Page 1

Mayo de 2008

A帽o 20 Edici贸n 146 Distribuci贸n gratuita, 12.000 ejemplares - Medell铆n, mayo de 2008 http://www.eafit.edu.co/nexos

1


2 No

Los

más réplicas de relojes

estudiantes de EAFIT nos vemos con frecuencia en la aburridora obligación de eliminar mensajes remitidos por gringos desconocidos que nos invitan a ahorrar tanto por ciento en un producto, a comprar relojes de réplica, electrodomésticos que no pedimos, o simplemente mensajes aleatorios e incoherentes con asuntos como “Lovin’ you” o “In your arms”. Lo irónico es que en las carpetas del servicio de correo electrónico de la Universidad hay una dedicada al Spam, pero muchos mensajes (sobre todo los de relojes) parecen saltarse los filtros. ¿Habrá una solución?

Necesarios

E

Vox Populi

Mayo de 2008

más convenios

Foto Lucas Velásquez P.

AFIT necesita un gimnasio decente o, como mínimo, tener convenios además del que tiene con el Santillana. La Universidad Parque es importante, así como la salud física de quienes la defienden. Además, hay muchos estudiantes que no viven en el Poblado.

Lago de la Univesidad EAFIT

Pasando

¿Q

hambre en la

U

ué soluciones pueden dar a los altos precios de las cafeterías? Los estudiantes quieren algo que se acomode a su bolsillo, no al de sus padres (quienes no son los que pasan largas jornadas de estudio en EAFIT). Es más económico coger un metro, ir a otra parte a almorzar y devolverse: ¡Hasta le sobra plata a uno!

E

Crece

la familia pato

l lago de la Universidad, próximo a ser reubicado, cuenta con nuevos habitantes. Nuevos patitos navegan entre peces, aves y tortugas. Esperemos que las obras que se adelantarán no afecten demasiado este pequeño ecosistema. Por ahora lamentamos que algunos consideren el lago como un depósito para su basura.

U

EAFIT, ¿abierta mundo?

al

n estudiante de la Universidad de Antioquia que estuvo en el convenio Sígueme (una alternativa para que personas de otras instituciones educativas hagan un período académico en una Universidad diferente a la suya), miembro activo de este periódico, tuvo problemas para ingresar a la sede de EAFIT porque la oficina estaba cerrada. Con su carnet universitario, tardó más de 30 minutos en entrar. Está bien que la seguridad sea estricta en las porterías pero, mientras tanto, se sigue hablando de hurtos dentro de la institución. ¿De qué tipo de apertura hablamos?


Editorial Ideas y Cultura

Asociación Cultural Periódico Estudiantil NEXOS

Fundado el 13 de agosto de 1987 por Jorge Restrepo, Jaime Cadavid, Claudia Patricia Mesa y Gustavo Escobar.

Mayo de 2008

¡El lado transparente del ser!

Personería Jurídica No. 568 de septiembre de 1993. DIRECCIÓN Juan Fernando Duque L. jduquel1@eafit.edu.co EDICIÓN Jessica Suárez C. jsuarez1@eafit.edu.co GERENCIA Andrés Villegas G. avilleg6@eafit.edu.co MERCADEO Diana Beatríz Peñarredonda H. dpenarre@eafit.edu.co DESARROLLO HUMANO Ana María González C. agonza18@eafit.edu.co EQUIPO DE TRABAJO Daniela Ardila T. Laura González F. Lina Mondragón P. Joanne Ramírez W. Marcela Saldarriaga G. Óscar Humberto Tabares P. Lucas Velásquez P. DISEÑO Y MONTAJE Edison Alberto Álvarez T. PREPRENSA E IMPRESIÓN Casa La Patria FOTO PORTADA Universidad de los Niños REPORTAJE GRÁFICO David Correa F. Lucas Velásquez P. AGRADECIMIENTOS Servicios Generales Universidad EAFIT Universidad de los Niños Desarrollo Humano Universidad EAFIT TVU Universidad EAFIT NEXOS Carrera 49 No. 7 Sur-50 Bloque 29 oficina 401 EAFIT Teléfono 261 93 02 Fax 261 95 00 ext. 407 nexos@eafit.edu.co http://www.eafit.edu.co/nexos Los artículos firmados son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan expresamente el pensamiento editorial del periódico.

3

Juan Fernando Duque L. Director NEXOS jduquel1@eafit.edu.co

Retomando

el cuento desde sus inicios y formándonos un poco la idea de quiénes hemos llegado a ser y por qué, volveremos al lugar y al momento donde no sólo nuestra imaginación se convierte en el mundo ideal donde interactuamos y vivimos, sino los momentos donde la inocencia y la indiferencia al dolor, en muchos casos, son tales que nos tropezamos sin querer contra una barrera llamada adolescencia. Nos interesa aquí entonces el cómo alcanzamos semejante estadio de la vida y se dibuja en nuestro rostro una sonrisa, un recuerdo melancólico de lo que ya no es y en el que los monstruos que atormentaban nuestra existencia fueron sólo producto de una mente influenciada por la caricatura y la fantasía. Vagos recuerdos que vienen como si fuesen presentados ante una pantalla de cine: segmentados, confusos, faltos de coherencia. Probablemente no recordemos exactamente cómo fueron los momentos en los que posiblemente teníamos ojos saltones en una pequeña cabeza, un cuerpo débil y cubierto de raspones y cicatrices de todas las caídas que fueron

posibles en cada una de las corridas por las calles. Cabe resaltar también la ropa llena de colores, superhéroes, osos y demás, y no puede faltar, unos pantalones baggy. En esos momentos, donde el mundo era infinito, podíamos convertir un sillón en la nave espacial donde íbamos montados para derrotar al maléfico monstruo de cuatro ojos (refiérase al tío perverso que siempre nos regañaba por puro placer). Lo anterior de acuerdo a mi experiencia como niño, pues las niñas tienen un forma totalmente diferente de entender lo que es diversión, o por lo menos en ese momento es lo que mi razonamiento me permitía deducir: no habían pistolitas, ni carros, ni naves. Para el género femenino, unos seres totalmente extraños y que ni sabía por qué se vestían tan diferente de los demás, sus juegos predilectos eran las muñequitas, la casita, la cocinita (haciendo total énfasis en los diminutivos), y el matrimonio; en el colegio – ya que no había otro medio de diversión- optaban por jalar el pelo y pellizcar a cuanto ser vivo tuvieran en frente, de igual forma negarse a esos gustos implicaba una pelea aún peor, donde la naturaleza “amazónica” salía a relucir. Bueno, el comportamiento varía, eso es cierto, pero en esencia esa interacción entre

niños y niñas no cambiaría mucho más tarde. Sólo fantasía, algo que nos alegraba la vida. Hablo también del famoso niño Jesús. El tan afamado regalo que estábamos esperando casi inmediatamente después del 25 de diciembre. Definitivamente ser niño era lo mejor…hasta creíamos en el ratón miguelito: si tanto miedo causan los ratones ¿por qué eligieron precisamente a uno para decir que nos iba a poner dinero debajo de nuestras almohadas mientras dormíamos? ¿Era mucho pedir algo más amable a cambio de los relativamente amplios huecos de nuestras sonrisas? Podríamos afirmar que no todos los niños han tenido esos momentos de felicidad de los cuales nunca “quisieran regresar”, me refiero a los maltratados, a aquellos que pertenecen a familias de escasos recursos que no pueden disfrutar lo que el promedio puede tener: juguetes, escuela, incluso libertad. No nos puede ser indiferente el hecho de que hay niños de quienes abusan, violando todos sus derechos sin mayor remordimiento. Sin duda para ellos es mejor olvidar todo eso malo y centrarse en la realidad, enfocarse en su futuro y no volver a sufrir de la misma manera. Ellos también hacen parte de la historia que aquí queremos narrar. En algunos artículos podremos ver cómo la angustia se ve reflejada cambiando la vida de algunas personas, mientras otras tomarán esos momentos como una experiencia para fortalecer su espíritu. Innumerables cosas se podrían contar sobre la niñez de cada persona y, de una vez, responder a todas las incógnitas que pudieron haber surgido en esta época. Pero esta edición no pretende tanto los recuerdos como las opiniones sobre esta etapa de la vida. Digamos que hay de todo un poco, presentamos una edición dedicada a los niños, mostrando el lado más transparente de la historia de unos pocos individuos.


4

Representantes Estudiantiles: Construyendo tus ideas Representantes Estudiantiles representantes@eafit.edu.co

E

En EAFIT

Mayo de 2008

n nuestra Universidad existe la figura de los Representantes Estudiantiles, quienes tienen como función primordial, y como su nombre lo dice, representarnos ante los diversos estamentos de la Institución. Los Representantes son elegidos democráticamente por un periodo de un año por medio de elecciones estudiantiles, realizadas durante varios días con el fin de que cualquier estudiante de pregrado activo de la Universidad pueda votar para elegir un representante para el Comité de su Carrera, uno para el Consejo de su Escuela, uno para el Consejo Directivo y uno para el Consejo Académico. Los Representantes deben velar por los intereses de los estudiantes y porque se respeten sus derechos; además, ellos se encargan de gestionar propuestas de mejoramiento administrativo y académico, y se hacen presentes con derecho a voz y voto en los cuerpos administrativos y académicos de la Universidad, donde se toman decisiones importantes. Sin embargo, el verdadero reto que asumen los Representantes es el de fomentar la participación estudiantil en actividades electorales y en los grupos estudiantiles, difícil situación que se subraya por el desinterés de los estudiantes y el poco conocimiento ante la realidad de la Universidad. Invitamos a los estudiantes y lectores de NEXOS a que nos conozcan, a que sean participativos, a generar cambios apoyando a sus representantes o convirtiéndose en ellos, haciendo así de nuestra Universidad nuestra propia realidad.

Semana del representante estudiantil

¿Quieres ser un buen líder? ¡Anímate! Joanne Ramírez W.

Reportera NEXOS jramir84@eafit.edu.co

Un

espacio

abierto

L

a universidad Eafit desde hace 10 años ha dado la oportunidad y el derecho a los estudiantes de ser elegidos como representantes a aquellos jóvenes que cumplan con los requisitos para llevar a cabo esta labor tan importante que además de formarlos como líderes entusiastas, los lleva a tratar de suplir todas las necesidades del resto de alumnos de la institución.

Semana

informativa Es por eso que los actuales representantes realizaron la Semana del Represéntate donde los alumnos interesados se inscribieron como candidatos, presentando su hoja de vida y sus propuestas que serán evaluadas por el Consejo Electoral para tener la certeza de que quien se postule cumpla con todos los requisitos: estar cursando en la Universidad de segundo semestre en adelante, tener un promedio mínimo de 3.7, no estar en semestre de prueba ni haber tenido alguna sanción y lo más importante, haber recogido mínimo 50 firmas de alumnos de la escuela. Estos requisitos son necesarios para

garantizar el cumplimento del deber de quien sea elegido. La actividad se realizó en dos carpas ubicadas en las plazoletas del bloque 38 y del 18, de ocho de la mañana a cinco de la tarde. Allí se brindó toda la información necesaria con el propósito de que cada alumno se interesara por hacer parte de este grupo y además para que quienes no conocían de la existencia de estos jóvenes representantes, ahora se vincularan con el tema y pudieran elegir democráticamente por quien quieren ser representados. Este año las elecciones se harán físicamente, es decir por medio de mesas de votaciones y urnas, ya que los años anteriores se realizaba por medio de Internet y no fue tan eficiente como se esperaba. Del 6 al 9 de mayo, en la plazoleta frente a la biblioteca, estaremos esperando la participación democrática de todos, en el ejercicio del deber de escoger y el derecho de ser elegidos.


