Issuu on Google+

CĂ RITAS DEL SOCORRO Entre todos contribuyendo a crear un ambiente de acogida. Mayo 2013

CRUZ DE MAYO


Pag. 3/ Editorial. Día de la madre. Pag. 4/ Apóstol del sufrimiento. Pag. 6/ Puebla de los Ángeles. Pag. 9/ La Santa Cruz. Pag. 10/ Atando Cabos. Cuidando al cuidador.

RELACIÓN DEL MES EN C1FRA5

Búscanos en…

DONATIVOS RECAUDADOS DEL BUZÓN: 1100 EUROS.

C/. Genero Candela, 9 Bj. Tel. 965 493 270

FAMILIAS ATENDIDAS: 47 AGRADECEMOS LA APORTACIÓN DE UN DONANTE ANÓNIMO DEL MERCADO DE: 15 CAJAS DE LECHE.

También nos puedes buscar en facebook y twitter

Comité editorial: Dirección: Carmen Amanda Pérez Colaboradores: Santiago Estradera, Carlos Aznar, Ricardo Bencomo Pérez, Pedro Abad.


DÍA DE LA MADRE La Virgen María, nuestra madre, abnegada, feliz, comprensiva, devota, sufrida por la muerte de su hijo Jesús y nuestra guía y amparo. Este mes de mayo se celebra el día de la madre, pero su día son todos los días del año, desde nuestra concepción en su vientre cuando comienza su ocupación por nosotros, cuando éramos bebes sus desvelos y cuidados, luego cuando niños, adolescentes y mayores siempre ocupada por nuestro bienestar, salud, estudios, trabajos, felicidad, es decir el “oficio” de madre no termina nunca, pues aunque llegue el día de su ausencia desde el cielo sigue velando por nosotros. Por eso la celebración de un día especifico como también el del padre, al abuelo, el niño y otros tantos es simplemente la creación de la publicidad para incitarnos al consumo: hacer un regalo físico; pero que mejor regalo que nuestro amor, devoción y agradecimiento todos los días del año y darle gracias a Dios los que todavía la tienen con ellos para poder compartir y los que la perdimos o mejor dicho las que partieron a la llamada del Señor, saber que siempre estará con nosotros ayudándonos y protegiéndonos. Por eso BENDITA SEAS MADRE, HOY Y SIEMPRE.


En este número de la revista, deseo hablaros, por si es de utilidad de los cristianos que leen la revista (espero que sí), del interesante caso de santa Ana Schäffer, denominada apóstol del sufrimiento por cómo supo hacerse Una con Cristo: ofreció sus sufrimientos para la salvación de las almas. Que todos los cristianos tomemos nota: nuestros sufrimientos, sobrellevados con Paciencia y Amor, al modo de Cristo en su Pasión, es una PODEROSÍSIMA causa de Salvación para las almas si así lo ofrecemos a Dios. Santa Ana Schäffer. Laica, 5 de octubre. Apóstol del Sufrimiento Nace en Mindelstetten, en el territorio de Ratisbona, en Alemania, Santa Ana Schäffer, virgen, la cual, a los diecinueve años, en su oficio de sirviente, se abrasó con agua hirviendo y, después, agravándose su estado de salud, vivió con ánimo sereno en espíritu de pobreza y oración, ofreciendo su dolor por la salvación de las almas (1925). Fecha de beatificación: 7 de marzo de 1999 por el Papa Juan Pablo II. Fecha de canonización: 21 de octubre de 2012 por S.S. Benedicto XVI. Anna Schäffer nació 18 de febrero de 1882 en la parroquia de Mindelstetten, entre Regensburg e Ingolstadt, en Ratisbona, en el corazón de Baviera (Alemania). Niña callada, reservada, ella aprendió la piedad y el amor de Dios de su madre que la enseñó ser una buena cristiana. Después de hacer la Primera Comunión, ella se ofreció al Señor, siendo su más caro deseo entrar en una orden de hermanas misioneras. Estudió leyes, profesión que ejerció por un tiempo, intentando ganar lo necesario para poder obtener la dote necesaria para su ingreso. Su vida fue marcada el 4 de febrero de 1901, estando en la casa del guardabosques de Stammham sufrió un horrible accidente de trabajo (oficio de sirviente) en el que sus dos piernas se quemaron desde los pies hasta sobre las rodillas. Los doctores intentaron ayudarla, pero sin éxito, quedando ella invalida, aquejada por terribles dolores y postrada en su cama, pero fue desde ahi que inició su labor de apostolado mediante correspondencia y testimoniales por escrito. Fueron venticuatro


