Issuu on Google+

Edición 72

abril - mayo 2013

elamagaseno@hotmail.com

2.000 ejemplares

ejemplar gratuito

Subsuelo; un sueño atrapado en dos mundos

“El minero, ser que habita dos mundos; uno turbado de la soledad de su espíritu en el esfuerzo de su cuerpo al entrar al socavón, y otro en su familia por la que enfrenta la muerte, esperando que al fin sus pasos firmes le permitan regresar triunfante… Una dosis literaria para la principal enfermedad de nuestra sociedad: la indiferencia”. Obra de teatro de la Academia Nueva Era y Club literario Dosis de la Palabra.


Amagaseñas 2

Edición 72

abril - mayo 2013

Notas que dan cuenta de personajes y acontecimientos claves para la vida local.

Amagá tendrá alumbrado navideño de EPM Como parte de la celebración del bicentenario, EPM lanzó el concurso “Encendamos la alegría”, una oportunidad para el encuentro comunitario, la creatividad, la participación y la promoción de los valores, la cultura y las tradiciones de cada localidad antioqueña. Los municipios ganadores, este diciembre disfrutarán en sus calles y edificios emblemáticos la magia de un alumbrado navideño. EPM iluminará el parque y algunas calles de 14 municipios del departamento, un homenaje a quienes hace 200 años proclamaron la Independencia de España. Amagá no tiene que participar en el concurso por cumplir el mayor número de años de aniversario de fundación, múltiplo de 25: Amagá, con 225 años, igualmente Jardín, con 150 años, así

como Santafe de Antioquia que recibe un reconocimiento especial por ser allí donde se firmó la Independencia de Antioquia el 11 de agosto de 1813. Para los 14 municipios ganadores EPM diseñará, fabricará e instalará temporalmente un paquete estándar de piezas de alumbrado navideño que incluye un pesebre volumétrico, 200 figuras planas, 13 pendones, 15 proyectores de color, 1.000 figuritas para los árboles, 1.500 metros de manguera luminosa y 500 cadenas luminosas. Los otros municipios tienen plazo hasta el 28 de junio para entregar la respectiva documentación. EPM dará a conocer los ganadores el 19 de julio. Felices en Amagá, hay que prepararnos para disfrutar del alumbrado navideño que ya ganamos y organizarnos para recibir turistas en cantidad.

Amagá graduó técnicos laborales en mercadeo Gracias a un convenio entre las secretarías de Minas y de Educación de Antioquia un grupo de 70 estudiantes de Amagá se graduó el 24 de mayo optando al título de técnicos laborales en mercadeo. En ceremonia realizada en las instalaciones del Hogar Juvenil Campesino y Minero, donde realizaron sus estudios, los jóvenes recibieron el título luego de las capacitaciones brin-

dadas por la Fundación Tecnológica Rural -Coredi. En total se están beneficiando del convenio 537 jóvenes en el departamento, incluyendo estudiantes de Necoclí que realizaron estudios en Sistemas y un grupo de jóvenes de Arboletes que estudiaron Producción Agrícola. Para poner en marcha esta estrategia la Secretaría de Minas invirtió mil millones de pesos.

Amagá TV transmite fútbol profesional La Asamblea anual ordinaria de la Asociación Antena Parabólica Amagá aprobó la contratación para la transmisión del fútbol profesional colombiano en este sistema de televisión. Desde el 2 de abril los amagaseños pueden disfrutar de 24 horas de programación deportiva con el canal Win Sports. Además del fútbol profesional, la programación incluye otros deportes de gran acogida e interés como patinaje, baloncesto, microfútbol, boxeo, entre otros. El contrato para transmitir el

Jairo Franco expone en la Terminal del Sur

canal Win se firmó por un año prorrogable de acuerdo con los términos definidos por la Federación Colombiana de Fútbol. La comunidad está feliz por esta posibilidad, un esfuerzo que hace la Asociación Antena Parabólica Amagá para brindar recreación y esparcimiento a las familias de sus asociados a muy buen precio; 13 mil pesos es el aporte mensual, pues lo que ha primado en esta contratación es mejorar la calidad del servicio que ofrece el sistema de televisión comunitaria.

Una nueva exposición de pinturas del amagaseño Jairo Franco Martínez puede apreciarse esta vez en la Terminal de Transportes del Sur. Las obras recogen imágenes de los municipios del Suroeste y el Valle de Aburrá. Jairo sigue dando muestras de su capacidad artística y amor por lo que hace, pues no obstante la intervención

quirúrgica a la que debió someterse el año anterior, continúa activo como artista, con toda su vitalidad y entusiasmo para, según dice él con orgullo “seguir haciendo quedar bien a Amagá”. En la terminal podremos seguir apreciando la obra de Jairo Franco, porque luego vendrán pinturas de otras regiones del departamento.

Amagá avanza en nutrición al adulto mayor Recursos por 67 millones de pesos, 57 aportados por la Seccional de Salud y Protección Social de la Gobernación de Antioquia y el resto cofinanciado por el municipio de Amagá, permitieron ejecutar el proyecto de Mejoramiento nutricional del adulto mayor, beneficiando a 193 adultos mayores de 60 o más años, algunos en situación de discapacidad o desplazados. Durante cuatro meses los adultos miembros de los diferentes grupos gerontológicos adscritos al Plan Municipal Gerontológico, se beneficiaron gracias a la entrega de un paquete nutricional. Se priorizaron adultos con necesidades básicas insatisfe-

chas en alimentación, con posibles niveles críticos de desnutrición que atentan contra la salud y la vida. Los paquetes contenían insumos básicos de la canasta familiar como aceite, panela, leche, atún, frijol, huevos, chocolisto, latas de sardina, etc. A 40 adultos mayores se hizo entrega de un complemento nutricional (Ensure), a cada uno se entregó en promedio cuatro latas. El proyecto también benefició a 32 ancianos del Centro de Bienestar del Anciano Sofía Correa Correa, con 128 paquetes nutricionales y 40 latas de Ensure, El asilo recibió también 500 paquetes de pañales desechables por ocho unidades cada uno.


Edición 72

abril - mayo 2013

Amagaseñas Notas que dan cuenta de personajes y acontecimientos claves para la vida local.