En EAFIT

Mayo de 2008

5

Grupo de Proyección Gerencial:

Primer Encuentro de Empresarismo

Todo comenzó con una idea, de esas que pretenden cambiar el mundo, pero que en realidad cambió la percepción de quienes vivimos el Primer Intercambio de Empresarismo entre universidades colombianas Juan Camilo Bolivar

GPG (Grupo de Proyección Gerencial) jboliva4@eafit.edu.co

E

ra nuestra primera experiencia y todo pintaba muy bien, todo estaba listo, haríamos lo que fuera para mostrarle a los foráneos que la Universidad EAFIT es una de las mejores en temas de empresarismo, que nuestra ciudad ha sufrido un cambio profundo y que seguimos teniendo esa cultura pujante que nos ha identificado.

lograr un acercamiento real entre los estudiantes. Eran las dos de la tarde y la Junta Directiva del GPG (Grupo de Proyección Gerencial) realizó la apertura oficial del evento. En ese momento, se empezaron a revelar los distintos intereses que tenía cada grupo con el intercambio. Por un lado, el grupo de Caldas evidenció una pasión por la cultura de emprendimiento que era un poco ajena para nosotros, pues nuestra misión está enfocada en otros asuntos. Por el otro, los de Cali se mostraban bastante sorprendidos por la labor del GPG y la estructura organizacional que tenemos, pues el suyo apenas está comenzando a crecer. Esa reunión se prolongó por dos horas e incluyó la charla de los estudiantes de diseño acerca de su proyecto de “bicicletas plegables”. ¡Qué orgullosos nos sentimos de saber que EAFIT apoyaba ciento por ciento la investigación y la innovación en los estudiantes!

Primer día El jueves 3 de abril arribaron a la ciudad diez estudiantes de la Universidad ICESI de Cali y otros diez de la Universidad de Caldas de Manizales. Haciendo nuevos amigos Esa mañana quisimos romper el El intercambio, estábamos hielo con una convencidos, iba visita empresarial más allá de un canje a la planta de estamos llamados como de conocimientos; Levi’s, donde les líderes universitarios a por ello incluimos mostramos por qué actividades estimular, orientar, dirigir la ciudad es líder extras que nos y facilitar el aprendizaje en materia textil y aproximaron a su de otros estudiantes, de la moda; notándose la cultura, su modo alta tecnificación y, sociedad misma y del sector de vivir, su manera en general, el gran privado de nuestras ciudades de pensar. Cómo avance que han no mostrarles el sufrido las empresas Parque Lleras con antioqueñas sus noches de fantasía, de trasnocho jalonando el progreso de la ciudad y el ¡pero en resumidas cuentas, de placer! departamento. Esa noche todo fue diferente, Al medio día quisimos brindarles cada uno mostraba una cara más un almuerzo en las instalaciones de amigable, nos olvidamos un poco del la Universidad, con el propósito de intercambio y comenzamos a hacer

amigos. Después de esa noche, el grupo de más de 35 personas que se encontraban inmersos en el proceso de aprendizaje empezó a trabajar con una cohesión que nadie se esperaba. En los dos días faltantes se programaron más visitas empresariales que resaltaran la cultura antioqueña, son los casos de la Nacional de Chocolates y el Tecnoparque del SENA en las afueras de la ciudad, éste último ha servido como fuente de innovación y tecnología para mejorar los procesos en distintas empresas del departamento. Luego, con un agasajo se expresaron unas gracias sentidas a todos los que hicieron posible el encuentro, en especial al Comité de Intercambio del GPG que gestionó la idea, la maduró y la pudo llevar a cabo.

Jóvenes protagonistas Ya en la recta final, día sábado en horas de la mañana, tuvimos varias charlas sobre casos exitosos como el de Skudmart (empresa del sector funerario asesorada por el Centro pata la Innovación, Consultoría y Empresarismo - CICE) que nos llevaron a pensar que sí se podía crear empresa, que las dificultades son superadas si se trabaja con perseverancia. Se dio

paso al conocimiento, al aprendizaje, a las experiencias que sin duda alguna marcarán el norte de nuestros grupos y de nuestras vidas, además fortaleció vínculos estrechos entre las distintas universidades y sus respectivos grupos. Tomamos conciencia que lo que le falta a este país es que los jóvenes seamos elementos activos y emprendedores capaces de transformar la sociedad. Fue una actividad bastante intensa, tres días de capacitaciones, charlas, visitas empresariales, espacios de debate y discernimiento. Esta experiencia nos ha dejado una gran enseñanza: nosotros somos los protagonistas de una historia que empezaremos a escribir de ahora en adelante, somos el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje de nuestras universidades y estamos llamados como líderes universitarios a estimular, orientar, dirigir y facilitar el aprendizaje de otros estudiantes, de la sociedad misma y del sector privado de nuestras ciudades. Aquí se firmó tácitamente un pacto de ayuda y cooperación entre los grupos, que logrará perdurar siempre y cuando sigamos con ese espíritu emprendedor y empresarial que llevó a que nuestras ideas convergieran en un sólo sitio y plasmaran acercamientos que dieron excelentes frutos.


6

En EAFIT

Mayo de 2008

La plazoleta se viste de mercado persa

Andrés Villegas G.

avilleg6@eafit.edu.co

Paula Andrea Sánchez V. psanche7@eafit.edu.co Reporteros NEXOS

La

plazoleta se vio rodeada por toldos amarillos y azules, había gente caminando de lado a lado mirando aretes, bolsos y llaves, los artesanos sentados en la sombra para descansar y las personas disfrutando de las fresas con chocolate, papitas y raspados que se venden en ésta época. Era la feria artesanal de la Universidad, realizada del 7 al 11 de abril. El evento, creado por el grupo

Tutores de la Universidad convoca todos los semestres a los artesanos que se encuentran en su base de datos. En dicho evento se reúnen algunos artesanos de la ciudad y municipios aledaños para ofrecer sus productos y mostrar sus creaciones a la comunidad universitaria. La inscripción a la feria tiene un costo de $95.000 y muchas veces logran “librar” el puesto y dejar una cantidad considerable de ganancia, pero para ellos ésta ocasión no fue la mejor, “hoy no ha estado bueno, pero en otras ocasiones si se ha logrado el objetivo” comenta Juan Carlos, quien ya ha asistido a la feria en ocasiones anteriores. Para Luz Elena, quien asistía por primera vez estuvo “regular, más bien malita, no se ha generado mucha ganancia”. Sería bueno promover más el evento para que no sólo los estudiantes, sino toda la comunidad universitaria y de la ciudad se motiven con dicho evento y al mismo tiempo se pueda crear una cultura en pro de la valoración del trabajo de los artesanos de nuestra región.

Aves en instantes:

Fotografías de Elkin Restrepo Óscar Tabares P.

Grupo Observadores de Aves, EAFIT. otabares@eafit.edu.co

D

esde el lunes 21 de abril se puede disfrutar de la exposición fotográfica que el Grupo de Observadores de Aves logró coordinar con la dirección de Desarrollo Artístico, en cabeza de Elsa Vásquez R., y gracias a la generosa colaboración del fotógrafo Elkin Restrepo, integrante de la S.A.O (Sociedad Antioqueña de Ornitología). La fotografía como medio de aproximación al mundo natural y al mundo de las aves específicamente, es una forma de divulgar en el grueso público su belleza, su diversidad. Una vez la imagen ha capturado nuestra atención es posible encontrar que bajo los nombres vulgares hay toda una historia de la ciencia. Que las palabras que las

designan apenas nos dan una idea del ave, su estudio nos arroja a un mundo lleno de luchas, intrigas, conflictos, venganzas, formas de adaptación, con un espectro inmenso de relaciones, de alimentación, de formas de anidación. Aves que parasitan a otras, que se adaptan a la ciudad, que hacen de nuestro entorno, su entorno. Una diversidad que tan sólo en el Valle del Aburrá, es superior a la de naciones enteras de Europa. Medellín y EAFIT son visitadas periódicamente por aves migratorias. Ajenas a nuestras preocupaciones, vuelan, comen y anidan entre nosotros. Exponer una pequeña muestra de fotografías es una oportunidad de abrir los ojos a la riqueza natural que nos rodea. Un deleite para los observadores de aves y una invitación para toda la Universidad.

Aeroteatro,

teatro y medio ambiente Jessica Suárez C.

Reportera NEXOS jsuarez1@eafit.edu.co

L

as acrobacias artísticas en las alturas rara vez son contempladas en espacios abiertos. Aeroteatro lleva diez años haciendo puestas en escena que integran diferentes manifestaciones del arte escénico como la danza, el circo, el teatro, la música, la plástica y la narración oral. El miércoles 16 de abril se tomaron el Ágora de EAFIT, con el mito de Okuna, un montaje de danza ritual aérea. Álvaro León Pérez Patino y Eva Magdalena Boddez son los integrantes de la compañía Aeroteatro. Álvaro es de Medellín y Eva es de Bélgica. Esposos y compañeros, se formaron en la Escuela Nacional de Circo de Brasil y son acróbatas de técnicas áreas (Aro, trapecio y tela). “La idea surge porque los dos somos artistas. Cuando nos conocimos fue muy fácil (…) Somos compañía en todo sentido: artística, de vida, grandes amigos, grandes amantes”, afirma Álvaro León mientras sonríe.

Obras

con razón social Las obras de Aeroteatro siempre llevan un mensaje, “queremos aportar un granito de arena a la humanidad y por ahí derecho a nosotros mismos”, señala Pérez y agrega: “Tenemos obras de teatro infantil, con el propósito de recuperar algunos valores desde la infancia, como la lucha por los sueños, la solidad, el respeto por nosotros mismos, y todo de una manera muy lúdica, muy risoria, poética y divertida”.

Sus montajes se caracterizan por un mensaje fuerte, trabajando la parte circense, la parte teatral, explorando con máscaras, explorando la amplitud del lenguaje artístico.

