Page 1

AGENDA窶ヲ Derechos Econテウmicos Sociales Culturales Ambientales MUJERES DE LA ZONA NORORIENTAL

Aテ前 2012


Comité editorial: Rosalba Cardona – Comuna 1 Darys Vercellys Murillo – Comuna 1 María Carmen Rodríguez- Comuna 2 María Pacis Mosquera M. –Comuna2 Luz Marina Pérez – Comuna 3 Fabiola Úsuga – Comuna 3 Dora de Jesús Flórez de D. – Comuna 4 Luz Estella Londoño Arango- Comuna 4 Lorena Fernández Londoño – Facilitadora Publicación de: Corporación para la Vida Mujeres que Crean Con el apoyo de: Agencia de Cooperación Misereor


INTRODUCCIÓN

Este documento nace de las propuestas realizadas por 144 mujeres de las cuatro comunas que componen la Zona Nororiental de la ciudad de Medellín, en el encuentro “Mujeres de la Zona Nororiental agendando nuestros derechos económicos, sociales, culturales y ambientales”, 1 planeado y realizado por 25 mujeres multiplicadoras de la zona, con el acompañamiento de la Corporación para la Vida Mujeres que Crean, el 30 de Septiembre de 2011. Este es un encuentro entre mujeres diversas, pero coincidentes en el interés común de una zona con mayor equidad social y de género, que piensan también el desarrollo desde la dimensión de las mujeres y que las incluye desde sus diferencias sociales, culturales, étnicas, de raza, orientación sexual y edad. Luego de haber puesto en común las problemáticas de las mujeres en la ciudad, y las propuestas hechas por la Mesa de Trabajo Mujer de Medellín en la Agenda Ciudadana de las Mujeres y la Agenda de las Mujeres por la Defensa del Agua, se organizaron seis mesas de trabajo, llamadas círculos de propuestas que buscaron evaluar las problemáticas en derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de las mujeres en la zona y formular posibles soluciones, que desde un lenguaje común y concertado pudieran incidir en escenarios del desarrollo local como los Planes de Desarrollo y Presupuesto Participativo y en espacios de decisión como las Juntas de Acción comunal, las Juntas Administradoras Locales y las organizaciones sociales de las distintas comunas. A continuación se presentarán algunos elementos conceptuales y estadísticos que es necesario conocer, para comprender por qué se habla de los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres.

1

Coordinación de Mujeres de la Zona Nororiental, Plan de desarrollo local de la comuna 1, Colectivo de mujeres de la comuna 2, Colectivo de alimentos de la comuna 2, Periódico Mi comuna 2, Asociaciones de mujeres de Bello Oriente: ASOMUCO Y ASOMUJPAR de la comuna 3, Mesa Mujer de la comuna 3, Amigos y amigas de Oriental, LATEPAZ, Centros de formación familiar. Banquetes Girasoles, Mujeres aventureras gestoras en derechos.


¿QUÉ SON Y CUÁLES SON LOS DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES, CULTURALES Y AMBIENTALES? Los Derechos Económicos, Sociales Culturales y Ambientales (DESCA), son aquellos derechos humanos que posibilitan a la persona, sin distinción alguna de sexo, edad, raza, etnia, condición socioeconómica, nacionalidad u otra diferencia, gozar de un nivel de vida adecuado, acceso al bienestar y al desarrollo. Fue en 1966, más de veinte años después de emitida la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuando se identificaron formalmente estos derechos en dos grupos: primer grupo conformado por los civiles y políticos, y el segundo grupo conformado por los económicos, sociales y culturales. . La Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Protocolo de San Salvador, enuncian y definen a los DESCA, señalando principios, criterios y estándares de carácter universal de forma tal que puedan resignificarse social y culturalmente en cada país.

Características de los DESCA Son universales: rigen para todos los seres humanos, hombres y mujeres del mundo. Son indivisibles, interdependientes y/o integrales: la dignidad humana implica la realización de todos los derechos en su conjunto. Por eso mismo, no son aceptables las posiciones que privilegian unos derechos sobre otros. La violación de un derecho humano provoca por lo general violaciones sistemáticas en otros derechos. El Comité DESC se ha esforzado por interpretar este principio de la indivisibilidad, interdependencia y/o integralidad de manera permanente en las observaciones generales. Son progresivos: la progresividad se refiere al cumplimiento cierto de las obligaciones que tienen los Estados con los derechos humanos. Estas deben ser permanentes, sucesivas y expansivas en el tiempo, de tal suerte que alcanzado un nivel de cumplimiento con un derecho, no cabe ningún tipo de regresividad. El párrafo 1 del artículo 11 del Pacto internacional de Derechos Económicos, sociales y culturales, afirma que "Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una mejora continua de las condiciones de existencia” Son Inalienables: ser persona es el requisito para ejercerlos y no ser despojados de ellos.


Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) Adoptado el 16 de diciembre de 1966, el PIDESC es el principal y único tratado internacional que cubre la totalidad de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Constituye junto con la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Carta Internacional de Derechos Humanos, fuente de todos los tratados internacionales en materia de derechos humanos. El PIDESC define y estipula principalmente, como parte integrante e indisociable de los derechos humanos, el derecho a un nivel de vida adecuado (alimentación, vivienda, vestido, etc.), el derecho a la educación, el derecho al trabajo en condiciones justas y favorables, los derechos sindicales y de huelga, el derecho a la salud, un derecho a la seguridad y [a los] seguros sociales y también el derecho a participar en la vida cultural y de beneficiarse del progreso científico. El PIDESC entró en vigor el 3 de enero de 1976 y ha sido ratificado hasta ahora por 152 Estados. En este sentido, la aplicación de las disposiciones del PIDESC, a nivel nacional e internacional, es una obligación jurídica para sus Estados Parte. Esto significa que el PIDESC tiene fuerza de ley y puede ser invocado ante los tribunales de los países cuyas instancias legislativas lo han ratificado, ya sea tras la integración de su contenido a la legislación nacional o bien de manera inmediata después de la ratificación del Pacto (que es acto ejecutivo),según el sistema jurídico adoptado por cada Estado

¿Qué es un Protocolo Facultativo? Un protocolo es un instrumento adicional a un tratado internacional, ya sea para establecer un mecanismo de seguimiento de dicho tratado (en el caso que nos ocupa, el protocolo debe dar competencia al CODESC (Comité DESC) para recibir quejas en caso de violación de los DESC) o para reforzarlo, o las dos cosas a la vez. En ambos casos, el protocolo en cuestión debe ser ratificado –en su debida forma- por los Estados a fin de que entre en vigor y los Estados parte sean jurídicamente responsables. Todo Estado es libre de adherirse o no a un protocolo que justamente a menudo se llama “facultativo". Pero sería lógico que los Estados que han ratificado una Convención se sometan a un mecanismo de control y seguimiento al que puedan recurrir sus ciudadanas y ciudadanos en caso de que no se respeten los compromisos adquiridos. Para que el Estado colombiano cumpla con la obligación de proteger los Derechos Económicos, Sociales y Culturales es muy importante que suscriba el protocolo facultativo, porque este garantizará una justiciabilidad de los derechos humanos para toda una nación. Colombia firmó el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el 23 de marzo de 1976, 34 años después es fundamental para toda la población colombiana que el Estado firme el Protocolo para que se constituya en una herramienta que permita exigir los Derechos Humanos. Los derechos considerados en el PIDESC son: La libre determinación. Un nivel de vida adecuado. La alimentación. La vivienda. La salud.


La protección y la asistencia a la familia. La educación. La cultura. Al trabajo y a los derechos laborales. La seguridad social. En 1998, el Protocolo de San Salvador lo amplia para la región de América Latina y el Caribe agregando: El derecho a un medio ambiente sano. Los derechos de la niñez. Los derechos de protección de los ancianos. Los derechos de protección de las personas en situación de discapacidad. El derecho a la libre determinación señala que: Todos los pueblos tienen el derecho a la libre determinación. Establecen libremente su condición política. Proveen a su desarrollo económico, social y cultural. Pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales. Mo puede privárseles de sus propios medios de subsistencia

Conozcamos más detenidamente algunos DESCA…

El Derecho a la salud El derecho a la salud es un derecho humano fundamental e indispensable para el ejercicio de los demás derechos humanos. Este derecho abarca una amplia gama de factores socioeconómicos que promueven las condiciones con las cuales las personas pueden llevar una vida sana, y lo hace extensivo a los factores determinantes básicos de la salud, como la alimentación y la nutrición, la vivienda, el acceso a agua limpia potable y a condiciones sanitarias adecuadas, condiciones de trabajo seguras y un medio ambiente sano. La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de afecciones o enfermedades.(PIDESC, artículo 12) El Derecho a la alimentación El derecho a una alimentación adecuada tiene que lograrse gradualmente, no obstante, los Estados tienen la obligación de adoptar las medidas necesarias para garantizar que toda persona que se encuentre bajo su jurisdicción tenga acceso al mínimo de alimentos esenciales, suficientes y nutritivamente adecuados para protegerla contra el hambre, incluso en caso de desastre natural o de otra índole. Este derecho no debe entenderse únicamente como el conjunto de calorías, proteínas y otros elementos nutritivos; se refiere a la disponibilidad de alimentos en cantidad y calidad suficiente para satisfacer las necesidades alimentarias de las personas.


