Page 12

De Oliva a Dénia por la orilla del mar

No puedo imaginarme un verano sin mar, ni tampoco un mar que no sea el Mediterráneo. No puedo concebir una luz que no sea la que nos ciega todas las mañanas y cuyo reflejo sobre el agua produce minúsculos destellos como estrellas. Una luz que reverbera en la arena mojada e inquieta y brilla con el vaivén de las olas como un infinito universo de piedras incandescentes. Gironella decía que el Mediterráneo era un hombre disfrazado de mar y el escritor polaco Kapuscinski confesó que jamás había conocido un lugar donde la naturaleza se mostrase más amable y benévola con el ser humano que el Mediterráneo. Y que en él había de todo y a un tiempo: el sol, el frescor del viento, la transparencia del aire y el plateado brillo del mar. Hacía ya tiempo que tenía en mente la idea de impregnarme de este universo azul, de esta luz cimbreante desde la misma orilla, desde el mismo momento de su aparición, de ser navegante en tierra y andar por esa estrecha franja entre la arena y el mar. En la medida de mis posibilidades he recorrido a pie la práctica totalidad de la costa valenciana. Y en muchas ocasiones he corrido por la orilla para ganar tiempo y poder volver a recuperar, en el mismo día, el medio de transporte. A veces también he utilizado la bici, pero sólo cuando los caminos lo permitían. En esta ocasión han sido los pies los que han soportado la abrasión de la arena y el sol ascendente donde apenas una leve brisa trataba de minimizar el transcurrir del tiempo.

11

AF_Almerich- Sin brujula y sin prisa definitivo.indd 11

25/03/2013 13:26:39

Sin brújula y sin prisa  

Crónicas de viaje por lugares que no te puedes dejar de conocer narradas por José Manuel Almerich

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you