Page 1

I

La crisis de la Iglesia

25 Conociendo al Seminario

Decanato de San Luis de la Paz

El drama del suicidio


"Misericordioso es el que considera la desgracia de otro como propia, y se duele del mal de otro como si fuera suyo" (San Remigio)

No está aquí, ha resucitado…! Muchas son las noticias con las que hoy nos enfrentamos, nuestros medios de continuo, nos muestran una buena selección de lo que a ellos les parece más de actualidad. La noticia de la Resurrección ha resonado en toda la historia de la humanidad. La Buena Noticia que permanece en primera plana, que no pasa de moda, ya que la novedad de la resurrección de Jesús sigue siendo vigente. Hemos celebrado con gran intensidad los días de la Semana Santa, mismos que nos han conducido a la alegría más plena. ¡Cristo Resucitó!, y con Él la alegría de nuestra propia resurrección. La fiesta solemne de la Resurrección de Jesús se prolonga por cincuenta días, como si la Iglesia quisiera celebrar siempre este gran acontecimiento, y sí, domingo a domingo sigue siendo la fiesta de la Pascua del Señor, sigue siendo el día en que celebramos la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte. El camino del cristiano, es una vía de constante lucha, de constante estar esforzándonos en el reconocimiento de que en Cristo debemos resucitar también nosotros. En el evangelio proclamado en la Vigilia Pascual, se narra que “muy de madrugada fueron las mujeres al sepulcro…” (S. Lc. 24,1). Es de llamar la atención cómo aquellas mujeres salen en busca de Jesús; y se encuentran con una novedad: “la piedra que cerraba el sepulcro había sido removida”. Solo una respuesta a su búsqueda de Cristo, una respuesta que al mismo tiempo cuestiona: ¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? Y ante la aparente búsqueda frustrada de aquellas mujeres, el evangelista San Mateo nos refiere que, mientras las mujeres regresan presurosas a llevar la noticia, Jesús se deja encontrar, les salió al encuentro. La alegría de la Resurrección debe despertarnos el profundo deseo de búsqueda de Jesús. También nosotros debemos salir en busca de Aquél que no permanece entre los muertos sino que vive. Recordar que el encuentro de Jesús con las mujeres, no inició cuando él les sale al paso, sino en el momento en el cual las mujeres salen en búsqueda de su cuerpo para embalsamarlo. Es momento de salir al encuentro de Jesús y reconocerle como nuestro Dios y Señor, como nuestro salvador, a ejemplo de las mueres del evangelio que en cuento lo vieron, se postraron para adorarle. Un profundo signo de que en Jesús habían reconocido al Hijo de Dios, al Mesías, al que habría de venir al mudo para salvarnos. No permanezcamos petrificados frente al sepulcro, despojémonos de todo aquello que nos mantiene en las tinieblas de la noche y la oscuridad de la tumba, liberémonos de toda obra que nos lleva a buscar entre los muertos al que vive. ¡No está aquí, ha Resucitado...!

¿Qué es misericordia ? Del latín: Misericordia Misericordia: La disposición a compadecerse de los trabajos y miserias ajenas. Se manifiesta en amabilidad, asistencia al necesitado, especialmente de perdón y reconciliación. Es mas que un sentido de simpatía, es una práctica.


Jesús debía resucitar de entre los muertos (cfr. Jn 20, 1-9) Como en aquel tiempo, también hoy este mundo estupendo luce oscuro a causa de las tinieblas de ideologías contrarias a la verdad, al amor y a la vida. Ante esto, puede sucedernos lo que a María Magdalena, que aunque como señala san Agustín, “amaba fervientemente al Señor” , fue al sepulcro influida por la idea de que la muerte había triunfado . ¡Cuántas personas, buenas como ella, han llegado a pensar que la cultura de la muerte es imparable, que nada se puede hacer contra ella! Esa cultura que reduce al ser humano al rango de objeto, y que no respeta su vida, su dignidad, su cuerpo, su sexualidad, su inteligencia, su espíritu, su libertad y sus derechos fundamentales. Pero al llegar al sepulcro, María Magdalena vio removida la piedra que lo cerraba ¡Cristo ha resucitado! ¡Ha triunfado el amor, la verdad y la vida! Sin embargo, ella no lo entendió. Era tan fuerte la idea que la dominaba, que no pudo ver la realidad. Confundida, llegó a pensar que el poder del mal es tan grande, que además de vencer a Cristo, los enemigos del bien habían eliminado para siempre los restos del Maestro. “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo habrán puesto”, dice desconsolada a Pedro y al otro discípulo, a quienes acudió inmediatamente. También hoy algunos piensan que el relativismo ha vencido a la verdad y que la ha sacado del mundo para siempre ¡Pero Aquel que es la Verdad ha triunfado! Aquellos que unen fe y razón saben leer los signos del Resucitado, como el discípulo que, luego de Pedro, entró en el sepulcro, vio y creyó. Creyó porque comprendió. Eso es la fe; mirar lo que Dios nos ha revelado –a lo que la Iglesia con la guía de Pedro y su sucesor nos conduce–, para comprender el fundamento que nos sostiene. Entonces podemos exclamar con Pedro: “Somos testigos de esto” , conscientes de que la Resurrección de Cristo es un hecho histórico capaz de dar sentido a todas las cosas y de brindarnos esperanza para empeñarnos con amor en la construcción de una familia y de un mundo mejor para todos, sabiendo que, a pesar de los fracasos y las discordias humanas, se va cumpliendo la meta de la historia: la transformación del “caos” en la ciudad eterna donde Dios habita para siempre con nosotros .

“hacia una nueva dimensión del ser y de la vida” , como decía Benedicto XVI ¡Por eso celebramos la Pascua! ¡Día del triunfo del Señor y nuestro triunfo! Él, la piedra desechada por muchos, es ahora la piedra angular del universo y de la historia . La única “Piedra” que da sentido, plenitud y eternidad a todo. Por eso san Pablo nos dice que, habiendo resucitado con Cristo por el Bautismo, debemos buscar los bienes de arriba, donde está Cristo . Iluminados por el esplendor del Resucitado miremos bien las cosas. Así descubriremos que sólo el amor es omnipotente; el auténtico poder capaz de transformarnos y de transformar nuestra familia y nuestro mundo, y de ofrecernos una vida plena y eternamente feliz. Por eso, el Papa Francisco ha dicho: “Nuestra alegría no es algo que nace de tener tantas cosas, sino de haber encontrado a una persona, Jesús; que está entre nosotros; nace del saber que, con él, nunca estamos solos” ¡Cristo ha resucitado! ¡Dios está con nosotros! Nunca más tengamos miedo. +Eugenio Lira Rugarcía Obispo Auxiliar de Puebla Secretario General de la CEM

Gracias a la resurrección de Cristo, la creación ha dado el salto definitivo,

« ¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí; ha resucitado» (Lc. 24, 5-6). Muy queridos hermanos y hermanas de la Diócesis de Querétaro, me dirijo a ustedes con el vivo deseo de que la fuerza de Jesús Resucitado anime su caminar en la fe y les fortalezca en su testimonio cristiano, a fin de que éste sea irradiante y misionero. 1. Con el Domingo de la Resurrección del Señor comenzamos a vivir el nuevo tiempo pascual, un tiempo particularmente alegre y lleno de esperanza para todos los cristianos del orbe. La resurrección del Señor es nuestra esperanza, la cual nos anima a superar cualquier desánimo en nuestra experiencia cristiana pues con la fe en el Señor Resucitado todo es posible. Nosotros bien sabemos que la fe es algo que por su propia naturaleza exige ser comunicado y transmitido y constatamos que entre más se transmite tanto más crece en el propio corazón de los cristianos, la transmisión de la fe solo puede entenderse en este ambiente de felicidad pascual que la noticia de la Resurrección es capaz de suscitar en el que la anuncia y en el que la recibe. 2. En el texto del Evangelio de San Lucas para las misa vespertina del Domingo de Pascua, aparece ésta expresión en el texto sagrado que me ha ayudado para esta reflexión, y que naciera de la original experiencia de las mujeres en la mañana de la Resurrección cuando se dirigían al sepulcro y encontraron que la piedra del sepulcro estaba removida y la tumba vacía, y la inquietante pregunta del Ángel: ¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?

No está aquí ha resucitado. A la luz de nuestra fe en la Resurrección del Señor, las tristezas aminoran o desaparecen incluso, los dolores se apaciguan, las angustias se calman. En Jesucristo Resucitado la vida adquiere pleno sentido, y reaparece la esperanza. Brota la vida en los espacios y situaciones más grises y oscuras de la vida y nos permite superar cualquier fracaso o frustración. 3. San León Magno decía que Jesús se había apresurado a resucitar cuanto antes porque tenía prisa en consolar a su madre y a los discípulos (cfr. Sermón 71, 2). También nosotros somos destinatarios de esa consolación divina porque la vida nos sale al encuentro con amarguras y desilusiones y hoy como en la mañana de la Resurrección resuena con todo su vigor y fuerza el anuncio de que la tumba está vacía; pues ha resucitado el Señor. La alegría de esta noticia derriba el peor pesimismo porque la muerte ya no manda más y al mismo tiempo permite que aparezca la alegría, por eso les invito a estar alegres y a comunicar con la misma alegría esta noticia pues el Señor ha vencido a la muerte. 4. Al iniciar la plegaria eucarística con el Prefacio de la Misa decimos unidos al sacerdote que nos invita a levantar el corazón Sursum corda. Sí, hoy, en el día de la Resurrección levantamos el corazón porque ninguna de nuestras preocupaciones, de nuestros deseos, de nuestras angustias, de nuestras distracciones son capaces de opacar la luz y la fuerza del Señor Resucitado, y más aún, permanentemente elevamos nuestro corazón al Señor, es decir, elevamos nuestra interioridad apartándonos de los cami-

nos equivocados en los que muy a menudo nos movemos con nuestro pensamiento y con las obras. 5. Siempre tenemos que dirigirnos a él que es el camino, la verdad y la vida, siempre hemos de convertirnos dirigiendo nuestra vida a Dios y dejar que nuestro corazón sea atraído por la fuerza de la verdad y de su amor. Porque la tumba está vacía no hay lugar para el desánimo porque de verdad el Señor ha resucitado, ¡Aleluya! A todos les deseo: ¡Felices Pascuas de Resurrección! † Faustino Armendáriz Jiménez Obispo de Querétaro


Cuántos desiertos debe atravesar el ser humano también hoy. Sobre todo el desierto que está dentro de él, cuando falta el amor de Dios y del prójimo, cuando no se es consciente de ser custodio de todo lo que el Creador nos ha dado y nos da. Pero la misericordia de Dios puede hacer florecer hasta la tierra más árida, puede hacer revivir incluso a los huesos secos (cf. Ez 37,1-14). He aquí, pues, la invitación que hago a todos: Acojamos la gracia de la Resurrección de Cristo. Dejémonos renovar por la misericordia de Dios, dejemos que la fuerza de su amor transforme también nuestras vidas; y hagámonos instrumentos de esta misericordia, cauces a través de los cuales Dios pueda regar la tierra, custodiar toda la creación y hacer florecer la justicia y la paz. Así, pues, pidamos a Jesús resucitado, que transforma la muerte en vida, que cambie el odio en amor, la venganza en perdón, la guerra en paz. Sí, Cristo es nuestra paz, e imploremos por medio de él la paz para el mundo entero.

Queridos hermanos y hermanas de Roma y de todo el mundo: ¡Feliz Pascua! Es una gran alegría, al comienzo de mi ministerio, poderos dar este anuncio: ¡Cristo ha resucitado! Quisiera que llegara a todas las casas, a todas las familias, especialmente allí donde hay más sufrimiento, en los hospitales, en las cárceles. Quisiera que llegara sobre todo al corazón de cada uno, porque es allí donde Dios quiere sembrar esta Buena Nueva: Jesús ha resucitado, está la esperanza para ti, ya no estás bajo el dominio del pecado, del mal. Ha vencido el amor, ha triunfado la misericordia. Siempre vence la misericordia de Dios. También nosotros, como las mujeres discípulas de Jesús que fueron al sepulcro y lo encontraron vacío, podemos preguntarnos qué sentido tiene este evento (cf. Lc 24,4). ¿Qué significa que Jesús ha resucitado? Significa que el amor de Dios es más fuerte que el mal y la muerte misma, significa que el amor de Dios puede transformar nuestras vidas y hacer florecer esas zonas de desierto que hay en nuestro corazón.

Paz para Oriente Medio, en particular entre israelíes y palestinos, que tienen dificultades para encontrar el camino de la concordia, para que reanuden las negociaciones con determinación y disponibilidad, con el fin de poner fin a un conflicto que dura ya demasiado tiempo. Paz para Iraq, y que cese definitivamente toda violencia, y, sobre todo, para la amada Siria, para su población afectada por el conflicto y los tantos refugiados que están esperando ayuda y consuelo. ¡Cuánta sangre derramada! Y ¿cuánto dolor se ha de causar todavía, antes de que se consiga encontrar una solución política a la crisis? Paz para África, escenario aún de conflictos sangrientos. Para Malí, para que vuelva a encontrar unidad y estabilidad; y para Nigeria, donde lamentablemente no cesan los atentados, que amenazan gravemente la vida de tantos inocentes, y donde muchas personas, incluso niños, están siendo rehenes de grupos terroristas. Paz para el Este la República Democrática del Congo y la República Centroafricana, donde muchos se ven obligados a abandonar sus hogares y viven todavía con miedo. Paz en Asia, sobre todo en la península coreana, para que superen las divergencias y madure un renovado espíritu de reconciliación.

Esto puede hacerlo el amor de Dios. Este mismo amor por el que el Hijo de Dios se ha hecho hombre, y ha ido hasta el fondo por la senda de la humildad y de la entrega de sí, hasta descender a los infiernos, al abismo de la separación de Dios, este mismo amor misericordioso ha inundado de luz el cuerpo muerto de Jesús, y lo ha transfigurado, lo ha hecho pasar a la vida eterna.

Paz a todo el mundo, aún tan dividido por la codicia de quienes buscan fáciles ganancias, herido por el egoísmo que amenaza la vida humana y la familia, egoísmo que continúa la trata de personas... !la esclavitud más extendida en el siglo XXI.

Jesús no ha vuelto a su vida anterior, a la vida terrenal, sino que ha entrado en la vida gloriosa de Dios y ha entrado en ella con nuestra humanidad, nos ha abierto a un futuro de esperanza.

La trata de personas es la esclavitud más extendida del siglo XXI! Un mundo desgarrado por la violencia ligada al tráfico de drogas y la explotación inicua de los recursos naturales. Paz a esta Tierra nuestra.

He aquí lo que es la Pascua: el éxodo, el paso del hombre de la esclavitud del pecado, del mal, a la libertad del amor y la bondad. Porque Dios es vida, sólo vida, y su gloria somos nosotros, es el hombre vivo (cf. san Ireneo, Adv. haereses, 4,20,5-7). Queridos hermanos y hermanas, Cristo murió y resucitó una vez para siempre y por todos, pero el poder de la resurrección, este paso de la esclavitud del mal a la libertad del bien, debe ponerse en práctica en todos los tiempos, en los momentos concretos de nuestra vida, en nuestra vida cotidiana.

Que Jesús Resucitado traiga consuelo a quienes son víctimas de calamidades naturales y nos haga custodios responsables de la creación. Queridos hermanos y hermanas, a todos los que me escuchan en Roma y en todo el mundo, les dirijo la invitación del Salmo: «Dad gracias al Señor porque es bueno, / porque es eterna su misericordia. / Diga la casa de Israel: / “Eterna es su misericordia”» (Sal 117,1-2).


