Issuu on Google+

Xenitogo la historia de un virus


Hace mucho tiempo en un disco duro muy lejano vivía Avast un antivirus muy cutre pero gratuito, no era el mejor detectando virus pero que gracioso cuando soltaba lo de “La base de datos de virus ha sido actualizada”. Al descargar el Winrar, descargado de una página poco fiable (Softonic), el antivirus viejo y desgastado no pudo detectar un virus potente llamado Xenotigo empezó a tomar el control del ordenador el pobre y cansado Avast era incapaz de detectar el virus se apoderaba de todo lo que era escrito en el teclado del ordenador, era una mezcla de Keylogger y Troyano dado que también extraía datos, un día consiguió terminar con el Avast... el equipo está desprotegido... Ya habían perdido muchos puestos de combate, parecía que el virus se iba a apoderar completamente y monopolizar el imperio dentro del pc, pero entonces el dueño inspirado por lo que había aprendido sobre seguridad informática en su clase de TIC decidió descargar el antivirus nod32. Este joven antivirus rápidamente se acomodó en su nuevo disco duro y empezó a hacer un análisis rutinario para comprobar que su nuevo hogar estaba limpio y libre de porquería, durante este proceso detecto algo raro pero como su dueño no se había molestado en crackear el antivirus no tenía la base de virus actualizada por lo que no supo detectarlo y pensó que era otro archivo cualquiera, esto llevo al antivirus a pasar por alto esta pérfida infección.

Mientras tanto el dueño ignorando que su ordenador había sido infectado seguía introduciendo información valiosísima para el virus, su dni ,su tarjeta de credito, su correo electronico, la contraseña de administrador de su router, su


direccion ip, todo lo necesario para poder suplantar la identidad del usuario y poder venderla al mejor postor en la deep web.

Los días iban pasando y el virus cada vez reunía más y más información hasta que finalmente el usuario del ordenador instalo un keyfinder para el


antivirus con lo cual pudo actualizar la base de virus, tras quince minutos de actualización el antivirus sin esperar siquiera a la orden de su usuario decidió ejecutar un análisis y tras una hora cuarenta y cinco minutos encontró algo anómalo.

El antivirus traslado ese archivo sospechoso a la bóveda y una vez allí lo tuvo aislado hasta que el usuario decidiese que hacer con el. Los días iban pasando y el virus seguía en la bóveda, finalmente el usuario revisó las notificaciones del antivirus y vio que aquel archivo que habia descargado ingenuamente tomándolo por un crack para el winrar, el user decidió eliminarlo.


Unas semanas después empezó a notar movimientos extraños en su cuenta bancaria, al principio eran pequeñas cantidades pero finalmente le extrajeron una gran suma de dinero, en ese momento fue consciente de que habían hackeado su pc y que por no haber tenido un antivirus potente y por su decisión de ignorarlo había perdido valiosísima información que había servido a un hacker para aprovecharse de el y robarle impunemente.


Cuento virus tic