Page 3

Vida Pastoral

San José de Cúcuta, abril 21 de 2019

M

iles de fieles de la Diócesis de Cúcuta se reunieron el viernes 5 de abril en la Plaza de Banderas, para emprender juntos un recorrido en la tradicional Marcha del Perdón.

Cúcuta se une en la gran

Desde hace 19 años, esta porción del pueblo de Dios se une para promover valores; este año, se quiso sensibilizar a los fieles y las personas de buena voluntad en la misericordia, la verdad, la justicia y la paz, ya que la ciudad atraviesa por uno de los fenómenos migratorios más graves en los últimos tiempos.

3

Marcha del Perdón

Monseñor señaló que la Cuaresma es un camino desierto y que “así como el pueblo de Dios caminó en el desierto para llegar a la tierra prometida, nosotros también caminamos para llegar a la Pascua y lo hacemos llenos de alegría, llenos de vigor, para encontrar a Cristo”.

Diócesis de Cúcuta celebra la Solemne Misa Crismal junto al presbiterio venezolano

L

a Diócesis de Cúcuta celebró la Solemne Misa Crismal, presidida por el Obispo de esta Iglesia particular, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, el jueves 11 abril en la Catedral San José de Cúcuta, donde se consagró el Santo Crisma y fueron bendecidos los santos óleos (de los Catecúmenos y de los Enfermos). Monseñor Víctor Manuel invitó a la solemnidad a Monseñor Mario del Valle Moronta, Obispo de la Dió-

cesis de San Cristóbal (Venezuela) y una parte de su presbiterio, como signo de fraternidad. “Con profunda alegría recibo a Monseñor Mario, a quien hemos acompañado con sentida caridad, porque nos une la fraternidad y el amor de Cristo”, expresó Monseñor Víctor Manuel. Otro de los momentos culmen es la renovación de las promesas sacerdotales. Dijo Monseñor: “Vivimos hoy un misterio de amor”, terminada la homilía, pre-

guntó a los sacerdotes sobre la disponibilidad de renovar los compromisos del sacerdocio, ante lo cual todos prometieron unirse más a Cristo, ser fieles ministros y conducir a otros a Él. Por su parte, Monseñor Moronta intervino y manifestó que la unidad de los Obispos, como la que tienen él y Monseñor Víctor, es un ejemplo para el mundo de comunión y es un llamado para construir en la Iglesia la humildad, sencillez, caridad y fe.

Donación de hostias y vino

D

e la terrible crisis económica por la que atraviesa la República Bolivariana de Venezuela, nada ni nadie se salva. La escasez no sólo se presenta en los alimentos de la canasta familiar, sino también en la materia prima para la celebración de la Eucaristía y demás sacramentos. Ante esta situación, Monseñor Víctor Manuel, hizo entrega de un millón de hostias y vino de consagrar a Monseñor Moronta, para que pudieran celebrar en sus parroquias

los misterios centrales de la Semana Mayor. Además, fueron donados los aceites y aromas para la celebración de la Solemne Misa Crismal, donde se consagra el Santo Crisma y se bendicen los Óleos de los Catecúmenos y de los Enfermos. De esta manera, se continúa fortaleciendo la comunión y la unidad entre las Iglesias hermanas de Colombia y Venezuela, que se convierten hoy en un signo de esperanza para un pueblo que sufre la injusticia y la pérdida de sus derechos básicos.

Profile for La Verdad Periódico de la Buena Nueva

Edición 838  

Edición 838  

Advertisement