Pbro. Carlos Sandoval Rangel. y resucite para no morir más… eso sí sobrepasa el alcance de cualquier cálculo humano. El significado más profundo de la muerte implica privación de la visión de Dios. Es quedar fuera de las bondades divinas. De hecho la Sagrada Escritura habla del lugar de los muertos como los infiernos o el Sheol (Cfr. Flp. 2, 10; Hech. 2,24; Ap. 1,18; Ef. 4,9); pero las mismas escrituras afirman que “Jesús resucitó de entre los muertos” (Hech. 3,15; Rm. 8,11; 1 Cor. 15,20), indicando que antes de resucitar permaneció en el lugar de los muertos (Cfr. Cat. Ig. Católica 632). “Jesús reconoció la muerte como todos los hombres y se reunió con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador para proclamarles la Buena Nueva a los espíritus ahí detenidos” (Ibidem; Cfr. 1 Pe. 3, 18-19). Antes de que Cristo muriera y resucitara, el “lugar de los muertos” aparecía como un estado definitivo para los que dejan la vida terrenal; pero después de la muerte y resurrección de Cristo, para aquellos que viven unidos a Él por la fe y la gracia, la muerte es un simple paso; es parte solo de un proceso, y por lo tanto, nunca será algo definitivo. Las mujeres fueron a toda prisa al sepulcro, para embalsamar el cuerpo del Señor Jesús, pero el Ángel les da la gran noticia: “¡No está aquí; ha resucitado!” Se trata de la noticia más impactante que se ha sentido en la historia de la humanidad. Hombres buenos ha habido muchos; pero que alguien muera

Nadie testificó físicamente el momento de la resurrección; las mujeres sólo encontraron el sepulcro vacío, por lo que después Cristo debió confirmar la noticia del Ángel a través de sus apariciones. El hecho sucede en el silencio de la noche. Por eso la Iglesia canta el Sábado Santo por la noche: “¡Oh, noche tan dichosa, sólo ella conoció el momento en que Cristo resucitó de entre los muertos!” Desde entonces, la fe de la Iglesia gira en torno a este hecho contundente de salvación como lo atestigua el apóstol Pablo: “Porque les transmití, en primer lugar, lo que a su vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las escrituras; que se apareció a Cefas (Pedro) y luego a los doce” (1 Cor. 15, 3-4). Se trata de la tradición de resurrección presente en la Iglesia desde sus orígenes. Con fe y devoción también nosotros unámonos a la proclamación alegre que la Iglesia ha hecho por más de veinte siglos: “¡Es verdad, Cristo ha resucitado!”

Desde el inicio, la Iglesia celebra la muerte y resurrección de Cristo como el evento definitivo de la salvación. Cristo, con su muerte y resurrección, hace posible la plena libertad humana pues el ser humano libre del pecado, tiene la posibilidad definitiva de lograr sus máximas realizaciones, al grado que ni la misma muerte puede ya limitarlo.

Por Herminio José Piña Valladares Jesucristo, el hijo de Dios, resucitó; por eso creemos en un Cristo vivo y actuante. Es una certeza absoluta y total… Desde entonces creemos que Jesús vive y nos ama… San Juan, el discípulo amado, que estuvo presente al pie de la cruz, nos narra teológicamente la Resurrección de Jesucristo: “El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro, cuando todavía estaba obscuro, y ve la piedra quitada de la entrada. Echa a correr y llega a Simón Pedro y al otro discípulo a quien Jesús quería y le dice: ‘Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde le han puesto’. Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos. Pero el otro discípulo corría más que Pedro y llegó primero al sepulcro. Se agachó y vio los lienzos en el suelo, pero no entró. Después llegó Pedro. Entró a la sepultura y vio los lienzos en el suelo. El sudario que había cubierto el rostro de Jesús no estaba junto con las vendas, sino aparte y doblado. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, vio y creyó, pues hasta entonces no había comprendido que según la escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos”. El discípulo amado afirma que al entrar en el sepulcro vacío y descubrir las vendas en el suelo creyó. Esto determina que constató en el sepulcro que la

ausencia de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús había resucitado como lo confirma y es testigo en las siguientes apariciones a los discípulos, como cuando Jesús se hizo presente en el lago de Tiberíades y les dijo: “Echen la red a la derecha y encontrarán peces. Los discípulos echaron la red y se les hicieron pocas las fuerzas para recoger la red, tan grande era la cantidad de peces. El discípulo amigo de Jesús dijo a Simón Pedro: ‘Es el Señor’” (Juan 21, 6-8). San Juan reconoce y exclama: “¡Es el Señor!”, había reconocido a Jesucristo y posteriormente es el testigo fidedigno de que resucitó; otorga la prueba y testifica que Jesús murió en la cruz, pero resucitó de entre los muertos. Jesucristo, el hijo de Dios, resucitó; por lo tanto, creemos en un Cristo vivo y actuante. Es una certeza absoluta y total que Jesucristo resucitó. Desde entonces creemos que Jesús vive y nos ama. Tener fe en Jesús no sólo consiste en creer que Él resucitó, sino tener la certeza de que nos ama. Tener fe en Jesús es resucitar también nosotros de las tumbas que nos hemos fabricado y de las tumbas del pecado. Ahora la misión de todos los católicos es anunciar con sus obras, actos y palabras que Jesucristo resucitó y vive. Por lo tanto, la alegría cristia-

na es que Cristo, el Hijo de Dios, ha resucitado. Que Dios quiere que vivamos felices y que la felicidad es posible en esta vida. ¡Felices Pascuas de Resurrección!- Mérida, Yucatán. hjpvdirector@hotmail.com *) Presidente de la Asociación Católica de Abogados


. rrelieve que presenta motivos vegetales. Hay un nicho en la parte superior con representaciones de Cristo y de la Virgen María. La Capilla Abierta, mejor conocida como la Capilla del Rosario. Catalogada como “El Humilladero”, se encuentra precedida por una serie de arcos, tres en total, sostenidos por columnas estriadas de estilo dórico, apoyadas sobre bases cuadrangulares. La estructura de la capilla la forman tres arcos conopiales sostenidos por columnas, un presbiterio con bóveda de nervaduras de estilo gótico. Presenta planta hexagonal. La Capilla Posa se ubica en el extremo sur poniente del atrio principal. De planta cuadrangular con dos accesos con arcos de medio punto, que descansa sobre jambas en forma de pilastras con capiteles. Resultará una experiencia interesante y muy grata, el poder adentrarse en el místico y hermoso recinto de esta singular Catedral. Interesante por la falta de decoración en su fachada, por ser también la única que tiene una sola torre construida en un extremo del atrio, por tener un artesonado estilo mudéjar con madera y oro mejor conservado de todo el continente, por la impresionante conservación de los retablos que fueron restaurados con donaciones de la corona española y porque sin duda, les sorprenderá saber que a los pies de la Catedral tlaxcalteca se halla una Plaza de Toros, que resulta una composición insólita en una tierra en donde la magia se mezcla con la realidad, y el misticismo con la belleza.

HISTORIA La Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de la ciudad de Tlaxcala, originalmente fue el antiguo Templo y Convento de San Francisco de Asís, levantado por la orden franciscana en el siglo XVI y como es conocido de forma común; dedicado como Catedral bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción de María durante la erección canónica del Obispado de Tlaxcala. Fue uno de los primeros templos católicos levantado en el continente americano e importante centro de evangelización en toda esa región. Cuenta con tesoros arquitectónicos y artísticos de incalculable valor cultural para México y para el mundo. En esta antigua iglesia se encuentra la primera pila bautismal del Continente Americano, donde se convirtieron a la fe cristiana los cuatro caciques de Tlaxcala. Asimismo, en ella se conserva el primer púlpito de toda la Nueva España y dos retablos barrocos de estilo salomónico, uno en la nave principal y el otro en una de las capillas. ARQUITECTURA El techo del templo, algo inusual en México, es de dos aguas y carece de cúpulas; consta de una sola y amplia nave y su única torre está separada de la iglesia. En la parte interior el techo ostenta un artesonado de madera, estilo mudéjar, catalogado como el más importante de todo el país, con un valor artístico incalculable. El altar principal, de estilo barroco, data del siglo XVII y contiene importantísimas pinturas, esculturas y hermosas columnas de madera tallada, entre ellas un óleo que representa el bautismo de un noble tlaxcalteca, con Hernán Cortes y la Malinche como padrinos. La pila del bautismo se encuentra en la recién restaurada capilla de la Tercera Orden. LAS CAPILLAS Al lado izquierdo de la entrada del singular templo, se ubica la capilla, cuyo acceso lo enmarca un arco de medio punto, con una enjunta con decoración en alto-

Su gran Capilla Abierta es considerada la más antigua en su género, donde por tradición se sabe que allí se llevaron a cabo los primeros encuentros religiosos de los franciscanos con los tlaxcaltecas. Destaca su gran aportación a la arquitectura mundial con su planta hexagonal, con sus arcos estilo mudéjar y los rosetones góticos en su interior, además de los detalles de sus ricas pinturas indígenas que aún podemos admirar.


Pbro. Luis Miguel Juárez Hernández se quería mostrar era la unidad de la Iglesia; la fecha significativa sería el año 1951 en el que se cumplían 1500 años de la celebración del Concilio de Calcedonia. El otro sector, objetaba esa manera no apegada a la tradición de celebrar un concilio, y pensaban en un concilio largo en su duración, con reuniones cada año en la que no se necesitaba de la presencia de todo el episcopado sólo de una representación por provincia que llevaría los comentarios o puntos a favor o en contra del documento base. Al final de todo el trabajo se haría una sesión solemne con el concilio en pleno, para promulgar los documentos. Pío XII era de esta última opinión, pero al pensar en el tiempo de duración del concilio, se sentía demasiado viejo para convocarlo . El 25 de enero de 1959, fiesta de la conversión de San Pablo, en su alocución a los cardenales en la basílica de san Pablo extramuros, anunció estas tres cosas: Un sínodo diocesano romano, un concilio ecuménico y la revisión del derecho canónico.

Estimados lectores, queremos unirnos a la celebración que, con motivo del 50 aniversario del inicio del concilio Vaticano II, se llevará a cabo en toda la Iglesia. Nuestro esfuerzo aunque sencillo, nos llevará a conocer mejor este acontecimiento eclesial que, a juicio de no pocos historiadores y teólogos, es el más relevante del siglo pasado .

vocar un concilio que debería ser una continuación del incompleto Vaticano I. Llegó incluso a consultar a todos los obispos en 1923. A pesar de que el episcopado mundial vio con agrado la moción, no se llevó adelante el proyecto. La razón podría residir en la “cuestión Romana” no zanjada hasta los acuerdos de Letrán (1929).

En la introducción a su libro “Un periodista en el concilio”, el sacerdote José Luis Martín Descalzo advertía: …este libro nace de la tristeza: la de quien, al llegar el entusiasmo del concilio, se encuentra un clima católico que ha vivido en un dulce indiferencia…. Sería lamentable que fuera también nuestra actitud ante dicho suceso.

Pío XII puso en marcha una reflexión más intensa entre 1948 y 1951. La iniciativa partió del Cardenal Ruffini y del futuro cardenal Ottaviani (nombrado en 1953). El Sumo Pontífice dejó correr los trabajos de preparación y, finalmente, designó una comisión central. Junto al aspecto remarcado de condena, emergen ideas que apuntan a las cuestiones sociales, la paz, el apostolado seglar, y finalmente, a la modernización de la curia y de las estructuras eclesiales (por ejemplo: una curia más universal y la revisión en el tamaño de las diócesis).

Entrando en materia es oportuno que nos preguntemos: ¿cómo es que nace la idea del concilio vaticano II? En vistas de dar una respuesta, es bueno recordar el desafortunado desenlace del concilio Vaticano I que el 18 de julio de 1870 fue suspendido al estallar la guerra franco-alemana. Tanto su desarrollo como la recepción de los documentos emanados fueron desafortunados . Pasado el tiempo, su Santidad Pío XI (19221939), al iniciar su pontificado, abrigó la idea de con-

La razón por la que no se realizó, obedece en parte a las concepciones básicamente divergentes de la comisión nombrada, por un lado algunos pensaban en un concilio de unas cuantas semanas de duración, que tratara en la temática cuestiones fundamentales de la convivencia humana y sobre los problemas principales del mundo, en suma, lo que

Aunque hay quien opine que se trata de una súbita inspiración, lo cierto es que consta que Roncalli había hablado anteriormente con muchos acerca del plan de un concilio, de modo especial después del conclave lo comentó con el cardenal Ruffini. Parece que la conversación con Tardini del 20 de enero fue el “último escollo”, ya que sin o contra el cardenal secretario, era imposible poner en marcha un concilio .


Parroquia de San Pedro, Pozos

Parroquia de San JosĂŠ

en Cortazar


Realizada a puerta cerrada debido al ingreso constante de tu-

ristas a quienes se invitó a permanecer para la celebración, los

fieles de la parroquia participaron devotamente y besaron la cruz.

En la celebración presidida por el Sr. Obispo, siempre larga pero hermosa por la proclamación de 7 lecturas

y salmos, una Epístola y el Evangelio, se realizaron bautismos por inmersión de varios bebés, provocan-

do gran emoción por el renacimiento a la vida sobrenatural de estos pequeños hermanos.

La fiesta patronal en la parroquia de La Resurrección, inició su octavario con la Eucaristía concelebrada por el Sr.

Obispo Benjamín Castillo, el Sr. Cura Eduardo Chávez, el P. J. Asunción Briones y el P. Víctor Meza MSC. Co-

menzando además el peregrinar por las casas de la primera imagen del Señor Resucitado que tuvo el templo.

Manifestando su alegría por la resurrección de Jesucristo, el domingo de Pascua salieron a las calles los

grupos de la parroquia de la Asunción del barrio del Zapote, encabezados por su Sr. Cura, P. Chon Brio-

nes, quien micrófono en mano invitaba a la gente que salía al escucharlos a unirse a ellos y alabar a Dios.


paz, en nuestro mundo tan convulsionado por la violencia, necesitamos la paz que Jesús nos viene a traer, en otro texto bíblico nos dice que no es la paz que da el mundo,(Cfr. Jn. 14,27) porque la paz que da el mundo solamente es entendida como ausencia de guerra, no, la paz que Jesús nos viene a traer es la paz que empieza dentro de nosotros, una paz que se adquiere por la certeza de que el ¡está vivo! Y que podemos abandonar nuestra vida en sus manos. Pero también “les muestra las manos, el costado y los pies, para que reconozcan que es El” ¡Qué bien nos conoce Jesús! Sabe de nuestra incredulidad e incapacidad para creer si no vemos las señales de crucifixión, por más que sabemos por la fe, que El está resucitado y habita en medio de nosotros, es más habita en nosotros, no creemos, necesitamos vivir acontecimientos fuertes de tristeza, de desesperanza, para poder hacernos conscientes de que no estamos solos, bendito Dios que nos muestra las señales de los clavos, y porque nos ayuda con su gracias a descubrir su presencia. ¡Los discípulos se alegraron mucho al ver al Señor! Y también nosotros que somos sus discípulos en este tiempo que nos ha tocado vivir, nos alegramos.