años los que ella soportó su dolor, ofreciendolo siempre al Señor, hasta que falleció el 5 de Octubre de 1925. Su santidad Juan Pablo II, durante la ceremonia de beatificación de la beata Ana Schäffer el domingo 7 de marzo de 1999 nos dijo: Cuando finalmente dirigimos nuestra mirada a Santa Ana Schäffer, leemos su vida precisamente como un comentario viviente de lo que san Pablo escribió a los romanos: «La esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado» (Rm 5, 5). Cuanto más se transformaba su vida en un calvario, tanto más fuerte era en ella la convicción de que la enfermedad y la debilidad podían ser las líneas en las que Dios escribía su evangelio. Llamaba a su habitación de enferma «taller del dolor», para conformarse cada vez más con la cruz de Cristo. Hablaba de tres llaves, que Dios le había concedido: «La más grande es de hierro y muy pesada, son mis sufrimientos. La segunda es la aguja, y la tercera, la pluma. Con todas estas llaves quiero trabajar día tras día, para poder abrir la puerta del cielo». Entre atroces dolores, Ana Schäffer tomaba conciencia de la responsabilidad que cada cristiano tiene de la santidad de su prójimo. Por eso utilizó su pluma. Su lecho de enferma se convierte en la cuna de un apostolado epistolar muy amplio. Las pocas fuerzas que le quedan las emplea en el bordado, para de esta forma dar a los demás un poco de alegría. Pero, tanto en sus cartas como en sus labores manuales, su razón de vida es el Corazón de Jesús, símbolo del amor divino. Así, representa las llamas del Corazón de Jesús no como lenguas de fuego, sino como espigas de trigo. La Eucaristía, que Ana Schäffer recibía diariamente de su párroco, es sin duda, su punto de referencia. Por ello, esa representación del Corazón de Jesús será característica de esta santa. Santiago Estradera Gómez, vicario de Ntra. Sra. Del Socorro de Aspe.


Puebla ubicada a 129 kilómetros del Distrito Federal, es la cuarta ciudad más grande del México, siendo la primera el D.F-, luego Monterrey, Guadalajara y Puebla. Por su ubicación fue centro principal de asentamiento de los españoles que dirigieron la conquista debido a que las embarcaciones llegaban al puerto de Veracruz y obligatoriamente debían pasar por Puebla para llagar a México D.F. donde estaban los aztecas que dominaban un inmenso territorio denominado Tenochtitlán y cuya conquista y colonización española comenzó en 1519. En Puebla se establecieron los españoles conquistadores denominados virreyes, edificando grandes palacios para vivir con sus familiares, la arquitectura era de estilo barroco y renacentista en su mayoría. En Puebla esta el volcán activo Popocateptl y visible desde casi todos los sitios de la ciudad; al norte de Puebla esta el volcán inactivo La Malinche, denominado así por ser el nombre de una india de familia

de

clase

alta

mexicana y que sirvió de traductora

entre

los

indígenas y Hernán Cortez, conquistador español de México.


Puebla es una de las ciudades virreinales de mayor belleza de México, es un lugar cultural sin igual, su centro histórico esta registrado como Patrimonio de la humanidad. Todo el casco histórico que es inmenso, mantiene los edificios con sus fachadas, pinturas y adornos intactos, hay un gran respeto por el patrimonio cultural y su mantenimiento. La utilidad de los edificios varía, desde bancos, hoteles, comercios, edificios públicos etc. pero siempre respetando la arquitectura original Una de las características de Puebla es la gran cantidad de iglesias, todas muy hermosas, grandes y en su mayoría de arquitectura barroca, muy adornadas. Otra cosa a destacar en Puebla son los museos, posee 24 museos, todos muy interesantes sin embargo cabe destacar el Museo “Casa de Alfeñique”, de estilo barroco-poblano construido en 1790, su nombre se debe a su fachada ricamente decorada con argamasa que asemeja al dulce de alfeñique que se realizaba con azúcar, clara de huevo y almendras. Otro Museo importante es el “Amparo” que contiene la colección de arte virreinal y del siglo XIX, está conformada por obras diversas realizadas durante el periodo novohispano (1521-1821) Se destaca también el Museo de Arte Religioso, antiguo convento de santa Mónica. Siendo

convento

solo

aceptaba mujeres españolas de condición humilde y que estuvieran practicar

dispuestas

a

obediencia,

castidad, pobreza y clausura.