¿Qué le espera al Hospital San Fernando de Amagá? No hay solución fija a la vista para la situación que vive el Hospital San Fernando de Amagá. Héctor Mario Restrepo Quiroz, representante de la Seccional de Salud en la junta directiva del Hospital, explicó las posibles alternativas para hacer frente al problema generado desde 2010 cuando el Consejo de Estado determinó que 46 hospitales no eran empresas sociales del estado, en el sentido que nunca fueron entidades de carácter público sino entidades privadas, todo por errores de procedimiento al interior de la Asamblea Departamental. Hoy el Hospital San Fernando está en una situación que afecta la calidad de prestación de servicios y perjudica de gran manera la calidad de vida de los amagaseños por las limitaciones que tiene para prestar servicios. Hay consenso respecto a la necesidad de garantizar el respeto por los derechos adquiridos por parte de los empleados del Hospital en el caso de que la decisión sea liquidar. Otro punto de acuerdo es que

la nueva figura debe ser una entidad de carácter público, de ninguna manera privado. Se analiza la posibilidad de que la entidad pase a ser administrada por un operador externo. El director de la entidad Jorge Iván Castro ha manifestado que el Hospital San Fernando adeudaba a 31 diciembre de 2012 a proveedores y demandantes unos 2.700 millones de pesos, y que no obstante todas las dificultades, el Hospital de Amagá como una fundación, que es su figura jurídica actual, desde el mes de diciembre pasado es entidad de derecho privado que está haciendo lo posible por estar abierta con sus servicios básicos de urgencias, suministro de drogas, etc. El alcalde Juan Carlos Amaya Cano ha dicho públicamente que es partidario de una solución en la que no se pierda el carácter público del Hospital y manifestó estar dispuesto a aportar recursos del municipio para que se solucione el asunto, contando claro está con el apoyo económico de la Gobernación de Antioquia y del Gobierno Nacional.

3

El parque está sin terminar No se nos puede olvidar que el parque de Amagá no se ha terminado de remodelar. Si bien es cierto se hicieron las obras más significativas, aún quedan asuntos pendientes. No se recogieron las aguas de sectores de Calle larga para surtir las corrientes de agua a lado y lado de las escalas centrales que llevan desde la zona central hasta el frente de la Plaza de Mercado, no se han ubicado las sillas o bancas, hace

falta más arborización, no se han intervenido las aceras de las calles y carreras circundantes, el atrio está altamente deteriorado, a lo que se agrega que las luminarias se han deteriorado en gran cantidad y esto afecta la seguridad para transitar por algunos sectores del parque. Los juegos de madera para los niños siguen fuera de servicio y representan riesgos para la integridad de quienes pretendan jugar allí.

Planta de tratamiento de aguas residuales para Amagá La construcción del Plan Maestro de Alcantarillado de Amagá en su etapa inicial permitirá construir y poner en funcionamiento la planta de tratamiento de aguas residuales; este es el comienzo para llevar a cabo la remodelación y cambio de todo el sistema de alcantarillado, ya que con esta nueva planta se estará recogiendo el 65 por ciento de las aguas negras del municipio, que ya no irán a la quebrada para beneficio del entorno y el medio ambiente. La comunidad espera que gracias a esta inversión que se hace con recursos del programa Aguas para la

Prosperidad del Gobierno Nacional, el Plan Departamental de Agua, liderado por la Gobernación de Antioquia y con recursos aportados por la Administración Municipal, se pueda disminuir enfermedades, reduzca la contaminación, mejore la prestación de este servicio público, se detenga el deterioro de viviendas, calles y locales comerciales y se reduzca la tarifa que se paga, pues Corantioquia ya no tendrá justificación para cobrar las multas o sanciones que ahora hacen que en Amagá, prácticamente sea más caro el servicio de alcantarillado que el de acueducto.

Un hecho histórico en Amagá Amagá tendrá el servicio de gas en viviendas y locales comerciales en agosto de 2013. Avanzan las obras de construcción de las redes externas en las calles y carreteras de Amagá. Múltiples beneficios para nuestro municipio con la llegada del gas natural; como la generación de empleo, el ahorro de hasta el 50 por ciento respecto al gas de pipeta, y hasta el 75 por ciento respecto a la energía. Hay mayor comodidad porque el suministro de gas es continuo, no se acabará a la hora menos pensada y es más seguro porque llega por tubería hasta la casa o el negocio. Serán 22 los municipios del Suroeste que tendrán gas natural de EPM. En nuestro municipio y Ciudad Bolívar ya empezaron las obras. También Fredonia, Santa Bárbara, Jardín y Jericó serán conectados antes de finalizar este año.


Haceres y saberes 4

Edición 72

abril - mayo 2013

Reconocimiento y valoración de los oficios, la creatividad y el conocimiento de hombres y mujeres al servicio de necesidades sociales.

Esther Julia, “La Ñurida”;

entre frutas y picarescas

Por Álbaro Valencia Cano albarovalencia@hotmail.com

A

sí llega Esther Julia Ortiz Bermúdez, “La Ñurida”, a las oficinas más sencillas o más encopetadas de Amagá. No es reverente con nadie, la jeringonza es igual para el médico, el abogado, el juez, el alcalde, empleados, secretarias y para todo el que se cruce en su camino. No hay quién escape a sus dichos; para algunos atrevidos y para otros picarescos y folclóricos, aunque a veces causen rubor y cierta incomodidad a quienes la escuchan por primera vez. “De pronto hay gente que no le gusta, pero ah, lo siento; el que se enoje conmigo pierde el tiempo. A la orden entumidos, ñuridos, culi secos, llegó el borojó pa’ hacer el cangrejo…”

¡A la orden!, cuántas ensaladitas mis culi secos, un vasito con cereal, uvitas, o les traigo juguito de borojó pa´ que respiren… llegó el manguito fresco, la ensaladita… Cuando no está en las oficinas o en los despachaderos de buses y colectivos, está en el local que tiene arrendado en la Plaza de Mercado de Amagá. Le gusta mantener bien surtido su puesto de frutas, aunque a veces no es fácil por los precios altos o porque no se consigue mucha variedad. -De aquí se ha ido mucha gente, la alcaldía no debió permitir que colocaran negocios por todos lados, también hay gente vendiendo en las calles y así no vienen a comprarnos a la Plaza. A mí me iba mejor cuando teníamos el toldo en el parque. Aquí estamos más cómodos y no sufrimos por la lluvia y las tempestades, pero siempre era mejor el parque

para las ventas, es que la gente pasaba y de algo se antojaba, nos buscaban más los turistas, allá se vendía más, por eso me inventé lo de las ensaladas, aquí graneo, pero me va mejor vendiendo en las oficinas, en las calles.

Jaime; somos seis, yo soy la menor y eso que tengo 46 años. Comenzamos a trabajar en la venta de frutas con papá después de venir de vivir con mi marido un tiempo en Betania, mi hermano Gabriel me dio el negocio y seguí con él.