El derecho a una alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer, niño, niña, tiene acceso físico o económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a los medios para obtenerla. (PIDESC, artículo 11) El Derecho a la protección y asistencia a la familia de las madres antes y después del parto, concediéndoles licencia con remuneración o prestaciones adecuadas de seguridad social; mediante medidas especiales de protección y asistencia a favor de todos los niños, niñas y adolescentes, sin discriminación alguna por razón de filiación o cualquier otra condición, protegiéndolos contra toda explotación económica y social sancionando el empleo de niños, niñas y adolescentes en trabajos nocivos para su moral y salud o en los cuales peligre su vida o se corra el riesgo de perjudicar su desarrollo normal. (PIDESC, artículo 11) El Derecho a la educación La educación debe orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad, y debe fortalecer el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales. Debe capacitar a todas las personas para participar efectivamente en una sociedad libre, favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y entre todos los grupos raciales, étnicos o religiosos y promover las actividades de las Naciones Unidas en pro del mantenimiento de la paz. (PIDESC, artículos 13 y 14) Los Derechos culturales Toda persona tiene derecho a participar libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le corresponden por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora. (PIDESC, artículo 15) El derecho al trabajo, comprende el derecho de toda persona a: tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado. una remuneración que asegure a todos las y los trabajadores condiciones de existencia dignas para ellos y para sus familias. un salario equitativo e igual por igual trabajo. descanso, limitación razonable de las horas de trabajo y vacaciones pagadas. (PIDESC, artículos 6 y 7) El Derecho a la seguridad social Toda persona tiene derecho a la seguridad social, que lo proteja contra las consecuencias de la vejez y la incapacidad que lo imposibilite física o mentalmente para obtener los medios para llevar una vida digna y decorosa. En caso de muerte del beneficiario, las prestaciones de seguridad social serán aplicadas a sus dependientes. Cuando se traten de personas que se encuentren trabajando, el derecho a la seguridad social cubrirá al menos la atención médica y el subsidio o jubilación en caso de accidentes de trabajo o de enfermedad profesional y, cuando se trate de mujeres, licencia retribuida por maternidad, antes y después del parto. (PIDESC, artículos 9 y 10).


La Constitución Política de Colombia y los DESCA El Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales PIDESC se creó en 1966 y en Colombia se ratifica mediante ley 74 de 1968. Este pacto consagra los siguientes derechos en el capítulo 2 de la Constitución, artículos del 42 al 77 donde se hacen mención de estos derechos: Entre los derechos que garantiza el estado y la sociedad están la protección integral de la familia. La igualdad de derechos y oportunidades de la mujer y el hombre, la mujer no podrá ser sometida a ninguna clase de discriminación. Contempla los derechos fundamentales de los niños y las niñas, la protección a los y las adolescentes, a las personas de la tercera edad, a las personas discapacitadas. La seguridad social, la atención de la salud, la educación, el derecho a la vivienda digna, la recreación, el derecho al trabajo, la protección de la propiedad física e intelectual, entre otros.

¿POR QUÉ UNA PERSPECTIVA DE GÉNERO EN EL ABORDAJE DE LOS DESCA?

En términos generales, el objetivo final del uso de una perspectiva de género es la eliminación de la discriminación y las desigualdades que afectan desproporcionadamente a las mujeres respecto a los hombres dentro de un contexto o grupo determinado. El proceso de operacionalizar la equidad de género, es decir, la transformación de la retórica en objetivos concretos y susceptibles de ser medidos, se conoce en el sistema de desarrollo internacional como "transversalización de género", que no es otra cosa que el proceso por el que se evalúa el impacto o las implicaciones que una determinada política, legislación o programa pueda tener sobre las mujeres y los hombres (de manera comparativa y/o diferenciada), en cualquier área temática y nivel de decisión. Así concebidas, las pautas de análisis mínimas que guían una evaluación de género permitirían conocer si las normas o programas bajo escrutinio: a) refuerzan o no las desigualdades preexistentes entre mujeres y hombres, b) no empeoran las desigualdades, pero tampoco ayudan a su erradicación, c) si la equidad de género es considerada como un medio para conseguir otros objetivos finales, o d) si la equidad de género es un objetivo en sí mismo y para el desarrollo social. La pobreza y desigualdad económica, social y cultural de las mujeres impide o dificulta el ejercicio de sus derechos civiles y políticos, su autonomía personal y su capacidad de participar en la vida política de su comunidad o país, lo que, a su vez, las excluye de los niveles de poder y decisión, perpetuando así su círculo de exclusión. Los avances en la aplicación de los principios de igualdad de hombres y mujeres ante la ley y de no-discriminación por razón de sexo, contenidos en las normas internacionales y regionales, son importantes para la creación de estándares normativos mínimos nacionales. Sin embargo, es crucial que el Sistema Interamericano controle también que los estados cumplan con su obligación de promover y vigilar la observación de tales principios por parte de los actores privados en cuyas


manos se encuentra la determinación de las condiciones del mercado laboral, financiero y de bienestar social, como consecuencia de los procesos de privatización. Derechos protegidos por las normas internacionales y regionales El estándar de protección legal de los DESC de las mujeres latinoamericanas está constituido por los convenios internacionales y regionales que directa o indirectamente prohíben la discriminación por razón de sexo o se refieren a algunas áreas de su vida social económica y cultural. Las normas de protección incluyen los siguientes derechos: Prohibición de discriminar y ejercicio equitativo de los DESC. Establece la obligación del Estado de no discriminar y de promover activamente la igualdad ante la ley y la igualdad de oportunidades para el disfrute de estos derechos. Derecho al trabajo en condiciones justas, equitativas y satisfactorias, lo que incluye un salario justo (igual valor por igual trabajo) y equitativo en relación con los hombres, en condiciones no inferiores a las de éstos, que permitan el desarrollo personal y laboral de las mujeres. Derecho a fundar sindicatos, asociarse a ellos y ejercer el derecho a la huelga sin interferencia ni menoscabo en sus condiciones laborales. Derecho a la seguridad y protección social, del que forman parte la atención a las madres antes, durante y después del parto, el goce de licencias y prestaciones adecuadas. Derecho a un estándar de vida adecuado, que incluye la alimentación, protección contra el hambre, el vestido, la vivienda y el agua. Derecho al más alto nivel posible de salud física y mental, que incluye su salud y autonomía sexual y reproductiva. Derecho a la educación, que establece el carácter obligatorio, garantiza el acceso gratuito a la enseñanza básica y establece la obligación de hacer accesible el entrenamiento profesional y técnico. Derecho a acceder y participar en la vida cultural. Derecho a los beneficios de los avances científicos y a la propiedad intelectual. Derecho a la herencia y la propiedad de la tierra, incluidos el acceso a la propiedad y protección de su uso y disfrute. Prohibición de explotación económica y de trabajo forzado. Hay propuestas de marcos de definición de los DESC de las mujeres que plantean una reinterpretación de estos derechos a la luz de instrumentos internacionales adoptados con posterioridad al PIDESC, como la propuesta de la plataforma que impulsa los "Principios de Montreal sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Mujeres", que incluye, en la lista antes descrita, el acoso sexual y la discriminación en el empleo, los derechos de nacionalidad y el tráfico de personas. Otras propuestas pugnan por la adopción de nuevos referentes conceptuales más inclusivos e innovadores de estos derechos, como la iniciativa regional por una "Declaración de Derechos Humanos con perspectiva de Género", que plantea la inclusión del derecho al tiempo libre, a la paz, y el deber de los estados de invertir en el desarrollo humano y social como parte de los DESC.


Ambos esfuerzos encuentran un punto común en el propósito de hacer concretas las conexiones existentes y la indivisibilidad de los derechos humanos como vehículo para la realización de los DESC para las mujeres.

¿Y COMO ESTÁN LOS DESCA EN MEDELLÍN Y LA ZONA NORORIENTAL?