Okuna Okuna es un mito de los indígenas norteamericanos, el mito dice que Okuna era una doncella que quería ser poseída por los dioses, así que los dioses hicieron el amor con ella y de allí nacieron los elementos y luego nacieron los seres humanos, bajo esa misma unión, como hermanos menores de los elementos. El mito también relata la pugna que se da por el poder entre de estos dos hermanos, elementos y humanos. “Eso es lo que queremos recrear de una forma muy contemporánea, porque es algo que también esta en pugna en la actualidad y tal vez siempre, desde que exista esa idea loca que tiene el ser humano de progreso, que implica la destrucción de la naturaleza y la contaminación”, El audio de Okuna fue grabado con 30 músicos aproximadamente en un estudio, las voces de Eva y Álvaro constituyen la parte narrativa de la obra. Los eafitenses tuvieron más que un día de verano que provocara contemplar el cielo. La admiración por los movimientos, la danza, la tensión por el riesgo que corrían los acróbatas, se reflejaban en los rostros de los espectadores y en los “¡oh!” y “¡ah! que se les salían desprevenidamente.


En EAFIT

Mayo de 2008

7

EAFIT y los colegios, de la mano con el emprendimiento Sandra Mejía B.

S-Idea EAFIT smejiabe@eafit.edu.co

E

l área de empresarismo de la Universidad EAFIT surgió hace nueve años y hoy en día se destaca por emprendimientos a nivel local, nacional e internacional. Gracias a la experiencia adquirida, ha desarrollado el programa Empresarismo Colegios, que busca establecer la manera de implementar correctamente la ley 1014 de 2006, para que los colegios la vean como una oportunidad. El objeto fundamental de esta ley es: “Promover el espíritu emprendedor en todos los estamentos educativos del país, en el cual se propenda y trabaje conjuntamente sobre los principios y valores que establece la Constitución; además de disponer de un conjunto de principios normativos que promuevan el emprendimiento y la creación de empresas”.

Semillas

de emprendiemiento Ante las falencias en este aspecto, los colegios han tomado dicha ley como un problema, ya que no cuentan con el personal calificado o capacitado en dicha área y no ven la manera de articularlo en sus programas académicos, por esto la Universidad EAFIT gracias a su experiencia ha creado una iniciativa para brindar acompañamiento y asesoría a las instituciones, para que estas desarrollen su propio modelo de emprendimiento acorde a su metodología. El programa de Empresarismo

Colegios, presenta la cultura emprendedora como una oportunidad ya que permite: potencializar nuevas capacidades, trabajar con todos los estamentos del colegio (directivos, padres de familia, docentes y estudiantes) para que tengan un ideal común de compartir valores alrededor del emprendimiento. Se está buscando que los colegios generen nuevas alternativas de ingreso a través del desarrollo de material pedagógico y que las personas capacitadas en el tema brinden asesoría a otras instituciones. Entre las instituciones beneficiadas con el programa, se encuentra el Colegio San José de las Vegas, que con el apoyo de los estudiantes de maestría en Administración de la Universidad EAFIT, brindaron colaboración a los padres de familia a elaborar sus planes de negocios para sus ideas, generando 16 emprendimientos. Por ello el área de Empresarismo recibió el 3 de abril de 2008 un reconocimiento por su labor.

Beneficios

para todos Con esto la Universidad EAFIT logra dar cumplimiento a uno de los aspectos claves de su misión institucional, “Contribuir al progreso social, económico, científico y cultural del país (...) con la realización de procesos de investigación científica y aplicada, en interacción permanente con los sectores empresarial, gubernamental y académico”. La incursión de este proyecto permite a los diferentes estamentos educativos lo siguiente: directivos, obtener una visión mas clara de cómo abordar el tema del emprendimiento; padres de familia, la oportunidad de desarrollar sus propias iniciativas; docentes, capacitados en la

fundamentación teórica, lo que les permite ser mas competitivos en su entorno y finalmente a los estudiantes tener una actitud visionaría y estar abiertos a las oportunidades, para que cuando salgan del colegio tengan claro qué es lo que quieren hacer en su proyecto de vida, desarrollen sus competencias y se confronten entre ellos mismos alrededor del tema. Para lograrlo, la Universidad brinda todos sus conocimientos adquiridos a través de la universidad de los niños y los semilleritos de investigación, su trayectoria con la interacción con emprendedores y

la fundamentación teórica de un grupo de investigación en emprendimiento. Todo lo anterior se ha visto reflejado en el desarrollo académico de la Universidad en el tema de Empresarismo, ya que se han publicado nuevos libros y se han generado investigaciones alrededor del tema, lo que ha permitido mejorar la experiencia y generar un multiplicador del progreso en la Universidad y por tanto en el país.


8

Variedades

Mayo de 2008

Para volver a la casa olvidada Óscar Tabares P.

Negocios Internacionales otabares@eafit.edu.co

L

a herencia cristiana en la cultura paisa se ha hecho presente en un sin número de comportamientos y tradiciones que son motivo de interés para investigadores y de padecimiento para las personas

del común. El cuerpo nunca ha sido ajeno a esta avalancha de información y se ha transformado en un depósito de pesadas herencias. El cuerpo tiene sus razones, Correo del cuerpo, Las estaciones del cuerpo, La guarida del tigre, Con el consentimiento del cuerpo, son los títulos de los libros publicados por Thérèse Bertherat quien desde los años setenta viene trabajando en una forma distinta de observancia y vivencia del cuerpo. Conocida como Anti-Gimnasia es una metodología para aprender a conocer el cuerpo, a entrar en contacto con él de una forma holística y no fragmentada. Una visión que permite

entender los lazos que unen la mente y el cuerpo. Las figuras míticas sirven para comprender cuales son las imágenes que nos representan. Un Atlas que carga el mundo deja de ser mera figura literaria cuando el ciudadano del común descubre sus hombros tensos y engarrotados. Cuando su trapecio es más duro que el de un cotero de plaza de mercado, cuando se descubre heredero de una postura corporal que se le antoja familiar y de la que se cree condenado a llevar hasta la tumba. Vamos por la vida cargados de recuerdos y tensos de músculos. Ceños fruncidos, dolores de espalda, rostros arrugados, ojos apagados, con la respiración entrecortada, padeciendo dolores indecibles, quejándonos de rodillas, cadera, cintura, tobillos.

Con más de 200 profesionales en diferentes países del mundo la Anti-gimnasia hace presencia en Colombia a través de Ana Beatriz Vásquez Correa y Paula Cristina Gutiérrez Correa quienes después de realizar sus estudios bajo la tutela de Thérèse Bertherat y otros formadores dirigen sus grupos en la ciudad de Medellín y de Bogota. Dirigida a todo público, de 9 a 99 años, la anti-gimnasia permite recobrar la movilidad y la vitalidad del cuerpo. Progresivamente, a lo largo de las sesiones, el cuerpo aprende a desbaratar las trampas en las que había caído. Los movimientos recobran su amplitud natural. Un cuerpo que se alarga, descansa, que recobra su verdadera longitud, su belleza y por fin su tranquilidad.


La Niñez

Mayo de 2008

9

La Universidad de los

un espacio para aprender jugando

Daniela Ardila T.

Reportera NEXOS dardilat@eafit.edu.co

El pasado viernes 11 de abril se dio inicio a la cuarta temporada de la

Universidad de los Niños, en la cual se contó con la participación de cerca de 200 estudiantes entre 7 y 14 años de los diferentes colegios de la ciudad de Medellín. Este primer encuentro del 2008 a diferencia de años anteriores proponía una pregunta de sensibilización por ser desarrollada durante la jornada: ¿Qué es la Universidad de los Niños? La Universidad de los Niños es un proyecto creado por EAFIT en 2005. Con este plan se propuso una nueva pedagogía en la que el juego y las expresiones artísticas se convirtieron en los mediadores fundamentales para dar respuesta a las preguntas que a diario se hacen los niños. Durante los encuentros los niños se acercan a las preguntas, manifestadas al inicio del ciclo, en dos instantes: en primer lugar, un ejercicio en el que se realizan actividades y juegos didácticos que ayudan a comprender y a manejar la información obtenida; y más adelante tienen un espacio para aclarar las dudas restantes con ayuda de un profesor

universitario experto en el tema. A su llegada los niños pudieron divertirse con las actividades recreativas que la Universidad les tenía preparadas, juegos que sirvieron para la integración con sus compañeros y para la iniciación en esta nueva experiencia Este mes la Universidad preparó una amplia programación en la que están incluidos varios eventos culturales para celebrar el día del niño. El encuentro de la Universidad de los Niños no fue la excepción, después de participar en las actividades programadas por los organizadores, los pequeños pudieron disfrutar del Lanzamiento del libro “Ethel Gilmour para chicos y grandes” y de una visita guiada por la exposición interactiva de la artista “Un jardín bajo el cielo azul” en el Centro de Artes. El próximo encuentro será el viernes 16 de mayo, centrado en la pregunta ¿Cómo surge la vida? Al medio día se dará la conferencia: “Del caos y la evolución”, a cargo de Juan Darío Restrepo, profesor de Geología, en el Auditorio Fundadores.

Quisimos saber un poco acerca de lo que fue esta experiencia para los pequeños. Por eso, NEXOS habló con Manuela Ruiz Vélez, de 9 años, una de las niñas que hace parte de este grupo. NEXOS: ¿Cómo te pareció el primer encuentro de la Universidad de los Niños? Manuela Ruiz Vélez: Me gustó todo lo que hicimos en el día, pensé que la universidad era miedosa, pero me divertí mucho. N: ¿Qué actividades hicieron? M.R.: Escribimos las preguntas que teníamos y también hicimos juegos para conocernos. N: ¿Qué fue lo que más te gustó de esta experiencia? M.R.: El profesor y los compañeros, ellos son muy divertidos. N: ¿Qué te gusta hacer en tus tiempos libres? M.R.: Me gusta mucho dibujar y jugar con mis amigas. N: ¿Qué quieres ser cuando seas grande? M.R.: Administradora de empresas.


10

La Niñez

Mayo de 2008

Cuando comienza la aventura

Baúl de Recuerdos

Foto Universidad de los Niños

universidaddelosninos@eafit.edu.co

Sandra Gaviria M.

Comunicación Social sgaviria@eafit.edu.co

L

a niñez, esa etapa de curiosidad y de asombro. De sonrisas y ropa sucia, de hacer muecas y de estar muecos, de no querer comer, sólo jugar. Pasábamos de la risa al llanto en cuestión de segundos, no por ser volubles, a veces por caprichosos, otras sólo por caernos. Y éramos felices sin saber o pensar por qué, sólo lo éramos. Niñez, época de exploradores, de futuros arqueólogos en las pirámides de Egipto, de astronautas conociendo nuevos universos, de princesas en castillos de cuentos, de científicos locos. El sueño más grande, una mansión de juguetes. La comida predilecta, los dulces. Preguntas, miles de preguntas, siempre un ¿qué es?, un ¿cómo? y un ¿por qué? Raspones, fracturas y puntos, son ahora vagos recuerdos, cicatrices, tal vez de las pocas que traigan a nuestra memoria una grata sensación.