¡Aleluya! Jesús ha resucitado ¡Aleluya! Queridos Catequistas y hermanos todos en el Señor: Los saludamos llenos de gozo por el gran acontecimiento de la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. En el Evangelio de San Juan se nos narra brevemente una de las apariciones de Jesús: “Ese mismo día, el primero después del Sábado, los discípulos estaban reunidos por la tarde con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se puso de pie en medio de ellos y les dijo: ¡la paz este con ustedes! Dicho esto les mostro las manos y el costado. Los discípulos se alegraron mucho al ver al Señor.”(Jn, 20,19-20) LA FIESTA DE LA RESURRECION ES NUESTRA FIESTA Jesús diariamente viene a nuestra realidad personal, donde muchas veces estamos encerrados, por miedo, miedo a vivir, miedo a enfrentarnos a la realidad de la sociedad en que vivimos y que el noticiero nos presenta como peligro para la conservación de la vida, miedo a enfrentarnos con nuestros propios problemas… y Jesús se hace presente, El no necesita tocar puertas para entrar, aunque le gusta que le abramos por propia iniciativa, acogiéndolo en el corazón, El se hace presente y se pone en medio de ellos, ese es el lugar preferido de Jesús en medio de nosotros, ”donde dos o tres estén reunidos en mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos” Mt. 18,20) para devolverles la ilusión, después de la crucifixión todo parecía acabado, todo lucía gris sin esperanza, Jesús viene a darle un nuevo color a la vida de los discípulos, viene a llenarlos de alegría con su presencia resucitada. También nosotros al igual que los discípulos nuestra vida se torna gris, nos hace falta esperanza, nos hace falta mirar la vida con nuevos ojos, los ojos de la fe, que nos haga conscientes de la presencia de Jesús resucitado en nuestra vida y de la invitación a la alegría, al gozo, a la esperanza.

Y su saludo ¡La paz con ustedes! Y vaya que necesitamos de su


Pbro. Juan Galván Sánchez

Hace algunas décadas se oía decir que el peso mexicano estaba en crisis porque había perdido parte de su valor; de hecho, casi todos los mexicanos que nos tocó vivir esa época éramos millonarios, no porque tuviéramos abundantes bienes materiales, sino que para comprar casi cualquier cosa se necesitaban millones, debido al poco poder adquisitivo que tenía la moneda de aquel entonces. Más tarde, de la crisis económica se pasó a la crisis de valores éticos, morales y, en el tiempo presente, también se han visto afectados los valores espirituales, no sólo en México sino casi en todo el mundo. Teniendo a la vista ese nuevo escenario, no se descarta que la Iglesia Católica de principios del Siglo XXI se haya salpicado de esta crisis en sus distintas formas. No sólo vaticanistas, sociólogos y analistas, sino también hombres y mujeres de Iglesia, en algunos aspectos coinciden al afirmar que el tiempo presente no es el mejor para la Barca de Pedro. En efecto, hay signos que confirman tal visión, entre los que se pueden mencionar ciertos sistemas de pensamiento, como el ateísmo, el agnosticismo, secularismo, indiferentismo, etc., los cuales hacen más difícil la vivencia de la fe para los creyentes. Así, en la actualidad creer es ir contra corriente, una corriente “crecida”. Además se han presentado factores intraeclesiales que a veces desaniman a la feligresía; aquí se puede hacer referencia a ciertos escándalos provocados por abuso a menores o por algunas conductas que tendrían que ser extrañas a los ministros ordenados, como es el caso de vatileaks. En este sentido, pensar que la crisis de la Iglesia se debe a una sola causa sería tener una visión reduccionista de la realidad, realidad que es tan compleja y diversa. Tampoco se puede pensar que el culpable de esta situación es una persona o un tipo de personas, como también sería un error y probablemente un

GRUPO CASTELANO AUTOMOTRIZ

Compra – venta– crédito Compramos tu camioneta Ford f-350 o Nissan Estacas -Recibimos tu auto a cuenta -Crédito hasta 48 meses -Hasta 2 meses sin intereses -Financiamos modelos 2005-2012 -Fabricamos tu carrocería -Vendemos tu auto ¡¡¡llámanos!!! Eje Juan Pablo II no. 1236 1era Fracc. de Crespo Celaya CP 38110 OFICINA: 01 (461) 175- 78-95 I.D. 72*13*79613 E- mail: automotrizcastelano@hotmail.com

pecado creer que la Iglesia no superará esta crisis, tomando en cuenta que no es la primera que se le presenta, pues puede decirse que, en un sentido amplio, la Gran Familia de los hijos de Dios casi siempre ha tenido que vivir situaciones difíciles, si no a nivel planetario, sí en determinadas regiones del mundo. La prueba de esto es que desde el Siglo I hasta hoy han proliferado los mártires. Como ejemplos de situaciones complicadas por las que ha pasado la Iglesia a través de la historia, pueden mencionarse la dolorosa separación que tuvo lugar en el año 1054, conocida como el sisma de oriente; luego el surgimiento del protestantismo a finales de la Edad Media, sufriendo así otra grave fractura. Crítica también fue la revolución francesa del siglo XVIII, en la que fueron asesinados muchos laicos y sacerdotes, supuestamente para fomentar entre los individuos la igualdad y la fraternidad, que eran algunos de los postulados de dicha revolución. La guerra civil española, iniciada en la década de los 30’s del siglo pasado, representó un trago amargo para la Iglesia Católica; durante su desarrollo, sin contar a los laicos, murieron más de mil Presbíteros y por los menos cuatro Obispos. Se trató de una situación que afectó a la Iglesia no sólo por la pérdida de algunos de sus ministros y fieles laicos, sino también porque en los años sucesivos, equivocadamente un sector de la población española pensó que la jerarquía estaba vinculada con el régimen de Francisco Franco, quien por muchos años gobernó aquel país de manera autoritaria. Por su parte, la Iglesia que peregrina en México también ha tenido que superar grandes dificultades a lo largo del tiempo, como lo ocurrido con Benito Juárez, al que algunos llaman benemérito de las Américas y que en el siglo XIX despojó a la Iglesia de todos sus bienes; o lo que pasó con Plutarco Elías Calles, que quiso aplicar de manera estricta la Constitución de 1917, la cual, en materia religiosa, contenía disposiciones discriminatorias y contrarias al sentir del pueblo católico mexicano, que en aquel entonces, más que ahora, era mayoría. Recapitulando lo dicho, cabe decir con objetividad que hoy por hoy la Iglesia sí está en crisis, pero no está desahuciada, pues son muchos los signos vitales que presenta. Es verdaderamente alentador saber que una multitud de creyentes sigue tratando de vivir con profunda convicción lo que Cristo propone en el Evangelio. El Anuario Pontificio cada año reporta un aumento de católicos, muchos de los cuales viven su compromiso bautismal, por eso han proliferado distintos grupos y movimientos apostólicos, tanto de clérigos como de laicos. Actualmente el número de sacerdotes está arriba de los cuatrocientos mil, quienes junto con centenares de religiosas, agentes de pastoral y fieles consagrados bajo distintos vínculos, con el Papa y los Obispos a la cabeza, trabajan en las más diversas tareas, pero todos unidos por los lazos de la comunión. Por eso, con humildad, hay que afirmar que la causa de la Iglesia no está perdida, ni éste es el último tren para Ella. Si bien es cierto que la Iglesia está integrada de un elemento humano, con miserias, fracasos y aciertos, también es cierto que comparte un elemento divino; cuenta con la fuerza vivificadora del Espíritu Santo, por lo que “las puertas del Infierno no prevalecerán sobre Ella” (Mt 16,18).


Por: Alejandro Rico H. Una treintena de jóvenes se dieron cita en la parroquia de San Miguel Arcángel de Celaya, para vivir la Pascua, organizada por el grupo juvenil. El punto de reunión fue el salón anexo a la parroquia, sitio en el que se realizaron las actividades programadas desde la pre.pascua de Apaseo el Grande, entre las que hubo temas, reflexiones, dinámicas, cantos y una Hora Santa. Desde el Domingo de Ramos, donde salieron en procesión por las calles agitando palmas para aclamar al Señor, los chicos y chicas se distinguieron por su gran entusiasmo. Después regresaron para continuar con los trabajos los días miércoles, jueves, viernes y sábado, en los que vivieron las celebraciones propias de la Semana Santa, llevándose el compromiso de ayudar a otros jóvenes a encontrarse con el Señor, La Pascua Juvenil culminó con la Vigilia Pascual, donde los jóvenes participaron animadamente en la celebración eucarística. El 25 de marzo, Lunes Santo y día de la Anunciación, se celebró en el decanato de Catedral el Día de la Vida, instituido por el Episcopado Mexicano desde hace 12 años, el cual consistió en una marcha por las calles con los participantes vestidos de blanco; después, una conferencia impartida en la Catedral por el Pbro. Vidal Rodríguez y finalmente la Eucaristía presidida por el Sr. Obispo Benjamín Castillo. Las parroquias que conforman el decanato son: Sagrario Catedral, Cristo Salvador, Sagrado Corazón, La Resurrecció y La Asunción. La invitación a celebrar la Jornada por la vida se extendió a toda la Diócesis durante la semana del 14 al 21 de Abril, dejando estas fechas debido a la Semana Santa. Durante dicha jornada, se impartirán cinco temas enfocados a la promoción de la cultura de la vida, una conferencia, la Misa y el Rosario por la vida. El desarrollo de la Jornada por la Vida será en cada parroquia y rectoría, con sus movimientos o grupos laicales, iniciando el día 14 de Abril con la Santa Misa y Rosario por la vida, y durante la semana de lunes a viernes se impartirán los temas. El sábado se realizará la conferencia y el domingo 21 se concluirá dicha Jornada con la Misa por la vida, recomendándoles que éstos se haga en alguna misa de precepto.


Fernando Pascual | fpa@arcol.org ACI prensa

Las relaciones tienen un peso importante en la historia de cualquier ser humano. Si esas relaciones están heridas, o son dejadas de lado, se producen daños graves en la vida de las personas y de los grupos humanos. Uno de los puntos no siempre evidenciados al hablar del aborto alude precisamente a las relaciones que están en juego. En una breve enumeración (e incompleta), en cada aborto están presentes las siguientes relaciones: entre madre e hijo, entre padre e hijo, entre familiares (y conocidos) de la madre con ésta y con su hijo, entre el personal médico y la madre y el hijo, entre la sociedad y la madre y el hijo. La primera relación, la más personal e íntima, es la que existe entre la madre y su hijo. Junto a esa relación, aunque experimentada de manera diferente respecto de la madre, inicia la que intercomunica al padre con su hijo. Desde esas primeras dos relaciones (madre-hijo, padre-hijo) surgen las demás relaciones. Los familiares más cercanos se sienten interpelados por el nuevo ser humano: para unos, es el nieto; para otros, un sobrino o un primo, etc. Luego, los amigos y conocidos se dan cuenta de que ha iniciado una nueva existencia que no les resulta indiferente.

En un videomensaje realizado con ocasión de la ostensión de la Sábana Santa este sábado, en la Catedral de Turín (Italia), el Papa Francisco afirmó que la Sábana Santa “habla a nuestro corazón y nos lleva a subir al monte del Calvario, a mirar el madero de la cruz, a sumergirnos en el silencio elocuente del amor”. A continuación el texto completo del videomensaje del Papa Francisco: Queridos hermanos y hermanas: También yo me pongo con ustedes ante la Sábana Santa, y doy gracias al Señor que nos da, con los instrumentos de hoy, esta posibilidad.

La mentalidad que promueve el aborto como un “derecho” destruye esas relaciones de modo drástico. No sólo porque al acabar con el hijo la madre y el padre quedan “liberados” de cualquier lazo con un diminuto ser humano, sino también porque muchas veces se promueve una terminología que busca precisamente negar que las relaciones existían antes del aborto. Así, por ejemplo, hay quienes intentan por todos los medios no llamar hijo al hijo. Lo denominan embrión, “producto”, “puñado de células”, un ser subhumano. Esas y otras fórmulas intentan ocultar la relación básica: ese ser humano es hijo, e hijo de una madre y de un padre.

Pero aunque se haga de esta forma, no se trata simplemente de observar, sino de venerar; es una mirada de oración. Y diría aún más: es un dejarse mirar. Este rostro tiene los ojos cerrados, es el rostro de un difunto y, sin embargo, misteriosamente nos mira y, en el silencio, nos habla.

Rechazada la relación, incluso negada en la mente y en el corazón, resulta más fácil presentar como aceptable el proyecto de acabar con la vida del hijo. En efecto, reconocer y afirmar que el aborto es matar al hijo en el seno de su madre resulta muy duro. Decir, en cambio, que el aborto (o, como algunos prefieren, la “interrupción voluntaria del embarazo”) es detener el desarrollo del “producto” para luego extraerlo del cuerpo de la mujer parece más vendible a los ojos de la sociedad.

¿Cómo es posible esto? ¿Cómo es posible que el pueblo fiel, como ustedes, quiera detenerse ante este icono de un hombre flagelado y crucificado? Porque el hombre de la Sábana Santa nos invita a contemplar a Jesús de Nazaret.

Pero dejar de lado ciertas palabras no puede ocultar las realidades que tales palabras expresan. Porque todo embrión es, se diga lo que se diga acerca de él, un hijo. Existe gracias a unas relaciones y pide, simplemente, ser acogido, respetado, amado, como hijo de su madre y de su padre.

Esta imagen – grabada en el lienzo – habla a nuestro corazón y nos lleva a subir al monte del Calvario, a mirar el madero de la cruz, a sumergirnos en el silencio elocuente del amor. Así pues, dejémonos alcanzar por esta mirada, que no va en busca de nuestros ojos, sino de nuestro corazón. Escuchemos lo que nos quiere decir, en el silencio, sobrepasando la muerte misma. A través de la Sábana Santa nos llega la Palabra única y última de Dios: el Amor hecho hombre, encarnado en nuestra historia; el Amor misericordioso de Dios, que ha tomado sobre sí todo el mal del mundo para liberarnos de su dominio. Este rostro desfigurado se asemeja a tantos rostros de hombres y mujeres heridos por una vida que no respeta su dignidad, por guerras y violencias que afligen a los más vulnerables... Sin embargo, el rostro de la Sábana Santa transmite una gran paz; este cuerpo torturado expresa una majestad soberana. Es como si dejara trasparentar una energía condensada pero potente; es como si nos dijera: ten confianza, no pierdas la esperanza; la fuerza del amor de Dios, la fuerza del Resucitado, todo lo vence. Por eso, contemplando al hombre de la Sábana Santa, hago mía la oración que san Francisco de Asís pronunció ante el Crucifijo: Sumo, glorioso Dios, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y verdadero mandamiento. Amén.

