Issuu on Google+

18

CULTURA

ECUADOR | 16 AL 30 DE JUNIO 2013

Grillas: ¿una forma tapiñada de prostitución? POR José Villarroel Yanchapaxi

No, no estoy hablando de una

grilla espacial, esa que divide un espacio bidimensional en partes regulares, ni de la Grilla de Amsler, una rejilla o cuadrícula de líneas verticales y horizontales usada para monitorear o inspeccionar el campo visual de las personas, peor aún de la grilla de programación de un canal de televisión, tampoco de la hembra del grillo, que, al contrario del macho, no produce ningún sonido. En el 2006, en la producción colombiana “El Cartel de los Sapos” se utilizó por primera vez la palabra “Grilla” y que hoy parece haberse extendido por todo el Ecuador. Grilla es una chica que acepta cualquier invitación a salir. Disfruta del sexo, el alcohol, la parranda, etc, etc, sin sentir vergüenza o sentimiento de culpa. Son aquellas damas a quienes sólo les importa salir con hombres que las mantengan bien, no importa si son casados, lo único que les interesa es tener su dinero en una cuenta bancaria, disponer de tarjetas de crédito o de débito y andar en carros de moda. Una grilla es una mujer que uno invita a salir, que nunca pone un centavo, y se queja por todo... La facha de una grilla es: mano sosteniendo la cabeza, todo el cuerpo girado ¾ siempre mirando a la cámara, saca la cadera para ayudar a resaltar el trasero y los senos, brazo relajado indicando foto natural, importante que la pose se vea natural y original y en puntas de pie juntas. Las grillas han invadido también las redes sociales, como ocurre en el Facebook, donde se encuentran mensajes como estos: “Aquí les envío una grilla

(pone la foto): la papirusa de Durán, pero el nombre de grilla le queda corto, le dicen la polilla porque palo que ve palo que se lo come, a esta grilla le gusta nadar con hombres ajenos y romper hogares, pilas, es de Cerro de Cabras y por eso es trepadora”. “Esta es GV, estudia en la FAFI, es grillísima y come de todo. Pilas, la gente quiere números de teléfonos y PINS porque con la foto sola no hacen nada”. “Pilas muchachos: si tienen carrito para sacarle a dar una vuelta, se te regala, es baratera, le gusta los chiros. Ella es J.B, grilla tapiñada, es quitanovios y deja al uno por el otro, aunque tiene no-

rasgados, camisetas de manga corta, blusa escotada y /o puperas y accesorios de fantasía. Los días preferidos de la grilla son cuando los empleadores pagan la quincena o el salario mensual, así como abril cuando se cobran las utilidades, y diciembre cuando se cobra el décimo. Revisando estas páginas y al escribir este artículo, me acordé que en mi época de estudiante universitario, por la hoy conocida zona rosa, la Mariscal Sucre y la Avenida Amazonas de Quito, también había muchachas que venían principalmente los fines de semana a hacerse invitar a co-

vio, igual monta en cachos”. “Estas grillas maduritas, ahora se hacen las señoras de casa cuando todo el mundo sabe el historial de candela que han dado. Las motosierras no dejan nada de pie”. Invítales a una vuelta en moto, una botella de agua helada y cuatro cervezas y aseguras”. Para unos la grilla es una prostituta a la que no se le paga, es la típica mujer que muestra más de lo que debe y que su vestimenta deja mucho que desear. Lleva zapatillas fabricadas en Ambato marca Venus que ella misma las decora, blue jeans agujereados o deliberadamente

mer o a bailar en la discoteca por parte de burócratas, empleados bancarios y judiciales, etc. Eran conocidas como chullonas y a cambio daban placer. A diferencia de las grillas, que es colegial y cuya edad oscila entre 13 y20 (la de más edad se conoce como grilla madura), aquellas eran chicas universitarias. La grilla no es exactamente una amante o conocida vulgarmente como moza, pues no le interesa el amor. No es posesiva y tampoco se siente con derecho sobre ningún hombre, a diferencia de la amante, que sí exige su lugar, a la grilla lo único que le interesa es la diversión.


Grillas: ¿una forma tapiñada de prostitución?