Page 29

Nº 652, UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA Medellín, abril de 2016

29

CALDAS: el poder liberador del conocimiento La foto de un hombre con sus manos posadas sobre una esfera celeste es la de uno de los protagonistas de la ciencia en Colombia. Sin saberlo, muchos supieron de él solo por el billete café de veinte pesos expedido en 1981. Por GISELA POSADA MEJÍA

P

ara Darío Valencia Restrepo, ingeniero civil, exrector de las universidades de Antioquia y Nacional de Colombia y director académico del Bicentenario de la muerte de Francisco José de Caldas (1768, Popayán - 1816, Bogotá), la frase “o larga y negra partida” o el epíteto de “sabio” no hacen justicia con quien fuera pionero de la ingeniería, la meteorología y la construcción de comunidad científica en Colombia. Caldas vale por su vigencia al demostrar que con disciplina, perseverancia y tesón se alcanzan logros científicos aún en medio de las más grandes adversidades. Profesor Darío Valencia, ¿cuáles fueron las verdaderas causas del fusilamiento de Caldas y sus consecuencias pasadas y presentes? —A Caldas le fue asignada la codirección del Diario Político de Santa Fe de Bogotá, en donde movido por los acontecimientos se vincula a la lucha por la independencia, descalifica y ataca la dependencia de la metrópoli. Ese es un primer aspecto que los oficiales de la llamada reconquista de la Nueva Granada tuvieron en cuenta. Al paso de Caldas por Antioquia entre 1813 y 1815, a instancias del presidente dictador don Juan del Corral, se fundó una maestranza de artillería para fabricación de piezas de guerra y la Escuela de Ingenieros Militares, ambas entidades en Rionegro. Caldas fue el artífice de las dos. Esa vinculación tan estrecha al esfuerzo militar de la Independencia fue clave para considerar que Caldas había sido traidor a la Colonia. Se decía que la metrópoli había tratado muy bien a Caldas, al vincularlo a la Expedición Botánica, igual que a la dirección del primer observatorio astronómico del nuevo mundo, y que se había unido a los rebeldes con frases, con ataques de periódico, y además una significativa presencia en la actividad militar. Esas son las razones para considerarlo un traidor a la Corona de España y fusilarlo por la espalda. Es importante anotar que se venía gestando una comunidad científica en la Nueva Granada en esas primeras dos décadas del

La pedagogía sobre esta singular figura ha involucrado esfuerzos institucionales de dos universidades emblemáticas como Nacional de Colombia y de Antioquia, y entidades divulgadoras de la ciencia como el Parque Explora de Medellín, así como la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería, lideradas por la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales. La agenda conmemorativa de la muerte de Caldas invita a conocer sus múltiples facetas como científico, ingeniero militar, coleccionista de mariposas, astrónomo autodidacta, botánico y naturalista y busca estimular el amor por la ciencia en niños y maestros. Inquietar, investigar, y hasta emular experimentos como el desarrollado por él al utilizar un hipsómetro para medir la altura de un lugar sobre el nivel del mar, con base en la temperatura de ebullición del agua. Algunos de los proyectos destacados serán premiados en octubre de 2016 en jornada nacional.

siglo XIX. Pero la tal pacificación de Morillo cortó brutalmente ese proceso y las consecuencias para el país fueron muy graves. Se borró toda una generación de primeros científicos, trayendo consecuencias en el futuro. Caldas, en su edad productiva de 48 años, había podido hacer mucho más porque la tarea de Mutis estaba inconclusa. El que mataran a Caldas y a otros de esta especie de germen de comunidad científica afectó de manera trascendental la vida de la naciente república. A él le tocó una época con dificultades enormes y en medio de esa adversidad muestra una lucidez ejemplar. ¿Cree usted que la ciencia le ayudó a vislumbrar un camino emancipador y es ésta su faceta más preponderante? —Creo que eso nos permite ligar a esa naciente comunidad científica con la construcción de Nación. Aquellos investigadores que estaban interesados en conocer mejor el territorio del país y poner ese conocimiento al servicio de los conciudadanos, estaban ligados a los intereses de la metrópoli y ésta dirigía los colegios, la Expedición Botánica, el Observatorio. Y esos científicos, en germen, consideraron que era necesario tener un propio país para poder servir a los intereses del país y no de la metrópoli. Considero que Caldas y otros vieron necesario la liberación para poner su trabajo al servicio de los intereses del bien común. Desde su visión de universitario, ¿cuál

cree debe ser el compromiso con la memoria y con el estímulo con el conocimiento humano? —Me preocupa nuestro olvido de la historia. Oficialmente ya sabemos que en los planes de estudio se ha suprimido la cátedra de historia y se ha incorporado a un grupo de asignaturas de tipo social. Eso es verdaderamente lamentable. Creo que a los colombianos nos hace mucha falta estudiar la historia, porque uno es lo que ha llegado a ser, y el llegar a ser proviene de antecedentes, de gentes que trabajaron antes que uno, con sus virtudes y sus defectos. Conocer la historia es entendernos un poco cómo somos hoy. Es decir, el pasado algo escribe sobre el futuro. Hay que señalar que la historia se reducía a héroes, próceres, fechas y batallas, y no aparecía la gente del común ni las costumbres y características de los indígenas, mestizos o negros que tuvieron participaciones centrales. Solamente en la segunda mitad del siglo XX apareció una nueva historia, con un elenco de historiadores del nuevo cuño que empezaron a hacer una especie de historia social de la Independencia, de la Colonia, de la República, etc.

Creo que con el trabajo de la Academia Colombiana de Ciencias, el capítulo de Antioquia estrechamente vinculado a esta conmemoración, estamos colaborando a rescatar aspectos de nuestra historia que debemos entender y apreciar en su debida importancia. ¿Qué quiere dejar la ACCEFN con esta conmemoración? —En la medida en que personas e instituciones se acercan a la figura de Caldas se despierta un entusiasmo y un deseo por conocerlo y emular su vida. La educación debe aprovechar esta ocasión para acercar a los niños y jóvenes por el camino del conocimiento. Si se observa, áreas como las ciencias exactas, físicas y naturales son poco favorecidas en la elección vocacional y de ahí la oportunidad para que descubran pasos y conceptos y vivan la experiencia científica.

Alma Mater 652  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you