Lo de ser vendedora de frutas tiene arraigo campesino y tradición de familia

Mujer emprendedora, cabeza de familia

-A nosotros nos criaron fue con frutas, ¡a los marranos como los críen!, siempre vendiendo frutas, no nos hemos aferrado a una fritanga, esa fue la enseñanza del viejo que murió vendiendo frutas y legumbres, trabajó en el campo; es que todos somos campesinos: Gabriel, Jairo, Mario, Rubiela,

-Desde niña nos enseñaron a trabajar, yo era la que más chupaba fuete por rebelde, hoy lo agradezco a mis viejos. Soy muy buena mujer, emprendedora, muy buena madre, hogareña, todo lo que consigo es para mi hogar, nadie puede decir que La Ñurida está por allá arriba, o en tales… siempre en mi hogar; de aquí salgo di-


Edición 72

abril - mayo 2013

Haceres y saberes Reconocimiento y valoración de los oficios, la creatividad y el conocimiento de hombres y mujeres al servicio de necesidades sociales.

rectica para la casa. Mi matrimonio duró unos 20 años, llevo separada cuatro o cinco años, él por su lado y yo por el mío. Vivo muy bueno con mis dos muchachos, no le echo el agua sucia, se sabe que un matrimonio se daña por los dos, más que todo fue por mí, porque yo trabajaba, por el tiempo que yo no podía dedicar en mi casa, preferí el negocio que el hogar, lastimosamente. Decidí quedarme en el negocio, con mis hijos, soy muy feliz con ellos, perecemos hermanos. Tenemos una convivencia muy buena, Mónica trabaja en un supermercado y Juan David me ayuda aquí en el negocio. Soy abuela de un hermoso chocoanito, es hijo de un policía, salió muy responsable; él y Mónica hasta hoy son muy buenos papás.

Los días de la vendedora de frutas

-Me levanto a las tres de la mañana, me voy a surtir a Medellín, vengo a Amagá, organizo mi negocio y me voy a vender ensaladas, vuelvo al negocio y a las siete de la noche para la casa. Todo el año hay fruta, cara o barata, pero no falta. No nos morimos de hambre. Aquí conseguimos mango, zapote, naranja, mandarina, mango criollo, banano, aguacate… lo que es manzana, uva, guayaba manzana, uva chilena, granadilla y maracuyá hay que comprarlas en la Mayorista, en Medellín. A la orden mi rey, bien pueda, qué quiere mi culi seco, ¿viene a comprar ensalada de repollo?, voy a tener que ponerme a vender ensalada de repollo. Ya van tres que han venido por lo mismo.

No me choca que me digan Ñurida

-Cuando estaba arriba en el toldo del parque llegaron unos turistas a comparar naranjas. Yo les ofrecí lo que tenía en ese momento y no me las compraron dizque porque estaban muy ñuridas. Una gente que estaba al lado escuchó y entonces muertos de la risa dijeron que ese era el nombre para el negocio y así me dejaron también a mí. Si preguntan por Esther Julia Ortiz Bermúdez no me encuentran.

Hay que tener carisma

-Muriendo yo, muere el negocio, uno se muere y se lleva la suerte. Cuando murió mi hermanito Gabriel, cogí el toldito de la venta de dulces aquí en la Plaza de Mercado, yo no tenía venta de frutas por esos días, entonces coloqué un aviso que decía:

“Ilustro zapatos” (sic), intenté y no fui capaz y eso que yo he sido muy guerrera, pero no fui capaz; ponía mucho cuidado pero siempre terminaba embetunando las medias, ¡je, je, je!, me quedé sin clientela, qué risa hombre… bueno, pero ser frutera siempre ha sido bueno, nunca me da pena, vivo orgullosa de mi trabajo, es que uno para todo tiene que tener carisma. Yo no sé por qué hoy en día hay tanta gente que no le gusta trabajar. Se consiguen los pesitos, se consigue la comida con la frente en alto, hay que sudar, con la lengua afuera pero llego con mis centavitos.

Y si no digo nada creen que estoy enferma

-Extrañan cuando no digo nada, hasta me dicen que si es que estoy enferma. Voy por la calle diciendo bobadas y a la gente le hace falta, con lo que digo no irrespeto a nadie, yo soy muy respetuosa, muy seria ¡je, je, je! A la orden, llegaron las ensaladitas mis culi secos, uvitas o les traigo juguito de borojó pa´ que respiren… llegó el manguito fresco, la ensaladita. No pierdo la esperanza de que a los fruteros nos dejen vender las frutas en el parque, en unos kioscos bien bonitos, es que a la gente le da pereza venir, la Plaza desmejoró mucho las ventas, el cien por ciento para las fruteros.

5


Edición 72

abril - mayo 2013

6

Agresión a la memoria del Ferrocarril de Amagá

H

ay indignación por el robo del busto de Camilo C. Restrepo. No se entiende para qué se agrede la memoria cultural de un pueblo desmontando y llevándose la escultura del pedestal y la respectiva placa del monumento. Publicamos algunas reacciones de Eduardo Acevedo Vásquez y José Fernando Montoya Ortega, exconcejales y líderes cívicos y culturales del centro poblado que lleva el nombre del ingeniero que llegó a ser Gobernador de Antioquia y además gerenció el Ferrocarril de Amagá.

No podrán mutilar la historia Eduardo Acevedo Vásquez: “Así aparece ahora lo que fuera un hito histórico del municipio. Un pedestal sin busto y sin placa que lo identifica. Fue mutilado y nuestro centro poblado despojado de un importante símbolo cultural e histórico. Al amanecer del sábado 18 de mayo de 2013 encontramos esta constancia del paso de manos inescrupulosas y criminales por nuestro territorio… se llevaron el busto y la placa pero no podrán llevarse el recuerdo grato y amable del ingeniero que le dio nombre a nuestro territorio”.

Robaron obra escultórica de un amagaseño

José Fernando Montoya Ortega: “En 1954, octubre 12, se erige el busto del doctor Camilo Claudio Restrepo Callejas al frente de la estación del ferrocarril en el centro poblado del mismo nombre, obra del escultor nacido en La Clarita -Amagá Octavio Montoya Estrada; hoy, este dorso, está ubicado en el punto denominado la “Y” a la entrada al centro poblado y al área urbana; además se exhibe una placa que dice: ´CAMILO C. RESTREPO Viva expresión de Antioquia. Centro Cívico Sociedad

Antioqueña de Ingenieros. Camilo C. Octubre 12 de 1.954´. Cita de: La monografía de Amagá, alternativa para la identidad y sentido de pertenencia. Gladys Edilma Urrego Cárdenas. 2007. Y agrega José Fernando Montoya Ortega: “Crecimos en nuestro natal Camilo C, teniendo como referente la presencia del insigne ciudadano, quien con su visión proactiva gerenció el proyecto y desarrollo del Ferrocarril de Amagá, quien fue Gobernador de Antioquia a finales de los años 20 del siglo pasado, caracterizándose por su capacidad de promover acciones que permitieran sortear los efectos de la crisis social, apoyando la generación de empleo, la educación, la salud y el retorno de los desplazados al campo. Declinó ser nombrado presidente de la República en reemplazo del titular. El busto de Don Camilo Claudio Restrepo Callejas ha tenido tres emplazamientos: frente a la Estación del Ferrocarril, frente a la hoy Estación de bomberos, y finalmente en el sitio las partidas, de donde fue robado. Sea la oportunidad, de enseñar a las presentes y futuras generaciones la vida y obra de personas de referencia como Don Camilo C, para que su conocimiento sea una forma de honrar su vida en el recuerdo agradecido de sus conciudadanos”.