En Medellín… IDH El Índice de Desarrollo Humano (IDH) es un indicador creado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con el fin de determinar el nivel de desarrollo que tienen los países del mundo. Fue ideado con el objetivo de conocer, no sólo los ingresos económicos de las personas en un país, sino también para evaluar si el país aporta a sus ciudadanos y ciudadanas un ambiente donde puedan desarrollar mejor o peor su proyecto y condiciones de vida. Para esto, el IDH tiene en cuenta tres variables: 1) Esperanza de vida al nacer. Analiza el promedio de edad de las personas fallecidas en un año. 2) Educación. Recoge el nivel de alfabetización adulta y el nivel de estudios alcanzado (primaria, secundaria, estudios superiores) 3) PIB per Cápita (paridad de poder adquisitivo). Considera el producto interno bruto per cápita y evalúa el acceso a los recursos económicos necesarios para que las personas puedan tener un nivel de vida decente. Pese al aparente progreso que vive la ciudad, sobre todo en las últimas dos Administraciones, esto no se traduce en un desarrollo equitativo para todos los territorios, en relación a lo rural y lo urbano, en este último hay desigualdades que dividen la ciudad urbana en dos mundos, una la ciudad de los derechos y las oportunidades, acompañada de los mejoramientos arquitectónicos y la armonía con el entorno, y la otra la ciudad empobrecida que se asienta en las empinadas laderas y que no es objeto de mostrar, más bien de ocultar. Las comunas que registran más bajo IDH, siguen siendo, históricamente Popular (Comuna 1), Santa Cruz (Comuna 2), Manrique (Comuna 3), Villa Hermosa (Comuna 8) y San Javier (Comuna 13), son precisamente estas comunas las de mayor concentración poblacional y las que enfrentan


problemáticas agudas, relacionas con: la presencia de actores armados ilegales en los territorios, que desarrollan hechos de violencia y opresión de la población; el desplazamiento forzado por efecto de actores ilegales, que tiene una dimensión no sólo de ciudad, sino departamental y regional; y, a nivel de la falta de cubrimiento de derechos básicos, acceso a vivienda y servicios públicos, garantías de permanencia en la educación para los niños y las niñas, oportunidades de empleos dignos y bien remunerados, con garantías a nivel de seguridad social. COMPOSICIÓN ÉTNICA En Medellín 52.205 personas se identificaron como del grupo indígena, de comunidad negra, raizal, afrodescendiente, afrocolombiano, lo que representa 2.4% de la población total, según la Encuesta de Calidad de Vida de 2010. Esta población se concentra en las comunas: Popular, Santa Cruz, Robledo, Villa Hermosa, Buenos Aires y Belén. Gran parte de esta población llega a la ciudad como efectos de agudización del conflicto armado en los años 80s y 90s, y un importante número esta ubicada en las zonas de menores oportunidades en materia de derechos humanos, con dificultades para acceder a niveles de calidad de vida, educación, vivienda, entre otros. EDUCACIÓN Comparativamente con los países de la región en relación a las tasas de alfabetización, Colombia (92.8%) sigue estando por debajo de países como Cuba (99.8%), Argentina (97.2%), Chile (95.7%), Uruguay (96.8%), Costa Rica (94.9%), Venezuela (93%). En Medellín, según la Encuesta de Calidad de Vida para el 2010, el 2.63% de la población de la ciudad, de 15 años y más, no sabe leer ni escribir, corresponde esto a 49.313 personas, de las cuales 59.3% (29.251) son mujeres. En esta población, la de los estratos bajo-bajo, medio-bajo y bajo, son las más afectadas por la deserción escolar y los insuficientes niveles educativos, ellas representan al 91.2% (44.978), donde aproximadamente el 60% son mujeres. Las comunas con mayor nivel de personas de 15 años y más que no saben leer ni escribir, corresponden con algunas de las que tienen menor Índice de Desarrollo Humano –IDH, Comuna 1 – Popular con 5.72%, Comuna 2 – Santa Cruz con 5.94%; Comuna 3-Manrique con 4.20%; y, Comuna 8-Villa Hermosa con 4.55%. Un 26.79% (627.588 personas) se encuentran estudiando, de las cuales más del 50% son mujeres. En los temas de acceso y permanencia educativos de la población en primera infancia de la ciudad, aún no hay una cobertura universal para el total de la población menor de cinco años, ya que la cobertura apenas llega al 79% en estratos 1, 2 y 3, y en el tema de infraestructura, por otro lado aún hay un déficit en términos de infraestructura educativa. SALUD En Colombia existe el Sistema General de Seguridad social en Salud, suscrito con la Ley 100 de 1993, que busca garantizar la cobertura en servicios de salud para todas las personas. Existen dos regímenes: contributivo y subsidiado. El Régimen Contributivo: funciona con los aportes de los trabajadores y empleadores. La contribución es del 12% del sueldo del trabajador, de los cuales el 11% son para el financiamiento y el 1% se transfiere al régimen subsidiado. Del total del 12%, el 4% lo paga el trabajador y el restante 8% lo paga el empleador. Las personas independientes cancelan el 12% y los pensionados el 12.5%. El Régimen Subsidiado: Creado para beneficiar a las personas que no tienen capacidad de pago; consiste en subsidiarles la prestación de los servicios en salud. El 70% de la población colombiana hace parte de este régimen. Este servicio es prestado por las ARS (Administradoras del Régimen Subsidiado), cuya administración está a cargo del Estado a través de los tributos recogidos. Este modelo funciona a través de las transferencias de la Nación a los municipios, dónde el 60% de estos recursos debe dedicarse a los problemas de


salud de la población más vulnerable. Las entidades promotoras del “servicio” de salud son las EPS, a través de la administración de las IPS (Instituciones Prestadoras de Salud). Aunque el Sistema busca la cobertura universal, la Ley 100 también convirtió la salud en un negocio para los intermediarios que administran los servicios (EPS), mientras que el Estado desatiende las obligaciones en materia de cumplimiento del acceso a la salud como derecho. Actualmente hay un crisis del Sistema, que gira en torno a pacientes desatendidos y clínicas, hospitales y entidades prestadoras de servicios protestan por el incumplimiento en los pagos entre sí y el Gobierno, tanto nacional, como departamental y local; sumado a una ola de corrupción en el sistema que ha ocasionado el cierre de Entidades Promotoras del Salud -EPS y de Instituciones Prestadoras de Salud –IPS. Es importante destacar que más del 50% de las personas que en Medellín, no tienen afiliación al Sistema de salud son mujeres, únicamente un 26.78% (332.020) aparecen como cotizantes, un 33.15% (411.028) son beneficiarias y 28.34% (351.329) pertenecen al Régimen Subsidiado. En comparación con los hombres, las mujeres dependen en mayor número de condición de beneficiarias del Régimen Contributivo y del Régimen Subsidiado. Lo anterior es el reflejo de la situación de las mujeres en el mercado laboral en donde están concentradas en la economía informal, con altas tasas de inactividad y dependencia económica. 2

Algunas tasas importantes a nivel de salud de las mujeres: Mortalidad materna evitable 32.7% por cada cien mil nacidos vivos; y la mortalidad infantil con una tasa de 11.5 por cada cien mil nacidos vivos. La sífilis congénita sigue siendo un problema importante de salud pública con una tasa de 3.7% por cada mil nacidos vivos, igual que la prevalencia del VIH con un porcentaje del 0.26%. Cáncer de cuello uterino con una tasa de 6.9 por cada cien mil mujeres, esta tiene mayor prevalencia en mujeres mayores de 45 años. La tasa de embarazo adolescente es de 42.9% por cada cien mil mujeres entre 10 y 19 años. Un 96.1% de los embarazos se presentan en mujeres entre los 15 y 19 años. Según el IX Informe sobre la Situación de la Violación de los derechos humanos de las Mujeres en Medellín durante el año 2010, de 1.057 mujeres agredidas sexualmente, 689 fueron niñas menores de 14 años y 339 de esos casos ocurrieron en casa. Así mismo, el informe indica que las mujeres son víctimas de confinamiento intraurbano por las fronteras invisibles, la explotación sexual es mayor en niñas, y la pobreza y el desplazamiento aumentan el riesgo de abuso por hacinamiento y condiciones insalubres. Es evidente la situación de vulnerabilidad en salud de la población femenina, pues muestran su mayor afectación y riesgo con enfermedades como la hipertensión arterial que representa cerca del

2

La tasa es un coeficiente que expresa la relación entre la cantidad y la frecuencia de un fenómeno o un grupo de fenómenos. Se utiliza para indicar la presencia de una situación que no puede ser medida en forma directa. Esta razón se utiliza en ámbitos variados, como la demografía o la economía, donde se hace referencia a la tasa de interés. Algunos de los más usados son: tasa de natalidad, tasa de mortalidad, tasa de crecimiento demográfico, tasa de fertilidad o tasa de desempleo.


