Page 19

Nº 652, UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA Medellín, abril de 2016

19

A propósito del Foro Económico Mundial en Medellín, junio de 2016

Repensando el crecimiento en A. L., una nueva agenda de oportunidades en tiempos de crisis Por RAMÓN JAVIER MESA CALLEJAS*

L

os buenos tiempos para América Latina parece que se terminaron, y todo a consecuencia de la crisis del precio de las materias primas. Como bien se sabe, cerca del 40% de los ingresos de exportación de la región se derivan de los productos primariosextractivos, los cuales han sido importantes para financiar gasto público social, mejorar los ingresos fiscales, reducir la pobreza y por supuesto impulsar el crecimiento económico. La caída prolongada que registran los precios de estos commodities es la causa de los desequilibrios que hoy registran casi todas las economías del continente, reflejada en una profunda crisis de crecimiento, elevados déficit fiscales y en cuenta corriente, riesgos inflacionarios y mayores tasas de desempleo. En otras palabras, América Latina pasó de las bonanzas con estabilidad macroeconómica, a la época de vacas flacas, incertidumbre, recesión y mayores riesgos sociales. Este panorama se complica si se tiene en cuenta las dificultades que enfrentan las economías industrializadas y la fuerte desaceleración de la demanda de productos básicos de China. No se puede desconocer que los buenos resultados macroeconómicos en algunos países de América Latina se aprovecharon para emprender importantes reformas que buscaron aumentar la tasa de ahorro, mejorar la educación, luchar contra la desigualdad, fortalecer la clase media, impulsar la competitividad y mejorar las condiciones de vida. Sin embargo, el gran lunar estuvo representado en que no se aprovecharon los buenos tiempos para encontrar nuevas fuentes de crecimiento que permitieran reducir la alta dependencia a los ingresos provenientes de las materias primas. El modelo

económico estuvo dominado por la explotación primaria de los recursos naturales y no por procesos de industrialización sostenida que fomentaran un desarrollo productivo más armónico y equilibrado. Hoy, ante un cambio en las condiciones mundiales de los precios de las materias primas y la falta de fuentes de crecimiento diferentes a las del sector primario-extractivo, los países de la región enfrentan serias dificultades para respaldar los avances logrados; de ahí la necesidad de repensar y reimpulsar el crecimiento en función de sectores con una mayor diversificación económica, innovadores, y con la posibilidad de que estos garanticen un crecimiento permanente, menos volátil y más incluyente.

El Foro en Medellín Teniendo en cuenta lo anterior, Medellín en junio de este año será epicentro de un evento de talla mundial, el Foro Económico Mundial en América Latina, que reunirá a líderes de todos los sectores para discutir alrededor de una agenda de nuevas oportunidades para hacerle frente a la crisis de crecimiento que enfrentan las economías de la región, como consecuencia de la nueva fase del comercio internacional. En este sentido, tal como lo propone el World Economic Forum –WEF- organizador de este certamen, tres grandes temas orientaran la reunión América Latina 2016: (i) Afrontando las prioridades, (ii) Fortalecimiento de la capacidad de resiliencia regional y (iii) Liderar por un futuro próspero. Para el país en la coyuntura reciente, se destacan como subtemas de la agenda Afrontando las prioridades asuntos que involucran temas relacionados con la cuarta revolución industrial, como una ocasión importante para hacer transformaciones que permitan reducir la dependencia del sector minero-energético. De la misma manera, la revisión a los acuerdos internacionales de comercio como alternativa para direccionar la oferta exportable colombiana. Igualmente, el análisis de las oportunidades derivadas de un posible acuerdo de paz en el país junto con los temas de competitividad

... el gran lunar estuvo representado en que no se aprovecharon los buenos tiempos para encontrar nuevas fuentes de crecimiento que permitieran reducir la alta dependencia a los ingresos provenientes de las materias primas. El modelo económico estuvo dominado por la explotación primaria de los recursos naturales y no por procesos de industrialización sostenida que fomentaran un desarrollo productivo más armónico y equilibrado.

y resiliencia en un escenario de post-commodity (materias primas). El fenómeno de la resiliencia se puede entender “como capacidad, potencial o habilidad de un sujeto, grupo doméstico o sistema social de adaptarse, y hacerse superior a la adversidad para continuar su proyecto de vida en el mundo.”1 En el caso colombiano, la capacidad que tiene el país de sobreponerse a la crisis de los precios del petróleo encontrando nuevas fuentes de crecimiento, es una muestra de resiliencia desde la perspectiva económica. Siguiendo con lo anterior, los temas de mayor significado para Colombia en el marco de la agenda Fortalecimiento de la capacidad de resiliencia regional abarcan cuestiones ya exploradas pero que requieren nuevos impulsos y direccionamientos en vista de las experiencias adquiridas y las deudas acumuladas. En esta dirección, asuntos que tocan con la institucionalidad a partir de los problemas generados por la corrupción; la necesidad de mantener la inclusión fortaleciendo las habilidades y la educación como motores importante de cambio

social y económico; los sistemas de salud y seguridad social considerando las nuevas estructuras demográficas y las innovaciones en el sector agrícola sobre la base del potencial de recursos naturales con que cuenta la región, se convierten en los principales insumos para avanzar en la ruta del crecimiento incluyente con estabilidad social y seguridad pública. Liderar por un futuro próspero es una agenda que destaca la importancia de la interacción entre los sectores público-privado. En una época donde la globalización y la creciente competitividad de las economías está marcando el rumbo de los mercados, las políticas y la innovación, las alianzas público-privado se convierten en un instrumento importante para la formulación, implementación y financiación de estrategias que permitan avanzar en procesos de transformación productiva que fomenten el desarrollo tecnológico, la productividad y el crecimiento de la economía. Al respecto, temáticas como la economía digital, las transformaciones del sector energético y el cambio climático, y las tecnologías disruptivas, entendidas estas como las aceleraciones tecnológicas en todos los campos que se traducen en nuevas realidades productivas, relaciones sociales y nuevos materiales, son algunas de las apuestas que permiten impulsar un pensamiento estratégico y futurista en la región. En general, a más de las bondades que trae para la ciudad un evento de esta envergadura, que permitirá la presencia de un flujo importante de líderes de todo el mundo, el Foro Económico Mundial para Medellín es un excelente espacio para repensar el futuro en medio de un entorno económico de bajo crecimiento, donde se requiere imaginación, creatividad y compromiso de las políticas públicas en función de fortalecer la inclusión, la convivencia y la democracia. * Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia 1. Definición tomada del texto La resiliencia en el desarrollo sostenible citado en: http:// www.ecoportal.net/Temas-Especiales/Desarrollo-Sustentable/La_Resiliencia_en_el_Desarrollo_Sostenible

Alma Mater 652  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you