Abrir los ojos a las relaciones que explican el inicio y todo el recorrido de cualquier existencia humana, ayudará no sólo a vencer la mentalidad abortista, sino sobre todo a garantizar un contexto social más justo y más disponible a acoger a quienes, como hijos, inician a vivir en uno de los lugares más maravillosos de la aventura humana: en el seno de sus respectivas madres.


sas para acompañar asados de cerdo o pato, o incluso para regar macedonias de fruta y ensaladas variadas.

http://kena.com http://noticias.innatia.com

La granada es la fruta del granado, árbol originario de Mesopotamia, también conocida como “milgrano, magrana, minglana, balaustra, o manglano”, considerada por muchos como la fruta de la fertilidad. Por otra parte, los griegos consagraron sus semillas a la diosa del amor Afrodita, ya que consideraban que tenía propiedades afrodisíacas llegando a creer que Venus la regalaba a sus fieles más devotos. Tampoco Homero se pudo resistir a su tentación pues la citó en su “Odisea”. Igualmente, se han encontrado granadas en tumbas faraónicas del Antiguo Egipto. Los árabes fueron quienes las difundieron por todo el Mediterráneo como bebida refrescante. Son ricas en taninos, de ahí el amargor de su piel, que también se utiliza como infusión para luchar contra enfermedades de garganta, cólicos y diarreas. Desde la antigüedad, la corteza y membranas, eran usadas para combatir las lombrices intestinales. La granada contiene unas 65 cal./100 gr., es rica en pectina, tanino, antioxidantes, flavonas, fibra tipo escoba, vitaminas E, C, B1, B2, B3, B9, fósforo, cobre, hierro, cinc, calcio y muy rica en manganeso y potasio. Suelen conservarse durante mucho tiempo si no sufren golpes y sus manchas son muy difíciles de quitar. En cuanto al apartado culinario, se pueden comer al natural, o con unas gotas de moscatel, o con nata, vino, o salsa de chocolate. Además, sirve de base al jarabe “granadina”, muy usado en coctelería, así como en sal-

A la granada, se le asignan efectos favorables para aliviar el asma, la fiebre, las enfermedades cardiovasculares, evita la retención de líquidos, la flatulencia, ayuda a combatir la hipertensión, la anemia ferropénica, los parásitos intestinales, laarteriosclerosis, el exceso de ácido úrico y además son bastante astringentes. Contra los bichos Los especialistas en terapias naturales señalan que basta con poner a cocer la cáscara de la granada para obtener una infusión capaz de eliminar parásitos intestinales. Y en su pulpa contiene nutrientes recomendables para enfermos del hígado, riñones, vías respiratorias, aparato digestivo, hipertensión, aterosclerosis, anemia por hierro, obesidad, gota, artritis, inapetencia y desnutrición. Granada, roja delicia El jugo de la granada, dulce líquido de color rosa violáceo, protege la garganta de los bruscos cambios de temperatura y funciona como astringente en diarreas y hemorroides. El ácido cítrico, las sales minerales así como las vitaminas A, B y C que contiene, hacen que sea una fruta nutritiva para las personas débiles y los ancianos, además de tener propiedades diuréticas y ser regeneradora de tejidos. Benéfica para la piel La combinación de manganeso y vitaminas C y B, propias de la granada, es un buen remedio para combatir la resequedad de las mucosas, la inflamación bucal y renal, así como el agrietamiento de la piel.

http://www.dforceblog.com Son muchos losbeneficios de comer kiwi, además de tener muy buen sabor, es muy nutritivo y puede ayudar a mejorar la salud en general. Beneficios para la piel El kiwi tiene increíbles beneficios para nuestra piel. Contiene una gran cantidad de vitamina C. Nuestra piel contiene vitamina C únicamente con el propósito de neutralizar las reacciones de los radicales libres que tienen lugar bajo la piel. Estas reacciones pueden dañar la piel y darle un aspecto de vejes. La vitamina C también estimula la producción de colágeno, que da a la piel una propiedad elástica. Beneficios para el Aparato Digestivo El kiwi actúa como prebiótico en nuestro sistema digestivo. Esto significa que tiene la capacidad de dar a nuestro sistema digestivo la nutrición adicional que necesita para funcionar correctamente. Comer kiwi diario ayudará a evitar los desequilibrios digestivos y mantenerse saludable. Beneficios para el acné Este punto se relaciona con los beneficios digestivos. Cuando nuestro sistema digestivo está funcionando correctamente, nuestra piel se beneficia también, si nuestro sistema digestivo no está funcionando, podemos tener más acné en la piel y de la cara, especialmente. Pérdida de Peso El kiwi es extremadamente bajo en grasa y calorías. Y es una muy buena opción para las personas que están a dieta, ya que puede actuar como quema grasa. Cuanto menor sea la grasa, mejor trabajará el metabolismo. Embarazo Esta fruta es esencial para las mujeres embarazadas. Permite tanto la madre como el bebé que está creciendo obtener la nutrición que necesitan para estar saludables.

El kiwi es considerado como una vitamina prenatal para las mujeres em-

barazadas. Si se come a diario, permite que los nutrientes que recibe de la madre sean transmitidas al niño a través de la placenta y el cordón umbilical. Esto es importante, ya que podría disminuir la probabilidad de que el feto nazca con defectos de nacimiento. Diabetes El kiwi tiene un índice glucémico bajo, lo cual es importante para aquellos que tienen diabetes, también ayuda a regular el azúcar en la sangre por lo que es muy recomendable cuando se tiene diabetes tipo 1 y 2.


Por: Cristina Cendoya de Danel El Signo: La Materia y la Forma El Concilio de Trento declaró como dogma de fe, que la materia del Bautismo es el agua natural, porque así lo dispuso Cristo y así lo hacían los apóstoles. Esta definición fue necesaria porque en ese momento, había que rebatir la doctrina de Lutero, que decía que se podía utilizar cualquier líquido. Además, existen unos argumentos que nos demuestran su conveniencia: sabemos que el agua lava el cuerpo, por lo que es la materia adecuada para lavar los pecados. Por otro lado es fácil de encontrar y debido a la importancia de este sacramento su materia lógica es el agua. El Bautismo puede llevarse a cabo por infusión – cuando se derrama el agua sobre la cabeza – o por inmersión – sumergiendo al bautizado en el agua -. Para su validez se debe de derramar el agua al mismo tiempo que se dicen las palabras que constituyen la forma y el agua debe de correr sobre la cabeza. Salvo en caso de necesidad, como podría ser el bautismo de un feto, - aún con vida - que podría ser en cualquier parte del cuerpo. Las palabras que constituyen la forma son: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo”. En estas palabras están representadas las partes que son esenciales, tales como: el ministro “Yo”, el sujeto “te”, bautizo, la acción que se realiza, la mención de la Santísima Trinidad y la clara distinción de las Tres Personas divinas.

El agua bautismal es signo de un nuevo nacimiento, en el Espíritu. El inicio a la vida de gracia, y a la pertenencia del Pueblo de Dios. Pero como todo sacramento posee un rito esencial, el signo más importante. Y este rito esencial del sacramento: el bautismo propiamente dicho. El bautismo es realizado de la manera más significativa mediante la triple inmersión en el agua bautismal, o derramando tres veces agua sobre la cabeza del candidato. Al mismo tiempo que se pronuncia la forma. Las palabras que pronuncia el ministro son: " Fulano....... yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo". La unción con el santo crisma, óleo perfumado y consagrado por el obispo, significa el don del Espíritu Santo al nuevo bautizado. Ha llegado a ser un cristiano, es decir, "ungido" por el Espíritu Santo, incorporado a Cristo, que es ungido Sacerdote, profeta y rey. Literalmente ungido significa “persona consagrada" y en este caso es a Dios. En la Liturgia de las Iglesias de Oriente, esta unción postbautismal es el sacramento de la crismación (Confirmación). La vestidura blanca simboliza que el bautizado se ha "revestido de Cristo" (Ga. 3,27); que ha resucitado con Cristo a la vida de la gracia. El cirio que se enciende en el "cirio pascual", significa que Cristo ha iluminado al neófito. En Cristo, los bautizados son: "la luz del mundo" (Mt.5,14) (Flp. 2,15).

Rito y Celebración El bautismo, tiene muchos signos, además del signo esencial, constituido por la materia y la forma y éstos nos llevan a seguir un rito: El sentido de la gracia del Sacramento del bautismo aparece claramente en los ritos de su celebración. Cuando se participa atentamente en los gestos y las palabras de esta celebración, los fieles profundizan en lo que este sacramento significa y se percatan en lo que se realiza en el bautizado. Cada uno de los signos posee un sentido muy determinado, así por ejemplo: La celebración comienza con la señal de la cruz, que nos indica la marca de Cristo sobre el que le va a pertenecer y significa la gracia adquirida por la Cruz de Cristo. El anuncio de la Palabra de Dios, es decir, las lecturas, que da luces sobre la verdad revelada a los "candidatos" y a la asamblea; y suscita en todos la respuesta de la fe. En efecto, el bautismo es "el Sacramento de la fe" por ser la entrada sacramental en la vida de la fe. El anuncio de la Palabra de Dios, nos invita a vivir este "Sacramento de la fe". Puesto que por el bautismo somos "liberados del pecado y del que nos tienta, el Diablo", se pronuncian uno o varios exorcismos sobre el “candidato". Este es ungido con el óleo de los catecúmenos, o bien el celebrante le "impone las manos", y el "candidato" renuncia explícitamente a Satanás. Así preparado, puede confesar la fe de la Iglesia, a la cual será “confiado" por el bautismo. (Rm.6,17). El agua bautismal es entonces consagrada mediante una oración en el mismo momento o utilizar la de la noche pascual. La Iglesia pide a Dios que, por medio de su Hijo, el poder del Espíritu Santo descienda sobre esta agua, a fin de que los que sean bautizados con ella "nazcan del agua y del Espíritu”. (Jn.3,5)

El nuevo bautizado es ahora hijo de Dios. Por lo tanto, ya puede decir la oración de los hijos de Dios: "el Padrenuestro". Sólo los bautizados podemos llamar "Padre" a Dios. La bendición solemne cierra la celebración del "bautismo". En el bautismo de los niños recién nacidos, la bendición de la madre ocupa un lugar especial.


Por: Andrés Soria Huerta Los días 21 y 22 de Marzo, el Sr. Obispo Dn. José Benjamín Castillo Plascencia realizó la visita pastoral al decanato de San Luis de la Paz. A las 8:30 de la mañana se reunieron los sacerdotes y los laicos miembros de los consejos de las siete parroquias que conforman el decanato: San José, en Jofre, San Sebastián Mártir, en el Salitre, Nuestra Señora de Lourdes, en las Fracciones, Nuestra Señora de Lourdes, en la Estación, San Pedro Apóstol, en Pozos, La Virgencita de las Tres Ave Marías, y San Luis Rey de Francia. La parroquia sede de la visita pastoral fue la de San Luis Rey. El primer día, el punto de reunión fue el Centro Comunitario “Timoteo Ríos” (CECOM), y el segundo día en el santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. El señor Obispo destacó que es necesario poner en práctica el plan, no sólo tenerlo por escrito. Señaló que la visita pastoral ayuda a medir las fuerzas para compartir los recursos en el decanato y a ver cómo van las distintas parroquias en la aplicación del plan. Invitó a las parroquias a avanzar juntas aprovechando el Año de la Fe, en vistas a reforzar la evangelización, para descubrir la alegría de la fe, el gozo de sabernos amados por Dios en su Hijo, y corresponder a ese amor a él y a nuestros hermanos. El Pbro. Asunción Briones, Vicario de Pastoral de la diócesis, explicó que el señor Obispo viene a animarnos, a confirmarnos, a ayudarnos a impulsar nuestro

plan diocesano de pastoral, ver cómo se está aplicando en cada una de las parroquias, cómo están funcionando las comisiones, cómo están siendo operativos los animadores. Además, la visita se realiza también para ver cómo el decano ayuda a la coordinación y a vivir la comunión entre las iglesias parroquiales, que precisamente es el lema de las visitas pastorales. El resto de la visita se desarrolló con los cuatro encuentros programados. El primer día: 1) Del señor Obispo con los presbíteros del decanato; 2) De los presidentes de las comisiones diocesanas con los laicos. El segundo día: 3) Del Señor Obispo con los laicos; 4) De los presidentes de las comisiones diocesanas con los presbíteros del decanato. El día viernes, el Pbro. Fernando Ortiz presentó los temas “El ser y quehacer del párroco y la parroquia” y “El ser y quehacer del decano y el decanato”, que sirvieron para reforzar el conocimiento sobre las responsabilidades de ambos, desde el derecho canónico. Un punto que se ha resaltado en las visitas pastorales es la necesidad de apostar más por la formación de agentes, pues los laicos lo ven como una necesidad, y el señor Obispo insiste en no abandonar el proyecto de la escuela decanal de formación para laicos donde ya se ha intentado establecer, y de implementarlo en donde aún no está.


Linda Watson, fue prostituta y una vez que se convirtió, tuvo la fortuna de tener un encuentro con el beato Juan Pablo II y quien le pidió que rezara por ella y por su trabajo a favor de otras mujeres que quieren abandonar el «comercio» sexual. Cuando Linda Watson se encontró con el Santo Padre se acordó del relato del Evangelio sobre la mujer de mala reputación que encontró a Cristo. «No podía creer que estuviera realmente frente a él». «Ha sido verdaderamente extraordinario», declaró. «Empecé a decir en polaco, mi segunda lengua, “¡Padre Santo mío!”. ¡La experiencia ha sido entusiasmante, pero a la vez de gran humildad!» Linda Watson pudo dejar las calles --tras más de 20 años en el comercio sexual-- para convertirse y, con ayuda de su arzobispo, levantar casas para prostitutas deseosas de salir de ese tipo de vida. Se cuenta entre las principales promotoras de la campaña contra la legalización de la prostitución en su país, Australia, y fue elegida como «la mujer más inspiradora del año». La propia Watson relata su implicación en las redes de la prostitución: «Tuve una vida difícil como madre soltera con tres hijos, cada uno de los cuales no tenía más que el suelo para dormir. Así que, cuando una mujer de apariencia pudiente me tocó en el hombro en el salón de té de mi humilde oficina y me dijo que podía ganar 2.000 dólares a la semana simplemente dando masajes, me vi muy tentada». La mujer en cuestión intentaba convencerla haciéndole ver la posibilidad de limitarse a una prueba de dos meses. «Nadie lo sabría y después podría dejarlo», le aseguró. En poco tiempo Watson se dio cuenta de la verdad, pero ya era demasiado tarde: «Tan pronto como empiezas, pierdes tu dignidad. Estás vendida» --recordó--. «Mi primer cliente era directivo de alto nivel de los medios e inmediatamente fue como si hubiera sido vendida como un trozo de carne a todos sus millonarios». También describió cómo la situación llegó a estar «fuera de control». El dinero y la manipulación «eran un tipo de red de seguridad que te pones alrededor» y si «intentas dejarlo para empezar una nueva vida no tienes dónde ir para recuperar el respeto y reconstruir una vida». Abandonar el comercio del sexo parecía imposible hasta que «invitó a Dios en su corazón por pura desesperación». Fue el día en que murió la princesa Diana de Gales. «Por primera vez me di cuenta verdaderamente de que la riqueza y el poder no eran la respuesta a todo --relata--. Ciertamente no le habían salvado la vida». Linda decidió buscar trabajo, pero nadie la contrataba. Entonces sintió que Dios le había dado la misión de salvar a otras mujeres atrapadas en la prostitución, pero una vez más nadie se mostró dispuesto a ayudarla. «No sé cuántos cientos de iglesias me recha-

zaron, hasta que llegué a la puerta de la oficina del arzobispo católico --reconoce--. Él percibió mi visión de futuro». Para monseñor Barry Hickey, arzobispo de Perth (Australia), aquel día obtuvo una respuesta a sus oraciones. El prelado relató que antes de encontrar a Linda Watson no lograba hallar el modo de desbaratar la industria del comercio sexual. «Sabía que enviar a un asistente social normal en el terreno no llevaría casi a nada --admite--. Necesitaba a alguien que conociera la actividad desde dentro. Y ella fue mi ángel de la esperanza». Así comenzó el ministerio de este equipo: establecer casas de recuperación para prostitutas --«Linda’s Houses of Hope» (Las casas de la esperanza de Linda)-- para proporcionar refugio, asesoramiento y protección, entre otros medios. Según el arzobispo Hickey, Linda Watson frecuentemente tiene que trabajar con las víctimas partiendo de cero. «Algunas de las jóvenes vienen a mi puerta sin sus prendas, hasta sin dientes –revela Linda--. Algunos hombres les hacen saltar los dientes a golpes, así que debemos ocuparnos de atender todos estos aspectos». A la vista de la difusión de la violencia y de las drogas y con chicas que «atienden» «de ocho a quince clientes al día», Watson se irrita al oír a políticos que tratan de sacar adelante proyectos de ley para legalizar la prostitución. «La prostitución te destruye --alerta--. No te estimas y te parece que nadie podría amarte jamás». Admite que preguntaría a los políticos: «¿Les gustaría que esto le ocurriera a sus hijas o hermanas?». «Estoy profundamente impactada, y creía que nada podría afectarme», reconoce Linda refiriéndose a las víctimas. «Están tan destruidas que están como muertas, a modo de “muertos vivientes”. Si la gente viera esto nunca querría la legalización [de la prostitución]». En su labor, Watson se ha inspirado en la Madre Teresa de Calcuta --a cuya beatificación acudió-- y en Juan Pablo II. «Sé que tenemos un pasado muy distinto --dice entre risas--, pero también sé que nosotros amamos amar». Su vida actual no está exenta de peligros. Su éxito en derribar las propuestas de ley de legalización y en exponer los abusos contra las mujeres le han ganado muchos enemigos. Con todo, Watson lo considera como una pequeña cruz que hay que ofrecer a lo largo del camino, lo que se podría definir como un martirio moderno. «Estoy casi acostumbrada a recibir ataques, disparos y amenazas de muerte», apunta Linda Watson. «Camino con Dios e intento esquivar las balas», concluye.


