiento, nosotros construimos ciudadanía, por eso todas las luchas las dimos con los pibes y las pibas. A partir de ahí se sienten parte, empezando por la Escuela”. Así sucedió con Daniel, que se sintió tan parte del Isauro que se animó a interpelar al Ministro. Ese pibe, como sucede con muchas personas expuestas a la violencia de la calle y del sistema, murió hace dos años. El ministro Guillermo Dietrich hoy integra el Gabinete del presidente Mauricio Macri. “Hoy los pibes se preocupan por tener su documento y por votar, cuando antes no les importaba”, dice orgullosa Susana: “Ahora se dan cuenta que el voto tiene que ver con tu vida, con lo que te pasa después. Nos costó mucho que entiendan eso, construir ciudadanía. Cada piedra que nos pusieron en el camino, a nosotros nos sirvió para que los pibes tomaran la palabra y dijeran lo suyo: armamos la radio, tenemos la revista. En todos esos lugares pudieron poner su voz”. Una identidad construida Cada año, cuando llega el 20 de junio, los y las estudiantes del Isauro Arancibia crean su propia canción para la Bandera Nacional. La de este año dice en su estribillo: Cuando yo me muera sabré que fui a la escuela, no sé qué será de mí pero aquí está mi raíz. En el festival se escucharon decenas de voces entonando la canción, mientras el celeste y blanco de la insignia argentina 12

era rodeado por todos los colores de las banderas latinoamericanas. “La entrada de la bandera es muy emocionante”, dice Susana. La emociona aquel estribillo porque siente que habla de ella y de toda la construcción educativa que hoy peligra: “La escuela pública cala muy hondo. Hace 22 años que estoy en el Isauro y para mí es mi raíz”. Este año, al equipo docente del centro educativo le tocará ver a la primera camada de egresados de la Secundaria. Pero no termina ahí, explica la directora: “Tenemos pibes anotados en carreras terciarias, como Educación física o Pedagogía social. Eso es emocionante. Cuando nos dicen que los pobres no pueden ir a la Universidad, nosotros respondemos fehacientemente que sí pueden”. Entre los reconocimientos que recibió Susana por parte del Gobierno porteño, hace dos años la obligaron a jubilarse anticipadamente, sin consulta ni diálogo con ella. Hace poco se presentó un señor en el Isauro con el supuesto cargo de “coordinador general de actividades”. El interventor encubierto no logró permanecer mucho tiempo, porque el cuerpo docente lo invitó a retirarse. La novedad de este año es que el histórico jardín maternal del Isauro será trasladado. Dice Martina: “Hace 20 años que el jardín funciona prioritariamente con los hijos y las hijas de nuestros estudiantes, porque saben que mientras estudian los niños están en buenas manos. El proyecto de trasladar el jardín es atentar contra nuestra identidad”. Diana Aravena conoció a Susana Reyes

como docente, mientras cursaba una Tecnicatura en Pedagogía Social. Su identidad trans la asumió desde que era joven y hace dos años que se sumó al Centro de Formación Profesional para capacitar a otros y otras. ¿Cómo juega acá la identidad? “En lo personal, el tema de la identidad representa la dignidad y la conquista de derechos -dice Diana-. Con el Isauro pasa lo mismo. La población que asiste sufre la invisibilidad social y acá tiene un espacio propio que le permite salir de ese lugar que parecía tener destinado en la vida”. Diana reconoce el “desprecio de clase” que tienen las autoridades porteñas: “La permanencia en el edificio se tuvo que judicializar. Ellos piensan que es mucha escuela para la gente que asiste”. Además de su trabajo en la cooperativa La Paquita (hacen estampados sobre distintos materiales) y de su militancia en la organización Putos Peronistas, en el Isauro encontró un espacio donde aliarse con personas que padecen otras opresiones y también pelean por conquistar nuevos derechos. “Todo marginado es nuestro aliado”, resume. Una escuela que crea futuro Veintidós años del Centro Educativo Isauro Arancibia son también 22 años de experiencia acumulada, en la educación pública y en las batallas por una sociedad más humana. La pregunta es: ¿Cómo sigue este camino? Martina: “Lo que nos sostiene es el deseo de transformación de lo injusto. Y ver que nuestro resultado tiene sus frutos, ver a nuestros pibes aprendiendo, disfrutando, yendo por más. El proyecto crece porque da resultados, el esfuerzo colectivo nos demuestra que se puede cambiar las cosas si