Foto josefnovak33 en Flickr.com

E

l recuerdo más nítido se remontaba a sus tres años de edad. O al menos eso le dijo su madre cuando le describió el largo corredor de una gran casona con piso de madera y un corral para caballos. Cerró los ojos y se vio en medio de aquel cuarto de techos altos y paredes de tapia y en el corto recorrido a lomo de bestia con su padre. También recuerda el día que su papá regresó de Nueva York. Tendría unos cinco años. Ya su hermano había nacido y ese día vestía un mameluco amarillo y unos zapaticos color blanco y azul con los que dio unos pasitos torpes para salir a abrazar a su padre, pues aunque nunca lo había visto en persona, lo conocía por las fotos que su madre les mostraba todas las noches. No olvida la hermosa muñeca que su papá le entregó. Se le ponían disquitos para que cantara: “Tengo una muñeca vestida de azul, zapaticos blancos y medias de tul”. El primer día de colegio será perdurable. La entrada era una gran puerta de madera que conducía a un viejo teatro con silletería de madera y telones pesados de terciopelo rojo. Cuando atravesó el edificio llegó a un enorme patio. La imagen aún recorre su cabeza como un zoom de acercamiento operado a gran velocidad hasta enfocar los cuatro columpios al fondo en primerísimo primer plano. Compartir los columpios nunca fue fácil. Tan pronto sonaba el timbre que anunciaba el recreo, las niñas más veloces casi siempre llegaban primero. De los días de colegio quedan muchas memorias. Las compañeras,

las maestras, las clases, los recreos y los días de feria. Por varios años, cada grupo tuvo una muñeca representante que el día de la coronación se vestía con un vestido hecho con periódico. Ganaba el grupo que más kilos de periódico recogiera. Amaba aquellos días. Al patio llegaba el vendedor de crispetas y el de algodón y algunas niñas preparaban y vendían minisigüí y cofio. Por muchos años coleccionó laminitas del álbum Jet. Fue de las pocas cosas que compartió en casa con su hermano pues él creció elevando cometas, jugando canicas, pescando corronchos, jugando la vuelta a Colombia y fútbol callejero. Ella, por su lado, jugaba a las mamacitas, a la escuelita, al reinado, golosa, materile y

que pase el rey. Cuando niños y niñas se juntaban a jugar yeimi, chucha, escondidijos y ponchado, se repartían a punta de “pico y monto”. De cuando en cuando escuchaba la radio, nunca pasó largas horas frente al televisor ni al teléfono porque prefería salir a la calle a jugar. Corrió bajo la lluvia brincando entre los charcos, persiguió mariposas y comió tréboles que recogía de los antejardines. Fue a ver salir aviones del aeropuerto y recorrió las calles de su barrio en la Monareta que le trajo el niño dios. Siempre recordará su niñez con la simpleza de aquellos años en los que se dejaba sorprender por pequeñas cosas que la hicieron completamente feliz.


La Niñez

Mayo de 2008

11

La infancia y el artista

Oscar Jairo González H.

Ruta en Estudios Estéticos ojgonzal@eafit.edu.co

Para María Celeste Ramírez González, la pintora, a sus cuatro años.

U

Imágenes Internet

na de las maneras de abordar este tema podría ser la del arte, la que se hace, la que hacemos desde el arte. No porque la infancia

sea de dominio absoluto del artista, no porque sea de su conocimiento, de su conciencia; sino porque artista son todos los que poseen una inquietud inicial sobre el mundo, sobre la realidad. Y es en el estado emocional y mental de la infancia, donde el artista se forma. En la conciencia que tiene, conciencia sensitiva de lo que se le revela en ella. Y es en la infancia, donde se perciben de una manera absoluta e irrepetible las sensaciones provocadas por la observación de la naturaleza, de la realidad, de sí mismo. Y será este sí mismo el que le indique, al niño hacia donde inclinará su vida sensible. No se observa en la infancia desde una metódica instruccional, sino

desde una de la exaltación intuitiva. Quien decide realizar su destino como artista, lo decide con la necesaria lucidez, es consciente de que también es un camino de liberación o al revés, de condenación. La infancia está sostenida sobre la intención misma del niño artista.

Percepciones

de la

infancia en el arte moderno El artista moderno, como De Chirico y Kokoschk, es poseedor de una condición, de un carácter en el cual establece relaciones concretas con aquellas percepciones que se le revelaron en su infancia. Y que después fueron el elemento estructurante, como obsesión, de sus cuadros. En De Chirico (1888-1978), inclinado hacia el mundo de los sueños e incluido en el movimiento surrealista por Bretón, la Estación del Ferrocarril determinó el sentido de su estética, de su formación. He aquí lo que dice sobre ella en el texto “La canción de la estación de ferrocarril”:

“Pequeña estación, cuánta me recuerdo –y no pretendo felicidad te debo. Miras a tu sugerir nada ni dar una imagen alrededor, a la derecha y a de aquella época- dentro de la izquierda, también tras una cuna enrejada (…)Me de ti. Las banderas restallan sentía prisionero, no podía distraídamente, ¿por qué salir. Por más que tanteaba a mi alrededor, sufrir?, ¿no somos ya lo no encontraba bastante sino aquella numerosos? (…) Pequeña Es un estado absoluto red; gritaba y luego abría los estación, donde la intuición ojos. (…) Mi p e q u e ñ a reveladora es descubrimiento estación, eres un juguete inabarcable, la libertad infantil decisivo fue que los ojos divino ¿Qué esta dominada por la Zeus distraído fantasía, por los hilos a l c a n z a b a n mucho más lejos te olvidó en del sueño que los brazos, esta plaza que es con los –geométrica y ojos como se amarilla-, al lado capta el mundo. de esta límpida, Cada vez que nos inquietante invade ese miedo fuente? Todas a la infinitud del sus banderitas espacio, el terror nos restallan juntas bajo hace cerrar los ojos.” la embriaguez del (Kokoschka. Mi vida: luminoso cielo. Más Memorias. 1980) allá de los muros la vida sigue como una catástrofe. Kokoschka busca ¿Qué te importa a ti todo entonces resolver en sus esto?...” (Herschel B. Chipp. cuadros expresionistas, las Temas del arte contemporáneo: observaciones conscientes Fuentes artísticas y opiniones que hacía del mundo, de críticas. 1995) la realidad, de sí mismo Y todo esto será y se exhaustivamente. La vida hará visible en sus cuadros. estéticamente vivida, que se Temperatura de la inquietud hallaba tensa en la necesidad causada en la infancia, que de expresarse, de expresarla será el hilo obsesivo e inasible en lo inexpresable, es la del misterio de su vida en el prueba de un artista como arte, de su vida de artista. Kokoschka. Dice Oskar Kokoschka Por eso, nunca más (1886-1980), en relación se vuelve, se retorna, se con las percepciones de su recupera el estado emocional infancia: y mental de la infancia. De allí “Mis primeras impresiones que sea maravillosa porque infantiles son es un estado irrecuperable, p u ra m e n t e visuales. Eso es poderosamente es un paraíso significativo, por perdido. Es un estado absoluto lo menos para mí. donde la intuición reveladora Uno se pone a mirar es inabarcable, la libertad esta el mundo antes de ser dominada por la fantasía, por capaz de comprender los hilos del sueño. Nada es el milagro de incomprensible en la infancia la creación en porque todo es comprensible sus luces y por el mismo poder del Ars de s o m b r a s ( … ) la invención inocente, de su Por ejemplo, duración.


12

La Niñez

Mayo de 2008

Especial de testimonios generacionales

menor

Lizeth Rendón H.

Reportera NEXOS lrendon1@eafit.edu.co

S

opetrán es el municipio donde he vivido y donde he pasado toda mi infancia. Mi nombre es Susana Rendón Henao, tengo once años y estoy en primero bachillerato en la Institución Educativa Escuela Normal Superior Santa Teresita. Todos los días salgo del colegio a las dos de la tarde y por lo general después de hacer tareas me dedico a jugar. Antes me gustaba mucho ir toda la tarde a un negocio que

queda cerca de mi casa a jugar play station, pero le cogí pereza y mejor lo reemplacé, desde que tengo computador juego en él: Caesar Tres o GTA: St. Andreas. También duermo mucho, sobre todo los fines de semana y me la paso viendo muñequitos en la televisión. Me gusta escuchar música, raeggetón y vallenato, nada de rock. Con mis amigos, juego en el colegio; cuando estoy en vacaciones o cuando vienen mis primos de Medellín y de Bogotá, todos por la cuadra jugamos escondidijos, chucha cogida, vemos mucha televisión y jugamos en el computador. Todo en mi vida son los juegos, aunque también me gusta la natación y el ajedrez, pero eso es lo mejor de ser niña, la diversión, los juegos, nada de problemas, ni de preocupaciones. Bueno, sólo las peleas con los amigos, que porque me hizo mala cara o porque no me hacen favores, pero no como los grandes, yo sólo el estudio y ya. Yo quiero crecer y a la vez no. Es bueno tener plata, poder comprar cosas, un carrito, y ser una profesional, pero a uno le toca trabajar, dejar los amigos y hasta no volverlos a ver, nada de juegos y muchos problemas. Yo a veces pienso en como será mi vida y creo que es mejor vivir como niño.

Mi Foto Angela: Moonfever O en Flickr.com

La de mi hermana

Camila Isaza G.

Reportera NEXOS cisazaga@eafit.edu.co

N

o hay nada mejor que recordar y sentir la emoción que generan los recuerdos. Más ahora que tengo 21 años y curso séptimo semestre de Comunicación en la “U”. Desde pequeña me ha gustado estar en la calle haciendo diferentes actividades. Llegaba de una larga jornada de estudio, almorzaba viendo novelas con mi mamá, terminaba la comida, me dirigía a hacer las tareas lo más rápido posible para poder salir a jugar en la calle con los amiguitos. Recuerdo muy bien todo lo que hacia con mis amigos de la cuadra, ya teníamos muchos juegos establecidos como el famoso rin-rin corre-corre, en el que dejábamos un pedazo de chicle pegado en el timbre; otro juego era “voy”, una especie de ponchado en el que escribíamos los nombres de todos en el piso con un

trozo de ladrillo o de teja que nos encontráramos, se tiraba esa misma teja sobre los nombres y el que señalara debía ponchar al resto. Entonces, corríamos lo más rápido posible para llegar a todas las bases sin ser tocados por el balón. Durante todos los juegos que hacíamos no faltaban los carros que pasaban en ambas direcciones que hacia que nuestros divertidos juegos se detuvieran unos cuantos segundos mientras pasaban. Y como olvidar todos los raspones que nos hacíamos por estar montados en todas partes, muros, árboles… en fin, uno se caía ¡y claro! el raspón y la sangre en codos y rodillas, las partes del cuerpo más afectadas durante la niñez. Ya después de tanto juego llegaba la hora de entrarse, llegar a la casa, limpiarse los raspones, saludar a todos los que ya estaban en la casa, comer y ponerse a ver televisión, para las niñas más específicamente las novelas del momento como: Café con aroma de mujer, Las Juanas, Guajira, Yo amo a Paquita Gallego, La viuda de blanco entre otras, porque eso si, desde pequeña me han gustado ver todas las novelas a las que le pueda seguir el ritmo, sin confundir personajes ni tramas.