El 20 de marzo, los presbíteros José Manuel García Gómez, Antonio González Morales, Eusebio García, Juan Carlos Camacho Chino y José Antonio Mendoza Cazares, festejaron su primer aniversario de ordenación sacerdotal, la cual recibieron el 20 de marzo de 2012 en el templo de El Carmen, en Celaya, de manos del Sr. Obispo Benjamín Castillo Plascencia. Acompañados de sus familiares, amigos y algunos sacerdotes, celebraron la acción de gracias a Dios por el don del sacramento del Orden. La Eucaristía fue presidida por el P. José Manuel García y la homilía predicada por el P. Antonio Morales, quien expresó su sentir y el de sus compañeros, en el que destacó su agradecimiento al Señor por elegirlos para ser presbíteros.

Al concluir la santa Misa, el Padre José Manuel pidió a sus compañeros

que dirigieran unas palabras a los presentes, a quienes solicitaron sus oraciones para continuar adelante con su vocación a la vida en el ministerio sacerdotal. Además, cada uno mencionó en donde está desempeñando su trabajo: el padre José Manuel es apoderado legal de la Diócesis y vicario en la Catedral; el P. Eusebio es promotor vocacional en la zona norte de la Diócesis y vicario en la parroquia de nuestra Señora de los Dolores, en Dolores Hidalgo; el P. Juan Carlos Camacho, es vicario en la parroquia de San Luis Rey, en San Luis de la Paz; en P. José Antonio Mendoza en vicario en la parroquia del Sagrado Corazón y San Andrés, en Apaseo el Alto; y el P. Antonio González, es promotor vocacional en el Seminario Diocesano. Después de la Eucaristía, se reunieron en la Casa Pastoral compartir los alimentos y pasar un rato agradable con sus invitados.


El anciano sonrió y dijo: -“Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré… cuando un joven cumple los quince años los padres le regalan una libreta, como ésta que tengo aquí colgando del cuello. Y es tradición entre nosotros que a partir de allí, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: A la izquierda qué fue lo disfrutado… A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo. Conoció a su novia, se enamoro de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla?, ¿una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media?... y después… la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso, ¿Cuánto duró?, ¿el minuto y medio del beso?, ¿dos días?, ¿una semana?... ¿Y el embarazo o el nacimiento del primer hijo? , ¿Y el casamiento de los amigos?, ¿y el viaje más deseado? , ¿Y el encuentro del hermano que vuelve de un país lejano? ¿Cuánto duró el tiempo de disfrutar estas situaciones?, ¿horas?, ¿días?... Así, vamos anotando en la libretita cada momento que disfrutamos… cada momento. Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre, abrir su libreta, y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba, porque ese es, para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido”. Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador… Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien que necesariamente sabe qué es lo que está buscando, es simplemente alguien para quien la vida es una búsqueda.

Y tú… ¿Cuánto tiempo has vivido realmente?

Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó, a lo lejos, Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores, la rodeaba por completo una especie de valla pequeña la madera lustrada. Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar entre los árboles. Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor. Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió sobre una de las piedras aquella inscripción: “Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, sino una lápida. Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar. Mirando a su alrededor el hombre se dio cuenta que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla, decía: “Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”. El buscador se sintió terriblemente conmovido. Este hermoso lugar era un cementerio, y cada piedra, una tumba. Una por una, empezó a leer las lápidas. Todas tenían inscripciones similares, un nombre y el tiempo de vida exacta del muerto. Pero lo que lo conectó con el espanto, fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años. Embargado por un dolor terrible se sentó y comenzó a llorar. El cuidador del cementerio, pasaba por ahí y se acercó. Lo miró llorar por rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar. -“No, ningún familiar”, dijo el buscador. “¿Qué pasa con este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que los ha obligado a construir un cementerio de niños?”

1. El regalo de escuchar pero realmente estar en una actitud de, sin interrumpir, bostezar, criticar o juzgar; sólo escuchar. 2. El regalo del cariño ser generoso mediante besos, abrazos, palmadas en la espalda y apretones de mano; estas pequeñas acciones demuestran el cariño por la familia y los amigos. 3. El regalo de la sonrisa llena de tu vida de imágenes de sonrisas, dibujos, caricaturas, y tu regalo dirá: “Me gusta reír contigo”. 4. El regalo de las notas escritas esto puede ser un simple “gracias por ayudarme”; un detalle como éstos puede ser recordado de por vida y cambiarla. 5. El regalo de un cumplido un simple y sincero “el rojo te sienta muy bien”, “has hecho un gran trabajo” o “fue una deliciosa comida”, pueden volver especial un día. 6. El regalo del favor todos los días procura hacer un favor. 7. El regalo de la soledad hay días que no hay nada mejor que estar

solo. Sé sensible y da este regalo o solicítalo a los demás. 8. El regalo de la disposición a la gratitud la forma más fácil de hacer sentir bien a las personas es decirles cosas que no son difíciles de decir, como “hola” y “gracias”. Los amigos son raras joyas que pueden hacerte enojar y sonreirá, que poco a poco aprenden a escucharte, a alentarte y a abrirte su corazón.


http://multimedios.org

siva de los franceses en los tempranos días de Clo doveo... La tragedia se proyectó ampliamente sobre nuestra Historia, la cual hubiese sido otra con la unidad católica del reino visigodo, realizada a tiempo, y no con una tardanza y una premiosidad que no permitieron solidificarla y convertirla en muro infranqueable a la invasión musulmana, fruto directo de la fragilidad de la política y de las rencillas intestinas de los godos. Repitámoslo: Leovigildo —que había dado unos pasos hacia la unidad política sometiendo a los vascones y a los suevos, y estructurando una admirable obra legislativa— se equivocó al querer unificar a la nación en el arrianismo... Perdió miserablemente un tiempo precioso. En la misma Casa real había una católica: Ingunda, hermana del rey de Austrasia, Childeberto II, que en el año 579 se había casado con Hermenegildo. En cambio, su abuela Godsuinta, casada en segundas nupcias con Leovigildo, intentó por todos los medios que abrazara el arrianismo, sin éxito alguno. Para terminar con aquel malestar doméstico, Leovigildo decide que el matrimonio Hermenegildo-Ingunda se traslade a Sevilla, donde el monarca necesita un representante de toda confianza. Allí los dos vivirán en paz, y quizá ella ceda algún día. Lo que sucedió fue que Hermenegildo, en la paz familiar y rodeado de una corte adicta, fue penetrando en la auténtica doctrina cristiana. Su corazón de esposo amante acepta las insinuaciones de Ingunda, que le llevan a tratar frecuentemente con el entonces Obispo de Sevilla, San Leandro. A través de este trato llega al conocimiento de la falsedad del arrianismo, que niega dogmas tan fundamentales como la divinidad de Jesucristo, y la naturaleza de la Santísima Trinidad, viendo cómo la verdad está en toda su plenitud en el catolicismo. Es entonces cuando abjura el arrianismo para abrazar la fe católica, tomando en su bautismo el nombre de Juan. Mientras tanto, Leovigildo había intensificado sus esfuerzos para conseguir a toda costa la unidad religiosa en el arrianismo. Para ello reúne un Concilio de obispos arrianos en Toledo, que facilita —con el reconocimiento de la validez del bautismo católico— la apostasía, exigiendo sólo la confesión de una fórmula trinitaria herética. Mas como esto no basta para atraer a los católicos, una tenaz persecución se desencadena contra ellos.

Primogénito del rey visigodo Leovigildo, profesa la religión de sus padres —el arrianismo— hasta que, bajo la influencia de su esposa y de San Leandro, Obispo de Sevilla, se convierte al catolicismo. Ante la persecución desencadenada por su padre contra los católicos, le declara la guerra en el año 582. Vencido y hecho prisionero por Leovigildo, muere mártir de su fe en 585. — Fiesta: 13 de abril. El reino visigodo alcanza su apogeo con Leovigildo, que asocia al gobierno a sus dos hijos, Hermenegildo y Recaredo, con el fin de asegurar la continuidad de la monarquía en su propia familia. Quizá ello fue causa de muchas conjuraciones surgidas durante su reinado, en el seno de la nobleza, las cuales fueron reprimidas con mano firme. Recuérdese que la monarquía visigoda era electiva teóricamente, siguiendo un principio germánico. Leovigildo era un guerrero afortunado y un hábil político, y no cejó en su empeño. La aspiración fundamental del gran rey visigodo era la unidad política, y creía que la sola base sólida de ésta estaba en la unidad religiosa. No andaba equivocado en tal visión; pero sí lo anduvo en el enfoque de la unidad religiosa a base del arrianismo. Los visigodos vinieron a España arrianos. Ésta fue la gran tragedia de su monarquía y la gran tragedia de España. La diferencia de religión ahondó y exacerbó la que había entre dominadores y dominados, desde el punto de vista étnico. Los primeros, germánicos; los segundos, hispano-romanos en su inmensa mayoría. La diferencia de religión impidió la fusión espiritual de los dos pueblos, y aun su simple soldadura. De haber venido los invasores católicos o paganos, el hermanamiento perfecto se hubiese realizado pronto y fácilmente. Recuérdese la conversión ma-

En este estado de cosas, la noticia de la conversión de Hermenegildo llega a Toledo, consiguiendo exasperar a su padre que, instigado por Godsuinta, intensifica sus iras para contrarrestar el movimiento hacia el catolicismo que podía seguirse de aquel hecho. Mas todo fue inútil. En la provincia Bética todos los ciudadanos, compactamente, se agrupan en torno a Hermenegildo, en quien ven al defensor de sus ideales religiosos y políticos. La postura de aquellos católicos se hace belicosa, imponente. El príncipe —aunque seguramente no sin tortura interior— se lanza a la guerra contra su padre. Es la libertad de los católicos en la profesión de sus creencias la que está en juego, muchas ciudades y castillos se han declarado en favor de Hermenegildo, a la vez que sus embajadores buscan la ayuda de los suevos, de los francos y bizantinos, todos ellos pueblos católicos. Pero Leovigildo no está dispuesto a tolerar la rebelión de su hijo, e inicia una afortunada campaña, conquistando Cáceres y Mérida; y cortando el paso a los suevos y sobornando al general bizantino, deja a Hermenegildo sin una preciosa ayuda, del todo necesaria para sus planes bélicos. El príncipe se prepara para la defensa; pone a salvo a su mujer y a su hijo en territorio bizantino, y al frente de los suyos resiste heroicamente en Sevilla hasta que, caída la ciudad, escapa a Córdoba, donde se acoge al asilo de un templo. Parece que aquí es donde interviene su hermano Recaredo, que le ofrece, en nombre de su padre, la conservación de la vida, si se entrega. Acepta Hermenegildo quien, convertido en prisionero, va a parar a Tarragona, en cuya cárcel es coaccionado para que abrace nuevamente el arrianismo. No cede la firmeza del príncipe, que se mantiene fiel a su fe, muriendo asesinado, en el mismo calabozo, al negarse a recibir la comunión de manos de un obispo arriano. Sucedía esto en el año 585, y no se hizo esperar el fruto de aquella sangre vertida en defensa de la fe católica. Antes de un año, en el 586, fallecía Leovigildo recomendando a su hijo Recaredo que se convirtiese al catolicismo, cosa que hizo inmediatamente. Y a los cuatro años del martirio de Hermenegildo, todo el pueblo visigodo abjuraba solemnemente el arrianismo, con lo que se conseguía aquella unidad que Leovigildo tanto deseara.


Vicky Cantú de Santos | vickycantudesantos@gmail.com regirla no por sentimientos cambiantes, sino por el valor de la unidad, que mantiene a la familia segura y estable. La fidelidad es la coherencia en la vida. Vivir de acuerdo a los principios en las pequeñas decisiones diarias. La suma de pequeñas fidelidades o infidelidades a la palabra empeñada, a los compromisos asumidos, a nuestra propia vocación o tarea, es lo que nos dará el resultado de lo que en realidad somos: una persona confiable o no. Comunicación: La comunicación fortalece la confianza, de lo contrario la bloquea o la limita. La confianza genera a su vez, más confianza. Una buena comunicación con la pareja evitará conflictos y malos entendidos. Con los hijos, ayuda a poder guiarlos y educarlos mejor. En la empresa, ayuda a aclarar los objetivos del trabajo, ser más eficiente, generar confianza y crecer dentro de la organización. Sinceridad: Acepar la realidad es aceptar la verdad. La confianza debe basarse en la realidad y en el conocimiento de las fuerzas y debilidades propias o de los demás. Conocer esto ayuda a no confiar a ciegas, sino confiar de acuerdo a las posibilidades reales de las personas. Saber cuáles son mis cualidades me ayuda a hacer mejor el trabajo y conociendo mis defectos sabré qué podría arruinarlo y en qué debo trabajar. Con este conocimiento se puede caminar con más seguridad hacia la meta. Podríamos afirmar que la humildad que es la verdad es el pie izquierdo y la confianza, el pie derecho, en nuestro caminar a la madurez.