30% del total de muertes según estudios de la Dirección de Salud Pública, Universidad Nacional de Colombia. Respecto al cáncer de cuello uterino, constituye la primera causa de mortalidad por cáncer en las mujeres colombianas. Según datos del DANE y el Instituto Nacional de Cancerología –INC- y Globocan (Sistema de Registro en Cáncer de la OMS), cada año se diagnostican aproximadamente 6.800 mujeres con este tipo de cáncer y mueren poco más de 3.200 por esta causa, además de una tasa cruda de mortalidad por cáncer de mama que alcanza un 13.5%, lo que indica una deficiente promoción y prevención oportuna en este aspecto fundamental de la vida de las mujeres. Otras necesidades de atención integral en salud como la menopausia, el climaterio y la osteoporosis que son propios de las mujeres, no son atendidas de manera adecuada por la red pública. Por otro lado, durante el proceso natural de envejecimiento se agudizan los problemas de enfermedades infecciosas, el cáncer, las enfermedades autoinmunes como la artritis y el lupus, donde además, hay una menor respuesta a las vacunas. Las enfermedades de trasmisión sexual se han convertido en un serio problema de salud pública, destacándose el papiloma humano y el Sida como asuntos que afectan gravemente la salud de las mujeres.

VIVIENDA “La mayoría de personas que habitan las periferias de la ciudad están en situación de desplazamiento y predominan las mujeres cabeza de hogar, las niñas, los niños y adultos y adultas mayores, quienes al asentarse en estos lugares construyen viviendas que no reúnen los requisitos necesarios para que las personas tengan una vida digna. Gran parte de estas moradas carecen de servicios públicos domiciliarios y están levantadas en materiales inadecuados, en zonas de alto riesgo, lo que las convierte en barrios no legales y por ende no están incluidos en los presupuestos locales, ni son objeto de intervención de obras y equipamientos sociales. Estas habitaciones no permiten un desarrollo personal pleno, familiar, comunitario, y no están cerca de entornos urbanos dotados de infraestructura de saneamiento básico de calidad, además de no contar con la 3 seguridad jurídica de la propiedad”. “En relación con el acceso a la vivienda de interés social con los subsidios que entrega el Estado a través de las Cajas de Compensación, muchas mujeres no pueden aplicar al subsidio, pues no tienen ingresos que les permita hacer el ahorro programado y tampoco son sujeto de crédito para 4 pagar la parte que les corresponde”. Según la Encuesta de Calidad de Vida 2010, para ese año Medellín tenía 697.016 hogares, de los cuales el 12% (82.479 hogares) habitaban en viviendas clasificadas en estrato bajo-bajo, 36% 5 (251.981 hogares) en estrato bajo y 29% (201.640) medio-bajo. Según fuente SISBEN, Medellín cuenta con 10,0% de hogares en situación de hacinamiento (la situación es mayor en los estrato 1 y 2, 18% y 14% respectivamente). A nivel de comunas, las de mayor porcentaje de hogares en hacinamiento son: Popular (21,0%), Manrique (20,0%) Santa Cruz (20,0%) y en los corregimientos son San Antonio de Prado (21,0%) y San Sebastián de Palmitas 6 (14,0%).

3

Mesa de Trabajo Mujer de Medellín. Agenda Ciudadana de las Mujeres de Medellín “Entre- Tejiendo los sueños de ciudad de las mujeres de Medellín”. P. 26 4 Ibíd. P. 27 5 Anteproyecto del Plan de Desarrollo de Medellín 2011-2015 “Medellín, Un hogar para al Vida” 6 Anteproyecto del Plan de Desarrollo de Medellín 2011-2015 “Medellín, Un hogar para al Vida”


7

En cuanto al hábitat, las desigualdades territoriales se reflejan en los asentamientos humanos subnormales, en condiciones de desarrollo incompleto e inadecuado Se encuentra que de las 38.034 hectáreas de suelo de Medellín, el 6.6% (2.509 hectáreas) está ocupado con asentamientos precarios concentrados principalmente en las zonas nororiental y centro-oriental en la que se ubican el 62% de los asentamientos humanos urbanos en condiciones precarias. Estas zonas son ocupadas por población en situación de pobreza, población desplazada que se ubica en los sitios empinados de las periferias de la ciudad. SERVICIOS BÁSICOS DOMICILIARIOS La calidad de vida de las mujeres de Medellín depende en gran medida del acceso que éstas tengan a los servicios públicos domiciliarios, los cuales para las mujeres son un derecho fundamental, aunque el Estado colombiano los considere como un fin social con el objetivo de asegurar su prestación eficiente a todos los habitantes del territorio nacional. Con esta consigna, desde el año 1994 el Estado comenzó a permitir la participación privada en el sector agua potable y saneamiento básico, lo cual propició la privatización a través de empresas mixtas con capital accionario nacional e internacional, que convirtieron los derechos en mercancía, aumentando los empobrecidos y feminizando aún más la pobreza. Los siguientes son los datos estadísticos de la Encuesta de Calidad de Vida 2010, que muestran lo dramático de la situación: 27.705 (4%) de las viviendas tenían el servicio de energía suspendido y 10.486 (1.51%) estaban desconectadas. 23.069 (3.33%) de las viviendas tenían el servicio de acueducto suspendido y 9.484 (1.37%) estaban desconectados. 5.694 (0.82%) viviendas, ubicadas en el estrato bajo y bajo-bajo no tenían conexión a alcantarillado. 33.031 (5,22%) viviendas tenían el servicio de teléfono (línea fija) suspendido y 6.903 (1.09%) no tenían este servicio, sumado a que 59.963 (8.66) viviendas no poseen este servicio. 11.153 (2.95%) se encontraban suspendidas del servicio de gas natural y 3.934 (1.04%) estaban desconectadas. 315.177 (45.52%) no poseen este servicio.

INGRESOS Las mujeres encabezan el trabajo informal, el cual en la ciudad de Medellín alcanza el 48.4%. En el país, de cada 100 trabajadores y trabajadoras que estaban dentro de la población económicamente activa en 2010, 44 eran mujeres y 68 hombres. De cada 100 mujeres ocupadas, 42 son trabajadoras por cuenta propia, y 33 son obreras o empleadas particulares, donde predominan dos sectores económicos: servicios sociales, comunales y personales (32.6%), y comercio, reparación, restaurantes y hoteles (32.1%). Mientras la tasa de desempleo de las mujeres es del 15.6%, la de los hombres es del 9% y el 60.3% de las mujeres ocupadas ganan menos de un salario mínimo; lo que evidencia que las mujeres están peor ubicadas en el mercado laboral y que ingresan a éste para ser generadoras secundarias de ingresos y no en busca de una 8 mejora importante de la calidad de vida. En Medellín en el 2010 las mujeres encabezaron los índices de desocupadas e inactivas durante todo el año, mientras el 27.2% de inactivos fueron hombres, el 43.7% eran mujeres. Así mismo, las mujeres ocupadas laboralmente continúan encargándose en mayor medida de las actividades

7

8

Anteproyecto del Plan de Desarrollo de Medellín 2011-2015 “Medellín, Un hogar para al Vida”

Informe Nacional de Coyuntura Económica, laboral y sindical en 2010. Escuela Nacional Sindical. Agencia de Información Laboral.


económicas mencionadas anteriormente, actividades que prolongan los estereotipos de género asignados a las mujeres en función del cuidado del hogar. ACTIVIDAD ECONÓMICA En la ciudad permanece la tendencia internacional que concentra a las mujeres en las ramas de la economía de menor crecimiento. En Medellín hay una población económicamente activa de 1.543.000 personas, de las cuales aproximadamente un 45% son mujeres y más o menos el 61% están ubicadas en los sectores: servicios, comunales, sociales y personales; y, comercio, hoteles y restaurantes, unas 433.000 mujeres. Paradójicamente, estos sectores son los que ofrecen mayor inestabilidad en el cumplimiento de derechos laborales y niveles de informalización crecientes, mientras que los hombres tienen una presencia en las ramas de la economía más pareja, ya que se encuentran representados en la industria manufacturera en un 21% (176.000); construcción 10% (87.000); comercio, hoteles y restaurantes 30% (249.000); transporte, almacenamiento y comunicaciones 30% (112.000); y, servicios, comunales, sociales y personales 12% (107.000).

En Medellín las mujeres siguen teniendo una baja representación en otros sectores como el transporte, la construcción y la industria manufacturera. En cuanto a los niveles educativos se encontró que el 20% (142.000) no tienen ningún estudio ó sólo tienen su ciclo de formación primaria, estas mujeres se ubican en los servicios, comunales, sociales y personales. Para la ciudad, así como pasa en el resto del que el país, las mujeres aumentan en los sectores de menor crecimiento en relación al PIB, lo que explica el alto índice de desempleo de las mujeres.

