Page 24

Nº 652, UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA Medellín, abril de 2016

24

“La sociedad civil tiene una gran responsabilidad con la paz”: Kai Ambos

Por SERGIO ALZATE

Este tema de la justicia transicional es demasiado complejo”, advirtió Kai Ambos, catedrático de derecho penal, derecho procesal penal, derecho comparado y derecho internacional de la Universidad de Göttingen, Alemania, y director del Centro de estudios de derecho penal y procesal penal latinoamericano. Su advertencia respondió a su participación en el “Simposio internacional sobre justicia transicional y derecho penal internacional”, el 8 de marzo en el Edificio de Extensión de la Universidad de Antioquia. Su charla inauguró el evento académico que versó entre las aristas de justicia, jurisdicción especial, reconciliación y castigo. Temas álgidos ante una eventual firma de la paz para Colombia.

En opinión de Ambos, el último acuerdo de víctimas resultado de las negociaciones en La Habana es un texto que no existe en ningún otro país. “Con todo lo que se puede criticar de la negociación, el solo hecho de que se haya llegado a un acuerdo en un tema tan delicado como este, es un resultado más que positivo”, reflexionó ante un auditorio lleno. Precisó, eso sí, que era un acuerdo cuyo nombre no le parecía el más correcto, pues “su núcleo es la justicia, aunque obviamente menciona a las víctimas”. “Yo creo que los procesos de negociación, tanto en Colombia como en otros países, tienen que ponerse dentro de un contexto histórico”, dijo el catedrático alemán. Resaltó que las Farc hayan accedido a negociar elementos “que hace cuatro o cinco años eran inimaginables, pero que hoy en día están en el acuerdo”.

Sin embargo, expresó una duda que como extranjero lo asalta: ¿cómo es posible que internacionalmente el proceso de paz con las FARC goce de popularidad —el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas emitió una resolución unánime a favor de las negociaciones, por ejemplo—, pero internamente se gesten tantas oposiciones y dudas al respecto? “Esa inconsistencia entre la visión colombiana y la versión internacional me parece interesante, pero al mismo tiempo dramática”, opinó Kai Ambos, destacando que dentro del mismo país existen posturas diversas sobre el mismo acuerdo y sus posibles resultados, pero que varían de región a región, de departamento a departamento, de ciudad a ciudad, de lo urbano a lo rural y viceversa. Contó que a su modo de ver existen dos temas que obsesionan a las personas en el país: el acuerdo penal internacional —extradiciones, mayoritariamente— y el tema de las penas. “Vienes a Colombia y te preguntan que qué piensas, y lo dicen con ironía, de ‘esas penas ridículas’. Esto es sacar de un acuerdo de sesentaitrés páginas una sola cosita. Pero este acuerdo no son sólo penas”, dijo. Reflexionó en torno a esta predilección por el tópico de las penas, señalando que el acuerdo también habla de cosas como la Comisión de la verdad, la jurisdicción especial que habría que crearse, la elección de los jueces y otros temas que integran “la creación de algo completamente nuevo, para nada más fijarnos en si al secretariado de las Farc lo encarcelarán o no”. No obstante, también señaló que “este no es un acuerdo pequeño: es hasta pretencioso al decir que va a crearse un sistema integral”. Criticó la falta de claridad sobre el papel de la Fiscalía, ya que siente que el mismo organismo judicial no tiene claro su papel dentro de la consecución de ob-

jetivos como reparación o verdad. Igualmente, el que todavía no se sepa qué nuevos organismos o salas tendrán que ser creadas “desde cero”, para poder adelantar las ambiciones que el acuerdo sobre víctimas y justicia propone, además de cuáles estructuras jurídicas actuales podrán servir al propósito conjunto de la paz. Pero también resaltó que esta ambición sistémica tiene rasgos innovadores, como el permitir el nombramiento de magistrados internacionales. “Serán bastante minoritarios. Solo cuatro frente a dieciséis colombianos”, opinó, “pero allí ya estamos ante la piedra de toque del acuerdo”. A pesar de esto, Ambos mostró su desconcierto ante la falta de respuestas claras por parte del Ministro de Justicia, del Fiscal y del Presidente con respecto a la elección de estos magistrados y su staff que, con sorpresa, el invitado dictaminó en alrededor de mil personas. Recordó ciertos criterios que el acuerdo mismo resalta sobre los jueces: imparcialidad, autoridad. “Pero ustedes saben, mejor que yo, que estos criterios se puede diluir en los procesos de selección. Por eso creo que la sociedad civil tiene una gran responsabilidad con la paz”, dijo, instando a no aceptar que una selección se haga en el Club el Nogal entre cocteles. Finalmente, uno de los problemas más grandes que existen para la paz en Colombia, según la perspectiva de Ambos, son las críticas a los acuerdos sin haberlos leído. Críticas provenientes de un lenguaje ambiguo y poco claro. “Entonces, usted puede escuchar a un representante de las Farc decir que gracias al acuerdo jamás irá a la cárcel; mientras que un representante del gobierno dirá ese acuerdo prevé que debe ir a la cárcel”, señaló una de las tantas situaciones ambiguas que puede originarse a raíz del acuerdo de víctimas.

LA UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA HACE CONSTAR: • Que se encuentra en trámite el reconocimiento de prestaciones sociales de la señora LUZ ÁNGELA CASTAÑEDA BEJARANO  fallecida el 17 de octubre de 2015.  Se  presentó a reclamar el 50%,  el señor  JOHN JAIRO CASTAÑEDA BEJARANO en calidad de hermano. Las personas que se consideren con derecho, presentarse dentro de los 30 días siguientes a esta publicación.

Alma Mater 652  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you