La vida humana comienza y es posible sólo desde la confianza. Basta con mirar a los niños para comprobarlo: su inmadurez y fragilidad los hace depender de sus padres para garantizar su supervivencia. De la seguridad y cariño de esta relación surge su identidad, su desarrollo y su destreza para socializar. A la hora de sufrir un accidente y necesitar un médico se busca a una persona digna de confianza para depositar la salud en sus manos. Cuando tenemos una pena muy grande, buscamos al amigo que sabemos que nos escucha y guarda nuestras confidencias. Recurrimos a la confianza en las personas para ayudarnos en la vida, de no ser así, nos volveríamos personas aisladas, herméticas, temerosas de las intenciones de los demás y finalmente, en personas tristes o grises. La confianza no se exige, se ofrece y se merece. ¿Qué elementos involucran la confianza en uno mismo y en los demás? Amor: Saber que alguien te ama produce confianza dentro y hacia fuera de la persona. Primero ayuda a amarnos y aceptarnos a nosotros mismos. La confianza muestra la intensidad del vínculo entre dos personas, qué tanto se quieren, comunican y están unidos. El amor se refleja en una atención adecuada, en interés por el bien del otro. Cuando una persona muestra que te quiere y tiene buenos sentimientos hacia ti, genera confianza entre ambos. La confianza es esa seguridad que tenemos de la rectitud y de las buenas intenciones de los demás. Compromiso: La confianza se fundamenta y sostiene en el amor y el amor es compromiso. Cuando una persona se compromete, nos inspira confianza porque sabemos que no nos va a fallar, que hará todo su esfuerzo por cumplir. ¡Qué tranquilidad saber que cuentas con alguien dispuesto a sacrificarse por ti! Eso es tener confianza en esa persona y sentirte seguro. Todos necesitamos a los demás y la mejor forma de estrechar lazos es por el amor y el compromiso. Confiamos en quien cumple sus promesas. Vivimos una época en la que las personas evitan el compromiso. Esto provoca que las relaciones interpersonales sean más superfluas porque evitar el compromiso es limitar el amor. En el fondo, es optar por el egoísmo que genera división. La confianza en uno mismo lleva al compromiso y a la toma de decisiones. Los que no tienen confianza en sí mismos, posponen las decisiones importantes, dando largas a los asuntos difíciles, dejando cosas sin hacer, por lo que es muy difícil confiar en ellos. Fidelidad: La virtud de la fidelidad es la lealtad, el cumplimiento de la fe que uno le debe al otro. La fidelidad consiste en conservar vivo el compromiso; mantenerse siempre abierto a la esperanza de todo lo bueno y grande que se intuyó en el otro. Siempre que se tiene dificultades en una pareja es bueno recordar: ¿por qué me enamoré de él? Volver a un inicio ayuda a ver los problemas con otros ojos. La fidelidad brota del amor a lo valioso. Cuando se valora el matrimonio y la familia, se busca crear un hogar en todas las circunstancias, favorables o adversas. Esto implica asumir las riendas de la propia vida y estar dispuestos a

Por tanto, una persona que confía en sí mismo, se conoce y cree en su potencialidad. Aunque los demás piensen que no puede o no tiene cierta capacidad, confía en que con su esfuerzo y la ayuda de Dios lo podrá lograr. La sinceridad y la verdad son indispensables para generar confianza. La confianza en uno mismo permite mostrarnos tal como somos, sin máscaras o escudos. Cuando una persona es sincera se puede confiar en que lo que dice es cierto y además que se comprometerá. La mentira o el ambiente de sospecha complica las relaciones y las acaba. Si todos nos esforzamos por generar confianza en la familia, la empresa y la sociedad, viviremos más felices porque la confianza es una necesidad básica en el ser humano.


ACI/EWTN Noticias Según el Padre Greco, lo que más impactó a los muchachos fue el lavatorio de pies, verlo de rodillas a tierra desnuda ante cada uno de ellos, lavarles, y después recibir el beso en los pies, “eso es la cosa que más ha impresionado a los muchachos”. “También la fatiga, porque por la edad, por el peso, veían que al Papa le costaba levantarse, y eso hacía a los muchachos emocionarse muchísimos. Porque ellos a veces, hacen cosas absurdas e increíbles, pero después también tienen una sensibilidad extraordinaria”, dijo. “Me ha impresionado la atención que la han puesto los chicos. Al terminar todo, me han dicho, Padre, mereció la pena vivir esto, así que fue para mí una gracia. Al final todos estuvieron presentes de manera libre y se podía tocar con mano la emoción”. El Papa devolvió a los jóvenes presos la esperanza que les robaron los adultos El P. Greco asegura que el Papa devolvió a los jóvenes presos la esperanza que les robaron otros adultos. “El Papa ha repetido muchas veces ‘no os dejéis robar la esperanza’. Pero entre los jóvenes hay muchos que los adultos les han robado la esperanza, y el Papa ha hecho bien en venir aquí y restituir en ellos esa experiencia robada por los adultos”, explicó el Padre Greco.

El Padre Gaetano Greco concelebró la Misa de Jueves Santo con el Papa Francisco en el reclusorio para menores de Casal de Marmo, Roma, y asegura que causó un gran impacto a los presos al lavarles los pies y pedirles que rezasen por él. Después de celebrar la Misa, el Papa compartió un saludo especial con los jóvenes, a quienes preguntó su nombre uno por uno y les pidió que rezaran por él. “Los muchachos lo miraban sorprendidos a los ojos y le decían, pero Padre, ¡es usted quien debe rezar por mí!, ¡Yo le prometo rezar por usted, pero usted tiene que rezar por mí!’”, explicó el Padre Greco en una entrevista concedida a ACI Prensa el 29 de marzo. Un joven musulmán alzó la voz y preguntó al Papa ¿Por qué hace esto? Un emotivo momento en el encuentro del Papa con los menores llegó cuando un joven musulmán alzó la voz y preguntó al Papa antes de irse: “¿Pero por qué decidió venir entre nosotros, porqué hace esto?”. El Papa respondió “entre los lugares diferentes donde celebrar esta Misa, inmediatamente el corazón me dijo que tenía que venir a esta cárcel”. El joven insistió, “Sí, pero ¿por qué?”, y el le dijo: “Por que he sentido una emoción en mi corazón y las emociones del corazón no se pueden explicar’”. En ese momento, muchos comenzaron a llorar de la emoción. El Papa tocó el corazón de los jóvenes presos El P. Greco expresó que el mensaje más fuerte del Papa para los jóvenes fue su presencia allá. “Ellos no creían. Decían ‘no, el Papa no vendrá, de nosotros no se acuerda nadie una vez que estamos aquí’, y ver en cambio que el Papa estaba con ellos fue un gran impacto, y le puedo afirmar que muchos de ellos se han emocionado, y hasta alguno lloró”.

los días, al llegar de la escuela, al ver a la familia, no habría falta tener una prisión para muchachos”, lamentó el sacerdote. Para P. Greco “es absurdo que todavía hoy tengamos que meter en una prisión a los muchachos cuando todos sabemos que una prisión aparte de dar algunos momentos de reflexión, no son el lugar para que un joven pueda crecer y vivir. Un joven tiene que vivir en libertad, porque solo la libertad construye el hombre y da fuerza a lo que será su vida”. “La cárcel será un recuerdo que recordarán con sufrimiento, y ellos ya pasaron por numerosos sufrimientos. El hecho de haber dejado la familia, el hecho de haberse girado el mundo sin encontrar la felicidad, el dinero que pensaban que tendrían, ser traicionado por los amigos, abandonados por la familia. Entonces creo que tienen el derecho de tener la máxima atención”. La mayoría de los jóvenes de ayer eran católicos y de religión musulmana. También había ortodoxos, y, entre los jóvenes a los que el Papa lavó los pies había un ecuatoriano, cuyo nombre no se ha difundido por motivos legales. Respecto al Papa Francisco, el sacerdote anima a todos a rezar “para que el Señor nos lo mantenga por mucho tiempo, que esté bien, y que continúe en ese donarse totalmente a la humanidad y al hombre”.

“Yo creo que si la Iglesia y el mundo son una familia donde hay pequeños y grandes enfermos, hay que moverse hacia los más débiles para que todos puedan vivir la esperanza. Y el Papa se ha movido hacia los más débiles, los más frágiles, y ¡era ese grupo de muchachos que estaban ahí! ¡Ha venido a restituir lo que les pertenecía!”, expresó emocionado.

La entrevista con P. Greco fue realizada en la casa Borgo Amigo, donde junto a su instituto religioso, da alternativa a estos jóvenes problemáticos y los acoge con medidas diversas a la cárcel. La mayoría de ellos están en dificultad o sin compañía alguna, y como muchos extranjeros que llegan a Italia y no tienen familia.

El P. Greco es el capellán de la parroquia de la cárcel donde el Papa fue el pasado jueves para lavar los pies a doce jóvenes detenidos. Tiene 66 años y dedicó su vida a convivir con los presos. Precisamente, ese es el carisma del instituto religioso al que pertenece: los Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores.

Además, el Padre Greco trabaja duro junto a algunos voluntarios en la cárcel de Casal de Marmo, y espera devolverle la esperanza a estos jóvenes en dificultad, para que se proyecten de manera positiva hacia el futuro.

“Nuestra misión es la reeducación de los jóvenes y por tanto trabajamos con jóvenes que se encuentran en dificultad, y especialmente de tipo penal y judicial”, expone.

Antes de ser elegido Papa, el entonces Cardenal Bergoglio ya solía celebrar la Misa de Jueves Santo en Buenos Aires, Argentina, en cárceles o lugares donde compartir el sufrimiento de los más necesitados.

El P. Greco explicó algunos detalles de la Misa con el Papa. Nadie aparte de él, los jóvenes y los trabajadores de Casal de Marmo, pudieron vivir ese momento. El Vaticano no retransmitió la Misa, que “fue de una sencillez única... La intención del Papa era estar en oración y pasar un momento con los muchachos de la cárcel. No con gente que no tienen nada que ver con este mundo”. “La homilía del Santo Padre –prosiguió el sacerdote-, fue muy breve pero muy incisiva, hablaba del servicio, de la Eucaristía y el sacerdocio. Y fue un gran gesto, porque siendo él el primer pastor de la Iglesia, se fue a presentar a quienes tenían necesidad de él. El pastor entre sus ovejas descarriadas, viene para compartir con ellos un día tan importante de la Semana Santa”. La caridad, el cariño, y el amor, purifican más el alma que la prisión “Estos jóvenes son victimas de una sociedad que no se preocupa lo suficiente de las dificultades que viven estos muchachos. Lo que emocionó ayer a los muchachos, si fuera algo que se siente todos

P. Modesto Lule msp / padremodestomsp@gmail.com Cuentan que un día platicaban unos jóvenes en el parque lo acontecido en el pueblo: Ayer leímos que había muerto el mendigo con el que nos cruzábamos cada día en el templo... Lo terrible es que nunca se dio cuenta de que el recipiente con el que pedía limosna era de oro macizo... A él sólo le importaban las monedas... Esto me recuerda a aquel niño que pedía monedas y rechazaba los billetes. Despreciamos lo que tenemos por no conocerlo y buscamos la limosna en otros lugares. La ignorancia nos hace más pobres. Esto también se aplica en la fe. Hasta la próxima.


Por: Mónica Muñoz

El Viernes Santo, San Miguel de Allende rinde culto al Señor que ha muerto por amor a la humanidad en la Cruz. Con 300 años de tradición, la procesión del Santo Entierro conduce al Señor al Sepulcro. La imponente urna con la imagen del Señor, que sale del Oratorio de San Felipe Neri a las cinco de la tarde, parte en procesión, encabezada por el ejercito romano, con la imagen de Jesús cargado por los devotos que visten traje negro; después vienen las mujeres que cargan la imagen de nuestra Señora de la Soledad, todas ellas vestidas en luto riguroso, seguidas por señoritas que portan el resto de las imágenes, así como los ángeles con las insignias de la pasión;

todos ellos acompañados por niños y adultos que entonan el "Christus Factus" acompañados por la Orquesta de Valle de Santiago. El cortejo recorre las calles de Mesones, Juárez, San Francisco, Jardín Principal, Hidalgo y Mesones, para de ahí regresar al templo del Oratorio. Durante el recorrido los acompañan los padres Oratorianos, encabezados por el RP Prepósito Luis Antonio Espinosa Govea, que caminan con la columna que avanza solemnemente, haciendo varias paradas para rendir homenaje al Señor muerto que será sepultado, lo que ocurre cuando ingresan todos nuevamente al interior del Oratorio de San Felipe Neri.

San Miguel de Allende es un lugar lleno de tradiciones, entre ellas, las de Semana Santa, con procesiones iniciadas por el P. Luis Felipe Neri de Alfaro, sacerdote del Oratorio de San Felipe Neri, quien dedicó su vida al apostolado en esta región. Al mediodía, saliendo de la Santa Escuela, templo que se ubica a un costado de la parroquia de

San Miguel Arcángel, sale la procesión conocida como "Paso del Sacerdote", donde el párroco, Sr. Cura José Manuel Briones, carga una cruz durante el recorrido en el que se llevan las imágenes de Jesús y María. Concluyen frente a la parroquia con el "Encuentro" de las dos imágenes, para ser después ingresadas nuevamente a la Santa Escuela.


“Conociendo el Seminario 2013”. Un tour por sus instalaciones fue el umbral desde donde los jóvenes, pudieron ir apreciando el lugar donde se forman los futuros sacerdotes. Resolviendo sus dudas, compartiendo su experiencia con sus otros compañeros, reforzando su llamado, fue la manera como cada joven pudo ir experimentando el verdadero significado y belleza de la vocación sacerdotal, de la cual querían descubrir si eran parte. Por la mañana del día martes a través de una serie de temas y dinámicas, cada joven pudo ir aclarando y aprendiendo los elementos, así como las actitudes y aptitudes de las cuales Dios nos va dotando en nuestra vida y que nos van haciendo candidatos idóneos para seguir en el sacerdocio ministerial. Por José Luis Hernández Alamilla (Seminarista de 1o. de Teología) Siendo las once de la mañana del 23 de marzo pasado, un grupo de seminaristas, a cargo del Padre Antonio González Morales, Coordinador Diocesano de Pastoral Vocacional, auxiliado por el Pbro. Eusebio García Mendoza, promotor vocacional de la zona norte de nuestra Diócesis y el Ministro Andrés Soria Huerta, nos dimos cita para dar comienzo a los trabajos de “Conociendo el Seminario 2013”, a través de una actividad integradora para todo el equipo en conocido balneario de la ciudad de San Miguel Allende. Por la tarde del sábado y durante el domingo, ya un equipo de trece seminaristas esperaba con ansia el momento de poder recibir a todos aquellos chavos con inquietud a la vocación sacerdotal.

Pero como no todo en la vida puede ser reflexión y formación, momentos muy agradables y divertidos vivieron los chavos en un torneo, donde además de varios juegos de destreza compartieron su alegría en el fútbol y basquetbol.

Por la tarde, y dado que nos encontrábamos en la Semana Santa, los chavos participaron en un acto penitencial donde tuvieron la oportunidad de reencontrarse con Dios a través del sacramento de la Reconciliación. Por la noche una cena convivencia fue la ocasión propicia para cerrar con broche de oro, las actividades de este día. Y como bien cita el proverbio, lo que inicia tiene que acabar, así, entre la nostalgia de los últimos momentos, en la mañana del miércoles los muchachos, al finalizar el tema, tuvieron que decidir libremente si optarían por iniciar un proceso de acompañamiento vocacional con vistas a una formación hacia al sacerdocio.

De esta manera alrededor de las tres de la tarde, del lunes 25 de marzo, a nuestro Seminario Diocesano de Celaya fueron arribando los primeros jóvenes, deseosos de aclarar el llamado de Cristo. Entre nerviosismo y emoción al no saber el número posible de jóvenes participantes, y conforme el tiempo de inscripciones tenía lugar, el Señor nos fue bendiciendo con un buen número de ellos. Con un total de 149 chavos, divididos en 12 grupos de acompañamiento, cada uno de los cuales era guiado por uno de los seminaristas, inició formalmente el

A las doce del día se tuvo la clausura con la celebración Eucarística presidida por el padre Antonio y concelebrada por el Padre Eusebio, donde también participaron las familias de los jóvenes. Al finalizar se tuvo un rato de convivencia donde se compartieron los alimentos. Agradecemos a Dios por la oportunidad que nos da de poder acompañar a otros que como nosotros (Andrés, Israel, Félix, Arturo, Emanuel, Edgar Lomas, J. Luis, David, Humberto, Adán, Hugo, Omar, Erasmo), un día fuimos acompañados en el discernimiento de nuestra vocación, y a todas aquellas personas que de alguna u otra manera contribuyeron a la realización de este evento. Seguid rogando al dueño de la mies que envíe operarios a sus campos.