En la Zona Nororiental… Hace parte de las 6 zonas que componen la ciudad de Medellín. También llamada Zona 1 está conformada por cuatro comunas: Popular (Comuna 1), Santa Cruz (Comuna 2), Manrique (Comuna 3) y Aranjuez (comuna 4). Está conformada por 75 barrios, y es en las comunas 1 y 3 en las que se encuentran un mayor número de barrios (20 en cada uno). Según la encuesta de calidad de vida realizada por la Alcaldía de Medellín, en el año 2010, habitaban en la Zona Nororiental 549.873 personas, de las cuales 52% son mujeres y 48% son hombres. La mayor población por comunas se concentra en la comuna 4 Aranjuez con 160.068 personas. La zona cuenta con una extensión territorial de 1.272.4 hectáreas (Incluyendo la Universidad de Antioquia, el Jardín Botánico y el Parque Norte), es decir el 13% del área urbana del Municipio de Medellín en donde se alberga el 26.2 % de la población del municipio, comparativamente es la de mayor concentración poblacional de la ciudad. 9

Población por comuna, según Encuesta de calidad de vida 2010 :

Comuna 1 2 3 4 Total para la zona

9

Mujeres 66.714 57.205 81.035 84.052 289.006

Hombres 60.173 50.664 74.014 76.016 260.867

Total 126.887 107.869 155.049 160.068 549.873

La Encuesta de Calidad de Vida es un instrumento diseñado para realizar el seguimiento y la medición de las condiciones socioeconómicas de los habitantes de las 16 comunas y 5 corregimientos que conforman el municipio de Medellín. Es un compendio estadístico que permite conocer de primera mano los índices de temas vitales como la Población, Vivienda, Hogares, Educación, Fuerza de Trabajo, Salud y Seguridad Social. Esta encuesta se ha llevado a cabo anualmente desde el 2004 por el Departamento de Planeación Municipal.


Población de la zona según grupos étnicos: Según esta encuesta la población indígena es de 3.340 personas y la población negra o afrocolombiana es de 6.073, en ambos casos se ubican los mayores porcentajes en las comunas 1 y 4, siendo esta última la que mayor población afro tiene. En esta estadística no se especifican el número de mujeres y hombres. En relación al número de total de personas de estas etnias en Medellín (52.205), ellas representan el 18 %. Población según estado civil, más significativos para el análisis de condiciones de vida de mujeres y hombres: En la zona hay 4.161 viudos y 21.534 viudas, cifras muy significativas que muestran claramente el impacto del conflicto armado en los distintos territorios. Es importante destacar como son las comunas 3 y 4, las que tienen mayoría de mujeres en el estado civil mencionado (12.833). En relación al estado civil de separadas(os), siguen manteniendo diferencias significativas los hombres (7.029) y las mujeres (18.423). Lo que puede reflejar por un lado, la situación de abandono de la cual son víctimas en esta sociedad machista las mujeres y por el otro su capacidad de decisión a la hora de asumir por sí mismas las riendas de sus hogares. Hogares con jefes de hogar: Comuna 1 2 3 4 Total Zona

Mujeres 17.316 16.128 18.986 18.680 71.110

Hombres 19.701 14.365 26.209 23.974 84.249

Total 37.017 30.493 45.195 42.654 155.359

Es importante decir que los hogares con jefes de hogar masculinos, están generalmente acompañados de sus esposas ó compañeras, a diferencia de los hogares con jefatura femenina, en donde lo común, es que las mujeres estén solas y al frente de sus familias. Hogares según actividad habitual del jefe de hogar en la zona: Sexo

Trabajando

Oficios de hogar

Hombres Mujeres Total

63.429 27.585 91.014

3.218 33.316 36.534

Incapacitado(a) permanentemente 1.871 1.504 3.375

Como puede observarse, hay una brecha significativa entre hombres y mujeres, en lo relacionado a la ocupación laboral. Estas cifras muestran como son menos las mujeres que devengan ingresos para sus hogares, pero en cambio son quienes se mantienen en una gran proporción desempeñando las actividades del hogar, reflejándose claramente la división sexual del trabajo. Es importante preguntarse por las condiciones de vida de los 3.375 hogares que tienen jefes de hogar con incapacidad permanente. Población desplazada por orden público, en la zona: En total, según la encuesta de calidad de vida del 2010, se registran 32.391 personas desplazadas en la Zona, de la cual 14.792 son hombres y 17.599 son mujeres, es decir el 54%. Los mayores


números de esta población se ubican en las comunas 3 y 4, y se destaca la comuna 3 con el mayor número de mujeres desplazadas (5.174) en comparación al total de cada una de las comunas. Estas cifras revelan el impacto del conflicto armado, sobre la vida de las mujeres, quienes se convierten en las viudas y jefas de hogar de muchas familias de la zona. Población desconectada de servicios públicos según vivienda: Aparecen registradas en esta información 4.095 viviendas desconectadas en toda la zona. Se destaca la comuna 1, con el mayor número de viviendas desconectadas (2.021), es decir el 49%. De igual manera aparecen el número de viviendas con servicios suspendidos para este año, representadas en 7.768 viviendas y de estas la mayoría se ubicaban en la comuna 3 (3.115), es decir el 40 %. Sin embargo no aparecen cifras que establecen por ejemplo, cuantas viviendas (ranchos) en la zona, no tienen ningún servicio. Esta información sería necesario contrastarla con los datos que tienen establecidos la Mesa Interbarrial de Desconectados(as), que hace presencia en la zona. ESTRATO SOCIOECONÓMICO DE LA ZONA: En la zona son predominantes los estratos bajo-bajo y bajo, el estrato mayoritario es el bajo, representa un 70%, de los cual hacen parte el 53% mujeres y el 47% hombres; la comuna con un estrato medio bajo es Aranjuez. 10

En relación al Indice de calidad de vida (ICV) , estas son las cifras que hay en la zona: Comuna 1 – 76.27, Comuna 2 – 77.73, Comuna 3- 79.67 y Comuna 4- 81.90. En relación al ICV de Medellín que era para ese año 83.30, podemos decir que todas las comunas de la Zona, están por debajo del Indice de Medellín y dentro de ellas es la comuna 1, la que más bajo Indice tiene.

VIVIENDA En la zona hay 153.774 viviendas, para 155.360 hogares. Entre ellos el 46% en promedio tienen jefatura femenina. Es en la Comuna 2, Santa Cruz donde se concentra el mayor porcentaje de hogares con jefatura femenina de la zona, el 53%. Es necesario decir que 1.401 viviendas, según la encuesta, albergan en su interior más de 2 hogares, sin embargo sería necesario comparar esta información con los datos que poseen los diagnósticos elaborados en los PDL. Tenencia de la vivienda En la zona el 51.6% de la población tiene vivienda propia, le sigue la arrendada con un 36%; los hogares con jefatura femenina en su mayoría tienen vivienda propia y representan el 48%. Sin embargo sería importante ver cuales son las condiciones de estas viviendas. Se presenta un fenómeno interesante en la zona y es la categoría de vivienda en usufructo 10.326 hogares en estas condiciones, representan el 6.6% del total de hogares de la zona.

11

hay

10

El ICV constituye una medida del logro de bienestar en la población. Es un indicador que corresponde a la medición de estándares de vida y permite comparar personas, regiones y municipios en una escala donde 0 son los más pobres y 100 los más ricos.

11

El usufructo (del latín usus fructos, uso de los frutos) es un derecho real de goce o disfrute de una cosa ajena. El usufructuario posee la cosa pero no es de él (tiene la posesión, pero no la propiedad). Puede


Otra categoría que aparece es la de la vivienda anticresis representan el 0.25% de los hogares de la zona.

12

que se da en las comunas 2, 3 y 4, y

La distribución zonal de las viviendas según estratos socio-económicos y siguiente:

sexo es la

Estrato bajo-bajo, hombres 53.996, mujeres 60.059 Estrato bajo, hombres 154.434, mujeres 173.566. Como puede observarse hay una significativa brecha entre mujeres y hombres en ambos estratos, siendo más notoria en el estrato bajo, lo que muestra claramente como las condiciones socioeconómicas de las mujeres son más bajas. Según datos publicados por la Mesa interbarrial de desconectados(as), en cifras suministradas por ISMIVED en julio del 2011, el déficit de viviendas en la Zona Nororiental es de 17.959 y son las comunas 1(7.463) y 3(6.386) quienes poseen el más alto porcentaje (15.5% y 13.2%) respectivamente.