La Niñez

Mayo de 2008

13

La de mi padre: Omar Alonso Rendón Madrid

Reportera NEXOS lrendon1@eafit.edu.co

Mi infancia estuvo dividida entre el

estudio y el trabajo, por la necesidad de tener dinero para ayudar a mi familia. Desde muy temprano ya trabajaba con mi papá recogiendo café en las

cara, te toqué la cadera, te pegué en tal parte”. También me gustaba mucho salir a comprar cositas y helados, que en esa época eran hechos de fresco de “Moresco”, y lo complementábamos con pan que vendían en las tiendas y cremas caseras. Una de las cosas más importantes que recuerdo fue la negociación de un caballo, que por cierto me salió muy malo, culi seco y con la cola torcida, pero yo lo compre con mi propia plata, con mis ahorros, eso fue a mis 12 años. Sin embargo aunque pasaba muy bueno quería ser grande, tener 18 años para ser independiente de mis padres,

para que ellos no decidieran por mí. Pero la verdad lo que mas extraño en la actualidad es la inocencia, aquella que es normal en todos los niños y que en los adultos es de pérdida total.

Imagen Internet

Lizeth Rendón H.

vacaciones y de esa manera compraba mi ropa y mis cosas. Además era difícil la búsqueda del estudio, pues sólo había una escuela en el pueblo. En en la vereda, por el terreno y la gran vegetación que había, se jugaba más que todo escondidijos con los niños vecinos, juego que nos divertía mucho. A los siete años me trasladé de la vereda donde nací, la Aguada (Sopetrán) para el pueblo, en búsqueda de una vida más instruida y también de trabajo. Allí me dediqué a ser un alumno del Liceo José María Villa y a aprender a jugar canicas con mis nuevos amigos. Otro de los juegos que me gustaba mucho eran los trompos, de hecho era el que más me gustaba; también había otro que llamábamos “machete” que consistía en salir corriendo y no dejarse tocar de los demás, quien era tocado con la mano del otro estaba cortado y no podía seguir jugando “te corté la

Foto Sebagitier en Flickr.com

La de mi abuelo: Augusto Gaviria Pérez Marcela Saldarriaga Gaviria Reportera NEXOS msaldar9@eafit.edu.co

N

ací el 20 de julio de 1933, en el municipio de Cañas Gordas, Antioquia. La niñez en esa época

era muy diferente a la de ahora, y más aun en los pueblos. Lo que más recuerdo con nostalgia, es que la vida era muy tranquila y pacífica, las casas eran muy amplias, las familias eran muy unidas y todas se conocían entre sí: a los niños nos conocían todas las personas y entrábamos a cualquier casa como si fuera la propia. Soy hijo de Nicolás Gaviria Echavarría y Dolores Pérez Londoño, éramos una familia grande porque tuve otros diez hermanos. Con ellos y con los demás amigos del pueblo salíamos a las calles sintiéndonos seguros, disfrutábamos del campo y conocíamos a nuestros vecinos, al padre de la iglesia, a la loca del pueblo y al mensajero, cosa que no sucede hoy en día por la inseguridad. Rara vez en mi niñez oí hablar de un homicidio, y cuando éste ocurría se

daba por deudas y conflictos entre campesinos de la región. En mi época nos ingeniábamos todo tipo de juegos para entretenernos. Jugábamos con el trompo, el yo-yo, con bolas de cristal, con caucheras, también íbamos a pescar a los ríos, con cañas de pescar hechas por nosotros mismos, y nos gustaba elevar cometas en la tierra de Don Antonio Londoño, especialmente en el mes de agosto, que es tiempo de verano. No había televisores ni mucho menos computadores, en las casas sólo había radios y era una de las formas de entretención de los adultos. A nosotros los niños solo nos dejaban oír un programa que se transmitía los sábados a las tres de la tarde y era apto para todos, Continúa en la página 14


La Niñez

Mayo de 2008

Viene de la página 13

se llamaba “La hora sabrosa” y consistía en que una persona, que en mi época fue Jorge Echeverri, imitaba a diferentes personajes prestigiosos. Los niños siempre han sido alegres, curiosos y traviesos, y yo no fui la excepción. Nunca faltaron las diabluras, que son comunes a esta corta edad y que en gran parte fueron toleradas por los mayores: mis amigos y yo hurtábamos mangos de árboles ajenos, no era extraño que tocáramos las campanas de la iglesia a deshora y nos escondiéramos, solíamos bañarnos en una quebrada llamada “Don Luis” en hora de clase y el policía escolar, nos iba a buscar para tomar nota y mandar un reporte a la escuela de quienes habían faltado, pero no lograba encontrarnos porque nos sabíamos ocultar perfectamente. También molestábamos al dueño de una panadería, tirándole piedritas y

objetos pequeños por la chimenea y después salíamos corriendo. Una de las experiencias que más recuerdo fue cuando mi papá nos trajo de Bogotá unas bicicletas a mi hermano y a mí. Fueron las primeras en llegar al pueblo, lo que fue increíble no solo para nosotros sino para nuestros amigos, porque ninguno había tenido una. Eran bicicletas muy buenas: tenían parrilla, sirena y linterna. Las compartíamos con todos nuestros compañeros y montábamos por todas partes y a todas horas. Las usábamos tanto, que las llantas terminaban destrozadas. Mi niñez se desarrolló en un ambiente más puro y sano, tanto ambiental como moralmente, no había tantos desarrollos tecnológicos ni tanto acceso a la información como hoy en día, lo que es grandioso porque da lugar a un mayor progreso, pero vivíamos tranquilos y felices, valorábamos las cosas sencillas de la vida: la familia, los amigos, el campo, la escuela y le sacábamos provecho a cada momento vivido.

De vuelta a la niñez

Ilustración Juan Esteban Suárez C.

14

José Antonio Fortou R. Ciencias Políticas jfortour@eafit.edu.co

D

e niños no teníamos problema alguno en decirle “gordo” al jefe del papá o “no me gusta” frente al rebosante plato de ensalada. “No quiero ir a misa” posiblemente dijimos todos alguna vez. “Yo quiero eso”, seguramente soltamos frente a cualquier cosa apanada o cubierta de chocolate. Los abrazos y los besos, siempre y cuando no fueran a alguien totalmente desconocido, no faltaban. Pero llegó la adolescencia y con ella los problemas: se nos olvidó expresar lo que sentimos y pensamos. No era culpa de las hormonas subiendo y bajando como inquilinos de edificio sin ascensor ni un estado de franca confusión mental, eso haría de nuestro problema algo meramente pasajero. La culpa era (y es) de un infundado miedo al otro y un extraño recelo del daño que nos pueda hacer el resto del mundo. Por miedo al daño que sobreviene de la burla, no decimos lo que sentimos. Nos negamos a revelarnos tal y como somos por terror a ser heridos en lo más íntimo si nuestro confidente llegase a usar esa “arma” contra nosotros. Somos personas cohibidas, o que cohíben. Esto es porque, como animales que somos, nos movemos por los impulsos básicos de placer y dolor (aunque en un plano metafísico, porque somos animales pensantes), buscando el primero y evitando el segundo, ya que vemos el dolor como algo esencialmente malo. Es el mismo principio económico de preferir las ganancias antes que las pérdidas, con un giro similar: los costos o el dolor pueden ser la vía para mayores ganancias o placeres.

Pero, ¿dónde está lo doloroso en decir “te quiero” cuando de verdad lo sentimos? ¿Qué tan mal está confesar nuestros más profundos temores a alguien cuando verdaderamente necesitamos que nos ayude con esa carga? Asumimos, quizás correctamente, pero también injustamente, que todo lo que digamos puede ser y será usado en nuestra contra, muy al estilo de las películas gringas. Pero si nos llegasen a herir, si el boomerang se nos llegase a devolver, cogiéndonos desprevenidos ¿qué tan malo es?

Al

pan,

“pan”; al “vino”

vino,

El niño no piensa en nada de esto. Nada más abraza lo que le gusta, corre tras lo que lo emociona, le dice al pan “pan”, al vino “vino” y, cuando algo le disgusta, saca de su repertorio el famosísimo “No me gusta”. No hay forma de malinterpretar su comportamiento, porque es sincero y sin malicia. Todo esto quizás parezca una apología al sentimentalismo, pero no debemos reducirlo a eso. Lo que intento señalar es que las cosas andarían mucho mejor si pudiéramos vencer el miedo y expresar lo que en verdad sentimos. Pocos malos entendidos, más claridad y, espero, más amor. ¿En qué momento perdemos la habilidad infantil de decir lo que sentimos y pensamos y, por el contrario, nos dedicamos al fino arte de la criptografía? ¿Y por qué lo hacemos? No intentaré responder a esto porque no soy psicólogo, sociólogo o antropólogo. ¡Carajo, si ni siquiera soy politólogo! Sólo soy un niño…


La Niñez

Mayo de 2008

15

La caída de Rojas Pinilla

desde los ojos de una niña

Margarita María Arias R.

Programa Saberes de Vida mariasro@eafit.edu.co

Me

Fotos Internet

despertó la voz de varias personas que hablaban en la puerta de la casa y sentí miedo porque había un recuerdo anterior: cuando tenía aún menos años, y mi cuna todavía tenía barandas, unas voces dieron desde la ventana la mala noticia de la muerte de un tío que hizo llorar a mi papá. Y además varias veces esas voces comentaban al amanecer accidentes de camiones de escalera que perdían los frenos bajando desde Urabá por la carrera 45, El Palo.

Yo no había cumplido todavía los ocho años y en esa época, no como ahora, el uso de razón se demoraba en la bobada. Ese día mi reacción de temor no duró mucho porque entendí que, lo que fuera, hacía reir no sabía a quiénes, pero reconocía la voz de pañolón negro de doña Clementina (cómo no la iba a reconocer si todos los días me regañaba); la de Ángela Araque tan cercana, porque el patio de su casa limitaba con el nuestro; la voz potente de don Próspero el de la tienda y la aflautada de Tavo, la de mi papá y mi mamá y la de Nino –mi tío Aquilino López a quien tanto admiré porque era para mí un hombre de pocas palabras, rico, guapo, trabajador, que no le tenía miedo a nada ni a nadie, que traía la remesa de sus fincas y las compartía con nosotros en las épocas duras, que eran casi todas y, sobre todo, que si llegaba a su casa por la noche no traía tufo de aguardiente. Cuando fui a ver lo que pasaba me imaginé que Nino había comprado miles de camiones de escalera tal vez para arreglarles los frenos; vi que él organizaba la subida de la gente y a algunos les entregaba un sacudidor rojo de dulceabrigo.