Tercera parte Por el P. Miguel Ángel Fuentes, I.V.E. dad. El placer está en los sentidos. Es algo común en los animales. La felicidad es algo muy diferente'. El placer es un goce sensitivo y la felicidad un goce espiritual. El placer es goce a nivel animal. La felicidad es goce a nivel humano. Al hombre no le basta lo animal. Se puede ser muy feliz prescindiendo de goces físicos, y se puede disfrutar de muchos goces físicos y sentir un gran vacío en el alma. La persona humana no puede prescindir del espíritu para ser feliz. El amor verdadero eleva al hombre. La sexualidad sin amor lo degrada. En eso están de acuerdo todos los que no tengan intereses en la pornografía. Erich Fromm que ha analizado científicamente, quizás como nadie en nuestro tiempo, la problemática del sexo, afirma: 'Hechos clínicos obvios muestran que los hombres y mujeres que dedican su vida a la satisfacción sexual sin restricciones, no son felices, y a menudo sufren graves síntomas y conflictos neuróticos'. La continencia en el noviazgo es un camino espléndido de maduración. Es absolutamente necesario para la felicidad del matrimonio que las personas se demuestren en la práctica que la necesidad de poseerse mutuamente queda subordinada a la presencia del amor. Si porque se ama a una persona resulta imposible prescindir de la entrega corporal, existen motivos para preguntarse si el predominio pertenece al cariño o la sexo. El que no es capaz de amar en la continencia, no hay por qué creer que podrá hacerlo en el encuentro matrimonial. Decir, como a veces sucede, 'si me amas tienes que entregarme tu cuerpo' es una forma sutil de chantaje. La solicitación sexual no es amor. Si una pareja quiere usar el acto sexual para saber si se aman, hay que decirles: 'necesitar esta prueba de amor, significa falta de amor'. El ser humano es persona, no cosa. El amor integra el respeto a la persona, o no es amor; aunque haya manifestaciones eróticas. Pues el amor no consiste en la excitación de los sentidos. El auténtico amor no se dirige sólo la cuerpo, sino a toda la persona. Reducir el amor al placer genital es degradarlo. El amor es ante todo unión de almas y corazones. El sexo puede entrar en el amor, pero no es esencial, ni lo más importante. No es lo mismo avidez erótica que amor personal, satisfacer un instinto que amor de entrega a una persona. Desear saciar una impulsión instintiva con una persona es instrumentalizarla, no amarla. Quien se deja esclavizar del apetito sexual se degrada, se envilece, termina por incapacitarse para amar. A fuerza de instrumentalizar al otro buscando sólo su egoísta satisfacción, termina por no poder amar a nadie. Ni siquiera a una persona excepcional de la cual desearía enamorarse con toda su alma, pero que ya no puede, porque se le ha secado el corazón. Las aventuras sexuales de las que ha disfrutado sin freno le han incapacitado para la mayor felicidad natural que hay en el mundo, que es el amor de un matrimonio y de unos hijos que dan a la persona ilusión para la vida. La sed de placer sexual deja defraudado. Esta decepción va minando la psicología, produciendo un hastío de la vida, que llega a perder la ilusión por vivir. Algunos para justificar su conducta repiten que el coito es una cosa natural, que lo hacen todas las parejas que se quieren. Esto es mentira. Las parejas que se quieren y respetan la moral católica, no lo hacen. Y por otra parte lo hacen muchas parejas que no se quieren, sino que lo hacen sólo por apetito y vicio. Y la felicidad del hombre no puede reducirse a sensaciones placenteras corporales, que son de orden animal. Lo específico del hombre es lo espiritual. Por eso el hombre goza y sufre más con lo espiritual con lo material. Se te abofetean en mitad de la calle, te duele más lo que el bofetón tiene de humillación que el dolor que te produce en la cara. Así, el amor espiritual hace mucho más feliz que el goce de sensaciones corporales. No es lo mismo placer que felicidad. El Dr. Rodríguez Delgado , Neurobiólogo, veintidós años Profesor en la Universidad norteamericana de Yale, y desde 1972 al frente del Departamento de Investigación del Ramón y Cajal, y que dirige el Centro de Estudios Neurobiológicos, dice que 'no es lo mismo placer que felici-

Obsesionados por la propaganda pornográfica se dan casos de auténticos maníacos sexuales , que en su deseo de experimentar nuevas y mayores sensaciones placenteras llegan a aberraciones tales como hacerlo entre tres simultáneamente, lo cual es una total ausencia de amor, sustituyéndolo por el goce de sensaciones epidérmicas. El amor no está en la piel. Es imposible que quien degrada de este modo la esencia del hombre pueda encontrarse realizado en la vida. El hombre no se realiza degradándose. Hay adultos lujuriosos y malvados que disfrutan pervirtiendo a adolescentes, enseñándoles y animándoles a prácticas lujuriosas. Los que se dejan engañar, es posible que algún día lloren por verse esclavizados de un vicio que les obsesiona. Cuánto más felices y tranquilos viven los que se encuentran libres de esta obsesión! Es frecuente encontrarse jóvenes que han vivido tan aprisa que han quemado sus vidas y han llegado a viejos antes de dejar de ser jóvenes. Viven sin ilusión por nada, porque ya lo han probado todo, y todo les aburre, les cansa; viven tristes, entregados al alcohol, a las drogas, a la holgazanería. Hartos de todo se han quedado secos por falta de espíritu.

Oración para suplicar la Gracia de custodiar la Castidad Señor Jesucristo, esposo de mi alma, delicia de mi corazón, más bien corazón mío y alma mía, frente a ti me postro de rodillas, rogándote y suplicándote con todo mi fervor de concederme preservar la fe que me has dado de manera solemne. Por ello, Jesús dulcísimo, que yo rechace cada impiedad, que sea siempre extraño a los deseos carnales y a las concupiscencias terrenas, que combaten contra el alma y que, con tu ayuda, conserve íntegra la castidad. ¡Oh santísima e inmaculada Virgen María!, Virgen de las vírgenes y Madre nuestra amantísima, purifica cada día mi corazón y mi alma, pide por mí el temor del Señor y una particular desconfianza en mis propias fuerzas. San José, custodio de la virginidad de María, custodia mi alma de cada pecado. Todas ustedes Vírgenes santas, que siguen por doquier al Cordero divino, sean siempre presurosas con respecto a mí pecador para que no peque en pensamientos, palabras u obras y nunca me aleje del castísimo corazón de Jesús. Amén


Hola les saludan las hermanas Franciscanas y les compartimos que el pasado 27 de febrero a las 11 de la mañana tuvo lugar el capitulo electivo de nuestro Monasterio de San José, en Apaseo el Grande. ¿ Que es un Capitulo Electivo? Es cuando todas las hermanas de votos solemnes se reúnen para elegir a una nueva Abadesa o Superiora, en nuestro caso es cada tres años.

En ese mismo Capitulo se elige a la Madre Vicaria y tres consejeras ósea todo el Gobierno de la comunidad.

LA PREPARACION

Las hermanas: Virginia, Rosalba, Lilia e Isabel son parte de este nuevo consejo. Este momento fue sellado con broche de oro al celebrar la Eucaristía dimos gracias por todos los beneficios otorgados en estos días y seguimos pidiendo al Señor para que nos siga iluminando con la claridad de Su Presencia.

Primero con tres meses de anticipación se invita al Obispo o a su delegado para que presida la elección. -Hay con una semana de ejercicios espirituales. Para que nunca se nos olvide que servimos a Jesucristo tiene que ser Él, quien guie de todo lo que hacemos, especialmente estos momentos.

¿Sientes en tu corazón que Dios te llama a una vida de intimidad con Él y su Santísima Madre? Ven y visita nuestro monasterio y comprobarás que aquí está tu lugar...

-Todavía antes de elegir a la persona que estará al frente de nuestra comunidad hay un retiro de un día para la reflexión y oración. ¿Cuál es el siguiente paso? La visita Canoníca Tiene principalmente el fin de verificar e incrementar la fidelidad al Evangelio (Nº 288 de las constituciones de la TOR). Donde el Vicario Episcopal revisa las instalaciones del convento que todo este en perfecto orden y sobretodo que cuidamos bien de la Reserva del Santísimo Sacramento, que sea adorado y amado, en un lugar digno. -Que la vida fraterna sea llevada con respeto y viviendo el carisma de nuestro fundador San Francisco. El 14 de Febrero toco recibir a nuestro visitador P. Norberto.

¡Sí! Tú, Tú, y Tú puedes ser Carmelita descalza

¿Y quien hace de IFE?

Aquí Dios te está esperando

En esta ocasión le toco presidir al R.P. Norberto Grimaldo Méndez, por ser Vicario Episcopal para la Vida Consagrada, él es la autoridad que avala nuestra decisión.

¡No lo hagas esperar más!

También estuvo presente R.P. Fray Sergio Bello Báez TOR. Asistente de la Federación de Monjas TOR en México. Y se aseguraron de que todo sea conforme a derecho. Según el capitulo 3 del titulo Vll Regla y Constituciones de la TOR. ¡Voto por voto, casilla por casilla! La votación es secreta y dos hermanas son elegidas como escrutadoras para, cuidar los votos y contarlos. “Abemus Abadesa” La Hna. Karina Aguascalientes Gasca Salió electa nuestra Madre por los siguientes tres años Esto es solo el principio…

Carmelitas Descalzas San José de Celaya C. Sinaloa 112. Ote Entre Obregón y Colón Alameda Tel: 01 461 61 2 10 07. Celaya Guanajuato Chicos: Templo del Carmen


gantes que odian a los humanos. Ante esta adversidad, su misión será proteger a su reino y rescatar a la princesa, de la cual ha quedado perdidamente enamorado desde que la conoció. Se muestran escenas de enfrentamientos entre hombres y gigantes, asesinatos implícitos, todo en un contexto de fantasía. Insultos menores esporádicos.

Los Miserables

“Los Croods” Síntesis: Los Croods, una familia cavernícola, ha vivido escondida en una cueva por miedo a salir de ella y morir. La naturaleza los forzará a salir de su refugio y enfrentarse al nuevo mundo exterior. Eep, quien es la hija mayor de los Croods, tiene una gran curiosidad por conocer todo lo que este nuevo mundo le ofrece. Durante la exploración, conocerán a Gay, un chico que le enseñará a esta familia lo maravilloso del mundo y todo lo que pueden descubrir. La familia Croods se atreverá a vivir la aventura de su vida. Análisis: Cinta que narra la historia de una familia prehistórica que ha vivido por años, encerrados en una cueva. La naturaleza los obligará a salir de su refugio y la curiosidad de una de los integrantes de la familia, provocará que éstos vivan un sinfín de aventuras en el mundo exterior. Hay escenas de agresiones entre animales salvajes. La cinta resalta valores como el amor y la familia.

Jack El Cazagigantes

Síntesis: La historia transcurre en Francia en el siglo XIX y cuenta la historia de Jean Valjean, ex convicto que vive en la desgracia y la injusticia de una dictadura. Luego de ser liberado, Valjean es perseguido por Javert, un comandante que está obsesionado con hacerle la vida aún más difícil y que no descansará hasta matarlo. Jean Valjean logra escapar de su condena y vivirá huyendo hasta que se cruza por su camino una pequeña niña que le cambiará la vida completamente. Análisis: Adaptación musical de la novela clásica de Víctor Hugo que trata sobre el sacrificio, la perseverancia, el amor, la pasión y la redención, a través de la historia de un ex convicto decidido a cambiar de vida. Se muestran algunas escenas de violencia justificadas en el contexto, el contenido sexual se presenta ocasionalmente y de manera sugerida, se observan escenas circunstanciales de personas ingiriendo bebidas alcohólicas.

Premios Oscar 2013: El premio a la Mejor Película para "Argo", dirigida por Ben Affleck, que ha recogido en total 3 Oscars: Mejor Película, Mejor Guión adaptado y Mejor Montaje. Otros premios:

Síntesis: Jack es un joven granjero que, sin saberlo, revive una antigua leyenda que cuenta que al germinar unas habichuelas se abrirá un mundo entre los humanos y los gigantes que fue cerrado hace miles de años. En el camino, Jack tendrá que subir al reino de los gigantes y salvar a la princesa Isabelle que, en busca de una gran aventura, ha caído presa de los gigantes. Ahora Jack tiene la encomienda de regresar con la princesa a salvo, proteger su reino de los gigantes que han regresado para controlarla y acabar con los humanos; a la par de conquistar a la princesa que por tradición, no debería fijarse en un simple plebeyo. Análisis: Cinta que narra la historia de un joven que por accidente abre una puerta entre su mundo y uno de fantasía donde reinan los gi-

• La vida de Pi", de Ang Lee, Mejor Dirección, Banda Sonora, Efectos Visuales y Fotografía. • "Los Miserables" , Mejor Actriz de Reparto, Sonido y MaquillajePeluquería. • "Lincoln" , Mejor Actor Protagonista y Diseño de Producción. • "Django desencadenado", Mejor Guión Original y Actor de Reparto. • "Skyfall" , Mejor Canción original y Edición de sonido. • "El lado bueno de las cosas" (Silver linings playbook), Mejor Actriz protagonista. • "Amour", Mejor Película de habla no inglesa. • "Brave" (Indomable), Mejor Película de animación. • "Anna Karenina" , Mejor Vestuario. • "Searching for Sugar" , Mejor Película Documental.


2282 Si se comete con intención de servir de ejemplo, especialmente a los jóvenes, el suicidio adquiere además la gravedad del escándalo. La cooperación voluntaria al suicidio es contraria a la ley moral. Trastornos psíquicos graves, la angustia, o el temor grave de la prueba, del sufrimiento o de la tortura, pueden disminuir la responsabilidad del suicida. 2283 No se debe desesperar de la salvación eterna de aquellas personas que se han dado muerte. Dios puede haberles facilitado por caminos que El solo conoce la ocasión de un arrepentimiento salvador. La Iglesia ora por las personas que han atentado contra su vida. ¿Qué podemos hacer frente para prevenir el suicidio? Primero: Encontrar motivos para seguir viviendo y ayudar a otros en este sentido. “No podemos quedarnos ajenos ante los diversos casos”, nos dice Rodrigo Aguilar Martínez

El suicidio es siempre moralmente inaceptable, al igual que el homicidio. La tradición de la Iglesia siempre lo ha rechazado como decisión gravemente mala, porque comporta el rechazo del amor a sí mismo y la renuncia a los deberes de justicia y de caridad para con el prójimo, para con las distintas comunidades de las que se forma parte y para la sociedad en general. En su realidad más profunda, constituye un rechazo de la soberanía absoluta de Dios sobre la vida y sobre la muerte. Compartir la intención suicida de otro y ayudarle a realizarla mediante el llamado « suicidio asistido » significa hacerse colaborador, y algunas veces autor en primera persona, de una injusticia que nunca tiene justificación, ni siquiera cuando es solicitada. « No es lícito —escribe con sorprendente actualidad san Agustín— matar a otro, aunque éste lo pida y lo quiera y no pueda ya vivir... para librar, con un golpe, el alma de aquellos dolores, que luchaba con las ligaduras del cuerpo y quería desasirse ».La eutanasia, aunque no esté motivada por el rechazo egoísta de hacerse cargo de la existencia del que sufre, debe considerarse como una falsa piedad, más aún, como una preocupante « perversión » de la misma. En efecto, la verdadera « compasión » hace solidarios con el dolor de los demás, y no elimina a la persona cuyo sufrimiento no se puede soportar. ¿Qué no dice el catecismo acerca del suicidio? 2280 Cada cual es responsable de su vida delante de Dios que se la ha dado. El sigue siendo su soberano Dueño. Nosotros estamos obligados a recibirla con gratitud y a conservarla para su honor y para la salvación de nuestras almas. Somos administradores y no propietarios de la vida que Dios nos ha confiado. No disponemos de ella. 2281 El suicidio contradice la inclinación natural del ser humano a conservar y perpetuar su vida. Es gravemente contrario al justo amor de sí mismo. Ofende también al amor del prójimo porque rompe injustamente los lazos de solidaridad con las sociedades familiar, nacional y humana con las cuales estamos obligados. El suicidio es contrario al amor del Dios vivo.