EDUCACIÓN La mayoría de la población de la zona tiene grado de escolaridad en primaria, representado en el 32,7%, de los cuales 53% (94.541) son mujeres, luego le sigue el grado de escolaridad medio (10º y 11º) 20,5%, y las mujeres representan el 52%(59.775). En relación a los estudios universitarios, la zona cuenta con 8.274 profesionales, de los cuales el 54 % son mujeres, es decir 4.503, que se ubican en mayor número en las comunas 4 y 3, respectivamente. Estas cifras nos muestran como las mujeres cada vez más incursionan en la universidad, pero también ponen un reto a la necesidad de desplegar oportunidades laborales en la ciudad, que incorporen el potencial y riqueza de las mujeres de la Zona Nororiental, tantas veces estigmatizada. Por otro lado sería importante comparar en relación a Medellín, que porcentaje representan los y las profesionales de la Zona y seguro nos mostrarían el nivel de exclusión que viven sus habitantes. Es preocupante ver en esta encuesta como se registran 68.962 personas en la zona, que no tienen ningún grado de escolaridad y entre ellas 38.516, son mujeres, en relación a 30.446 hombres. Así mismo decir que durante el 2010, 413 mujeres, no pudieron continuar sus estudios por estar embarazadas. Las estadísticas muestran para todas las comunas, que ningún hombre tuvo que posponer sus estudios por causa de esta situación, razón que muestra claramente su discriminación y como sigue siendo la maternidad un asunto sólo de las mujeres. utilizarla y disfrutarla (obtener sus frutos, tanto en especie como monetarios), pero no es su dueño. Por ello no podrá enajenarla ni disminuirla sin el consentimiento del propietario. Tomado de www.wikipedia.org 12 Anticresis: La anticresis es, en derecho civil y penal, una garantía en virtud de la cual el deudor entrega a su acreedor una cosa para el pago de un crédito insoluto con los frutos, naturales o civiles (intereses), que la cosa produzca, restituyéndola una vez que se haya pagado la deuda. Tomado de www.wikipedia.org Por su parte, un contrato de anticrético se conoce comúnmente como la cesión de un bien a cambio de una cantidad de dinero. La misma cantidad de dinero debe ser devuelta para poder recuperar el bien inmueble. Teóricamente, el interés del dinero paga el uso del bien a menos que se estipule lo contrario. Tendría la principal desventaja de que el deudor se quedaría sin la cosa (como puede ser el inmueble) y con la deuda, aun en caso de crisis económica. Tomado de www.wikipedia.org


SALUD En este tema se quieren destacar las personas, que aparecen en la encuesta y que no están afiliadas al Sistema de Seguridad Social en Salud en la zona. En total eran 76.595 personas, entre ellas 39.115 mujeres y 37.480 hombres, es decir el 51% y el 49% respectivamente. Estas cifras hablan de la falta de acceso al derecho en salud que viven muchas personas en nuestra ciudad y los impactos negativos en su calidad de vida. Es importante destacar que es en la comuna 4, donde se ubican más mujeres y hombres no afiliados y no identificados en el SISBEN (7.092). Y en la comuna 2, donde se ubican más mujeres no afiliadas y que están identificadas en el SISBEN (8.685).

ACTIVIDAD ECONÓMICA En Medellín, tanto mujeres como hombres se ocupan principalmente en actividades de: comercio (29.24%), servicios (22.71%) y en esta la mayor mano de obra es femenina (60%), industria (19.56%). Tasa de ocupación por sexo en la Zona: Comunas

Hombres

Mujeres

Promedio en Medellín Comuna 1 Comuna 2 Comuna 3 Comuna 4

62.57 62.5 62.0 58.8 62.4

46.93 40.8 45.2 42.8 42.6

Diferencia entre hombres y mujeres 15.64 21.7 16.8 16.0 19.8

Se destacan en estos datos las brechas que existen entre hombres y mujeres en relación a la ocupación. Es claro ver como son las mujeres quienes tuvieron menos ocupación e incluso como ambos sexos están por debajo del promedio de la ciudad. Siendo de mayor preocupación la situación de las mujeres de la Comuna 1 (Popular), seguidas de las mujeres de la comuna 4 (Aranjuez), quienes en relación a los hombres tienen unas significativas brechas. La mayores ocupaciones en Medellín las tuvieron las comunas de El Poblado, Belén y Laureles Estadio; las menores las de Manrique, Popular y Aranjuez. Es importante decir que del total de la población empleada en Medellín durante el 2010 (911.311 personas). El 47.9 % fueron empleos informales, y las mujeres en un 50.6% en relación a los hombres con un 49.4%. De esta población ubicada en el sector informal el 85.05%, estaba entre 12 y 17 años, seguida por personas entre los 56 años y más. La población ocupada informal en Medellín estuvo distribuida principalmente en el sector de comercio con 34,7%, seguida por servicios. El 58,6% de los hombres y 51,9% de las mujeres se emplearon en labores asalariadas, mientras 34,1% y 33,5% respectivamente, se emplearon en labores no asalariadas, de menor cualificación y remuneración como cuenta propia. La posición que mayor disparidad tuvo fue la de empleo doméstico realizada en 98,1% por mujeres, seguida por trabajador familiar sin remuneración compuesta en 74,1% por mujeres, y Patrón o empleador en 69% por hombres.

Tasa de desempleo por sexo en la zona:


En Medellín, el 13.35% de la población en edad de trabajar durante el 2010 estuvo desempleada es decir 153.206 personas y de ellas el 53.1 fueron mujeres y el resto hombres. Estos datos nos indican como para las mujeres en más difícil ingresar al mercado laboral. Comunas

Hombres

Mujeres

Promedio en Medellín Comuna 1 Comuna 2 Comuna 3 Comuna 4

11.94 14.1 11.4 16.3 12.5

14.92 23.5 18.8 20.6 18.0

Diferencia entre hombres y mujeres 2.98 9.4 7.4 4.3 6.5

Frente a la población desempleada en la Zona, es evidente observar las disparidades entre mujeres y hombres, siendo ellas quienes más desempleo vivieron, en particular las mujeres de la Comuna 1 y Comuna 3. PROMEDIO DE INGRESOS ENTRE MUJERES Y HOMBRES: Comunas

Hombres

Mujeres

Promedio en Medellín Comuna 1 Comuna 2 Comuna 3 Comuna 4

1.130.472 606.257 596.542 626.906 711.247

861.562 434.719 431.367 490.509 602.626

Diferencia de ingresos entre hombres y mujeres 268.910 – 24% 171.538- 28% 165.175- 28% 136.937-22% 108.621-15%

Es evidente observar las brechas existentes entre los salarios de mujeres y hombres, que por igual trabajo perciben muchas veces menores ingresos. Además de destacar que las mujeres se ubican en empleos, generalmente de servicios, que son menos valorados en esta sociedad, por ser extensión muchas veces del trabajo doméstico (cuidado de niños-as, enfermos, preparación de alimentos, limpieza de viviendas, hoteles, escuelas, entre otros). PENSIONES En esta información se quieren destacar las personas no afiliadas a pensiones en la zona. En total eran 302.236 personas, las que se distribuyen así: 124.234 hombres y 178.002 mujeres, cifras que muestran como las mujeres son las que menos acceso tienen al mercado laboral formal y por lo tanto sus derechos a la seguridad social, en este caso a la pensión, se ven más vulnerados, provocando condiciones de vida cada vez más indignas en la vejez.

ALIMENTACIÓN Según esta encuesta los hogares con falta de dinero para comprar alimentos, teniendo en cuenta el jefe de hogar, se distribuyen así:

Sexo Jefatura femenina Jefatura masculina Total

Siempre falta dinero para comprar alimentos 9.755 hogares 7.418 hogares 17.173 hogares

Casi siempre falta dinero para comprar alimentos 37.566 hogares 42.084 hogares 79.650 hogares


Estas cifras nos pueden indicar varios asuntos, por ejemplo como es mayor el número de hogares con jefatura femenina que poseen menos posibilidades de acceso al alimento, como ya hemos visto en otras estadísticas, unido al tema de falta de empleo en las mujeres y de percibir menores ingresos que los hombres. Por otro lado como se expresa la pobreza económica en la zona, evidenciada en 96.823 hogares que no cuentan con el derecho básico del alimento en cantidad, calidad y acceso cotidiano, en comparación a los 155.360 hogares que habitan la zona, esta cifra representa el 62% , número bastante significativo que habla de las brechas existentes en la ciudad.

CIRCULOS DE PROPUESTAS DE LAS MUJERES DE LA ZONA NORORIENTAL


Las agendas ciudadanas permiten poner en juego el sueño de equidad más cercano que garantiza a las poblaciones (en este caso las mujeres) estar en condiciones de igualdad frente a quienes ejercerán de alguna manera el poder en sus territorios. A través de la construcción de una agenda ciudadana, las mujeres adquieren conocimientos, valoran realidades, se concientizan de sus problemáticas, de su condición y situación frente a los distintos temas que miden el desarrollo de las comunidades.

