Issuu on Google+

La Biotecnología ¿Vamos bien encaminados?

Mi opinión sobre este tema, este la sociedad sin darse cuenta, o sin saberlo, obliga al uso de la biotecnología, ya que el continuo crecimiento de la población mundial, la disminución de tierras de cultivo disponibles y la necesidad de los consumidores de obtener cada día una mejor calidad de alimentación, hacen que la biotecnología aplicada, por ejemplo a la agricultura sea cada día una opción más frecuente. Ya que la biotecnología aplicada a la agricultura según los economistas es un filón económico, todavía sin explotar que poseen los agricultores. Y al contrario de lo que se piensa se ha demostrado que por ejemplo: las plantas forrajeras modificadas genéticamente aumentan la eficiencia de la producción, disminuyen los desechos de los animales y reducen toxinas que pueden causar enfermedades en los animales; con esto lo que quiero decir es que favorecen, o tienen más beneficios que las plantas forrajeras sin modificar.

Por otra parte tengo que destacar mi opinión sobre el tema de que la gente de países subdesarrollados se alimente de alimentos transgénicos, o los plante, ya que si la diferencia es entre comer y no comer, está claro lo que todo el mundo eligiría. También quiero remarcar una idea mía, sobre la “modificación genética a lo largo de la historia”, ya que a mi parecer el solo hecho de echarle un tipo de planta a la comida para que sepa mejor, que por ejemplo: se empezó a utilizar en la época de los griegos, puede ser comparable a la modificación genética que se practica hoy en nuestros días.

Por último y para terminar, tengo que aclarar que las funciones de la biotecnología como la aplicación de la ingeniería genética y la mejora de productos vegetales son necesarias para el desarrollo social, científico y para mejorar la salud y más ahora en los tiempos que corren el panorama financiero.

Vesubio, año 79 d.C. El día 24 de agosto del año 79 d,C. Pompeya reanudaba sus rutinas diarias. Pero algo malo se huele en el aire. Los animales están nerviosos, las raíces se secan y hasta un granjero que viene del Vesubio contaba, aterrorizado, cómo en el agujero de la cumbre (el cráter) había un abultamiento y temblaba el suelo. A las 10:30 de la mañana, tras 1800 años de inactividad, el Vesubio resucita con un inmenso rugido. La erupción se prolonga durante al menos 18 horas. Cuando acaba, Pompeya queda borrada del mapa. Su superviviente más famoso era Plinio el Joven (61-114), que describió la erupción. De ahí deriva el nombre del tipo de la erupción: erupción pliniana. Mal parado acabó su tío, Plinio el Viejo (23-79) que murió ahogado por los gases del volcán. Pompeya y Herculano quedaron arrasadas por los flujos piroclásticos (avalanchas de gas, rocas y cenizas sobrecalentadas a más de 500º C) Murieron entre 3000 y 5000 personas. Laki, 1783. Islandia. Después de los terremotos del mes de junio, en la región de Laki (Lakagigar), la tierra se abrió por una fisura de 25 km de largo. Casi inmediatamente, empezaron a salir de la fisura enormes coladas y fuentes de lava rellenando la fisura con 115 cráteres. La erupción duró hasta febrero de 1784, derramándose en total 14 km3 cubriendo una superficie de 565 km2. Y no sólo eso. El Laki expulsó además, 500 millones de toneladas de gases tóxicos que contaminaron las cosechas y el ambiente matando a: 11000 bóvidos, 200000 corderos, 29000 caballos y a 10000 personas, es decir, el 25% de los islandeses. Aún así, casi todo el hemisferio norte notó los efectos de la erupción del Laki. Nieblas contaminadas, inviernos glaciales, etc. El científico Benjamín Franklin fue quien descubrió estos efectos secundarios de las erupciones estableciendo la teoría de que la ceniza y los ácidos en la atmósfera bloqueaban la luz del sol, algo que en exceso puede ser fatal.

LAS ERUPCIONES MÁS CATASTRÓFICAS DE LA HISTORIA Santorini, hace 35 siglos. Una isla del mar Egeo, Thera, tenía un ancho cono volcánico de más de 100 m de alto. A principios del siglo XVI a.C., unos terremotos causaron la destrucción de muchas casas de Thera. El volcán empezó a ser una amenaza, ya que los seísmos suelen ser indicadores de una erupción y si son fuertes, peor aún. Alrededor del año 1500 a.C., se produjeron inmensas explosiones; la erupción había comenzado. La ceniza llegó a los 45 km de alto. De repente, la cámara de magma se vació y el volcán se derrumbó sobre sí mismo provocando un inmenso tsunami de al menos 30 m de alto (10 pisos) y se propagó por el Mediterráneo oriental devastando el litoral. Thera quedó cubierta por 60 m de escombros volcánicos, en la zona que no se hundió, mientras los tsunamis rompían al norte de Creta. Hoy día, sólo hay un anillo de islas llamado Santorini que es el reborde de la antigua caldera. Por culpa de esta catástrofe, la civilización cretense, quedó casi destruida. Aún hoy en día, la leyenda de la Atlántida sigue envolviendo el lugar y el número de víctimas es desconocido.

Monte Tambora, Sumbawa (Indonesia), 1815. Durante algunos años, el Tambora ya advertía de la erupción con humaredas y emisiones de gas. En abril de 1815, el Tambora estalló con una fuerza inimaginable. Toda la isla de Sumbawa quedó cubierta por más de 100 m de lava, cenizas y rocas y el Tambora perdió más de 1250 m de altura. Se emitieron a la atmósfera 145 km3 de materiales volcánicos dejando la región oscurecida en 500 km a la redonda. La ceniza y los ácidos del Tambora se esparcieron por todo el mundo dando lugar a un 1816 llamado “año sin verano”. En Europa y Norteamérica hay nieve y heladas en julio, etc. Las cosechas no dieron su fruto y decenas de miles de personas murieron de hambre. En total, la erupción mató al menos 92000 personas, fue la erupción más poderosa de los últimos 10000 años y por ende, la peor de la Historia. Se calcula que en la escala VEI (índice de explosividad volcánica) llegó a un grado 7, con un máximo de 8 grados en la escala VEI. Krakatoa, Indonesia, 1883. En agosto de 1883, el Krakatoa de despertó emitiendo enormes columnas de ceniza a más de 20 km de alto. El día 27 de agosto, cuando perecía que volvía la calma, se escuchó una gigantesca erupción. El volcán se derrumbó sobre sí mismo provocando un tsunami de 40 m de altura que se abatió contra las costas, dejando al menos 36000 muertos. En la escala VEI, llegó al grado 6 sobre un máximo de 8.


Pagina2