El convento se fundó en 1687. Este inmueble se ha mantenido en pie por más de tres siglos y hoy alberga el Museo de Arte Religioso el cual ofrece un acercamiento a la vida conventual femenina y resguarda una muestra de la tradición artística de Puebla. Por último vale la pena destacar el Museo Biblioteca Palafoxiana que fue fundada en 1646 con la donación de 5 mil volúmenes por el Obispo Juan de Palafox y Mendoza a los colegios tridentinos. Fue la primera biblioteca pública de América. En1981 la biblioteca dejo de ser pública y se convirtió en museo, aunque hasta la fecha sigue dando servicio a investigadores del mundo entero. En 2005 la Biblioteca Palafaxiana fue declarada por la UNESCO como Memoria del Mundo. La biblioteca Palafaxiana es el único sitio del este continente que resguarda un acervo de esta naturaleza único en su tipo y que conserva el concepto y la estructura de una biblioteca novohispanica. Destacamos estos tres museos pero todos enfocan sus servicios en el sector turístico, estudiantil, de maestros, personas de tercera edad y grupos con capacidades diferentes que viven día a día en Puebla.


Carlos Aznar Pavía Cronista Oficial de Fiestas

Religiosamente, parece tener su origen en el hallazgo por Santa Elena de la Cruz donde murió Cristo, pero lo cierto es que el arraigo popular de la fiesta proviene de ciertas celebraciones de los romanos. Indiscutiblemente es la fiesta de calle más antigua de Aspe. Las primeras noticias que se tienen de esta celebración datan del 1529 año en que se colocó la conocida por Cruz de Orihuela, a esta Cruz se dirigía cada 3 de mayo la procesión que salía de la parroquia, para realizar la bendición de los vientos. Así fue hasta principios del siglo XVIII, que al colocar una nueva Cruz de término que además le daba nombre a la calle, se dispuso que la procesión se dirigiera a está y que allí se bendijesen los vientos. Pero todo esto no fue tan fácil, en el año1799 el párroco se negó a sacar lo procesión si los vecinos de ambas Cruces no se ponían de acuerdo. En Aspe un símbolo único y especifico que enriquece la celebración de las Cruces de mayo tan extendidas en la geografía española. Aquí surge el Arco como elemento unido a la fiesta y copando el protagonismo, sin que conozcamos otro lugar en que se produzca este hecho.


Ricardo Bencomo Pérez Psicologo Clínico Profesor Asociado Universidad Miguel Hernández Elche Los seres humanos exhibimos algunos comportamientos que denotan nuestra naturaleza como seres sociales. Una de esas formas de manifestar nuestro interés por los demás es cuidar a otros. Cuidando a los demás es casi una acción instintiva, lo vemos en la relación de los adultos respecto a los más pequeños, en los amigos que ayudan a otros, cuidar nos parece la conducta normal que debemos hacer. De la misma manera como unos padres cuidan a sus hijos, existen otras formas de relación de cuidado que son igualmente necesarias, demandantes e importantes. Me refiero a las relaciones de cuidado con personas dependientes y grandes dependientes. Estas situaciones son muy especiales ya que en su mayoría, se trata de personas (niños, adolescentes, adultos o mayores) que por circunstancias muy diversas, ven limitada su capacidad para el desarrollo autónomo y la vida independiente, requiriendo de un


cuidado esmerado y continuo. En muchos hogares que poseen entre sus miembros a un familiar dependiente o gran dependiente, los cuidados son ejercidos por alguien de la familia, una acción que cualquiera reconoce como loable y una expresión de amor. A veces esta actividad la termina realizando una sola persona de la familia, con frecuencia aquella que posee más disponibilidad de tiempo. Sin embargo, a pesar de lo ¨natural¨ que es para nosotros los seres humanos el cuidar de otros, no podemos dejar de considerar que los que cuidan a su vez necesitan tener el tiempo, espacio y oportunidades para reponer fuerzas y continuar su maravillosa labor. En ese espíritu es que aparece la Ley de Dependencia. El cuidador muchas veces no se siente cómodo de tomar tiempo para sí, hasta llega a pensar que dedicar un tiempo para descansar o para hacer algo tan cotidiano como ir de compras, es un acto ¨egosita¨. Pero la verdad es que no hay nada de egoísta por tomar un tiempo para ¨cargar las baterias¨, todo lo contrario, es necesario y de no tomar ese tiempo de descanso, es posible que el cuidador termine enfermando y agotado. Muchas veces el propio cuidador es quien niega la necesidad de tomarse un tiempo para descansar, esta es una reacción psicológica a través de la cual el cuidador (sin saberlo) se está negando una necesidad básica del ser humano que consiste en disfrutar de un descanso lo cual directamente beneficia física y emocionalmente a la persona. La familia del cuidador debe ser el primer promotor del descanso de quien ejerce una labor tan importante como dedicar su día a día a la atención de un familiar que lo requiere. Cuidar al cuidador es una forma de permitir que siga realizando su labor sin descuidar las necesidades básicas de descanso, permitiendo que física y mentalmente se recupere y de esta manera, podrá transmitir mayor salud y bienestar a la persona que con tanta dedicación cuida.



Revista mayo 13