Le pregunté: “Nino, ¿por qué estamos contentos?” Y él me dijo: “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”. No entendí, pero me gustó y por un rato pensé en el momento en que pudiera decir eso mismo antes de que se me olvidara

Me pusieron un vestido bonito y nos fuimos, no sabía para dónde, pero nos reíamos. Le pregunté: “Nino, ¿por qué estamos contentos?” Y él me dijo: “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”. No entendí, pero me gustó y por un rato pensé en el momento en que pudiera decir eso mismo antes de que se me olvidara. No sé por dónde llegamos al centro entre toda la gente del mundo que se salió a las calles para agitar sacudidores rojos. Ya mayor reconocí que en “Palacé salida hacia el Poblado” entramos a un edificio cerca de la esquina de San Juan y nos asomamos por ventanas y balcones, yo no sé ellos, pero me puse a observar las caras congestionadas de los niños que desde la calle nos miraban y a tratar de localizarle mentalmente la mamá a los que creía perdidos. Nino me entregó el dulceabrigo y me sentí una princesa dirigiendo desde arriba los gritos de la multitud. En vacaciones vino Pastorita de Jardín, le conté sobre el día en que el mundo fue feliz y ella decía “¡Ve esta muchacha!”. -Pastorita, y en una esquina un señor nos gritaba como bravo, y ¿sabés que decía? Partida de chachafrutas. “¡Ve esta muchacha!” -Pastorita y cuando vuelva la Hermana Emiliana le voy a decir que hay dolores de 100 años y ella se va a quedar pensando, y yo le voy a preguntar que si le prestaron trapito rojo. -“Vio mija, por su bulla me volví a equivocar en la costura”. -Pastorita y ¿cuándo me va a regalar pues el barquito Acores?, ¿cuándo pasen los 100 años de cansancio? Y me quedé callada tratando de recordar la frase de mi tío: que dura mucho el cansancio; que 100 años no es nada; que hay 100 cuerpos resistentes; que dura más el que está cansado… -¿Cómo era lo que decía pues mi tío?… Pastorita ¿vos lo has oído?


16

La Niñez

Mayo de 2008

¿Qué hacía yo el 9 de abril de 1948? Olga Romero de De Fex Saberes de Vida patriciadf@une.net.co

E

ra feliz con la dulzura y embriaguez febril del adolescente. Terminaba mi bachillerato y el amor había tocado a mi puerta para siempre. En ese abril de 1948 se reunía en Bogotá la IX Conferencia Panamericana. De la embajada de México solicitaron a la directora del colegio, quien era muy amiga del embajador, dos niñas de último grado para servir como guías en la ciudad de Bogotá,

llevar algunos agregados de la embajada Mexicana a los lugares famosos: La Quinta de Bolívar, Monserrate, El Museo de Oro, entre otros. El embajador nos invitó a una cena en la embajada y nos presentó a los agregados militares de la conferencia. Así comenzamos con Silvia la famosa tournée. La directora nos dio quince días de vacaciones y como estábamos internas, era el derecho de estar en la casa. Éramos unas niñas de clase media, nunca nos pasó por la mente viajar en lujosos autos y comer en los restaurantes más elegantes del momento, encontrar en la casa ramos de rosas, serenatas. Mi novio era un estudiante pobre que había terminado su carrera y estaba buscando puesto en Barranquilla. Yo era la princesa encantada por todo lo nuevo que me rodeaba. De pronto en un pequeño radio escuchamos una voz que gritaba: “¡Mataron a Gaitán!”. El reloj marcaba la 1:05 p.m. Cambiaba el dial, otro locutor decía palabras de Gaitán en sus diarios: “Si me matan, el país se vuelca y las aguas demorarán cincuenta años en regresar a su nivel normal”. Ahora pienso: ¿sus palabras fueron proféticas? Mi padre era político y muy gaitanista, entonces todas las arengas y su voz nos eran familiares: “Pueblo, ¡a la carga!”.

Después se veían las fotos de Juan Roa Sierra, el asesino, que lo mostraban semidesnudo arrastrado por las calles hacía el Palacio presidencial. El presidente era Mariano Ospina Pérez. Hay frases que en este momento me parecen misteriosas, palabras de Roa Sierra encerrado en la farmacia antes de que la muchedumbre lo linchara: “¿Por qué hiciste eso?”, le dice el farmacéutico. “Ay señor, cosas poderosas que no le puedo decir”. Después el pueblo lo capturó y lo arrastraron para llevarlo hasta el Palacio presidencial. El periódico El Siglo quedaba enfrente de mi colegio y ardía en llamas; la directora asustada entregó a todas las internas. Este acontecimiento nos distanció con la embajada mexicana. No había servicio de buses, los tranvías los quemaron, las tiendas ardían, no se conseguía comida. Había toque de queda. Cuando se podía salir era bajo la responsabilidad de cada ciudadano, pues había francotiradores en las ventanas que burlaban las órdenes. Ese lluvioso viernes del nueve de abril dejó a Colombia la dolorosa cicatriz del Bogotazo.

Mi madre me pidió que la acompañara para buscar donde vendían algo para comer. Después de una larguísima caminada pasamos por el cementerio y había muertos tirados en las aceras, en las calles. Todo cerrado, se oían tiros de cuando en cuando, regresamos a la casa sin encontrar nada; cuál sería la sorpresa cuando vimos el carro de la embajada parado en frente de la casa y unos hombres bajaban cajas y las entraban a mi casa. - “¿Madre, qué es esto?” Al tanto que un hombre se dirigía a ella diciéndole que el señor embajador enviaba eso para nosotras. Abrimos con mi madre las cajas y destapamos las latas, salía atún, salchichas, verduras. Mi madre repartía, llevábamos tres días sin comer. Nunca puedo olvidar las palabras de Gaitán que decían por la radio: “Si me matan, ¡vengadme!”. No es nada fácil narrar todo lo que sigue. Quedó en mi mente que una guerra es lo más duro para el hombre y pido para mi patria una paz eterna.


La Niñez

Mayo de 2008

Mi reino por una palma Juan A. Tabares M.

Saberes de Vida jutabare@eafit.edu.co

D

Foto Meliton Rodríguez Fotógrafo

escribir hoy qué motivó a un niño de diez años a abandonar su rutina, de la casa al colegio, del colegio a la casa, para iniciar una aventura después de clase no es tarea sencilla. La memoria, amiga infiel, suelta algunos detalles.

Comienza

Panorámica de Medellín 1918, Momentos, espacios y personajes: Medellín 1892 - 1922

el reto El cambio de ruta fue de seis cuadras, desde El Palo con la calle Colombia hasta El Palo con la calle Bolivia, que estaba bellamente decorada por palmas sembradas a ambos costados; con el deseo

de encontrar una coca caída, para transportarla sin saber cómo hasta la casa que distaba a doce cuadras. Primer impacto maravilloso, encontrar el tesoro buscado. Ahí estaba la hoja de palma con todo su follaje. ¿Cómo podía cortar las hojas que sobraban de su único objetivo que era la coca? No había solución, no tenía la herramienta para hacerlo. ¿Entonces? Había que arrastrar la coca con su follaje. La tarea era descomunal, pero el deseo de poseerla era superior a la propia capacidad física. Los libros del colegio hacían más difícil el recorrido. El tiempo corría implacable. Cruzar el puente sobre la quebrada Santa Elena, ser observado por los transeúntes como un poseso que arrastra una hoja de palma, se contrastaba con el temor al castigo de la madre por llegar tarde, por haber estropeado la ropa en una aventura vista desde afuera sin fundamento alguno. Todo fue un acicate para seguir adelante. Se acabó el pavimento y las calles que faltaban para llegar a la casa estaban

17

destapadas y eran cuesta arriba. Terminado el periplo y luego del consabido regaño, con pela incluida, el placer inmenso de haber obtenido el trofeo tan arduamente luchado. Una sensación de felicidad que aún baña el corazón profundamente. Solo faltaba subir hasta el morro de El Salvador, en ese entonces una montañita que la ciudad no se había engullido, y que estaba custodiado por la imagen de un Jesús victorioso en su cima. Una vista privilegiada de la ciudad de la cual sólo se destacaban las torres de las iglesias de San Ignacio, y al fondo, en ese entonces lejísimos, el parque de Berrío y su iglesia de la Candelaria. Y a mis pies una manga que parecía infinita, cuesta abajo, donde los niños iban a deslizarse en pedazos de cartón o pequeñas tablas. Y ahí estaba con mi coca de palma, aerodinámica, perfectamente embadurnada con cebo para hacer más fácil y feliz el viaje. El viento revolcaba mi pelo y la sonrisa no se me borraba del rostro.

Gabriel Jairo Quinchía C.

gabrielquinchia@gmail.com

Néver Correa Mesa neverc@gmail.com Reporteros NEXOS

N

o es un mito que los padres deseen darle todo a sus hijos e interpreten ese “darles todo” en otorgarle todos los bienes materiales que durante su infancia ellos no disfrutaron. Olvidando la parte sentimental o afectiva. Es obvio que el mundo de hoy requiere personas más comprometidas en los negocios y que las familias requieren de unos ingresos básicos para poder subsistir. Pero no necesariamente se logra equilibrar el tiempo

dedicado a los negocios con el tiempo dedicado a la familia. Por lo cual es posible encontrar en los niños diferentes comportamientos como la rebeldía. Este sentimiento de rebeldía se manifiesta en que son ellos quienes desean tener el control de los hábitos de compra del hogar, rebeldía que se ve apoyada por la conducta de los padres quienes son condescendientes con todos los caprichos que ellos tienen. Caprichos que son alimentados por un sinnúmero de estrategias comerciales enfocadas a llamar la atención e incentivar su compra.

Ilustración Juan Esteban Suárez C.

Yo quiero darles todo lo que no tuve Mercadeo

para niños Es por esto que en los supermercados es posible encontrar productos y secciones completas enfocadas hacia este segmento, por ejemplo, el caso del vestuario, productos de entretenimiento, útiles escolares y juguetería. Así que no es para nada extraño encontrar a un cantante reconocido recomendando un producto de consumo masivo o comerciales de niños que generan sentimientos encontrados gracias a una cara bonita, una sonrisa o una palabra mal pronunciada. Es importante resaltar que la dinámica del mercado

posibilita pensar en que los padres no son quienes mandan en lo hogares, sino que es necesario reconocer que los niños juegan un papel importante en los hábitos actuales de consumo, más aún sabiendo que el 23% de la población colombiana son niños, según la Revista

Dinero. Son ellos quienes en la próxima generación decidirán si compran aquellos productos que marcaron su niñez, y que fueron mejorando con el tiempo y se presentaran con nuevas características que los harán decir: “a mis hijos les quiero dar todo lo que yo no tuve”.


J. Mauricio Chaves B.

Filósofo, escritor de cuento, ensayo y poesía jmchavesb@unal.edu.co

E

Cultural

Mayo de 2008

Caricatura Elkin Obregón

18

n un mundo donde los afanes mercantilistas y de lucro parecieran haber sobrepasado y permeado todos los quehaceres humanos, entre ellos los más sagrados sentimientos religacionales bajo cualquier manifestación, así como el sublime mundo de la cultura, nos topamos en Medellín no con una perla, sino con un verdadero diamante, y de los más finos: los libros editados bajo la dirección de don Álvaro Lobo, con el auspicio de Dann Regional o bajo el sello Editorial . Asombra encontrar no el pesado sello del ex-libris mercantil en signo de pesos, de dólares y hasta de euros, sino anotaciones como la siguiente: “Ninguno de los mil ejemplares impresos será puesto a la venta. Esta es una publicación didáctica y cultural, sin ánimo de lucro”. Acostumbrados a que el buen libro sea costoso, y a que todo lo regalado sea malo, también don Álvaro Lobo nos sorprende con esto: en el 2005, y como un homenaje a los cuatrocientos años del libro de los libros, el Quijote de la Mancha, Dann regional nos obsequió el ameno y delicado libro Quijotes y Quijotadas, del más grande representante de la Cofradía de Don Quijote de la Mancha, don Vicente Pérez Silva, en cuyas 187

Las aventuras librescas de un generoso editor páginas nos recreamos con curiosas anécdotas y tradiciones que hablan de nuestra gesta cervantina desde tiempos castellanos.