Quién fue Camilo C. Restrepo Autor: Luis Fernando Molina

Camilo C. Restrepo Callejas fue un empresario antioqueño (Medellín, 1864 1933). Nació en el seno de una de las familias de empresarios y políticos más importantes de Antioquia en los siglos XIX y XX. La familia Restrepo Callejas, comandada por don Fernando Restrepo, fue pionera en el montaje de industrias textiles. Camilo C. y Carlos Restrepo figuran como fundadores, en 1902, de la Compañía Antioqueña de Tejidos. Ambos realizaron estudios preparatorios en la Columbia Grammar School. Camilo C. pasó luego al Columbia College, hoy Universidad de Columbia, donde se graduó como ingeniero civil en 1887, y como ingeniero de minas, en 1888. Se casó con Ana Mejía Trujillo, hermana de Gonzalo Mejía, pionero de la aviación en Colombia. Sus estudios le permitieron trabajar como ingeniero jefe del Ferrocarril de Antioquia. A partir de 1892 fue consultor del Gobierno Nacional para el mismo ferrocarril. La obra con la cual se le ha identificado fue el trazado y construcción del Ferrocarril de Amagá. Fueron 70 kilómetros de vía que permitieron comunicar a Antioquia con el Occidente colombiano y el puerto de Buenaventura. Dirigió las obras y la Compañía del Ferrocarril de Amagá S. A., entre 1910 y 1924. El proyecto se terminó en 1926. Varios presidentes le

ofrecieron ministerios y embajadas importantes, pero nunca aceptó. En 1929 el presidente Miguel Abadía Méndez lo nombró Gobernador de Antioquia, cargo que desempeñó hasta 1930. Restrepo Callejas decía: “No sirvo para político [...] amo la vida privada [...] y no persigo posiciones oficiales”. No obstante, su exitoso desempeño en el sector público fue reconocido a nivel nacional, y así se convirtió en primer designado a la Presidencia de la República para el período 1929-1931. Sus nietas Rocío Vélez de Piedrahíta y Pilar Moreno de Ángel son figuras destacadas de la literatura y la historiografía colombiana. (Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías).


Edición 72

Mafafas

Editorial

abril - mayo 2013

La mafafa, que sirvió para identificar a los amagaseños como mafaferos, es un tubérculo que al igual que la yuca, la papa y el ñame, crece bajo tierra. Hay que desenterrar, sacar a la luz pública lo que merece ser conocido por todos; las mafafas de Amagá.

El Hogar Juvenil Campesino y Minero necesita apoyo No es suficiente el aporte económico que hacen las familias de los niños y jóvenes que atiende el Hogar Juvenil Campesino y Minero de Amagá. La institución requiere de recursos adicionales para garantizar la prestación de servicios de alojamiento, alimentación y formación complementaria a los estudiantes. En algunas épocas ha sido muy importante el apoyo del Es-

tado mediante convenios con el ICBF, la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía Municipal. Años atrás, los aportes del Municipio de Amagá entregados al Hogar Juvenil mediante contratación alcanzaban los 2 millones cuatrocientos mil pesos mensuales. ¿Qué ha pasado, porqué ese apoyo se ha reducido tanto?

El Parador Turístico debe ser para el disfrute de la comunidad El Parador Turístico fue rescatado de las ruinas mediante un proyecto liderado por el Hogar Juvenil que contó con recursos del Gobierno Nacional; lo que no pudieron varias administraciones municipales lo hizo el Hogar, recuperando espacios para los amagaseños mediante un proyecto de erradicación del trabajo infantil. Hoy el Parador está bajo responsabilidad de la Alcaldía, arrendado como local comercial. Urge articular este espacio que es patrimonio de los amagaseños a la unidad educativa y cul-

tural, ahora que se habla de la posibilidad de acceder a uno de los parques educativos de la Gobernación de Antioquia. Sería muy triste que después de tanto quejarnos de la falta de espacios para las expresiones artísticas, para el deporte, la recreación y el esparcimiento, desaprovechemos esta oportunidad, y que el Parador Turístico pase a ser utilizado para otros fines. Ya hay quienes hacen planes distintos para el local del Parador. ¿Se dejará arrebatar este espacio el sector educativo y cultural de Amagá?

La antigua guardería de La Clarita: vergüenza para los amagaseños Y tratando sobre ruinas y pesares, en La Clarita hay otro monumento a la desidia. La antigua sede de la escuela de La Clarita, luego sede donde funcionó el Hogar Infantil Mineritos, todo un centro de desarrollo cultural, social y deportivo que giró en torno a los niños del sector; hoy solo se ve en ruinas. En uno de los extremos de lo que fuera el comedor se reúnen esporádicamente los integrantes

del club de la tercera edad. Es una vergüenza este local. Las administraciones municipales no han sido capaces de hacer justicia con este lugar para brindar desde allí servicios a la comunidad, y los líderes de la región y el sector tampoco han logrado darle vida, y lo que aún queda es por el esfuerzo de algunos vecinos que se niegan a dejar morir lo que un día les dio vida.

Ñapa En La Ferrería podríamos tener ruinas otra vez y en La Gualí apenas quedan vestigios.

7

Entre amargas y maduras

E

l inicio de la construcción de 100 viviendas gratis del Gobierno Nacional, así como la construcción de la Planta de tratamiento de aguas residuales y obras complementarias de la primera etapa del Plan Maestro de Alcantarillado, las inversiones en escenarios deportivos en Minas y La Ferrería, la decisión de la Administración Municipal de destinar recursos para el transporte de cerca de 150 jóvenes mediante tiquetes para realizar estudios técnicos, tecnológicos y universitarios en municipios del Área Metropolitana, la llegada del Gas natural de EPM; son, entre otras noticias positivas, el contraste con otras situaciones que preocupan, podríamos citar el inminente cierre de minas de carbón por el amparo administrativo interpuesto por Industrial Hullera en liquidación y otras empresas o poseedores de títulos mineros, la crisis del Hospital San Fernando que afecta entre muchas personas, a cerca de seiscientos pacientes con problemas de salud mental que no pueden ser atendidos de la mejor manera, la falta de recursos para funcionamiento de entidades tan queridas y apreciadas en Amagá como el Centro de Bienestar del Anciano y el Hogar Juvenil Campesino y Minero, la pérdida de plazas de docentes que disminuye el número de educadores al servicio niños y jóvenes en Amagá, el alto nivel de desempleo, la crisis en el campo por las bajos precios del café, el micro tráfico de drogas, el deterioro de calles y viviendas por causas técnicamente no establecidas que siguen afectando la movilidad y la calidad de vida, los altos índices de violencia intrafamiliar y otras situaciones que ustedes podrían agregar, algunas de responsabilidad de las autoridades locales, otras del Gobierno Departamental o Nacional y otras de responsabilidad de los ciudadanos. El presente en Amagá se vive entre amargas y maduras. No es bueno el panorama, resulta angustiante. El alcalde Juan Carlos Amaya