nos juntamos y trabajamos colectivamente”. Diana: “Ojalá que el Isauro se parezca mucho más a las otras escuelas en cuanto al reconocimiento, pero también que las otras escuelas se parezcan al Isauro por el acceso a los derechos y el enfoque pedagógico”. Susana: “Hace falta un Estado que entienda la función social que cumple el Isauro. Ojalá podamos seguir creciendo como proyecto educativo, por acá pasan muchos observadores universitarios a conocer la experiencia. La idea es hacer un lugar de formación. Tiene que haber más Isauros, porque son necesarias estas escuelas en la Ciudad. Hay muchos pibes en todos lados, viviendo situaciones terribles, que no han terminado la escuela y que necesitan un proyecto que abrace, que sea inclusivo, que albergue, que aloje. Si en el Isauro pudimos hacerlo, es posible hacerlo en otros lados”.


Periódico VAS 128 - Octubre 2019

Un Encuentro “bisagra” para el movimiento feminista

A

por Mariela Acevedo*

pesar de la torrencial lluvia del sábado, de las dificultades en desplazarse en una ciudad con diagonales larguísimas y del frío que se instaló ese fin de semana largo de octubre, multitudes de mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales y no binaries participaron de talleres y otros espacios en el Encuentro que anualmente se autoconvoca en distintas ciudades del país hace más de treinta años. Se trató de un particular Encuentro en el que la discusión principal estuvo marcada por un doble comando entre las propuestas de la Comisión Organizadora (CO) del XXXIV Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) y aquellas impulsadas por la Campaña “Somos Plurinacional” (que promovía abandonar la categoría “nacional” y nombrar en la convocatoria a Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales, No Binaries en lugar de solo “mujeres”). Estas tensiones, lejos de partir las aguas, decantaron por la opción más plural y revitalizaron los debates que nos atraviesan como movimiento. Las discusiones seguramente seguirán y serán retomadas cuando nos encontremos en 2020 en San Luis, la próxima sede.

Una fuega verde no se apaga El verde ya es color instalado en los Encuentros desde hace años, por lo que más que argumentar o convencer la Campaña por el aborto seguro, legal y gratuito encuentra en estas fechas una instancia para celebrar lo conseguido: un mar de fueguitos amarrados en mochilas, sujetos en las muñecas, usados como tops, bandanas, parches que recorren las calles. La cercanía con los debates parlamentarios y la necesidad de volver a discutir el acceso legal a

la interrupción del embarazo, de volver a presentar el proyecto legislativo y de continuar dando la discusión en las calles, las aulas y las instituciones es palpable. Pero en el Encuentro estamos de acuerdo, los talleres sobre “Estrategias para la legalización del aborto” que hace años se crearon para dejar de discutir con las que ahora se identifican con el pañuelo celeste, han producido miles de estrategias que se sintetizaron en el Pañuelazo que se realizó el sábado en la Plaza San Martín, corazón del

Encuentro platense. La plaza fue también el centro de la Campaña Somos Plurinacional que buscó hacer visible la existencia de 36 pueblos originarios, compañeras migrantes y afros quienes participaron en la radio abierta y el escenario montado para dar voces a las feministas de Abya Yala. Por segundo año consecutivo, la marcha contra los travesticidios y transfemicidios se incluyó como parte de la agenda oficial del Encuentro. La marcha impulsada por travestis y transfeminidades denuncia la violencia específica contra el colectivo que se expresa en la muerte temprana por violencia machista y la precariedad instalada por violencia estructural, esa que expulsa tempranamente de la escuela y la familia y condena sin opciones a las compañeras a la esquina y la prostitución como modo de sobrevivencia. En la marcha se visibilizaron los nombres de quienes ya no están y se exigió la implementación del cupo laboral trans, que destinaría el uno por ciento de la planta del Estado a la población travesti trans. También, por primera vez se incluyó en la oferta de talleres un espacio para discutir sobre las travesticidios/transfemicidios y un taller sobre transmasculinidades. Este año se reclamó un espacio de mayor visibilidad para lesbianas, travestis, trans y no binaries: fue la plaza Dardo Rocha en la que se concentró el Encontrolazo, 13


