Page 9

| el eslabón

viernes 8 de diciembre de 2017 | página 11 MANUEL COSTA

MANUEL COSTA

perdidamente enamorada de Ojeda, que fue el héroe después de atajar esa pelota del final” al uruguayo Santiago Silva.

No se escucha, no se escucha

La fiesta pajarito, frase que inmortalizó Coudet, en el tobillo de Hintze. Dalonso lleva el escudo en la piel. vez de tener productos en exhibición, tenía recortes de fotos de jugadores. Además vivimos en el barrio. No nos podemos imaginar de otra manera”.

En mi cabeza hay un gol A estos integrantes de La Masa se les dibuja una sonrisa de oreja a oreja cuando se los invita a recordar un gol, un partido, un momento que tenga al derby de la ciudad como escenario. Arranca Manolo: “El gol que más grité fue el del Tom Arriola, después de los 22 años sin ganar en el Parque. Ese partido terminó 2 a 0, ya que antes había marcado Figueroa”, y tira: “En el 4 a 0 no estuve en la cancha, porque estaba en el Chaco, pero también lo disfruté muchísimo”. A lo que Juane, devuelve: “Yo sí estuve en ese partido en cancha de ustedes, y lo recuerdo bien porque después se transformó en una cargada en contra, cuestiones del folclore. Pero fui testigo del rol de la hinchada, que se quedó hasta el final. Lo otro, lo que pasó adentro con los jugadores, se puede discutir; pero la gente no abandonó”. Y se suma a la consigna:

“Recuerdo un partidazo en el 99 que terminó 4 a 3, en cancha de Newell’s. Hay un golazo que hace la Chancha Real. La picó por arriba y se metió en un ángulo. Un gol de otro partido”. Su compañero de tribuna, José Dalonso, asegura que en su cabeza permanecen los clásicos del 72 a la actualidad. “Me los acuerdo a todos, desde que empiezo a tener uso de razón”, se jacta y selecciona: “Los que más recuerdo, lógicamente, son los ligados a triunfos o de los años que salimos campeones, como los de Bielsa, pero si tengo que elegir uno me quedo con el primero. Fue en el 75, con la hinchada rival enfrente. Terminó 1 a 1, ambos jugaron con muchos suplentes porque estaban jugando la Libertadores y el gol de Newell’s lo metió Valdano”. Hintze trae a su memoria el de Germán Rivarola, en el cruce de la Copa Sudamericana: “El clásico del Pirulazo fue la primera vez que me dejaron ir sola al Monumento después de la cancha, a la que además fuimos con varios amiguitos de la escuela y mi papá. El eliminarlos de una copa internacional fue lo máximo, pero sobre todo porque yo en esa época estaba

Hace rato ya que las puertas de los estadios del fútbol argentino se abren, en el torneo local, sólo para la parcialidad dueña de casa. Y como la prohibición parece que seguirá un buen tiempo más, canayas y leprosos lamentan y extrañan no tener a sus archirrivales en las tribunas de enfrente. “El punto de partida de la violencia es cuando empezas a naturalizar cosas que no tienen nada que ver con el folclore, cantando esas canciones de «voy a matar» al otro. Y te lo dice alguien que lo ha hecho”, reconoce José, y admite: “Extraño tremendamente las canchas de ambos equipos dividas en dos y el duelo de las hinchadas para ver quién alentaba más. Yo llegué a ver partidos en los que las hinchadas estaban separadas solamente por un cordón policial y nadie agredía a nadie”. “La inmensa mayoría de los hinchas no tiene nada que ver con los violentos, ni se les ocurre matar a nadie o prender fuego nada. Lo que queremos es ir a la cancha cada vez que se pueda, y no sólo a la nuestra porque una de las cosas más lindas es viajar a ver a Central, algo que por suerte pude compartir con compañeros de La Masa, y entendemos que sería hermoso que vuelvan los hinchas visitantes, sobre

todo ahora que ni por tele podemos ver los partidos que no se juegan en el Gigante”, aporta al reclamo Laura. “Yo no sé si el problema de la violencia en el fútbol se da por la presencia de hinchadas local y visitante en una misma cancha, creo que es algo más complejo que eso”, analiza Juane, y elige una vivencia propia para reforzar su postura: “Una vez llevé a un primo con su hijo al clásico, y en un momento la cana empezó a los tiros, hubo una estampida tremenda. Y no pasó nada pero el chico se pegó un cagazo bárbaro y no quiso entrar. Y no había visitantes. En Newell’s ya han pasado estas cosas, enfrentamientos entre hinchas y policía, o entre facciones de la barra”. “Me encantaría que vuelvan, para volver a tener el verdadero folclore del fútbol”, se entusiasma Manolo, pero aclara: “A la vez, no sé cómo hacer para garantizar eso, no me parece un tema sencillo más allá de mis ganas y mis deseos. Sobre todo por el manejo de la Policía”. Por lo pronto, una vez que Pitana pite el final de la nueva edición del clásico más pasional de la Argentina, el grupo de WhatsApp de La Masa estallará con cargadas o análisis de jugadas polémicas, si es que la cosa termina en empate. Pasados un par de días, todo volverá a la normalidad, al menos hasta que Canayas y Leprosos, Leprosos y Canayas, se vuelvan a enfrentar en un campo de juego.

FORMACIONES PROBABLES Rosario Central: Jeremías Ledesma; Paulo Ferrari, Fernando Tobio, Mauricio Martínez, José Luis Fernández; Washington Camacho, Maximiliano González, Leonardo Gil, Federico Carrizo; Germán Herrera, Marco Ruben. DT: Leonardo Fernández.

Newell’s Old Boys: Luciano Pocrnjic; José San Román, Joaquín Varela, Bruno Bianchi, Leonel Ferroni; Juan Ignacio Sills, Braian Rivero; Joaquín Torres, Víctor Figueroa; Brian Sarmiento y Luis Leal. DT: Juan Manuel Llop.

Árbitro: Néstor Pitana. Fecha y horario: Domingo 10 de diciembre, a las 17. Lugar: Estadio Gigante de Arroyito. TV: TNT Sports (señal restringida para quienes contrataron el pack).

el eslabon 329  
el eslabon 329  
Advertisement