Directora: Andrea del Mar Valencia Bedoya

Cano ha dejado entrever lo difícil de la situación y ha manifestado que no es fácil ni bueno ser alcalde ante estas circunstancias. Frente al Hospital ha planteado que optará por mantener la condición de entidad pública y en ello hay eco por parte del Concejo Municipal y de seguro muy buena aceptación de los amagaseños. Ha dado la cara el Alcalde frente al amparo administrativo interpuesto por Industrial Hullera que obliga al cierre de minas de carbón que dejarán por fuera entre 180 y 200 trabajadores, pero lo que la comunidad está esperando hace más de 15 años es que se recupere esta fuente de trabajo luego de que se cumpla con la liquidación a más de 60 trabajadores, con los que aún no hay acuerdo final, así como que no solo se obligue al cierre de las minas para evitar una posible inundación y que se le cuente a la comunidad qué se hace para evitar una catástrofe denunciada por Ingeominas desde 2007; si el mantenimiento y el cierre técnico se hacen de la manera debida. La participación de la ciudadanía ante las necesidades insatisfechas no puede ser de indiferencia o de intolerancia. El papel que podemos jugar como transformadores de las realidades que nos aquejan no puede reducirse a la elección de los gobernantes. No es único el caso de Amagá que estemos entre las verdes y las maduras, lo narrado permite entender situaciones similares en muchos municipios; la diferencia hay que ponerla en la manera como se asumen y se superan situaciones adversas que dejan de ser coyunturales y se vuelven crónicas, al punto que se asumen como naturales o propias del paisaje social.

No podemos acostumbrarnos a la hiel de las precariedades sociales por falta de acciones conjuntas que nos procuren la miel de una vida en condiciones dignas para todos.

Editor: Albaro Valencia Cano Asistente de Dirección: Nancy Muriel Estrada Apoyo periodístico: Colectivo de Periodismo Juvenil Relaciones y mercadeo: Yazmín Eliana Valencia Mejía, cel: 314 680 0316 Diseño - Diagramación: Sandra Mazo Fernández Preprensa e Impresión: CASA EDITORIAL EL MUNDO

Fundado el 28 de diciembre de 2004

Telefax: 847 10 44 Celular: 311 346 6226

Cra. Santander No. 49 – 14 Amagá – Ant. Col..

elamagaseno@hotmail.com


Edición 72

abril - mayo 2013

8

Los héroes en Colombia sí existen y en Minas también Por Rodrigo Martínez Habitante centro poblado Minas rodrigomartinez@colombia.com

El patrullero Miguel Ángel Campos Suárez, de 22 años de edad y oriundo de Cundinamarca, ha hecho con sus compañeros que la niñez del centro poblado Minas se sienta querida. Allí formaron un grupo de grupo de Policía Juvenil con niños de los 6 a los 14 años. Asisten a la santa eucaristía cada domingo, se alejan de la drogadicción. El patrullero Campos está pendiente de la evolución académica de los muchachos, hasta va a los instituciones educativas a preguntar por ellos. Los papás están muy agradecidos, dicen que el cambio de sus hijos se nota. Cuando el patrullero fue trasladado de Estación de Policía, los pa-

pás hicieron hasta lo imposible para que regresara. La comunidad ha visto el cambio, vecinos y amigos también han puesto su granito de arena en cada obra que “Campos”, como le dicen de cariño, ha emprendido con los comerciantes, otros que se suman a hacer realidad las ideas, como en diciembre con un pesebre comunitario que empezó con 35 niños y terminó con 160, para todos

hubo un “detallito”. Cada rato estamos de fiesta en Minas con los niños gracias a esta labor ejemplar del patrullero Campos. Queremos manifestar nuestra conformidad con este amigo patrullero y sus compañeros que han realizado un trabajo íntegro en pro de esta comunidad.

Nunca se había visto ese compromiso, a pesar de que Minas está a solo diez minutos de la cabecera municipal de Amagá. Al Comando Departamental de Policía Antioquia, gracias por atender el ruego y el llamado a una necesidad tan sentida en nuestro territorio: que los niños y jóvenes se alejen de la violencia.

Entre Bambalinas Por Daniel de Jesús Granados Rivera Maestro investigador IENSA Núcleo de Conocimiento Social Candidato a Magister U de A Línea formación de maestros

Felicitaciones a estos amagaseños por su entrega y dedicación evidenciada en su profesión como secretarias y secretarios, como testimonio de vida para nuestra comunidad; los de ayer, los de hoy, los de siempre.

Sonny Restrepo Monsalve

Regina Restrepo Monsalve

Nelcy del Socorro Betancur González

Gloria de Fátima Betancur González

Amagaseña, primera secretaria de la Normal Rural, 1959. Sencilla, amable, servicial y de excelentes modales.

Amagaseña que se desempeñó como secretaria en el Liceo San Fernando y en la ciudad de Medellín durante más de tres décadas, se distinguió por su responsabilidad y organización, de excelentes modales, actualmente es pensionada.

Secretaria de la Normal Rural, 1964. Amagaseña de excelentes principios en su formación, delicada, de muy buenas relaciones humanas.

Se desempeñó profesionalmente en la Institución Educativa Pascual Correa Flórez, centro poblado de Minas, muy comprometida, tierna y de gran servicio y proyección comunitaria durante más de tres décadas, actualmente es pensionada.

Jesús Emilio Sánchez Molina

Amagaseño, labora actualmente en la Institución Educativa Escuela Normal Superior Amagá, lo caracteriza su gran capacidad de servicio, disponibilidad, humildad en su ejercicio profesional silencioso frente a la formación de maestros por más de tres décadas.

Adelmo de Jesús Sánchez Giraldo

Amagaseño, labora actualmente en la Institución Educativa San Fernando, se distingue por el amor a su profesión gratuita y servicio a la comunidad por más de tres décadas al servicio a la comunidad del San Fernando.


Edición 72

abril - mayo 2013 9

Maestros de verdad, de tiza y borrador,

que enseñan con pasión y amor La maestra del hijo del arriero Por Belisario Betancur Cuartas

La escuela era, falda arriba en la vereda El Morro, municipio de Amagá, una casita de techo de paja rizada y tenues paredes de bahareque (cañabrava partida en dos y aplanada para rellenarla de barro), sin puertas, y ventanas, solo con sus huecos libres, lo cual permitía que se colara el aire y que los pájaros adornaran distraídamente los misteriosos tableros negros, como queriendo escribir una canción, sin letras pero con cadencias. La escuela rural alternada era una égloga de Garcilaso. Misiá Rosario Rivera, su tierna y rolliza humanidad sentada en la esquina de la salita de piso de tierra, dirigiendo la infantil orquesta con gestos y llevándome la mano para llenar la plana con mis primeras letras barrocas, es un recuerdo que he conservado toda la vida. De repente, unas palabras suyas para hacernos repetir en voz alta el padrenuestro y el avemaría, que subían a la oquedad del cielo como incienso gótico o como cantatas de Bach.