Afortunados

hallazgos En julio del 2007 tuve el gusto de toparme con el oportuno ensayo de Harry G. Frankfurt, Sobre la verdad, de Editorial , una oda contra la charlatanería, la falsedad, los conceptos amañados y las realidades tazadas bajo la óptica del engaño y la mentira; un breve texto que traza, sin postular apotegmas, la necesidad de la verdad, pero por sobre todo un ensayo que cuestiona a un país como el nuestro, donde la población civil exige refundar su memoria desde la sustancialidad de la verdad. Finalmente, el hermoso ejemplar que recoge la traducción de El Gran Canto de Salomón o Cantar de los Cantares del filósofo caucano Guido Enríquez Ruiz, con las sugestivas ilustraciones de José Antonio Suárez Londoño y con postfacio de don Vicente Pérez Silva. Este texto nos recrea el enamoramiento del hombre por la bella Sulamita, a quien tan dignamente emula la mujer antioqueña, un verdadero tratado de sublimación frente a la erótica del complemento, un verdadero compendio para bibliófilos. Todos estos textos, y muchos otros, tienen el sello inconfundible de la pulcritud y

esplendidez de don Álvaro Lobo. que ceden”. Pareciera don Álvaro Lobo, Borges, y las instituciones tratando de que lo patrocinan, e n c o n t r a r El libro es precioso de por sí, pero traer la luz para toma un valor inusitado cuando todos aquellos que siempre el libro de los libros, nos acercamos al hay generosidad de por medio; en el Poema así sucede cuando recibimos de libro, ese objeto de los dones manos amigas el libro soñado, el valiosísimo que es nos dice: “De texto anhelado; cuando el autor en capaz de recoger el esta ciudad humano en un gesto de desprendimiento nos quehacer de libros hizo todos sus contextos. dueños/ A obsequia el fruto de sus desvelos unos ojos sin De invaluable luz, que sólo valor pueden/ Leer en las bibliotecas de El libro es precioso de por sí, pero los sueños/ Los insensatos párrafos toma un valor inusitado cuando hay generosidad de por medio; así sucede cuando recibimos de manos amigas el libro soñado, el texto anhelado; cuando el autor en un gesto de desprendimiento nos obsequia el fruto de sus desvelos; pero aún más raro cuando el editor pone en manos del público, sin discriminación de ninguna especie, el libro que sabe tanto y tanto cuesta. Don Álvaro Lobo hace real el sentido social del libro, reconociendo a éste como objeto que dirige la conciencia hacia la libertad y el reconocimiento de la dignidad humana, y que conduce a fomentar sentimientos alejados de todo vano apasionamiento. Ojala que más empresas permitan seguir el ejemplo de este editor en sus generosas a v e n t u r a s librescas.


Fondo Editorial

Mayo de 2008

19

Utilizando de nuevo

Las llaves del periódico

Jessica Suárez C.

Reportera NEXOS jsuarez1@eafit.edu.co

L

as llaves del periódico se empezó a planear en el 2001, cuando cerraron las oficinas regionales de El Espectador, entre ellas la de Medellín, donde sus autores, Carlos Mario Correa y Marco Antonio Mejía, trabajaban. En ese año, ellos pensaron que muchas de esas historias que habían vivido todos los periodistas de Medellín en ese momento crucial para el periodismo y la sociedad civil colombiana, era imperdonable no contarlas. “Qué era esa encrucijada, esa amenaza latente y real que cobró muchas victimas del narcotráfico y particularmente del cartel de Medellín y del capo Pablo Escobar”, dice Correa. Se debía dejar memoria de esa de época, cuando El Espectador tenia una historia

humana, y eran las personas capaces de mantenerlo abierto. El año pasado se entregó en Medellín el Premio de Periodismo Mundial UNESCO - Guillermo Cano a la Libertad de Prensa, los autores pensaron que esa era una coyuntura para escribir el libro y el Fondo Editorial de EAFIT decidió publicarlo.

Memorias

perdidas en el tiempo La obra es un homenaje a El Espectador de los Cano y una crítica a la empresa que lo compró, el grupo Santo Domingo, porque los autores creen que el periodismo es mejor si hay recursos humanos para hacerlo, si los periodistas están apoyados institucional y empresarialmente. “El libro solamente habla de cinco nombres propios de personas que ofrendaron su vida por trabajar en El

Ciudad Vivida

Antologia de 15 años de La Hoja Oscar Tabares P.

Negocios internacionales otabares@eafit.edu.co

L

as últimas noticias llegaron para muchos como un baldado de agua fría. La edición periódica de La Hoja llegó a su fin. Luego de años y de historias, los lectores que vieron a su ciudad retratada, interpretada, interpelada, cuestionada, añorada no podrían seguir contando con la mirada critica y amorosa del equipo de profesionales que le dieron vida y voz a la ciudad de Medellín a través de su publicación. La Hoja sin embargo nunca ha dejado de ser una caja de sorpresas. Recientemente, en asocio con el Fondo Editorial de la Universidad EAFIT, salió a la luz pública una compilación de los mejores artículos de los últimos

15 años. Una lista de colaboradores que hacen de este ejemplar una pieza indispensable para conocer y disfrutar de la ciudad de ayer y de hoy. La lista de personalidades que hacen parte de la edición es tan significativa que corre uno el peligro de caer en la idolatría. Afortunadamente el contenido de sus textos hace que sus creadores sean como flautas que suenan en armonía, como eco de buenos vientos. Los periodistas, constructores de realidades cotidianas, dan con sus crónicas sentido a la avalancha de información que nos amenaza constantemente. Una selección de artículos permite una mirada sobre años duros, sangrientos, que para algunos parecen inexistentes y que quienes los vivieron saben que no

son las figuras literarias las que los hacen aterradores. Esto y mucho más se desprende de estas paginas, la mirada del historiador, del cineasta, del traductor, del político, del empresario hacen de este libro un caleidoscopio de Medellín y de Colombia. Al fin de cuentas, sólo algunas salas de prensa especializada conservarán los ejemplares mensuales. O los pasarán al formato digital que se almacenará en un CD que se perderá en el cajón del olvido. Hecho libro este conjunto de artículos, La Hoja se deja caer para hacer retumbar la memoria urbana de muchos. A los recién llegados, una ventana perfecta para comprender el enredo en que vivimos.

Espectador, que murieron después del sacrificio de don Guillermo Cano (…) El libro realmente es para reivindicarlos a ellos, al menos sus nombres” a través de imágenes y reflexión periodística, expresó Correa. Es la primera vez que un periodista reportero cuenta la encrucijada en la que le tocó trabajar, soportando amenazas y viendo la muerte de sus compañeros. Se integra un conjunto de historias sobre una época que los periodistas no cuentan, que guardaron. Las llaves del periódico rompe con el esquema tradicional del testimonio periodístico, mezclando la narración en primera persona del testigo con la tercera persona del coautor.” Eso le da autenticidad al libro” opina Correa, porque el coautor es un referente inmediato, “Él es un testigo de mi testimonio”, concluye.


20

Cine

Mayo de 2008

Festival Internacional de Cine Sin Fronteras:

Foto Coorporación Otraparte

La niñez en el cine contemporáneo

Clara Botero M.

Corporación Otraparte cboteromora@une.net.co

Más

E

que películas

“raras”

l próximo 28 de mayo y hasta el 8 de junio, las salas de proyección del séptimo arte del Valle de Aburrá se llenarán con espectadores motivados por el buen cine (una selección de las mejores películas recientes) y un tema fundamental en cualquier sociedad: la infancia. Lo que nació en 2007 como parte del Encuentro de Medellín, hoy continúa como Festival, apoyado por el Museo de Antioquia, el Museo de Arte Moderno, Comfenalco, Comfama, Confiar, la Alcaldía de Envigado, La Alcaldía de Medellín y la Corporación Otraparte.

Las

películas, los países y

la temática: Las 25 películas seleccionadas

tienen varias particularidades: son en 35 milímetros, abordan temas sobre cómo los pequeños viven y asumen su sexualidad, su proceso de inserción en la sociedad, su formación, sus relaciones con los más grandes, su relación con el amor o la muerte, los conflictos sociales y políticos, entre otros; y nunca han sido estrenadas en nuestro país. De hecho algunas de ellas ni siquiera se han visto antes en América Latina. No se trata de superproducciones gringas, pero tampoco de lentas e incomprensibles cintas que para muchos resultan raras y poco entretenidas. Tienen argumento, son fáciles de entender e intentan tocar la fibra de una sociedad que se ha olvidado de los niños. Además reúnen a reconocidos directores de países como Alemania, Reino Unido, Sudáfrica, Argentina, México, Francia, Finlandia, Suecia, Israel y Japón, entre otros.

Cine

en las salas y… Además de las películas que se proyectarán en siete salas del Valle de Aburrá, Sin Fronteras ofrecerá una nutrida programación alterna, que se iniciará con ciclos itinerantes en DVD, que se ofrecerán en diferentes instituciones de la ciudad con entrada gratuita: La inocencia en riesgo, Niños débiles con carácter, Niños y escuela: de la violencia a las palabras, ¿Para qué los padres?, La infancia idealizada, y ¿Qué quieres ser cuando grande? En EAFIT se podrá disfrutar de uno de ellos a partir de mayo. También se llevará a cabo una programación académica (charlas con directores, expertos en temas de infancia, entre otros). Cabe resaltar que uno de los invitados internacionales más importantes a esta parte del evento, será el Director del Festival de Cine de Nueva York,

Director de Programación del Lincoln Center y profesor de Estudios de Cine de la Universidad de Columbia, Richard Peña. De igual manera, se espera que cerca de treinta mil personas tengan la oportunidad de disfrutar de veladas cinematográficas, talleres de producción de cine, fotografía y dirección programados durante los días del Festival. Sin Fronteras Festival Internacional de Cine se propone así como una experiencia de encuentro y de integración del Valle de Aburrá al presentar sus actividades distribuidas estratégicamente en sus puntos cardinales y al ofrecer una programación que permite reflexionar en la manera como construimos nuestras relaciones. Así lo hizo en su primera versión en la cual las películas centraron su atención en historias de convivencia y hospitalidad, y en esta segunda versión en la cual abre un espacio para pensar y ver la infancia. ¡Contamos con tu asistencia!

Salas Las Américas Vizcaya Puerta del Norte Colombo Americano Mayorca Museo de Arte Moderno Teatro de Envigado

Más información en www.festivalsinfronteras.com


Crucigrama: La Niñez

NEXOS y el Fondo Editorial invitan a las primeras tres personas que se acerquen a la oficina del periódico con este crucigrama resuelto correctamente, a reclamar un libro del Fondo Editorial * Pablo García R.