Obispo de Tehuacán. “Cada caso tiene su historia y sus causas. Son frecuentes los motivos de tipo económico o afectivo, que se anidan en personas depresivas y de pobre autoestima, marcadas también por relaciones familiares o sociales que parecen "un infierno", sintiéndose solos y que nadie los quiere, sean adolescentes o adultos. A esos aspectos se suma la creciente "cultura de muerte" que ha llegado a situaciones extremas, con la "cultura del sin-sentido de la vida" e incluso la "cultura del no-ser". “Me pregunto y pregunto a usted: ¿Qué podemos hacer? Primero: Encontrar motivos para seguir viviendo y ayudar a otros en este sentido. Luego, evitemos usar frases destructivas como "no sirves", "nada haces bien", "eres un inútil", porque sencillamente no son verdad y, en cambio, pueden dañar terriblemente a la otra persona. Esmerémonos en darle rostro humano a la relación y al trabajo, partiendo de dos convicciones: la primera, que cada quien asuma para sí mismo que ha sido amado lo suficiente y puede olvidarse de si para concentrarse en la otra u otras personas; segunda convicción: la otra persona es digna de ser amada y que lo sepa por la actitud que uno tenga con dicha persona. Que estas convicciones nos lleven a palabras y gestos amables, de escucha, de respeto, de paciencia. Más todavía, dar el salto de la fe: La otra persona y yo hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios. Dios me ama. Dios ama a la otra persona. Dios quiere tomarme como instrumento para manifestar a la otra persona el amor de Dios. Cultivar esta disponibilidad no es fácil, hay que vencer egoísmos, rencores, prisas; hay que sanar el corazón para poder entregarlo generosamente de manera constante. Pero si es difícil, por otra parte vale la pena y llena de una alegría que nadie nos podrá quitar: la alegría de hacer este mundo menos agresivo, más humano, más de Dios. No se trata de fingir, de guardar las apariencias, de maquillar la realidad oscura y compleja. La

autenticidad va unida a la verdad. Y la verdad –nos ha dicho Cristo Jesús- nos hace libres. Desde luego la verdad complementada con la caridad, no con la agresividad. Invito a usted a hacer la prueba el día de hoy y valorar los frutos al final de la jornada”.


Por: Roberto O’Farrill Por: Edwin Moguel Hola, es un placer saludarles nuevamente, en esta ocasión quiero compartir con ustedes una mínima parte del libro: “Éxodo, hacia una nueva tierra”, de ediciones Apóstoles de la Palabra, este libro presenta varias ideas bien interesantes dignas de consideración y al mismo tiempo lo hace a través de una lectura amena, narrando la historia de un personaje muy singular llamado: “Don Juan”. Pues bien, aquí les presento lo que el P. Amatulli ha llamado: El Decálogo del evangelizador. Manos a la obra: –Regla número uno: lo que sabes hacer, enséñalo a otro y deja que lo haga, mientras tú te dedicas a implantar lo mismo en otro lugar o descubrir algo nuevo, en una cadena sin fin. –Regla número dos: no des nada por descontado. En un momento de crisis, como el que estamos viviendo actualmente, hay que poner todo en tela de juicio. –Regla número tres: si los demás avanzan, ¿por qué nosotros no podemos avanzar? Claro, para poder avanzar, necesitamos cambiar muchas cosas en nuestra manera de proceder. En concreto, ¿cuáles son los cambios más urgentes que hoy en día necesitamos realizar en la Iglesia para poder avanzar en forma significativa? Los ángeles desempeñan grandes servicios para nosotros, cumpliendo tareas que Dios les encomienda, pues le pertenecen a Cristo porque fueron creados por Él y para Él; son sus mensajeros y tienen la hermosa y maravillosa misión de asistirnos para que podamos alcanzar la salvación, porque lo que Dios quiere es que todos los hombres se salven. Desde la creación se les encuentra anunciando nuestra salvación y sirviendo al designio de Dios. Por ejemplo: cierran el paraíso terrenal (Gn 3,24), protegen a Lot (Gn 19), detienen la mano de Abraham (Gn 22,11), comunican la ley (Hch 7,53), conducen al pueblo de Dios (Ex 23,2023) y asisten con frecuencia a los profetas. El arcángel Gabriel personalmente anunció el nacimiento de Juan el Bautista y el de Jesús (Lc 1,11.26). Desde la Encarnación a la Ascensión, la vida de Cristo está rodeada de la adoración y del servicio de los ángeles. Así lo explica el Catecismo de la Iglesia Católica en su párrafo 333: “Cuando Dios introduce a su Hijo en el mundo, determina que le adoren todos los ángeles de Dios (Hb 1,6). Su cántico en el nacimiento de Cristo no cesa de resonar en la alabanza de la Iglesia: “Gloria a Dios...” (Lc 2,14). Protegen la infancia de Jesús (Mt 1,20; 2,13.19), le sirven en el desierto (Mc 1,12), y lo reconfortan en la agonía (Lc 22,43), cuando Él habría podido ser salvado por ellos de sus enemigos (Mt 26,53). Son también los ángeles quienes evangelizan (Lc 2,10) anunciando la Buena Nueva de la Encarnación (Lc 2,1013), y de la Resurrección (Lc 24,3-8) de Cristo. Con ocasión de la segunda venida de Cristo, anunciada por los ángeles, estarán presentes al servicio del juicio del Señor (Lc 12,8-9)”. La Sagrada Escritura es abundante en referencias a diversas acciones procedentes de los ángeles. En la encarnación: “Así lo tenía planeado, cuando el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: -José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo.” (Mt 1,20). En el nacimiento: “Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. El ángel les dijo: -No teman, pues les anuncio una gran alegría, que lo será para todo el Pueblo” (Lc 2,9-10). Entregan misiones: “Cuando ellos se retiraron, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: -Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle” (Mt 2,13). En las tentaciones: “Y le dice: -Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna” (Mt 4,6). En la Pasión: “Entonces se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba” (Lc 22,43). En la resurrección: “De pronto se produjo un gran terremoto, pues un ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella” (Mt 28,2). Jesucristo tiene un trato íntimo con ellos: “Y he aquí que se acercaron unos ángeles y le servían” (Mt 4,11). Ellos no conocen el día del juicio final: “-Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre” (Mt 24,36). En el juicio final serán los ejecutores de la sentencia: “Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos” (Mt 13,39). Apartarán a los buenos de los malos: “Él enviará a sus ángeles con sonora trompeta, y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos, desde un extremo de los cielos hasta el otro” (Mt 24,31). Se gozan con Dios en el Cielo cuando un pecador se arrepiente: “Pues les digo que, del mismo modo, hay alegría entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta” (Lc 15,10). Acompañarán a Jesucristo cuando venga de nuevo: “-Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria” (Mt 25,31). Es un hecho que la Iglesia se beneficia de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles, y que desde su comienzo hasta la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia e intercesión, como explica san Basilio, cuando afirma que “cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida”. Los ángeles son, así, uno de los tantos beneficios de Dios por nosotros.

–Regla número cuatro: ¿es correcto liquidar el problema del proselitismo religioso, que está carcomiendo nuestro catolicismo, con la simple receta ecuménica? Cuando nos topamos en alguien que se acaba de cambiar de religión, antes de dar ya por descontado su cambio de religión y dedicarse a practicar el diálogo ecuménico, ¿no sería más correcto ayudarlo a reflexionar sobre la importancia de pertenecer a la única Iglesia que fundó Cristo, que bíblica e históricamente se demuestra ser la Iglesia Católica? –Regla número cinco: sea para vivir la fe en plenitud, sea para dialogar con los miembros de otras confesiones cristianas y sea para sentirse seguros ante los cuestionamientos y los ataques de los grupos proselitistas, es indispensable un adecuado manejo de la Palabra de Dios. Sin Palabra de Dios, hoy en día un católico se sentirá siempre inseguro y acomplejado. –Regla número seis: unidad en la diversidad. No somos todos iguales, puesto que no todos contamos con los mismos dones del Espíritu Santo ni la misma capacidad para vivirlos. Cada quien tiene lo suyo y de eso va a responder delante de Dios y su conciencia. Por lo tanto, es un error querer juzgar a los demás a la luz de la propia experiencia. Solamente Dios sabe cómo realmente están las cosas y por lo tanto solamente Dios tiene el derecho a juzgar a todos. –Regla número siete: dar y recibir. Nadie es tan pobre que no tenga nada que dar y nadie es tan rico que no tenga nada que recibir. Todos nos necesitamos mutuamente. –Regla número ocho: nadie puede ser feliz a solas. De ahí la importancia de aprender a dialogar y convivir con todos, lo que representa el ABC para madurar como ser humano, discípulo de Cristo y evangelizador. –Regla número nueve: nadie es perfecto; todos tenemos virtudes y defectos. Feliz el que toma conciencia de su realidad y lucha por mejorarla. –Regla número diez: el que encuentra un amigo, encuentra un tesoro. En el momento de la prueba, el amigo podrá representar la única tabla de salvación. Esto es algo de lo que se presenta en dicho libro, por cierto muy interesante y de agradable lectura.


WASHINGTON D.C., 02 Abr. 13 / 11:29 am (ACI/EWTN Noticias).- El Dr. Brian Clowes, director de educación e investigación de Human Life International, una de las más importantes organizaciones pro-vida y pro-familia en el mundo, criticó la reciente oferta de 100 mil dólares hecha por Bill Gates a quien desarrolle "el condón de la próxima generación" y aseguró que difícilmente este concurso disminuirá las tazas de enfermedades de transmisión sexual en el mundo. El pasado 26 de marzo, Bill Gates, fundador de la empresa de software Microsoft y uno de los hombres más acaudalados del mundo, ofreció a través de la Fundación Bill y Melinda Gates un premio de 100 mil dólares para "modernizar" lo que ellos consideran una "herramienta que salva vidas". "¿Puedes inventar un mejor condón? Un desafío de 100 mil dólares para modernizar una herramienta que salvas vidas", publicó Gates en Twitter, el

26 de marzo. La fundación de Gates explica que lo que buscan con su premio es conseguir "un condón de próxima generación que preserve o aumente significativamente el placer, con el fin de mejorar su consumo y uso regular". Sin embargo, el Dr. Brian Clowes indicó que desde el punto de vista de la salud pública, "es improbable que lleve al deseado fin o disminución en las tazas de enfermedades de transmisión sexual". Después de todo, dijo, "la mayoría de los otros fabricantes de condones ya han puesto cientos de miles de horas de investigación en hacer condones que son más confiables y tienen otras características destinadas a incrementar el uso, y a pesar de eso aún vemos altas tasas de VIH/SIDA y otras enfermedades donde los condones son promovidos y de fácil acceso".

LIMA, 01 Abr. 13 / 01:54 pm (ACI/EWTN Noticias).Diversos expertos de salud y en derecho criticaron la reciente recomendación a Perú, hecha por el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, para que "revise" su normativa sobre el aborto, sugiriendo supuestos en los que "debería permitirse abortar". La recomendación se da solo días después de la multitudinaria Marcha por la Vida realizada en Lima en donde 100 mil personas dijeron sí a la vida y no al aborto. El informe del comité de la ONU fue presentado el 28 de marzo, y recomienda al Perú "que revise su legislación sobre el aborto para que incluya excepciones adicionales en caso de embarazo resultante de una violación y un incesto. Debería permitirse abortar en esos casos porque esos abortos se practican de todas formas, pero de forma clandestina, ilegal e insegura". Perú, de acuerdo a este documento, "debería adoptar un protocolo nacional que regule la práctica de aborto terapéutico". Por su parte el médico y ex presidente del Conse-

jo de Ministros de Perú, Luis Solari, criticó que "¡la propia ONU está violando la Convención de Derechos del Niño y la Convención Americana de Derechos Humanos!"."¡Ahí uno se da cuenta que se han instalado en las Naciones Unidas personas que son abortistas y que utilizan ese foro para presionar a los países, con la finalidad de despenalizar el aborto!", denunció. Para Solari, "lo que tiene que hacer la Cancillería es contestar y decir que las leyes del Perú rigen dentro del Perú y que las Naciones Unidas no tienen por qué meterse en eso"."Por sabiduría natural –y no por religión– los peruanos no vamos a permitir convertirnos en Suecia y Finlandia, donde las tasas de aborto son mayores que las de nacimiento", señaló. Heriberto Benítez, vicepresidente de la Comisión de Justicia del Congreso, recordó que "la Constitución Política es muy clara cuando dice que el fin supremo de la sociedad es la persona humana".

VATICANO, 02 Abr. 13 / 11:17 am (ACI/EWTN Noticias).- En la breve homilía de la Misa de hoy que presidió en la Casa Santa Marta y meditando en el pasaje del Evangelio de la Magdalena, el Papa Francisco alentó a los fieles a pedirle a Dios la gracia de las lágrimas para poder ser capaces de ver a Cristo resucitado en este tiempo de Pascua. Ante algunos gendarmes del Vaticano y otras personas que laboran allí y que participaron en la Eucaristía, el Papa meditó sobre el pasaje en el que la mujer "pecadora" llora al ver el sepulcro vacío. El Papa dijo que la Magdalena es la mujer "de la cual Jesús dijo que ha amado mucho y por eso sus muchos pecados han sido perdonados". Sin embargo esta mujer debió "enfrentar la pérdida de todas sus esperanzas" al no ver a Jesús y por eso llora. "Todos nosotros en nuestra vida, hemos sentido la alegría, la tristeza, el dolor" pero "en los momentos más oscuros, ¿hemos llorado? ¿Hemos tenido esa bondad de las lágrimas que preparan los ojos para mirar, para ver al Señor?" Ante la Magdalena que llora, dijo luego el Papa, "podemos también pedir al Señor la gracia de las lágrimas. Es una bella gracia… Llorar pidiendo por todo: por el bien, por nuestros pecados, por las gracias, por la misma alegría" ya que "el llanto nos prepara para ver a Jesús". El Santo Padre indicó que es el Señor quien "nos da la gracia, a todos, de poder decir con nuestra vida ‘He

visto al Señor’, no porque se haya aparecido, sino porque ‘lo he visto dentro del corazón’. Y este debe ser el testimonio de nuestra vida: ‘vivo así porque he visto al Señor’".


Sopa de Letras

Sonríe...

Encuentra las diferencias

El Señor resucitó, ¡Aleluya!

* - Papá, ¿cómo se escribe campaña? - Como suena. - ¿Entonces escribo "talán, talán"? * - Van dos globos paseando por el desierto y le dice uno a otro: - ten cuidado con el cáctussssssssssssss... * Dos ovejas estaban jugando futbol. Una de ellas lanza la pelota muy lejos y la otra oveja le dice: - veeeeeeee... - la otra le contesta: -veeeeee túuuuuu...

¡Adquiérela!

REDES 233  

Quincena del 7 al 20 de abril de 2013.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you