Misiá Rosario no me podía matricular, porque solo tenía cuatro años y la edad requerida por la ley eran siete años. Pero me recibía como ayudante suyo, porque yo sabía leer, escribir, y las cuatro operaciones: todo ello me lo habían enseñado los arrieros, compañeros de mi papá como los primeros empresarios del transporte, que recogían la carga de Medellín dejada por el tren en la estación de Camilo C, hasta donde llegaba; la distribuían por los pueblos del Suroeste de Antioquia, de los cuales traían productos agrícolas para Medellín, o sea, carga de compensación. En las fondas, mientras mi papá preparaba la mulada y enamoraba a las cocineras, los arrieros le enseñaban a leer, escribir y las cuatro operaciones, a su hijo de cuatro años. Después el niño transmitía este conocimiento a los demás niños, ellos sí matriculados, en la escuelita de techo de paja de misiá Rosario Rivera. La recuerdo, su rolliza y tierna humanidad bondadosa sentada en la salita de piso de tierra, con la inmensa lla-

nura de su sabiduría, puliéndole la letra barroca al hijo del arriero: a la expresión humana de la cultura de la arriería.

¡Loor a misia Rosario y a todas las misias Rosario Rivera de Colombia y del mundo! “Honrar, honra. Acordarse de los maestros, distinguirlos y enaltecerlos es honrarlos y honrarnos por lo que ellos han hecho de nosotros. Premiar a cada uno de ellos es todavía mucho más: un paso de siete leguas hacia una verdadera educación por la paz”. -Gabriel García MárquezInvestigación y recopilación de datos: Daniel de Jesús Granados Rivera

Maestros de siempre

María Lisinia Rivera

Martha Trujillo

Mario Muñoz Pulgarín

Ligia Hernández

Flora Sánchez

Estella Calle

Blanca Restrepo de Arboleda

Esperanza Cárdenas

Inés González

Felisa Calle Herrera

Martina Álvarez

Gladys Guzmán

Genoveva Betancur

Alejandrina Tangarife Sánchez

Elvia Torres

Estudiantes de la maestra Genoveva Betancur


Edición 72

abril - mayo 2013

10

A tres años

de la tragedia en Carbones San Fernando

23 familias decidieron demandar a Carbones San Fernando luego de la tragedia del 16 de junio de 2010 en la que murieron 73 mineros. Esas 23 familias no recibieron la vivienda que ofreció la empresa. 41 familias recibieron el ofrecimiento y nueve familias que ya no viven en Amagá llegaron a acuerdos económicos. Para muchos familiares la tragedia continúa, permanece en sus memorias y se vive cada día.

23 familias no recibieron las casas que construyó la empresa Carbones San Fernando para las viudas, huérfanos o padres de los 73 mineros fallecidos el 16 de junio de 2010.

Mejor esperar que recibir la vivienda ofrecida por la empresa

Gabriel Ángel Ossa era compañero de Viviana García y padre de Isabela Ossa que ahora tiene 4 años, de él dependían ellas dos. Trabajó en Carbones San Fernando durante tres años como cochero. Viviana manifestó no recibir la casa que brindó Carbones San Fernando porque no creía que fuera verdad la oferta y además por

pensar que dichas casas serían construidas con los dineros de las pólizas que los mineros pagaron con sus propios esfuerzos y tal vez, dice ella, por falta de una correcta asesoría. Sostiene Viviana que el abogado lleva un proceso y hay que esperar que las cosas se den y reclamar la indemnización, él le aconsejó buscar la indemnización en vez de recibir la casa. La familia de ella la apoya en la decisión de no recibir la casa, le pidieron que luchara por la indemnización. Viviana cuenta que en la calle algunos le dicen que fue mala decisión no recibir la casa, otros le dicen que muy bueno que esté con el proceso de la demanda. “Todas las personas no pensamos igual, esa es mi decisión. La empresa ha vuelto a visitarme, en una entre-


Edición 72

abril - mayo 2013 11

“Fueron muchas las muertes, pero ni con miles de cantidades de dinero me lo van a devolver, no van a comprar el amor y cariño que por ellos sentimos”. vista preguntaron por qué no he recibido la casa, y yo les dije que era algo que ellos tenían que respetar, que era la decisión mía, que iba a demandar a la empresa. Ellos dijeron que en ocho demandas que conocían no estaba la mía y les dije que muy pronto les iba a llegar, porque las cosas tampoco se pueden tirar a la ligera. El abogado dice que todo va bien, que hay que tener paciencia y que espere que él tiene muy buenas expectativas”, comentó Viviana.

Un caso diferente

Otro caso que conocimos es el de doña Libia Villa, madre de Gerardo Antonio Ossa, él murió en los socavones de San Fernando cuando tenía 44 años de edad. Llevaba seis meses laborando; se había retirado un tiempo atrás y volvió a ingresar. Dentro de la mina trabajaba en el tajo como avanzador. Vivía en la casa de su madre. Dejó tres hijos; dos del matrimonio católico y otro por fuera del matrimonio. Las madres de los niños no tienen ningún tipo de cercanía y era imposible que las dos convivieran juntas, así que no recibieron la casa, pero sí un dinero para la subsistencia de sus hijos. Doña Libia dijo que la empresa hizo algún acompañamiento en los días cuando sucedió la tragedia, ahora no. Las madres de los hijos de Gerardo Antonio Ossa viven en Medellín y Caldas. “Como madre no es fácil resignarse al dolor de perder un hijo, y más en esas circunstancias. Fueron muchas las muertes que se produjeron, pero ni con miles de cantidades de dinero me lo van a devolver, no van a comprar el amor y cariño que por ellos sentimos. Me hace mucha falta mi muchacho y más porque ya estaba viviendo otra vez conmigo”, dijo doña Libia.