La construcción de una agenda, es una forma distinta de hacer política, porque las y los ciudadanos, se pueden expresar y se dan las condiciones para escuchar, proponiendo soluciones que puedan aportar a superar las condiciones de inequidad.

“Los derechos humanos son la condición sin la cual no hay desarrollo. Los derechos humanos pertenecen a todas las personas y el ideal de aplicación debe ir hacia la más amplia cobertura. Se trata de un mínimo de desarrollo para la vida, no para sobrevivir” Enfoque Programa Mujeres, Desarrollo y Democracia: Corporación para la Vida Mujeres que Crean

Círculo de Salud y salud sexual reproductiva

“El impacto de la violencia sobre la salud de las mujeres ha sido uno de los temas clave en la agenda de las organizaciones internacionales y regionales en la última década. Sin embargo, los sondeos y encuestas nacionales muestran la persistencia de los patrones de violencia doméstica y 10 sexual. El 36% de las niñas en la región (América Latina) ha sufrido abuso sexual, lo que afecta a su desarrollo integral y, en particular, a las conductas sexuales saludables. Tanto la violencia doméstica como la sexual contra las mujeres representan una pérdida de entre 5% y 16% de la vida saludable de las mujeres en edad reproductiva. Gaby Oré Aguilar –Ensayo: Los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres en América Latina: estado y estrategias


Número de participantes en este círculo: 23 mujeres Facilitadoras: Ana María Zea – Colectivo de Mujeres, Comuna 2 Luz María Betancur- Amigos y Amigas de Oriental, Comuna 3 Apoyó: Judith Botero – Red Colombiana de las Mujeres por los Derechos Sexuales y Reproductivos. Las mujeres de este círculo decidieron visibilizar las problemáticas que tienen mayor envergadura en la zona, estas son: la dificultad para acceder a los medicamentos que les recetan en las consultas médicas, la depresión como un problema de salud pública para las mujeres y la inexistencia de programas de atención diferencial para las mujeres que están en la menopausia. Ante todo esto, las mujeres coincidieron en que necesitan un sistema de salud integral, que tenga en cuenta una atención diferencial hacia las mujeres. Por este motivo, deciden reiterar la necesidad de la creación de la Clínica de las Mujeres, hoy llamado Centro de Servicios Integrales para la mujer y hacen las siguientes propuestas para la zona: Creación, fortalecimiento y seguimiento de escuelas de educación sexual para padres, madres, jóvenes, niñas y niños. Creación y fortalecimiento de programas para la salud mental de las mujeres que atienda sus problemas de depresión, violencias y angustias ante la escasez de recursos económicos y la falta de servicios públicos en sus hogares. Promover el conocimiento de los distintos espacios que atienden la salud mental en las diferentes comunas de la zona. Creación de espacios de recreación para las mujeres, que tengan en cuenta sus condiciones, intereses y necesidades. Se proponen las LUDO FEM, espacios físicos en las comunas en donde las mujeres jóvenes, adultas y adultas mayores, puedan desarrollar actividades de esparcimiento e intercambio de saberes a través de actividades como: juegos de mesa, cine foros, talleres de culinaria, costureros, yoga, talleres de pintura, talleres de manualidades, danza terapia, masajes, entre muchas otras actividades, que contribuyan a su salud mental y social.

Círculo de Empleo y Generación de Ingresos para las Mujeres


“No ha habido avances destacables en la región en materia de reconocimiento y retribución del trabajo doméstico no remunerado, ni en materia de su integración a las cuentas nacionales ni en su reconocimiento social y económico. Sólo 0.2 de los hombres urbanos y rurales comparte el trabajo doméstico; esta carencia de colaboración provoca jornadas prolongadas de trabajo para las mujeres, con los consiguientes efectos negativos en su salud física y mental, nutrición, recreación y participación ciudadana”.

Nº de participantes en el círculo: 21 mujeres Facilitadoras: Sorfi Hoyos – Coordinación de Mujeres de la Zona Nororiental, Comuna 1 Amparo Flórez – ASOMUCO, Comuna 3 Apoyó: Alba Rocío Taborda- Mesa de Trabajo Mujer Medellín Debido a que muchas mujeres son madres cabeza de familia y/o deben atender largas jornadas laborales, las mujeres de la zona consideran necesaria la creación de hogares infantiles diurnos y nocturnos, que les permita no tener que elegir entre el trabajo y la familia, elección que actualmente aporta a los múltiples factores de empobrecimiento de las mujeres. Hogares manejados por mujeres de la Zona, previamente capacitadas, como una manera de contribuir a la generación de ingresos. Así mismo, el empleo al que acceden las mujeres suele ser en mayor medida informal, con pagos que no alcanzan a cubrir las necesidades básicas y aportar a la calidad de vida; de manera que se hace necesario generar garantías para el acceso de las mujeres a un empleo digno, y sin distinciones de raza, género, edad y orientación sexual. Los gobiernos locales promueven la creación de micro empresas, pero cuando se trata de contratarlas, no las están apoyando, por ejemplo en el caso de la contratación de los refrigerios para los eventos de la Administración Municipal, estos se suelen contratar con grandes empresas, en lugar de apoyar, fortalecer y acompañar las microempresas barriales de mujeres. De esta manera, se pide un proceso de gestión para privilegiar la contratación con las microempresas de las comunidades en las cuales se hacen los eventos de la Alcaldía, así como también desde las entidades privadas y ONGs que trabajan en la zona.


13

Creación de una Asociación mutual para la zona, que les permita a mujeres y hombres, acceder a créditos para facilitar la creación y fortalecimiento de negocios locales. Además esta mutual buscará generar empleos para las y los habitantes de la misma zona. Gestionar una aplicación diferencial en los impuestos prediales y de servicios públicos, de manera que estos sean acordes con los movimientos económicos de los pequeños negocios y no sofoquen su posibilidad de ganancia y crecimiento. Apoyo sostenible a las mujeres de la zona para la comercialización de sus productos, ya que este ha sido uno de los mayores impedimentos para generar ingresos.

Círculo de Servicios Públicos Domiciliarios, Agua y Medio Ambiente

“Las mujeres sufrimos una mayor afectación por estar encargadas tradicionalmente de los roles domésticos, reproductivos y del cuidado de otros; las mujeres tenemos una mayor relación con el agua: transportándola, para lavar, cocinar, bañarnos, criar animales, regar los cultivos, para la producción…” Agenda del agua y las mujeres.

Nº de participantes en este círculo: 33 mujeres Facilitadoras:

13

Según el decreto 1480 de 1989, las asociaciones mutuales se definen como personas jurídicas de derecho privado, sin ánimo de lucro, constituidas libre y democráticamente por personas naturales, inspiradas en la solidaridad, con el objeto de brindarse ayuda recíproca frente a riesgos eventuales y satisfacer sus necesidades de seguridad social. El mutualismo hace parte de la economía solidaria que corresponde al grupo de empresas que se organizan para ayudar mediante la prestación de servicios sin ánimo de lucro


María Soledad Ciro – Centro de Formación Familiar, Comuna 3 Flor Ivonne Pérez – Mesa Mujer, Comuna 3 Apoyó: Gloria Sánchez- Tribunal DESC de Mujeres –Red de Mujeres Populares Creación de grupos veedores en los barrios que eviten los abusos en los cobros de las cuentas de servicio, la correcta facturación y las garantías de acceso a los servicios pagados. En este caso resaltan situaciones como el cobro de recolección de basura en sectores donde no se presta este servicio y la mala lectura de los contadores que les genera sobrecosto en la facturación, como ha sucedido con el cobro excesivo del manejo de aguas residuales y con los sobrecostos a las viviendas que usan electricidad prepagada. En este mismo sentido, se propone que se facilite la articulación de organizaciones de mujeres y comunitarias para la concientización y capacitación en la exigibilidad del derecho a los servicios públicos domiciliarios y evitar así las desconexiones. Es necesaria la organización comunitaria para la apropiación popular de nacimientos de agua, de manera que puedan ser un bien común y no comercial. Aprovechándola en estanques para piscicultura, para huertas caseras, para servicios sanitarios de instituciones educativas o guarderías, entre otros. Proponemos el acceso al agua como recurso natural y medio vital de todos los hogares que están en estratos bajo-bajo y bajo. Respetar el mínimo vital en los hogares que tienen menores de edad, ancianos(as) y personas en situación de discapacidad. Exigimos que se realice una adecuada lectura de los contadores por parte de los contratistas de EPM. Que Empresas Públicas y Empresas Varias formulen una estrategia para que las familias con jefatura femenina, que tienen cuentas pendientes y no tienen ingresos, puedan condonar las deudas a través de servicios sociales a la comunidad, por ejemplo: aseo de las calles, limpieza de quebradas, mantenimiento de parques, entre otras. Desarrollar campañas educativas de cuidado de los recursos naturales, haciendo énfasis en el consumo responsable del agua y el manejo de los residuos sólidos y orgánicos.

