Page 21

Publicaciones Novedades Editorial UdeA

Nº 674, UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA Medellín, abril de 2018

21

U. de Antioquia, con más de 300 títulos en la Filbo 2018

C

omo en anteriores ediciones, este año la Editorial Universidad de Antioquia también se hace presente en la versión 31 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, del 17 de abril al 2 de mayo de 2018. Los visitantes al stand 548 A (Corferias, pabellón 3, nivel 2) disponen de una oferta de más de 300 títulos del sello Editorial Universidad de Antioquia, además de una muestra de las publicaciones de las unidades académicas de la Universidad, de la Corporación para Investigaciones Biologías —CIB— y de la Fundación San Vicente de Paúl, así como de los suvenires de la Tienda Universitaria.

La vinculación de la Universidad a esta nueva edición de la Feria del Libro de Bogotá incluye la realización de actividades académicas como la presentación de cuatro de los 42 títulos novedades del sello Editorial, a saber Certeza de lo imborrable. El cine en busca sentido (volumen 2) de Santiago Andrés Gómez Sánchez; El eco de las cosas de Juan José Hoyos; Cuatro novelas ejemplares de Miguel de Cervantes, y Los invisibles de lo visible. La imagen explicada de Ana Cristina Vélez. Los lectores de ALMA MÁTER y los asistentes a la Filbo 2018 puenden encontrar en este especial los títulos de las novedades y un acercamiento a la obra de algunos de los autores.

Cuento libros Por CARLOS VÁSQUEZ T. Jefe del Departamento de Publicaciones de la Universidad de Antioquia

Si alguien me preguntara le diría. Qué estoy leyendo. Los libros que llevo. Mi padre se asombraba con mis libros. Él no iba a leerlos, celebraba verme ahí, con ellos. Y hacía lo que fuera por darme libros. Incluso me regaló los estantes para que los libros estuvieran conmigo. Y diría, los libros que he contado, lo que equivale a rodear los amores. Los secretos momentos, los libros

se relatan, se entregan, se comparten. Las dos orillas de un libro somos tú y yo. Y también están los libros que me han contado y que, para guardarlos de la muerte, no leeré. Los libros del hombre enamorado y a solas. Hay libros que sirven para llamar a alguien o conservar un lugar anotado y sereno. Quedan libros que he esperado por años, hubo un momento en que supe que no llegarían. Y entonces me puse a escribir para no enfermar de esa ausencia. Libros en otras lenguas, en todas las lenguas de la tierra, menos en una: la lengua para escribir el libro de uno, ese idioma que no se aprende nunca. Prefiero leer.

La política farmacéutica en Colombia y su relación con el TLC con Estados Unidos (1992-2012) Un análisis a partir del institucionalismo histórico

Escribir es la sequía, el alma que agoniza y comprende. Está el libro que va por la sangre. El libro de no saber cuántos serán los días al fin. Qué tal sería conocer el día exacto y la hora. Eso ningún libro lo dice, aunque haya uno que se acerque, el libro amado, el temido libro de la fecha que a cada uno le toca. Si alguien me dijera: lo sé, me emplazaría, iría lejos para no escuchar su dictado. La lectura es un oráculo y el más antiguo pregunta lo que todos sabemos: las tres posturas, las edades que se suceden y meditan la sangre. Mis manos se ahogan entre los libros. Mis oídos nadan y meditan su orilla.

¿Y ahora qué lees? Leo lo que no se puede decir. Los libros de lo extremo, la humillación, la catástrofe. Y pienso: solo ésos existen y si en mis manos estuviera, elegiría los libros de la mudez, de la soledad extrema. Aquellos que denuncian el hombre hasta dónde cae. Leo libros rabiosos y lúcidos. El día después de la catástrofe. El hombre es un ser del sin fondo y es por eso que inventa escribir. Para gritar y decir una vez. Libros de luz incontenible. Palabras que gotean el silencio sediento. Agradezco haberlos hallado. Aunque me priven de leer cualquier cosa. Son

Y llega uno y se estrella con un montón de cosas

La seguridad del paciente en la práctica odontológica

La inserción profesional de profesores de ciencias naturales

Un análisis de las atenciones inseguras en odontología en instituciones docencia-servicio en Colombia

muy pocos. Ondean el viento de la hora terrible. Y me pregunto: ¿Puede ahí haber gratitud? Más bien lamentación, pues qué libro que merezca ese nombre no reza y ruega y se queja. Cuál no pide y reclama y exige. La lectura es la dignidad de la respiración. Un libro, dice Kafka, es un hacha en un bloque de hielo. Siempre queda saber si se lee mientras algo sucede, si se lee en el momento, o por momentos o un momento después. Cada cual debe averiguarlo. Entre tanto, le toca a uno saber su día y su hora. Aunque no haya libro que lo cuente. Eso lo envuelve el corazón y lo calla la sangre.

Estilística educativa Experiencias investigativas sobre estilos de aprendizaje y estilos de enseñanza

Alma Mater 674  
Alma Mater 674  
Advertisement