Periódico VAS 128 - Octubre 2019

un espacio con agenda propia dentro del Encuentro, en el que se brindaron charlas y talleres en torno a los reclamos de mayor apertura a las disidencias que desde hace décadas habitan los encuentros sin ser nombradas: talleres de autodefensa, de convivir con VIH, de feminismo marrón como identidad mestiza y de la la cuerpa marika fueron algunos de los espacios que se abrieron en la Plaza de 7 y 60. Por otro lado, otra plaza convocante fue la Islas Malvinas que se transformó durante el sábado en la Plaza Abolicionista Johana Ramallo, en homenaje a la joven platense desaparecida en 2017 en la zona roja y cuyos restos encontrados en la zona de Berisso fueron reconocidos por cotejo de adn en mayo de este año. Johana, de veintitrés años y madre de una niña desapareció y su búsqueda apuntó rápidamente a una red de trata. Su caso continúa impune. La plaza organizada en el Encuentro en su homenaje convocaba a interiorizarse de las experiencia de sobrevivientes y familiares de personas en situación de prostitución en búsqueda de generar debates y consensos en torno a la posición abolicionista del sistema prostituyente.1 Talleres y conversatorios El nudo de la experiencia de los Encuentros son los talleres: la instancia en la que las rondas de la palabra compartida permite socializar lo que parece más personal para encontrar resonancias, escuchas, para conmovernos con la otra, para encontrarnos en la vivencia dislocada y a la vez tan cercana. Escuchar el dolor individual para sanar colectivamente, para organizar la rabia, para repensar estrategias y proponer acciones. Las escuelas y facultades el sábado desbordaron: la lluvia conspiró 14

para que la feria se trasladara a pasillos de los espacios cerrados y los talleres desdoblaron sus propuestas en varios espacios colmados. Entre los nuevos talleres que abrieron este año las encuentreras se encontró el de “Niñeces”, un espacio en el se nuclearon las voces de infancias sub catorce, quienes se autocoordinaron y al finalizar el Encuentro se subieron al escenario a leer entre las conclusiones del taller: “Las adultas tienen que correrse de los espacios que son para nosotras” en clara alusión al adultocentrismo que nos atraviesa. Otros talleres que se realizaron por primera vez en esta trigésima cuarta edición fueron el de intersexualidad, en el que se discutieron estrategias para exigir el cese de las intervenciones quirúrgicas invasivas sobre personas recién nacidas. La experiencia de intersexualidad no se forja como identidad sexual sino que refiere a la percepción de la diversidad corporal, algo que la medicina categoriza como “genitalidad ambigua”. Frente a una situación que se percibe como “anómala” se patologiza el cuerpo de las criaturas recién nacidas y se insta a sus progenitores a someter a operaciones que la reasignen a un sexo específico, afectando de manera brutal la integridad corporal y su sensibilidad. El taller dio la posibilidad de escuchar la experiencia de Valeria, mapuche y persona intersex que no se vio sometida a estas cruentas operaciones y que desde su identidad originaria y la reivindicación de su soberanía corporal socializó su experiencia ante el auditorio. Otros talleres o conversatorios que se realizaron por primera vez fueron los de “Mujeres adultas mayores”, “Cuestionando la monogamia”, “Cuerpos menstruantes” y los de “Masculinidades Trans” y “Masculinidades No Binarias”, lo que de alguna manera señala distintas inquietudes que se


