Page 22

Después de la explosión, Rigel quedará convertida en una estrella muy, muy pequeña, tan pequeña como la ciudad de Valencia, pero muy, muy pesada. Una cucharada de esta estrella pesa casi como ocho mil rascacielos. Además, gira muy rápido y desde la Tierra la vemos brillar como la luz de un faro. Estas estrellas tan pequeñas y pesadas se llaman estrellas de neutrones.

Representación artística de un estrella de neutrones

La vida de las estrellas  
La vida de las estrellas  

La vida de las estrellas contada en formato de lectura fácil

Advertisement