Ingeniero Químico U.P.B. pablogrb@yahoo.com.au

Lina Mondragón P.

Comunicación Social lmondrag@eafit.edu.co

Horizontales 1. Juego en donde uno de los participantes cuenta hasta un número determinado, tapándose los ojos con las manos frente a una pared, el resto de los participantes se esconde; terminada la cuenta, sale a buscarlos. Expresión cariñosa para llamar a quien te dio origen. 2. Alimento preferido de los niños que causa cierta sensación suave y agradable al paladar. Pasas tocando y oprimiendo ligeramente una superficie o te acercas mucho a ella. 3. La madre toca suavemente a sus hijos. Se deja encendida para poder dormir tranquilo. 4. Así fue la vida de Oliver Twist, el personaje de la novela de Charles Dickens. El niño comprende rápidamente lo que sucede a su alrededor. 5. Vocal en plural. Todas las noches la mamá reza en la cama de su hijo. Asociación Española de Pediatría. 6. Última palabra de casi todos los cuentos infantiles. En sus marcas, listos, ¡fuera! (inv.) 7. Prefijo que significa sobre o después. Me atreveré a confesar que me comí las galletas. Grito del profesor Jirafales cuando sus alumnos lo sacaban de quicio. 8. Cuando te regañan y te sientes mal, derramas

lágrimas. El nombre común de varios géneros musicales de origen afro-caribeñomestizo que se cultivan en varios países de la cuenca del mar Caribe. 9. ...Cual. En tus primeros años la contarás hasta con mitades (inv.). 10. Fruto seco, le gusta los niños cubierto de dulce y a los adultos de sal (inv.). Canta la Caperucita Roja camino a la casa de la abuelita. Secuencia de ADN que constituye la unidad funcional para la transmisión de los caracteres hereditarios. En inglés, el animal que con una sonrisa confundía a Alicia (inv.). 11. La última y la primera. Objeto de distintos colores, formas y funciones con que se entretienen los niños. Lo que se forma al tirar una piedra al agua. 12. Lo que se hace con el cuerpo al bailar moviéndolo de un lado a otro. 13. Es lo único que harás cuando estás aprendiendo a dibujar. En la mitología griega, cualquier miembro de un gran grupo de espíritus femeninos que personifican las actividades creativas y alentadoras de la naturaleza. 14. Las cosas que me pertenecen (inv.). Escuela budista que tiende a alcanzar la iluminación espiritual mediante técnicas que evitan los esquemas conceptuales. 15. Si te portas mal, él vendrá por la noche y te comerá. Es uno de los derechos fundamentales de los niños reconocido desde 1924.

Verticales A. Etiqueta de muchos juguetes que especifica su procedencia (inv.). Usado por las abuelas para regañar, consiste en asir con el dedo pulgar y cualquiera de los otros una pequeña porción de piel y carne, apretándola de suerte que cause dolor. B. Así quedas luego de jugar en el arenero. Tarea repetitiva que hacen los niños en un papel para aprender a escribir. Se mueven convulsivamente, con frecuencia, debido a la contracción involuntaria

de uno o varios músculos, normalmente causado como reacción a algo gracioso. C. Todas las mañanas te levantas para ir a ellas, entre ellas están los recreos. Yo uno los cordones de mis zapatos (inv.). Desde la época de los abuelos, los niños colombianos han comido este ponqué. D. Color de la mostaza (pl.). Terminación verbal. Mi Escuela. E. Los niños manifiestan regocijo mediante determinados movimientos del rostro, acompañados frecuentemente por sacudidas del cuerpo y emisión de peculiares sonidos inarticulados. La mejor carta de la baraja. Línea dibujada. F. Enfermedad común en los niños por comer mucho dulce. Articulo determinado forma del singular masculino (inv.). Nota musical. G. Así le decimos al vehículo de dos ruedas de igual tamaño cuyos pedales transmiten el movimiento a

Mayo de 2008

la rueda trasera por medio de dos piñones y una cadena (inv.). Novicia Rebelde. Prenda interior femenina, similar a una falda que se lleva debajo de esta, muy utilizada en los vestidos de primera comunión (pl.). H. Expresión para contestar el teléfono. Período histórico (inv.). I. Moverse de lugar a otro. Primera palabra de muchos cuentos infantiles. En inglés, goma de mascar. Pronombre personal. J. En inglés, sentimiento de felicidad. Forma del hula – hula. Cuando tus papás te den permiso. K. Tierra de un famoso mago creado por Frank Baum. Alimento generalmente matutino que con mermelada sabe muy rico. Juega con muñecas. L. Brincará la cuerda. Prefijo griego que se usa para indicar novedad (inv.) M. Prefijo de los héroes de las caricaturas. Niño que

21

aún no ha llegado a la edad de siete años. N. Los necesitas para no lastimarte los pies al caminar. Si tocas el fuego puede que tu piel se irrite. O. Se le dice familiarmente al padre. Objeto pequeño, redondo, de diversos colores, sonoro al caer, que se usa para jugar con el propósito de conseguir la mayor cantidad. Denota carencia o falta de algo. Solución al anterior

* La elección de los libros dependerá exclusivamente del Fondo Editorial


22

Cine

Mayo de 2008

Eurocine o la falacia de un “festival” Carlos Mario Pineda E. Desarrollo Artístico cpineda@eafit.edu.co

Henri

Langlois es un personaje de magnitud descomunal para el mundo del cine. Entre 1934 y 1935, cuando tenía apenas 23 o 24 años, decidió comprar aquellas películas, usualmente mudas, que lo habían sorprendido y emocionado, pues el futuro de ellas era el reciclaje: como barniz para uñas, como betún para zapatos o como peinillas. Esa es la génesis –muy romántica- de la cinemateca francesa en particular, y de las cinematecas del mundo en general. Con mucha experiencia y sin tiempo para ir a cine, Langlois consideró que habían dos tipos de cinematecas: de exhumación y de inhumación, las que exhiben y las que guardan, con sus propias palabras. El subterráneo, en Medellín fue una de exhumación: exhibía todo aquello que pudiera conseguir teniendo en cuenta un solo criterio: calidad. Su prematura muerte en 1989 al inundarse la sede del edificio de Suramericana de seguros, acabó con el mejor proyecto local de formación de públicos entre finales de los 70s y todos los 80s. Coincidiendo con esa desgracia, o precediéndola “…el 1 de junio de 1989 abrió sus puertas la primera sala de cine del Colombo, con una capacidad para 164 personas (…)” y como resultado de la gestión de su director Paul Bardwell y la inigualable colaboración de Luis Alberto Álvarez. Diana Jaramillo estuvo al frente del Programa de Cine durante varios años y sin temor a equivocación ninguna, sólo la programación del Colombo en ese periodo pudo equipararse a la de El Subterráneo.

Un

festival

decadente

Posteriormente apareció algo que han llamado Festivales con los que se podían ver obras clásicas al lado de nuevas producciones. Uno de esos mal llamados festivales es Eurocine. En la época de Diana Jaramillo, se podía confiar en todo lo que se ofrecía: calidad, volumen de películas, horarios y número de funciones de la misma película. Pero desde la salida de esta comunicadora, antes del 2000, la programación de este evento ha ido decayendo de manera estruendosa. Uno de los más desagradables cambios es el de la calidad: según información confiable, pero no oficial, pareciera que desde hace varios años, la selección de las películas está en manos de cada embajada y sus agregados culturales, con lo que se han visto unas obras que no se compadecen de los espectadores que tienen una formación mínima en cine. Del año 2007 a esta nueva versión el cambio fue tan drástico, que de aquellas películas que se presentan en Bogotá muchas no llegan a Medellín y de las que llegan sólo hay una función. Consecuencia: una notoria reducción de horarios, antes se programaba los fines de semana desde las 10 a.m. hasta las 10 p.m. Hay que agregarle un aspecto que raya en la falta de respeto. Es posible llegar a las taquillas del Colombo, comprar la boleta, ingresar a la sala y encontrar la muy desagradable

sorpresa de que proyecten un DVD y no cine en 35 mm. Las desventajas parecen poco claras pero son obvias: ver una película en DVD por más de $5000, por persona, sabiendo que se puede alquilar por $8000; sin dejar de lado el aspecto de ver la obra en el soporte material en el que se realizó en un comienzo.

Dos

presentaciones

rescatables En medio de lo que se ofrece, sólo aparecen dos títulos clásicos: La princesa de las ostras (1919) de Ernst Lutbisch y Trenes rigurosamente vigilados (1966) de Jiri Mensel. Ambas obras son producciones de calidad a toda prueba. De hecho, aquellos que hayan podido ver en 35 mm cualquiera de las dos deben saber que son privilegiados, ya que la primeras veces que se han visto fueron tanto en los ciclos de El Subterráneo como en uno del extinto cineclub Conexión Nosferatu de la U de A. La princesa de las ostras se puede considerar como una perla negra. El uso del encuadre es preciso y se enriquece con la propuesta de los personajes: decenas de sirvientes tanto masculinos como femeninos que se mueven con coreografías diferentes, cambio constante de planos sin cambiar el ángulo frontal de la cámara. Una fotografía elaborada que no le envidia nada a lo que el cine clásico en Hollywood conseguiría una década después. Es una película que

debe verse en algún momento. Trenes rigurosamente vigilados, basada en una novela, ha sido presentada en el Canal Internacional Europa. Sin haberla revisado de nuevo, lo que queda en la memoria es el tratamiento de los encuadres y la fotografía. Aparte del argumento que se sitúa en una aldea pequeña, en la cual confluyen los efectos de la segunda guerra mundial y los hábitos cotidianos.

El balance Afrontar dos obras de dos cinematografías diferentes, de dos directores y de dos épocas distintas, le brinda al cinéfilo la opción de valorar propuestas estéticas, argumentales y narrativas, pero sobre todo le ofrece la perspectiva histórica, tan necesaria en momentos en los que la velocidad asociada a lo vertiginoso del cambio tecnológico, desplaza la importancia y el valor de la producción artística a la inmediatez de la producción y de la exhibición. Las demás películas ofrecidas se deben ver a beneficio de inventario, con la postura desprevenida de quien apenas conoce a los maestros clásicos por las historias del cine. Pero lo que queda como balance de un “festival” que ha cambiado mucho en menos de cinco años, es que de todo tiene, menos de festival. A quienes disfrutan de la intensidad de varias películas al día, durante varios días en esta versión, todo se quedó en ilusiones.


Reportaje Gráfico

Mayo de 2008

Exposición abierta bajo nuestro cielo

n del s que hace las e v a e d s ie espec . Todas ay unas 40 rso y más agradable escuchar h IT F A E n ive den lugar biod rsidad pue o campus un visitantes a la Unive miembros del rein s s mañanas, lo de estos emplumado s to ratis. los can mejor: es g lo y l, a im an

E

23


24

Mayo de 2008

La Niñez  

Edición 146 Periódico Estudiantil Nexos, Tema central: la Niñez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you