vienen discutiendo y se plasman primero como talleres autoconvocados o espacios de reflexión en los que pensar situaciones o problemas poco explorados. La marcha de cierre El domingo a la tardecita, ya sin lluvia pero con un viento frío que se hacía sentir a pesar de las camperas y bufandas, las columnas de manifestantes que se convocaban en 1 y 60 se extendían por la diagonal 79 hasta Plaza San Martín y más allá, la cabecera con la comisión organizadora que se unió en la calle 54. Estiman que la marcha tenía al menos tres kilómetros y reunió a más de 200 mil personas: bandas de tamboras, agrupaciones partidarias, frentes de mujeres autoconvocadas, agrupaciones LGTB, centros estudiantiles y miles de personas sueltas, al ritmo “Se va a caer... Se va caer” y del grito “Plurinacional y con las disidencias”, lo que marcaba la exigencia hacia afuera y hacia adentro de un colectivo heterogéneo en el que perviven posiciones diferentes y hasta contrapuestas. La marcha concluyó en el Estadio Único de La Plata donde el sábado se canceló la apertura por cuestiones metereológicas y donde el lunes a la mañana se leyeron las conclusiones de los talleres y se “eligió” (el polémico aplausómetro que escucha lo que quiere) la siguiente sede. Los siguientes días serían de balance, de revisión de todo lo vivido y de compartir en redes las postales y videos de una experiencia que año a año se renueva. Entre estos debates pos encuentro comenzó a circular la denuncia de una compañera que vio a su abusador al frente de una agrupación de izquierda agitando la bandera partidaria en la marcha de mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales y

no binaries, sin pertenecer a ninguna de esas identidades. La denuncia y la seguidilla de posteos mostrando a varones cis de distintos partidos en una marcha que es nuestra, más algún artículo desacertado del gran diario argentino en el que se reclamaba la participación de los varones que miraban la marcha desde un balcón, desató un debate que ya está organizando a compañeras en una comisión de seguridad para impedir que los varones cis invadan un espacio que es nuestro y que tenemos que salir a defender de aliados que no entienden que un no es no.

Periódico VAS 128 - Octubre 2019

CALLAO ESQUINA LAVALLE

Mientras cientos de miles marchábamos en las calles de La Plata, en la televisión se mostraba la participación de seis candidatos a presidente que apenas hacían referencia en algún caso a la agenda y demandas de nuestro colectivo. Vinimos a cambiarlo todo. Aunque todavía algunos no se percaten seguimos haciendo historia- Ya estamos organizando el 35 Encuentro en San Luis: Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y No Binaries. La fuega no se apaga.

PEDIDOS AL 4362 1244

Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina www.revistasculturales.org

1. Una cobertura completa de la plaza y sus propuestas puede accederse en https://diariofemenino.com.ar/ por-que-una-plaza-abolicionista-34-encuentro-la-plata-2019/

*Mariela Acevedo es feminista, doctora en Ciencias Sociales, licenciada en comunicación y docente. Administra el portal Feminismo Gráfico y es editora de Revista Clítoris. Escribe, da clases y realiza tareas de investigación en el campo de la comunicación, la salud, los géneros y las sexualidades. Cooperativa de Trabajo

Trabajadores Suárez Ltda.® Acassuso 6937 - Tel.: 4641-3555 admsuarezimprenta@gmail.com


Periódico VAS 128 - Octubre 2019

Periódico VAS es una publicación cultural de carácter comunitario y distribución gratuita, orientada a la difusión de la Historia y actividades barriales de la Ciudad de Buenos Aires.

Uruguay 385 . 1305. C.A.B.A. Tel.: 4372 8830 - Cel.: 15 6274 8246 RNPI: 68422692 - ISSN: 2250-8759 Año XVI - Nº 128 - 5000 ejemplares

EQUIPO

Periódico VAS integra el Registro de Medios Vecinales de la CABA. Periódico VAS forma parte de la Asociación Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA). Declarado de interés por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Declarado de Interés Cultural y Comunitario por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Premio Estímulo 2018 a la calidad en la Producción Editorial. Nominado Premio Lola Mora 2018 director propietario: Rafael Arnaldo Gómez. editora responsable: Maria Renée Pécora. diseño: MRP Ediciones Creativas. corrección: Rodolfo Meyer. Rafael Arnaldo Gómez colaboradores: Hugo Finkel. Gabriel Luna. Gustavo Zanella. Mariela Acevedo. Mariano Pagnucco. foto de tapa: MRP fotografías: Archivo / Martina Matusevich / ENM.

Se autoriza la reproducción total o parcial de las notas citando la fuente. Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Profile for Periódico Vas

Periódico VAS 128  

La “noticia” que nos llamó la atención hoy se titula Ladrón de bicicletas y nos remite a la famosísima película Ladrón de bicicletas (Ladri...

Periódico VAS 128  

La “noticia” que nos llamó la atención hoy se titula Ladrón de bicicletas y nos remite a la famosísima película Ladrón de bicicletas (Ladri...

Advertisement