Indemnización para la educación de los hijos

Dialogamos con Gladys Moncada, esposa del fallecido minero Carlos Mario Bolívar, padre de dos hijos; Melisa, estudiante de Comunicación y Periodismo en La Salle y Santiago, que cursa el grado 10 en la I.E. San Fernando. Carlos Mario fue minero toda la vida, en la empresa San Fernan-

do llevaba tres años laborando como encapizador. Nos contó Gladys que la familia tomó la decisión de no recibir la casa: “Uno no merece una casa, si ellos murieron allá en el trabajo uno merece que lo indemnicen, yo le dije a Montalvo, un alto directivo de la empresa, en una de las tantas reuniones, que no firmaba porque lo que necesitamos es la plata; tengo dos hijos a los que hay que seguir dándole estudio, él me dijo que vendiera la casa, pero eso no es tan fácil como ellos dicen, yo no recibo la casa”. “La empresa sigue insistiendo en que reciba la casa, pero si yo arreglo con la empresa tengo que anular las otras demandas contra el Estado. Mi familia dice que no reciba la casa porque lo que necesito es la plata para garantizar el estudio a mis hijos. Él me dejó una casa grande y cómoda; mi necesidad en estos momentos es recibir la indemnización para sacar adelante mis hijos. Los vecinos, los amigos y familiares de mi esposo me dicen lo mismo; que no reciba la casa. Yo tengo la demanda contra la empresa y contra el Estado. Hay que esperar cómo avanzan esos procesos”, explicó Gladys y agregó: “Al principio, recién ocurrida la tragedia, nos hacían reuniones y recreaciones para los niños, inclusive nos visitaban psicólogos a la casa, pero ya no”. Respecto a cómo se sienten ahora, en tono dejativo, Gladys dijo: “Nosotros no nos sentimos muy bien, los niños lo recuerdan mucho y a veces dicen estar muy aburridos sin el papá, pero yo les digo ´hijos, qué vamos a hacer, murió en el trabajo, en lo que a él le gustaba´. Él presentía mucho la muerte; dos meses antes de la tragedia se mantenía diciéndonos que él se iba a ir, que nos iba a dejar. Un mes antes de la tragedia en Carbones San Fernando le entregó las alhajas de valor y el reloj al niño. A la niña le dijo: ´Hija, una plata que hay en Protección, es para usted, para que la mamá le celebre los 15, yo no voy a estar presente, pero sí voy a estar en espíritu´, él cada rato nos dejaba llorando”.

Nos quedamos en la vereda

Luis Orlando Ángel falleció en la tragedia del 16 de junio de 2010. Su esposa Guillermina Montoya explica por qué decidió aceptar la casa ofrecida por la empresa: “Me puse a pensar que uno se ponía a pelear con los abogados y no sacaba nada, es un proceso de mucho tiempo sin saber si uno gana o no. Mucha gente me decía que era mejor que aceptara la casita porque más adelante podría ser un bienestar para mí y mis hijos. Yo tengo una casita propia en la vereda La Gualí, pero es más sencilla, de tierra. Mis hijos tienen 21, 15 y 8 años, al principio no estuvieron de acuerdo porque la gente les decía que no, que el papá valía mucha plata más, que el papá no valía una casa; entonces yo les dije que era mejor esto que nada del todo, que le dieran gracias a mi Dios que antes con 15 días, ni 15 días de trabajo allá, porque él no había recibido el primer pago, llevaba una semana y media”.

Doña Guillermina termina diciéndonos que recibió la casa pero no vivirá en ella. “La casa que recibí tiene la sala, el baño, la cocina, el patio, las escalas y en el segundo piso dos piezas. No voy a vivir en ella, la voy a arrendar. Me voy a quedar en la vereda porque los niños dicen que no les gusta el pueblo; el mayor trabaja en un tejar por esos lados. Ninguno de mis hijos me ha abandonado, está la familia casi completa, nos falta él”.

ARP Positiva aún no responde

“Nos alegramos porque una vivienda es una vivienda, pero piensa uno que hubo que pasar algo grave para tenerla, esta casa viene a ser la lucha, el trabajo de ellos, y en esta caso de mi hijo Oscar Alonso Tirado; eso es duro pero así nos tocó”. Dijo Ángela Garcés, quien entre palabras tristes explicó que del hijo minero fallecido en Carbones San Fernando dependían ella y su esposo. “Él era el que nos mantenía, estaba luchando por darnos la vivienda, eso es lo que a mí me duele, porque él hacía 20 días nos había conseguido la casa, nos dejó una deuda de 11 millones. Vivir todo esto es muy duro, él tenía 26 años, un gran hijo, no era vicioso, ayudaba en la casa, se esmeraba mucho para que no estuviéramos enfermos, nos corría, era todo mejor dicho. Yo por ahora no voy a vivir en la casita, porque la casita como está, hay que bregar a meterle trabajito, las ventanas necesitan rejas, el patio se emparama todo, si usted va a lavar se moja, entonces vamos a ver qué hacemos, si un préstamo para irla trabajando y alquilarla. Hay unas familias muy contentas, me alegra mucho porque una casa es riqueza y para el que no la tiene es pobreza. Lo malo de todo esto es que Positiva no ha querido responder por la pensión, dizque porque yo tengo marido y yo estoy reclamando es mi hijo, ese es el problema, que no estoy recibiendo nada. De la empresa no tengo que hablar nada porque nos ha tenido en cuenta para todo. Yo trabajo con muñecas, con propuestas manuales, estuve en la microempresa hasta principios de noviembre, me salí porque estoy trabajando en mi casa con las manualidades”, terminó diciendo doña Ángela.

“Mi necesidad en estos momentos es recibir la indemnización para sacar adelante mis hijos. Los vecinos, los amigos y familiares de mi esposo me dicen lo mismo; que no reciba la casa”.


Edición 72

abril - mayo 2013

12

AFIL

Asesoría Financiera, Impuestos y Laboral

ORLANDO JARAMILLO M. Consultor

Señor Comerciante, Minero, Maderero, Cafetero, aproveche los beneficios y la amnistía de la ley 1607 y 1429. Póngase al día con la DIAN y evite sanciones. Llámenos y Consúltenos. Carrera 50 No. 129S - 13 Centro Cial. La Plaza Of. 212 - 213 Cel: 311 634 22 63 Tel: 338 88 18 Telefax: 303 13 52 Caldas - Antioquia E-mail: orjaramoli@yahoo.es

ARTEMÁS TALLER

Placas artísticas en alto y medio relieve Placas elaboradas en arcilla, colección de cinco obras. Expresión de vivencias humanas, pensamiento, sensibilidad y proyección. Un estilo propio, original del artista Álvaro Salinas Castro. Placas para eventos especiales con diseños originales, placas para premiación de concursos y eventos artísticos culturales y deportivos para efemérides especiales, elaboradas en arcilla, yeso o carbón.

Teléfono 847 4510 / Cra Nariño, No. 46-18 (parte alta)

Vendo finca de recreo en Camilo C Amagá w Área lote 5,641 m2 w Casa grande 224 m2 w Casa Mayordomo 36 m2 w Servicios, árboles frutales y jardín w Hermosa vista

Llamar al 300 619 90 06

Sala de Belleza

Apoyamos la educación Horarios Amagá - Medellín. Lunes a Viernes • • • • • •

04:00am 04:40am 05:15am 05.35am 05:45am 06:00am

• • • • • •

06:20am 07:00am 08:00am 09:00am 10:00am 11:00am

Sábados y Domingos • • • • •

04:00am 04:15am 04:40am 05:15am 05:45am

12:00m 01:00pm 02:00pm 03:00pm 04:00pm 05:00pm 06.00pm

Festivos

• 06:00am • 06:20am • 07:00am, a partir de ahí cada hora hasta las 06:00pm

MEDELLÍN 3611772

• • • • • • •

TITIRIBÍ 8482636

Atendida por su propietaria Luz Marleny Restrepo Morales Técnico esteticista y maso-terapeuta. ATENCIÓN EN: Corte, cepillado, químicos, peinados, maquillaje, limpieza facial, baño de novia, masaje de relajación.