Círculo de Soberanía y Seguridad Alimentaria


“Aunque no es fácil encontrar cifras desagregadas por sexo en temas como la alimentación y la nutrición, existen estudios que evidencian que la inseguridad alimentaria afecta de manera crítica a las madres pobres. La proporción de mujeres gestantes anémicas en América Latina, respecto a las que no lo están, es de 20%.

Nº de participantes en este círculo: 23 mujeres Facilitadoras: Sully Patricia Lora –ASOMUJPAR, Comuna 3 Elsy Velásquez- ASOMUCO, Comuna 3 Apoyó: Gladys Alvarez Mariaca – Colectivo de Mujeres San Cristóbal. Es necesaria la generación de garantías para el acceso a empleos dignos que permitan la seguridad alimentaria de las familias. Se propone la creación de semilleros comunitarios que incentiven la siembra de pequeñas huertas caseras que permita a las mujeres aminorar los costos de la canasta familiar y garantizar el acceso a los alimentos. Desarrollar procesos de capacitación para el mejor aprovechamiento de los alimentos y bajar así los niveles de desperdicio. Adelantar procesos comunitarios que gestionen la asignación por parte de la Administración municipal, de los terrenos baldíos para la actividad agrícola de las comunidades. Así mismo que se hagan procesos de acompañamiento en formación para la generación de cultivos hidropónicos y en entrega gratuita de los insumos necesarios. En la misma vía, se propone que esta actividad agrícola sea no sólo para el uso familiar, sino para el intercambio de alimentos entre las familias y la comercialización de los productos agrícolas. Establecer lugares liderados por la Administración municipal y Empresas Varias donde se cambie reciclaje por alimentos.


Establecer espacios en las comunidades liderados por la Administración Municipal donde se realicen ferias de la alimentación en las que se puedan comprar a más bajo precio los alimentos. Es necesario que los procesos comunitarios tengan en sus agendas la concientización sobre la importancia de defender la tierra e impedir que el gobierno la venda a las multinacionales, en este sentido la tierra debe ser para el uso colectivo y para garantizar el acceso a la alimentación y la dignidad económica de la gente.

Nota: todas las propuestas aquí presentadas deben ir en la vía de un trato diferencial que beneficie a las mujeres.

Círculo de Vivienda y Hábitat

“Entre los obstáculos para el acceso de las mujeres a una vivienda digna están las tradiciones de sucesión patriarcal, la persistencia de leyes que no reconocen derechos de sucesión para las mujeres que viven en relaciones de hecho, la ausencia de créditos y subsidios para acceder a una vivienda y los escasos programas de vivienda social nacionales. Las mujeres jefas de hogar y las mujeres rurales, ubicadas mayoritariamente en el sector informal de la economía, quedan excluidas de la posibilidad de acceso a los programas de vivienda para el sector asalariado”.

Nº de participantes en este círculo: 23 mujeres Facilitadoras: Rosalba Cardona – Animadora Plan de Desarrollo Local, Comuna 1 Sonia Jaramillo- Colectivo de Mujeres, Comuna 2

El círculo de vivienda y hábitat estuvo debatiendo alrededor de visibilizar como ha sido vulnerado el derecho a la vivienda digna, el ambiente sano y garante de la seguridad de las mujeres. Además se llamó la atención sobre la forma de realizar y aplicar los censos ya que muchas veces se cuenta


como un hogar, a todas las familias que están en una vivienda, y se les impide acceder a programas estatales para tener una vivienda propia. Las mujeres resaltaron como problemática lo que sucede “en el barrio La Cruz (Comuna 3), donde se está haciendo un macro proyecto que reubica a la gente en edificios pequeños, en la perpetuación del hacinamiento” Así mismo expresan su desconfianza frente a estos procesos de reubicación pues se le dice a las comunidades que los terrenos donde están ubicadas son de alto riesgo, en vez de alto costo, de manera que se evade la responsabilidad estatal de invertir en la seguridad de estas casas y al tiempo se los hacina en espacios que rompen sus cotidianidades y tejidos sociales, no teniendo el suficiente cuidado de crear condiciones de reubicación que aumente los niveles de calidad de vida. También necesitamos que donde nos reubiquen sean lugares de fácil acceso. Nosotras las personas desplazadas no tenemos la costumbre de vivir en esos apartamentos, entonces que nos tengan en cuenta y que las cosas sean concertadas”. En este sentido las mujeres proponen: Generar procesos de mejoramientos del entorno y de las viviendas, priorizando a las mujeres cabeza de familia, sin que la Administración Municipal obstaculice el acceso a este beneficio. La construcción de las viviendas de interés prioritario deben contar con la visión de las mujeres para su diseño y distribución de espacios. Así mismo es necesario que las mujeres capacitadas en construcción, puedan ser contratadas en estos proyectos. Adelantar procesos de veeduría para que la aplicación de los censos de vivienda, sean confiables. Lograr políticas públicas que faciliten el acceso real a los subsidios de vivienda, especialmente para las mujeres cabeza de familia. Dar en comodato casas para las mujeres de la zona, preferiblemente en cada comuna, en donde las mujeres puedan desarrollar sus habilidades, destrezas y conocimientos y realizar actividades de esparcimiento, esta propuesta estaría articulada a las LUDO FEM, propuesta presentada en el círculo de salud.


Círculo de Educación para las mujeres

“Las mujeres en América Latina están hoy más educadas, pero también más pobres. En la totalidad de los países de la región, el índice de "pobreza femenina" alcanza niveles superiores a estadísticas anteriores y muestra un mayor riesgo de exposición a ese estado en las mujeres que están entre 20 y 59 años, y entre las mujeres rurales. La inclusión de las niñas y adolescentes en los grupos de extrema pobreza de América Latina ha crecido de manera alarmante”.

Nº de participantes en este círculo: 21 mujeres Facilitadoras: Beatriz Hernández – Coordinación de Mujeres de la Zona Nororiental, Comuna 1 Darys Vercellys Murillo- Coordinación de Mujeres de la Zona Nororiental, comuna 1 Apoyó: Doralba Inés Agudelo – Mesa de Trabajo Mujer de Medellín En este círculo se habló de las dificultades que tienen las mujeres para el acceso a la educación en todos los niveles, especialmente a la educación superior que les permita luego empleos dignos y aumentos en las capacidades económicas. En este sentido las mujeres proponen: Generar procesos de sensibilización para las comunidades en la importancia del acceso a la educación para las mujeres de todas las edades, con enfoque diferencial para quienes tienen más bajos recursos o incluso no los tienen. Crear programas de formación preuniversitaria y pre-ICFES, para las adultas y adultas mayores en las diferentes comunas. Creación de programas de sistemas para las adultas y adultas mayores con personas capacitadas que puedan facilitar pedagógicamente el acceso adecuado a esta herramienta de información y comunicación.


Utilizar los diferentes medios de comunicación existentes en las comunas para difundir a tiempo la información correspondiente a los programas educativos que se desarrollen a favor no solo de las mujeres sino de las comunidades en general.

“Perdida en el bosque de los objetos cotidianos Tengo que volver a habitarme sobreponerme a las voces que de todos lados llegan: la voz del mandato paterno con su “cásese y que la mantengan” Del mandato eclesial que me impone ser objeto de pecado y me castra como sujeta de deseo; Del mandato de la tradición moral que me condena a ser sufriente, sumisa y servil, a no tener opiniones propias pues es cosa de hombres. Mandato social que constriñe a quedarse en la casa, teniendo como único horizonte posible mi cocina y como meta única este hilar cuidados que a veces no elegí. Todos esos mandatos como hilos invisibles me han lanzado a un laberinto interior que me limita y petrifica mis sueños y deseos. Tengo que soltarme de esos hilos y comenzar a decidir por mi misma, a hacer de ese laberinto un gran oído que me permita escuchar mi voz interior Para retornar a mi tierra inicial Aquella que clama por emancipación, por dignidad en mis condiciones, por autonomía en mis decisiones y elecciones Ahora no estoy dispuesta a dejarme de nuevo paralizar en un laberinto prestado, quiero escuchar de nuevo mi voz y hacerla oír a los y las demás Ya no quiero ser más la doncella dormida que espera a su amado hechizada por la pócima de lo invisible. Quiero recuperar mi visibilidad, en el espacio privado y en el público Quiero verme y escucharme para volver a ser yo misma e ir al encuentro de otras, y ser recordada como esa que alguna vez cantó su propio canto” ARIATNA EN SU LABERINTO Performance presentado en el Encuentro de Mujeres de la Zona Nororiental, escrito e interpretado por, Tania Granda Vallejo- Corporación Primavera

Agenda DESCA  

Agenda DESCA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you