Page 16

Nº 624, UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA Medellín, septiembre de 2013

16

Piezas clave de la negociación

Asamblea nacional constituyente o ¿referendo?

2. La participación política: es el punto qu con los derechos y garantías para el ejercicio d final. Además, los negociadores deben llegar a fomentar la participación en la política naciona

E

ntre los mecanismos legales y constitucionales para refrendar un eventual acuerdo de paz ha habido una polarización. Por un lado, las Farc-EP plantean una asamblea nacional constituyente en tanto que el Gobierno es partidario de un referendo constitucional, como lo evidenció la iniciativa que en esa dirección radicó ante el Congreso el presidente de la República en la última semana de agosto. De acuerdo con Daniel Franco Arango, abogado de la Universidad Pontificia Bolivariana, para conformar una asamblea constitucional el Congreso debe tramitar una ley con el fin de disponer que el pueblo vote si convoca o no. Si los resultados son afirmativos se procede a elegir a los representantes que conformarán dicha asamblea. Este organismo tendría la potestad de reformar completamente la Constitución actual. Según el artículo 376 de la Constitución Política de Colombia para la convocatoria a una asamblea constituyente se requiere la aprobación de por lo menos una tercera parte de los integrantes del censo electoral que, de acuerdo la Registraduría Nacional, es de 31 millones. Según Franco, este mecanismo resulta inconveniente porque “en la asamblea se reabrirían los debates de los acuerdos ya logrados los cuales podrían desconocerse e incluso plantearse nuevos temas desviando la atención en temas ajenos al fin del conflicto que es el que ahora nos convoca”. En cuanto al referendo, éste también debe ser presentado ante el Congreso, explica la abogada constitucionalista María Cristina Gómez Isaza. El texto que contendría las preguntas que los ciudadanos contestarían deberá ser aprobado y revisado por la Corte Constitucional. Posteriormente —precisa la profesora de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia— se convocaría al pueblo para que vote por cada uno de los puntos, que solo girarían en

Negociación en medio del conflicto

Por SARA GIRALDO y CAROLINA SÁNCHEZ

torno a los acuerdos previamente logrados en La Habana. Para reformar la Constitución vía referendo es necesario que la cuarta parte del censo electoral vote y además que la mitad más uno responda de manera afirmativa. Por la forma en que se han desarrollado los diálogos en La Habana, y por los acuerdos que se han logrado, Franco considera que el mecanismo del referendo es el más apropiado por “el hecho de que sea el pueblo, como constituyente primario y princi-

1. El desarrollo rural: el 26 de mayo de 2013 los negociadores del gobierno nacional y las Farc anunciaron desde La Habana el primer acuerdo desde que se inició la negociación. Lo llamaron “Hacia un nuevo campo colombiano: reforma rural integral”, e incluye temas como el acceso y uso de la tierra; programas de desarrollo con enfoque territorial; desarrollo social; subsidios; créditos; formalización laboral; y políticas alimentarias y nutricionales.

oJ c r a M

u

P Política agraria

Comisión de la verdad

Marco Po 5. Víctimas: derechos humanos de las víctimas y verdad, son los dos aspectos que se resaltaron en el “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, documento base de la negociación. El respeto por las normativas internacionales y el acuerdo que las partes definan en relación con la verdad, la justicia y la reparación de las miles de víctimas del grupo insurgente es otro de los puntos sensibles del proceso.

pal víctima del conflicto, quien directamente vote y no a través de unos representantes que refrenden los acuerdos”. Además, afirma, su procedimiento resulta menos complejo. Sin embargo, Gómez Isaza opina que aunque en un referendo los colombianos tienen la posibilidad de aprobar o no “es la ley la que escoge las preguntas que se le van a hacer al pueblo”. Por lo mismo, la abogada constitucionalista propone una iniciativa popular ya que con

esta –dice— es el pueblo el que tiene la posibilidad de plantear proyectos de ley, actos legislativos, proyectos de asamblea constituyente o de referendo. “Para entender si hay una verdadera participación del pueblo se tiene que conciliar la iniciativa popular con la asamblea nacional constituyente o con la ley de referendo”, afirma. También hay otros mecanismos que podrían refrendar un posible acuerdo de paz: el plebiscito y la consulta popular.

PERIÓDICO ALMA MATER 624 SEPTIEMBRE DE 2013  

PERIÓDICO ALMA MATER N° 624 SEPTIEMBRE DE 2013

PERIÓDICO ALMA MATER 624 SEPTIEMBRE DE 2013  

PERIÓDICO ALMA MATER N° 624 SEPTIEMBRE DE 2013

Advertisement