• 04:15am • 04:40am • 06:00am, a partir de ahí cada hora hasta las 06:00pm

AMAGÁ 8472020

Gracias por preferirnos

Servicio a domicilio: tel. 847 24 38


Edición 72

abril - mayo 2013 13

¿Quiénes tienen la responsabilidad de los hogares juveniles campesinos?

¿

Por Paola Montoya Herrera Directora Hogar Juvenil Campesino y Minero de Amagá

Quiénes tienen la responsabilidad de los hogares juveniles campesinos? Para muchos la respuesta a esta pregunta puede ser obvia, pero si analizamos profundamente, no es fácil y no se sabría a ciencia cierta de quienes es la responsabilidad. Para unos la responsabilidad sería solo de los padres de familia, quienes tienen la obligación de velar por la educación de sus hijos, otros podrían decir que es el Estado quien tiene la responsabilidad de garantizar, respetar y velar por el cumplimiento de los derechos, así como lo establece el Plan Decenal de Educación: “En Colombia, en 2016, dentro del marco del Estado social y democrático de derecho y de su reconocimiento constitucional como un país multicultural, pluriétnico, diverso y biodiverso, la educación es un derecho cumplido para toda la población y un bien público de calidad, garantizado en condiciones de equidad e inclusión social por el Estado, con la participación co-responsable de la sociedad y la familia en el sistema educativo. La educación es un proceso de formación integral, pertinente y articulado con los contextos local, regional, nacional e internacional que desde la cultura, los saberes, la investigación, la ciencia, la tecnología y la producción, contribuye al justo desarrollo humano, sostenible y solidario, con el fin de mejorar la calidad de vida de los colombianos, y alcanzar la paz, la reconciliación y la superación de la pobreza y la exclusión”. Lo cierto es que año tras año los hogares juveniles campesinos aportan al cumplimiento de la visión del Plan Decenal de Educación 2006-2016, y lo vienen haciendo hace 47 años; lo triste es que ni

en los municipios, en la región ni en la Nación los incluyen en los presupuestos educativos como entidades aliadas que brindan inclusión, garantizan cobertura y permanencia escolar a más de 5.000 jóvenes rurales en Colombia. La labor social se ha sostenido gracias al apoyo de entidades privadas, personas naturales, el apoyo de las familias, proyectos puntuales de orden gubernamental y proyectos de emprendimiento que desarrolla cada hogar juvenil en su zona de influencia, pero estos esfuerzos no han sido suficientes para que los hogares juveniles campesinos sean autosostenibles, será porque nuestro producto no se vende al público y no es una obra que se muestra y se ven resultados a corto plazo; nuestro producto es intangible y está cargado de amor y servicio y no de productos físicos para la venta. Mientras se sigue buscando responsables, hay personas en Colombia que día a día siguen luchando por defender la obra y compartiendo lo que hacemos para que más personas se enamoren de la labor y apoyen a los hogares juveniles campesinos. Deseamos que un día no muy lejano los hogares juveniles sean incluidos en los presupuestos municipales, regionales y nacionales, y que estos presupuestos sean ejecutables. Que los hogares juveniles campesinos no sean reconocidos como obras de caridad, si no como empresas de servicio social aliadas al sistema educativo y cultural de este país. Si lo queremos ver en términos de resultados, el único aporte que han hecho los hogares juveniles campesinos por más de 47 años ha sido garantizar permanencia, cobertura, equidad e inclusión a niños y jóvenes rurales para contribuir a la paz de este país. No permitamos que se cierren hogares juveniles que dejan a un sinnúmero de jóvenes y niños sin acceso a la educación.

Hogar Juvenil Campesino y Minero de Amagá

Jóvenes del Hogar Juvenil Campesino y Minero de Amagá

Que los hogares juveniles campesinos no sean reconocidos como obras de caridad, si no como empresas de servicio social aliadas al sistema educativo y cultural de este país.


Edici贸n 72 14

abril - mayo 2013


Edición 72

abril - mayo 2013

Cuando todos tienen voz Trovadores y copleros escriben en verso y manifiestan su sentir frente a la historia y la cotidianidad de Amagá.

Muy recordado Por La Campesina

Por La Caminante

Las personas bien amables dentro de nosotros están, hace ya siete años que no existe el padre Iván.

Fue un hombre luchador con toda la pobreza, con cuadernos y uniformes les alegraba el día.

Dejó huellas este amigo en el pueblo carbonero, vivió sirviéndole al pueblo el tan humilde parcero.

A pesar de ser enfermo no se quedaba sentado, y así discapacitado se movía por todo lado.

La oveja que veló por toda la comunidad, lo hizo hasta el fin de su vida con su amiga enfermedad.

Gran legado el que dejó, pero se quedó apagado, ninguno siguió su ejemplo desde que se ha marchado.

Padeció este sacerdote, careció de su salud, recibiendo de todo ello solamente ingratitud.

A la diestra del señor se encuentra en el cielo, en el tiempo que vivió de muchos fue su consuelo.

El chatarrero del pueblo, el de la silla de ruedas, el que jamás para él se apropió de una moneda.

Siempre listo a cuidar porque hacía maravillas con mercados y pañales con muletas y con sillas.

Lo que es de Dios es de Dios, del César lo que es del César, esto le salvó su alma por lo que el bien progresó.

Todas las obras que hizo de equipaje los llevó, fueron obras muy bonitas las que el padre realizó.

Y se fue, se fue la lancha de su querido sendero, de la patria celestial hoy disfruta el compañero.

Siete años han pasado y parece que fue ayer, cómo olvidar aquel día dieciséis al amanecer.

Los niños que ya son jóvenes quizás se olvidaron de él, yo le agradezco el cariño que le brindó a José Daniel.

Lo bueno que predicaba de forma tan especial y cómo nos deleitaba con la orientación pastoral.

“Mi poeta”, le decía a esta pequeña semilla, se deleitaba escuchándolo recostado en sus rodillas.

Casi nadie lo quería porque él era muy sincero lo que decía de los jóvenes todo era muy verdadero.

Todos los que lo quisimos, que fueron muchos quizás, hoy y siempre deseamos que se encuentre en santa paz.

Que Dios lo tenga en su gloria, que descanse en santa paz, que nosotros en la tierra no lo olvidaremos jamás.

Pintura de Julián Mejía

15


Colectivo de Periodismo 16

Edición 72

abril - mayo 2013

Un espacio que posibilita la comunicación y la expresión del pensamiento de los niños de Amagá.

“Para interactuar con la sociedad”.

“Para aprendernos a comunicar”.

“Para tener una opinión crítica de la noticia”.

“Para aprender a conocernos”.

“Para aprender a hablar en público”.


Periódico El Amagaseño edición 72 - 2013