Page 12

Nº 652, UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA Medellín, abril de 2016

12

El sabor agridulce del aseguramiento de las licenciaturas En la actualidad sólo el 16.5 % de los programas de licenciatura que tienen registro calificado vigente tienen acreditación de alta calidad; la meta del MEN, en un período de cuatro años, es que esta cifra llegue al 90%.

Por CARLOS ARTURO SOTO LOMBANA*

L

as nuevas disposiciones en materia legal que sancionó el Ministerio de Educación Nacional —MEN— para asegurar la calidad de los programas de licenciatura en el país, tiene un sabor agridulce. Si bien es cierto que desde hace dos años el MEN venía ambientando la discusión de los “lineamientos de calidad para las licenciaturas en educación” ante asociaciones, facultades y profesores, y a pesar de la circulación de muchos borradores del proyecto de resolución, que concitaron muchas reuniones y pronunciamientos escritos por parte de universidades y asociaciones, una vez conocidos el Decreto 2450 de diciembre 17 de 2015 y la resolución 2041 de febrero 3 de 2016 emergen puntos encontrados que vale la pena analizar. La parte dulce de las nuevas condiciones de calidad tiene que ver con el propósito del Estado, desde el Plan Nacional de Desarrollo (Ley 1753 de 2015), de exigir el fortalecimiento académico de los programas de licenciatura en Colombia. La mencionada ley da un plazo de dos años para que los programas de licenciatura que a la fecha tengan cuatro cohortes de egresados obtengan la acreditación de alta calidad, so pena de perder los registros calificados y por consiguiente no poder volverse a ofertar a la sociedad. En la actualidad sólo el 16.5 % de los programas de licenciatura que tienen registro calificado vigente tienen acreditación de alta calidad; la meta del MEN, en un período de cuatro años, es que esta cifra llegue al 90%. No obstante, es aquí en donde aparece el sabor agrio, pues ni la ley, ni el decreto ni la resolución mencionan recursos nuevos o fondos a los que las instituciones de educación superior —IES— puedan recurrir para cumplir con las nuevas exigencias de calidad. Lo anterior quiere decir que no se ha contemplado nuevos recursos es-

En lugar de “acabar” con los conceptos de metodología virtual y metodología a distancia, el MEN debería trabajar en la reglamentación y en los estándares para que estas metodologías se puedan usar con calidad en la formación de los licenciados y otros profesionales. El país tiene un gran atraso en su sistema de educación superior y gran parte de la geografía colombiana todavía no puede acceder a la formación universitaria. tatales para que las IES incorporen en sus nóminas nuevos docentes, amplíen los espacios curriculares para las prácticas pedagógicas, creen fondos para incrementar la movilidad nacional e internacional de sus profesores y estudiantes, fomenten la creación de grupos de investigación y la producción científica de sus comunidades académicas en educación y fortalezcan la competencia en el dominio de un segundo idioma de los estudiantes en el nivel B1 del marco común europeo. Tener programas de pregrado con acreditación de alta calidad requiere de importantes inversiones que muy difícilmente muchas IES podrán hacer, con lo que se prevé que, llegada la fecha del 9 de mayo de 2016, muchas IES no

presentarán solicitud de radicación de acreditación de sus programas ante el CNA. No conozco si el MEN tiene previsto este escenario de una reducción sustancial de la oferta de programas de licenciatura en el país y los efectos en territorios y/o departamentos en donde desaparecerán muchos programas de formación docente. Por otra parte muchos esfuerzos de regionalización y/o ampliación de cobertura de las IES no podrán continuar ante la imposibilidad de que las extensiones de los programas reúnan las condiciones de calidad de la que habla la ley. De aquí que la oferta de formación de profesores quedará en IES que gozan de acreditación de alta calidad y/o IES que han logrado acreditar sus programas de licenciatura, pero

circunscritas a las zonas en donde operan sus campus. Por otra parte el MEN ha tomado la decisión de “acabar” con los programas de licenciatura ofrecidos por metodología virtual y al definir las condiciones para ofertar los programas por metodología a distancia también ha desdibujado lo que significa el concepto “a distancia”. Dice la resolución 2041 de 2016 que, en todo caso, independiente de la metodología adoptada por la IES, los programas no podrán tener una presencialidad mínima de 90 créditos, dentro de los cuáles 50 créditos deberán dedicarse a la realización de prácticas pedagógicas. En lugar de “acabar” con los conceptos de metodología virtual y metodología a distancia, el MEN debería trabajar en la reglamentación y en los estándares para que estas metodologías se puedan usar con calidad en la formación de los licenciados y otros profesionales. El país tiene un gran atraso en su sistema de educación superior y gran parte de la geografía colombiana todavía no puede acceder a la formación universitaria. * Decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia.

Alma Mater 652  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you